nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Perspectivas de Guerra Civil
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Fernando Bellón Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 19
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 12:50 pm    Título del mensaje: Responder citando

No buscaba la complacencia del amigo Rodríguez Molina, sino sus argumentos. Y me han complacido. Muy de acuerdo estoy yo en prácticamente todo cuanto dice, y entiendo ahora mejor el sentido de las frases que no comprendí al leerlas.
Lo que me incita a responder, a volver a escribir, no es la polémica, pues no existe discrepancia. Es el deseo de manifestar preocupaciones e ideas con objeto de recoger matices o rectificaciones que me enriquezcan a mí y enriquezcan a otros posibles lectores.
Por mi parte soy muy fácil de enriquecer, porque carezco de la estupenda formación que se percibe en las contribuciones de los especialistas, en concreto los del foro de Teoría Política. Sobre esas polémicas, deseo decir que si los polemizantes fueran tuvieran en cuenta que no sólo les leen académicos de su escuela o de otras cosmovisiones, quienes debemos de esforzarnos para descifrar determinados razonamientos llenos de tecnicismos filosóficos, se lo agradeceríamos. Sé que es difícil ahorrar tecnicismos, porque en ellos está la clave de al claridad conceptual adquirida con tanto trabajo. En fin, hago lo posible.
Para mí, un lego en filosofía, estos foros han sido un hallazgo y un alivio espiritual, Y creo que son muy útiles para contrarrestar el daño por omisión que hacen todos aquellos que “escuchan como quien oye llover” las advertencias de quienes tienen los ojos para ver y la cabeza para pensar. Entre todos tendremos que dar una mano de pintura a esas “paredes pintadas de tolerancia” de tanto progre de salón, para ver si pueden llenarse de razonamientos y de advertencias.
Mi pesimismo, agravado después de lo que ocurrió ayer en el Congreso, no es tan grande como para temer una guerra civil. Aunque no hay que descartarla, porque el clima para una guerra civil se crea en seis meses o menos de bombardeo propagandístico, como se ha podido comprobar, es un hecho empírico, en la antigua Yugoslavia. Me tocó vivir aquella guerra como periodista desde una redacción. Pero escuché los comentarios de algunos compañeros que tuvieron el privilegio de estar presentes en Croacia y en Serbia antes de que empezaran las matanzas. Recuerdo que comentaban que les impresionó la machaconería de los medios de comunicación, en concreto la televisión, alimentando odio hacia el “enemigo” y dando imágenes execrables de él. “Esto acabará mal”, decían. Y no se equivocaron.
En relación con el odio y su permanencia, deseo contar una anécdota que viví en 1977. Un grupo de jóvenes (17 o 18 años, como mucho) comunistas, a quienes habían encomendado la pega de carteles del recientemente legalizado PCE por los alrededores de Madrid, llegó una noche a Arganda de Rey. Iban de noche porque era más fácil vigilar las posibles agresiones. En mitad de la faena, se asomó por una puerta un señor de sesenta o setenta años, y les llamó con grandes precauciones. Acudieron los chavales, y el señor les felicitó por su valentía. Les confesó que él había sido comunista, y que había vivido años perros. A continuación les entregó un papelito garrapateado a toda prisa. Les dijo algo así como “Aquí tenéis la lista de los tipos del pueblo que hay que fusilar”. Los chavales se quedaron de piedra. Les pareció ridículo, extemporáneo. No se identificaban en absoluto con el odio de aquel señor, aunque le consideraran un camarada perjudicado por el Franquismo.
A veces, cuando contradigo los comentarios de personas próximas a mí sobre la actitud del PP en relación con el terrorismo y la unidad de España, me pregunto qué ocurriría si las cosas se pusieran tensas. ¿Me apuntaría alguien en una lista?
Acabo. Efectivamente, el nuevo régimen fue injusto o cruel con el sindicalismo anarquista. Sobre todo si se compara su actitud hacia el sindicalismo socialdemócrata. Me alegro de que, el señor Rodríguez Molina, que se siente heredero de aquel anarcosindicalismo, no esté dispuesto a provocar ninguna guerra. Espero que no surjan otros que lo hagan por él , y me estoy refiriendo no a los anarcosindicalistas sino a los socialdemócratas que tan poco se preocuparon de enseñarle los dientes a Franco.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José M. Gallego García



Registrado: 16 Nov 2003
Mensajes: 48
Ubicación: Murcia

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 8:11 pm    Título del mensaje: ! Responder citando

Saludos,

He leído en Libertaddigital.es que Rajoy ya sabe lo que ETA pedirá a Zapatero:


Cita:
"Hasta hace poco –recordó Rajoy– ETA no tenía otro horizonte que dejar de matar". Sin embargo, prosiguió, "hoy puede decidir la presidencia del Parlamento vasco y el mismo Gobierno vasco". No es todo. En opinión del líder de la oposición, ETA "además fijará el calendario de un diálogo en el que se va a hablar de España". Por ello, Mariano Rajoy pidió dos cosas al presidente del Gobierno: La primera, "retirar la invitación al diálogo, no sé a quién se le ocurrió, pero yo le apoyaré". La segunda fue más bien un augurio fundamentado en las dos mesas de negociación que se crearán: "en una le van a pedir sobre los presos y algo más; en la otra le van a pedir que España deje de ser España". Le recordó también que antes tenía el apoyo del 90 por ciento del Parlamento y ahora le falta el del PP.



No se trataría tanto de hablar de las "perspectivas guerra civil" cuanto de la actual guerra civil de baja intensidad.

Una guerra de pocos muertos, de tensión "diplomático-parlamentaria", de desobediencia hacia el poder central, una guerra en la que el elemento terrorista (en su vertiente más pura- esto es, que reúne lo cuatro requisitos) juega su fundamental papel.

En la página 156 de "La vuelta a la caverna" leemos:

Cita:
"Si no hay Estados enfrentados no cabe hablar de guerra, salvo por metonimia, sinécdoque o por analogía, como ocurre en el caso de las guerras civiles"


Como mucho, viene a señalarnos Bueno, la guerra civil de 1936 pudo adquirir la categoría de guerra en la medida en que actuaron las potencias extranjeras, y por tanto era escenario propio de la carrera de armamentos que precedió a la posterior "guerra total".

La cita de Gustavo Bueno deja lugar a pocas dudas, lo que nos hace suponer que la cuestión nominalista se traslada al terreno de la dimensión, dado que estamos hablando de un "género límite" (el cuarto género).

La famosa "kale borroka" o terrorismo callejero introdujo a la sociedad española en un debate similar, que hoy, en mayo de 2005, se vuelve a reproducir por otros motivos (
Cita:
Zapatero no ha condenado las últimas cuatro bombas
que los "cobradores del frac" han puesto en empresas de Guipuzcoa, en la inteligencia de que si no hay muertos no hay "terrorismo", aunque sea en su vertiente más peligrosa, el" impuesto revolucionario").

¿Era la supuesta "guerrilla urbana" una forma de terrorismo? Nuestro gobierno determinó entonces que sí, eran acciones terroristas. Posteriormente, los medios informativos y de opinión, tan preocupados siempre por el vocabulario, comenzaron a hablar de "terrorismo de baja intensidad".


Pongamos, entonces, que el 11 de marzo comenzó esta "guerra civil de baja intensidad". Con todas las salvedades que hemos enumerado y con alguna que cabría añadir, como el hecho de que la fundamental conflagración que alimenta esta "guerra" (Estado español versus E.T.A.) no puede serlo ni siquiera en su acepción derivada del cuarto género de guerra o "guerra civil", pues los etarras no se lanzan "al abordaje" del Estado español (como hiciera Franco), sino que quieren separse de él.

De hecho, hoy, 15 de mayo de 2005, se publica en El Mundo que un dirigente batasuno ha hablado del 11 M como comienzo del "cambio de guión.

El 11M es un atentado terrosta sui generis, porque faltan algunos de los elementos (reivindicación de los atentados), si bien no faltan otros (complicidad subjetiva de ZP al retirar lo que la "voz fantasma" de los terroristas le pedía: retirada de Iraq).

Para seguir esta idea es preciso admitir que los demiurgos que hicieron posible el 11M fueron los etarras (que como Franco, usan al paria magrebí para sus objetivos). Por tanto, la especificidad del atentado del 11M deriva de que la interactividad entre terrorista y gobierno (que puede convertirse en complice o no) continúa latente: ETA guarda el as de la "reivindicación del 11M" para el caso en que sus planes se frustren, como se venían frustrando desde el 11S norteamericano, por lo cual tuvo que echar mano de este tipo de entente con los moros.

Un año después del brutal atentado se plantea la posibilidad de una tregua/negociación. Cosa imposible, vista la posición del PP, que en cualquier momento, más si se hiciera una reforma constitucional, puede volver al poder, para, fundamentalmente, desvelar quien fue la "mano negra" que ordenó el 11M. Según actúe ZP en esa negociación ZP se volverá a convertir en complice del terrorismo, y por extensión, criminal de lesa patria.

En cualquier caso, las perspectivas de guerra civil son nulas, ni siquiera en la versión de "baja intensidad" a la que me referí más arriba, pues el carácter secesionista de los principales actores del conflicto (ETA-ERC-PNV) hace imposible su condición de "contendientes", o solo lo son desde su punto de vista.

Cosa diferente, y que nos queda para el próximo día, es considerar que esos elementos secesionistas no actúan por separdo, sino formando una entente, divida en dos partidos (GALEUZCA y EUROPA DE LOS PUEBLOS, siendo ETA el "espíritu santo" en este tríptico).

Tal confederación de Estados-nación frustrados podría estar lanzándose "al abordaje" de España, esto es, al sometimiento de los restos de España por parte de las regiones históricas de marras. Incluso es castizo decir que los nacionalistas (tomemos un Pujol, por ejemplo), lo que en realidad buscan es mandar sobre el resto de España. A favor de esta hipotesis se encuentra, por ejemplo, el hecho de que exista una cláusula del Plan Ibarretxe que plantea, dentro de la libreasociación, el derecho de veto en cuestiones internacionales y de otra índole.


En cualquier caso, y tras el "pico" del 11M, de lo que hablamos, de momento, en mayo de 2005, es de "baja intensidad" (recordamos que ZP no ha condenado las 4 bombas en Guipuzcoa y que se apoya en 2 años de paz- "la violencia puede no ser agresiva", Bueno dixit). "Baja intensidad" en la que juegan un papel fundamental las relaciones "diplomáticas", parlamentarias y autonómicas.

La alta intensidad de esta guerra está por llegar.

JM (18 de mayo de 2005).
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Jue May 19, 2005 12:49 am    Título del mensaje: Baja intensidad política; salvo en el mentir de sus profesio Responder citando

La verdad es que el mensaje de Gallego García me parece bastante pesimista (ya sabemos que el pesimista es quien se queja hoy...) y algo confuso (seguramente sabe más y mejor sobre el 11M que yo). No obstante con el PSOE en el gobierno es posible cualquier cosa. No conozco partido más lleno de trepas y con más amor por el “banco azul” o los “rojos” (puede que el color les de igual; cuantos más sean a apoltronarse en el Congreso y realizar experimentos con los españoles —no con gaseosa— mejor). Sus más de 100 años de sinvergonzonería lo prueban y le reprueban suficientemente. Véase lo que en este mismo foro, pero en otro tema (Secesionismo vasco) se ha escrito hoy mismo: la carta y demás. Supongo que más de uno (no todos son iguales en ese partido) seguirá afiliado por otros motivos, pero no creo que sea por tragarse fácilmente cualquier cosa. Yo, es una opinión muy personal, le veía algo despistado desde que perdió las elecciones que le apearon del Gobierno y estoy convencido de que no pensaba ganar las últimas, por lo que me sorprende la bravuconería que adoptan con una celeridad inusitada cuando vuelven a conseguir su meta que, repito, no es otra que parecer que gobiernan. Porque ¡encima! no saben gobernar. Parece mentira que también vayamos a tener que echar de menos al tándem González-Guerra; y a otros políticos de la Transición ¡con lo malos que eran, en general! En fin... algún iluso esperará que dentro de tres años... ¡qué pena!

Respecto al grueso del mensaje, a lo de la «guerra civil de baja intensidad», reconozco que es un símil atractivo, pero no me parece muy “actual”: eso existe siempre, sobre todo desde que la premisa fundamental de los constituyentes españoles es contentar a todos, o sea, no tener contento más que a los trepas y espabilados varios; con lo cual, claro, de vez en cuando la intensidad se eleva e incluso estalla. Yo creo que ese afán tan políticamente español de contentar a todos para disgusto de la mayoría (seguramente motivado por una desconfianza inusitada hacia el pueblo, un pueblo de los de mejor conformar que existe), es culpa del puñetero liberalismo político, que aquí no se sabe qué es, dudo mucho que haya habido más de 10 o 12 políticos liberales “de verdad” en toda la historia y no sé si alguno de ellos ha sido español —pues si hubiera habido alguno habría durado dos días entre tanta fiera políticamente salvaje. Liberal es, justamente, ese pueblo que tanto desprecian y temen los políticos liberales, pero no lo ven; o no quieren verlo. Ahora bien, no es menos cierto que en las guerras civiles españolas ha influido poderosamente otra puñeta típica: el regionalismo o nacionalismo, según modas y épocas. Regionalismo o nacionalismo que no tiene otro motivo que la misma aficción del PSOE: gobernar donde sea y como sea para mangonear todo lo posible. Estoy convencido de que, también, a la mayoria del pueblo, sea de la región que sea, le importa tres pepinos su región o nacionalidad, a pesar de la propaganda que debe aguantar. Pero quizá esto sea lo peor: que el pueblo sea tan liberal y tenga tanto aguante.

No es un análisis muy preciso, es cierto, pero es que me cabreo con ciertos temas; me pasa como a A. Romero en el otro mencionado. Generalizo demasiado, pero es difícil de rebatir con la historia en la mano. Salvo, acaso, por jugar —no mucho— con el doble sentido de “liberal”. No lo hago con “pueblo”: me refiero al real no al de los panfletos. Sin embargo, creo dejar claro que si el pueblo se hartara un día no tendría por que tener lugar una guerra civil: no hay una porción de él enfrentada a otra; hay un pueblo que “pasa” demasiado de sus próceres. Tampoco, por supuesto, le veo muy dado a la revolución. Ni que la solución sea abstenerse o votar en blanco cuando toque. Para encaminarse a una solución, el primer paso no es muy complicado: ya que al politico parece serle consustancial la mentira, no dejarse engañar. Es de cajón. ¡No hay que dejarlos mentir!, que mienten como bellacos cada vez que abren la boca. Hay que desmentir todas sus mentiras (constantes, insisto) y evitar que lleven a cabo casi todos sus proyectos, que suelen ser una majadería o un negocio para tres o cuatro. Hay que mover el culo un poco y la cabeza un mucho. Porque, claro, ¿cómo les desmentimos? ¿Cómo podemos hacer para que los mentís se publiciten más que las zapatillas o los refescos o, al menos, igual que sus mentiras?... Por cierto, no sería esta la tarea de la oposición: colaborar en el bien público, ayudándoles en lo acertado e impidéndole las barrabasadas; aplaudiéndoles al mostrar sentido común y desmintiendo sus mentiras. ¿Es eso lo que hace el PP? ¿Por qué sólo lo tiene que hacer el PP?...

No confío en la democracia representativa; no me la creo, así de sencillo. La veo un engañabobos, sinceramente. Es la primera mentira a combatir.

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Jue May 19, 2005 12:54 pm    Título del mensaje: El regreso de la Momia Responder citando

Estimados amigos:

El Proteo de la intelectualidad española publica hoy este artículo:

La guerra civil fría

Del principio al fin, el Congreso ha mostrado a unos rebeldes, insumisos, facciosos, en plena guerra civil contra los principios de discusión y debate. Desde las elecciones hasta acá, el clima ha ido calentándose hasta llegar al rojo vivo de ahora. No creo que haya llegado al final, pero tampoco creo que pueda llegar a más disparate. No estamos solos en el mundo, ni tampoco los españoles con armas están dispuestos a empuñarlas contra otros. Los que hay ni siquiera se definen como españoles, y llevan dos años sin atentar. Pero es preciso advertir que este lenguaje es muy parecido al que precedió la Guerra Civil y se mantuvo durante ella y a su final. Algunos son las mismas personas; otros, sus hijos. No es de extrañar: Franco revolvió las clases sociales que se habían formado durante los primeros años del siglo, sustituyó una burguesía republicana, abierta y laica, repartió las riquezas en ese sentido y esos valores -lo que ellos llaman "los valores" como si fueran únicos y fueran buenos y realmente válidos- conservadores, confesionales y tradicionales subyacen en la punta derecha de la nación. Los han aprendido hijos y nietos, han heredado, al mismo tiempo que una empresa o un paquete de acciones y unas fotos del abuelo en traje de guerra, un lenguaje: y es el suyo.

Hasta los recién llegados, los comunistas conversos, aprenden ese lenguaje típico. "Personajes típicos en situaciones típicas", decían los teóricos marxistas rusos definiendo el realismo. Por eso alguna vez tiendo a ver lo eternamente repetido en un momento en que parece nuevo. Mal hecho, porque nada es igual: esta situación de hoy con 155 congresistas lanzando palabras como las de traición a los muertos o a España es semejante, pero no igual a la de 1936. No igual, porque están solos. Como se han quedado en el Congreso, se van quedando en el total de la nación. Solos con las plumas gruesas que escriben con grumos, enganchadas en el papel barato de los periódicos afines, que también han ido heredando desde la guerra civil caliente. Diezmos y primicias. Toda esa ideología y aquellos uniformes y capas pluviales, y los enormes mítines de Hitler y Mussolini, y la decadente Sociedad de Naciones, no existen ya. Ni se estilan.

Y ni siquiera hay rojos contra los que esgrimir las pistolas herrumbrosas: algún soldado perdido queda todavía, sin ningún riesgo para nadie, en su larga trinchera, apedreado. Pero satisfecho.


Poniendo entre paréntesis el contenido propagandístico de este Zelig del periodismo (identificación del PP con los sublevados del 1936, soledad de soledades y sólo soledad del PP, ETA lleva dos años sin atentar -sic-...), lo cierto es que también el periodista-camaleón apunta a la situación que venimos describiendo en este tema.

Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José M. Gallego García



Registrado: 16 Nov 2003
Mensajes: 48
Ubicación: Murcia

MensajePublicado: Jue May 19, 2005 2:43 pm    Título del mensaje: Responder citando

Saludos:

Después del artículo que nos muestra Romero Ysern, dice lo siguiente:

Cita:
Poniendo entre paréntesis el contenido propagandístico de este Zelig del periodismo (identificación del PP con los sublevados del 1936, soledad de soledades y sólo soledad del PP, ETA lleva dos años sin atentar -sic-...), lo cierto es que también el periodista-camaleón apunta a la situación que venimos describiendo en este tema.



En mi humilde opinión, habría que poner un paréntesis a la totalidad del artículo. Pues si bien en su título nos habla de un concepto ("guerra civil fría") del que podríamos discutir, no veo yo en el texto la definición del mismo, ni una demostración de que el término es válido. Un paréntesis completo, una enmienda a la totalidad. Pura, y hueca, propaganda.

Parece que el autor del árticulo sobre la guerra civil fría se sorprende que desde los escaños emane tal violencia. ¿No sabe de las amenazas de los socialistas y comunistas, algunas de las cuales fueron cumplidas, durante la II República?

En mi opinión, el artículo debería llamarse "Oh, qué fría guerra civil", por su intención de retomar y rehacer la historia, por las ansias de que se vuelva a la dialéctica de los puños. A repetir la gran tragedia, hic et semper, esta vez como gran farsa.


En último término, el tal "Proteo de la intelectualidad", habla de la imposibilidad de que se caliente la guerra, porque los del PP "están solos".

No es la debilidad lo que hace que una guerra sea fría o caliente. La "guerra fría", como concepto histórico, señala una conflagración en la que

no es la debilidad,
la desigualdad de fuerzas,
o la soledad (del PP),

sino la fortaleza de los contendientes,
la igualdad de tales fuerzas
y la creación de sendas áreas de influencia

... lo que define a esa tal guerra civil fría. El orden de este sintagma nos promete una seria reflexión pero se queda en eso, en pensamiento solipsista y sectario propio de las izquierdas y derechas nacionalistas actuales. Poco dialéctica, su dosis de doxografía de los pensadores marxistas clásicos, y mucha mentira, demasiada.

Lo que realmente me lleva a pensar que esta guerra civil sería, si fuera, de baja intensidad (con los serios matices que señalé en el mensaje anterior: entente nacionalista que aborda el poder central y no mero ataque de fuerzas secesionistas, he ahí el quid de la cuestión).

Mi mensaje anterior ha sido llamado "pesimista y confuso". Pero debería entenderse que yo niego toda perspectiva de guerra civil. Lo que hice fue mostrar la posibilidad, no de que la dimensión de los hechos engorde y acabe por estallar, sino de la posibilidad teórica, conceptual, de que acaezca.

Un saludo,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mie May 25, 2005 5:43 pm    Título del mensaje: Las Divergencias son cada vez más críticas Responder citando

Estimados amigos, a continuación os pego una noticia y un artículo (que aparecen hoy en Libertad Digital) sobre la agresión que sufrió Pío Moa en la Universidad regida por Peces Barba, el <<Defensor de las víctimas antiPP>> (como se vio con claridad desde el primer momento).
Un cordial saludo. Antonio Sánchez


Cita:
Pío Moa da las gracias a los que evitaron su agresión: "Ya no hay ese ambiente de pasividad"
El historiador Pío Moa ha alertado sobre el surgimiento "de un ambiente de permisividad con la violencia como el que existe en el País Vasco" y denunció que "el radicalismo se está extendiendo por el apoyo de rectores como Tugores o Peces Barba", rectores de la Universidad de Barcelona y la Carlos III, respectivamente. Además, mandó un mensaje de agradecimiento a las personas que evitaron que los radicales de izquierda que boicotearon su charla consiguieran agredirle. Envíe AQUÍ sus correos de apoyo a Pío Moa y lea aquí los emails recibidos.
(Libertad Digital) En La Mañana de la COPE, el colaborador de Libertad Digital Pío Moa ha querido agradecer a las personas que le protegieron de la agresión de la veintena de jóvenes radicales de extrema izquierda que el martes intentaron boicotear su conferencia sobre la República en la Universidad Carlos III.
"Fue lo que más me agradó de todo", ha dicho Moa en referencia a la ayuda que le prestaron los asistentes a la charla para no ser agredido. "Me vi rodeado por esos matones y en un momento se vieron ellos rodeados y esto fue lo que salvó la situación", apuntó. Moa reconoce que "pudo haber terminado muy mal, y terminó muy bien gracias a la reacción espontánea de la gente". También se alegró de que "ya no hay ese ambiente de pasividad que había antes, en que estos tíos podían actuar como les diera la gana".
Moa, autor de algunos de los libros sobre la historia de España que más éxito han tenido, ha querido restar importancia al intento de agresión por parte de esa veintena de radicales –"Yo cuando era joven, por desgracia, era como ellos", señaló–, pero no quiso pasar por alto el papel del rector de la Carlos III, Gregorio Peces Barba, en el incidente. Dijo que su interés no era impedir el asalto de "los matones", si no que "lo que le importaba es que gente" como Moa vaya por su universidad.
Afirmó que le indigna "el amparo" que Peces Barba da a actos de este tipo y denunció que "el radicalismo se está extendiendo por el apoyo de rectores como Tugores (rector de la Universidad de Barcelona) o Peces Barba". "Se está imponiendo un clima que reclama una movilización porque si no vamos a terminar muy mal", añadió.
El prestigioso historiador resaltó la "enorme ignorancia" sobre la historia de España de los "chavales" que le increparon y alertó sobre el surgimiento "de un ambiente de permisividad con la violencia como el que existe en el País Vasco". "No podemos consentir que se extienda a toda España", concluyó.




Lo indignante
Pío Moa

el clima de fanatismo extendido en Barcelona por los separatistas y la izquierda se está trasladando a Madrid




Afortunadamente no llegó la sangre al río, o a río, gracias a la rápida reacción de los asistentes al acto, expulsando a empellones a los agresores, y así no he tenido que pasarme unos meses en el hospital como tengo entendido que le ocurrió al pobre Bono. Mucho me ha alegrado esa reacción, porque demuestra que el clima de pasividad ante el matonismo izquierdista está cambiando. Mi agradecimiento a ellos y a las muchas personas que me han expresado su solidaridad.

A decir verdad, entiendo bastante bien a los energúmenos que intentaron reventar mi conferencia sobre las causas de la guerra civil. Cuando yo tenía su edad no me diferenciaba de ellos, y recuerdo perfectamente cómo machacamos, literalmente, una conferencia de J-J. Servan Schreiber, director de L´Express, cuando vino a presentar su libro El desafío americano en la facultad de Derecho de Madrid, ya no sé bien si en 1968 o en 1970. Cabe señalar, en muy relativa disculpa nuestra, que entonces existía una dictadura, la libertad de expresión estaba muy reducida y nosotros arriesgábamos ser golpeados y detenidos por la policía. Estos chavales de ahora, en cambio, ni arriesgan nada ni nada les impedía esperar al coloquio, que resultó más largo que la conferencia, y allí exponer lo que tuvieran a bien. Digo muy relativa disculpa porque también nuestra acción contra Servan Schreiber constituyó un acto de vandalismo a cargo de totalitarios. Nunca fue lo mismo ser antifranquista que ser demócrata.

Lo que realmente me ha indignado ha sido la actitud del rector, Peces Barba, que recordaba la de la revista izquierdista Triunfo, de gran difusión en la época de El desafío americano, y que se las apañaba para presentar a la víctima, Servan, como el “provocador”. El antifranquismo siempre fue así, y sigue siéndolo. Para Peces, el problema no radica en que una panda de fanáticos venga a impedir la libertad de expresión en la universidad, sino en que vaya a expresarse allí quien discrepa de las ideas del propio Peces y tantos de su cuerda. Ideas, dicho sea de paso, que ellos son totalmente incapaces de sostener en debate abierto como exige la honradez intelectual y las (buenas) tradiciones universitarias. De ahí su necesidad de censura.

Sé que el rector de la Carlos III tiene otras virtudes y otros merecimientos en el pasado, y él mismo debiera recordarlos, pues ahora, con su “talante”, está atentando contra la libertad de expresión en la universidad. En tiempos del franquismo ésta era precisamente una reivindicación del movimiento estudiantil, manejado siempre por los comunistas y apoyado por los “progres”, y cuyo trasfondo estamos comprobando desde hace largo tiempo: defienden esa libertad exclusivamente para ellos, tal como respetan la democracia sólo si ellos mandan.

Otro punto a considerar: he dado conferencias en la Universidad Complutense y en la Autónoma madrileña y nunca ocurrieron cosas parecidas. Lo cual indica que el clima de fanatismo extendido en Barcelona por los separatistas y la izquierda se está trasladando a Madrid. Y de manos de personajes como este rector. En mi opinión, los estudiantes demócratas deben organizarse para impedir tal deriva, porque la pasividad sólo puede concluir en el dominio de los matones amparados por las autoridades, como ha ocurrido en la Universidad de Barcelona o, más en general, en las Vascongadas.

Luego, el coloquio tuvo mucho interés. La asistencia se dividía por igual entre derechas e izquierdas, y pude comprobar, una vez más, la tremenda ignorancia en que estas últimas suelen apoyar su apasionamiento. ¿Qué les habrán enseñado a estos muchachos? Una chica habló de los millones de personas asesinadas por el franquismo; todos ellos ignoraban datos económicos elementales como los índices de convergencia españoles con la Europa rica en los años 70 y posteriores; o el carácter marginal del golpe de Sanjurjo comparado con la guerra civil planeada por la izquierda en el 34; etc. Quien más me sorprendió fue una chica que se presentó como de la familia de Calvo Sotelo, aseguró saber más que yo sobre el asesinato de éste y negó que Calvo hubiera sido secuestrado por la policía del Frente Popular. También me acusó de “crear odio” por rebatir las odiosas y evidentes mentiras de la izquierda sobre el pasado: el típico caso de una persona procedente de la extrema derecha que exculpa los peores crímenes de la extrema izquierda, incluso contra sus propios familiares.

En fin, un pequeño indicio más de cómo se está poniendo el panorama.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mar Jun 21, 2005 11:42 pm    Título del mensaje: El ambiente se caldea Responder citando

Estimados compatriotas:

Fernando R. Genovés acaba de publicar un artículo en el suplemento “Ideas” de Libertad Digital. Aunque habría que matizar alguna de sus afirmaciones creo que acierta en lo esencial y, además, se atreve a escribirlo sin tapujos. España está pudriéndose en todos sus ámbitos, pero los síntomas aún no son escandalosos, por lo que la mayoría de la gente no los ve, o no quiere verlos (no quiere analizar el por qué).
Fernando Genovés es optimista, con todo, respecto al futuro, y ya piensa en el día posterior a la finalización de la “guerra civil fría”, presumiendo que España persistirá. Si es así (Amén) los vencedores (los españoles) tendrán que dar un importante giro a la política que se ha desarrollado no sólo con el PSOE, sino también con el PP. Entre otras cosas es evidente que será necesario romper definitivamente con la Constitución del 78 y con mucho de lo que ella implica (también con la “Democracia coronada”: tanto en lo que tiene de “capitalista” depredadora, como en lo que tiene de “corona” en Babia –no sabemos cuándo volverá el rey de Babia, si es que vuelve-). Pero de momento no parece que haya muchos políticos que escriban cartas a un militar español (incluido el rey, Capitán General de los ejércitos y Jefe del Estado).
La crisis que parece acechar al proyecto franco-alemán de Europa (¿No tendrá algo que ver una posible venganza de Bush, Blair mediante, por las canalladas en Irak?) seguramente vengan muy bien a España, aunque económicamente nos perjudique a corto plazo. Como ya nos advirtió Bueno, España corre el peligro de ser anegada por “Europa”: la integración en Europa supone la negación de lo más esencial de España, el debilitamiento de su poder frente a proyectos que tienen muy poco que ver con un Imperio generador que eleve a los “conquistados” a la condición de los conquistadores… ¿Caben otras alternativas más racionales, a largo plazo, en el mundo actual?
Con todo, nos alegra que empiecen a decirse las cosas con mayor claridad (lo ocurrido con los perros de Jarrai es un síntoma importantísimo de por dónde van los tiros de zETAp). En esta situación creemos que “¡cuanto peor, mejor!”, pues servirá para marcar los respectivos territorios, el bando al que cada cual quiere apuntarse.

El artículo es el siguiente:


Cita:
LIBREPENSAMIENTOS
Reconciliación nacional
Por Fernando R. Genovés
No creo que España esté necesitada ahora de una segunda transición política, al menos en los términos sediciosos empleados por quienes nos buscan la ruina. Pero sí estoy cada día más convencido de que la sociedad española debe empezar a preparar una nueva fase de reconciliación nacional, en el horizonte próximo del postsocialismo republicano, que supere el actual escenario de "guerra civil fría" impuesto por la facción gobernante y todavía activa.
La penosa malaventura que está suponiendo el presente periodo de la vida pública española, traída por quienes pretenden conducirla a su fase terminal, sólo podrá ser evaluada, con todas las garantías de justo juicio y pleno discernimiento, cuando todo esto haya pasado. Mientras tanto, debemos aprestarnos en común a disponer la normalización democrática.

Ante la perspectiva, más pronto que tarde, de la caída del Muro de Ferraz, cuando sus comandantes estén en Carabanchel, en Argel o en sus domicilios; cuando sea posible, en fin, la vuelta a una situación política, social y moral de estabilidad en la que España salga triunfante de la amenaza que la acecha, es preciso garantizar la reconciliación nacional. A la vista de este escenario imperioso, urge pensar en el futuro de España.

No sabemos cuánto puede tardar el definitivo establecimiento de la normalidad democrática en nuestro país, pero es preciso habilitar el hospital de campaña, al objeto de curar las heridas infligidas a unas instituciones y a unos ciudadanos severamente lastimados y allí se recuperen, antes de que sea demasiado tarde para poder asegurar el orden, la integridad y la decencia en la Nación.

Cuando todo esto haya pasado muchos seguirán sin creerse lo que en España ha tenido lugar, otra vez. Y habrá negacionismo. Como lo hay hoy: incredulidad y negación de la realidad. Amplios sectores de las presentes jóvenes generaciones van a tener que padecer un déficit profundo en instrucción, cultura y enseñanza general básica, una grave merma en educación democrática y en moralidad, en autoestima y civilidad.

Las secuelas serán largas y molestas. Pero las nuevas generaciones no deben crecer marcadas por el odio, la miseria moral y la insania que hoy agrían nuestra nación, mandada (al carajo) por una facción delincuente y montaraz de guante blanco, con traje y corbata, los caballeros mandamases, con trapitos de portada de Vogue, las señoras y señoritas "mandamasas".

Son agudas la ofensa y la humillación infligidas, son inmensos los destrozos causados a nuestro país. Es inquietante lo que todavía nos reservan los últimos coletazos rabiosos por venir. Hay que disponerse, con todo, para la reconciliación nacional, lo que significa, básicamente, hacer justicia y exigir a los culpables las reparaciones necesarias. A capitanes y a marineros. Porque aquí hay ya muchos implicados en la felonía, por acción y por omisión, actuando en primera línea o en el coro.

Se trata de que no se sumen más individuos a la fechoría colectiva. O bien, de que los que ya han cruzado la delgada línea roja que conduce a la infamia y a la degradación personal retrocedan. No merece encanallarse así por un puñado de euros, un poquito de poder y un demasiado resentimiento contra los tenidos por enemigos. O quienes los odiadores profesionales han señalado como enemigos, esto es, los otros en el nombre del Otro (Alain Finkielkraut), los "malos" en nombre de los "buenos" (Gregorio Peces-Barba).

Una guerra, un conflicto y hasta el más insignificante pleito entre individuos necesitan establecer unas estrategias de entendimiento para que el fin de las hostilidades sea posible algún día con el menor coste civil posible. En España (quién lo duda, a excepción de los políticamente correctos, los necios y los muy melindrosos) tiene lugar una peculiar "guerra civil fría", si se me permite la expresión, que larvada y exportada desde la región vasca, vía Cataluña, ha impregnado de división, animadversión y confrontación a la sociedad española entera. Unas veces cruenta, patentemente violenta (ETA sigue armada y al acecho; las alcantarillas de los poderes públicos no han sido desinfectadas del todo; la extorsión, la intimidación, la provocación no cesan; siguen los escoltas a miembros de la oposición y a ciudadanos privados señalados, etcétera); otras, incruenta y latente, encubierta y subrepticia, aunque siempre asfixiante, dominadora, aniquiladora.

El caso es que en España persiste una "guerra civil fría", peculiar y específica, irregular e informal, desequilibrada y enmascarada, desconcertante y sorpresiva, como son hoy en día las "nuevas guerras" (Mary Kaldor) y, más en concreto, los conflictos excitados por el atizador del terrorismo, las "nuevas guerras civiles": "La guerra civil no procede de fuera, no es un virus importado; se trata de un proceso endógeno. Siempre lo inicia una minoría; probablemente baste con que sólo uno lo quiera, para que resulte imposible cualquier convivencia civilizada" (Hans Magnus Enzensberger, Perspectivas de guerra civil).

La "guerra civil fría" de la que hablo remite a la "caliente" de los años 30, y es alentada por quienes contra Franco vivían y luchaban mejor. Este proceso endógeno se reactiva en España en el momento en que una "minoría", odiadora y resentida, decide tomarse el desquite por el triunfo electoral de la derecha en los años 90 y, sobre todo, por el éxito social y económico, de alcance internacional, de las políticas de gobierno entonces practicadas. Gracias a ellas se abría una vía de revitalización en España, que aceleraba la neutralización definitiva del particularismo, el provincianismo, el nacionalismo, el terrorismo etarra y el pensamiento único políticamente correcto.

El riesgo, vislumbrado por los procuradores de estas taras, de pasar a la Historia o, cuando menos, de conformarse a permanecer en su condición de marginalidad y excentricidad fue demasiado grave, y se encendieron todas las alarmas. Había que ir a por todas y, en particular, a por aquellos que precipitaban el fin de sus días de vino y rosas, sus privilegios y mayorazgos.

Los sucesos acontecidos a la sazón son de sobra conocidos, al menos para quien no sea ciego o vil. Culminó con la llegada al poder del tripartito del rencor, el odio y la malasombra. Un advenimiento sentenciado a su manera por las urnas, cierto, "pese a que la toma y el fortalecimiento del poder fueran acompañados de engaño, traición e intrigas" (Sebastian Haffner, Alemania: Jeckyll y Hyde. 1939, el nazismo visto desde dentro. ¿Para cuándo el terminante y revelador libro sobre el Jeckyll y Hyde en ZP y el socialnacionalismo en España?).

En España, en estos últimos tiempos, no sólo se han atacado desvergonzadamente las más elementales reglas de juego democrático, los usos dispuestos y las buenas costumbres sociales establecidas durante siglos, los valores religiosos de la gran mayoría de españoles. Además se ha violado impunemente, a cara descubierta y con recochineo, lo más sagrado: la vida, la libertad, la dignidad, la compasión para con las víctimas y aun la memoria de los muertos. Todo ello organizado y consentido desde las más altas esferas del poder.

Mas no hay cabecillas sin secuaces. Como muestra la historia de la infamia, sin la participación voluntaria y mezquina de una parte considerable, sensible y "especializada" de la población, la mano del tirano aprieta pero no ahoga.

Sólo cuando jueces y fiscales, catedráticos y maestrillos, doctores y licenciados, sastrecillos cobardes y carniceros eficientes, técnicos y peritos de guardia, zapateros prodigiosos y amas de casa despeinadas, asociaciones de actividades diversas y sindicatos del ramo, concejales de pueblo y diputados culiparlantes, periodistas y practicantes del libelo, compañeros de viaje y afiliados con lealtad al Partido a prueba de bomba; sólo, en fin, cuando secciones del pueblo llano y vano se ponen la camisa del color que lo sitúa al lado del poderoso para así resolver sus rencillas públicas y privadas con el vecino, y beneficiarse sin otro mérito que la obediencia de alguna prebenda, sólo entonces la guerra civil, caliente o fría, levanta el vuelo del dragón.

Hay que preparar, pues, la reconciliación nacional, para que sea efectiva lo antes posible. Otra vez. Antes, al final del franquismo. Ahora, en la antesala de la etapa postsocialista, segunda parte. Hay que disponerse a hacer justicia y, si cabe, al perdón de los delincuentes, sean gobernantes, simples vecinos o acompañantes.

Pero, atención, perdonar no significa cancelar ni olvidar. Convocar la virtud que perdona, sí, "pero no suprimiendo la falta o la ofensa, ya que no se puede, sino dejando de estar resentido con quien nos ha ofendido o perjudicado" (André Comte-Sponville, Pequeño tratado de grandes virtudes). Perdonar supone, ¡sencillamente!, dejar de odiar, renunciar a la venganza.

Perdonar implica, asimismo, no olvidar el crimen y la infamia ni las exigencias del derecho y la moral vulnerados. Significa no ofender todavía más a las víctimas. Y, principalmente, hacerse perdonar. Ténganlo presente quienes todavía no han llegado demasiado lejos.... o no han fijado aún el límite de sus prejuicios, lealtades villanas y acciones. Porque la Nación debe seguir unida.

Si sólo los justos están legitimados para perdonar, ¿con qué derecho un Gobierno soez pretende perdonar a los criminales, contra el parecer de los directamente implicados y afectados (las víctimas) y, lo que todavía es más grave, sin pedir perdón por sus propios "pecados", tanto el "pecado original" (la insólita toma del poder el 13 y 14 de mayo de 2004) como los derivados de él (el fortalecimiento en el poder a costa de lo más sagrado) y los que a él le condujeron (la violencia ilegítima organizada contra los Gobiernos de Aznar)?

"El perdón no está destinado a las buenas conciencias satisfechas, ni a los culpables no arrepentidos […] El perdón no está hecho para los cerdos ni para las cerdas" (V. Jankélévitch, Le Pardon).






Postdata: En Madrid han apaleado a un hombre por llevar unos pantalones de color rojo con ribetes amarillos. El hecho dice mucho por sí mismo, aunque se tratase de “punkis” que buscaran vengarse de un supuesto “cabeza rapada”. Llegar a presuponer (por lo que se deduce de la noticia) que quien lleve colores de la bandera española es una especie de demonio (nazi, facha, “español”, etc.) dice mucho de la “educación” que se da en las escuelas y universidades sobre España…

Un cordial saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Vie Ene 06, 2006 8:02 pm    Título del mensaje: Discurso del General Mena Aguado Responder citando

Estimados amigos:

Esta es la noticia, tal y como la ofrece el periódico "El país". En la portada de este periódico en Internet, pueden ustedes, así mismo, escuchar las palabras del General Mena. Un saludo:

Un general alerta de las consecuencias de aprobar la actual propuesta de Estatut

Mena Aguado recuerda que si "los límites infranqueables" de la Constitución son rebasados, las Fuerzas Armadas deben actuar en defensa de España

AGENCIAS - Sevilla

ELPAIS.es - España - 06-01-2006
El general jefe de la Fuerza Terrestre, teniente general del Ejército José Mena Aguado, ha alertado hoy en Sevilla "de las graves consecuencias que tanto para las Fuerzas Armadas como institución como para las personas que las integran podría conllevar la aprobación del Estatuto de Cataluña en los términos que está planteado". En su intervención durante el acto de la Pascua Militar celebrado en la Capitanía General de Sevilla, el general Mena, de 63 años, ha comenzado admitiendo que estaba entrando en el terreno político. "Siempre he recalcado que los militares no debemos entrar en disquisiciones políticas, que lógicamente corresponden a los políticos", ha reconocido. Sin embargo, ha considerado que sí forma parte de sus obligaciones "alertar" de las consecuencias de aprobar la actual propuesta de reforma del Estatuto catalán.

El deber de conocer el catalán

Así, el alto mando se ha referido a "las graves consecuencias que tanto para las Fuerzas Armadas como institución como para las personas que las integran podría conllevar la aprobación del Estatuto de Cataluña en los términos que está planteado". Según Mena, "el hecho de que en una autonomía sea exigible el conocimiento de su lengua particular es una aspiración desmesurada que obligaría en las Fuerzas Armadas a regular los destinos a esa autonomía de la misma forma que actualmente se regulan los destinos en el extranjero".

El jefe de la Fuerza Terrestre ha subrayado que "afortunadamente, la Constitución marca una serie de limites infranqueables para cualquier estatuto de autonomía", de ahí que haya lanzado un "mensaje de tranquilidad".

Sin embargo, ha hecho hincapié en que "si esos límites fuesen sobrepasados, lo cual en estos momentos afortunadamente parece impensable, sería de aplicación el artículo octavo de la Constitución: las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejercito de Tierra, la Armada y el Ejercito del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad, y el ordenamiento constitucional".

Al mando de 'La Brunete'

El 9 de febrero de 2001 se publicó el Real Decreto por el que se promovió al general de división José Mena Aguado y se le nombró jefe del mando de personal del Ejército de Tierra. En la referencia del Consejo de Ministros, se aportó el siguiente perfil del militar:

"Nacido el 18 de marzo de 1942 en Palencia, casado, con tres hijos, ingresó en el Ejército en 1960 y hasta ahora ocupaba el empleo de General de División. Ha estado destinado en la Dirección de Personal del Mando Superior de Personal del Ejército de Tierra, en la Escuela de Estado Mayor, en el Regimiento de Caballería Ligero Acorazada Villaviciosa, en el Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados número 1 y en la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa. Desde el año 2000 era Jefe de la División Mecanizada Brunete número 1.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Vie Ene 06, 2006 10:14 pm    Título del mensaje: Algo se mueve en el Ejército Responder citando

Estimados compañeros de foro:

La noticia que presenta nuestro amigo Antonio Romero demuestra que en España hay gente que está llegando al límite de su aguante y que, además, se atreve a decirlo (no como el rey). Otra cosa es que el número de españoles (muy especialmente militares) que estén dispuestos a levantar la voz ante tanto <<demente>>, tanto <<cursi>> y tanto trepa, sea lo suficientemente significativo cuantitativa y cualitativamente.
El sistema político actual da un poder exagerado a los partidos políticos que, con la oportuna formación de mayorías, parece capaz de poner patas arribas a todo el país. Los mismos militares creen que su labor puede separarse de la de los políticos (como si realmente los <<poderes>> fueran independientes, como decía Montesquieu). Pero esto no es así. Una cosa es que los militares no se metan en <<política>> mientras las cosas marchen más o menos bien (eutaxia), pero eso no significa que no tengan el deber de intervenir cuando la patria común e indivisible de todos los españoles va camino del matadero conducida por cuatro dementes, cursis y trepas (y todos los que les apoyan por acción u omisión). Si la nave de España es conducida hacia los acantilados por un capitán demente o ignorante da igual que quienes le apoyan en la marinería o en el pasaje sean mayoría o no. La obligación de los que no están de acuerdo es decirlo y actuar en consecuencia, porque en política no se puede firmar un cheque en blanco a nadie, y no se puede confiar en un capitán que dice (como nos dice Zapatero) que confiemos en él, porque dentro de unos años quienes ahora protestan le darán la razón. El problema es que hay procesos irreversibles. Sólo los resultados son apelables para dirimir la disputa, y éstos no están dados (en la serie <<Roma>>, emitida por la Cuatro –por si las moscas advierto que es el único programa que veo de dicha cadena- le dice Marco Antonio a Julio César que pretender enfrentarse con Pompeyo en Egipto, donde éste podría tener unas fuerzas muy superiores- indica un exceso de orgullo –soberbia- por parte de César; pero éste le contesta que sólo sería así si fracasase –por el contrario demostró una gran prudencia, pues venció-. También es curioso el pasaje en el que el eunuco de Ptolomeo XIII se queja ante César por las deudas que, según la Ley de Roma, ha contraído el faraón con la República –Imperial-, y dicho eunuco recrimina a César que los cálculos de la deuda son propios de la Ley de Roma –no de Egipto- . Pero César le contesta que no hay otra forma de Ley –pues los egipcios, incluido el faraón, son vasallos de Roma…, y el poder o soberanía política no es divisible-).


Pues bien, el rey sigue apelando al <<consenso>> (¿de quiénes y para qué?) en el día de la Pascua Militar, y el megalómano de Bono dice que el rey ha hecho más que todos sus antepasados juntos por la libertad de los españoles. Aparte de la concepción metafísica que pueda tener nuestro ministro sobre la libertad (¿frente a quién? ¿Para qué?), sobre todo demuestra que tiene muy poco aprecio por todos los dirigentes políticos españoles de nuestra historia (Leyenda Negra…., democraticismo, etc.).
Y mientras nuestros jóvenes se dedican a quemar indigentes y mostrar sus <<hazañas>> en los teléfonos móviles que les han regalado sus papis…. , sin que nadie les castigue como se merecen.
Y esto parece que va a peor… ¡Qué país!

Esperemos que Bono le ponga una medalla al Teniente General Mena Aguado, aunque me temo que va a hacer más caso a los que piden que se le destituya, aunque en marzo ya entraba en la Reserva….

Un pesaroso saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Vie Ene 06, 2006 11:14 pm    Título del mensaje: El GEES da en la diana. Responder citando

Estimados compañeros:

Entre tanta declaración pusilánime y tanta hipocresía ramplona, aquí recojo unas sobrias declaraciones del Grupo de Estudios Estratégicos (GEES) que realmente dan en la diana del verdadero problema. Se podrá decir más alto pero no más contundente.

Cita:
La lealtad sancionada
GEES

Ahora la preocupación del Partido Socialista no es que las Fuerzas Armadas acaten el orden constitucional, sino que acepten pasivamente su desmantelamiento Durante años la “cuestión militar” fue uno de los problemas principales para garantizar el orden constitucional. Durante el siglo XIX y principios de XX se recurría a un “espadón” para resolver un cambio de “situación” ante la inoperancia de unas elecciones falseadas. Después llegarían los golpes de estado, actos corporativos de intervención en la vida política. El régimen de Franco fue el resultado de un golpe de estado y de una guerra civil y las Fuerzas Armadas fueron en todo momento uno de los pilares que garantizaron su estabilidad. De ahí que en los años de la Transición preocupara tanto su aceptación del nuevo orden constitucional y su encaje final en él. El papel jugado por el Rey y la inteligencia y el saber hacer de hombres como Gutiérrez Mellado, Quintana Lacaci, Liberal Lucini o Saénz de Tejada, por citar sólo algunos de ellos, hicieron posible la plena y perfecta integración, la solución de un problema que arrastrábamos desde hacía años.

El Teniente General Mena ha hecho unas declaraciones propias de un alto mando de nuestros días. Ha recordado que la Constitución tiene sus límites y que impone a las Fuerzas Armadas un mandato claro y definitivo, salido de la pluma del general Gutiérrez Mellado, sobre la defensa de la integridad del territorio y del orden constitucional. En sus propias palabras: "si esos límites fuesen sobrepasados, lo cual en estos momentos afortunadamente parece impensable, sería de aplicación el artículo octavo de la Constitución: las fuerzas armadas, constituidas por el Ejercito de Tierra, la Armada y el Ejercito del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad, y el ordenamiento constitucional".

A nadie se le escapa que las palabras del Teniente General son muy representativas del sentir de la gran mayoría de nuestros jefes y oficiales, lo que debería alegrar a nuestros políticos. Después de un pasado tan complicado nuestras Fuerzas Armadas reivindican la Constitución y piden su cumplimiento.

Tan cierto es esto como que la autoridad del ministro Bono hace ya tiempo que se redujo a mínimos, por el uso abusivo de nuestros muertos en acción con fines políticos o de las propias Fuerzas Armadas en su permanente tensión con el Presidente del Gobierno. Bono es consciente de ello, pero confía en la disciplina interna para salir bien parado de su paso por el Ministerio.

Sorprende, una vez más, el papel jugado por el general Félix Sanz, Jefe del Estado Mayor de la Defensa. Entre sus competencias no está la de proponer sanciones a un teniente general por hacer una encendida defensa de la Constitución, ni por ninguna otra cosa. Ese es un ámbito específico del ministro. Tratar de hacer méritos ante quien le ningunea habitualmente es, como poco, humillante.

La reacción del ministro es también significativa de los tiempos que corren. Ahora la preocupación del Partido Socialista no es que las Fuerzas Armadas acaten el orden constitucional, sino que acepten pasivamente su desmantelamiento, que no hagan honor al juramento que se les impuso. Bono puede utilizarlas para captar votos y presionar a su Presidente, pero nuestros generales no pueden recordar cuáles son los deberes que las Cortes Constituyentes les asignaron.

Estamos sencillamente ante otro acto dirigido a imponer un cambio de régimen, al que algunos generales parecen prestarse con tal de seguir disfrutando del dulce menosprecio del señor ministro.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.


Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Vie Ene 06, 2006 11:24 pm    Título del mensaje: Artículo 8 Responder citando

Estimados contertulios: Las fuerzas armadas no aguantan más. Si se produjera la secesión las fuerzas armadas estarían legitimadas para tomar el poder y para sofocar con sangre y fuego la secesión de territorios españoles. Lo mismo ocurriría en cualquier país normal del mundo. Ahora van a represaliar al teniente general, que por cierto, se retira en marzo de 2006. No conseguirán nada. Ese teniente general expresa la opinión de las fuerzas armadas. ZP debería ser prudente. Lo que ha dicho el teniente general está respaldado por parte de la sociedad española. Llegado este grado de degeneración del Estado llamado España, sólo quedan las vías militares, que por otro lado, también son políticas y constitucionales. La guerra es la continuación de la política por otros medios. Una dictadura comisarial sería legítima y creo que también constitucional. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Sab Ene 07, 2006 11:10 pm    Título del mensaje: vaya tela Responder citando

Aquí está la parte del discurso del teniente general Don José Mena Aguado que le va a costar la jubilación anticipada y ocho dias de arresto domiciliario:
Cita:
Por razón del cargo que ocupo no debo, en actos como éste, expresar mis opiniones personales.

Pero sí tengo la obligación de conocer los sentimientos, inquietudes y preocupaciones de mis subordinados y transmitirlos, como es habitual, a la máxima autoridad de mi Ejército, y hacerlos públicos, por expreso deseo de aquéllos.

En mis visitas a las Unidades durante los últimos meses, he podido constatar que las dos grandes preocupaciones de los Cuadros de Mando y Militares Profesionales de Tropa son el terrorismo y el futuro de la unidad de España. El esfuerzo principal en la lucha contra el terrorismo corresponde a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y al Centro Nacional de Inteligencia. Las Fuerzas Armadas están permanentemente dispuestas a colaborar en la medida que se les pida.

La preocupación por la unidad de España se ha desatado con la presentación del proyecto del «Estatuto de Cataluña».

La historia se repite. Basta leer los discursos de los Diputados Companys, Ortega y Gasset y Azaña cuando en mayo de 1932 las Cortes españolas debatieron el Estatuto de Cataluña. Curiosamente, el entonces Diputado Azaña, que fue un firme defensor del Estatuto de Cataluña cambió radicalmente su visión del Estado y su actitud cuando alcanzó la Presidencia de la República, propugnando un Estado Regional, antecedente del actual Estado de las Autonomías.

En todas mis visitas a las Unidades he aprovechado los encuentros con Cuadros de Mando y Tropa, para transmitirles un mensaje de tranquilidad, no exenta de inquietante preocupación.

Siempre he recalcado que los militares no debemos entrar en disquisiciones políticas que, lógicamente corresponden a los políticos.

Ahora bien, es nuestra obligación alertar de las graves consecuencias que podría conllevar la aprobación del Estatuto de Cataluña, en los términos en que está planteado, tanto para las Fuerzas Armadas, (como institución), como para las personas que las integran, en tres aspectos verdaderamente preocupantes para nosotros.

El primero es el concepto de nación, en el que no voy a entrar porque el artículo 2 de la Constitución Española lo expresa clara y rotundamente: «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas».

El segundo es el de la lengua. El hecho de que en una Autonomía sea exigible el conocimiento de su lengua particular es una aspiración desmesurada que obligaría en las Fuerzas Armadas a regular los destinos a esa Autonomía de la misma forma que actualmente se regulan los destinos en el extranjero. Es decir, que los destinos a Cataluña, País Vasco y Galicia estarían supeditados a la voluntariedad de los militares que quisiesen acreditar el conocimiento de la lengua que fuese exigible en cada Comunidad.

El tercero está relacionado con la justicia. Las Fuerzas Armadas están desplegadas en todo el territorio nacional. La actual independencia de los Tribunales de Justicia de las Autonomías crea graves problemas en las Fuerzas Armadas al producir sentencias dispares para hechos similares que, (sin estar incursos en el ámbito estrictamente castrense, cuyo tratamiento corresponde a la jurisdicción militar, según el artículo 117, apartado 5 de nuestra Constitución), afectan al régimen interior de las Bases, Acuartelamientos o Establecimientos militares y a las expectativas profesionales de cada uno de los componentes de las Fuerzas Armadas. Este problema se agravaría mucho más con la aparición de poderes judiciales autonómicos, independientes del Estado.

Afortunadamente, la Constitución marca una serie de límites infranqueables para cualquier Estatuto de Autonomía. De ahí mi mensaje de tranquilidad. Pero, si esos límites fuesen sobrepasados, lo cual en estos momentos afortunadamente parece impensable, sería de aplicación el articulo 8º de la Constitución: «Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército de Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad y el ordenamiento constitucional».

No olvidemos que hemos jurado, (o prometido), guardar y hacer guardar la Constitución. Y para nosotros, los militares, todo juramento o promesa constituye una cuestión de honor.

Agradezco muy sinceramente la presencia de cuantas Autoridades, representantes de Instituciones, amigos y representantes de los medios de comunicación y amigos han querido acompañarnos en esta celebración de la Pascua Militar, en un día en el que muchos se encuentran en el tramo final de unas vacaciones o en el comienzo de un puente y casi todos estamos deseando compartir en nuestros hogares la ilusión de nuestros hijos o nietos en esta festividad de los Reyes Magos.

En esta celebración de la Pascua Militar, quiero transmitir mi más calurosa felicitación a todos los españoles que se identifican con sus Fuerzas Armadas y a cuantos actualmente forman parte de las mismas, con una especial mención a nuestros compañeros de la Guardia Civil.

Quiero también manifestar mi reconocimiento y agradecimiento a todos los que nos precedieron, y mi emocionado y doloroso recuerdo a quienes a lo largo del año 2005 dieron lo mejor que tenían, (su vida), en el cumplimiento de sus obligaciones; y de forma especial a los 17 fallecidos en el accidente de helicóptero de Afganistán el pasado mes de agosto.

Termino ya.

España puede sentirse orgullosa de tener hoy unas Fuerzas Armadas modernas, bien equipadas, capaces de colaborar en condiciones de igualdad con las de los países más desarrollados del mundo.

Se espera de nosotros que sigamos respondiendo con la profesionalidad, la dedicación, el sacrificio, la disciplina, y el amor a España que siempre hemos demostrado.

Ruego que en posición de firmes cerremos este acto con los tradicionales «vivas».

¡VIVA ESPAÑA!


A mi juicio, lo que debería de hacer el resto de militares -sobre todo, los mandos- que están de acuerdo con estas palabras, por otra parte, absolutamente prudentes, del teniente general, es repetirlas una y otra vez. A ver si resulta que al final arrestan a medio ejército (mejor al ejército completo).
Esto no puede ir peor.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Jue Ene 12, 2006 11:53 pm    Título del mensaje: Ejército Responder citando

Estimados contertulios: Un impresentable del PNV, partido racista antiespaña, parte de MLNV, dirigido por ETA, compara a ETA con el Ejército español. ETA-BAtasuna puede reunirse en un congreso en Bilbao, acto ilegal consentido por el PSOE-ZP. Mena recuerda la función constitucional del Ejército y es castigado. Esto es el gobierno de la arbitrariedad y de la ilegalidad constante. ZP tiene una alianza con ETA. En fin, ZP debe dimitir o ser destituido en situación de emergencia nacional. Ellos quieren acabar con nosotros y en tal situación, entre dos poderes incompatibles debe decidir la fuerza a favor de una de las dos partes. Estamos viviendo además en una situación de doble poder. Esta situación no puede durar mucho. Entre la España y la antiespaña no hay ninguna compatibilidad existencial. Sólo el enfrentamiento decisivo puede mediar entre estas dos entidades incompatibles. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Antonio García Fuentes



Registrado: 05 May 2004
Mensajes: 66
Ubicación: Jaén

MensajePublicado: Sab Ene 28, 2006 11:37 am    Título del mensaje: Responder citando

AUGURIOS DE UNA GUERRA CIVIL: No creo se llegue a esos extremos, al menos en mucho tiempo; la guerra civil última en España y a mi entender, ocurre por cuanto ya "las masas hambrientas y sin horizontes de futuro", son enormes y ello empleado por agitadores, bajo promesas de "justicia social" (quitar a los ricos y repartir a los pobres) fue a mi entender, lo que levantó a esas masas a las que se les dieron armas, para luego "ser aplastadas y engañadas y dejar lo que quedó" y lo que afortunadamente fue superado mucho mejor a lo esperado y pese a FRANCO.
Hoy y pese a todo, sobra dinero, pagas, prebendas, sinecuras y todo el mundo, tiene la despensa más o menos llena y dinero en el bolsillo..."entre otras calamidades en España se juega dinero a los juegos de azar mucho más que en el resto de Europa, se consumen drogas en iguales proporciones y bebidas alcohólicas ni que digamos"... "mientras el pan y circo se mantenga no hay miedo a guerras"... puesto que alguien me digan, cómo "mover a esas masas aplastadas por el consumo", que teniendo el resorte de UNA DEMOCRACIA, ni se mueven para tratar de arreglar las cosas que a todos nos afectan... "no nos engañemos, sólo piensan en comer, beber y disfrutar... no tienen hambre... "ningún tipo de hambres, que es lo peor". AGF www.jaen.ciudad.org (allí más)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Guillermo Pérez Álvarez



Registrado: 08 Jun 2005
Mensajes: 74
Ubicación: Huelva (España)

MensajePublicado: Vie Mar 31, 2006 3:13 pm    Título del mensaje: Petras sobre la Guerra Civil española Responder citando

Os adjunto un texto de James Petras sobre la Guerra Civil española, en fin, seguimos por la senda de cerrar los ojos a la historia real de España, no a las ideológica ni las mitológicas como todavía se destila en las mentes. Subrayo aquellos que más interés presenta. Es evidente que todavía Petras tienen que estudiar bien historia de España porque, sorpresa, el ejército de la República no era un todo que se movía al son que marcó Franco cuando se sublevó contra la II República, ¿quién no recuerda a los generales Rojo y Miaja leales a los gobiernos republicanos cuando la sublevación de PARTE de los militares? Para que vean que sus análisis son muy falibles porque adquiere una perspectiva a favor de unas ideas concretas y no una "sociológica" simplemente haciendo una contabilidad de los militares que apoyaron y los que no apoyaron a Franco. Es muy simple. El señor Petras me merece mucho respeto, mas es necesario conocer bien la realidad antes de hacer juicios de valor que después tienen repercusiones en sus análisis sobre Venezuela, que es el corolario lógico de sus "enseñanzas" de la II República española. Para acabar tengo que decir que me sorprende mucho la utilización de categorías muy groseras (pseudoconceptos) como "sociedad civil izquierdista" y UN "ejército fascista", cuando ninguna de las dos corresponde a la realidad sociológica de España de aquella época en el sentido pleno que Petras nos afirma.

Cita:
1931-2006


Lecciones del 75º aniversario de la II República Española


James Petras*


Binghamton (Nueva York), 28 de marzo de 2006.
Texto original en inglés para la web del 75º aniversario de la II República Española (www.nodo50.org/republica) traducido por Paloma Valverde.
Publicado > Madrid, 31 de marzo de 2006

"La victoria del fascismo español, aliado con los nazis en Alemania y con Mussolini en Italia, fue el detonante más importante del comienzo de la consecución de un imperio mundial por parte de Alemania. Hoy existe una situación análoga en relación con las guerras coloniales de Estados Unidos en Oriente medio y el sudeste asiático".

El 75º aniversario de la II República española, nos ofrece muchas lecciones políticas que son relevantes hoy. La corta vida de la Segunda República, 1931-1939, coincide con el alzamiento del imperialismo a escala mundial y el resurgimiento de las luchas revolucionarias de obreros y campesinos en España, Francia, China, India y otros lugares. La victoria del fascismo español, aliado con los nazis en Alemania y con Mussolini en Italia, fue el detonante más importante del comienzo de la consecución de un imperio mundial por parte de Alemania.

Hoy existe una situación análoga en relación con las guerras coloniales de Estados Unidos [EEUU] en Oriente medio y el sudeste asiático. Tras la fácil conquista imperial en Europa del Este y los estados balcánicos, el imperialismo estadounidense logró la destrucción militar de Yugoslavia con el apoyo activo de la Unión Europea [UE] y la OTAN. Tras ello, el imperio estadounidense se expandió hasta la antigua URSS, estableciendo regímenes clientelistas y bases militares en Georgia, Ucrania, Azerbaiyán y otros lugares. La derrota imperialista de Iraq en la Primera Guerra del Golfo fue animada por sus aliados israelíes para ampliar su colonización de Palestina mediante las expulsiones étnicas a gran escala.

A finales de 2002, el arco del imperio estadounidense se extendía desde el Báltico, pasando por Europa Central, hasta el sudeste asiático, con la excepción de Líbano, Siria, Irán, Iraq y Afganistán. La invasión estadounidense de Iraq vino motivada por el objetivo de completar "el arco del imperio" y, además, las aspiraciones hegemónicas regionales del Estado israelí. Los estrategas imperialistas y sionistas en Washington, visionaron una serie de "soluciones finales" para los estados antiimperialistas: lograr la conquista de Iraq, seguida de nuevas guerras y amenazas para derrocar a los regímenes iraní y sirio.

Sin embargo, las guerras secuenciales de EEUU para crear un Nuevo Orden Mundial Hitleriano han sido, de momento, abortadas por el poderoso movimiento de liberación nacional en Iraq. Washington, animado por la euforia triunfalista tras su exitosa conquista en Yugoslavia, se enfrenta a la hora de la verdad con la resistencia armada y civil en Iraq. La maquinaria de guerra [estadounidense] está estancada; el número de bajas [estadounidenses] crece, los costes se disparan y los grandiosos planes de guerra de un mundo unipolar se han roto. El ejército imperial está desmoralizado; los voluntarios no se alistan, los soldados desertan, se extiende el número de personas descontentas. Las nuevas guerras imperiales se convierten en discutibles y en poco realistas para los verdaderos estrategas políticos en Washington. Al igual que las victorias del fascismo en España en la década de 1930 encendieron la llama de las guerras imperiales de 1939-1945, así las guerras imperialistas estadounidenses en los Balcanes y en el Golfo en la década de 1990 hicieron detonar las guerras coloniales del nuevo milenio. Sin embargo, la guerra del pueblo iraquí ha llevado a una cara derrota de los planes estadounidense de un imperio mundial y ha multiplicado su efecto, debilitando la capacidad el estado imperialista estadounidense para implicarse en nuevas invasiones imperialistas y conquistas contra las fuerzas antiimperialistas en cualquier parte de Asia, Oriente medio o América Latina. Al igual que el éxito del fascismo en España llevó a una mayor expansión del fascismo [en el mundo], las derrotas llevan a una crisis y finalmente a la desaparición de los sueños imperialistas. Del mismo modo la derrota del imperialismo estadounidense, primero en Indochina y ahora en Iraq, obligará temporalmente, más tarde o más temprano, a una limitación del imperialismo militar.

La segunda lección de la República Española es el aspecto central de tener un Estado compatible con la configuración social del régimen. La división entre un ejército fascista y una sociedad civil izquierdista lleva al levantamiento del ejército y a la derrota de la República. Hoy, cuando el Presidente Chávez y el gobierno de Venezuela se mueven hacia la izquierda y abrazan los programas antiimperialistas y un programa pro-socialista, la consolidación y la integración de un ejército leal se convierte en un imperativo.

La lección del pasado, en concreto el trágico resultado de la II República Española, es un punto de partida para apoyar a la heroica resistencia iraquí y los avances sociales de la República [Bolivariana] de Venezuela.


http://www.nodo50.org/republica/docs/petras_30-03-06.html
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4
Página 4 de 4

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán