nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


España como nación

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Lechuza
Administrador


Registrado: 20 Jun 2006
Mensajes: 9
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Mar Abr 19, 2005 1:48 pm    Título del mensaje: España como nación Responder citando

Estimados amigos, intervengo para copiar por orden los mensajes:

Agustín Lozano Vicente escribió:

«hola!

Palabras:

"En este contexto, bien la burguesía, o bien alternativamente las clases trabajadoras ante la incapacidad de aquella, sólo podrían haber resuelto la cuestión nacional aplicando una estrategia muy semejante a la que Lenin supo hacer valer en la revolución bolchevique, la que se expresa en la siguiente fórmula: "derecho a la autodeterminación, incluida la separación, al objeto de la reunificación". Esta fórmula condensa, en efecto, de una manera impecable, el necesario proceso dialéctico de reconstrucción o refundición nacional de una nación política como la española. Pues dada, en efecto, la forma histórica aditiva y fragmentaria de organización político-territorial tanto de la España de la Monarquía de los Austrias en los siglos XVI y XVII como la de los Borbones durante el XVIII, herederas a la postre como sabemos de la organización territorial medieval de la conquista, y dadas las fuerzas divergentes que al menos alguno de estos segmentos experimentaron durante la incorporación tardía y subdesarrollada al capitalismo, la única forma de lograr su efectiva refundición dialéctica es precisamente ésta: apoyarse en dichos territorios fragmentarios y poder hacerlos converger en un resultado nuevo que los pueda mantener, sobre la base de una genuina soberanía nacional común, efectivamente unidos; y esto solo puede hacerse reconociéndolos el carácter de Estados soberanos, capaces de ejercer, desde ésta su soberanía, su voluntad de unificación en una nación soberana; es decir, exactamente la solución federal.
A este respecto, ya hemos visto que el propio Bueno reconoce la viabilidad efectiva de la solución federal, a pesar de la contradicción jurídica que sin duda implica (:¿de dónde provendría la soberanía de esos territorios que de hecho no son soberanos en cuanto que forman parte de la actual soberanía indivisible de España?). Ahora bien, la cuestión es que semejante contradicción, sin duda efectiva, es, por respecto a la materia histórica de España, sólo formal (jurídico-formal), y no material, como Bueno quiere, precisamente en el mismo sentido en el que Bueno ha distinguido entre "constitución" ("systasis") en un sentido histórico-ontológico y "constitución" en un sentido jurídico. Y es la contradicción material que late en la historia de España entre la nación política que pugna por cristalizar y las lacras históricas que la frenan la que exige afrontar, para su resolución, la mencionada contradicción jurídica (el aspecto formal de aquella contradicción material), una contradicción ésta que si hasta ahora no se ha resuelto no ha sido precisamente por razones jurídicas (unas razones que ya incluyen, en su doctrina y en su práctica, el concepto de "ficción jurídica" como solución de sus contradicciones), sino por el estado material de las relaciones entre las fuerzas sociales y políticas. Por lo demás, la seguridad de la refundición federal en una soberanía nacional indivisible sólo podría garantizarse precisamente a través del derecho permanente a la autodeterminación (incluida la separación), formalmente reconocida para cada Estado federado que así lo requiriese como condición de su federación. La nación española, en resolución, sólo puede llegar a serlo si es republicana, y ello por la razón de que sólo puede ser nación si es federal (pues aunque no toda república deba ser federal, toda federación debe ser republicana). Una República Federal de los Estados Unidos de España hubiera sido, pues, la única alternativa que España tenía como nación."

Juan Bautista Fuentes en su crítica a España Frente a Europa

..... Una solución democrática de la cuestión nacional pasa por reconocer la diversidad nacional de España concediendo el mismo nivel a todas las identidades y lenguas. Pero esa solución democrática no puede fundamentar los derechos políticos en la identidad nacional sino en la igualdad básica de todas las personas y en la protección de todos sus derechos. Ahí radica nuestra principal objeción al Plan Ibarretxe y, en general, a los proyectos políticos nacionalistas que fundamentan la soberanía en la identidad nacional. En nuestra propuesta de Estado Federal, el Estado o la Región Federada es una comunidad política de ciudadanas y ciudadanos que son sujetos de derechos políticos colectivos, incluido el de autodeterminación que deberá ser regulado. La solidaridad en el centro del Pacto Federal. La solidaridad no puede imponerse pero el acuerdo federal entre los distintos pueblos debe descansar sobre la solidaridad entre ellos, de manera que dicha solidaridad sea inseparable de la decisión de formar parte de la República Federal. El PCE defiende que los derechos sociales y ambientales y la solidaridad interterritorial son una responsabilidad compartida. Por eso defendemos la unidad y gestión federal del sistema fiscal, de la protección social, de las políticas de lucha contra la desigualdad y del uso sostenible de los recursos naturales compartidos.
Nos oponemos por tanto a las pretensiones de "romper" la Caja Única y generalizar el actual sistema de conciertos fiscales y defendemos la definición de derechos laborales y sociales universales garantizados por igual a todas las personas. Para ello deberá asegurarse un principio de homogeneidad fiscal en el sentido de que la carga fiscal dependa de los ingresos de cada persona física o jurídica, y no del territorio donde resida, con independencia de que la recaudación sea gestionada desde cada comunidad, así como de un principio de redistribución equitativa de modo que, descontados los gastos federales generales, cada comunidad reciba la parte proporcional que le corresponda de acuerdo con criterios objetivos, como la magnitud de la población o del territorio. De hecho, en vez de fraccionarse, la fiscalidad debería unificarse en el ámbito europeo: no tiene sentido una fiscalidad separada con una moneda única. Se trata, en definitiva, de que cada cuál aporte según su capacidad y reciba según sus necesidades.
Documentos del PCE para su próximo congreso, http://www.pce.es/xviicongreso/pl.php?id=512

Los comunistas defendemos el ejercicio al derecho de autodeterminación, el derecho de un pueblo a decidir si quiere formar o no un Estado independiente. Pero desde una posición de clase en vista de nuestros intereses, también podemos defender la unidad de los pueblos de España. Una unidad que, aunque suene a contradicción, la basamos en el derecho de autodeterminación y que nada tiene que ver con la unidad que recoge la Constitución borbónica en su artículo octavo, defendida a ultranza por el PP y la oligarquía. La unidad que defendemos los comunistas, la única unidad que es verdaderamente posible y que es verdaderamente unidad, es la que se basa en la libre voluntad de las partes implicadas, la que se basa en la libre voluntad de los pueblos de España, una unidad internacionalista
Carlos Marx, en su obra “La Guerra Civil en Francia”, usaba la expresión “organizar la unidad de la nación” para contraponer el centralismo consciente, democrático proletario, al centralismo burgués, militar, burocrático (artículo octavo de la Constitución española de 1978). A los nacionalistas “radicales” no les cabe en la cabeza que sea posible el centralismo voluntario, la unión voluntaria de los pueblos y naciones de España para aplastar la dominación burguesa y del Estado, la dominación del capital. (subrayado mío) Para todos estos elementos pequeño burgueses (muchos de ellos anticomunistas), el centralismo el algo que sólo puede venir desde “arriba”, impuesto por la burocracia y el militarismo.
Los comunistas no somos independentistas, porque como decía Lenin: “¿desde cuándo los comunistas nos dedicamos a organizar naciones, a construir naciones, a crear naciones?”. Nunca defenderemos la creación de Estados, pero acataremos la decisión de una nación a separarse si así lo decide la mayoría de su población.
....... El proletariado debe ser el primer interesado en resolver el problema nacional, ya que es un tema demasiado importante para dejarlo en manos de la burguesía nacionalista y de “radicales” independentistas pequeño-burgueses.
Hoy los comunistas debemos trabajar para hacer ver a la clase obrera de todo el Estado el engaño al que está siendo sometida por el nacionalismo, sea del signo que sea. Si queremos servir a la clase obrera en general, y a la vasca en particular, debemos luchar contra el nacionalismo burgués, tanto vasco como español, y unir a los trabajadores de todo el Estado en la lucha por sus intereses como clase.
http://www.leninismo.org/cuestion_nacional_vasca.htm#[*]

En los estados federales la multiplicación de los estados como formas jurídicas ha preservado la unidad de la nación. Ningún norteamericano, alemán o suizo pone en duda la unidad nacional aunque está construida sobre la base de una pluralidad de estados federados entre sí. España, por su singular configuración histórica, está llamada a una peculiar síntesis de Estado unitario y federal, que desde la Constitución de 1931 inspirada por Jiménez de Asúa podemos calificar de federalismo autonómico. Como decía José Maldonado, último presidente en el exilio de la II República, «el federalismo ha de ser una forma de unión no de desunión».
........Desde el fin de la I Guerra Carlista(1837), sellado por el abrazo entre Maroto y Espartero, Navarra mantuvo un peculiar régimen foral en una ley Paccionada (1839) que nominalmente permitía a su Diputación Foral vetar las normas del Estado que atentasen contra sus fueros. Eso significa que España, desde 1839, fue un Estado federal nominal. En latín «foedus» significa pacto. Ley Paccionada es sinónimo de ley federal. «Pro libertate patriae gens libera state». Es el lema de la Junta de Infanzones de Obanos del siglo XIII que hace suyo la Diputación Foral de Navarra. El federalismo es un instrumento político de la nación, no su negación.
De la olvidada I República federal ha quedado una lección profunda. Sin una forma propia de federalismo funcional adaptada a su historia, es imposible mantener unida España. Pero ha de ser el federalismo autonómico de Pi y Margall, no el de Proudhon. Basta leer a Hennessy.
Juan E. Casero , La Nueva España 14 de Febrero de 2005

En mi intervención, consideré que había sido un error el que el Partido Comunista de España, desde su fundación en 1920, hubiese incluido en sus diversos programas el derecho a la autodeterminación de Cataluña, Euskadi y Galicia. Se podía considerar que tal error había sido producto de aplicar mecánicamente un principio que había surgido para solucionar los problemas nacionales de Europa central y oriental, a realidades nacionales muy distintas, como las que se daban en los países de Europa occidental. En tales países, el proceso de formación de sus Estados había sido mucho más homogéneo y la aplicación del principio del derecho a la autodeterminación de sus nacionalidades y regiones, sólo serviría para desmembrar naciones perfectamente viables en beneficio de naciones imperialistas. En el caso concreto de España, son mucho más profundos los lazos que unen a sus diversos pueblos que los que los separan. Los pueblos catalán, vasco y gallego han aportado una relevante contribución a la formación de la nación española, al igual que otras regiones del Estado. La separación de España, de tal unidad española, sería sumamente reaccionario, entre otras razones, debido a que así se rompería la necesaria unidad de la clase obrera española y también se rompería la unidad de la Caja Única de la Seguridad Social. Por otra parte, el proceso de unión europea es incompatible con el fraccionamiento de los Estados nacionales que lo integran. Por ello sin renunciar al principio del derecho a la autodeterminación no cabe aplicarlo en España a Cataluña, Euskadi y Galicia. Ahora basta para sus necesidades, con los Estatutos de Autonomía. Si, más adelante, el desarrollo del Estado de las Autonomías culminase en un Estado Federal debería ser sobre la base de un federalismo simétrico que no suponga agravios comparativos respecto a las otras regiones que integran el Estado Español
Laso, en http://www.nodulo.org/ec/2003/n021p06.htm

No pudiendo ser republicano por fe y tradición, lo soy por razón y revolución. Por ser demócrata de convicción, humanista de vocación, hombre de acción y patriota de nación, sin poder ser nacionalista de pasión. Una constitucional oligarquía de partidos no puede llegar, por vía de reforma, a la democracia. En cambio, una República Constitucional, que aquí nunca ha existido, permite separar, con dos tipos separados de elección popular, el poder ejecutivo del legislativo. Y sólo un Presidente de la República, elegido de modo directo por vascos, catalanes y gallegos, junto con los demás españoles, aseguraría la unidad de España, sin riesgo de secesión en los nacionalismos periféricos. Dando todas las libertades, menos la de elegir al Poder que las otorga, esta Monarquía niega la esencia de la libertad política
Trevijano, en http://www.esfazil.com/kaos/noticia.php?id_noticia=9117

.....Pues asienta la nacionalista vasca, y su deseo de Independencia, no sobre un sentimiento particular ni una relación de fuerzas, sino sobre un derecho universal. El derecho natural a la autodeterminación. Los españoles que negamos la existencia de este derecho, tanto para España como para cualquiera de sus territorios, (subrayado, mío)no tenemos, al parecer de mi fraternal amigo, una conciencia jurídica tan sensible o formada como la suya, capaz de considerar que «existen Razones de Justicia para reclamar y ejercitar el derecho de autodeterminación».
Los que no comprendemos el sentimiento nacionalista vasco, aunque lo entendamos; los que no lo apoyamos, aunque denunciemos todas las formas antijurídicas o inhumanas de su represión estatal (tan valiente y justamente relatadas por Joaquín Navarro); los que no vemos en el laberinto de las organizaciones nacionalistas vascas (que el autor desentraña y recorre de modo magistral, sobre todo a partir de la tregua de Eta), más que una trágica lucha por el poder, fundada en la envidia del Estado, sin que ninguna tenga por objetivo la libertad política de los ciudadanos vascos ni la democracia formal; los que creemos que España era ya una unidad determinada por la historia antes de la Gran Revolución de los derechos individuales, y de la libre determinación de los pueblos sojuzgados por una potencia extranjera; los que advertimos una diferencia esencial entre el sentimiento español, anterior a la conciencia política nacional, y los sentimientos andaluz o vasco (por citar los que embargan al autor) derivados de una reciente conciencia nacionalista; los que expusimos vidas, haciendas y famas contra el uso del sentido natural de la patria como bandera política de las monstruosas dictaduras nacionalistas; los que sabemos, por su historia y por su naturaleza, que todo tipo de nacionalismo separatista expresa ambiciones de Estado propio, es decir, aspiraciones de la derecha; en fin, los que distinguimos entre ideologías nacionales y mitologías estatales, debemos leer «Buenos días, Euskadi», para enterarnos de que, como españolistas subconscientes, o sea, como ateos inhabilitados para dialogar con la razón nacionalista, ya sólo podemos responder a sus pacíficos propósitos de autodeterminación con un jacobino «Buenas noches, España».
Trevijano en http://www.esfazil.com/kaos/noticia.php?id_noticia=8653


Para finalizar estos dos textos ya conocidos en estos foros:
http://www.lainsignia.org/2003/octubre/ibe_103.htm

http://www.nodo50.org/reformaenserio/articulos/enero2005/adrianfm.htm

Y en general puede consultarse la página: http://www.nodo50.org/reformaenserio/ en su sección de Nacionalismos. Se trata de una página que intenta sentar bases de un programa de izquierdas “para España” como se puede observar aunque no todos los autores coincidan, la línea programática va en la dirección de “una República Española”, nada complaciente con los nacionalistas.


El denominador común a todos los textos(débil en algunos casos) es el proponer la república(desde un pdv emic)como alternativa para salvaguardar la unidad de España. A partir de aquí los textos evolucionan desde la propuesta de una república federal con reconocimiento de derecho de autodeterminación: Fuentes claramente, el PCE ambiguo, no dice cómo se regulará el derecho de autodeterminación; hasta propuestas de república unitaria: ¿Trevijano? Adrián Fdz Martín. Hay propuestas intermedias: federalismo autonómico, contrarios al derecho de autodeterminación(Laso, Juan E. Casero, ¿Trevijano?. Y la propuesta de “. Una unidad que, aunque suene a contradicción, la basamos en el derecho de autodeterminación” algo así como dirigir el proceso de república federal con derecho de autodeterminación siempre y cuando este proceso esté dirigido por el Partido y acabe en un “centralismo consciente, democrático proletario”.
En fin sin pretender se exhaustivo sobre tipologías republicanas en España, se ve que es un panorama variopinto, e incluso dentro de propuestas federalistas tampoco hay un programa claro y definido sobre cómo debe ser y llevarse a cabo.. Las propuestas de Izquierda Republicana(también federalista), partido que se salió de IU precisamente por discrepancias acerca del “modelo de estado”, en concreto por la política de IU en el País Vasco, con el payaso Madrazo, de hecho Izquierda Republicana tenía intención de presentarse a las elecciones autonómicas en Euskadi por separado. Así también la propuesta republicana de Unidad Cívica por la República, elaborada por Anguita, principalmente
http://www.nodo50.org/unidadcivicaporlarepublica/

Yo personalmente estoy con la última, república unitaria y jacobina, socialista, opción minoritaria hoy en día en España, en el PCE, en IU, sindicatos... pero no muerta. La república federal es para mí el límite, siempre en el sentido de que el federalismo pueda ser un instrumento político de la nación, no su negación como dice un texto más arriba. Nada de derechos de autodeterminación, ni cantonalismos. En general coincido con la declaración que se expresa en http://www.leninismo.org/declaracion.htm en el apartado de El Marxismo y la Cuestión Nacional:
“los pueblos y nacionalidades de España tienen muchos más elementos en común de los que los diferencian, y además las distintas nacionalidades han hecho aportaciones fundamentales a la nación (pre-nación o cuasi-nación) española, por lo que no sería demasiado justificable --en términos históricos, culturales, económicos y políticos-- la separación o desmembración de una realidad histórica, sociopolítica y cultural que pese a toda su vigente problemática aún es viable como unidad, siempre y cuando dicha unidad sea libre, voluntaria y no forzada. Esa realidad --aun contingente y efímera como toda realidad histórica--, cuyo nombre ha llegado a producir reflejos condicionados de repulsa o vergüenza en no pocas personas de nuestro país por el hecho de que la sanguinaria tiranía franquista se apropió de tal nombre para servir a sus criminales propósitos e imponer un férreo centralismo, podría convertirse en una nación política moderna si adoptase una estructura republicana, ya fuese centralista o federal (cuestión ésta que debería dirimirse en un amplio debate público, y no dejarse en manos de un puñado de ideólogos ni mucho menos de las burguesías autonómicas). Y en el caso de que se impusiera una estructura federativa, ésta debería contar con una Caja única de la Seguridad Social y una legislación unitaria en materia social y laboral, como mínimo; y desde luego debería evolucionar hacia una federación socialista, ya que una república federal de carácter burgués terminaría provocando de manera casi ineluctable los fenómenos de insolidaridad, discriminación, burocratización y progresivo desmantelamiento de las prestaciones sociales (facilitados por el proceso de descentralización del capital) que acertadamente señalan los partidarios del centralismo."

Atentamente,
PD: no somos traidores, soy tan español como tú»


Ultima edición por Lechuza el Mar Abr 19, 2005 1:53 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
Lechuza
Administrador


Registrado: 20 Jun 2006
Mensajes: 9
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Mar Abr 19, 2005 1:49 pm    Título del mensaje: España como nación Responder citando

Antonio Sánchez escribió:

«Si Agustín Lozano tiene problemas para defender sus posiciones en IU, a pesar de la cantidad de tópicos confusos que maneja (“democracia”, “pueblo”, “proletariado”, “autodeterminación”, “nación”, “imperio”, etc.) no nos extraña nada que dicha organización apoye (en muchos casos explícitamente) a los independentistas y “traidores”. La confusión de sus compañeros hay que multiplicarla por cuatro (por lo menos) respecto a la que manifiesta Agustín. ¿De verdad ha leído a Gustavo Bueno? Si es así debo decir que no se ha enterado de la misa la décima parte (mucho menos de la mitad). Son tantas cosas las que hay que cuestionar en su discurso que lo único que puedo hacer es recomendarle que siga estudiando.

Un cordial saludo. Antonio Sánchez»


Ultima edición por Lechuza el Mar Abr 19, 2005 1:56 pm; editado 2 veces
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
Lechuza
Administrador


Registrado: 20 Jun 2006
Mensajes: 9
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Mar Abr 19, 2005 1:51 pm    Título del mensaje: España como nación Responder citando

Pedro Insua escribió

Estimados contertulios:
Sólo una precisión "lógica" quería hacer a la Post Data de Lozano Vicente. Él dice
Cita:
PD: no somos traidores, soy tan español como tú

Precisamente, para ser traidor a España hay que ser español, sino difícilmente...
Saludos
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Abr 19, 2005 3:38 pm    Título del mensaje: La III Platonópolis española Responder citando

Estimados amigos:

Creo que Agustín Lozano no entiende nuestras réplicas. En primer lugar, acusar al materialismo filosófico de estar implantado gnósticamente por no comprometerse con la III República, es como decir que la Utopía de Tomás Moro es un ejemplo de política realista, cuando bien sabemos que la utopía no puede darse. Mientras no expliquemos de qué manera puede advenir la III República, esta será tan realista como la Platonópolis de Plotino, es decir, una pura ilusión. A día de hoy vivimos en la actual monarquía parlamentaria y no se ven vías distintas de desarrollo, ni partidos republicanos, centralistas y partidarios de aplicar nuestra mojigata constitución para acabar con la escalada secesionista.

Respecto a la posibilidad de que llegue una república federal para salvar España, creo conveniente centrarse en lo que dice Bautista Fuentes, fuente de error (y nunca mejor dicho) de los otros textos posteriores. La famosa crítica de Fuentes a España frente a Europa, convenientemente triturada en Anábasis y en El Basilisco por Gustavo Bueno, aparte de soltar la astracanada de que España, siendo el Estado que propició la primera globalización y el primer mercado mundial, era feudal [sic], en el caso concreto de la constitución de la nación española comete el gravísimo error de pensar que España en la Edad Media son cinco reinos sin alianza política más allá de su solidaridad contra el Islam.

Sin embargo, Fuentes ignora a propósito que con los Reyes Católicos culmina la unidad de los reinos españoles, continuando ese centralismo con los Austrias, centralismo reforzado por los Decretos de Nueva Planta de los Borbones en 1716. Por lo tanto, unidad absoluta de España. ¿De dónde saca Fuentes, aparte de su fertil imaginación, que España es la simple herencia de su constitución medieval? Si había un único reino, entonces la desunión del mismo sólo puede llevar a la disolución definitiva de España, sin presumibles pactos en nombre del diálogo y la buena fe de las partes contratantes vascas, gallegas o catalanas.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Mie Abr 20, 2005 1:58 am    Título del mensaje: Límites y divisiones Responder citando

Me alegra que Agustín se deje de autodeterminaciones porque ¿autodeterminación, de qué? ¿Dónde estarían los límites de lo que debe tener derecho a autodeterminarse. Ese ciudadano ¿libre?, ¿qué consideraría su “determinio”: la casa familiar, el barrio, el pueblo, Europa, la Vía Láctea...? Apliquemos la racionalidad: una “división” realista pudiera ser la actual o la, muy parecida, de de Burgos, pero ¿por qué?, ¿por qué no extenderse por Portugal o Francia, sin ir más lejos (y nunca tan bien dicho)? Pues porque, aunque P. Vilar no la utilizara en este sentido al diferenciarla del conocimento de ella, la historia es materia y no sólo “cuento chino” o vestigio polvoriento. España no se ha formado por capricho de unos gobernantes; no sólo por las pocas luces que, en general, han demostrado, sino porque hay cosas que no se forman por voluntad particular; yo diría que ni por voluntad a secas; y la general no existe. Surgen como resultado de múltiples factores no todos (¡casi ninguno!) susceptibles de tal capacidad. ¿Te imaginas a Fernando e Isabel, comentando después de comer (o de echar un polvo si la pelicual era de los 70’s) cómo unir a los baturricos con los rapaciños para que vivieran juntos y felices o tenerlos mejor dominados? Ni conspiraciones ni providencias reales (en todo caso, divinas; o sea siempre por encima y/o por debajo del hombre). Acuérdate de Ortega: el hombre no tiene naturaleza, tiene historia. No es exacto, pero da una idea de por dónde van los tiros. España frente a Europa tiene aspectos discutibles, pero in tottto no lo puede ser por ningún historiador serio, imparcial, ecuánime. E in toto y en resumen lo que sostiene es lo que yo he dicho con menos seriedad; es más se sostiene en eso y lo aplica a España. Y, claro, encaja perfectamente. Sobre todo si vemos menos racionalidad de la que esa obra puede llevar a pensar que hubo en la formación de lo que se llama España. Fernando y otros podrían ser listos, pero no demiurgos.

Nos guste o no España es como es y echar la culpa a los RR.CC., a Felipe II o a Franco es absurdo.

Petenezco a una Confederación, la Nacional del Trabajo (que está adscrita también —no por capricho, sino por internacionalismo— a una Asociación Internacional del Trabajo que pre-compañeros tuyos partistéis por la mitad hace ya algún tiempo; o sea un ámbito de reunión y colaboración —no de dirección— de confederaciones de sindicatos no marxistas ni leninistas, es decir revolucionarios, de varios Estados). Como la unión hace la fuerza esa CNT se formó uniendo federaciones de sindicatos “autodeterminados”. En el hipotético caso de que se diera una Revolución Social (RS), la forma del, llamémoslo, EstadoRS (de alguna manera habría que denominarlo), se basaría en una estructura similar. Pero no podríamos imponerla allende los Pirineos; salvo que allí y en otros países también la hubiera habido porque, entonces, se aplicaría más bien la de la AIT convenientemente modificada en una especie de ConConfederación. Que, por supuesto no discutiría la autonomía “nacional”, igual que las federaciones de sindicatos de cada nación tiene la suya y cada sindicato en ella lo mismo y cada seccción en ellos idem de idem. Se parte, se basan en donde o lo que trabaja cada trabajador, no en donde quiere o se cree que trabaja. Los sindicatos y sus federaciones son anteriores a la Confederación. Esto es una construcción racional que sigue un orden racional (dejémos al margen la “idealidad” de sus fines, de la RS). Lo que tu propones podrá ser muy racional, pero no puede, es imposible, seguir un orden que se acople a esa razón. El orden natural de formación es de abajo hacia arriba, (no digo de lo simple a lo compuesto: estamos hablando de elementos independientes, libres, autónomos; éstos estarán lo simplificados o complejizados que les haya tocado en suerte), no a la inversa, como en otros sindicatos y formaciones antinaturales y no del todo racionales, evidentemente. (Y que tanto colaboran en asolar la base: el mundo laboral; extraordinariamente dividido, complejizado... prácticamente inutilizado para la RS).

Así, como veo muy lejana la posibilidad de que la CNT tenga que aplicarse a montar el EstadoRS (la verdad es que parece una denominación de Chiquito de la Calzada) no lo he estudiado con mucha detención, pero alguna vez he considerado si una u otra Républica Federal sería favorable o desfarovable para nuestras idealistas ideas y, como aunque nuestras ideas puedan (y deban) ser idealistas, nuestra razón no lo es tanto, siempre me he atascado en eso de los límites y en otro aspecto que tú no sé si has valorado convenientemente y es importante. A los comunistas se os da muy bien el divide y vencerás, pero en este caso (como en otros) no hacéis más que tirar piedras a vuestro tejado: el Estado es como la Hidra de Lerna. Federar por decreto, de arriba hacia abajo, es darle tajos, o sea tener que luchar con más Hidras. Además ¿do se esconde vuestro ideal y bello ciudadano, ese fantasma liberado de la historia y aupador del enano (para que le den mejor por el...)?

¡No es eso, no es eso, almas de cántaro!

—¡Ya están los anarquistas en su habitual papel de perro del hortelano: ni comen ni dejan comer! Pensará Agustín y otros tropecientos mil.

En primer lugar esto ha sido anarcosindicalismo. En segundo, si no estoy dando la solución, estoy ayudando a un mejor planteamiento del problema. El que no lo vea tendrá que ir al oftalmólogo. Aquí le espero.

—Más bien a comprar un telescopio. Dirá algún gracioso.

O un microscopio, contesto yo. Y me quedo tan pancho, a esperar, con más paciencia que un santo.

Bueno, no tan pancho. Hay una cosa que me preocupa: si no con la antigüedad de la española, es posible que de un tiempo a esta parte haya ido formándose alguna otra “nacionalidad”, precisamente por haber puesto límites; aunque haya sido, claro, arbitrariamente. No sé. Supongo que se habrá contemplado... es muy tarde, tengo sueño.

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Agustín Lozano Vicente



Registrado: 04 Mar 2004
Mensajes: 71
Ubicación: España

MensajePublicado: Jue Abr 21, 2005 10:35 am    Título del mensaje: ¿aclaraciones? Responder citando

hola!
sin pretender ser insidioso.
No pretendo acusar al materialismo filosófico de implantación gnóstica por no defender la república federal. Creo que dije que "se atasca" al identificar "rectamente" federelismo y traición a españa, desunión...
A este respecto quise hacer una critica "gruesa" de opciones republicanas en general y federalistas en particular. Y lo que se ve es que el panorama en confuso, incluso entre los que apuestan por una república federal.
Dicen los del PASOC, partido también federal que dejó Izquierda Unida en el año 2000 por su "deriva nacionalista", en concreto en el País Vasco:
"Las clases surgen del Estado, aparecen en el y no se puede entender el logro de lo anteriormente dicho, sin un modelo de Estado democrático y plural. EL PASOC ha defendido siempre un concepto de España unitario solidario entra todas sus regiones y comunidades autónomas.
El ejercicio de la democracia en libertad y de modo transparente es un objetivo político tan importante como la protección de los derechos de lo ciudadanos. Es por ello que defendemos un Estado fuerte, pero a la vez descentralizado, cercano a los hombres y mujeres en su quehacer diario, abierto a la participación de todos ellos en el seno de sus instituciones.
Un Estado fuerte y federal que garantice el derecho de todos a ser oídos y tenidos en cuenta en l adopción de decisiones."

Pues eso estado unitario, fuerte y federal...., todo a la vez.
Por supuesto que en este texto y en los otros aparecen un montón de tópicos confusos: "democracia" "clases" "estado" que yo no tomo al pie de la letra asi sin más...pero la cuestión de mi arguntación no va tanto por aquí sino ¿ cabe mantener que todos los republicanos federales quieren acabar con España? Por supuesto que los republicano federales tienen su "peculiar" lectura de la historia de España. Ahí está la de Fuentes como se señala, pero decir que Fuentes es fuente de error de todas las demás me parce excesivo. Por qué ¿Qué pasa con el federalismo del XIX? ¿cómo surge?¿qué "idea" tenían de españa"?¿no eran también herederos de la izquierda liberal? ¿eran traidores?No lo sé.
Si el tema se agota en que yo explique cómo realizar la república federal, tema agotado, como el de la Dictadura de Felipe.
Lo siento Molina pero no entiendo lo que me quieres decir. Me tendré que ir a estudiar como me dicen, aunque me temo que con esto del estudio sucede como con el diálogo, mientras estudiamos no nos peleamos pero después de estudiar todo seguirá (casi) igual.
Atentamente
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Abr 21, 2005 12:28 pm    Título del mensaje: Respuesta a algunas aclaraciones Responder citando

Estimados amigos:

Creo que la respuesta de Agustín Lozano a varios de los mensajes aquí registrados ha dejado todavía más dudas de las que se planteaban. Primero él defendió una república unitaria, y luego dice que, si todo se reduce a explicar cómo ha de advenir una república federal, debate concluido. ¿Defiende entonces la república federal? Debo aclarar que mi crítica era ad hominem, es decir, que si se toma partido explícito por la república, ha de explicarse de qué modo puede llegar esa república, en base a la correlación de fuerzas existentes. Lo que dice el PASOC sin duda no puede dejarse caer en saco roto, pero lo que tampoco podemos hacer es convertir estos foros de filosofía política en foros de política partidista: aquí estamos viendo qué posibilidades hay para España en el presente e intentar vislumbrar, en la medida de lo posible, el futuro; no luchamos ni porque se implante una república ni porque se mantenga la actual monarquía. En todo caso, analizamos la funcionalidad de las distintas formas de estado posibles para España.

Respecto al problema de cómo articular una república federal, creo que es una cuestión de regressus y progressus. A la hora de buscar los fundamentos de la nación política española, ¿adónde hay que regresar? ¿Cuál es el límite de ese regressus? ¿Los cinco reinos de la Edad Media, como señala Fuentes? Pues eso es un error fatal, ya que entonces no había sociedad política de ciudadanos libres e iguales, ni tan siquiera un proyecto asimilable al de las Cortes de Cádiz. Todos los proyectos relacionados con España entonces tenían que ver con el Trono y el Altar, aunque éste se subordinase a aquél. Salvando al oso que mató a Favila, no se ven proyectos de esa nación política esencialmente republicana.

Si acudimos al famoso federalismo del siglo XIX, éste procede igual o incluso peor: Pi y Margall, de carácter anarquista, tomaba como fundamento ¡las bandas de homínidos! Y evidentemente, suponer que España, que está unida como cuestión de hecho, no disgregada, está dividida, es partir en el fondo de unos principios que hacen desaparecer a España, y que traducidos a la política sí suponen traición en tanto que buscan la desaparición de España, su disolución en varios estados independientes, apelando después a un oscuro pacto que la volvería a unir, igual que si a alguien le amputamos el brazo y luego se lo reconstituimos con microcirugía. Pero si no podemos pagarnos la operación, entonces la desunión seguirá por siempre, con un muñón como recuerdo de tiempos pasados.

Sinceramente, si esto que se dice aquí es «atascarse» en las identificaciones, que me lo expliquen con mayor claridad, que se definan, que no sean ambiguos, es decir, socialdemócratas y enamorados de la ley, como si ésta pudiera salvar a España de su disolución o volverla a unir por decreto. En cualquier caso, si se está disconforme con esto, habrá que plantear alguna alternativa a la Idea de nación en su sentido político, a la Filosofía de la Historia de España frente a Europa y a muchas otras cuestiones del materialismo filosófico, cosa que Bautista Fuentes ha realizado de forma endeble, o bien ni siquiera se ha dignado a realizar.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Jue Abr 21, 2005 11:20 pm    Título del mensaje: Federalismo confuso Responder citando

Lo del estudio y el diálogo, Agustín, te lo concedo, pero dudo que no me entiendas. ¡No te faltará tanto estudio! Ahora bien, reconozco que te he considerado algo que, a lo mejor, no eres, pero lo parecías por tu mensaje: comunista. En realidad mi mensaje iba dirigido a un comunista que propugnaba una República Federal, también Unitaria, pero Federal y no claramente soslayadora de regionalismo nacionalista alguno; y mantenía (yo, redundando a mi manera, en lo que otros ya te habían dicho) que una federación debe surgir de abajo hacia arriba para no tener problemas con la historia-materia. Tampoco pretendía dar a entender que el modelo CNT es el idóneo —por lo que dice Pardo: ¡a ver cómo lo instauramos!— para España ahora; sólo lo explicaba como ejemplo de realismo en los medios, diferenciándolo de su idealismo o excesiva confianza en los fines. En España no ha habido, ni hay (con 200 años casi), más federalismo que ese. Nada más. Sí, aprovechaba para despacharme a gusto con mis “amigos” comunistas y/o socialistas autoritarios; lo confieso. Por lo que te pido disculpas si no lo eres.

Respecto a lo que dice Pardo de Pi y Margall, innegable traductor e introductor de Proudhon en España y, ciertamente, con alguna inclinación anarquista, no domino el asunto (ahí tengo un par de obras suyas, en la cola de lectura pendiente: Las nacionalidades y La reacción y la revolución, pero no creo que un presidente de República pueda ser tildado, sin más, de “anarquista”. Por otra parte, dudo mucho del anti-españolismo pimargalliano, pues, sí no me equivoco, no coincidía casi nada con otros federalistas catalanes (V. Almirall, p.e.); en todo caso, estaría más imbuido de internacionalismo que de regionalismo alguno, pues no era ningún ignorante. (Ya sé que todo esto no lo ha dado a entender Pardo; lo añado yo). Además La reacción y la revolución (contra lo que algunos piensan se escribió en 1854 y El principio federativo de Proudhon en 1859, según A. Jutglar en el Estudio Previo a su edición) —de nuevo si no me equivoco— sostiene que será por la federación desde los municipios (no desde hordas neolíticas) y, en contra de lo que yo sostenía en mi mensaje, creía que facilitaría la llegada de la Revolución. Pero, repito, no controlo mucho el asunto y, por lo tanto, me callo. Sólo añado un dato, más cierto, sobre el “anarquismo” de Pi: la FAI (Federación Anarquista Ibérica), sin duda, posee inspiración pimargalliana, pero no puede haberla a la inversa, ya que ésta es posterior, incluso, a la CNT que nace en 1911. Pero tampoco sé mucho de tales inspiraciones.

Todo esto, en conjunto, aunque no sea muy válido, creo yo que contiene alguna validez: Revolución y Federalismo pueden tener relación, pero nunca surgirá aquella de éste, y menos, al modo comunista o social-demócrata, o sea, autoritario y anti-histórico. Esto era en realidad lo que quería decir en mi anterior mensaje a cualquier revolucionario que se diera por aludido. Y apostillo: Basar, como hace la CNT, la “determinación” límite, digamos, en el trabajo no es ninguna tontería, porque en él pasamos la mitad de nuestra vida consciente y socialmente activa; además de la importancia social de la economía. Al fin y al cabo, a Pi y Margall le llamaban “el Hegel español”. Como no era ni somos, algunos muy bastardos hijos suyos, los idealistas de la bombita (sino, justamente, anarco-sindicalistas), no tenemos por qué permenecer callados sobre política actual. Y, por eso, consideramos igual o más importante atender a las conversaciones entre “sindicatos” y empresarios que a las discusiones “políticas” en los Parlamentos Autonómicos y el Español. (Puede que, como dice, Agustín, al final, dé igual, pero...)

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Agustín Lozano Vicente



Registrado: 04 Mar 2004
Mensajes: 71
Ubicación: España

MensajePublicado: Lun May 23, 2005 11:40 am    Título del mensaje: Más astracanadas Responder citando

Hola a todos!
Continuo aquí.
Mi intención con todo esto, no sé si lograda, al parecer no, es sencillamente atenerme a lo que Pardo decía días atrás:
"aquí estamos viendo qué posibilidades hay para España en el presente e intentar vislumbrar, en la medida de lo posible, el futuro; no luchamos ni porque se implante una república ni porque se mantenga la actual monarquía. En todo caso, analizamos la funcionalidad de las distintas formas de estado posibles para España."
Ni más, ni menos. Y en estricto rigor el que inició esto fueron las afirmaciones de Bueno de que federalismo es igual a fin de España, de su unidad, soberanía.....y mi intento de "rastreo" entre formulaciones de federalistas de distinto "pelaje" para analizar el alcance de las palabras de Bueno.
El artículo de El País. Me interesa en el sentido de denuncia de que ciertos personajes que ahora de apuntan al federelismo lo hacen movidos por otros intereses ajenos al de "federalismo realmente existente" como dice el autor: "La evolución del moderno federalismo hacia el reconocimiento de las asimetrías puede ser la razón para este redescubrimiento del atractivo del federalismo. La constatación, sin embargo, de la naturaleza sustancialmente federal de nuestro Estado y las dificultades prácticas para avanzar por el camino de un federalismo asimétrico nos ponen en la pista de que con la reclamación federal se está apuntando a otros objetivos políticos que poco tienen que ver con la práctica del federalismo realmente existente."
Pardo dice: "en este artículo del diario El País se habla de cambiar la soberanía nacional por la soberanía de los futuros estados federados [???]. " pero creo que el sentido del autor es precisamente que eso forma parte de "esos otros objetivos políticos", es decir, lo hace a modo de denuncia, pues el autor también afirma que: " La persistencia de la nación española sería compatible con el federalismo, tal como lo ilustra la tradición federal de nuestro país, con Pi y Margall a su cabeza. La soberanía no quedaría repartida entre los Estados miembros y no habría opción, hablando siempre del federalismo realmente existente, a unas prácticas secesionistas."
Parece que el autor se inclina porque ya estamos de hecho en un estado federal, que lo único que hace falta es su reconicimiento jurídico, el Senado como cámara territorial y nada más.
Por cierto hace días me llamó la atención la afirmación de Pardo: "Lo que dice el PASOC sin duda no puede dejarse caer en saco roto" ¿A qué te referías en concreto?
Atentamente
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun May 23, 2005 12:31 pm    Título del mensaje: Re: Más astracanadas Responder citando

Estimados amigos:

Ya que cambiamos de foro en la respuesta proseguiré yo también aqui.

Agustín Lozano Vicente escribió:
El artículo de El País. Me interesa en el sentido de denuncia de que ciertos personajes que ahora de apuntan al federelismo lo hacen movidos por otros intereses ajenos al de "federalismo realmente existente" como dice el autor: "La evolución del moderno federalismo hacia el reconocimiento de las asimetrías puede ser la razón para este redescubrimiento del atractivo del federalismo. La constatación, sin embargo, de la naturaleza sustancialmente federal de nuestro Estado y las dificultades prácticas para avanzar por el camino de un federalismo asimétrico nos ponen en la pista de que con la reclamación federal se está apuntando a otros objetivos políticos que poco tienen que ver con la práctica del federalismo realmente existente."


La cuestión es saber qué es eso del «federalismo realmente existente». Yo por mi parte, a falta de ejemplos que digan lo contrario, veo que la federación de estados exige que existan estados previos que federarse: así, tenemos el caso de la República Federal de Alemania, unida a hierro y fuego por Bismarck; tenemos la República federativa de Brasil, agregación de territorios de los estados hispanos vecinos en forma de Imperio bajo la ínfula de Pedro de Braganza; tenemos Estados Unidos, en su expansión hacia el Oeste, agregándose los territorios hispanos y los ganados a los indios. Sin embargo, no existe ningún caso de federalismo formado a partir de la destrucción de un estado previamente constituido. Por eso me parece inviable que se separen las partes de un estado

Agustín Lozano Vicente escribió:
Pardo dice: "en este artículo del diario El País se habla de cambiar la soberanía nacional por la soberanía de los futuros estados federados [???]. " pero creo que el sentido del autor es precisamente que eso forma parte de "esos otros objetivos políticos", es decir, lo hace a modo de denuncia, pues el autor también afirma que: " La persistencia de la nación española sería compatible con el federalismo, tal como lo ilustra la tradición federal de nuestro país, con Pi y Margall a su cabeza. La soberanía no quedaría repartida entre los Estados miembros y no habría opción, hablando siempre del federalismo realmente existente, a unas prácticas secesionistas."


Falso de todo punto: el federalismo de Pi y Margall no mantuvo la unidad de España, sino que llevó al cantonalismo y al final de la I República y su sustitución por el régimen de la Restauración. Y si la soberanía queda repartida entre estados distintos, no hay soberanía española: una disgregación de estados acabaría destruyendo el país, y ni siquiera en el caso de un federalismo real, no fingido, sucedería lo que dice el autor: Estados Unidos es una federación de estados que no comparten soberanía, sino que se someten a un poder central. Además, si

Agustín Lozano Vicente escribió:
Parece que el autor se inclina porque ya estamos de hecho en un estado federal, que lo único que hace falta es su reconocimiento jurídico, el Senado como cámara territorial y nada más.


entonces hay una contradicción cuando dice Agustín Lozano que el autor intenta impugnar a quien usan mal el federalismo. Si la situación federalista es la que ya está creada en el estado de las autonomías, entonces el federalismo sólo puede llevarnos al secesionismo de Maragall, Perez Díez (Carod Rovira) e Ibarreche. O se aclara el autor o se aclara Agustín Lozano, pero lo que sí parece claro, mientras no aparezcan argumentos de peso a la inversa, es que federalismo equivale a ruptura de España.

Para terminar,

Agustín Lozano Vicente escribió:
Por cierto hace días me llamó la atención la afirmación de Pardo: "Lo que dice el PASOC sin duda no puede dejarse caer en saco roto" ¿A qué te referías en concreto?


con la afirmación del PASOC me refería a que es bien raro que ese grupo que hasta hace poco estaba en Izquierda Unida defienda la unidad indivisible de España. Lo de la «solidaridad entre regiones», fórmula que está muy de moda en la política española, es una afirmación que tiene su miga, porque es tanto como suponer que España ya está dividida y que los distintos actores han de ser solidarios ante terceros. Más correcto sería hablar de cohesión territorial de un estado unitario, y no federal, que es el caso de España.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Agustín Lozano Vicente



Registrado: 04 Mar 2004
Mensajes: 71
Ubicación: España

MensajePublicado: Vie Jul 01, 2005 12:47 pm    Título del mensaje: Deciamos ayer... Responder citando

Hola a todos!
Prosigamos. Ahora con lo aprobado en el último congreso del PCE. Pego y añado comentarios

Dicen:
5º. Y, finalmente, debemos abordar el problema de las autonomías, la federalidad y la construcción equilibrada y razonada de una España federal, solidaria y republicana.
El PCE e IU propusieron el debate de la federalidad en la prehistoria de la democracia actual. Nuestra posición fue descalificada o ignorada como una quimera minoritaria por partidos, medios de comunicación e instituciones. El temor al pasado tapó el debate.

SE OLVIDAN DE LAS "CONCESIONES" QUE TAMIÉN EL PCE REALIZÓ EN LA SANTA TRANSICIÓN.

Los nacionalistas (PNV, CiU, ERC...) nunca quisieron hablar de ello, ya que su objetivo e horizonte era la negociación bilateral con el Estado y, en algún caso (el PNV y la ERC del último período) la soberanía plena que, en román paladino, es la independencia. ERC defiende, asimismo, la República desde el primer momento nominalmente y, posteriormente,
como propuesta política de futuro la República federal, que ven como un paso a la Independencia.
Ahora, al menos, todos respetan la idea de federalidad, aunque no sea su concepción última del Estado español, e incluso defienden conceptos y prácticas de ésta, poniendo como ejemplo a Alemania, Canadá, EE.UU., Suiza...
Sectores del PSOE hablan de federalidad de forma vergonzante, atropellada o sesgada, sin concretar un proyecto federal para todo el Estado.
CURIOSO EL DIAGNÓSTICO SOBRE LOS NACIONALISMO SEPARATITAS Y PRISOE Y LA POLÍTICA DE HECHO DE IR CON ELLOS "CONTRA EL PP", EL "BLOQUE HISTÓRICO DEGENERADO" QUE PADECEMOS.

Es, a nuestro entender, el momento de poner todas las cartas encima de la mesa para llegar a un acuerdo, o desacuerdo, de fondo, porque se está planteando todo al revés en una espiral de propuestas fraccionadas y de políticas de hecho, sin que el PSOE y el gobierno articulen un debate
colectivo. Un debate en el que la financiación (federal, autonómica y local) será uno de los elementos centrales para un acuerdo en el que se cubran solidariamente las necesidades de gastos y la nivelación de servicios.
¿NO PARECE MÁS BIEN QUE LAS CARTAS YA ESTÁN DE SOBRE PUESTAS SOBRE LA MESA..?
Asimismo, la reforma de la Ley Electoral sería un elemento democrático imprescindible para que no continuara el escenario del robo de votos de la izquierda en beneficio del bipartidismo y de algunas opciones nacionalistas.
ESTO LO PLANTEAN MUCHOS COMO SOLUCIÓN, DESDE SECTORES DEL PSOE TAMBIÉN, PERO ESTARÍA POR VER HASTA QUE PUNTO ESTAS SOLUCIONES JURÍDICAS SIRVEN PARA ALGO.

En 1978 se aprobó la constitución y posteriormente se aprobaron y desarrollaron los estatutos de autonomía. ¿Se puede hacer hoy de forma diferente? Creemos que no. Se debería llegar a un acuerdo para la reforma constitucional (contenidos de la reforma y límites) detrás de la cual vendrían las reformas estatutarias, ya que éstas deben tener un marco constitucional concreto y sin ambigüedades (han pasado 27 años desde la aprobación de la Constitución). Alentar e impulsar las reformas de los estatutos para ver posteriormente como encajan constitucionalmente es empezar la casa por el tejado. Es la Constitución reformada la que debería definir el marco. A pesar de lo dicho, somos conscientes de que está todo muy avanzado ya y que difícilmente retrocederá en el camino emprendido, con lo cual defenderemos nuestras posiciones en la realidad existente. A nuestro entender, se trata de culminar el Estado de las autonomías en un Estado federal solidario.
Iniciar un debate político y técnico de fondo en el que todo el mundo se pronuncie y ponga encima de la mesa sus alternativas. Si fue posible un acuerdo en 1978, ¿no es posible hoy?:

AQUI PARECE QUE LA PROPUESTA SE DECANTa POR LA FICCIÓN JURÍDICA. DESDE LA SOBERANÍA NACIONAL ACTUAL REFORMAMOS LA CONSTITUCIÓN EN SENTIDO FEDERAL(FIJADO LÍMITES, DICEN) Y LISTO Y SOLUCIONADO EL PROBLEMA.
El PCE defendió la IIª República y luchó por la libertad y la democracia. Aceptó la transición consensuada, con una relaciónde fuerzas desfavorable, renunciando a una parte de su programa político en la elaboración de la Constitución de 1978. En la Fiesta del PCE de 1996, el Secretario General, Julio Anguita, denunció el balance negativo, social y políticamente, de la Transición y de la práctica del “régimen de libertades”.
El PCE, e IU, defienden un Estado federal solidario y republicano. Y queremos debatirlo. Pensamos que cosas que quedaron pendientes en la transición deben verse hoy. Debemos retomar el camino que la transición dejó a medio hacer. Sin triunfalismos ni complejos. Sin imposiciones.
Defendemos una España federal solidaria y republicana aunque sepamos que hoy no existe todavía una conciencia cívica republicana por la endeblez moral y por la acomodación ideológica a gestionar el sistema democrático actual con los mismos procedimientos del sistema. Pero estamos convencidos de que las ideas se hacen mayores si se defienden con naturalidad y sin complejos. Y el PCE defiende la democracia participativa, en el horizonte del socialismo, como alternativas políticas al sistema actual.
SEÑALAR POR ÚLTIMO QUE EN EL TEXTO NO APARECE NINGUNA REFERENCIA AL DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN ASÍ QUE PARECE QUE SE IMPONE LA POLÍTICA DE LA MERA FICCIÓN JURÍDICA (¿NO RECUERDA A LASO EN SU POLÉMICA CON FELIPE?)
Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán