nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Jornadas de Nódulo Madrid sobre el Islam

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Actualidad
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Abr 04, 2007 9:01 am    Título del mensaje: Jornadas de Nódulo Madrid sobre el Islam Responder citando

Estimados amigos:

Los quintos Encuentros de Nódulo Madrid, cuya temática será el Islam, se celebrarán el 16 de abril. Aquí dejo el programa provisional de los mismos.

16 de Abril.

18:30. Conferencia de Emilio González Ferrín: "El origen del Islam".

19:30. Mesa redonda sobre la "Historia general de Al-Ándalus" con Emilio González Ferrín y José Manuel Rodríguez Pardo


Los Encuentros se celebrarán en la Casa de la Rioja, Calle Serrano, 25, al igual que en los Segundos Encuentros del año 2004.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.


Ultima edición por J.M. Rodríguez Pardo el Lun Mar 24, 2008 2:10 pm; editado 2 veces
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Atilana Guerrero Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 99
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Abr 10, 2007 7:01 pm    Título del mensaje: Encuentros de Nódulo en Madrid Responder citando

El programa definitivo es el siguiente:

16 de abril en la Casa de la Rioja de Madrid (calle Serrano, 25)

18:30. Conferencia de Emilio González Ferrín: "El origen del Islam".

19:30. Mesa redonda sobre la "Historia general de Al-Ándalus" con Emilio González Ferrín y José Manuel Rodríguez Pardo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 2:53 pm    Título del mensaje: Actualidad de Al Andalus Responder citando

Pues por lo que sé de Emilio González Ferrín, sobre todo respecto a su teorías muy próximas a las de Olagüe, estos encuentros de Nódulo van a estar muy animados.

Por cierto, para ir abriendo boca sobre Al-Andalus, y concretamente sobre su reivindicación a bombazos estos días, aquí tienen la tercera de ABC de hoy, de Don Serafín Fanjul:

Más que terror
POR SERAFÍN FANJUL
A veces envidio las circunstancias, más que el tiempo, en que don Emilio García Gómez y esta página Tercera se honraban mutuamente con sus estupendos escritos sobre poesía árabe, historia de al-Andalus o reflexiones varias de Humanismo. Por entonces, los árabes no constituían amenaza alguna y sí un apasionante campo de estudio y difusión cultural. Por otra parte, algún sector del arabismo no había derivado todavía hacia el activismo político en beneficio de dictadores, reyezuelos o extremistas musulmanes y el interés se centraba en las cosas mismas, no en utilitarios objetivos de designación directa. Pero ya no hay sitio para el sosiego. La demografía galopante, la posesión y uso del petróleo como arma de presión (por las implicaciones energéticas, comerciales o financieras en Occidente), la explosión del islam en busca de un imaginario pasado de perfecciones, paralela al repliegue sobre sí misma de una Europa que no cree en nada si no es en lejanas ballenas o histerias climáticas de fundamento dudoso, han cambiado tanto el paisaje que difícilmente lo reconocerían los maestros de don Emilio, Asín Palacios o Julián Ribera.
Hoy nuestra tarea es otra y por más que prefiriese hablar de las ocres casbahs del sur, o de niñas que cargaban cántaros y pastoreaban a sus hermanillos, no podemos cerrar los ojos ante lo que está sucediendo en Marruecos: el fanatismo y sus bombas han aventado las sonrisas amables y el escapismo turístico. Pero también ponen en entredicho la supuesta democratización del régimen y prueban la existencia de un sólido sustrato irracional que de modo intermitente reaparece año tras año. Y van más de veinte desde el ataque al restaurante El Descanso, en la carretera de Barcelona; cuatro desde el atentado contra la Casa de España en Casablanca; tres desde la matanza de Atocha, perpetrada, al parecer, por marroquíes, al menos como autores materiales; y sólo unos días desde la bomba contra un cibercafé. Cuatro terroristas han perecido anteayer víctimas de sus propios explosivos o de las expeditivas acciones de la policía marroquí: si no han estado nunca en Marruecos y quieren hacerse una idea, vean la película Babel y presenciarán una muestra fidedigna de sus procedimientos, sin mezcla de exageraciones de espectáculo. Ayer, en Argelia, los secuaces del F.I.S. nos recuerdan que siguen vivos y sin la menor intención de limitarse a la acción política con dos nuevos atentados y muchas víctimas nuevas.
El axioma del origen económico -la pobreza- del terrorismo islámico es un lugar común de elementalidad sonrojante cuando lo esgrimen impertérritos autotitulados intelectuales: no explican la procedencia acomodada de muchos de los asesinos, ni los ingentes recursos de que disponen para fines nada santos países como Arabia Saudí, Kuwait, etc., ni por qué en otras latitudes no menos depauperadas no asoman movimientos similares, con proyección sobre el Globo entero, de manera análoga a los crímenes que comete el denominado, más por cobardía que por eufemismo, «terrorismo internacional». ¿Quién se imagina a los colombianos, martirizados desde el lejano 1948, tras la muerte de Eliezer Gaitán, por el ciclo insurrección-represión, colocando bombas justicieras en el Metro neoyorquino? ¿Es pensable siquiera que los alemanes expulsados de Prusia, Pomerania y Silesia se hubieran dedicado a partir de 1945 a gimotear, mientras derribaban en vuelo aviones neozelandeses o surafricanos con el argumento de que les habían arrebatado su patria? El terror a escala planetaria desencadenado por musulmanes responde a resentimientos y frustraciones de orden ideológico mezcladas con la religión, sin que ésta, originariamente, haya cumplido otra función que la de alacena de donde extraer recuerdos para recubrir de santidad la barbarie. El desdén absoluto de los musulmanes por otras culturas -fuera de la instrumentación de la tecnología-, la convicción (a todas luces absurda) de la superioridad de su fe y de su sociedad, la conciencia de su inferioridad material y política, confrontados con una realidad tan subsidiaria que termina empujando a millones de personas a vivir entre los odiados occidentales, han cristalizado en rencor implacable, que unas veces arremete contra otros musulmanes a quienes se acusa de apostasía (takfir, recordamos que en el islam se castiga con la muerte) y otras se vierte contra los investidos como culpables por los mismos criminales, ya se trate de un jefe del Pentágono o de una alcalaína que viajaba en tren a su trabajo. Todos culpables.
Pero un movimiento de tales proporciones, de psicología de masas que se consideran agraviadas, con razón o sin ella, no surge y se multiplica desde la nada o sobre la única base de ensoñaciones siniestras de unos pocos orates visionarios, requiere un basamento social amplio proclive a escuchar y jalear semejantes mensajes. En las últimas pseudoelecciones marroquíes el partido Justicia y Desarrollo, de islamistas «moderados» -seguimos sin oír cuál es la diferencia entre moderados y extremistas- no llegó a alcanzar el 5 por ciento de los votos y desconocemos cuántos obtendría el ilegal, por ahora, Justicia y Caridad del jeque Yasin, pero repitamos el secreto a voces: si en algún país musulmán se dieran elecciones libres, los integristas islámicos ganarían de calle. Y así ha sucedido en las contadas ocasiones en que los comicios fueron relativamente limpios, caso de Argelia y Turquía. Marruecos no es una excepción, pese a las apariencias de modernidad en algunas ciudades o de los papeles de ciertos escritores que adoptan la sabia precaución de vivir en Francia. En las metástasis terroristas del islam no hay necesariamente difusión, aunque unos y otros grupos se conecten, sino poligénesis, es decir, identidad común de intolerancia y fanatismo en los mecanismos de pensamiento. La persecución de pastores evangélicos que pretenden difundir su credo, la imposición, incluso violenta e incluso en Europa, de usos «islámicos» (vestimenta, tabúes alimentarios), o el mero lema de la Gendarmería marroquí («Dios-Rey-Patria»: ¿les suena?) forman parte de un universo donde la sola mención de conceptos blanditos como la Alianza de Civilizaciones no más incitan a la risa y el desprecio.
A lo más que podemos aspirar -de parte de significados dirigentes musulmanes- es a declaraciones retóricas que menudean y entreveran con amenazas y muestras de incomparable desvergüenza. Nada menos que el Secretario del Congreso Mundial de Fes, Abduljalil Sajid (sic) contestaba (ABC, 19-2-06) a la pregunta de la justificación de la violencia en el islam: «No. Lo que hay son agravios. El colonialismo robó en nuestros países. Luego lo que se ha producido son reacciones a esas situaciones de injusticia, como ocurrió en su día en Suráfrica y ahora pasa en Chechenia, Cachemira o Palestina. Quienes se levantan contra la ocupación no necesitan la sanción de las autoridades religiosas, actúan por agravio, por odio. (...) El islam condena la violencia y predica la resistencia y la paciencia. El islam ya es la segunda religión de Europa y los europeos no tienen nada que temer». Es lícito preguntarse por la credibilidad de tales palabras, teniendo en cuenta que continuamente se detectan células islamistas en España (incluidas Ceuta y Melilla), que en nuestro país entran a la cañona cuantos marroquíes quieren, o que nosotros somos considerados por personajes como el precitado injustos ocupantes de al-Andalus, que debe retornar a sus auténticos dueños. En este contexto tampoco parece razonable tomar en serio ingenuidades (en caso de que lo sean) como la de Saad Eddin Ibrahim (ABC, 17-2-06): «Hay que procurar ampliar el espacio público de los demócratas del mundo musulmán, de modo que hay que impulsar los medios de comunicación libres y los sistemas judiciales independientes que protejan la libertad de prensa (...) se debe entablar y mantener un diálogo activo que implique a los islamistas». O informamos adecuadamente y con claridad a nuestra gente de lo que está ocurriendo en el país fronterizo, o en la calle donde residimos, o las próximas generaciones van a pasar momentos muy amargos.
SERAFÍN FANJUL
Catedrático de la UAM
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Mie Abr 18, 2007 8:56 am    Título del mensaje: ¿cómo fueron estos quintos encuentros? Responder citando

¿Alguno de los asistentes a estos encuentros de Nódulo tendría la amabilidad de contarnos, aunque fuera grosso modo, cómo transcurrió todo? Muchas gracias.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Abr 18, 2007 3:07 pm    Título del mensaje: Crónica de los V Encuentros Responder citando

Estimados amigos:

Yo participé en los V Encuentros de Nódulo Madrid y, aun siendo parte implicada, considero que puedo realizar un resumen a grandes rasgos de cómo fue la tarde del lunes.

Emilio González Ferrín inició el acto con su conferencia titulada «El origen del Islam», en la que defendió que el año 711 no se produjo una invasión islámica en España, porque entonces no había ni siquiera interpretación canónica del Corán, que data del siglo IX. Ferrín citó a Ignacio Olagüe y su libro La revolución islámica de Occidente, publicado en 1974, que inspira parcialmente sus tesis: en el 711 Hispania sufre una revolución entre partidarios de Rodrigo, trinitarios, y de Witiza, de carácter arriano, que niegan la divinidad de Cristo y por lo tanto la Trinidad. A su vez se produce una migración desde África de personas que compartían similares credos arrianos.

Al Ándalus se estabiliza como emirato hacia el año 850 y a partir del siglo X producirá el primer renacimiento europeo con el Califato de Córdoba, ya musulmán. Su esplendor se mantendrá en los Reinos de Taifas, similares a lo que serán las ciudades estado del Renacimiento italiano de los siglos XV y XVI. Sólo con las invasiones almohades y almorávides de los siglos XI y XII se impondría un islamismo dogmático que acabaría con el esplendor cultural de Al Ándalus.

Respecto a la actualidad de Al Ándalus, Ferrín criticó a los políticos que pretenden abanderarlo como algo propiamente andaluz. Para González Ferrín, Al Ándalus es algo español, una Tercera España que añadir a las dos del tópico de Antonio Machado. También renegó de los radicales islámicos que lo reivindican como parte del actual Islam. Asimismo, distinguió entre coranismo e islamismo, situándose en el primer bloque. Y finalmente consideró el radicalismo islámico opuesto a la tradición coránica y producto de un choque generacional de gentes que no habían sido capaces de asimilar los cambios producidos con los regímenes laicos del mundo árabe (Nasser, Sadam Husein, &c.).

A continuación se produjo una mesa redonda sobre la «Historia General de Al-Ándalus» en la que participé yo mismo con el propio González Ferrín. Intervine en primer lugar señalando que todo relato histórico siempre supone una filosofía determinada. Recordé España invertebrada de Ortega y Gassett y critiqué que muchos historiadores presumieran de positivos usando semejantes fantasías como referencia teórica. Pero ante todo critiqué el afán notarial de Ferrín por suponer que el Islam no empieza hasta el siglo IX o que la Reconquista se «inventa» en el siglo XII con Alfonso VII. Esta forma de argumentar segregar los procesos de constitución de las estructuras actuales.

En primer lugar, negué que hubiera una Reconquista en la Edad Media. Los reyes localizados en torno a Oviedo, León o Toledo son «Emperadores de toda España», denominación iniciada con Alfonso II en el siglo IX y que llega hasta Alfonso VII, Imperator totius Hispaniae, en el siglo XII, en un proyecto imperial continuador del Imperio Romano cuya verdadera plenitud se produce en 1492, al sobrepasar los límites peninsulares y llegar a América.

Respecto a Al Ándalus, al igual que sucede con España, hay que considerar el Islam como un proceso que se inicia en el 622 con la héjira de Mahoma, discípulo de los herejes nestorianos que sostienen que la naturaleza divina de Cristo es adoptada. Al contrario que el cristianismo, que considera que Dios se hizo Cristo, el Islam desdeña el cuerpo como base de la racionalidad. Lo considera, siguiendo el neoplatonismo, una degradación de la máxima racionalidad que es Dios (Alá). Si para un cristiano la racionalidad está ligada al cuerpo y necesita de una Iglesia que interprete y establezca la doctrina, en el Islam el desprecio del cuerpo produce fenómenos como el de los terroristas suicidas, cuyo comportamiento es el propio de instrumentos guiados por Alá y no de personas responsables y libres.

La interpretación del Corán, al carecer de iglesia, está a cargo del califa, líder político y religioso —papel que asumieron también Nasser y Sadam Husein, pese a su supuesto laicismo—, quien como sucesor de Mahoma debe expandir el Islam por medio de la guerra santa (yihad), como sucedió en el 711 a cargo de un grupo de islamitas que aprovecharon la situación convulsa del reino visigodo.

La unidad de religión y política hace que el Islam no desarrolle la ciencia y siga en la Edad Media. Asimismo, el descubrimiento de América y la mejora de las condiciones de navegación fueron restringiendo la importancia del califato turco, mera anécdota a finales del siglo XIX y derribado en 1924. No obstante, en 1929 la Hermandad Musulmana se funda para recuperar el califato, defendiendo que la única verdad es el Corán y que la religión y la política son inseparables. Paralelamente, el descubrimiento del petróleo en Oriente Medio pone en manos del Islam la economía mundial y da alas a los radicales islámicos como Bin Laden, quien reivindicó Al Ándalus en el 2001 para demostrar la actualidad de la amenaza islamista.

En el coloquio, González Ferrín cuestionó que la Filosofía —por ejemplo, el neoplatonismo de los filósofos islámicos— influya en la conducta normal de la gente, considerándola algo académico y muy erudito. Asimismo, señaló que tanto los proyectos imperiales de la Edad Media de Alfonso II o Carlomagno como la recuperación actual de Al Ándalus constituían lo que él denominó como un «implante de memoria colectiva», falso por completo. Al mismo tiempo, definió la religión como una cuestión privada y personal de cada uno.

Yo por mi parte repliqué que todos somos filósofos, por lo que estamos constantemente interpretando, y que las ideas filosóficas están inmersas en nuestra realidad. Una persona que maltrata a los animales está ejerciendo la filosofía cartesiana del automatismo de las bestias. Respecto a los presuntos «implantes de memoria colectiva», yo contrarrepliqué también: los proyectos imperiales criticados por Ferrín son sin duda falsos en su origen, pero luego algunos se realizan y tienen continuidad —caso del de Alfonso II, que llevó a la constitución de España— y otros quedan varados y fracasan —Europa siguió dividida en feudos y después en estados, pese a los intentos de Carlomagno y sus sucesores—.

Asimismo, destaqué el carácter social del culto en las religiones terciarias, lejos del carácter privado que les atribuía Ferrín. El catolicismo y el islamismo imponen toda una serie de normas que cohesionan socialmente a los individuos y orientan cada aspecto de su vida, desde el nacimiento al fallecimiento, pasando por el matrimonio, de finalidades muy distintas entre los musulmanes y los cristianos.

Después el debate derivó hacia cuestiones más actuales, como la aceptación de la democracia en el mundo islámico, algo imposible, pues son unas personas iluminadas por Alá o por un imam —como los chiitas— quienes dirigen los destinos de la sociedad, en lugar de ser personas elegidas independientemente de su origen o extracción social.

El debate resultó interesante para el público, aunque como suele ser habitual «hablando no se entiende la gente», pues Ferrín era incapaz de comprender mis tesis. Se mantuvo en una posición teísta en la que el Corán no es más que otra forma de decir lo que dice la Biblia, una suerte de parábola de los tres anillos al estilo de Lessing, donde los contenidos dogmáticos de las tres religiones de libro son accesorios y prescindibles, todo lo contrario de lo que yo señalaba, que era un proceso histórico de desarrollo y conflicto de esas mismas religiones, de naturaleza incompatible.

Ferrín, a pesar de quedar encantado por la mesa y el debate, no llegó a entenderme en ningún momento y no tenía una tesis firme sobre lo que él manejaba, citando de manera ocasional a unos u otros autores, o volviendo sobre afirmaciones que anteriormente había rechazado. Sin embargo, se agradece que mantuviera un ritmo bastante dinámico en el debate, permitiendo las interpelaciones mutuas y manteniendo una posición nada ingenua respecto a muchas cuestiones actuales. Ferrín es realista respecto a reivindicaciones de Al Ándalus de diversa ralea, pero su realismo lo que le hace es simplemente rechazarlas como ajenas a lo que él estudia.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.


Ultima edición por J.M. Rodríguez Pardo el Mar Ene 01, 2008 9:30 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mie Abr 18, 2007 4:20 pm    Título del mensaje: Desprecio de la Filosofía por parte de Gonzalez Ferrín Responder citando

En efecto:

El discurso de Ferrín era muy ingenuo, a pesar de que él seguramente cree que es muy perspicaz. Y eso le ocurre, como le indicó Rodríguez Pardo, por su desprecio del sistematismo filosófico, propio de muchos historiadores que pretenden atenerse a “los hechos”.

Ferrín no es capaz de explicar por qué hubo una serie de sujetos (cristianos) que se opusieron a la expansión del Islam, a pesar de que, según sus tesis, parece que entre ambos tipos de sujetos no tendría por qué haber diferencias significativas (sus raíces comunes no sólo habría que retrotraerlas a “Dios” –aunque se le llame de distintas maneras, pero sin alterar su “esencia”, común al parecer-, sino que todos serían “seres humanos”) y, por lo tanto, no tendría que haber enfrentamientos.
De esta manera Ferrín desprecia la importancia de las normas e instituciones para la constitución de los distintos “hombres”…) y sus diferencias e incompatibilidades, ligadas a una determinada ideología (con sus Ideas –filosóficas- correspondientes, más o menos claras y distintas…). No veía tampoco la diferencia entre “ejercitar” un determinado proyecto (con componentes filosóficos, como decimos) y ejercitarlo, y por eso se defendía diciendo que “lo musulmanes comunes no eran filósofos”, sin ver que su filosofía era vulgar… y que lo mismo se podría decir de los cristianos… y sin embargo se enfrentaron a muerte.

Ferrín pretende criticar el hecho de que los afganos reivindiquen actualmente Al-Ándalus como algo propio, pero no sabe explicar por qué. O mejor dicho, cree poder contestar diciendo que se trata de sujetos de generaciones muy distintas (los musulmanes actuales y los del siglo IX, p.e.) y de contextos geográficos e históricos muy dispares (Afganistán y Al-ándalus). Pero no se da cuenta de que entre ambas realidades puede haber “ortogramas” similares, y de que los “hombres” genéricos (del aquí y ahora) no son nada sin especificaciones de tipo histórico-político … En la práctica se ve abocado a una filosofía vulgar similar a la de los relativistas y escépticos cuando establecen que “cada instante” es irrepetible…. , e intentan salir de dicho camino sin salida apelando a características genéricas que nada explican (específicamente). Por eso se empeña en ver a Al-ándalus (musulmán) como parte de “España”…
Con todo, la sesión fue muy ilustrativa y provechosa (también estuvo Fanjul, que intervino en el debate) y Rodríguez Pardo estuvo muy acertado a pesar de las limitaciones de tiempo….
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Mie Abr 18, 2007 7:43 pm    Título del mensaje: algunas preguntas sobre la tesis de Ferrín-Olagüe Responder citando

Gracias a José Manuel Rodríguez y a Antonio Sánchez.

Cita:
Emilio González Ferrín titulada inició el acto con su conferencia «El origen del Islam», en la que defendió que el año 711 no se produjo una invasión islámica en España, porque entonces no había ni siquiera interpretación canónica del Corán, que data del siglo IX. Ferrín citó a Ignacio Olagüe y su libro La revolución islámica de Occidente, publicado en 1974, que inspira parcialmente sus tesis: en el 711 Hispania sufre una revolución entre partidarios de Rodrigo, trinitarios, y de Witiza, de carácter arriano, que niegan la divinidad de Cristo y por lo tanto la Trinidad. A su vez se produce una migración desde África de personas que compartían similares credos arrianos.

Al Ándalus se estabiliza como emirato hacia el año 850 y a partir del siglo X producirá el primer renacimiento europeo con el Califato de Córdoba, ya musulmán. Su esplendor se mantendrá en los Reinos de Taifas, similares a lo que serán las ciudades estado del Renacimiento italiano de los siglos XV y XVI. Sólo con las invasiones almohades y almorávides de los siglos XI y XII se impondría un islamismo dogmático que acabaría con el esplendor cultural de Al Ándalus.


¿Se discutió en el debate sobre estas tesis en particular? ¿Dijo algo Fanjul en relación a ellas? ¿Y Pedro Insua, que ha abordado el tema de Al-Andalus en alguna ocasión? Estas tesis, ¿tienen una mínima base en materiales históricos? En cualquier caso, aunque le pese al <<positivismo>> de Ferrín, lo cierto es que el asunto no es puramente histórico, sino filosófico. Y, desde luego, estas tesis entran en colisión con las defendidas en <<España frente a Europa>> ¿Anduvo por allí Gustavo Bueno?

Muchas gracias otra vez.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Rubén Álvarez Arias



Registrado: 01 Feb 2004
Mensajes: 98
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Abr 19, 2007 1:45 am    Título del mensaje: ¿Será nominalista Ferrín? Responder citando

Según creo, la tesis fundamental que Ferrín defendió en su conferencia fue que la interpretación verdadera del Corán, la que él da a partir del texto codificado en el siglo IX sobre apócrifos siriacos de la Biblia, es la que permite distinguir entre el Islam verdadero del que no lo es. De esa tesis pudo derivar el rechazo a que la invasión del 711 fuera musulmana (bereber, bárbara, en su opinión) o a que las escuelas coránicas paquistaníes sean islámicas o puedan tener ni siquiera una relación remota con Al Ándalus (¿serán “takfir” entonces?)

Según Ferrín esa tesis es histórica, pero tal y como le trató de hacer ver José Manuel, entraña tomas de partido en cuestiones filosóficas de primer orden. Pero ¿qué diagnóstico podría darse de la doctrina dialéctica que emplea Ferrín? A mi modo de ver creo que la exposición de Ferrín fue un discurso basado, grosso modo, en los principios del nominalismo, al que curiosamente en la Edad Media se le acusó de herejía arriana entre otras cosas.

En efecto, si aceptamos que en el nominalismo las ideas son sólo nombres o voces que sirven como etiquetas para colecciones de cosas o acontecimientos singulares y que establece una correspondencia entre el ser en el pensamiento y el ser que existe como singular, se entiende que Ferrín identificara el “Islam”, la “yihad” o incluso “Al Ándalus” en relación con las realidades singulares contenidas y codificadas en el Corán, tal y como él las interpreta, y que los acontecimientos históricos sólo fueran tenidos en cuenta por relación con esos singulares y al margen de los procesos generales de los que formaban parte.

Es más, cualquier intento de dar el salto hacia el contenido objetivo universal de un concepto incurría precisamente, según nos advirtió Ferrín, en “reificación”, y si ese contenido consistía en un proyecto sostenido para recuperar Hispania a los musulmanes entonces no era más que un “implante colectivo de memoria”, un concepto psicológico forzado sin correspondencia con la existencia.

De este modo no hubo realmente una invasión islámica en el 711 porque el Corán no había sido aún codificado y sólo su correcta interpretación en el Califato cordobés permitiría hablar de un auténtico Islam que será desvirtuado posteriormente por el dogmatismo almorávide y almohade.

Y tampoco hay continuidad entre los paquistaníes ahora y los andalusíes antes porque después de todo se trata procesos particulares distintos que no tienen en común ni tan siquiera el Corán, puesto que aquellos realizan una interpretación escorada hacia dogmas que, en tanto que niegan la esencia del Corán, resultan en antiislamismo.

El caso es que ese nominalismo académico que nuestro amigo Ferrín presentó es incompatible con la revelación islámica que nos amenaza y que, además de desvirtuarla por completo, oculta también la idea de España.

Un saludo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Jue Abr 19, 2007 4:17 pm    Título del mensaje: Ferrín el nominalista Responder citando

De acuerdo completamente con las apreciaciones de Rubén. De hecho es lo que yo mismo quería sugerir en mi mensaje anterior, pues al hablar de "escepticismo" estaba pensando en Nietzsche (que acabo de explicar a los alumnos), que en su obra sobre "Verdad y mentira...." cae en un nominalismo peculiar y bastante indocto filosóficamente (a pesar de lo admirado que es por estos lares), pero con las prisas me salté esa referencia.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Abr 30, 2007 10:26 pm    Título del mensaje: Crónica en El Pueblo de Ceuta Responder citando

Estimados amigos:

Ayer domingo fue publicada mi crónica sobre los V Encuentros de Nódulo Madrid en el diario El Pueblo de Ceuta, que dejó aquí para proseguir este tema.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.


Cita:
Reconquista e Islam

Por José Manuel Rodríguez Pardo ‘Nódulo’ Madrid

Los V Encuentros de Nódulo Madrid se iniciaron con la conferencia de Emilio González Ferrín titulada «El origen del Islam», en la que defendió que el año 711 no se produjo una invasión islámica en España, porque entonces no había ni siquiera interpretación canónica del Corán, que data del siglo IX.

Ferrín citó a Ignacio Olagüe y su libro La revolución islámica de Occidente, publicado en 1974, que inspira parcialmente sus tesis: en el 711 Hispania sufre una revolución entre partidarios de Rodrigo, trinitarios, y de Witiza, de carácter arriano, que niegan la divinidad de Cristo y por lo tanto la Trinidad. A su vez se produce una migración desde África de personas que compartían similares credos arrianos.

Al Ándalus se estabiliza como emirato hacia el año 850 y a partir del siglo X producirá el primer renacimiento europeo con el Califato de Córdoba, ya musulmán. Su esplendor se mantendrá en los Reinos de Taifas, similares a lo que serán las ciudades estado del Renacimiento italiano de los siglos XV y XVI. Sólo con las invasiones almohades y almorávides de los siglos XI y XII se impondría un islamismo dogmático que acabaría con el esplendor cultural de Al Ándalus.

Al Ándalus, la "Tercera España"

Respecto a la actualidad de Al Ándalus, Ferrín criticó a los políticos que pretenden abanderarlo como algo propiamente andaluz. Para González Ferrín, Al Ándalus es algo español, una Tercera España que añadir a las dos del tópico de Antonio Machado. También renegó de los radicales islámicos que lo reivindican como parte del actual Islam. Asimismo, distinguió entre coranismo e islamismo, situándose en el primer bloque. Y finalmente consideró el radicalismo islámico opuesto a la tradición coránica y producto de un choque generacional de gentes que no habían sido capaces de asimilar los cambios producidos con los regímenes laicos del mundo árabe (Nasser, Sadam Husein, &c.).

A continuación se produjo una mesa redonda sobre la «Historia General de Al-Ándalus» en la que participaron José Manuel Rodríguez Pardo y el propio Emilio González Ferrín.

Intervino en primer lugar Rodríguez Pardo cuestionando las tesis fundamentales de Ferrín, pues suponer, al igual que un notario, que el Islam no empieza hasta el siglo IX, o que la Reconquista se «inventa» en el siglo XII con Alfonso VII es segregar los procesos de constitución de las estructuras actuales.

En primer lugar, Pardo negó que hubiera una Reconquista en la Edad Media. Los reyes localizados en torno a Oviedo, León o Toledo son «Emperadores de toda España», denominación iniciada con Alfonso II en el siglo IX y que llega hasta Alfonso VII, Imperator totius Hispaniae, en el siglo XII, en un proyecto imperial continuador del Imperio Romano cuya verdadera plenitud se produce en 1492, al sobrepasar los límites peninsulares y llegar a América.

Respecto a Al Ándalus, al igual que sucede con España, hay que considerar el Islam como un proceso que se inicia en el 622 con la héjira de Mahoma, discípulo de los herejes nestorianos que sostienen que la naturaleza divina de Cristo es adoptada. Al contrario que el cristianismo, que considera que Dios se hizo Cristo, el Islam desdeña el cuerpo como base de la racionalidad.

Lo considera, siguiendo el neoplatonismo, una degradación de la máxima racionalidad que es Dios (Alá). Si para un cristiano la racionalidad está ligada al cuerpo y necesita de una Iglesia que interprete y establezca la doctrina, en el Islam el desprecio del cuerpo produce fenómenos como el de los terroristas suicidas, cuyo comportamiento es el propio de instrumentos guiados por Alá y no de personas responsables y libres.

Religión y política en el Islam

La interpretación del Corán, al carecer de iglesia, está a cargo del califa, líder político y religioso —papel que asumieron también Nasser y Sadam Husein, pese a su supuesto laicismo—, quien como sucesor de Mahoma debe expandir el Islam por medio de la guerra santa (yihad), como sucedió en el 711 a cargo de un grupo de islamitas que aprovecharon la situación convulsa del reino visigodo.

La unidad de religión y política hace que el Islam no desarrolle la ciencia y siga en la Edad Media. Asimismo, el descubrimiento de América y la mejora de las condiciones de navegación fueron restringiendo la importancia del califato turco, mera anécdota a finales del siglo XIX y derribado en 1924. No obstante, en 1929 la Hermandad Musulmana se funda para recuperar el califato, defendiendo que la única verdad es el Corán y que la religión y la política son inseparables. Paralelamente, el descubrimiento del petróleo en Oriente Medio pone en manos del Islam la economía mundial y da alas a los radicales islámicos como Bin Laden, quien reivindicó Al Ándalus en el 2001 para demostrar la actualidad de la amenaza islamista.

En el coloquio, González Ferrín cuestionó que la Filosofía —por ejemplo, el neoplatonismo de los filósofos islámicos— influya en la conducta normal de la gente, considerándola algo académico y muy erudito. Asimismo, señaló que tanto los proyectos imperiales de la Edad Media de Alfonso II o Carlomagno como la recuperación actual de Al Ándalus constituían lo que él denominó como un «implante de memoria colectiva», falso por completo. Al mismo tiempo, definió la religión como una cuestión privada y personal de cada uno.

Rodríguez Pardo replicó que todos somos filósofos, por lo que estamos constantemente interpretando, y que las ideas filosóficas están inmersas en nuestra realidad. Una persona que maltrata a los animales está ejerciendo la filosofía cartesiana del automatismo de las bestias.

Respecto a los presuntos «implantes de memoria colectiva», los proyectos imperiales criticados por Ferrín son sin duda falsos en su origen, pero luego algunos se realizan y tienen continuidad —caso del de Alfonso II, que llevó a la constitución de España— y otros quedan varados y fracasan —Europa siguió dividida en feudos y después en estados, pese a los intentos de Carlomagno y sus sucesores—.

¿Posible o imposible?

Asimismo, Rodríguez Pardo resaltó el carácter social del culto en las religiones terciarias, lejos del carácter privado que les atribuía Ferrín. El catolicismo y el islamismo imponen toda una serie de normas que cohesionan socialmente a los individuos y orientan cada aspecto de su vida, desde el nacimiento al fallecimiento, pasando por el matrimonio, de finalidades muy distintas entre los musulmanes y los cristianos.

Después el debate derivó hacia cuestiones más actuales, como la aceptación de la democracia en el mundo islámico, algo posible para Ferrín e imposible para Rodríguez Pardo, pues son unas personas iluminadas por Alá o por un imam —como los chiitas— quienes dirigen los destinos de la sociedad, en lugar de ser personas elegidas independientemente de su origen o extracción social. El punto principal de divergencia residía en la posición teísta de Ferrín, para quien las tres religiones terciarias son iguales en tanto que se basan en un libro considerado como palabra revelada y con referencias a los mismos personajes —Jesús, la Virgen María, &c.—. Esta posición niega cualquier proceso histórico de desarrollo y conflicto de estas religiones, tesis que a grandes rasgos sostenía Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Guillermo Pérez Álvarez



Registrado: 08 Jun 2005
Mensajes: 74
Ubicación: Huelva (España)

MensajePublicado: Jue Jun 21, 2007 9:32 am    Título del mensaje: Alianza de Civilización y memoria histórica andalusí Responder citando

Estimados amigos de Nódulo:

En relación a las recientes jornadas de Nódulo sobre el Islam, no puedo dejar de poner una noticia relacionada http://www.elmundo.es/elmundo/2007/06/21/espana/1182400395.html

Un saludo,

Guillermo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Actualidad Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán