nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Evo Morales y el Antiguo Régimen

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Las Izquierdas
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Feb 14, 2007 1:33 pm    Título del mensaje: Evo Morales y el Antiguo Régimen Responder citando

Estimados amigos:

Para iniciar el debate en este foro de la Séptima Izquierda, nada mejor que someter al juicio de los contertulios esta noticia aparecida en El Revolucionario sobre los proyectos de reforma constitucional de Evo Morales. ¿Se puede llamar izquierda a este delirio indigenista?

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.

Cita:
Gracias al respaldo de la OEA (organización de Estados Americanos), Bolivia será la sede para la llamada declaración de los «derechos de los pueblos indígenas»

¿Cómo se reforma un país que aboga por la Declaración de los Derechos Indígenas?

Ante la futura redacción de una especie de «Tratado de Dignidad» a los «pueblos indígenas» de diversas latitudes

Miércoles 14 de febrero de 2007, por ER. Cochabamba

Está proyectado que sea en Bolivia, y en el mes de marzo, la redacción de una Declaración conjunta de los Derechos Indígenas

Gracias al respaldo de la OEA (organización de Estados Americanos), Bolivia será la sede para la llamada declaración de los «derechos de los pueblos indígenas». De esa forma, se prevee que para la última semana de marzo de 2007 se celebre en la localidad de Mallosa, cerca de La Paz, un congreso de relevancia para la redacción definitiva de los principios y postulados acerca de estas «naciones étnicas».

El representante permanente de Bolivia en la OEA, Reynaldo Cuadros Anaya, ha afirmado que espera que esta idea constituya todo un éxito para las expectativas reinantes, tanto de cara a las minorías indígenas que viven en reservas, como para el grueso de una población jornalera o campesina que se considera «plenamente» como «india» de origen.

Dentro del proyecto del cambio radical que el ejecutivo del señor Morales presentó hace ya más de un año, esta absurda Carta Magna vendría a suponer entonces, no solo la plataforma ideológica de su pensamiento irracional y mítico, sino la verdadera declaración de principios de un gobierno capitaneado por un líder que afirma que es posible modernizar Bolivia conservando el indigenismo «cultural» entre su «pueblo», es decir, (como define Gustavo Bueno) entre el conjunto de «ciudadanos vivos, en el presente, que intervienen en la vida pública».

No obstante, y sin perjuicio de que consideremos que es tan democrático un gobierno elegido por un electorado presuntamente «culto» respecto a uno que no lo es, sugestionado por las diligencias del llamado «líder populista» (pues ambos tipos mueven siempre sus elecciones por criterios «ciegos» que muy a menudo poco o nada tienen que ver con la materia de sus verdaderos programas políticos) es siempre peligroso entregarse a la dudosa lógica de la realización de políticas sólo en virtud de su inmediata aceptación pública, lo que, de un plumazo, echa a perder los intereses de prudencia o inteligencia política de proyectos inversores que, tal vez, a primera vista puedan resultar «antipáticos» a ojos de muchos, pero de cuyos efectos solo se puede adquirir una perspectiva a medio o largo plazo. Pero aún más osada, para nuestro caso, resulta la circunstancia misma de considerar y vender a la ciudadanía boliviana el mensaje de que escribir una Carta magna de derechos Indígenas sea la cumbre «moral» de un gobierno reformador.

Pero nuestra pregunta va más allá de la simple anécdota: ¿cómo se reforma un país como Bolivia, con las cuotas de pobreza más grandes de Sudamérica, con bajísima renta per cápita, desestructuración social (mal reparto de la tierra), eterna crisis industrial, etc, cuando se pretende encapsular a la llamada población «indígena» en los misterios mayores de unos derechos adyacentes, supletorios a los de su propio rango de «ciudadanos»?

En ese sentido, nos imaginamos que la ansiada Declaración, que pasará por todos los puntos míticos y absolutamente alegres de la perspectiva arcádica de los «pueblos primigenios» (reservas morales de la Humanidad, señor Evo dixit), no solo difiere en algo respecto a un auténtico proyecto de reconversión y modernización de Bolivia, sino que obliga al país a mantenerlo ideológicamente atado a la ilusión enfermiza de un «atraso consentido» en virtud de la situación histórica de sometimiento a la que se vieron tradicionalmente abocados los sectores de esta población andina.

Podemos imaginar que semejante Carta, futuro legado metafísico de Evo Morales a los «pueblos del mundo entero», no puede versar sino en forma de artículos tan disparatados como, por ejemplo, que todo indígena, «reserva moral de la Humanidad», tenga derecho a conservar su pluma y su taparrabos solo porque así lo disponen las leyes sagradas de sus antepasados, o que también posea el mismo derecho a seguir viviendo en su dulce rincón de la selva y adorando a sus dioses locales mientras mastica hoja de coca y escupe su residuo pegajoso pensando en las falacias del hombre «moderno», considerando, por otro lado, que ese dulce rincón es mejor que cualquier otro.

Si se pretende modernizar Bolivia, ¿cómo se aboga por el mantenimiento del status quo de un reducto social que vive bajo formas de existencia irracionales y míticas? ¿No es contraria a la civilización esta futura Declaración, que pretende conservar, como si estuvieran en un «zoo edénico», a unos cuantos individuos pobres e ignorantes? ¿Cómo se aplaude tanto lo que debería ser síntoma de preocupación, a saber, que Bolivia tiene las mayores franjas de pobreza y de analfabetismo en Sudamérica? Mal paso, sin duda, para reconvertir al país si lo que se pretende es reformarlo socialmente desde sus propias «raíces».

Más le valdría al señor Evo Morales invertir en educación para esos llamados «indígenas», sacándolos de su ignorancia endémica, integrándolos con el resto de la población boliviana y no olvidando, de paso, que la conservación de los ritos tribales solo es un fardo real para el futuro progreso boliviano en sus distintas vertientes.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Feb 14, 2007 11:21 pm    Título del mensaje: Nativos, indígenas, y salvajes. Responder citando

Hola.

Es evidente que NO. Es evidente que no se puede llamar izquierda a este delirio indigenista...

Pero tampoco puede decirse que eso sea de derechas o que se le pueda llamar "derecha" (y ya se que esto no se dice en este mensaje)... A menos, claro es, que la estupidez y las mayores irracionalidades habidas y por haber sean patrimonio exclusivo de la derecha, cosa que es palmariamente falsa, como demuestra la nube de polvo que aún perdura en los cielos del orbe entero por la derrumbe y hecatombe "socialista"...

Este Evo y soso alicio (siervo multiculturalista del neoliberalismo) lo único que parece hacer es rebajar en la escala dels animalots, o escala de los bichos, a todos sus ciudadanos personas a un status anterior a Colon..., es decir que los quiere reducir a meros hombres (homo) al despojarlos del status de personas y menguarlos al estado de "indígena", o sea, oriundo, de verdadera animalidad, como -aunque vegetal- oriunda es la patata, pongo por irrespetuoso caso, o como oriundo es el patagón pecarí o el capybara de Santa Cruz, unos bichejos. Esto de los "oriundos" es muy importante.

Pues oriundo, indígena, aborigen, etc., se aplica efectivamente a personas..., a personas y a hombres actuales (por la universalización colombina o católica y española)..., pero es muy difícil hablar de la persona del maya Moctezuma o que Moctezuma era una persona antes de que Cortés el valiente lo bautizase como Dios manda.
El Evo alicio amigo de El bobo, hace sin saberlo acaso un muy necesario retroceso político en la escala dels animalots: que al hacerles olvidar su nacionalidad política queda enmarañado y entre nubes su status de "persona política", de ciudadano o individuo adscrito por derechos y deberes a la Ciudad, a la Unidad política o Estado moderno..., pues oriundo, indígena, nativo, o salvaje, es todo lo mismo y siempre hace referencia a la tierra, a lo telúrico del paisaje y de la orografía física que para nada tiene que identificarse como "geografía política", que es una geografía ya con personalidad, esto es, sometida a la propiedad moderna dentro del mercado pletórico globalizado, capitalista y de derechas.

Por todo esto y más, dice un animal moruno:

<Así sucede con las restantes criaturas: genios, hombres y ángeles, pues no hay nadie a quien le hayan sido dadas hermosas virtudes y dones espléndidos que no haya sido privado de algo mayor. ¡La perfección sólo es de Dios Altísimo, el Vencedor!> (Ijwän al Safa. La disputa entre los animales y el hombre. Ed. Siruela 2006. Pág. 49..., En ahonde o ajonde esto lo j´icen els animalots abajo del to de la escalera o arbol predarwiniano)

¡Vamos, vamos! Tampoco hay para tanto. Al fin y al cabo es nativo o indígena el oriundo originario de un país (paisanaje), o región, o sea: cualquier animal como el pecarí, el hombre o al capybara. Pues un oriundo o indígena de Bolivia para nada puede ser un oriundo o indígena del Congo, ¡nunca!... Mientras que un congoleño sí que puede ser casi siempre un boliviano. Le basta con unos papeles.

Allí se les reduce a menos (a menos que personas)... Igual como nos hacen aquí..., pues aquí nos reducen a ser catalanes, gallegos, o a ser cosa de cualquier otra "euroregión", lo que será siempre menos que ser lo que ahora somos: españoles.

Aluego hay que tener mu presente que no es lo mesmo ser "INDÍGENA DEL ORIENTE POR LA TIERRA Y EL TERRITORIO que LLEGÓ a COCHABAMBA", que un "obrero agrario" enclasado en su Estado..., que No es lo mesmo!!

¿Para qué querría un indígena una fábrica?

La fábrica nos elevó a todos a un mismo rango que no se encuentra en ningún excelso escalón... Muerto el patrón y con él la fábrica acaso muere el obrero sin perder su condición de persona..., pero esto es algo que sí puede perder al bajar de esa su universal condición a la condición de "indígena" u oriundo del mísero terruño (neoterruño).

Y es que si bien es imposible "destigrar" a un tigre, sí que es muy posible despersonalizar a los hombres, y de "obreros enclasados" (la personalidad la da lo que somos trabajando) pasarlos a considerar "paisanos del paisaje", meros animalots, haciendo del derecho de nacimiento (anímico, animal) que no está vigente casi en ningún sitio (por innecesario, ya que no existe el derecho a "nacer" fuera del Estado), haciendo de él digo, el derecho principal, cuando el derecho principal ha de ser y es el derecho de ser persona (política) para poder tener después y por él todos los demás derechos, incluyendo el de nacimiento político -como congoleño o boliviano-, y sus correspondientes deberes.

Mañana si me acuerdo, más. Por hoy ya basta. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Feb 15, 2007 12:48 am    Título del mensaje: Derecha Responder citando

Es necesario que antes de decir si la política indigenista de Evo Morales es derecha o no es derecha, definamos claramente qué es la derecha. Decir que la derecha es la unión de trono y altar, si ampliamos el término "derecha" a otras expresiones políticas, se queda corta como definición de la misma. En el diccionario symploké "derecha" se define así:

Cita:
Derecha

Tendencia política opuesta a la izquierda política y en consecuencia incompatible con el racionalismo universalista, entendido como característica abstracta de la idea funcional de izquierda. Por consiguiente, el término derecha se aplica a todas aquellas corrientes e idearios políticos que apelen a unos principios revelados a los que sólo pueden acceder unos individuos o grupos privilegiados, o bien a aquellas políticas que funden sus planes y programas en particularismos, por ejemplo de raza o de clase, que excluyan a unos sectores de la sociedad, ya sea para marginarlos, explotarlos o incluso en el peor de los casos eliminarlos. Desde esta perspectiva, no puede calificarse "de izquierdas" el nazismo por su doctrina nacional-racista, sin perjuicio de su componente socialista, pero tampoco la Teología de la Liberación al basarse en principios dados por revelación, sin que ello impida a sus partidarios propugnar acciones políticas concretas que concuerden con algunas propias de determinadas corrientes de izquierda. Gustavo Bueno, en su obra El mito de la izquierda (http://fgbueno.es/gbm/gb2003mi.htm), sostiene que, a diferencia de la izquierda política, la derecha posee una unidad unívoca al estar definida por un único proyecto político consistente en mantener la apropiación, sin que ello prohíba la posibilidad de estar representada en distintas formaciones políticas.


Si tomamos como válida esta definición, a priori, deberíamos entender que derecha no hay más que una ("y a tí te encontré en la calle"), pero que puede presentarse bajo la forma de diversas ideologías políticas. Y esto si tomamos "ideología" como la representación que una clase social determinada tiene de su lugar en el mundo, así como de sus intereses, opuestos a los de otras clases sociales contiguas, por ejemplo dentro de una Sociedad Política. En este sentido, ¿ podemos decir que la clase social "indígenas" defiende unos valores revelados particularistas frente a otras clases dentro de la Sociedad Política boliviana (o venezolana, o mejicana, o guatemalteca, o estadounidense -los indios de las reservas-, o incluso española cuando los separatistas reclaman sus derechos históricos frente a España o cuando Otegui afirma que los vascos son los últimos "indígenas" de Europa) ?. Sin embargo, una clase pueden ser los "indígenas", otra la "raza aria", otra la "umma" islámica, otra una casta religiosa u otra una clase social minoritaria que mantiene el poder de un Estado (la nobleza o la burguesía de los países protestantes, luteranos o calvinistas).

Sin embargo, y a lo que voy, es a señalar que lo que supondría el nacimiento de la derecha tradicional, la derecha reaccionaria, estaría también en la Asamblea Francesa de 1789, cuando a la derecha se sitúan los partidarios de la unión de trono y altar. Entre los principales teóricos de esa derecha, que nace en Francia igual que los jacobinos, estarían Joseph de Maistre, Chateubriand o Bonald. Esa derecha dura hasta nuestros días representada, sobre todo, por el Islam, los defensores del sistema social de castas en India, los budistas defensores de la independencia del Tibet o el Vaticano. Pero al ir desarrollándose el capitalismo la convergencia en planes y programas entre izquierdas y derecha en el seno de las democracias homologadas ha llevado, no sólo a que las izquierdas asuman postulados de derecha (hasta límites preocupantes en la actualidad) sino que la derecha fuera asumiendo postulados de la izquierda, de todas las izquierdas definidas. Así aparecen ideologías como la democracia cristiana, que sin renunciar a postulados revelados, aceptan la democracia, el sufragio universal, la nación política, etc. También aparecen los monárquicos constitucionales o la "derecha liberal", defensores del capitalismo y la desigualdad basándose en el peregrino argumento de que "los pobres son pobres porque son unos vagos y unos fracasados". Pero también aparecen formas de derecha como el fascismo o el nacionalsocialismo, que asumen la plataforma de la nación política y la centralización jacobina -e incluso el socialismo o el Estado del Bienestar- pero para reivindicar postulados metafísicos como el destino universal de la nación elegida para dominar el mundo a través de la guerra y estableciendo un poder "totalitario" en cuya cúspide se situarían las elites más preclaras de la nación, todas al mando de un jefe guía cuya capacidad e intelecto es superior al de sus subordinados, o defender la supremacía de una determinada raza sobre todas las demás, que han de ser subyugadas a su dominio, o en algunos casos hasta eliminadas.

Pero este sincretismo ideológico no ha parado aquí. En plena postmodernidad aparecen formas de derecha que no tienen complejos de negar su condición de derecha y asumir postulados propios de la izquierda, como es el caso de expresiones políticas como la Teología de la Liberación, el anarcoprimitivismo, la "izquierda aberchale", el nacional-bolchevismo, el indigenismo, el panafricanismo negro, la defensa de "el mundo de los pueblos", el anarcocapitalismo, el nacional-liberalismo, &c.

Entonces me asaltan varias dudas:

¿ Derecha sólo hay una en el sentido de querer mantener la apropiación ? ¿ Y de qué apropiación hablamos, cuando cada clase representada en cada una de esas formas de derecha quiere apropiarse de algo concreto ?

¿ Podríamos separar la derecha en una derecha tradicional o reaccionaria clásica y otra derecha sincrética nacida a raíz de la evolución del capitalismo que va asumiendo postulados de cada una de las generaciones de la izquierda definida políticamente ?

Y por no poner el caso de España:

¿ Podríamos decir que, ahora, en Francia la izquierda es el Frente Nacional de Le Pen que defiende la unidad nacional, que adquiere el mayor respaldo en voto obrero al defender el empleo fijo o el Estado del Bienestar, mientras que Segolene Royal (la "zapatera" francesa) es la derecha al afirmar que no ocurriría nada si Córcega se independiza de Francia o al defender la descentralización del "jacobino e inutil" Estado francés ?

Ahí quedan mis dudas.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Feb 15, 2007 9:37 am    Título del mensaje: Re: Derecha Responder citando

Estimados amigos:

Interesantes preguntas de Santiago Armesilla.

Santiago Armesilla Conde escribió:
Y esto si tomamos "ideología" como la representación que una clase social determinada tiene de su lugar en el mundo, así como de sus intereses, opuestos a los de otras clases sociales contiguas, por ejemplo dentro de una Sociedad Política. En este sentido, ¿ podemos decir que la clase social "indígenas" defiende unos valores revelados particularistas frente a otras clases dentro de la Sociedad Política boliviana (o venezolana, o mejicana, o guatemalteca, o estadounidense -los indios de las reservas-, o incluso española cuando los separatistas reclaman sus derechos históricos frente a España o cuando Otegui afirma que los vascos son los últimos "indígenas" de Europa) ?. Sin embargo, una clase pueden ser los "indígenas", otra la "raza aria", otra la "umma" islámica, otra una casta religiosa u otra una clase social minoritaria que mantiene el poder de un Estado (la nobleza o la burguesía de los países protestantes, luteranos o calvinistas).


El problema aquí radica en qué parámetros tomar para hablar de clases sociales. Y es que Marx mantuvo una indefinición muy importante en su obra. En El Capital está claro que las clases sociales se definen por su papel dentro del modo de producción capitalista, pero entonces ¿qué significa hablar de patricios y plebeyos? Ahí no influye la producción, si acaso la economía pero eso ya es otra cuestión. Y luego está la cuestión de la clase política, que no es tal pues está fragmentada en facciones o partidos.


Santiago Armesilla Conde escribió:
Sin embargo, y a lo que voy, es a señalar que lo que supondría el nacimiento de la derecha tradicional, la derecha reaccionaria, estaría también en la Asamblea Francesa de 1789, cuando a la derecha se sitúan los partidarios de la unión de trono y altar.


Sin embargo, aquí hay que hacer una precisión: la derecha tiene prioridad sobre la izquierda, porque ya existía antes de 1789 como derecha absoluta, siguiendo la apropiación del Antiguo Régimen. Sólo cuando la asamblea de 1789 distingue una izquierda y una derecha. Más que derecha reaccionaria o tradicional hay que hablar de derecha absoluta.

Santiago Armesilla Conde escribió:
Entre los principales teóricos de esa derecha, que nace en Francia igual que los jacobinos, estarían Joseph de Maistre, Chateubriand o Bonald. Esa derecha dura hasta nuestros días representada, sobre todo, por el Islam, los defensores del sistema social de castas en India, los budistas defensores de la independencia del Tibet o el Vaticano. Pero al ir desarrollándose el capitalismo la convergencia en planes y programas entre izquierdas y derecha en el seno de las democracias homologadas ha llevado, no sólo a que las izquierdas asuman postulados de derecha (hasta límites preocupantes en la actualidad) sino que la derecha fuera asumiendo postulados de la izquierda, de todas las izquierdas definidas.


El problema reside en que, desde los postulados de la tradición revolucionaria, ya no existe la derecha porque no hay Antiguo Régimen, pues todos aceptan la democracia, los derechos formales, la economía de mercado, etc. El Islam entraría dentro de la definición de la derecha por ser una suerte de Antiguo Régimen, pero lo cierto es que tiene unas peculiaridades que hacen dudar sobre cómo denominarlo, pues no hay iglesia y nunca se ha formulado en sus propias coordenadas nada que tenga que ver con la derecha o la izquierda. De hecho, los grandes líderes de la izquierda no se contrapusieron a una derecha. Lenin, Stalin, Mao, no toman como enemigo a la derecha, sino al capitalismo.

Santiago Armesilla Conde escribió:
Entonces me asaltan varias dudas:

¿ Derecha sólo hay una en el sentido de querer mantener la apropiación ? ¿ Y de qué apropiación hablamos, cuando cada clase representada en cada una de esas formas de derecha quiere apropiarse de algo concreto ?


La apropiación es siempre la característica del Antiguo Régimen. Es decir, desde los derechos de raza o de sangre o de los postulados gnosticistas. Por esta última cualidad sí que podría entrar el Islam en la derecha perfectamente.

Santiago Armesilla Conde escribió:
¿ Podríamos separar la derecha en una derecha tradicional o reaccionaria clásica y otra derecha sincrética nacida a raíz de la evolución del capitalismo que va asumiendo postulados de cada una de las generaciones de la izquierda definida políticamente ?


La derecha es el Antiguo Régimen, el Trono y el Altar, y una vez desaparecido ese esquema de identidad no puede decirse que haya una derecha.

Santiago Armesilla Conde escribió:
Y por no poner el caso de España:

¿ Podríamos decir que, ahora, en Francia la izquierda es el Frente Nacional de Le Pen que defiende la unidad nacional, que adquiere el mayor respaldo en voto obrero al defender el empleo fijo o el Estado del Bienestar, mientras que Segolene Royal (la "zapatera" francesa) es la derecha al afirmar que no ocurriría nada si Córcega se independiza de Francia o al defender la descentralización del "jacobino e inutil" Estado francés?


El caso francés, por ser una democracia homologada, es muy complicado de estudiar; parece que Le Pen simplemente intenta mantener lo que ya existe, dentro de la socialdemocracia actual, aunque las propuestas de la señora Royal bien pudieran situarse muy cerca de lo que defendía el Antiguo Régimen. Claro que a ver si los dos no cierran filas sobre el Estado del Bienestar y todo queda en agua de borrajas.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Feb 15, 2007 10:32 am    Título del mensaje: Nuestra honorable derecha. Responder citando

Ya es mañana.

Dice Armesilla Conde (el de las "izquierdas"):
Cita:
<"Entre los principales teóricos de esa derecha, que nace en Francia igual que los jacobinos, estarían Joseph de Maistre, Chateubriand o Bonald. Esa derecha dura hasta nuestros días representada, sobre todo, por el Islam, los defensores del sistema social de castas en India, los budistas defensores de la independencia del Tibet o el Vaticano.">
Cuidado cuidado... Pues uno puede estar de acuerdo conque en aquella "derecha dura" (¡sic!) estuvieran esos de Maistre, Chateubriand o Bonald, pero que esa derecha "perdure" (que dure) hasta nuestros días representada -¡sobre todo!, dice- en el Islam (entre otros), me parece una bestialidad estocástica al estilo de las que sueltan los animalots esos del Ijwän al Safa. Por mi parte oj-Alá! quieran los dioses que las actuales o futuras séptimas u octavas izquierdas tengan a semejantes gentes de "derechas"..., que tengan o vivan en sus tiempos, digo, a gentes como de Maistre, de Bonald o Chateaubrianes (Francois-René de Chateaubriand), pues con semejante oposición es fácil llegar alto, aunque nada más sea por emulación. Comparar a esta derecha insigne con la morería de hoy en día es un atentado al mínimo pudor, y sobre todo: es un atentado a la verdad, ¿pues qué o en qué habría aquella derecha (y esto me parece inexacto al hablar de ellos) de ser o estar "representada" por el... Islam?. ¡Hasta ahí podríamos llegar! ¡Como si hubiese sido posible un surgir de las "izquierdas" a partir -por oposición- de algunos insignes representantes de la morería!, pues no hay que olvidar que el sustrato filosófico y causal de nuestras "izquierdas" fue aquél trono y aquél altar, esto es, fue el trono y el altar defendidos por nuestros bienamados de Maistre, de Bonald o Chateaubriand. Y si del catolicismo o del vaticano se trata, pues lo mismo, ya que ¿desde cuando, por ejemplo, podríamos tener unas "izquierdas" sin tener por oposición a ellas a un cardenal Newman o un Teilhard de Charden o un Gilson, por decir algunos más actuales y aparte de aquellos otros gigantes?
...............
Cita:
<También aparecen los monárquicos constitucionales o la "derecha liberal", defensores del capitalismo y la desigualdad...>


¿Qué igualdad? ¿Aún defiende Armesilla eso de la "igualdad" como un postulado de las "izquierdas"?

Al final de su mensaje acabamos consecuentemente en la ecualización..., ecualización que no existiría caso de que la igualdad siguiese siendo un postulado de las "izquierdas". ¿Lo es?, pues la defensa de cualquier Estado (status) es una defensa de la desigualdad..., digo yo. ¿Entonces?...

La "apropiación" sólo lo puede ser de los medios de producción y sólo puede referirse a los medios de producción (acaso como "apropiación socialista"), o sea que esto de la apropiación va muy ligado a lo de la igualdad social, etc., por ello la "apropiación" en sí nada dice hoy como distinción, y por lo que a mi respecta ni se me ocurre por ahora otra forma de "apropiación" que no sea la apropiación particularista (burguesa) o la apropiación <socialista, pseudoproletaria> que acaba siempre -o por ahora- en el único Uno o la servitudo voluntaria de La Boëtie, esto es, en el camarada Stalin o en cualquier otro menor Dux de la guerra o tirano de tres al cuarto.

Parece que el único proceso recurrente de "apropiación universalista" sea hoy por hoy el Mercado pletórico y sus comadres la democracia burguesota y el Estado de bienestar. Si esto es así...... Parece como si siempre para poder ser y existir como "izquierdas" hayan estas "izquierdas" de ser el fruto a posteriori de los efectos fácticos y reales de los procesos corpóreos y no corpóreos de la derecha, por oposición a esta derecha y a estos efectos..., que sus logros -los logros de las "izquierdas"- son siempre quiméricos, izquierdosos, extrañamente alejados de lo real posible. Entonces aquí ocurriría como con la inalcanzable "felicidad"... ¡que es cosa de plebeyos y para plebeyos!, que ser de "izquierdas" es cosa de plebeyos, pues es cosa de plebeyos eso de la "igualdad" universal, &c.

¡Qué cosas! Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Feb 15, 2007 2:54 pm    Título del mensaje: Responder citando

A raíz de las intervenciones de Rodriguez Pardo y Rodriguez Vega saco dos conclusiones, veamos:

A pesar de que se haya insistido que, marginalmente, existe todavía la derecha, de ambas intervenciones se parte para llegar al punto de afirmar que la derecha ya no existe. Que lo que hay es un sincretismo ideológico que afecta tanto a la derecha como a las izquierdas. Con esto podríamos decir, supongo, que el fascismo y sus prolegómenos -como el conde de Boulanger- no son ni derecha ni izquierdas. ¿ Pero y entonces los principios revelados ? Cuando los fundamentalistas del capitalismo defienden el mercado y la propiedad privada como superior a la estatal, ¿ no es éste un principio revelado ?

Veamos más argumentos revelados, abstractos, de los defensores a ultranza del mercado pletórico. ¿ Qué diríamos del concepto "homo económicus" ? Según el diccionario del Eumed:

Cita:
homo economicus. Palabras latinas que significan "hombre económico" utilizadas para designar una abstracción necesaria para la construcción de teorías económicas: el hombre económico es aquel que maximiza su utilidad, tratando de obtener los mayores beneficios posibles con el menor esfuerzo. El homo economicus, obviamente, no es una descripción de ninguna persona real sino un modelo de comportamiento que resulta útil para entender lo que sucede en los múltiples intercambios económicos que se realizan en las sociedades humanas. Puede decirse entonces que toda persona, en la práctica, actúa alguna vez o en algún sentido como un hombre económico, pero que ello sólo puede considerarse como una abstracción de una parte de su conducta, la que precisamente interesa para la formulación de la teoría económica. Las leyes económicas consideran que los homo economicus tienen diversas preferencias y buscan diversos fines, pero los igualan en cuanto a la conducta racional que despliegan para obtenerlos. [economic man]. (V. CIENCIA ECONOMICA).


Si se trata de realizar una abstracción "necesaria" para el estudio en economía del comportamiento humano, tendiente en muchos casos a estandarizar a los hombres como "homo economicus", ¿ no es una forma de particularizar partiendo de premisas abstractas ?

Cuando algunos, de manera similar a los defensores de la teoría de Gaia, afirman que el mercado pletórico es un ser viviente que posee mecanismos propios de autorregulación, o cuando Friedman o Popper defienden la absoluta insuperabilidad del mercado pletórico sobre todos los demás sistemas económicos, y que el ataque al mercado pletórico y su sustitución por otro sistema conduciría a la barbarie ("capitalismo o barbarie" podrían gritar) pero desde el cual se llegaría otra vez al capitalismo, llegamos al mismo punto de aquellos que en la época de la esclavitud defendían el sistema esclavista como necesario para el buen orden de sus sociedades políticas, lo cual era cierto. Al igual que es cierto que si no existe el mercado pletórico no existe la democracia, pero ¿ eso convierte en insuperable al mercado pletórico como se creía insuperable el sistema esclavista ? Esto lleva a la sacralización del mercado pletórico, algo que teólogos protestantes como Novack defienden sin complejos, al decir que las empresas multinacionales son la represetnación de Cristo en la tierra, y tal como él -Cristo- son escarnecidas y perseguidas.

Pero tras las afirmaciones de Vega y Rodriguez Pardo y llegar al punto de que la derecha es sólo la de trono y altar, deberíamos concluir que la inclusión de pensamientos revelados y particularistas en una determinada ideología política no la convierten automáticamente en derecha. Con lo cual, según esto, la definición de derecha de la enciclopedia Symploké estaría errada. Y eso nos llevaría a afirmaciones como las de el líder del nacionalbolchevismo ruso, Eduardo Limonov, cuando dice que: "Ya no hay izquierdas ni derechas; lo que hay es el Sistema y los enemigos del Sistema". Y el sincretismo ideológico que se ha producido desde el siglo XIX, producto de la confluencia en el mercado pletórico de los postulados de izquierdas y de derecha, nos ha llevado al sincretismo ideológico, a la postmodernidad actual en que "todo vale".

¿ Esto es en verdad así ? ¿ Hay que reformular la definición de derecha de la enciclopedia Symploké ?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Feb 15, 2007 4:53 pm    Título del mensaje: Derecha e Izquierdas Responder citando

Estimados amigos:

Quisiera resaltar que en mi intervención anterior he hablado de la derecha absoluta y de la tradición revolucionaria. Es decir, que tomo como derecha a la del Antiguo Régimen porque ese es el oponente de la revolución jacobina y de la racionalización por holización. Y sobre todo prescindo de un análisis profundo de lo que pueda ser hoy día la derecha porque la distinción izquierda/derecha, como se señala en El mito de la izquierda no es ni de oposición simple ni lógico posicional al estilo de Bobbio.

Al haber varias izquierdas y contradictorias entre sí, la distinción fundamental no es la que existe entre derecha e izquierda, sino entre las distintas izquierdas entre sí; de lo contrario, de la tercera generación de la izquierda en adelante perderían todo su significado dentro del materialismo filosófico. De hecho, una séptima izquierda combatiría las fuentes del gnosticismo, pero eso no significa que tenga que surgir necesariamente frente a una derecha aún existente, como si la caída del Antiguo Régimen y la holización de las sociedades políticas no hubiera tenido lugar. Puede surgir como surgieron la socialdemocracia o el comunismo, como crítica a los derechos formales obtenidos en la lucha contra el Antiguo Régimen pero que sin embargo no resuelven muchas de las contradicciones de nuestras sociedades actuales.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.

PD: Popper y Hayek no dicen que el mercado pletórico de bienes se autorregule, precisamente porque el mercado pletórico es una consecuencia de las sociedades del bienestar que ellos se empeñan en negar, pues para ellos el intervencionismo del Estado es malo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Feb 15, 2007 5:26 pm    Título del mensaje: Responder citando

Me ha quedado claro. Gracias por el último comentario.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Feb 16, 2007 1:15 pm    Título del mensaje: La rosa en la cruz del presente. Responder citando

Hola. Parece que esto -el Foro- llevaba estropeado un día...

Lamento decirles que siempre ando liado. como aquél que ni sabe si lo correcto es <conocer la razón como la rosa en la cruz del presente>, que diría un Hegel..., pues si la distinción fundamental estriba en la que hay entre las "distintas izquierdas entre sí", como dice Pardo..., y esto es algo que en principio no me parece mal..., entonces ya ni me aclaro pues con ello parece desaparecer la derecha derecha, o sea, la derechona.

Por otro lado si "una séptima izquierda combatiría las fuentes del gnósticismo" (dice Rodríguez Pardo) -lo haga frente a quien quiera que lo haga-, lo tendrá o tendría que hacer -digo yo- siendo una "izquierda" antiprogresista, antiactivista, y antimarxista, por cuanto la inmanencia propia del marxismo (del espíritu canónico anterior al trastocarlo en la majestuosa Historia) ya no nos satisface ni podemos encontrar en ella aquél Telos o Progreso que antes desde todo presente la empujaba hacia un algo superior, mayestáticamente superior, esto es: gnóstico. Sentido y sujeto..., de la Historia... Y si no lo hay (sentido y sujeto, eso es el gnósticismo, por cuanto sentido es "dirección") entonces es indiferente e indistinto que sea... <la derecha -la que- posee una unidad unívoca al estar definida por un único proyecto político consistente en mantener la apropiación, sin que ello prohíba la posibilidad de estar representada en distintas formaciones políticas.>

Porque la pregunta puede ser esta: <¿Es la "apropiación" y su "mantenimiento" un asunto posible de "resolver" para aliviar así la carga que parece insoportable a aquellos que acaso ven como de "izquierdas" la posibilidad o la necesidad de una solución histórica (no eterna) a....."las contradicciones de nuestras sociedades actuales">.

¿Y por qué ha de ser más racional o racional a secas el aliviar esas "contradicciones actuales"? ¿Y qué más da solucionar una contradicción dialéctica hoy para encontrarnos mañana con una contradicción mucho mayor, como parece que así es siempre?

¿Por qué hay que suponer de "izquierdas" eso de la re-solución de..."muchas de las contradicciones de nuestras sociedades actuales"? (resolver, dice Pardo).
Se me antoja que ese es el reproche burgués o idealista (Cf. Carlos Fernandez Liria) al fin de la dialéctica marxista llevada a cabo por el mismo Marx. Pues o bien toda resolución se conoce como la hegeliana rosa del presente cuyo marchitar trae nuevas flores con mejores aromas (teleológicamente), en su despliegue; o toda resolución por muy universalista que sea a nada conduce y todo da igual ya que no hay ni es posible una "epagogé" real (fenomenológica), sino que la cosa del movimiento estriba sólo en moverse y nada más que en moverse..., lo cual sería una cosa verdaderamente triste para la dialéctica y para las "izquierdas" que se dice recusadas en esa dialéctica tal lejana ella de la "apropiación"..., y de la desigualdad que toda apropiación conlleva. Nada claro lo tengo yo.

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Oct 03, 2007 8:54 pm    Título del mensaje: Responder citando

Cita:
Indigenismo: Ideología Reaccionaria y Filofascista



Reflexiones peruanas

Crueldad indígena

Wilfredo Ardito Vega
La Insignia. Perú, octubre del 2007.

Una asamblea comunal obliga a un hombre a asesinar a su hijo, al que acusan de delincuente. Un adolescente es atado a un árbol donde habitan hormigas venenosas, hasta que muere por efecto de las picaduras. La semana pasada, campesinos de Huallhua (Huancavelica) acusaron a cinco forasteros de abigeos y los quemaron vivos en el vehículo en que habían llegado.

¿Puede existir alguna justificación cultural para crímenes atroces cuando son cometidos por campesinos o nativos? ¿Es posible considerarlos “justicia por mano propia”, como los denominan algunos periodistas? ¿Sería admisible que los responsables queden sin sanción como ocurrió con los indígenas que mataron a los campesinos de Los Naranjos o a los brigadistas del Ministerio de Salud en el Cenepa?

El artículo 149 de la Constitución reconoce a las autoridades comunales la facultad de administrar justicia, según su derecho consuetudinario, pero en Huallhua no hubo ningún proceso o práctica tradicional. Como en los linchamientos que se producen a veces en las ciudades, se trató simplemente de un acto de violencia masiva.

Además, incluso si una asamblea comunal decidiera la muerte de una persona o si se tratara de una sanción tradicional, el límite que coloca el artículo 149 es el respeto de los derechos humanos, por lo cual los responsables de esta masacre deben ser procesados.

Ahora bien, el artículo 15 del Código Penal establece que si una persona comete un delito porque su cultura o sus costumbres le impidieron ser consciente del carácter delictivo de su acción, podría ser eximido de responsabilidad penal. Difícilmente los los campesinos de Huallhua podrían argumentar que no sabían que era un delito quemar vivas a cinco personas.

Sin embargo, a riesgo de mortificar a quienes pueden tener idealizado al mundo indígena, a mi entender estos hechos reflejan un problema de fondo y es que en las culturas indígenas, andinas o amazónicas, todavía es incipiente el respeto por los derechos humanos, es decir la noción de exigencias inherentes a todo individuo.

Esto se hace más evidente en cuanto al derecho a la integridad física: en varias festividades andinas los participantes compiten en golpearse o azotarse, bajo el acuerdo que, aunque haya lesiones graves, no habrá acusaciones, resentimientos o sanciones al respecto. Con mayor frecuencia, la integridad física parece ser un derecho que la persona pierde cuando ha cometido una infracción. Por eso todavía se admite que el padre pueda golpear a los hijos, el profesor a los alumnos, el esposo a la mujer o los padrinos a los esposos conflictivos. Muchos ronderos azotan a los infractores, sea por robar ganado o por llegar tarde a la asamblea.

-Sin castigo físico es imposible que la gente se corrija -me decía un joven dirigente ayacuchano.

A un filósofo amigo mío, que se atrevió a cuestionar el castigo físico a los niños ante un grupo de maestros en Puerto Maldonado, le respondieron indignados:

-¡Usted no le pegará a su hijo porque lo tiene en un colegio particular! Nosotros no tenemos otra forma de educarlos.

Una profesora limeña me contó que habían llegado padres de familia provenientes de zonas andinas insistiendo en que ella le pegase a sus hijos si se comportan mal e inclusive ofrecían llevarle el instrumento que usaban en casa.

Está tan extendida esta mentalidad, que, en una ocasión, mientras explicaba en una charla los derechos de los detenidos, un Juez de Paz shipibo me preguntó:

-¿A partir de qué momento se les puede golpear?

Este panorama hace que algunos jueces de Paz o presidentes de comunidades campesinas no vean necesario intervenir en casos de violencia familiar, que es percibida como una reacción normal ante la “desobediencia” de la mujer. Inclusive, muchas mujeres campesinas sólo creen que amerita denunciar una situación de violencia verdaderamente grave, como una fractura o una lesión permanente.

Yo percibo que en los últimos años se ha avanzado mucho en generar mayor conciencia sobre el valor de los derechos humanos entre campesinos e indígenas, pero todavía hay bastante por hacer, como demuestra el respaldo que el año pasado tuvo en esos sectores la propuesta de restablecer la pena de muerte.

La explotación y la pobreza que sufren los campesinos no deben llevarnos a idealizarlos. Mas bien, la cara más dura de la pobreza puede ser la dificultad para percibirse a sí mismo y a los demás como sujeto de derechos. Por parte del Estado, este es uno de los muchos problemas de los campesinos que jamás se abordan, como sucede con el alcoholismo y la deserción escolar.

Si admitimos que la cultura permite dejar impunes a quienes quemaron vivos a un grupo de personas, no tendríamos ninguna autoridad moral para pretender que paguen sus culpas quienes cometieron crímenes de similar crueldad porque pretendían llegar al poder, porque decían defender los intereses del país o porque aseguraban que sólo cumplían órdenes.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Las Izquierdas Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán