nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


El progre. Fariseo y almodovariano.

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar May 31, 2005 9:32 am    Título del mensaje: El progre. Fariseo y almodovariano. Responder citando

¿Qué hay más repelente que una ideología como la que mantienen hoy todos aquellos que poseen un bonito status quo causado y derivado del franquismo y de la época en que no piaban? (los que piaban acallan su conciencia con el gaianismo galopante en contradicción con sus particularismos étnicos-nacionalistas y proetarra). A parte de sus divinos políticos –que jamás les llevarán la contraria-, estos progres almodovarianos y faranduleros son limpiamente unos individualistas... se bastan a sí mismos con el desparpajo propio de la ignorancia de todo aquello que antes predicaban las “izquierdas”. Entre los católicos (que muchas veces son los peores) ya ni su Dios les sirve para “poner los límites y los baremos”, como dice nuestro Ratziger, sino que ellos se bastan a sí mismos, esto es, que convierten a la mismísima Iglesia, no en la comunión de los fieles, sino en la des-comunidad del individualismo posesivo en el mercado pletórico: se han luteranizado hasta llegar a la desobediencia como “virtud” (a su Iglesia y al Estado)... La conciencia y su individual ética es lo que prima, y todo lo que pase de eso del Mal viene. Pobres progres... Y todo por no aparecer como lo que son: unos pequeñosburgueses producto del desarrollo del Estado del bienestar... o como se decía antes: del desarrollo de los medios de producción. Con lo fácil que es o sería el reconocerlo. Adiós.

El progre de verdad era el de la transición: una minoría social, profesional y urbana, que rendía culto a los fetiches de Polanco y se veía vanguardia de la luz en la España oscura del post franquismo. Eran gentes de barba, gabardina y pana; ellas, de pelos afro y vestidos hippies (...) de boutique. Se divorciaban mucho y desataron la fiebre del adosado. Se desparramaron por el poder en 1982, pero eso significó su degeneración como especie: millones de ciudadanos quisieron ser también "progres", de manera que la etiqueta perdió aquel encanto de origen, aquel sentimiento de tribu elegida. Con Felipe, de la pana se pasó al chándal, nuevo traje étnico de la España socialista. Y los progres más afortunados reaccionaron pasándose a la beautiful people, que desplazó a los ricos de Franco en la cúspide del poder social.
Lo que hoy queda del progre es una versión masificada, vulgar: de las gafas de Umbral hemos descendido al beso de Zerolo. El progre ha perdido el encanto de lo minoritario, aunque, en compensación, se han definido y simplificado los perfiles del tipo. Así vemos que la característica fundamental del progre es la obsesión por el cambio: en su magín, todo cambio es siempre no sólo conveniente, sino incluso necesario. La pregunta acerca del punto de destino carece de importancia; lo importante es cambiar.
De manera que el progre puede defender la desintegración de España, el matrimonio homosexual, el sacerdocio femenino, la acogida masiva de inmigrantes o la vasectomía forzosa para padres de familia numerosa, sin preguntarse por qué ni para qué: basta tener la certidumbre de que todo eso representará un cambio. Inquietud morbosa por el cambio continuo que no deja de ser reflejo de una civilización incapaz de estarse quieta, estéril para el sosiego, incompatible con nada que pueda llamarse "permanencia". Culo de mal asiento, histerismo de la modernidad.
El progre encarna el espíritu de las "clases semicultas", estrato muy visible en las sociedades de masas: ha leído lo suficiente para considerarse superior, pero no lo bastante para entender lo que leía –y justamente por eso, por ignorancia, se considera superior. El barniz cultural de dominical de El País lo combina con una inclinación enfermiza, como de modistilla, hacia la moralina sentimental, que es la forma posmoderna del liberacionismo. Por eso le gusta soñarse en la piel de los grandes oprimidos: negros o indios en América, judíos en Auschwitz, palestinos en Israel… Como es una posición que nace de la entraña miserabilista, y no de la razón política, la opción sentimental conduce al absurdo: defensa de Fidel Castro, simpatía hacia el nacionalismo vasco… ¿Contradicción? Racionalmente, sí; sentimentalmente, no, porque su objetivo es mantener la buena conciencia y maquillar un tipo de vida escandalosamente burgués.
Individualista, hedonista, narcisista, materialista, el progre estima que el orden social gira en torno al propio ombligo. La finalidad del Estado –piensa– es hacerle feliz, o sea, salario asegurado, ocio de calidad y mucha prédica sobre la paz y el diálogo para no perder la buena conciencia.
Quien le ofrezca eso suscitará su adhesión.

José Javier Esparza
El semanal digital
6/05/2005
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán