nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Canonizar la discapacidad

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
María Santillana Acosta



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 11
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Lun Oct 13, 2003 1:06 pm    Título del mensaje: Canonizar la discapacidad Responder citando

La noticia la ofrecía David Amado en el diario madrileño La Razón del pasado 17 de septiembre de 2003: «Dos disminuidos físicos y psíquicos franceses 'murieron con fama de santidad'.» La comunidad religiosa francesa El Arca pretende que se inicie la correspondiente causa de beatificación, que sería la primera en la historia de la Iglesia católica en la que, en lugar de premiar la supuesta «capacidad» de los modelos y ejemplos que se reconocen como beatos y santos, cánones a seguir por los católicos, se canonizaría la «discapacidad».
Cita:
«Dos disminuidos físicos y psíquicos franceses 'murieron con fama de santidad'. René y Georges Petit, dos hermanos franceses con dicapacidades físicas y mentales, fueron acogidos en una comunidad de «El Arca» fundada por Jean Vanier. René murió en 1980 y su hermano Georges en 1983. Ahora, gracias a los testimonios recopilados por Jean Vanier, se ha sabido que durante los años que convivieron en El Arca, dejaron innumerables ejemplos de resignación y alegría cristiana. Los testimonios de quienes vivieron con ellos apuntan a que fueron verdaderos santos. En caso de que se abriera su Causa, sería el primer caso en la bimilenaria historia de la Iglesia.
En 1972, a la muerte de su padre, los hermanos René y Georges fueron acogidos en el hogar «Le Val-Fleuri», perteneciente a la comunidad de El Arca. Su llegada supuso una irradiación de alegría y de paz para cuantos vivían allí. Jean Vanier ha dicho de ellos: «René y Georges nos muestran también que la santidad no se realiza en las grandes cosas; es un don de Dios a los pequeños y a los humildes y se realiza en una vida en unión con Jesús y María en los pequeños gestos de amor de cada día».
Los dos hermanos, además de limitaciones de orden psíquico, padecían de miopatía, una enfermedad que degenera la masa muscular. Eso fue para ellos causa de grandes sufrimientos. Pero siempre irradiaron paz y bondad. Debido a su estado de salud, a menudo caían y habían de ser hospitalizados, pero nunca se desanimaron o desesperaron. Bien al contrario, acogían esas limitaciones con resignación.
Georges, sobre todo, durante los últimos meses de su vida, sufrió mucho. Le costaba respirar. Su enfermedad se agravaba y sus fuerzas declinaban. Le costaba caminar. Se apoyaba sobre una muleta y, además, necesitaba que alguien lo sotuviera. Cuando caía, dicen quienes lo conocieron, hacía pensar en Jesús hundido bajo el peso de la Cruz.
Además amaban mucho la Santa Misa y a la Virgen. Cada mañana a las ocho se levantaban para rezar el rosario en la capilla del centro, a pesar de que subir dos pisos de escaleras les causaba un gran esfuerzo. Françoise, que vivió con ellos, relata: «Su actitud en misa me impresionaba. Se sentía que estaban impregnados por el misterio del sacrificio de Jesús. En el momento de la consagración se arrodillaban y recogían cerrando los ojos. Cuando me sentía desanimada los miraba. Ellos me daban paz y serenidad». Y Odile comenta que bastaba con sentarse al lado de ellos cuando rezaban para sentirse invadido por su oración.
René y Georges también tenían espíritu apostólico. Algunos domingos acompañaban al sacerdote que celebraba misa a jóvenes en proceso de reeducación. Allí se reían de ellos, pero con su amabilidad y docilidad evangelizaban, no con sus palabras, sino con su ejemplo.
Muchas son las personas que reconocen el testimonio de los dos hermanos: la devoción con que hablaban de la Virgen, su entrega en los trabajos de cada día, su serenidad y su paz. Cécilia, era una joven protestante que se convirtió por influencia de Georges. Ha dicho: «El Rosario era un consuelo para Georges. Por eso yo lo rezaba con él más por amor a él que a la Santa Virgen. De esa manera María entró en mi corazón».
Por su parte, a René incluso le hubiera gustado ser sacerdote o monje, aunque hubo de comprender que no podía ser. Cada año iba a pasar unos días de retiro espiritual en «Le Foyer de Charité» de Baye. Allí pidió integrarse en el Hogar, institución fundada por Marta Robin. Le dijeron que su lugar estaba en el Arca, pero encontraron una solución: hacerlo miembro de «Le Foyer de Charité», aunque enviado en misión al Arca. Hizo las promesas en secreto y no se conoció este hecho hasta después de su muerte. Todos notaban que algo había cambiado su vida, pero nadie sabía su secreto. El padre Blard, que hablaba a menudo con él, decía que aunque costaba entenderle, porque pronunciaba mal, cada vez que lo escuchaba descubría cosas extraordinarias sobre el Evangelio.» (La Razón, 17 de septiembre de 2003, página 29.)

Y, mientras tanto, la causa de beatificación de la niña Pilina Cimadevilla, promovida por el padre mercedario Alfonso Lopez Quintas, es una de las más de dos mil que siguen pendientes de una decisión de la Congregación para las Causas de los Santos, oficina que en el Vaticano entiende de estos asuntos. El Prefecto de esa Congregación es desde 1998 el padre claretiano portugués José Saraiva Martins, creado Cardenal en 2001, que en declaraciones al mismo periódico ese mismo día aseguraba que:
Cita:
«La Iglesia de hoy necesita de modelos y ejemplos. Nuestro mundo no tiene valores y la sociedad se encuentra falta de un ideal de hombre. En el fondo, la santidad no es más que la plenitud del hombre. Jesucristo es el hombre perfecto.»

Será interesante estar atentos, si los hermanos Petit son por fin elevados a los altares, al aspecto que deciden darles los diseñadores católicos en la correspondiente imaginería e iconografía. ¿Serán endulzadas y disimuladas sus peculiares características personales, o bien se tenderá incluso a exagerar la discapacidad física y mental que sufrían? ¿Pondrán los sabios teólogos romanos algún límite a la discapacidad humana, insuperable para servir como modelo o canon?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Oct 14, 2003 3:21 pm    Título del mensaje: Los valores de lo santo a lo largo de la Historia Responder citando

Estimados amigos:

María Santillana ha sacado a colación un tema del mayor interés respecto a la religión en la actualidad. Se trata de la existencia y florecimiento de gran número de santos en la Iglesia católica. De hecho, se suele decir que en España se fabrican santos igual que en Alemania Mercedes. El caso de Alfonso López Quintás y su intento de beatificación de la niña Pilina Cimadevilla , así como el de Claudio López Bru, Marqués de Comillas, llaman mucho la atención. Y creo conveniente contrastar el caso de estos posibles santos con los de los ya canonizados. Es evidente que tanto la primera como el segundo son casos dispares, no sólo por su edad y méritos, sino también por su posición social. Asimismo, los casos de niños canonizados como el de Pilina, han abundado en estos últimos tiempos.

A este respecto es muy curiosa la estadística que Salvador Giner incluía en su libro Sociología, pág. 183, donde mostraba que desde el siglo V hasta XVII, casi las tres cuartas partes de los santos eran de elevada ascendencia social. Sin embargo, en el siglo XX, al menos hasta el aggiornamiento del Concilio Vaticano II, no se había canonizado a ningún miembro de esa extracción social, repartiéndose los santos entre las clases medias y las bajas.

Que los «valores de lo santo» en su sentido circular no han muerto ni mucho menos, es evidente. De hecho, el pueblo siempre podrá deleitarse con los iconos del santoral, incluso ver la misa en directo por la televisión, sin que por ello deje de ser católico y creyente. Abandonadas las iglesias por los fieles, siempre se puede utilizar de los expertos en marketing que aumenten las estadísticas de creyentes en Dios. Y, sin duda, cuanto más popular y humanizado sea el personaje, más éxito puede tener. Incluso que el canon de Escrivá pese más que el de un rico capitalista, es sintomático de los nuevos tiempos. ¿Qué piensan los contertulios al respecto?

Un saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Gustavo Bueno Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 3
Ubicación: Oviedo

MensajePublicado: Mar Oct 14, 2003 4:21 pm    Título del mensaje: Ni un filósofo santo desde el siglo XIII Responder citando

La lectura de la noticia de la posible canonización de esos discapacitados franceses me ha recordado un comentario que sobre santos y beatos incorporé hace quince años en mi tesis doctoral. Termina ese comentario, que me permito copiar por si a alguien pudiera interesar, asegurando que «en los últimos mil años, con algo más de doscientos santos canonizados, sólo podemos contar, entre los filósofos, a Santo Tomás y San Buenaventura: ¡Ni un filósofo santo desde el siglo XIII!».

Eso se escribió en 1989. El papa Juan Pablo II, que esta semana cumple sus primeros veinticinco años como tal, ha canonizado él solito el doble de santos que los elevados a los altares durante el último milenio. Las últimas cuentas elevan a 1.318 los beatos que ha proclamado y a 472 los santos que ha canonizado... por ahora. No nos corresponde opinar si esta conducta compulsiva de beatificaciones y canonizaciones rebaja la calidad del reconocimiento, incluso la calidad de los milagros que el Vaticano tiene que haber reconocido tras cada causa cerrada de manera triunfal. Pero sí repetir que, a pesar del activismo del papa polaco, ¡ni un filósofo santo desde el siglo XIII!

Cita:
«Nos permitimos llamar la atención sobre el hecho de que Fray Zeferino no escribe «San Alberto Magno», sino «Alberto Magno» solamente, mientras que siempre dice «Santo Tomás». Se nos permitirá un breve excurso sobre este asunto en la medida en que pueda darnos ocasión para puntualizar algunos aspectos estilísticos que, sin duda, conciernen a la figura de Fray Zeferino. No vaya a pensarse que Fray Zeferino se adelanta, con esto, en cierta forma, a esa costumbre cada vez más generalizada entre creyentes o ex-creyentes (quizá más entre los abundantes prófugos de los cuadros de la Iglesia, que proyectan ingenuamente el proceso de su propia secularización en la forma de una secularización del personaje histórico) que consiste en referirse a los Santos de una forma impropia (puesto que se les sigue contemplando emic), con una familiaridad y confianza inauditas llamando Tomás a Santo Tomás o Pablo a San Pablo. Pero este no es el caso del Cardenal González a propósito de «San Alberto». En realidad, lo que está ejercitando Fray Zeferino es un purismo preciso y claro: Santo Tomás está canonizado, San Alberto sólo beatificado por la Iglesia. La diferencia entre ambas «recompensas» (en terminología de la sociología de la ciencia) estriba en el carácter restringido de la beatificación, frente al mandato preceptivo que reviste la canonización (aunque hay casos particulares en los cuales el papa ha ordenado preceptivamente una beatificación): pero un beato (cuyo atributo gráfico es la figura radiada) tiene un culto restringido (a una ciudad, región, orden religiosa, &c.) y no un culto público de la Iglesia universal, mientras que un santo canonizado (la diadema es su distinción gráfica) recibe culto público de la Iglesia universal. La cuestión no es baladí y reviste muchas interpretaciones (incluida la polémica teológica, en la que toma parte el propio Santo Tomás, a propósito de si es de fe que el papa sea infalible o no al canonizar a un santo). ¿Por qué la Iglesia decide canonizar a Tomás de Aquino, pero sólo beatificar (por ahora) a San Alberto?
La respuesta a esta pregunta excede, evidentemente, el marco de estas páginas, pero podemos asegurar que nos descubre circunstancias históricas muy interesantes. Santo Tomás fue canonizado en 1323, por Juan XXII, medio siglo después de su muerte. San Alberto Magno no fue beatificado hasta tres siglos y medio después de su muerte, en 1622, por Gregorio XV. Este papa, solo seis días después de sentarse en la silla de Pedro, creó cardenal a un sobrino suyo de veintiséis años; pero si debe ser recordado por los españoles es porque enriqueció notablemente nuestro santoral: beatificación a Alberto Magno, pero también a un español --San Pedro de Alcántara--; canonizó a cinco santos, los cuales, quitando a San Felipe Neri son santos españoles: San Isidro Labrador, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier y Santa Teresa de Jesús. ¿Por qué San Alberto Magno no ha sido canonizado (por ahora)? Si hemos de creer a Fray Zeferino, razones en contra no faltaban, pues aunque no le antepone el «San», sí que reconoce nuestro Cardenal González que San Alberto Magno «murió en olor de santidad en 1280» (HF,2,213). Como se sabe, ese purísimo olor que desprenden al morir los santos es inequívoca señal que los procesos formales debían tener en cuenta (en cambio, en las sentencias «equivalentes», que confirman una veneración, no hacen falta tantas razones) (Vd. Benedicto XIV, 1740-1758, «De canonizatione sanctorum»). Aunque no se puede reprochar a Fray Zeferino que, perteneciendo a la misma orden dominicana que San Alberto, renunciase a darle el supremo tratamiento, cabe sin embargo preguntar: ¿por qué, pudiendo hacerlo, omite llamar santo al Gran Alberto?
Se podría sospechar que Fray Zeferino, como filósofo, filósofo cristiano, intenta, restringiendo a lo imprescindible el uso del apócope evitar el mayor número posible de elementos dogmáticos, sobrenaturales, como si buscase dar a su libro un carácter civil o secular, desligado de la Iglesia católica (según una costumbre que, curiosamente, quiere ser mantenida, desde el cristianismo, pero fuera de la Iglesia católica, por la historiografía protestante, es decir, «antipapista»). Como contraprueba y ejemplo de falta de coherencia por parte de Fray Zeferino advirtamos que escribe «San Anselmo» (cuando tampoco este santo está, por ahora, canonizado). Y en este sentido, sí que podría ser precedente o estar en línea con quienes hoy hablan de Tomás con excesiva familiaridad, olvidando que, en cierta medida, Tomás tiene hoy la importancia que se le da precisamente por ser santo. Esto tenía más sentido antes del pasado siglo: las canonizaciones recientes muestran cómo se va degradando progresivamente el peso específico intelectual de los nuevos santos, quizá debido a populismos demagógicos, exigencias de los mass media y cambios de estrategia de la Iglesia para intentar responder a movimientos sociales que la envuelven: Pío IX canoniza a la pobre pastorcita Santa Germana Cousin y León XIII canoniza al mendigo francés San Benito José Labre por los años en que escribe Fray Zeferino su Historia; pero los filósofos cristianos Vitoria, Soto, Suárez o, por qué no, el propio Fray Zeferino, no suben a los altares: es más, en los últimos mil años, con algo más de doscientos santos canonizados, sólo podemos contar, entre los filósofos, a Santo Tomás y San Buenaventura: ¡Ni un filósofo santo desde el siglo XIII!» (Gustavo Bueno Sánchez, La obra filosófica de Fray Zeferino González, 1989, págs. 265-267.)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Mar Oct 14, 2003 5:34 pm    Título del mensaje: Responder citando

Muy curioso y significativo el dato que aporta Gustavo Bueno Sánchez sobre la ausencia de filósofos en el santoral ( ¿ tendrá algo que ver esto con el devenir de la propia Iglesia desde su aggiornamiento? ¿ con un proceso reformista de "protestantización")sin embargo podemos encontrar una excepción cuya existencia yo ignoraba hasta hace poco: Santa Teresa Benedicta de la Cruz; se trata de una carmelita descalza y "fenomenóloga" alemana, llamada en el siglo Edith Stein, sobre la cual pudo decir Juan Pablo II durante la ceremonia de su canonización, cosas como las siguientes:

Cita:
"Saludamos hoy con veneración profunda y santa alegría a una hija del pueblo de Israel, rica en sabiduría y arrojo (...) demostró un ánimo heroico en el camino hacia el campo de exterminio. Unida al Señor resucitado, entregó su vida por la paz verdadera y por el pueblo: Edith Stein, judía, filósofa, religiosa, mártir." (Juan Pablo II, Homilía durante la Misa de beatificación)"


tomado de //www.upaep.mx/formhum/edith.html

En esa misma fuente podemos encontrar algunos otros detalles sobre el proceso de su elevación a los altares, incluyendo la referencia al obligado milagro debido a la intersección de tan venerable madre carmelita:

Cita:
"En 1962 fue abierto el proceso de beatificación de Edith Stein, y diez años después, el 19 de septiembre de 1972, la Congregación para la Doctrina de la Fe daba el "nihil obstat" a la causa de beatificación. El 8 de marzo de 1986, el relator de la causa firmaba la presentación de la "Positio super martyrio et super virtutibus", que pasaba a la Congregación para las Causas de los Santos para su estudio. Finalmente, el 26 de enero de 1987, Juan Pablo II, con decreto de la misma Congregación, declaró el reconocimiento del martirio y de las virtudes heroicas de la Sierva de Dios. Así, el 1 de mayo de 1987, durante su visita pastoral a Colonia (Alemania) la religiosa carmelita descalza fue beatificada.

Para acceder a la canonización es necesario un milagro que se debe verificar después de la beatificación. En el caso de la beata Stein, el milagro propuesto por la postulación fue la curación extraordinaria y científicamente inexplicable de la niña de tres años Benedicta McCarthy, residente en Boston (EE.UU.). En 1987, la pequeña fue ingresada en el hospital con una fuerte intoxicación a causa de las grandes dosis de medicinas que había ingerido. Los médicos diagnosticaron una grave insuficiencia hepática, y decidieron hacerle un trasplante de hígado. Sin embargo, gracias a las oraciones de la familia y de numerosos devotos de EE.UU. y de Canadá que acudieron a la intercesión de la Venerable Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), la niña se recuperó rápidamente sin necesidad de la intervención del trasplante. "



Por lo demás el dato que ha subrayado GBS, da mucho que pensar como digo. Parece que la reforma vaticana - sin perjuicio de algunas tentativas de rectificación, fides et ratio , etc- ha determinado un abandono paulino del cultivo de las disciplinas filosóficas ( "huid de necias filosofías"), y en particular de la tradición escolástica. En fin.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Mar Oct 14, 2003 6:41 pm    Título del mensaje: Más sobre Teresa Benedicta Responder citando

Más información sobre la Beata (aunque aún no forme canon) Teresa Benedicta de la Cruz, en concreto sobre algunos de los interesantes títulos que componen su producción bibliográfica, extraidos de la página iglesia.org
Cita:

"Tanto cuando era creyente y practicante judía como cuando se alejó de la fe, y, sobre todo, cuando se convirtió después y abrazó la vida del Carmelo, su espiritualidad se manifiesta, sobre todo, en sus maravillosos y profundos escritos. Estos son los principales: Ser finito y ser eterno, La ciencia de la Cruz, Caminos para el conocimiento de Dios, Teresa de Jesús, El Misterio de Navidad, Las Bodas del cordero, La oración de la Iglesia y Ave Cruz. Sus escritos son de talante muy diverso: filosofía, antropología, psicología, espiritualidad... pero en todos ellos encontramos un denominador común: su preocupación por comprender y clarificar quién es el hombre.

Edith Stein nos da ejemplo de una vida recorrida con sincera búsqueda de la verdad, con una disposición a oír la voz del Señor aunque haga cambiar el rumbo. Nos enseña también a enamorarnos de la cruz como medio de salvación y a que seamos fieles hasta el final aunque sea con el martirio. "
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Oct 15, 2003 12:49 am    Título del mensaje: El fervor religioso y los santos Responder citando

Estimados amigos:

Llama la atención poderosamente cómo la Universidad Complutense de Madrid mantiene tanto fervor religioso, con lugar de oración incluido. También destaca ese fervor de canonizaciones y su carácter popular, que han destacado Bueno Sánchez y Ongay. Como algo curioso, me gustaría citar que ahora más que nunca los religiosos tienen ese carácter «curil», falso con el que siempre se les ha obsequiado. Y esto debido a que muchos de los que mueven estas canonizaciones, caso de Quintás, han colgado los hábitos y se manejan como si de profesores cualquiera se tratara. Tan secretos son sus procedimientos, que hasta discípulos suyos ignoran este proceso de canonizaciones. Y no creo que merezca la pena citar aquí al loco desequilibrado del que María Santillana nos dio buena cuenta en el número 18 de El Catoblepas.

Un saludo cordial,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Oct 15, 2003 10:29 am    Título del mensaje: Beatas a go-gó. Responder citando

Hola.

Viendo como anda el cotarro de nuestra santa religión Católica, ¿no les parece a ustedes que cada día que pasa, esa religión se asemeja más y más a una “secta” como tantas hay?
No se me ocurre otra explicación, si esto es cierto, sino el ver que, conforme el pueblo más se democratiza en el actual proceso de difuminación del Estado y en la “globalización” supuesta de su libertad, de la libertad del pueblo...su atomización y diluir en esa “globalización” se trueca y plasma en una proliferación exagerada de beatos y beatas por todas partes que vienen a ser fiel espejo de la “discapacidad” de esas masas. ¿Santos capacitados para la plebe? ¡Quía! Mejor que sean fiel reflejo de lo que esa plebe es. Una beata para cada tonto, esa es la consigna!
Cita:
...cada pueblo, cada ciudad y, por decirlo así, cada hombre creyó tener algún privilegio aparte y crearse protectores particulares cerca de su soberano y dueño. No pudiendo dividir la divinidad, acrecieron por lo menos y multiplicaron sin término sus agentes; el homenaje debido a los ángeles y a los santos, vino a ser para los cristianos un culto casi idólatra, y aún se pudo temer por un momento que la religión cristiana retrocediese hacia las otras que había vencido.
(Alexis de Tocqueville. La Democracia en América. Ed. FCE, México 2001, pág. 407)


Y como hoy lo que tenemos es algo a lo que yo llamo “refeudalización” (su correlato histórico-actual a la antigua disolución del Imperio Romano), vendría a ser esa refeudalización y a darnos esta proliferación de santurrones de tres al cuarto:

Cita:
Es evidente que, a medida que desaparecen las barreras que separan a las naciones en el seno de la humanidad y a los ciudadanos en el interior de los pueblos, el espíritu humano se dirige por sí mismo hacia la idea de un Ser Único y Todopoderoso que gobierna igualmente y con las mismas leyes a todos los hombres. Por esto conviene, particularmente en las épocas de democracia, distinguir el homenaje que se rinde a los agentes secundarios del culto debido al Creador. (Tocqueville. Op. cit.)



Ahora sólo nos falta democratizar de una vez por todas la barahúnda existente de dioses y poner este asunto de una vez por todas en manos de la elección del pueblo, de la “Humanidad” entera. Votemos pues la existencia de un sólo Dios verdadero para todos, y sea Alá o Yahvé o cualquier otro el que de ahí surja, que San Pedro nos la bendiga! Amén.

Saludos.


Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mie Oct 15, 2003 9:01 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Pues a mí se me antoja que la Iglesia Católica está degenerando en el sentido de una secta progresista decadente. Ya no interesa la teología. Los curas son analfabetos, progres, bobos y amigos de los seres decadentes, lo cual no deja de confirmar el diagnóstico de Nietzsche sobre lo enfermizo que es el cristianismo. El amor por los discapacitados o inválidos o mutilados o lisiados y enfermos es el culmen de la decadencia de Occidente. El progresismo, cristianismo secularizado. El cristianismo, confluyente con el progresismo, con la idea de felicidad terrenal. El cristianismo desaparece como religión y se convierte en ideología de la compasión, de la debilidad y de la enfermedad. El cristianismo no tiene ya nada que decirnos. Hay que demoler el cristianismo y el progresismo, vástagos de un mismo padre, la decadencia de Occidente. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
María Santillana Acosta



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 11
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Jue Oct 16, 2003 7:48 am    Título del mensaje: Canonizaciones del Papa Gregorio XVII Responder citando

Si algunos creen que el Papa Juan Pablo VI abusó, en los veinticinco años de su pontificado romano, del recurso a las beatificaciones y a las canonizaciones, qué decir del Papa Gregorio XVII, que también acaba de cumplir sus primeros veinticinco años en el pontificado sevillano.

Sólo un mes después de ser elegido, proclamado y coronado Papa, en la colombiana Santa Fé de Bogotá, personalmente por el propio Jesucristo, el 6 de agosto de 1978, nada más fallecer Pablo VI, el nuevo Papa Gregorio XVII comenzó a beatificar y canonizar sin cesar. En un sólo día, el 24 de septiembre de 1978, la Santa Iglesia Católica Apostólica y Palmariana elevó a los altares a más de 60 personas: entre ellas San Francisco Franco, San José Antonio Primo de Rivera, San Luis Carrero Blanco, San José Calvo Sotelo, San Raimundo Lulio, San José María Escrivá de Balaguer o Santa Benedicta de la Cruz, que no es otra sino la mística fenomenóloga judía Edith Stein, que nos recordaba en su mensaje Iñigo Ongay de Felipe. Es una buena idea haber recuperado esos documentos en el último número de El Catoblepas, (número 20, página 24, octubre 2003).

El 12 de septiembre de 1978 el Papa Gregorio XVII ya había canonizado, entre otros, a sus predecesores San Pío IX, San León XIII, San Pío XI y San Pío XII. Y a San Marcelo de Sevilla (el Cardenal Spínola), y a Santa Isabel la Católica. Dos días después, el 14 de septiembre de 1978, canonizó el Papa Gregorio XVII a San Carlos Magno, San Felipe II, San Don Pelayo, San Alfonso X el Sabio, San Francisco de Fátima, Santa Jacinta de Fátima, San Maximino de La Salette, Santa Melania de La Salette... El día 17 de septiembre de 1978 fueron 28 los nuevos beatificados y canonizados, entre ellos San Diego José de Cádiz, San Juan Diego de Guadalupe (el indio Juan Diego), San Bartolomé de las Casas, San Andrés Manjón, Santa Maravillas de Jesús, Santa Teresa Neumann... Y el 3 de octubre de 1978, Gregorio XVII, emocionado sin duda por el eficiente activismo del padre mercedario Alfonso López Quintás, decidió elevar a los altares a la desgraciada niña Santa Pilar Cimadevilla y López-Dóriga (conocida familiarmente como Santa Pilina, antes Pilina Cimadevilla).

Las preguntas evidentes se hacen inevitables: ¿Se vió obligado el Papa Juan Pablo II, que ocupa la Sede romana, a emular al Papa Gregorio XVII, que ocupa la Sede sevillana? ¿Tuvo que decidir la Iglesia romana apresurar la beatificación y canonización de cualquier beatificable o canonizable para neutralizar el activismo de la Iglesia palmariana?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Mª José Blanco Barea



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 68
Ubicación: Zamora

MensajePublicado: Lun Nov 17, 2003 1:55 am    Título del mensaje: Canonizar la eticonomia Responder citando

María Santillana Acosta escribió:
La noticia la ofrecía David Amado en el diario madrileño La Razón del pasado 17 de septiembre de 2003: «Dos disminuidos físicos y psíquicos franceses 'murieron con fama de santidad'.»


Estimados todos, esta canonización tiene mucho que ver con las reivindicaciones de las investigaciones con células madre embrionarias. Se estaba quedando sin argumentos la industria que monopolizará las patentes, gracias a las prohibiciones que, amparandose en el Poder sobre los católicos, determinadas zonas geograficas del Planeta, dicen establecer por principios bioeticos que enmascaran la mas detestable bio-economia, gen-eticonomia.

Cita:
dejaron innumerables ejemplos de resignación y alegría cristiana. Los testimonios de quienes vivieron con ellos apuntan a que fueron verdaderos santos. En caso de que se abriera su Causa, sería el primer caso en la bimilenaria historia de la Iglesia.
En 1972, a la muerte de su padre, los hermanos René y Georges fueron acogidos en el hogar «Le Val-Fleuri», perteneciente a la comunidad de El Arca. Su llegada supuso una irradiación de alegría y de paz para cuantos vivían allí. Jean Vanier ha dicho de ellos: «René y Georges nos muestran también que la santidad no se realiza en las grandes cosas; es un don de Dios a los pequeños y a los humildes y se realiza en una vida en unión con Jesús y María en los pequeños gestos de amor de cada día».
Los dos hermanos, además de limitaciones de orden psíquico, padecían de miopatía, una enfermedad que degenera la masa muscular. Eso fue para ellos causa de grandes sufrimientos. Pero siempre irradiaron paz y bondad. Debido a su estado de salud, a menudo caían y habían de ser hospitalizados, pero nunca se desanimaron o desesperaron. Bien al contrario, acogían esas limitaciones con resignación
.


¡Salud!
MªJose Blanco
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán