nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Dios y la verdad
Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Symploké
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Daniel Vicente Carrillo



Registrado: 14 Dic 2003
Mensajes: 38
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Dom Dic 14, 2003 3:06 pm    Título del mensaje: Dios y la verdad Responder citando

Saludos. Os invito a reflexionar a partir de estas proposicones.


Que de la verdadera inexistencia de Dios se sigue su existencia.

1) Toda verdad remite a otra. De lo contrario, el límite de la verdad sería una no-verdad, en la que aquélla encontraría su comienzo y su fin. Lo falso engendraría a lo cierto, y lo cierto a lo falso.

2) Las verdades, pues, sean cuales sean, nos conducen, mediante un encadenamiento infinito, a la Verdad suprema e inalcanzable, que es Dios.

3) Afirmar una sola verdad que sea tal, y no sólo de nombre, supone negar el límite que la cancelaría, afirmar la infinitud de la progresión y, por consiguiente, afirmar a Dios.

4) Luego, aunque esa supuesta verdad fuera "Dios no existe", al predicarse como verdad, de ella se sigue que Dios, es decir la Verdad, existe.

5) Pero, si Dios existe, la mayor es falsa, y si no existe también, pues no existe la Verdad ni tampoco las verdades. Luego, de un modo u otro, Dios existe.

* * *

¿Qué es la verdad?

No debe definirse la verdad: tienes que perseguirla. Ni debe, digo, ni puede ser definida. En efecto, para lograrlo deberías presuponer que tu definición es verdadera, lo que te haría incurrir en petición de principio. De lo que deduzco que la verdad, indefinible, es aquello que los racionalistas llamaron "luz natural", "certeza" o incluso "intuición", aunque este término sea propiamente romántico.

Ahora bien, sólo puedes esbozar la verdad, nunca poseerla completamente. Nace de ahí el vocablo 'filosofía', donde el conocimiento se plantea como atracción (amor), en oposición al dominio ciego.

No sabes, pues, qué es la verdad exactamente, pero la percibes entre tinieblas, y estás persuadido de que el error absoluto no puede existir. Si el error absoluto existiera, entonces no existiría, puesto que su existencia sería cierta o certificable (y la verdad es ante todo certeza, como se ha dicho antes). Luego, la verdad y el error no pueden tener, en puridad, la misma condición, aunque nunca recibas verdades o errores puros.

Toda afirmación contiene la verdad parcializada, distorsionada. Así, un ecléctico toma de cada sistema lo que considera más pertinente, excluyendo al resto. Y, en el mismo sentido, una revolución científica o epistemológica que introduzca una "nueva verdad" estará, en realidad, ensanchando el anterior sistema de verdades, aunque haya que presuponer idealmente que éste permaneció siempre ahí.

La verdad del hombre es una ficción mudable, o, si prefieres una expresión más tranquilizadora, es una anticipación o pregustación de la verdad absoluta. Hay una diferencia de grado y no de naturaleza entre ambas clases de verdad: tan necesaria es la verdad absoluta como aquellas que, coeternas con ella, nos permiten ir a alcanzarla.

* * *

Causa y agente.

I.

Dios es la primera y la última verdad, el Alfa y el Omega, creador de todo cuanto existe y, en tanto que existe, es verdadero.

Del efecto (la creación) a la causa (Dios) y de la causa (Dios) al efecto (la creación) la sucesión de verdades es infinita, progresiva y regresivamente. Y lo es porque Dios creó al mundo de una sola vez, sin límites ni espacios más allá del propio mundo, es decir, infinito en extensión y, por consiguiente, en variedad.

Esto explica también que no pueda llegarse a Dios por la razón, ya que ésta toma siempre como referencia al mundo. Sí, no obstante, por la mística, a saber: abstrayéndonos del mundo y contemplando a Dios como si sólo Él y nuestra alma existieran, que es lo que Leibniz concibió como armonía preestablecida.

Reitero, pues, que referirnos a Dios como verdad "primera" o "última" obedece, respectivamente, a adoptar el plano ontológico o el epistemológico en nuestro análisis.

II.

La creación no parte de Dios como primer eslabón de una cadena causal, sino que, en un orden totalmente distinto, es Dios mismo el que genera la cadena ex nihilo. Y esto es así porque, como sabes, Dios no está en el tiempo, ni es causado, ni es compuesto, ni es tangible, por lo que tampoco puede ser causa de ningún ente.

Dios CREA, no causa. La causalidad PRESUPONE al ser, la creación lo PONE. Evidentemente, Dios no se crea a sí mismo. Dios, pues, no empieza a ser, sino que es siempre. De ahí extraigo que Dios no es término inicial de nada, ya que ni siquiera el mundo empezó EN el tiempo, sino, más bien, CON el tiempo. Dios es la condición de todo origen y de todo fin, es decir, de todo orden.

Dios no es ni algo ni nada, es el ser inefable por antonomasia. Si el número uno te despista, cámbialo por un cero, mucho más propio. Dios es el cero absoluto (inconmensurable con todo lo creado) que pone el uno, su creación. El uno es germen del infinito, pues todo número es una agregación de unidades. Luego, por el infinito no se llega a Dios, pero se requiere a Dios, dado que si el mundo fuera finito también sería eterno, sin comienzo, recurrente. No siéndolo, es temporal, creado, interminable.

El fin del mundo, el fin de los tiempos, no será, entonces, un fin absoluto, sino una transformación suprahistórica.

Daniel.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Dom Dic 14, 2003 9:59 pm    Título del mensaje: Sobre la inexistencia de Dios Responder citando

Nuestro amigo Daniel Carrillo plantea la cuestión central de la Filosofía Escolástica (que afecta a la Ontología, Antropología, Gnoseología, etc.). La cuestión es tan amplia que su discusión en un foro es (como muchas otras) prácticamente imposible.
Yo le recomiendo a Daniel la lectura de los textos de Gustavo Bueno más cercanos a la problemática debatida (muchos de ellos recogidos en el Diccionario Filosófico de Pelayo García –en www.filosofia.org- relativos a la noción de Verdad, Causalidad, Dios terciario, etc.). Es fundamental leer “El Animal Divino”, pero, sobre todo, “Cuestiones cuodlibetales sobre Dios y la religión” (especialmente la crítica a las 5 vías de Santo Tomás para la demostración de la existencia de Dios). En estas obras se trata la manera en que Aristóteles sitúa los límites de una interpretación de Dios (terciario) en términos personales. De una manera muy esquemática podríamos reducir sus argumentos de la siguiente manera: si Dios es infinito no puede ser “persona” (no puede tener corporeidad, ni Voluntad, ni Inteligencia). Si fuese persona debería ser corpóreo, debería “desear” y “aprendería”: debería ser finito. Pero un ser infinito niega esos tres requisitos. En el fondo Aristóteles demuestra que Dios (el Dios de la Ontoteología”) no puede existir. Demuestra la inexistencia de Dios.
Santo Tomás, por otro lado, no concluye que “Dios sea la primera causa” (desde una concepción “descontextualizada” y sin “Armaduras” de la Causalidad), sino que “concluye” que hay un “ser” que es “primera causa”, y añade en el escolio: “al cual llamamos Dios”. Pero ese añadido es puramente dogmático, no demostrado.
Sobre la idea de Verdad ver que Bueno habla de “franjas” de verdad, no de “grados”. Y por supuesto no parte de una distinción parmenídea entre Verdad y Falsedad (cosa que el mismo Platón ya supera en el Parménides).

Un saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Daniel Vicente Carrillo



Registrado: 14 Dic 2003
Mensajes: 38
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Dom Dic 14, 2003 10:18 pm    Título del mensaje: Re: Sobre la inexistencia de Dios Responder citando

Saludos Antonio.

En primer lugar, gracias por tus recomendaciones. Tomo buena nota de ellas.

Dices:

Antonio Sánchez Martínez escribió:
De una manera muy esquemática podríamos reducir sus argumentos de la siguiente manera: si Dios es infinito no puede ser “persona” (no puede tener corporeidad, ni Voluntad, ni Inteligencia). Si fuese persona debería ser corpóreo, debería “desear” y “aprendería”: debería ser finito. Pero un ser infinito niega esos tres requisitos. En el fondo Aristóteles demuestra que Dios (el Dios de la Ontoteología”) no puede existir. Demuestra la inexistencia de Dios.


Permíteme que discrepe. No considero que ser infinitamente bueno sea una determinación, en tanto que la maldad no es más que ausencia de bondad (no determina nada por ella misma), y Dios prevé el mal en su plan del universo, sin ser Él mismo malo. No hay, pues, determinación de ningún tipo en el Creador, Ser en acto y eterno. Sí lo hay en la decisión de elegir el mejor de los mundos entre los infinitos posibles, cosa que conviene al Ser infinitamente bueno.

Por otro lado, el término "persona" no entraña corporeidad en el lenguaje teológico. Como ya sabes, fue éste el vocablo mediante el cual los Padres de la Iglesia latina tradujeron el tecnicismo griego "hipóstasis".

Y ya que traes a colación el problema del infinito, me gustaría compartir con vosotros un argumento que pergeñé hace unos días. Es el siguiente:


Lo ilimitado hace posible el límite.

Imaginaos que todo terminara en el límite: entonces no habría límite, cualquier objeto sería el todo.

Luego, para que el límite exista, es necesario que también se dé lo ilimitado. Pero el límite existe, ergo, también lo ilimitado.

Parece absurdo, en base a este axioma, que siendo la naturaleza ilimitada, esté finitamente dividida, como los atomistas pretenden.

El universo no puede ser limitado e ilimitado al mismo tiempo (el big-bang es una teoría peregrina). Todo límite presupone un límite mayor "ad infinitum".

También resulta inconcebible que algo infinito se autoincoe, ya que se es infinito de una vez, no progresivamente.

Y aún más ridículo es que lo infinito sea eterno, ya que si nunca ha empezado a ser, entonces no debería ser (ni finito ni infinito).

El factor tiempo, pues, no ayuda a la hora de pasar de lo finito a lo infinito.

Necesitamos un factor no-tiempo, esto es, Dios.

Un cordial saludo.

Daniel.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Dom Dic 14, 2003 11:16 pm    Título del mensaje: Hay que saber de qué tipo de dios hablamos Responder citando

Como te decía, Daniel, estas cuestiones precisan la discusión de todo un sistema de principios, y yo, personalmente, no tengo tiempo (ni me creo capaz) de repasar todas las distinciones precisas para entrar a fondo en el debate. Con todo, me gustaría que contestaras algunas preguntas imprescindibles que tienen que ver con cuestiones que das por asentadas y que no están claras ni mucho menos: ¿A qué llamas “Dios? ¿a un ser corpóreo o incorpóreo? ¿a un ser impersonal o personal? ¿finito o infinito?. El concepto de Dios es de los más confusos de la filosofía. Representa tanto a M como a M3 y a características de M2 (espiritualistamente), y, según la teología cristiana representa a una sustancia infinita con tres personas distintas (Padre, Hijo y Espíritu Santo, que en algunas ocasiones se corresponden con M, M2 y M3)…
Dentro de una definición “esencialista” (San Anselmo) si no defines a Dios (su esencia) no podemos avanzar en el debate. Y en una demostración “a posteriori” tampoco nos dices a qué tipo de “Dios” llegas (¿Qué características tendría?). Sólo aclarando esto podremos diferenciar vías (impersonales o personales -paratéticas o apotéticas, por decirlo en la terminología de Bueno-) y ver cuál es su resultado efectivo.
Para hablar de las nociones de Todo, parte, límite, ilimitado, posible, imposible, etc., (sobre la idea de “posibilidad” ver el Diccionario) hace falta partir de unos presupuestos determinados (que nunca son absolutos). Me parece que utilizas dichas ideas al modo parmenídeo, pero hasta que no desarrolles tu filosofía no puedo decir mucho más.

Un saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Daniel Vicente Carrillo



Registrado: 14 Dic 2003
Mensajes: 38
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Lun Dic 15, 2003 12:26 am    Título del mensaje: Sólo hay un Dios verdadero Responder citando

Saludos Antonio.

Como me acojo a la definición tradicional del Ser Supremo (léase: la católica), supongo que no será necesario que me extienda en explicaciones. Bastará con decir que creo en un Dios personal y trino, absolutamente simple, infinitamente sabio, infinitamente poderoso, infinitamente bueno, existente desde la eternidad , creador del universo y providente en la historia.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Lun Dic 15, 2003 11:39 am    Título del mensaje: Conceptos vacíos / determinados Responder citando

Estimado Daniel, este foro es de filosofía y, al menos, deberías hacer el esfuerzo (como hizo Santo Tomás) de intentar explicar racionalmente aquello que te sea posible. Otra cuestión es que tú quieras creer en lo que te parezca oportuno, como hace un integrista islámico también. Pero en este foro hay que intentar explicar lo que uno piensa. Nos podemos tirar la vida debatiendo con ideas vacías que signifiquen lo que a uno le parezca. Si no nos dices, por ejemplo, cómo entiendes la posibilidad (composibilidad) de que una persona (un sujeto proléptico con percepción “apotética” -dicho con más precisión-) sea infinita, no vamos a ninguna parte.

Un Saludo. Antonio Sánchez.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Daniel Vicente Carrillo



Registrado: 14 Dic 2003
Mensajes: 38
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Lun Dic 15, 2003 3:52 pm    Título del mensaje: Recogiendo velas Responder citando

Estimado Antonio, me he limitado a contestar a tus preguntas. De ti, en cambio, aún espero una respuesta satisfactoria a mis argumentos. Como, vista la situación, creo que no la voy a obtener, ya que no estás dispuesto a salir de tu "epojé" filosófica, persistiré con nuevas tesis por si alguien de los presentes las encuentra inteligibles y quiere retomar el hilo.

En lo tocante a la última interrogación que formulas, creo que eres tú el que debe demostrar la imposibilidad de que una persona infinita tenga tales características, pues en principio no me parece evidente. De todos modos, resulta poco sensato pretender que la persona divina sea paragonable a la humana en términos fenomenológicos, dado que aquélla no está en el mundo y ésta sí.

El objeto de la conciencia de Dios son las ideas y el mundo infinito, de manera que ésta es infinita a su vez en tanto que condición de posibilidad de ambos. Es más, Dios no se relaciona con el mundo, sino que hace que la relación de substancias en el mundo sea posible, cosa muy distinta. Pretender lo contrario es absurdo, puesto que su providencia lo ha fijado todo de antemano, sin necesidad de intervenir sobre la marcha en el universo.

Saludos.

Daniel.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Lun Dic 15, 2003 4:13 pm    Título del mensaje: "credo quia absurdum" hoy día Responder citando

Ante la rotundidad de tus "argumentos" mis pobres entendederas son absolutamente impotentes.

Un Saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Daniel Vicente Carrillo



Registrado: 14 Dic 2003
Mensajes: 38
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Lun Dic 15, 2003 10:07 pm    Título del mensaje: Más sobre el infinito Responder citando

Gracias Antonio. Volviendo al tema del infinito...

El infinito plantea aporías. En efecto, ¿cómo se explica que algo siga siendo infinito por más que le sume y por más que le reste? ¿Por qué la naturaleza del infinito es esencialmente insensible a lo finito, si al cabo no es más que un agregado de finitud?

La clave está, quizá, en entender el infinito no como una ampliación sucesiva de lo finito, sino como su negación por inclusión. No sería, pues, una derivación de lo finito existente, sino de lo infinito preexistente, que se re-produce en el tiempo de una sola vez y se re-genera sin cesar fuera del tiempo, es decir, tanto en la multiplicidad como en la unidad.

En otras palabras: Infinito no es el máximo, sino la ausencia de máximo. La Providencia se extiende a todas las cosas, pero no hay nada en la mente de Dios que exprese "el número máximo de cosas", porque esa noción es contradictoria y, por consiguiente, no existe.

Ahora bien, el concepto de infinito no resulta absurdo. Aunque infinito e infinito menos uno sigan siendo infinitos (en tanto carecen de máximo), no son idénticos, puesto que hay una infinita posibilidad de infinitos actuales.

¿Puede comprenderse, entonces, el infinito? Sólo desde la conciencia serena de su incomprensibilidad, puesto que comprender ya es poner límites. En cambio, según Leibniz, Dios es más fácil de concebir que el menor corpúsculo, ya que éste será infinito y contendrá a su vez infinitos otros, mientras que Dios es la precondición absoluta y simple de cada uno de ellos.

Saludos.

Daniel.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Javier Pérez Jara



Registrado: 16 Oct 2003
Mensajes: 39
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Lun Dic 15, 2003 11:32 pm    Título del mensaje: Responder citando

Me resulta asombroso cómo se puede hablar tanto del infinito no sabiendo absolutamente nada de matemáticas; no debe ser nada fácil.
Daniel escribe:

«El infinito plantea aporías. En efecto, ¿cómo se explica que algo siga siendo infinito por más que le sume y por más que le reste? ¿Por qué la naturaleza del infinito es esencialmente insensible a lo finito, si al cabo no es más que un agregado de finitud?»

¿Tiene Daniel alguna noticia de Cantor? ¿Sabe qué es un número transfinito? Iría más lejos aun ¿Sabe algo de cálculo infinitesimal más allá de que fue "algo" que creó Newton y Leibniz? ¿Cómo se puede hablar de infinito con tanta soltura sin saber en qué se diferencia una derivada de una integral? ¿Cómo se puede hablar de la idea de límite sin saber si quiera quién es Cauchy? Hace no mucho pude escuchar en persona a Gustavo Bueno que quien habla de esas ideas sin saber nada de matemáticas, tiene la idea de límite de (con todos los respetos) un albañil. Y tiene desde luego toda la razón. Para el análisis crítico sistemático de las Ideas es necesario partir de la génesis categorial de la que parten, sino se habla sobre nada, se parlotea, se hace retórica, pero jamás una verdadera filosofía. Y las ideas filosóficas brotan fundamentalmente de las categorías científicas (aunque estén prefiguradas por la ideología mundana). Analizar la idea de infinito sin saber matemáticas es algo tan asburdo como hablar de la Visión (recuérdese Televisión, apariencia y Verdad) filosóficamente siendo un analfabeto en neurología. Es lo que el materialismo filosófico denomina una filosofía escolástica exenta. Se debe de partir de los contextos categoriales en que surgen las ideas, para luego trascenderlos con la filosofía, pero si no se hace esto, no se está haciendo una verdadera filosofía; repito, se está haciendo retórica, se está hablando por hablar. Bueno dijo no hace mucho "Se pueden escribir libros y libros sobre el Anverso del Mundo, pero no se está diciendo absolutamenta nada"
Atentamente,
Javier Pérez Jara
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Daniel Vicente Carrillo



Registrado: 14 Dic 2003
Mensajes: 38
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Lun Dic 15, 2003 11:37 pm    Título del mensaje: Responder citando

Gracias, Javier. Este foro me está resultando muy rico en sugerencias bibliográficas. Lástima que no pueda decir lo mismo en materia de demostraciones o refutaciones... :-)

Saludos.

Daniel.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Mar Dic 16, 2003 1:27 pm    Título del mensaje: ¿Y qué refutaciones quieres, Daniel? Responder citando

Estimados contertulios: creo que Daniel no quiere refutaciones aunque presuma de talante dialéctico. Perdón por hacer juicios de intenciones pero me parece que el mejor de los argumentos le resbalará igualmente pero, en fin, por probar, más que refutar nada le propongo que analice lo siguiente -según su estilo se lo presento:
1. Dios es infinito.
2. Por tanto es ubícuo (ha de estar en todos sitios, también en el mundo por él creado porque, de no ser así, comprometemos su infinitud: si no está aquí no es infinito porque no está, precisamente).
3. Si está en todos sitios, todo está "anegado" por Dios.
4. Entonces, la existencia de otros seres sólo puede entenderse como existencia de modos, atributos o accidentes de la misma sustancia infinita que es Dios.
5. La conciencia es, igualmente, un atributo extendible a sus partes: un ser infinito no puede tener conciencia, del mismo modo en que no puede tener cuerpo, no puede ser un bulto (no existen bultos infinitos). O bien, sólo puede tener conciencia de sí mismo (noesis noeseos), en cuanto totalidad.
6. Dios no conoce al hombre si es infinito.
7. La idea de un Dios infinito haciéndose hombre por mediación de una virgen es completamente absurda y ridícula. ¿Para qué habría de hacer tal cosa y cómo, si no conoce al hombre?.
8. Que sea infinito y, además, uno y trino es ya cosa de locos.
9. Concluyendo: el Dios de la religión no puede ser infinito (Recuerda a Pascal: "No creo en el Dios de los filósofos, creo en el de Abraham, Isaac y Jacob"). El Dios infinito no es objeto de la religión.
No espero convencer a nadie de nada (ni falta que hace) pero esperaría, como creo que cabe esperar, que no se mencionen los asuntos de la fe, que están muy bien para el que la tenga pero que en asuntos racionales como éste no vienen a cuento. Creo que si los teólogos no se vuelven ateos es por dos motivos: el primero, porque no quieren sacar las consecuencias necesarias de los principios de los que parten (decía Santo Tomás "Debo detener aquí mis pensamientos en obsequio de Cristo"), el segundo porque confunden la teología natural con antropología o ética o política (por ejemplo, la teología de la liberación: cualquier cosa menos teología). Como el amigo Daniel empiece a entender argumentos como los ofrecidos por Antonio Sánchez, acaba impío perdido. Como todos. Yo mismo, antes de leer á Suárez o a Molina (no digo ya a Espinosa o Gustavo Bueno) iba para dominico¡¡
Atentamente
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mar Dic 16, 2003 4:04 pm    Título del mensaje: Dios y el universo Responder citando

Estimados contertulios: Se me ocurre simplemente que si Dios es infinito, entonces Dios es el universo material, al que mejor haríamos en llamar pluriverso. ¿Para qué sirve Dios? para nada. La física no necesita a Dios ni la matemática, ni la ciencia. Sólo los impostores necesitan a Dios. Desde un punto de vista teórico Dios sobra como bien vio Spinoza al llamar a Dios naturaleza, como importándole un pito Dios. Deus sive natura, sive Substantia. Esto constituye un materialismo filosófico avant la lettre. Por lo demás, Dios sobra desde un punto de vista ético. No sirve para nada Dios. Después de la crítica kantiana de las pruebas de la existencia de Dios, en fin, si alguien quiere intentar demostrar la existencia de Dios, pues que lo intente. Si Dios existiera, no habría entropía y la materia sería discontinua, pero ocurre precisamente lo contrario. Desde un punto de vista teórico Dios es insostenible y desde un punto de vista ético, es inmoral. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Daniel Vicente Carrillo



Registrado: 14 Dic 2003
Mensajes: 38
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Mar Dic 16, 2003 4:40 pm    Título del mensaje: Razón suficiente y contingencia Responder citando

Saludos Joaquín.

Creo que has olvidado una distinción tan simple como la establecida entre los verbos "ser" y "estar". El Ser es, y todo es por el Ser. Todo es porque el Ser es verdad, pero no es verdad el Ser porque todo sea. Ésta es la diferencia entre el monoteísmo y el panteísmo.

También confundes la infinitud de la realidad, que consiste en la extensión sin límites, con la infinitud de Dios, substancia simple y anterior -conceptualmente- a toda realidad creada. Aunque el término sea idéntico, significa cosas muy distintas en ambos casos. Gajes del lenguaje natural.

Por lo demás, tus puntos 4, 5 y 6 no están demostrados; el resto son meras opiniones.



Mi turno, Felipe. Voy a exponeros el principio de razón suficiente.

Viene a decir:

1) Todo es por una razón (según el axioma: de la nada, nada sale);

2) Todo lo que es tiene más razones para ser que para no ser;

3) Todo lo que es también es mejor que lo que no es (por el punto 1: al ser más racional, contiene más ser), y, por consiguiente, es lo mejor posible (en base al axioma: lo que contiene más ser es mejor que lo que contiene menos ser).

De ahí la tesis del mejor de los mundos, esto es, aquel "dotado de mayor variedad de fenómenos en base al menor número de principios", que el simple de Voltaire no entendió ni por asomo.

Y ahora permitidme citar a Leibniz, quien en su Teodicea expone de este modo el conocido argumento de la contingencia:

Cita:
"Dios es la primera razón de las cosas, porque las que son limitadas, como todo lo que vemos y experimentamos, son contingentes, y nada hay en ellas que haga necesaria su existencia; siendo muy claro que el tiempo, el espacio y la materia, homogéneos y uniformes en sí mismos e indiferentes a todo, podían muy bien recibir cualesquiera otros movimientos y figuras y en un orden distinto. Por consiguiente, es preciso buscar la razón de la existencia del mundo, que es el conjunto todo de las cosas contingentes y es necesario buscarla en la sustancia que tenga en sí misma la razón de su propia existencia y que sea por lo mismo necesaria y eterna. Es preciso también que esta causa sea inteligente; porque siendo contingente este mundo que existe, y siendo igualmente posibles una infinidad de otros mundos, y aspirantes también a la existencia, por decirlo así, lo mismo que aquél, es imprescindible que la causa del mundo haya tenido en cuenta o consideración todos estos mundos posibles al determinar uno. Y esta consideración o relación de una sustancia existente respecto a las simples posibilidades, no puede ser otra cosa que el entendimiento en que se dan las ideas de todas ellas, y el determinar la existencia de una, no significa otra cosa que el acto de la voluntad que escoge; y el poder de esta sustancia es el que hace que esa voluntad sea eficaz. El poder se encamina al ser, la sabiduría o el entendimiento a lo verdadero, y la voluntad al bien. Y esta causa inteligente debe ser infinita en todos conceptos, y absolutamente perfecta en poder, en sabiduría y en bondad, puesto que alcanza a todo lo que es posible. Y como todo se liga, no da lugar a admitir más que una. Su entendimiento es el origen de las esencias, y su voluntad es el origen de las existencias. He aquí en pocas palabras la prueba de un Dios único con sus perfecciones, y por su medio el origen de las cosas".


Un saludo.

Daniel.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Dic 16, 2003 5:05 pm    Título del mensaje: La imposible demostración de la existencia de Dios Responder citando

Estimados amigos:

No considero que las ideas expresadas por Joaquín Robles sean simples opiniones, como manifiesta Daniel Vicente. Es más, quien parece opinar, fundamentándose en citas aisladas como la de Leibniz, es el propio Daniel Vicente. Si Daniel Vicente leyese con atención y abundancia, vería cómo Leibniz afirma claramente que la existencia de Dios no es asunto de demostración, sino una cuestión de hecho. Es decir, que no se puede demostrar la existencia de Dios, sobre todo porque la noción de un ser posible que sea infinito carece de sentido. Posibilidad implica composibilidad (para Leibniz, Dios es una mónada más, sometida a las leyes de la lógica). Es decir, que un ser infinito que incluya todas las perfecciones, implicaría la desaparición de todas las cosas que existen en el mundo, y la anegación consiguiente de todo por ese Dios. Además, carece de sentido apelar, como decía Kant, a la existencia de un ser cuando éste está más allá de toda experiencia.

Por último, lo que realmente carece de sentido es que, siendo impotente Daniel Vicente para demostrar la existencia de un ser infinito, nos critique por no demostrar su inexistencia. Pero es que la existencia de ese ser no es objeto de demostración, sino de hecho. Y como no es composible con la realidad contingente, con el principio de razón suficiente para más señas, entonces Dios es inexistente.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Symploké Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Página 1 de 3

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán