nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Polémica sobre el Big Bang en El Catoblepas
Ir a página Anterior  1, 2
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Symploké
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Vie Jun 17, 2005 9:54 pm    Título del mensaje: Polémicas y perspectivas Responder citando

Estimados amigos:

Seguramente que la polémica sobre el Big Bang ni ninguna otra polémica sean un ejemplo de diálogo y de comprensión entre las distintas partes implicadas. Pero las polémicas no sólo han de medirse por esa virtud o defecto de los polemistas, sino por la solidez de los argumentos que presentan, algo que los espectadores sí pueden valorar cotejando puntos de vista distintos.

Y precisamente la intervención de Carlos Madrid yo la encuentro demasiado débil respecto a la de Pérez Jara: comenzó dando por supuesta la imposibilidad del diálogo (algo que es cierto, pero que nada dice a terceros, más atentos a la solidez de los argumentos que a ver quién da su brazo a torcer y demuestra más «juego limpio»), y realizó una clasificación de las distintas posturas en juego que también ha sido discutida en estos foros y que presenta insuficiencias. El caracterizar la posición de Pérez Jara como filosófica desde un punto de vista emic y científica desde un punto de vista etic se ha demostrado como falso: la discusión sobre el Big Bang es siempre filosófica, aunque alguno pueda representarla como científica.

Es más, después del artículo de Pérez Jara se podrán decir muchas cosas, se podrá cuestionar si sus argumentos son ciertos o no, pero lo que no podrá decirse es que está ejercitando un punto de vista científico, pues los conceptos utilizados desbordan las categorías científicas implicadas. Si Carlos Madrid da por supuesta la imposibilidad del diálogo y sus propias tesis quedan en evidencia, no presentando batalla para defenderlas o asumir las de su rival, quien queda como impermeable y como superado por otras tesis más potentes es el propio Carlos Madrid, no Pérez Jara. Por eso no creo que pueda decirse que Carlos Madrid pueda borrarse sin más de la polémica: más bien habría que decir que ha quedado subsumido en otro punto de vista más potente, al menos mientras no se presente otro alternativo.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Lun Jun 27, 2005 9:23 pm    Título del mensaje: ¡Javier Pérez Jara pletórico! Responder citando

Estimados compañeros:
El artículo de Javier Pérez Jara “La doctrina de los tres géneros de materialidad y las anamórfosis absolutas contra el emergentismo” es un muy loable intento del MF de trituración del “fundamentalismo científico” que invade todo tipo de publicaciones científicas y de divulgación (éstas son mucho más peligrosas porque van dirigidas hacia personas generalmente acríticas por su incompetencia en la materia). Es muy cierto lo que indica JPJ en su polémica de El Catoblepas cuando indica que de la relatividad general no se deduce necesariamente la teoría metafísica del Big Bang, pues sería necesario recordar que existen otras teorías alternativas que también adaptan ad hoc los fenómenos a su núcleo matemático. Es el caso de la teoría del universo cuasi-estacionario de tres grandes de la física como Geoffrey Burbidge, Fred Hoyle y Jayant Narlikar. No entramos en si esta teoría se adapta mejor o peor al MF que la del Big bang, pero sí que muestra que se pueden mantener coherentemente teorías alternativas al Big bang partiendo de la relatividad general y adaptándolas a los más recientes descubrimientos. Entre otras cosas la teoría del universo cuasi-estacionario nos dice que la nucleosíntesis de los elementos no tuvo lugar en esos minutos primigenios del Big Bang sino en el núcleo de las estrellas. El universo se expande y se contrae pero no llega a la singularidad (en una especie de anástasis que impide llegar en el proceso continuo a un límite contradictorio). Este modelo -que, por supuesto, es posible que tenga aún más inconsistencias desde el MF que el Big bang, pero nos sirve para refutar a JADL en su hipótesis de que la relatividad general conduce necesariamente a la singularidad inicial- también explica el corrimiento al rojo de los quásares (como una propiedad inmanente de estos cuerpos) y la aparición “residual” de la radiación cósmica de fondo. Todos los fenómenos se adaptan ad hoc también a la teoría del universo cuasi-estacionario de Narlikar con la ayuda de las matemáticas; lo mismo que las matemáticas también adaptaban todas las observaciones del cielo precopernicano a la teoría de Ptolomeo. La teoría de los epiciclos (una brillante recreación matemática de lo que se veía en el cielo) acabó cuando las observaciones se hicieron mucho más precisas, pero no acabamos de ver cómo una observación pueda demostrar directamente la existencia del Big bang. Entonces éste es un problema de la filosofía. Carlos Madrid opuso a JPJ filosofía (porque CM conoce la TCC de Gustavo Bueno). Y se entendieron, aunque no se pusieron de acuerdo. Por eso JPJ se siente mucho más cómodo en las respuestas a CM. En cambio, JADL opone ciencia oficial (¿fundamentalismo científico?) y filosofía mundana a JPJ, por lo que es un diálogo de sordos. Sería muy positivo para la polémica que JADL entendiera los argumentos que le opone el MF, en vez de fijarse sólo en cuestiones metodológicas baladíes para la discusión que se mantiene (que es filosófica y no científica). Si el antagonista de JPJ no accede a estudiar la ontología materialista del MF (aunque sea por respeto a su rival), no merece la pena seguir con la discusión, porque lo que JPJ ha hecho esta vez es una reexposición de su brillantisimo anterior artículo, pero en verdad no ha aportado casi nada nuevo (porque no ha sido necesario al ver que su oponente no le ha refutado ni una sola cuestión).

Donde mantiene JPJ la sobriedad del MF es en la explicación que hace de la Materia ontológico-general en su relación con los tres géneros de materialidad (ésta es la parte más difícil de aceptar para un “materialista monista”). Porque como él indica es imposible -o eso nos parece- explicar la génesis del Mundo tomando sólo como referencia la Materia ontológico-especial, o haciendo una reducción de la Materia ontológico-general a los tres géneros de materialidad “mundana” (es decir, Mi c M) como parecen proponer las teorías más aceptadas en la actualidad.
.
Por último, es necesario que la gente más competente del MF entre al trapo en estas cuestiones que son vitales para la filosofía del presente (porque, entre otras cosas, el fundamentalismo científico está desplazando a la filosofía académica seria, y eso debería preocupar a los filósofos de verdad). Es curioso que un joven estudiante de 22 años -que sin duda tiene un porvenir impresionante como filósofo debido a su insultante dominio del prolijo MF- como Javier Pérez Jara sea el único que está oponiéndose -con gran brillantez, por cierto- a unas ideas muy extendidas en la actualidad (agujeros negros, Big bang, vacío cuántico, acausalismo cuántico, etc.) por culpa del “acriticismo” de las publicaciones de divulgación científica y la pasividad (o el pasotismo directamente) de los filósofos. Ni siquiera el propio Gustavo Bueno ha tocado mucho este asunto en sus libros y artículos, razón por la que al hablar JPJ y CM desde el mismo sistema filosófico, divergen casi en todo en cuanto a las cuestiones cosmológicas. Si todo hubiera estado diáfano desde el principio, no habría estos equívocos ahora. Desde luego uno de los dos está totalmente equivocado y convendría que esto lo aclarara una autoridad del MF -aunque favorables a las tesis de JPJ se ha manifestado en este foro gente tan competente como Rodríguez Pardo, Joaquín Robles e Íñigo Ongay- porque los demás sólo podemos especular – interpretando con más o menos acierto la TCC de Gustavo Bueno- sobre estas cosas.

En verdad es una polémica muy instructiva (aunque esté cayendo inevitablemente en la erística) donde se ponen directamente a prueba los fundamentos ontológicos del MF que está defendido con increíble sobriedad por Javier Pérez Jara. Si a los 22 años este joven puede hacer esto, no queremos ni imaginarnos lo que será capaz de hacer en el futuro. Cuídenlo bien, que este tío va a dar mucho que hablar.
Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Mar Jun 28, 2005 11:34 am    Título del mensaje: Javier Pérez Jara Responder citando

Estimados amigos:

Por mi parte, felicitar también a Javier Pérez Jara por su, a mi entender, brillantísmo artículo que, aun no aportanto contenidos novedosos, supone una síntesis clara y distinta de todo lo dicho por él en la polémica con JALD y Carlos M. Madrid. Incluso a ellos dos habría que agradecerles también que hayan hecho posible la labor de trituración materialista de Javier.

Quisiera destacar dos aspectos, quizás menores, del artículo de Javier: primero, la ayuda que supone, al menos para mi, para entender mejor determinados aspectos del materialismo filosófico. Y, segundo, el sentido del humor de Javier. Un humor que yo diría que no es, ni mucho menos, extraño en el ejercicio del materialismo filosófico. Al contrario, está muy presente en el principal autor del sistema, aunque con una sutilidad no apta para todos los oídos. Algún día habrá que tratar con detalle el asunto, nada despreciable, del humor de Bueno.

Marcos R. Márquez ha señalado la asombrosa edad de Javier Pérez, casi insultante. Leyendo artículos como el de JPJ en El Catoplepas no puedo uno menos que pensar, por contraste, en la enorme cantidad de cincuentones, por decir alguna edad no del todo arbitraria, que pueblan plazas docentes y revistillas, llenas de cháchara postmoderna, diálogica, & c., con mucha cita franchute, teutona o anglo, mucha historiografía y mucho bla, bla, bla, onanista.

Felicidades otra vez a Javier, y también a El Catoblepas.

Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Mar Jun 28, 2005 2:19 pm    Título del mensaje: JPJ Responder citando

Me impresionó (precisamente por lo que destaca A. Romero) el artículo de JPJ en El Catoblepas (n.º 40), pero más me ha impresionado saber que sólo tiene 22 “añitos”.

Chapeau!, chaval (con todo respeto).

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Germán Iglesias Hortal



Registrado: 04 Feb 2007
Mensajes: 29
Ubicación: Gijón

MensajePublicado: Dom Abr 15, 2007 11:46 pm    Título del mensaje: Metafísica cuántica Responder citando

Estimados contertulios:

Aunque inicialmente no sabía donde meter esta pintoresca noticia, me decidí a aportarla aquí por las implicaciones que el problema físico en que está basada tiene con el idealismo al negar el principio materialista de symploké. La noticia en cuestión es la que sigue:
Cita:
No le dan fondos para viajar en el tiempo
Un científico de Seattle, John Cramer, ha solicitado financiación a la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés) para investigar las posibilidades de viajar en el tiempo, y se lo han denegado.
Según informa The Inquirer, la agencia del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, responsable del desarrollo de nuevas tecnologías para uso militar, prefiere invertir en construir robots estilo Terminator.
Cramer es un físico de la Universidad de Washington, que busca probar una visión controvertida de la teoría cuántica que dice que las partículas de luz pueden ir hacia atrás en el tiempo.
Tiene la teoría de que el tiempo no pasa, como considera Stephen Hawkins, en un solo sentido.
Trabaja en un problema denominado la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen, que dice que dos partículas subatómicas derivadas de una sola continúan influyéndose en el comportamiento mutuo, no importa lo lejos que estén.
En 1986 propuso una solución a esta paradoja que llamó la "interpretación transaccional" o teoría cuántica. Esta teoría afirma que algunos tipos de señales pueden viajar tanto hacia delante como hacia atrás en el tiempo entre dos fotones.
Todo lo que necesita ahora es demostrarlo mediante experimentos.

Aporto los aspectos teóricos y divagantes de la discusión de la paradoja en que se basa la noticia anterior:
Cita:
La paradoja Einstein-Podolsky-Rosen y el teorema de Bell
Cuando un electrón y un positrón se encuentran y se destruyen, dos fotones, A y B, parten en direcciones opuestas. Independientemente de la distancia que los separe, los dos fotones siguen correlacionados en el sentido de que determinadas propiedades deben tener valores opuestos. Si se mide A para la propiedad x, su paquete de ondas se colapsa y x adquiere el valor, digamos, +1, el valor correspondiente para B se sabe inmediatamente que es - 1, aun cuando no se haya medido B. Al medir A parece inferirse, de algún misterioso modo, el colapso del paquete de ondas de B "aun cuando A y B no guarden ninguna relación causal en absoluto".

Einstein pensó durante toda su vida que debían existir variables locales ocultas que explicaran racionalmente la aparente paradoja. Y sin embargo... "Ninguna variable local oculta puede explicar las correlaciones que se dan en la paradoja EPR, lo que deja abierta la posibilidad, aun cuando las separen años luz, de que las partículas permanezcan conectadas por un nivel subcuántico no local que nadie conoce". (John S. Bell, 1965)

El físico John S. Bell demostró que lo que Einstein y sus colegas tomaron como paradoja podía demostrarse científicamente.

El Teorema de Bell

El Teorema de Bell prueba la conexión-correlación entre sistemas no relacionados causalmente.

Bell aduce que mientras la separación en el tiempo o en el espacio son "reales" en ciertos contextos, dicha separación es "irreal" o carece de importancia en la mecánica cuántica.

Imagínese una fuente que emite dos corrientes de fotones (o rayos de luz, para entenderlo mejor), fotones que son interceptados por dos instrumentos: A y B

Estos instrumentos pueden estar todo lo lejos que se quiera entre sí, incluso hallarse emplazados en puntos opuestos del universo. Por simple aplicación de leyes aceptadas de la mecánica cuántica, Bell demuestra que cualquier propiedad de las partículas que se mida en el instrumento A, provocará, simultáneamente, una medición matemáticamente complementaria en el instrumento B. Lo asombroso del caso viene cuando nos damos cuenta de que eso significa que cada fotón sabe la medición a la que está siendo sometido el otro fotón, y lo sabe instantáneamente.

Bell prueba que este tipo de relación no-local debe darse tanto en separaciones espaciales como en separaciones temporales. Todo parece indicar que "cierta energía" es la causante de esta correlación simultánea de conocimiento, pero en física no se conoce una energía que pueda moverse tan rápidamente. Einstein, ya en 1935, se topó con este efecto misterioso derivado de la mecánica cuántica, y lo tildó de "fantasmal" (spooky), ya que ampararía fenómenos paranormales hasta entonces desdeñados por la ciencia, como la telepatía. Einstein concluyó que debía haber algo radicalmente erróneo en la mecánica cuántica para permitir llegar a semejantes conclusiones.

Los experimentos

Quienes estimaron la formulación matemática de Bell increíble, convinieron en que debía tratarse de un mero accidente en el planteamiento o en el posterior desarrollo de las fórmulas, error que las privaría de valor experimental. El Dr. John Clauser probó, sin embargo, el Teorema de Bell en Berkeley, California, de forma experimental. De nuevo surgieron objeciones. Clauser repitió la prueba, esta vez con controles más rigurosos, y obtuvo el mismo resultado. Otros científicos repitieron el experimento, hasta 6 en pocos años, de los cuales 4 corroboraban el teorema.

El 6 de Enero de 1983, la revista New Scientist, de Londres, dio cuenta de dos experimentos realizados por el Dr. Alain Aspect, del Instituto de Óptica Teórica de Orsay, localidad cercana a París, que vindicaban el Teorema de Bell. El experimento de Aspect estableció una conexión cuántica en una distancia de unos 12 metros. Posteriores experimentos en criptografía han logrado detectar efectos de conexión cuántica del orden de kilómetros.

Recientemente se ha confirmado el fenómeno mediante un nuevo experimento realizado por el Dr. Nicolas Gisin de la Universidad de Ginebra. El Dr. Gisin envió dos fotones en dirección opuesta a través de un canal de fibra óptica. Una vez que los fotones se encontraron a una distancia de 7 millas (unos 10 Km.), se toparon cada uno con una lámina de cristal ante la cual sólo se les permitía las opciones de cruzarla o rebotar. Ambos se vieron forzados a tomar una decisión entre las dos alternativas igualmente posibles. Puesto que no es factible la comunicación entre ellos, la física clásica predeciría que sus decisiones serían independientes. Pero ambos fotones tomaron la misma decisión. Y en el mismo instante de tiempo, impidiendo cualquier tipo de comunicación entre ellos, incluso a la velocidad de la luz. Las dos partículas estaban enlazadas cuánticamente y se comunicaban instantáneamente a pesar de la separación. El efecto fue repetido con fiabilidad con muchos pares de fotones.
A manera de corolarios al Teorema de Bell

Incluso un paladín de la ciencia "racional" como Martin Gardner admite el éxito de Bell: "Bell ha demostrado que no existe ninguna teoría local con variables ocultas que sea consistente con la mecánica cuántica. Sin embargo, esto deja abierta la posibilidad de que una teoría no local con variables ocultas resulte ser consistente con la mecánica cuántica. No hay evidencia, pero su posibilidad lógica permite a Sarfatti y otros propagarla".

Para Bell y otros físicos como Jack Sarfatti la paradoja EPR sugiere que la información cuántica puede transferirse instantáneamente desde una parte del universo a cualquier otra. Y no se violaría la Teoría de la Relatividad porque lo que se transfiere no es energía sino información.

Bajo el número de patente 771165 de los EE.UU., el Dr. Jack Sarfatti registró un prototipo de sistema de comunicación más rápido que la velocidad de la luz. Aducía que mientras que la energía no podía alcanzar la velocidad de la luz, la información, en base al Teorema de Bell, sí podía. Posteriormente, en 1982, el Dr. Herbert registró un segundo sistema de comunicación más rápido que la velocidad de la luz, sistema inspirado también en el teorema de Bell y tras largas discusiones sobre el particular mantenidas con el Dr. Sarfatti.

Los fenómenos cuánticos aportan prima facie evidencia de que la información se extiende de un modo que no corresponde a ideas clásicas. Así pues, la noción de que la información se transmita supralumínicamente no resulta, a priori, nada irracional. (Herny P. Slapp, Are Superluminal Connections Necessary? Lawrence Berkeley Laboratories, Nov. 1976)

Para hacernos una idea de lo que esto significa, démosle al teorema una imagen antropomórfica. Imaginemos a dos personas, una en Buenos Aires y la otra en Lisboa. Ambas personas llevan zapatos de color azul. Si estas personas fuesen fotones del teorema de Bell (o tuvieran entre ellos un vínculo semejante), en el momento en que el señor de Buenos Aires se cambiase los zapatos azules por unos marrones, en Lisboa, y simultáneamente, su alter ego se cambiaría, a su vez, los zapatos marrones por unos azules.

La explicación más excéntrica de la paradoja Einstein-Podolsky-Rosen se la debemos a Costa de Beauregard, un físico francés: "La información procedente de la medición de la partícula A viaja hacia atrás en el tiempo hasta el origen del par de partículas, y luego hacia adelante en el tiempo hasta la partícula B, llegando allí en el mismo instante en que ha partido de A". (Si, como Steven Weinberg aduce, la belleza de una teoría incita a su aceptación, ésta de Costa de Beauregard debería ser aceptada sin dilación).

Este "prescindir del chovinismo electromagnético", para utilizar una imagen del profesor Sarfatti (y que Jung denominó Sincronicidad), significaría para el ortodoxo Sr. Gardner, convertir el mundo en un inmenso e intrincado espectáculo de títeres, con un Gran Titiritero que lo decide todo.

No obstante los ataques del Sr. Gardner, Sarfatti no es tan extremista como quiere darse a entender. En palabras del propio físico: "Dudo de la existencia de poderes de psicoquinesis y de la transferencia supraluminal de información. Sin embargo acepto la posibilidad de su existencia, ya que la mecánica cuántica parece tener sitio para ellas".

“No tenemos derecho, desde un punto de vista físico, a negar a priori la posibilidad de la existencia de la telepatía.” (Einstein en una carta al Dr. Jan Ehrenwald, el 8.7.1946)

Tamaña colección de extravagantes conclusiones son una clarísima muestra del absoluto delirio objetivo al que puede llevar la visión fundamentalista y con pretensiones totalizadoras de la ciencia. Y, lo que en esta ocasión es más flagrante y relevante, el indeleble cariz metafísico que presenta gran parte de la física moderna, al negar, en este caso de modo tajante, el principio de symploké, infiriendo de “modo misterioso” una conexión de orden ontológico y causal entre eventos y sucesos dispares.

Nos encontramos, al cabo, con una vuelta a la mítica Idea monista de Materia como totalidad homogénea sujeta a un orden universal y omnicomprensivo, con un metafísico retorno al principio de “todo está conectado con todo”, a la pretendida armónica conexión que rige y regula la omnitudo realitatis, al más confuso y esotérico idealismo científico. Lo que, no obstante, ha de reconocerse en todo ello es que lo de “la imagen antropomórfica” del teorema con los cuánticos cambios de zapatos de los lejanos ciudadanos del orbe, el Gran Titiritero a modo del Dios de Sigerio de Brabante y la declaración final de Einstein negando una refutación física de la telequinesia son de por sí esclarecedores de estos falaces ideologuemas.

Un cordial saludo.
Germán Iglesias Hortal.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Symploké Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2
Página 2 de 2

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán