nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


«La paradoja de la disociación» en El Correo.

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Televisión
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Mar Nov 25, 2003 6:55 pm    Título del mensaje: "La paradoja de la disociación" en El Correo. Responder citando

Estimados Contertulios;

Hoy aparecía en El Correo el siguiente artículo de "opinión" ( y a fe que de "opinión" es ya que sólo de eso) a cargo de un tal Miguel González Sanmartín. El texto la verdad sea dicha no tiene nada de particular es tendencioso y romo, enteramente acrítico hasta decir basta, pero casi al final el autor expone la "paradoja de la disociación" de la que habla Bueno en Televisión. Apariencia y Verdad , del modo más plástico que he visto nunca ( exceptuando claro está, la viñeta de Forges que acompaña la exposición de Gustavo Bueno). Veamos:


Cita:
Ese invento extraordinario
MIGUEL GONZÁLEZ SAN MARTÍN/
Imprimir Enviar
Buena parte de los programas de televisión recogen las opiniones más repugnantes, los estilos más rufianescos y tabernarios, la zafiedad, el mal gusto, las riñas inducidas, el intercambio de insultos, las insidias, el chismorreo, convierten en héroes de la libertad de expresión -a cambio de dinero- a los personajillos menos recomendables, presentan como fiscales o jueces ecuánimes a ciertos eruditos en miserias ajenas, verdaderos quebrantahuesos del alma. Y todo sin mala conciencia. Lo peor no es que esos programas arrasen en la cuota de pantalla, lo peor es que han conseguido que muchos ciudadanos piensen que toda esa tropa se limita a hacer lo que todos harían si tuvieran ocasión, lo que muchos de ellos harían, de hecho, si pudieran. Hay quien piensa que quien no se presenta en esos programas para contar miserias, «verdades como puños», insidias o calumnias sobre sus vecinos, maridos o mujeres, padres y hermanos, es simplemente porque carece de una información verdaderamente sabrosa que contar. Hay ciudadanos que creen firmemente que, si nadie ha ido todavía a contar episodios escabrosos de la vida de ciertos personajes relevantes, es porque éstos están comprando su silencio.

Nadie es inocente y, en consecuencia, resulta inconcebible que quien conozca algún desliz de los demás, o haya vivido alguna experiencia, lamentable o gozosa, susceptible de mercadeo, calle por respeto propio y ajeno, por eso tan antiguo que se llama dignidad. Demasiados espectadores de esos programas han llegado a pensar que todo está en el mercado, que sólo depende del precio. Sus conductores esgrimen con todo impudor un pretendido código deontológico según el cual no sería legítimo dejar sin publicación una noticia impactante. Si se difunde una ligereza -sea verdadera o se trate de un rumor-, de una persona relevante o un famosillo del tres al cuarto, se haría por una especie de imperativo categórico, por sentido del deber, por lealtad a la profesión, por suministrar alimento espiritual a la opinión pública.

En una rueda de prensa conmemorativa de los 1.000 programas de 'Crónicas marcianas', Sardá se ha puesto chulito. «¿Qué es eso de la telebasura? -dice-. Hay cosas peores: los toros, el chapapote y la guerra de Irak». Incluso se hace el 'progre' porque lleva la contraria al presidente Aznar, quien habló en una ocasión contra la telebasura. Yo nunca he ido a los toros, me parecen, naturalmente, mucho más atroces el chapapote y la guerra de Irak que 'Crónicas marcianas', nunca he votado a Aznar, pero también me parece indignante el 'ingenuismo' de Sardá. Naturalmente que hay cosas más perniciosas, las anteriormente citadas y los asesinatos en serie, el terrorismo, el cáncer, la tristeza o la muerte. ¿Qué argumento es ése? Hay quien lo quiere todo, ser cínico y digno a la vez, hacerse millonario traficando con mercancía dudosa y dárselas de sociólogo postmoderno.

No hay que tomarse en serio algo que ocupa cinco o seis horas diarias en la vida de muchas personas, algunas de las cuales tal vez consideren anodinas esas vidas propias porque no transcurren en permanente sobresalto sentimental, como las de sus héroes y heroínas de la pantalla?¿No es preocupante que todas esas basuras en diferente grado -'Salsa rosa', 'Sabor a ti', 'Aquí hay tomate', 'Lo que faltaba', 'Tómbola', 'Gente', 'Corazón de todas las estaciones'...- tengan tanto éxito? ¿No quiere decir nada ese éxito sobre el nivel intelectual y moral de un país que presume de tener las generaciones mejor preparadas de su historia? ¿No son, si cabe, más perniciosos aquellos programas que fingen tomar distancia, sobre los mismos asuntos sórdidos y cutres, mediante el uso de la burla -tantas veces irrespetuosa, hiriente y cruel- como si la capacidad para el sarcasmo les confiriera una pretendida diferencia intelectual?¿Sólo es un juego? ¿No es preocupante el mensaje de que da igual ocho que ochenta, Boris Izaguirre que Óscar Wilde, Tamara que Madame Curie, Karmele Marchante que el juez Garzón? ¿Es inocuo el escarnio de valores tan elementales como la dignidad, el respeto, incluso la piedad?



Hasta aquí lo de siempre poco más o menos; pues bien en el párrafo siguiente viene lo de la paradoja de la disociación entre lo "asombroso" del contexto F y la "basura" del contexto E:


Cita:
Cuando yo era un niño llegó la televisión a casa. Un día le dije a mi abuelo, que era un hombre cabal, que estaba equivocado en algo. Como argumento de autoridad él replicó que su opinión coincidía con la que alguien había expresado en la televisión. Yo, que seguía pensando que llevaba razón, y pasaba mucho más tiempo que él ante el nuevo electrodoméstico, le dije a mi abuelo que eso no me parecía una razón suficiente. Él se puso muy serio, y me quiso dar una lección que seguramente mi petulancia infantil necesitaba. Me dijo, entonces, lo siguiente: «Chiquito, ¿tú crees que iban a inventar algo tan extraordinario para decir tonterías?».


Curioso ¿ verdad?


Atentamente

íñigo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Nov 25, 2003 11:18 pm    Título del mensaje: Aclaración Responder citando

Estimados amigos:

No me han quedado muy claras las indicaciones que realizó Íñigo Ongay sobre el artículo citado. A no ser lo referido a las razones suficientes, que tampoco lo expresa con demasiada claridad. Pienso que sería más útil para todos una explicación más prolija.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Nov 25, 2003 11:33 pm    Título del mensaje: Responder citando

Pero la "paradoja de la disociación" en el ejemplo que trae Íñigo más que darse, se resuelve: quiero decir que el abuelo resuelve la paradoja al salir de ella: el "asombroso ingenio" (la TV) no puede revelar "sonrojantes contenidos" (telebasura: mentiras), luego el contenido se dignifica a través del ingenio: se deshace la paradoja Esta es la posición del abuelo, saliendo de la paradoja, aún partiendo de ella.
(una cosa sin importancia:el chiste que acompaña el texto de Bueno es de Mingote, no de Forges)
Saludos,
Pedro Insua
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Nov 25, 2003 11:42 pm    Título del mensaje: Responder citando

Vuelvo a enviar el mismo mensaje pero corregido, y es que en español hay punto y comas y esas cosas...:

Pero la "paradoja de la disociación", en el ejemplo que trae Íñigo, más que darse, se resuelve: quiero decir que el abuelo resuelve la paradoja al salir de ella: el "asombroso ingenio" (la TV) no puede revelar "sonrojantes contenidos" (telebasura: mentiras), luego el contenido se dignifica a través del ingenio: se deshace la paradoja. Esta es la posición del abuelo, saliendo de la paradoja, aún partiendo de ella.
(una cosa sin importancia:el chiste que acompaña el texto de Bueno es de Mingote, no de Forges)
Saludos,
Pedro Insua
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Mie Nov 26, 2003 12:05 am    Título del mensaje: Responder citando

Estimados Contertulios;

Con mucho gusto me extendo un poquitín más sobre lo que quería decir:

Cita:
Buena parte de los programas de televisión recogen las opiniones más repugnantes, los estilos más rufianescos y tabernarios, la zafiedad, el mal gusto, las riñas inducidas, el intercambio de insultos, las insidias, el chismorreo, convierten en héroes de la libertad de expresión -a cambio de dinero- a los personajillos menos recomendables, presentan como fiscales o jueces ecuánimes a ciertos eruditos en miserias ajenas, verdaderos quebrantahuesos del alma. Y todo sin mala conciencia. Lo peor no es que esos programas arrasen en la cuota de pantalla, lo peor es que han conseguido que muchos ciudadanos piensen que toda esa tropa se limita a hacer lo que todos harían si tuvieran ocasión, lo que muchos de ellos harían, de hecho, si pudieran. Hay quien piensa que quien no se presenta en esos programas para contar miserias, «verdades como puños», insidias o calumnias sobre sus vecinos, maridos o mujeres, padres y hermanos, es simplemente porque carece de una información verdaderamente sabrosa que contar. Hay ciudadanos que creen firmemente que, si nadie ha ido todavía a contar episodios escabrosos de la vida de ciertos personajes relevantes, es porque éstos están comprando su silencio.

Nadie es inocente y, en consecuencia, resulta inconcebible que quien conozca algún desliz de los demás, o haya vivido alguna experiencia, lamentable o gozosa, susceptible de mercadeo, calle por respeto propio y ajeno, por eso tan antiguo que se llama dignidad. Demasiados espectadores de esos programas han llegado a pensar que todo está en el mercado, que sólo depende del precio. Sus conductores esgrimen con todo impudor un pretendido código deontológico según el cual no sería legítimo dejar sin publicación una noticia impactante. Si se difunde una ligereza -sea verdadera o se trate de un rumor-, de una persona relevante o un famosillo del tres al cuarto, se haría por una especie de imperativo categórico, por sentido del deber, por lealtad a la profesión, por suministrar alimento espiritual a la opinión pública


En este primer párrafo el autor se dedica a descalificar ( no ni mucho menos a "criticar", una crítica es otra cosa) los contenidos televisivos que él considera basura ( y por eso los descalifica, es decir los considera dignos de ser barridos) en atención a ... ¿ a qué criterios? , no se hacen explícitos , a lo sumo aparecen algunas anotaciones confusas de índole muy heterogénea ( estética, ética, moral, etc).


Cita:

En una rueda de prensa conmemorativa de los 1.000 programas de 'Crónicas marcianas', Sardá se ha puesto chulito. «¿Qué es eso de la telebasura? -dice-. Hay cosas peores: los toros, el chapapote y la guerra de Irak». Incluso se hace el 'progre' porque lleva la contraria al presidente Aznar, quien habló en una ocasión contra la telebasura. Yo nunca he ido a los toros, me parecen, naturalmente, mucho más atroces el chapapote y la guerra de Irak que 'Crónicas marcianas', nunca he votado a Aznar, pero también me parece indignante el 'ingenuismo' de Sardá. Naturalmente que hay cosas más perniciosas, las anteriormente citadas y los asesinatos en serie, el terrorismo, el cáncer, la tristeza o la muerte. ¿Qué argumento es ése? Hay quien lo quiere todo, ser cínico y digno a la vez, hacerse millonario traficando con mercancía dudosa y dárselas de sociólogo postmoderno.


Aquí se trata de tomar distancias frente a Sardá pero eso sí, dejando bien claro que el PP es mucho peor ( el chapapote, la guerra), es decir que la política del gobierno es una basura de peor calaña y que estar contra una no es óbice para estar contra otras.


Cita:
No hay que tomarse en serio algo que ocupa cinco o seis horas diarias en la vida de muchas personas, algunas de las cuales tal vez consideren anodinas esas vidas propias porque no transcurren en permanente sobresalto sentimental, como las de sus héroes y heroínas de la pantalla?¿No es preocupante que todas esas basuras en diferente grado -'Salsa rosa', 'Sabor a ti', 'Aquí hay tomate', 'Lo que faltaba', 'Tómbola', 'Gente', 'Corazón de todas las estaciones'...- tengan tanto éxito? ¿No quiere decir nada ese éxito sobre el nivel intelectual y moral de un país que presume de tener las generaciones mejor preparadas de su historia? ¿No son, si cabe, más perniciosos aquellos programas que fingen tomar distancia, sobre los mismos asuntos sórdidos y cutres, mediante el uso de la burla -tantas veces irrespetuosa, hiriente y cruel- como si la capacidad para el sarcasmo les confiriera una pretendida diferencia intelectual?¿



En este caso - y llevando coherentemente hasta el final sus premisas- la descalificación de la telebasura se hace extensiva a la propia audiencia que de acuerdo con la "democracia del telemando" decide consumir unos productos y no otros, la audiencia en definitiva es estúpida, dice nuestro aventajado "intelectual" ( de cuyo elitismo sólo diré `que si la élite genera opiniones tan vulgares, pues casi que uno prefiere al vulgo), que además ( ya sabemos que nunca ha votado al PP) es de "izquierdas", y seguramente además agnóstico y lector de El País.... . Pero en fin, qué se le va a hacer: el público no distingue ocho de ochenta, es más se obstina en preferir ocho ( Boris) que ochenta ( Oscar Wilde):


Cita:
Es inocuo el escarnio de valores tan elementales como la dignidad, el respeto, incluso la piedad?


Aquí si que aparecen algunos criterios para discriminar la basura televisiva: sólo que estos "valores" a los que se apela tampoco están precisamente libres de metafísica ni de oscuridad.


Sobre lo de la paradoja de la disociación: es cierto como nos dice Pedro que el abuelo resuelve la paradoja. Ahora bien, yo no creo que la perspectiva del autor sea exactamente la del abuelo, aunque se proyecta irónicamente sobre ella: lo que el autor"demuestra", a la vista de la telebasura, es precisamente que su abuelo estaba equivocado. Con lo que la paradoja queda reconstruida en toda su pregnancia ( lo que no se ve entonces, y aquí la verdad es que la cosa no casa demasiado bien con mi interpretación, es por qué dice entonces el autor que su abuelo dio una lección a su petulancia infantil). En fin, lo presentaba como una curiosidad , tampoco creo que tenga mayor importancia.

Es verdad el chiste era uno de los "ingenios de Mingote"


Atentamente

íñigo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Televisión Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán