nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


EL ESTATUTO CATALÁN 2.

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Nov 07, 2005 10:44 pm    Título del mensaje: EL ESTATUTO CATALÁN 2. Responder citando

Pego aquí un par de artículos (De López Burniol, y de Joseph María Vallés, Conseller de justicia de la Generalidad catalana) que mi amigo José Luis B... amablemente me ha mandado con el objetivo –presumo- de convertirme a la “tolerancia”.... Luego hago una pequeña crítica al primer artículo, el del Sr. Burniol que pegaré como respuesta a este mensaje de ahora.
--------------
EL ARTÍCULO DEL DÍA
FIN DE TRAYECTO PERSONAL

• El Estatut no tiene voluntad de regenerar España y no busca modernizar sino quebrar el Estado

JUAN-JOSÉ LÓPEZ BURNIOL
NOTARIO

Quisiera escribir con las palabras más templadas. No por la importancia del tema --irrelevante por ser personal--, sino por la responsabilidad que siento tras haber defendido, durante años, una opción que estimo frustrada. Permítanme explicar mi historia.
De lengua y cultura castellanas, llegué a la comprensión y a la asunción de la realidad catalana más por la vía de la cabeza que por la del corazón. Es cierto que, para advertir la existencia de Catalunya, basta con mirar, escuchar y leer. Primero, de niño y adolescente, me hicieron sentirla las calles y las gentes de Alcanar, Ripoll y Calella. Luego vinieron los libros. También fue decisivo el profesor Vicente Cacho, de quien aprendí que el catalanismo político surgió como un factor de modernización de España, por lo que ha sido una de las dos formas de regeneracionismo que --junto con la vertebrada en Madrid en torno a la Institución Libre de Enseñanza-- intentaron la refacción del Estado.
Sobre esta base, no es extraño que pronto llegase a la conclusión de que Catalunya es una nación, es decir, una comunidad con conciencia clara de poseer una personalidad histórica diferenciada y voluntad firme de proyectar esta personalidad hacia el futuro mediante su autogobierno. Un autogobierno que comporta la autorregulación de los propios intereses --lo que exige competencias-- y el autocontrol de los propios recursos --lo que exige dinero--.
Ahora bien, con idéntica convicción he sostenido también siempre que la misma historia que ha conformado a Catalunya como nación la ha integrado dentro de una realidad histórica más amplia conocida como España, que se articula jurídicamente en forma de Estado.
De esta pertenencia hispánica de Catalunya se deducen --para mí-- dos consecuencias. Primera, Catalunya ha de intervenir de manera activa en la configuración de la estructura del Estado. Segunda, Catalunya ha de estar presente en los centros de poder del Estado, participar en su gestión y asumir sus responsabilidades. España no es para Catalunya una realidad ajena, sino el entorno inmediato en el que se desenvuelve su acción y a través del que se proyecta institucionalmente a Europa y al mundo.

CELEBRÉ POR ello, en su día, la implantación del Estado autonómico, al que percibí como el embrión de una futura estructura federal asimétrica. Es más, pensé --y sostengo-- que las autonomías han sido el cauce jurídico a través del cual se ha materializado la redención de las provincias ansiada por Ortega. En esta línea, es también lógico que, 25 años después de su instauración, haya defendido una revisión constitucional-estatutaria del sistema autonómico, que corrija sus disfunciones --financiación injusta y erosión de competencias que impide llevar a término políticas completas sobre ámbitos unitarios-- y potencie sus virtualidades --reforma del Senado--.
Así las cosas, dediqué parte de agosto al estudio del Estatut, con una expectativa inicial que pronto se trocó en asombro. Fruto de este esfuerzo es un trabajo --cerrado el 3 de septiembre-- que algunos amigos conocen. Expreso en él desconcierto, consternación y desaliento, también manifiestos en los artículos que publiqué por aquellos días. Pensé, en fin, que el Estatut no se aprobaría. La intervención del señor Rodríguez Zapatero cambió el escenario. Tras la aprobación del Estatut, me refugié en la legitimidad de su gestación y en la esperanza de su corrección en el Congreso. Pero me he engañado a mí mismo. No debo seguir así y, como no tengo ni espacio ni ánimo para resumir mis ideas, me limito a copiar tres párrafos de mi estudio:
Uno: "Sentí la necesidad de redactar este informe cuando, tras leer la propuesta de reforma, llegué a la conclusión de que había sido elaborada con la misma mentalidad con la que se facilita la información meteorológica en TV-3: de espaldas a España, sobre un mapa en el que sólo aparecen destacados los Países Catalanes. No es de extrañar, por tanto, que el señor Carod-Rovira haya alardeado de que el 90% del Estatut responde a los postulados de Esquerra Republicana de Catalunya".
Dos: "Llevo 30 años interpretando papeles. Me he acostumbrado a captar la idea que inspira, por ejemplo, un testamento o unos ca-
pítulos. Pues bien, afirmo que la propuesta de Estatut está redactada sin ninguna voluntad regeneradora de España ni modernizadora de su Estado, y con la sola voluntad de articular un sistema catalán todo lo independiente que la realidad permite, sin plantear frontalmente la demanda de independencia formal".
Tres: "Un Estado es un sistema jurídico, es decir, un plan vinculante de convivencia en la justicia articulado sobre la única referencia ética --no metafísica-- de validez universal: que los intereses generales han de prevalecer sobre los particulares. El Estatut coloca los intereses particulares de Catalunya por encima de los intereses generales de España. Luego, la propuesta de Estatut implica la quiebra del Estado español".

MI CRÍTICA al Estatut no se basa, por tanto, en la inconstitucionalidad de este o de aquel precepto, sino en el espíritu que lo informa. Éste supone un triunfo del ideario nacionalista. Respeto esta opción, legítimamente amparada por el 90% de los diputados del Parlament, pero no la comparto. Por consiguiente, ésta ya no es mi guerra. Más de uno me considerará, por ello, enemigo de Catalunya: no me tengo por tal, pero nada puedo hacer. Sólo me resta añadir que, como resulta obvio, entendí mal la propuesta política efectuada en su día por el presidente de la Generalitat señor Maragall, bajo la rúbrica "España plural". Deposité en él mi confianza por error. La culpa sólo a mí es imputable.



• A López Burniol le preocupa el espíritu del Estatut. Debería tranquilizarle la realidad de Catalunya
JOSEP MARIA VALLÈS
CONSELLER DE JUSTÍCIA

En pleno debate sobre el proyecto de Estatut, no me ha sorprendido tu artículo de hace pocos días (Final de trayecto personal, 27/10/ 2005). Me habías puesto sobre aviso. Y me siento interpelado, porque hemos compartido muchas horas de conversación en estos últimos años. Redacto estas notas como si fueran un nuevo episodio de este diálogo que debe continuar.

Afirmas, para empezar, que tú has llegado al reconocimiento de Catalunya más por la vía de la cabeza, que por la del corazón. Sabes bien que no eres el único. Son millares --¿millones?-- quienes han hecho este mismo recorrido personal. Lo han hecho desde su propia experiencia, como hombres y mujeres llegados a Catalunya con un bagaje emocional y cultural adquirido allí donde nacieron. Catalunya es para ellos una realidad que asumen desde la experiencia de sus vidas.

PERO TAMBIÉN son millares --¿millones?-- los que en Catalunya han llegado al reconocimiento de España más por la vía de la cabeza que por la vía del corazón. Sus contactos profesionales, amistosos o familiares con gentes que viven fuera de Catalunya les han convencido de que España es una realidad socialmente arraigada. No les satisface la forma política en que se organiza. Pero admiten su existencia por mucho que algunos eviten pronunciar su nombre.

Esta combinación de cabeza y corazón, de razón y de emoción --una combinación que predomina en la gran mayoría de catalanes--, es justamente la que da fortaleza a la propuesta catalana de Estatut y me hace confiar en su futuro. Afirmas, por tu parte, que te preocupa, no tanto la letra del proyecto de Estatut, como la "idea que lo inspira", el "espíritu que lo informa". Pero como jurista pragmático sabes --me lo has repetido tú en muchas ocasiones-- que "la fuerza normativa de los hechos" se impone sobre los textos legales y sobre su mismo "espíritu".

Por ello, a mí me tranquiliza esta fuerza de los hechos. Y los hechos con fuerza normativa son hoy los millones de catalanes capaces de combinar identidades --catalana, española-- e intereses --sociales y económicos--. Estos millones de hechos son los que dan vigor y legitimidad a las reglas de convivencia. No es la letra de la ley, ni el presunto espíritu de un legislador mitológico. Abundan los ejemplos de textos constitucionales todavía vigentes que se han alejado del presunto espíritu que los alumbró. Un ejemplo cercano es la propia Constitución de 1978, que ha dado lugar a un modelo territorial que no previeron ni su letra, ni su espíritu.

Comparto contigo que el estilo del proyecto de Estatut es francamente mejorable. Pero no se trata de concurrir a un premio literario. Ni de limitarse a una disputa jurídica entre constitucionalistas. Lo que está en juego es un acuerdo político. Un acuerdo que abra cauces para una mejor convivencia entre todos los ciudadanos de España, liberando energías enredadas aún en las viejas disputas sobre el Estado-nación o sobre la soberanía.

No creo que hayas entendido mal la propuesta política formulada por Maragall. Ni que hayas cometido error alguno al apoyarla. Reconozcamos que las formulaciones maragallianas no tienen --no pueden tener-- la precisión de la ley hipotecaria. Y que sus movimientos tácticos no son siempre impecables. Pero hay en la propuesta de Maragall una fuerte intuición basada en el potencial constructivo que encierra una revisión de las relaciones entre Catalunya, España y Europa. Es una intuición fundada en una visión postnacionalista, superadora de la obsoleta identificación entre Estado y nación. No es nacionalista, como le achacan. Pero tampoco ha querido ser visceralmente hostil a un nacionalismo catalán --que no comparto-- que es denunciado por muchos que se instalan en nacionalismos tanto o más rancios.

Por ello, creo poco relevante que el preámbulo del Estatut sea poco o nada antinacionalista. Lo que siento es que no sea más expresamente postnacionalista, porque ésta es la vía de futuro. Y porque pienso que ésta es la preferida por la gran mayoría de los catalanes, a menudo sin formularlo así.

POR LO MISMO, lamento y me decepciona sobremanera que gran parte de la opinión pública española, y de sus cúpulas políticas, económicas o mediáticas, se coloquen todavía muy lejos de esta nueva aproximación postnacionalista, pese a los alardes cosmopolitas de algunos. Estas últimas semanas han revelado de modo clamoroso la diferencia de actitudes entre la mayoría de ciudadanos catalanes y la mayoría de ciudadanos españoles.
No lo indican sólo la distancia entre los 120 votos del Parlament y el vocerío mediático que quiere negarles legitimidad. Lo expresan también todas las encuestas de opinión al constatar que el debate no se enfoca ni valora del mismo modo a uno y otro lado del Ebro. Si a alguien le faltaban datos para justificar la necesidad de revisar las relaciones entre Catalunya y el resto de España, los tiene ahora sin recurrir a la historia: le es suficiente compulsar los resultados de las encuestas publicadas en medios de todas las orientaciones políticas.

Zapatero y una parte --quizá no mayoritaria, pero sí muy significativa-- del PSOE son conscientes de estos datos. Y los valoran más allá de consideraciones electoralistas. Saben que no pueden escapar de la fuerza de los hechos y se esfuerzan por definir un punto de encuentro razonablemente aceptable para ambas partes. Un punto de encuentro al que habrá que dar un envoltorio jurídico-constitucional adecuado, con imaginación y sin fetichismos. No será una solución duradera hasta el fin de los tiempos. Pero servirá para dar un paso adelante en los trayectos colectivos e individuales de nuestros conciudadanos. Por lo que al mío respecta, poner un obligado punto final al compromiso institucional no significará abandonar el empeño por seguir impulsando la necesaria superación del viejo esquema nacional-estatista que pesa todavía como una hipoteca sobre el futuro que Catalunya y España --quizá más todavía-- necesitan. Quiero creer que en este prolongado empeño pueden reencontrarse nuestros trayectos.

Este artículo fue escrito antes de que el artículo de Juan-José López Burniol que se cita en él fuese mencionado por Mariano Rajoy en el debate del Congreso sobre la aceptación a trámite del Estatut.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Nov 07, 2005 10:46 pm    Título del mensaje: Apreciado José Luis B... Responder citando

Apreciado José Luís B....

Comienzo una crítica al artículo del Sr. López Burniol que me has mandado por correo sin saber aún si sólo la vas a leer tú o la voy a meter luego en los foros de Nódulo.

(Al final me he decidido por meter esto en los Foros. Espero que otros contertulios opinen sobre el asunto y así acaso nos ayuden a los dos a comprender un poco más la cosa.)

Para empezar, supongo que estarás muy de acuerdo con el hecho de que el Sr. Burniol sea notario no le hace por ello ser un mejor pensador sobre el Estatuto..., que esto de ser o saber pensar sobre el Estatuto, ya que estamos en democracia, puede ser una virtud de todos siempre y cuando se sepa. Es lo que ahora vamos a tratar de ver: si el Sr. Burniol y tú –por darle crédito- sabéis de qué diablos va la cosa.
Inútil es decir, que si no se sabe, de nada vale el despegar la boca y que mi diablo me salve de mi soberbia.

Antes que nada deberías leerte <España frente a Europa> y <España no es un mito> de Gustavo Bueno, así comenzarías por una mínima base. No te harán sabio los años, sino los libros, esto es, los otros hombres sabios. De burros viejos el mundo está lleno.

Aunque todo se ha de decir: has de leerte a Bueno mejor de arriba abajo para poder comenzar. Esto te lo digo muy de veras...


Dejo al margen muchas cosas –no se puede tratar todo- y, sobre todo dejo a un lado la crítica al “dialogo” empalagoso de estos sicofantes.

-------


Nos dice el Sr. Burniol: <Sobre esta base, no es extraño que pronto llegase a la conclusión de que Catalunya es una nación, es decir, una comunidad con conciencia clara de poseer una personalidad histórica diferenciada y voluntad firme de proyectar esta personalidad hacia el futuro mediante su autogobierno.>

Este notario no nota de entrada que España es una Nación y si lo nota lo disfraza al llamarla más adelante “articulación jurídica en forma de Estado”. De entrada aquí hay varias mentiras o estupideces: La primera es suponer que se puede ser Nación política sin Estado, la segunda es suponerle a una comunidad –cualquiera que ella fuese- una “conciencia clara”... de “posesión” de una “personalidad histórica diferenciada”. Como si las “comunidades” tuviesen conciencia, cuando tú y yo, apreciado José Luís, sabemos que la conciencia es un asunto individual del cerebro de cada cual, que las comunidades, como agrupación a distancia que son no pueden tener conciencia de nada sino es de todo aquello que les ha sido parachutado a los diferentes individuos que la componen. ¿Es posible que un “notario” no caiga en semejantes perogrulladas?

No voy a entrarte a discutir qué es una Nación política (en el concierto de las demás naciones) porque desde luego no lo es ni tan siquiera como esa “articulación jurídica en forma de Estado”.

¿Y sobre la “voluntad firme” qué quieres que te diga? Que si el gobierno de la única Nación política que hay y que es España quisiera también imponer su “firme voluntad” con tres tanques barrería toda Cataluña. Cuando se recurre a la voluntad para “proyectar esa personalidad” se está suponiendo que la otra parte, España como la verdadera Unidad política, nada tiene que decir. Y verdaderamente, con los traidores que hay por todas partes la voluntad de España es negada por ellos mismos, es negada por los que al tener el poder deberían defenderla.

<Ahora bien, con idéntica convicción he sostenido también siempre que la misma historia que ha conformado a Catalunya como nación la ha integrado dentro de una realidad histórica más amplia conocida como España, que se articula jurídicamente en forma de Estado.>

Cataluña jamás ha sido con-formada como Nación política, pues antes de ser lo que ahora es por mor de España lo era por mor de la Corona de Aragón, nunca por sí misma y eso porque jamás tuvo necesidad de ello, que esa necesidad salió siempre de sus caciques, de sus feudales y de los cuales se defendió el pueblo siempre al pedir ayuda al rey de España.

España no se articula “jurídicamente en forma de Estado”, sino que el Estado adquiere la forma jurídica de monarquía parlamentaria de igual manera a como podría acogerse a la forma jurídica de dictadura o a la forma jurídica de república, como ya lo ha hecho anteriormente. Para ser notario este señor está verde en estas cuestiones!
El Estado antes que derecho es poder, aunque no es posible ningún poder sin algún derecho.
Antes es el hecho que no el derecho!!

España se articula o conforma frente a los moros y frente a la Francia y frente a todas las potencias europeas que la con-forman a través de sus luchas y encuentros, pacíficos y bélicos. El derecho aparece siempre después del Hecho. Antes es España y su Status político, luego viene su Estado jurídico, su iustificación.

En conclusión: para el Sr. Burniol la Nación política es Cataluña (con su “firme voluntad”) y España sólo es “el Estado”... esa “realidad histórica más amplia” y que a pesar de ser más “amplia” acabaría para gusto de este notario siendo un apéndice de Cataluña –como por otra parte dice el proyecto abyecto de estatuto- y como dice muy claramente este eminente anotador de ilusiones:<“...se deducen --para mí-- dos consecuencias. Primera, Catalunya ha de intervenir de manera activa en la configuración de la estructura del Estado”.>

O dicho en plata: Cataluña ha de intervenir en España, lo menor ha de mandar en lo mayor y el poder originario de España como nación soberana ha de quedar subsumido a los dictámenes de los caciques carodianos maragalliensis de Cataluña dada su “firme voluntad”, el poder originario de españa ha de quedar subsumido al poder derivado y delegado de Cataluña.
En todas partes es el Estado y por su eutaxia el que forma y “configura” a sus partes, a las partes suyas que están bajo su soberanía (como dice la misma Constitución). Para este notario vivales todo esto es al contrario, al revés. Es la viva trasmutación de lo real por su ideal.

Y la segunda consecuencia de esta soberana majadería es otra aún mayor:

<“...Catalunya ha de estar presente en los centros de poder del Estado, participar en su gestión y asumir sus responsabilidades.”> O sea Cataluña ha de “mandar” en España, pero no algunos catalanes como siempre han hecho, no! sino las instituciones catalanas, han de mandar al estar presente en esos centros de poder como Cataluña, como Institución, como Generalidad generalísima, no en tanto individuos catalanes, en tanto ciudadanos españoles... Porque España es el “medio” de Cataluña, su apoyatura, su vehículo para la Europa, pues ella –Cataluña- es el conductor-: <“España no es para Catalunya una realidad ajena, sino el entorno inmediato en el que se desenvuelve su acción y a través del que se proyecta institucionalmente a Europa y al mundo.”>

Por tanto el desenvolvimiento de Cataluña y su “proyección institucional” es lo que importa. Es Cataluña la que “se proyecta”, no españa. No se nos habla para nada del desenvolvimiento y proyección de España puesto que España es para este “notario” lo mismo que para el proyecto de Estatuto admitido por el parlamento traidor de Rodríguez Zapatero: una plataforma mera en la cual “se desenvuelve Cataluña”, un “entorno inmediato” que no está ni mediado por el poder soberano de España, puesto que aquí, otra vez, España apenas existe, o si acaso existe es para ser transformada por Cataluña: el colmo de la democracia... que lo menor vapulea a lo mayor, que dos millones humillan a 43 millones.

De todo esta aberración es natural que salga ese engendro de palurdismo político que consiste en esa “futura estructura federal asimétrica” (y asimétrico sólo significa no igualitaria, insolidaria, excluyente de las partes más pobres o desfavorecidas) y esa “revisión constitucional-estatutaria del sistema autonómico”, o sea, esa revisión de la Constitución española de manera vergonzantemente encubierta como pretende hacer el PRISOE zapateril para mayor gloria de la Francia y la Alemania y el moro aprovechando el momento de desgobierno antiespaña derivado de la masacre del 11M. Nuestro notario el Sr. Burniol no se calla ni oculta sus verdaderos intereses antiespañoles y etcétera al proclamar abiertamente sus ganas de que España sea sólo “el entorno inmediato en el que se desenvuelve su acción –de Cataluña- y a través del que se proyecta institucionalmente a Europa y al mundo”.

Del resto nada he de decir pues estariamos en lo esencial de acuerdo: <“El Estatut coloca los intereses particulares de Catalunya por encima de los intereses generales de España. Luego, la propuesta de Estatut implica la quiebra del Estado español".>

Aunque debería haber dicho: “la propuesta de Estatut implica la quiebra de España”, pero el Sr. Burniol padece los tabúes que conducen a “la evitación de la pronunciación o de la escritura del nombre de España” (Cfr. Gustavo Bueno: España no es un mito. Pág. 46).

La última parte del artículo este del Sr. Burniol contradice a la primera, acaso para justificarla... Todo él padece los mismos males de la ideología dominante y de lo políticamente correcto.

Y de la contestación del Sr. JOSEP MARIA VALLÈS Conseller de justicia, sólo decir –ya basta por ahora- que es lo único que cabe de esperar en un neoliberal que está pendiente de la desaparición del Estado en España para ver la desaparición de España, y sin ver ni decirnos como los demás Estados y Naciones se centralizan más y más cada día. Con estos sujetos la balcanización de España es un hecho!

De todas formas España no es un mito, España existe!

¡Viva España!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Nov 17, 2005 8:20 pm    Título del mensaje: Los intelectuales de Madrid. Responder citando

Los intelectuales de Madrid

FRANCESC DE CARRERAS - 17/11/2005

EN CATALUNYA MUCHOS creen aún que nacionalismo y progresismo van de la mano, mientras que en Madrid eso ya lo tienen superado

Hace unos días, el diario Avui informaba de que la Generalitat organizó en Madrid un acto a favor del nuevo Estatut en el que debían participar intelectuales y artistas residentes en la capital de España que "siempre han mirado con simpatía la cuestión catalana". Sin embargo, el encuentro no fue posible por la falta de éxito de la convocatoria a pesar de que, según la información, "la totalidad de los sondeados se enmarcan en el terreno progresista y la mayoría tuvo una participación activa en la movilizaciones contra la guerra de Iraq".

Este malestar con los llamados intelectuales progresistas de Madrid la expresó también algún diputado catalán en la sesión de la toma en consideración en el Congreso y la misma idea fue sostenida por Francesc-Marc Álvaro en estas mismas páginas (La Vanguardia, 7/ XI/ 2005). Decía Álvaro que "lo que importa en Catalunya es saber dónde está la sociedad española progresista o, por lo menos, liberal y civilizada". "¿Dónde está -se preguntaba- la sociedad civil española que quiere y puede dialogar con Catalunya? ¿Dónde están los intelectuales españoles que pueden comprender y apoyar la demanda catalana de más poder y más recursos?

(...) ¿Dónde están los españoles progresistas, los liberales de pensamiento y actitud, los civilizados, abiertos y dialogantes?". Y concluía: "Catalunya parece estar sola ante la España ultra. El silencio español es clamoroso (...) nadie está apoyando desde las esferas intelectuales y sociales de la izquierda".

Si es en el diario El País donde suelen escribir estos españoles progresistas, liberales, civilizados, abiertos y dialogantes situados en la izquierda, el silencio no es clamoroso, como dice Álvaro, sino que la voz es perfectamente clara y sonora: hay una crítica generalizada al nuevo Estatut. Citando de memoria, recuerdo en ese periódico artículos muy críticos con el nuevo Estatut de Javier Pradera, Juan Luis Cebrián, Joaquín Estefanía, Antonio Elorza, Francisco Laporta, José Antonio Martín Pallín, José Víctor Sevilla, Enrique Gil Calvo, Andrés Ortega y Patxo Unzueta. De silencio, por tanto, nada: en todo caso, clamor en contra. Pero, además, también hay vida, civilización y liberalismo, más allá de El País y se podría aportar otra lista larga de artículos en otros periódicos.

El problema es, más bien, de Catalunya.

Ante objetivos que se consideran nacionales, como es el caso del nuevo Estatut, la opción mayoritaria de quienes en privado lo critican es el silencio, el prudente silencio o el miedo a decir lo que se piensa, lo cual da la medida del grado de libertad de expresión que domina el mundo intelectual catalán. Es cierto que en Catalunya ha habido también opiniones muy críticas (por ejemplo, los artículos de López Burniol y de López de Lerma, entre otros) pero son la excepción y, precisamente por eso, han sido muy comentados.

Lo que yo me pregunto, por tanto, es dónde están las voces liberales, progresistas, abiertas y dialogantes en Catalunya. Porque esas voces no es que deban estar a favor o en contra del nuevo Estatut: es, simplemente, que deben expresar libremente lo que piensan, lo cual puede ser a favor, en contra o, como es normal, en parte a favor y en parte en contra. Y más todavía: lo importante no es que se esté en una posición o en otra sino los argumentos utilizados, la capacidad de razonar las propias posiciones, sean unas u otras.

Por tanto, lo que me extraña no es la actitud del mundo intelectual de Madrid sino de que en Catalunya, cualquier escrito en contra del nuevo Estatut sea sospechoso de reflejar una actitud anticatalana. Lo decía López Burniol al final de su famoso artículo, tan crítico con la propuesta de Estatut: "Más de uno me considerará, por ello, enemigo de Catalunya". Ésta es la sensación que tienen muchos en nuestro país: según lo que digan serán considerados enemigos de Catalunya. ¿Pasa lo mismo en Madrid, en el resto de España? ¿Es Catalunya una sociedad liberal, en la que uno pueda expresar sus opiniones con plena libertad sin sentirse moralmente arrinconado o expulsado?

No me extraña nada la posición de los intelectuales liberales, civilizados, progresistas, etcétera, etcétera, de Madrid. Por muchas razones, contemplado desde esta mentalidad el Estatut es inaceptable, pero sólo me referiré a una. ¿Alguien liberal, progresista (etcétera, etcétera) puede aceptar un texto legal que en su artículo 5 sostenga que "el autogobierno de Catalunya como nación se fundamenta en los derechos históricos del pueblo catalán, en sus instituciones seculares y en la tradición jurídica catalana"? Esto sólo lo puede afirmar alguien con mentalidad pre-liberal, pre-progresista y predemocrática. Alguien que todavía no ha aceptado los principios de la Revolución Francesa y que cree en la legitimidad histórica de las instituciones, una posición que ya en los siglos XVIII y XIX era considerada como puramente reaccionaria.

Muchos todavía creen en Catalunya que nacionalismo y progresismo van de la mano. Están comprobando que en Madrid eso ya lo tienen superado. El lema sigue siendo libertad, igualdad, fraternidad. Ninguno de estos valores puede ser sustituido por la diversidad, como Maragall viene sosteniendo desde hace un tiempo en sus artículos en El País. Los intelectuales de Madrid, tras leer estos artículos, están perfectamente avisados de lo que se ha venido cociendo en Catalunya. Estos intelectuales de Madrid están donde siempre han estado. Es en Catalunya donde las posiciones han cambiado.

FRANCESC DE CARRERAS, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Nov 21, 2005 8:04 pm    Título del mensaje: Roberto Centeno. Responder citando

Viernes, 18 de noviembre de 2005. Año XVII. Número: 5.820.
OPINIÓN

TRIBUNA LIBRE

Las consecuencias económicas del Estatut


ROBERTO CENTENO

Uno de los mitos elevado a la categoría de dogma por don José Luis Rodríguez Zapatero, y hasta cierto punto aceptado por la oposición, es que el bienestar económico actual es debido fundamentalmente al Estado de las autonomías, una de las falsedades más absolutas que cabe imaginar, ya que la realidad es justo la contraria. Hemos llegado al nivel de prosperidad actual a pesar del Estado de las autonomías, pero estamos muy por debajo del nivel de bienestar y cohesión social que hubiéramos alcanzado sin ellas, por lo que el incremento de competencias que el señor Zapatero pretende, agudizará aún más los graves problemas que este sistema supone, donde a día de hoy, prácticamente, nos hemos quedado sin Estado.

La demostración de esta afirmación es sencilla aunque previamente parece necesario aclarar, pues una gran mayoría de ciudadanos lo desconoce, que el Estado autonómico es un sistema de organización política inexistente en el resto del mundo y una gigantesca chapuza tanto en lo político como en lo económico. En lo político, ha desvertebrado España y no lo contrario, como mendazmente se afirma; ha creado barreras y divisiones donde no las hubo jamás, y ha facilitado extraordinariamente el camino para la desintegración del país. En lo económico, es una auténtica losa para el crecimiento, el bienestar, y la cohesión social. Las razones son perfectamente cuantificables y verificables por cualquier persona intelectualmente honesta que sepa sumar y restar.

a) En primer lugar, el Estado de las autonomías es un sistema extraordinariamente caro, ineficaz, e insolidario. Extraordinariamente caro porque necesita tres veces más funcionarios para su gestión, 2.100.000 a día de hoy frente a 700.000 que necesitaría un sistema no autonómico. Sólo este concepto está restando entre un punto y un punto y medio al crecimiento del PIB cada año. Ineficaz, porque permite que un gran número de funcionarios sea seleccionado por su lealtad política en lugar de por sus conocimientos, e insolidario porque al trocear el Estado se hace mucho más difícil cuando no imposible una distribución justa de la riqueza. El caso más clamoroso es el del País Vasco, cuya aportación al resto del país, el famoso cupo, es una cifra irrisoria.

b) En segundo lugar, y como consecuencia de este disparatado sistema, el gasto público total controlado por el Gobierno es sólo del 30%, frente al 70% en los estados federales o casi el 90% en los centralizados. Esta cifra hace imposible en la práctica la implementación de una política fiscal efectiva, la única que tenemos que coadyuve al crecimiento, a la eficiencia y a la equidad.

c) En tercer lugar, es un hecho conocido que cuanto más descentralizada es una economía, peor puede aprovechar las ventajas económicas que ofrece la pertenencia a una unión económica y monetaria. Por ello, existe una tendencia cada vez mayor a la centralización en la UE, y particularmente en los estados federales.

d) Como consecuencia de lo señalado, el crecimiento efectivo del PIB español lleva 25 años situándose por debajo de nuestra tasa de crecimiento potencial, algo reiteradamente señalado por todos los analistas e instituciones.

e) Todo esto ha producido un enorme impacto económico. Para cuantificarlo, la referencia más clara es la comparación entre lo ocurrido con la economía de Irlanda y con la economía española desde nuestra entrada en la UE hace 20 años. En 1985, la renta per capita de España era similar a la de Irlanda y se situaba alrededor de los 10.000 euros. En 2004, 20 años después, la renta per capita de España se ha doblado, lo que significa que evidentemente hemos mejorado, pero esa no es la cuestión, ya que mejorar cuando todos lo demás lo hacen no es suficiente. La cuestión es si hemos mejorado todo lo que debíamos, y el resultado es sencillamente estremecedor. Irlanda, partiendo de una posición similar a la española, y con una tasa de crecimiento potencial por debajo de la nuestra, al no tener que soportar la losa de una organización política disparatada, ha conseguido sistemáticamente crecimientos efectivos superiores a los nuestros, y el resultado es que Irlanda es hoy el tercer país más rico de la UE, con una renta per capita de 33.000 euros/año , un 65% superior a la española. Este y no otro es el balance económico del Estado de las autonomías, es decir, ha impedido que España aproveche una oportunidad única y se haya situado como Irlanda a la cabeza de Europa. En definitiva, un desastre histórico sin paliativos.

Y para acabar de completar el análisis, el Estado de las autonomías ha abierto la vía a todo un sistema de corrupciones y corruptelas, no sólo inexistentes sino ni siquiera imaginables en la Administración central del Estado. Además, y esto es esencial de cara al futuro, el actual modelo de crecimiento, basado en el consumo interno financiado con un endeudamiento masivo de familias y empresas, es absolutamente insostenible y va a desembocar en una profunda crisis económica en cuanto se eleven los tipos de interés hacia su nivel neutral.

Pero todo esto queda empalidecido por las consecuencias económicas que producirá el Estatut sobre el conjunto de España, y particularmente sobre las comunidades autónomas más pobres, como Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha o Galicia, algo que tan falaz como cobardemente los presidentes y diputados socialistas de estas comunidades están ocultando a sus electores.

Porque el problema no se reduce, como ingenuamente piensan muchos ciudadanos, a que Cataluña se autoproclame como nación y niegue a la vez a España la condición de tal, ni tampoco a que España haya sido expulsada de Cataluña donde se discrimina y persigue nuestra lengua, nuestra cultura y nuestra historia común, ni siquiera a que el Gobierno catalán pretenda blindar sus ríos y competencias o que se arrogue el derecho a anexionarse todos los territorios que lingüística, cultural o históricamente, sean o hayan sido catalanes, como Valencia, Baleares, Aragón o el territorio italiano de Alghero. El problema esencial es económico, ya que en términos prácticos y para que cualquiera pueda entenderlo, el sistema de financiación previsto en el Estatut consagra el derecho del Gobierno catalán al saqueo continuo y sistemático del resto de España, para compensar su absoluta incompetencia que está promoviendo la deslocalización y el empobrecimiento relativo de Cataluña, frente a otras comunidades mas dinámicas y mucho mejor gestionadas.

En concreto, el Estatut pretende:
a) La recaudación de la totalidad de impuestos generados por las empresas catalanas, y ello a pesar de que el 70% de los mismos, IVA e impuesto de sociedades, se generan fuera de Cataluña. Y aunque sólo les corresponden los impuestos soportados en Cataluña, para empezar a hablar, y esto es crucial, todo el dinero lo tienen ellos, el suyo y el nuestro, así como la exclusividad en la inspección de todas las empresas radicadas en Cataluña, con lo que todo está en sus manos, el dinero y la forma de comprobarlo y asignarlo.

b) Una vez que el dinero está en manos del Gobierno catalán, se empieza a discutir, en condiciones paritarias, es decir de Estado a Estado, qué parte se devuelve al Gobierno de lo que queda de España. Un procedimiento tan inaceptable como conflictivo, pero la sartén por el mango la tiene el tripartito con el dinero y la inspección, pues si no hay acuerdo no hay dinero.

c) El Gobierno catalán pone además unos límites y unas condiciones a su aportación absolutamente inaceptables y ofensivos. Así, limita sus aportaciones a que su renta relativa al resto de España no retroceda, es decir, que si su incompetencia perfectamente acreditada produce un retroceso económico, como es el caso hoy, las consecuencias no las pagan ellos, sino el resto de los españoles. Pero además de este limite absoluto existe un segundo límite para reducir aún más su aportación, y que con una apariencia de equidad es una pura trampa. Me refiero al hecho de exigir un esfuerzo fiscal equivalente al resto de España. Es una trampa, porque el concepto de esfuerzo fiscal es algo indefinido y no objetivable. ¿El esfuerzo de una región rica ha de ser igual al de una pobre? En la práctica, esto es una fuente permanente de conflictos que permitirá al Gobierno catalán reducir su aportación tanto como le venga en gana. Pero estos no son todos los límites. Además, y para mayor desprecio y oprobio al resto de España, su aportación está condicionada a que el tripartito catalán esté de acuerdo en qué y en cómo se gaste. Así por ejemplo, si contribuyen al mantenimiento de las Fuerzas Armadas (que es casi lo único que queda, ya que en el plano internacional van a tener su propia voz) y no están de acuerdo con sus misiones, por ejemplo con que defiendan la unidad de España o defiendan los límites geográficos de España, como Ceuta y Melilla, pues no pagan y en paz. El Estatut prohíbe tajantemente que el Gobierno de lo que queda de España intervenga en Cataluña, pero se arroga el derecho a que el Gobierno catalán intervenga en todas las instituciones españolas, desde el Banco de España a RTVE. Pero es que hay más, increíblemente, el Gobierno catalán se arroga el derecho a vetar el Presupuesto español. Esto ya no es siquiera que Cataluña se configure como una nación independiente con derecho a expansionarse, es una situación de vasallaje como la que impondría un país vencedor a otro vencido.

e) El Estatut se arroga también el derecho a intervenir en todas las instituciones financieras que operen en Cataluña, pero las cajas catalanas que operan en toda España son de su exclusiva competencia en cuanto a supervisión y control.

Y lo que ya resulta el colmo de los colmos: el Gobierno catalán se atribuye el derecho a decidir la política crediticia de las cajas catalanas, a pesar de que una mayoría de sus recursos son de no catalanes, y como guinda de todo este despropósito, los beneficios de las cajas dentro de los fines genéricos a que deben destinarse serán asignados según los deseos del tripartito, es decir, el derecho al saqueo de España.

El resultado práctico de todo esto es que, dependiendo totalmente Cataluña del mercado español y no pudiendo sobrevivir sin él, se cambia la oración por pasiva y el mercado español pasa a ser una colonia de Cataluña como si se tratara de un país conquistado o vencido. Y desde un punto de vista personal, es decir, de lo que esta rendición incondicional del Gobierno de España ante esta nueva forma de colonialismo va a representar individualmente a millones de familias, la conclusión es muy clara: las comunidades más ricas, en legítima defensa, van a exigir el mismo trato y, a partir de este momento, las familias de las comunidades más pobres pasan a ser familias de segunda clase, con prestaciones y derechos recortados, con su nivel de bienestar sensiblemente recortado y además no podrán mantener el sistema actual de pensiones. Esto es lo que va a suceder irremediablemente en Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia, precisamente las regiones que más han contribuido con su voto a colocar en el poder al autor de esta increíble felonía, es decir, a don José Luis Rodríguez Zapatero.

Roberto Centeno es Catedrático de Economía de la Escuela de Minas dela UPM.

© Mundinteractivos, S.A.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Nov 25, 2005 8:38 am    Título del mensaje: NO a la reforma del Estatuto. Responder citando

En: Url=http://www.inn.org.es/noestatuto.htm Aquí podéis ver esto:

No a la reforma del Estatuto
Iniciativa Ciudadana No Nacionalista

¡Ya estamos hartos de reivindicaciones identitarias!
NO A UN “PLAN IBARRETXE” A LA CATALANA
Basta ya de imposiciones lingüísticas, de asimetrías fiscales, de corrupción y discriminación tapadas bajo el velo de la “identidad”, basta ya de políticas que buscan el privilegio, el fraccionamiento y la división.
LA REFORMA DEL ESTATUTO ES UN FALSO PROBLEMA.
· Ni lo demanda la sociedad civil,
· Ni aporta mayor estabilidad política,
· Ni ayuda a resolver los problemas reales que sí son urgentes.
PERO YA QUE...
nuestros políticos se han empeñado en ocupar su tiempo en reformar el Estatuto de Autonomía, hagámoslo de verdad, ¡democraticemos el Estatuto!, ¡hagámoslo de todos! y no sólo de una élite nacionalista cuyo único horizonte es la construcción de una nueva frontera contra la mitad de la población.
EXIJAMOS A NUESTROS POLÍTICOS QUE DEDIQUEN EL TIEMPO A RESOLVER LOS PROBLEMAS QUE SÍ NOS PREOCUPAN A LOS CIUDADANOS:
· El precio abusivo de la vivienda.
· Las listas de espera en la seguridad social...
· El fracaso escolar el hundimiento de la escuela pública.
· La inseguridad creciente en nuestras calles y la delincuencia organizada.
· La competencia ilegal de productos extranjeros mediante la explotación de trabajadores en el tercer mundo que destruye empresas y puestos de trabajo
· El problema del agua, los incendios forestales y la contaminación, los contratos basura y la inestabilidad laboral
· La utilización partidista de los medios de comunicación públicos y el tufo de los privados
· Las comisiones del 3% y las comisiones políticas para ocultarlas...,
Iniciativa Ciudadana No Nacionalista
RECOGIDA DE FIRMAS PARA PRESENTARLAS AL DEFENSOR DEL PUEBLO EN DEFENSA DE UN ESTATUTO CONSTITUCIONAL
¡NO A UN ESTATUTO EXCLUYENTE!
· SÍ queremos reformar el Estatuto para dejar claro que en Cataluña existen dos lenguas y no una: El Catalán y el Castellano
· NO queremos reformar el Estatuto para que en nombre de la “lengua propia” de unos, se arrebate a los otros su propia lengua.
· SÍ queremos reformar el Estatuto para obligar a los políticos a dar cuentas de cómo gestionan nuestros impuestos e impedir que los utilicen para llamar vagos al resto de los españoles o para incitarnos a la insolidaridad diciéndonos que nos roban y poner en riesgo nuestro mejor mercado.
· NO queremos reformar el Estatuto para utilizarlo como instrumento de usura colectiva o convertirlo en una Agencia Tributaria propia diseñada para ahondar las diferencias con España en lugar de perseguir mayor justicia distributiva.
· SÍ queremos un Estatuto de Ciudadanos con derechos individuales como fijan los propios Derechos Humanos.
· NO queremos un Estatuto de derechos colectivos, pueblos o identidades excluyentes.
· SÍ queremos un Estatuto donde se exprese el respeto a las banderas española y catalana, se fije su uso y se acepte su oficialidad.
· NO queremos reformar el Estatuto para dar un paso más hacia la secesión.
Si estás de acuerdo, pincha aquí para firmar
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Nov 28, 2005 11:39 pm    Título del mensaje: A la generalidad catalana. Responder citando

Apreciados contertulios,

Ignoro si esto de los “buzones de quejas” o de “sugerencias” tiene algún sentido. Yo creo que no, que todo eso es perder el tiempo y que ni se lo miran.

De todas formas nada se pierde con acribillarlos a E-Mails (a la Generalidad catalana) exponiéndoles la queja pertinente sobre la persecución lingüística en Cataluña.

En http://www10.gencat.net/ podéis meter la protesta y en cocreto sobre el asunto de la exclusión lingüística y el cinismo del Pacto de civilizaciones, etc.

En:

http://www10.gencat.net/gencat/AppJava/cat/utils/bustia_contacte.jsp

Yo les he metido esta perla: <<Son todos ustedes unos impresentables. Esto es España yo soy catalán y hablaré ahora siempre en español porque me da la real gana!!!

Ya pueden meterme en su "checa", que les recibiré hablando en español, el idioma de una gran Nación, cosa que desde luego no es Cataluña. Ya basta señores!!>>
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Dom Dic 18, 2005 5:28 pm    Título del mensaje: Francesc de Carreras. Responder citando

Hola.

Este catalán dice cosas muy sabias...


Francesc de Carreras
Entrevista
por Carmen Leal

“La responsabilidad del desprestigio es de unos cuantos, no de todos los catalanes. Porque el espectáculo es, realmente, muy poco serio, el mítico “seny” se encuentra a faltar”

Francesc es un hombre cálido, afable, sincero, poco dado a los tremendismos. Suele enjuiciar la realidad política desde una cierta distancia que le confiere objetividad. Sus artículos en La Vanguardia son siempre cuidadosos en la forma y equilibrados en el contenido. El Estatuto catalán le ha hecho salir de su vida reglamentada y peregrinar por ciudades catalanas, por tertulias radiofónicas y televisiones autonómicas pronunciando un discurso políticamente “no correcto”, que en Cataluña se traduce por “no nacionalista”.

Hace tiempo que ha tomado una posición crítica ante el nacionalismo, aunque procede de una familia catalana de profundas raíces catalanistas ¿por qué?
Lo que me hizo ser crítico fue estudiar el pensamiento liberal y democrático y ver las contradicciones que podía llegar a haber entre nacionalismo y democracia. También ver que Cataluña a partir de los años 80 las cuestiones de la “identidad “ se enfocaban mal, se convertía en el único tema de discusión y se convertía en una ideología transversal a todos los partidos políticos. Todo ello empeoró en los años 90 con una política en materia de lengua que no respondía al pluralismo lingüístico de la sociedad catalana. Cataluña había experimentado profundos cambios en los 30 años anteriores y ello no se tenía en cuenta. Una cosa es la cooficialidad del catalán y su necesaria protección como lengua minoritaria, con lo que estoy totalmente de acuerdo, y otra cosa muy distinta que se imponga como lengua oficial única, que se tienda al monolingüismo, que es la situación en la que estamos.

El nacionalismo ha ido ganando terreno político y social. Hoy tiene una representación parlamentaria que no se corresponde con el número de votantes ¿habría que cambiar la ley electoral?
No creo que sea problema de ley electoral. Una gran mayoría de votantes socialistas y buena parte de votantes de CiU no son nacionalistas. En cambio sus partidos respectivos lo son. Además, la política de la Generalidad ha sido tan sectaria en el tema identitario que muchos votantes en las elecciones autonómicas no han ido a votar porque creen que el Gobierno de la Generalidad les es ajeno. Una parte de la sociedad se desentiende de la política autonómica y ello representa un serio déficit democrático para Cataluña.

¿Había verdadera necesidad de reformar el Estatuto catalán?
Toda ley se puede reformar. Después de tantos años algún sector puede pensar que es necesario cambiar el Estatuto, pero las razones que han dado oficialmente han sido muy poco convincentes: la emigración, las nuevas tecnologías, la globalización. En estos supuestos se pueden reformar unos artículos o añadir otros. Pero una revisión total no se puede justificar por cuestiones puntuales.

¿Cuáles han sido las verdaderas razones?
Pues son razones nacionalistas. Los nacionalistas siempre necesitan ir a más, y necesitan subir peldaños para ir acercándose a la soberanía, a la independencia. Creen que es el momento oportuno para dar un empujón, la autonomía para ellos es un mero instrumento, no una finalidad. Además, como se ha llegado a una situación de igualdad sustancial de competencias entre las distintas autonomías (como corresponde a los modelos federales, que son igualitarios) necesitan diferenciarse del resto de comunidades autónomas porque consideran que Cataluña es una nación. Por eso aspira a un Estado y aunque ahora no lo tienen a su alcance, aspiran a tener algo que sea lo mas parecido a un Estado.

¿Nuestro Estado de las Autonomías es un modelo federal?
No todos los federalismos son iguales, hay diferencias entre ellos, pero creo que nuestro sistema pertenece a la familia federal, se puede comparar con Estados federales como EEUU o Alemania.

¿Las demás comunidades Autónomas no van a pretender las mismas atribuciones que le den a Cataluña?
Constitucionalmente tienen el mismo derecho, no hay duda. Con la excepción de los hechos diferenciales, que en Cataluña son, básicamente, la lengua y el derecho civil. A nadie se le puede negar lo que se reclama para uno mismo. Imagino que una buena parte de comunidades querrán tener un modelo lo más parecido posible al catalán.

Hay un estado de alarma social y de inquietud en toda España por este Estatuto
Sí, sí, lo sé, lo sé y el problema ha pasado de las tertulias radiofónicas y los periódicos a la calle, a las conversaciones cotidianas. El problema no es tanto que se rompa España, que se rompa la unidad de España. El problema es que el Estatuto, tal como está planteado, trata de regular no solo cuestiones que afectan a Cataluña sino también las que afectan al resto de las autonomías y al mismo Estado. Desde decisiones en las cuales el Estado tiene que pedir “permiso” a la Generalidad a través de una relación bilateral, hasta el sistema de financiación. Es lógico que haya alarma en España porque el proyecto de Estatuto va más allá de su territorio. El nuevo estatuto reforma el modelo de Estado de la Autonomías. Desde el Estatuto se pretende cambiar el modelo de reparto competencial, lo cual desde el punto de vista jurídico es absolutamente inviable. Si este Estatuto se generaliza, es decir, si las demás autonomías pretenden llegar al mismo techo, a tener las mismas atribuciones que las que pretende el proyecto para Cataluña, el Estado resultante será inviable. Podemos entrar en una fase desestabilizadora que rompa con una trayectoria de construcción del Estado de las autonomías que, con cuidado y con prudencia en una materia complicada y difícil, se había hecho bien. Es natural que exista inquietud y alarma.

“Cataluña es una nación” se lee en los libros de texto escolares desde Primaria y la mayoría de los catalanes ha asumido el concepto de manera errónea, sin saber la distinción entre “nación”, como “cultura especifica” y Nación como espacio político-jurídico, que se refiere al Estado. ¿cree que puede figurar en el Estatuto que “Cataluña es una Nación”, siendo un término jurídico que entraña soberanía?
Este tema lo he estudiado recientemente. La Constitución española emplea la palabra Nación en el sentido de pueblo, es decir, la base humana del Estado. Cuando el artículo 1.2 dice “la soberanía reside en el pueblo”, el artículo 2 menciona a la “Nación española” y en el preámbulo también se menciona dicho término, nos estamos refiriendo al “conjunto de los españoles”, de unos ciudadanos que tienen unos mismos derechos básicos. Sin embargo la Constitución utiliza otro término también en el artículo 2, el de “nacionalidades y regiones”, en el sentido de territorios en los que existen determinados rasgos distintivos que les confieren una especial personalidad. Si en el nuevo estatuto se quiere indicar que Cataluña es una sociedad que tiene unos rasgos específicos culturales se tiene que utilizar el término “nacionalidad” y no el de nación. En Derecho las palabras son muy importantes, hay que emplear palabras unívocas. Los textos deben ser claros para el intérprete y lo que ha hecho el Parlamento al aprobar el Estatuto ha sido introducir –por parte de algunos deliberadamente, por parte de otros por pura ignorancia– cuando menos confusión.

La propuesta del nuevo Estatuto, al ser manifiestamente inconstitucional, como lo atestiguan todos los especialistas en Derecho Constitucional y llevarlo a la Cámara en un “trágala” por el pacto con ERC, ¿no es una forma de “golpe de estado” si se me permite la expresión?

La expresión golpe de Estado es inadecuada. Los que han elaborado el Estatuto hacen una interpretación de la Constitución que es distinta y contraria a la que se hecho hasta hora. Parten de la idea de que se puede prescindir del estado de las autonomías tal como se ha construido hasta ahora, de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y de la doctrina de los juristas. Yo creo que esto es insensato. Partir de cero como si estuviésemos en 1978 y partir de la letra de la Constitución y no del contenido que a lo largo de los años se le ha ido dando, es desconocer como funciona un Estado.

¿Qué ha pretendido el tripartito al presentar a la Cámara un texto a sabiendas de que no es reforma del Estatuto, sino reforma de la Constitución?
Piense que este Estatuto se hace por necesidades de los partidos nacionalistas, ERC y CiU, que pugnan por demostrar quién es más nacionalista Se han pretendido tres cosas. La primera diferenciar a Cataluña de las demás regiones autonómicas, por eso dice “somos una nación”; la segunda que Cataluña tenga más competencias y que no se interfiera el Estado en el ejercicio de esas competencias; y la tercera una mejor financiación, con un trato especial respecto a as demás comunidades autónomas, igual que el País Vasco y Navarra. Por parte de los partidos nacionalistas, todo ello es coherente, lo que no entiendo es que hacen ahí PSC e IC. Entiendo la lógica de ERC y de CiU, no entiendo la de los socialistas, los grandes responsables del nuevo estatuto.

¿Y dónde van?, o ¿dónde vamos si este Estatuto sale adelante?
Pues a un cambio de modelo de Estado, a un federalismo asimétrico, como le gusta decir a Maragall, que en realidad es un modelo de tendencia confederal

Hay un cierto escándalo social cuando se comparan los sueldos de los demás presidentes autonómicos con el del señor Maragall, que es el doble, y que gana mas que el presidente del Gobierno español, y el Estatuto se pide mayor financiación. Todo esto unido a el episodio del 3% , a la condonación por la Caixa de una deuda de 1000 millones al PSC y de otros miles a ERC ha dilapidado la fama de seriedad y responsabilidad, que tenia Cataluña ante el resto de España. ¿Son conscientes la clase política del desprestigio de Cataluña?
Yo espero que en el resto de España sepan distinguir entre los ciudadanos catalanes y los partidos que han aprobado el estatuto. La responsabilidad del desprestigio es de unos cuantos, no de todos los catalanes. Porque el espectáculo es, realmente, muy poco serio, el mítico “seny” se encuentra a faltar.

El Estatuto salió del Parlament con una aprobación del 89%, sin embargo yo veo a muchos, pero muchos catalanes que están en desacuerdo. Ud. encabezo un Manifiesto de intelectuales que obtuvo en 15 dias 4.000 firmas. Hay asociaciones: “Ciudadanos de Cataluña” “Iniciativa No Nacionalista”, “Convivencia Cívica Catalana”, “Asociación Cultural Miguel de Cervantes”, “Asociación por la Tolerancia”, “Profesores por el Bilingüismo”, incluso procedentes del PSC como “Ágora socialista” y “Socialistas en positivo” que públicamente rechazan el Estatuto. ¿cómo se comprende todo esto?
En una democracia tiene que haber diversidad de opiniones. En Cataluña hay diversidad de opiniones, muchos discrepan de las políticas identitarias. Yo soy crítico con estas políticas, por lo menos desde hace 15 años, en conferencias, tertulias y artículos de prensa. Para muchos, sin embargo, hasta ahora no se han dado cuenta de la dirección que estaba tomando este país desde hace años. Había gentes que confiaban en que el PSC experimentaría un cambio interno y no sería arrastrado por estas políticas identitarias, pero ha sido al revés, el PSC las ha impulsado. Desde que Maragall es presidente de la Generalidad, la política identitaria es tanto o más dura que con Pujol, el cual es responsable de preparar el terreno para que se llegara a esto. En Cataluña ha habido un cambio de partido en el gobierno de la Generalitat, pero lo que no ha habido es un cambio política, se ha continuado la escalada identitaria. De esta situación es de la que queremos salir. Por eso hicimos el manifiesto por un nuevo partido, por esto creamos la plataforma “Ciutadans de Catalunya”, porque creemos que una parte de la sociedad no se ve reflejada en los partidos políticos actuales. Según un amigo mío, en Cataluña solo hay dos partidos: el PUC (Partido Unificado de Cataluña”, que engloba al tripartito y a CiU) y el PP. Nosotros queremos ocupar un espacio electoral e ideológico distinto a todos ellos. Hay una parte de la población que no se ve reflejada, por razones diversas, ni en el PUC ni en el PP. Nosotros nos ofrecemos para que nos voten a nosotros.

Hay una corriente de opinión, que se va generalizando, que propugna la reforma de la Constitución de 1978 y que pretende que se incluyan tres cosas: 1º Partidos implantados en todas las comunidades autónomas y una reforma de la ley electoral. 2º Que se terminen los privilegios fiscales para el País Vasco y Navarra, porque en el siglo XXI, eso no tiene sentido, si realmente todos somos iguales, aunque se mantengan las especificidades culturales. 3º Que las competencias en educación sean competencia exclusiva del Estado sin delegar parte de los contenidos en las Comunidades Autónomas, porque una misma instrucción cohesiona un país. ¿qué opina de ello?
Soy partidario de que las Constituciones sean lo más estables posibles, que se retoquen sólo cuando sea imprescindible. Si hay que reformarlas se reforman, por supuesto por los cauces establecidos. No creo que se deba reformar la Constitución en ninguno de estos tres aspectos. Que los partidos deban presentarse en todas las comunidades autónomas no se corresponde con la realidad social y política de España. Para solucionar el problema que usted plantea basta con que se pongan de acuerdo los dos grandes partidos, el PP y el PSOE. La gran perjudicada por la ley electoral ha sido IU y creo que se debería modificar la ley electoral para evitar su discriminación. Respecto a los privilegios fiscales, el sistema de concierto no es inevitablemente un privilegio fiscal, en realidad es un método que no necesariamente es discriminatorio, aunque en la práctica lo ha sido. Si se negocia teniendo presente la equidad con el resto de España, no hay problema. El terrorismo de ETA ha condicionados las negociaciones por el cupo vasco. Pero no creo que sea posible cambiar el sistema de concierto y en política lo imposible no es nunca conveniente. En cuanto a las competencias del Estado, el artículo 149.1 de la Constitución recoge las competencias exclusivas del estados, entre ellas las de Educación. El problema no es de la Constitución sino de las sucesivas leyes de enseñanza.

¿Sabe que en ciertas Autonomías se ha utilizado la educación para la ideologización nacionalista? ¿Sabe que se modifica la Historia a conveniencia y que no tiene nada que ver lo que se estudia en una comunidad o en otra?
Como le digo, la culpa no es de la Constitución sino de la ley. Si los ciudadanos de estas comunidades piensan que el partido que ha hecho esta ley lo ha hecho mal, deben votar a otro partido que promueva otra política.

¿Tiene conciencia de la enorme expectación e ilusión que están generando sus conferencias? Llena Usted las salas de gente ansiosa de oír palabras con sentido común y sabiduría ¿Ha pensado dedicarse a la política activa?
Yo estoy en la política desde los 18 años, desde que entré en la universidad, pero no me gustan los cargos públicos, ni la vida política dentro de los partidos. Fui militante del PSUC durante veinte años, hasta que se formó IC, porque creí que sólo desde un partido se podía combatir eficazmente contra el franquismo. Pero ahora son muchos los que pueden intervenir en política. Me gusta más la reflexión política que la acción política. Además, creo que son incompatibles una con otra. Cada uno sirve para lo que sirve. Yo seguiré en la universidad, mi profesión, y en la opinión pública para hacer reflexiones políticas, no en la acción política partidista. Aunque cumpliré con mi compromiso de impulsar un nuevo partido en Cataluña. Pero por responsabilidad ética, no por vocación política.

Se nos ha pasado el tiempo sin darnos cuenta. Aunque no le tiente la política activa, F. de Carreras es uno de los intelectuales más sólidos del movimiento No Nacionalista y quien mas ha influido en divulgar los peligros de un Estatuto innecesario, inconstitucional, inconveniente e insolidario.

http://www.libertaddigital.es/opiniones/opi_desa_28442.html

...............


Campaña socialista

Propaganda contra democracia
Agapito Maestre


La obstinación socialista por seguir a pies juntilla el Pacto de Tinell, quizá la mayor salvajada totalitaria de la política española de las últimas décadas patrocinada por el PSOE, y persistir en no pactar, ni siquiera hablar, con la genuina Oposición es
El personal “culto” del PSOE está desesperado. No consigue engañar a más gente y, sobre todo, es incapaz de parar la deserción de sus votantes hacia otros ámbitos políticos. El personal “relamido” del PSOE está inquieto, porque ya no saben qué palo tocar, o sea, contra quién arremeter para que su nivel de autoestima política no se destruya. El personal “intelectual” del PSOE ya no sabe qué hacer para detener el ridículo político de sus dirigentes. A pesar de todo, ellos sacan pecho, insultan, calumnian o, peor todavía, simulan que son seres puros, inmaculados, que sólo aspiran a discutir tranquilamente con el adversario. En vez de pararse a meditar un poco sobre la crisis de la nación, en realidad de la democracia, que ellos han creado con su pacto con las “minorías nacionalistas”, y rectificar el guión, han preferido persistir en la propaganda, en la mera agitación de los bajos instintos de sus votantes, con el único objetivo de criminalizar al PP, de eliminarlo de la vida política. Algo, hoy por hoy, casi imposible, por el alto nivel de ciudadanía alcanzado por sectores muy relevantes de la población española.
La obstinación socialista por seguir a pies juntilla el Pacto de Tinell, quizá la mayor salvajada totalitaria de la política española de las últimas décadas patrocinada por el PSOE, y persistir en no pactar, ni siquiera hablar, con la genuina Oposición está llevando, aunque se crea lo contrario, a las “elites” del PSOE a la esquizofrenia. Lo más listos, en efecto, ya se han percatado de que lo pactado en Tinell no da para más. Sin duda, ha conseguido encrespar, dividir y, sobre todo, entronizar la “tiranía de las minorías” en un país con escasas tradiciones democráticas, pero, por fortuna, no han conseguido su principal objetivo: sacar de la pista al PP. Éste sigue siendo el garante de la vida democrática. He ahí la mayor preocupación de los “intelectuales” socialistas. He ahí su mayor fracaso. He ahí porque han dejado de tener un mínimo de credibilidad. No me extraña, pues, la desesperación de los “listos” del PSOE ante lo que les auguran las encuestas.
Sin embargo, el doble fracaso del PSOE, es decir, el de su tarea de desgobierno por un lado, y no eliminar al PP de la democracia por otro, quiere ahora conjurarse con una insistencia redoblada en la agitación y la propaganda, como si estuviera en la Oposición. La operación, por supuesto, me parece descabellada desde el punto de vista ético, porque es tanto como considerar a todos los ciudadanos unos borregos, pero no creo que sea políticamente muy rentable para captar votos. Otra cosa es que dé ánimos a sus fieles y trate de mantenerles viva su moral de esclavos. En cualquier caso, la opción socialista a favor de la “agitación y propaganda” implica rebajar hasta niveles ínfimos la calidad del debate político. Más aún, posiblemente el listón puesto por el PSOE para tratar de los asuntos comunes de los española no es mínimo sino ridículo.
Mal, muy mal, tiene que ser el resultado de las encuestas de aceptación de la política de Zapatero, cuando éste, en colaboración con sus medios de comunicación, introduce en la agenda política dos temas viejos, viejísimos, de discusión: el accidente del Prestige y la presencia humanitaria de tropas españolas en Irak. Pero peor aún, sin duda alguna, tiene que ser la situación intelectual, mejor dicho, mental, de quienes siguen en el foro público y los canales de creación de opinión las consignas ramplonas del Gobierno. La defensa del Gobierno socialista con las perfidias de Irak y el accidente del Prestige se me antoja no imposible sino ridícula.

http://www.libertaddigital.es/opiniones/opi_desa_28658.html

................
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Dic 28, 2005 9:58 am    Título del mensaje: Felipe González en Wartburg. Responder citando

Hola.

En El confidencial.com El expresidente Felipe González reclama en Berlín una "solución a la alemana", con gran coalición PSOE-PP, para los problemas de España. Esto es parejo al actual ofrecimiento de Mariano Rajoy al PSOE de un pacto para afrontar juntos el lío del Estatuto catalán, y una muestra de que no “sólo” es el PP el que ve a Zapatero como una locura total para España.

El arículo del Confidencial.com es este:

Felipe González continúa haciéndose rico a la sombra de Slim al otro lado del Atlántico, mientras a este lado continúa recibiendo premios, particularmente en sitios como Alemania, donde el ex presidente español sigue gozando de un gran cartel. El caso es que el pasado domingo, 13 de noviembre, en la ciudad germano-oriental de Eisenach, Felipe recibió el Premio Wartburg por su destacada labor en pro de la integración europea. El Premio Wartburg se entrega desde 1992 a personalidades comprometidas con el proyecto europeo, y entre quienes lo han recibido figuran los antiguos ministros de exteriores de Alemania y Francia, Hans-Dietrich Genscher y Roland Dumas, y el ex presidente alemán Richard von Weizsaecker.
El galardón fue entregado en el soberbio castillo que da nombre al premio por el ministro de Cultura del Gobierno regional de Turingia, y la laudatio fue pronunciada por el ex jefe del gobierno de ese estado federado Bernhard Vogel, hermano del ex presidente del PSD, Hans-Jochen Vogel. La ceremonia comenzó con una recepción, seguida de la presentación del político español, la lectura de la lección magistral de premiado (“excelente”, según todas las opiniones), rubricado todo ello por una cena de gala.
Y fue en la cena donde, sin los agobios del protocolo, el ex presidente español se soltó el pelo ante sus vecinos de mesa, entre los que figuraba el famoso director de orquesta Daniel Barenboim. Hablando en tono muy crítico de la situación española, particularmente del problema provocado por el Estatuto catalán, González llegó a decir que la única salida que veía a esa situación era “la solución alemana”, es decir, la formación de una gran coalición entre PSOE y PP. Y puede que para muchos sea una boutade, a las que tan aficionado es el ego del ex presidente, pero puede también que para otros muchos Felipe haya dado en el clavo: la situación ha tomado tales derroteros de gravedad que está reclamando soluciones radicales. A grandes males, grandes remedios.
En el clima informal y campechano de una cena entre amigos, González vino a manifestar la tremenda preocupación que sentía por la espiral abierta por Zapatero, hasta el punto de que si la situación continúa deteriorándose por culpa de las apetencias nunca suficientemente satisfechas de los nacionalismos, la única solución para España consistiría en imitar una salida a la alemana, es decir, una grossen coalition entre PP y PSOE.
Felipe tuvo duras palabras de reproche para el actual presidente del Gobierno: descontento profundo con Rodríguez Zapatero, que ha abierto un melón con una irresponsabilidad total, y particularmente crítico con Maragall.
La espectacular fortaleza medieval de Wartburg es famosa, además de porque en ella situó Wagner su ópera Tannhaueser, porque allí tradujo Lutero el Nuevo Testamento (la habitación donde trabajó es una especie de lugar de peregrinación protestante), y porque de allí partió a principios del siglo XIX el movimiento estudiantil en favor de la unidad alemana. Puede que de allí parta también el movimiento que, desde las filas del propio PSOE, aparte de la política a Rodríguez Zapatero y haga de él un hombre feliz en la vida civil, lejos de cosas tan serias como la presidencia del Gobierno de España.


Repito... Esto pueden verlo aquí: El confidencial.com.
Y ya de paso nos damos cuenta de los wagnerianos contactos estupendos que mantiene este inefable Felipe González con aquellos que lo pusieron al frente del PSOE para que dirigiera España a la órbita de sus intereses para el dominio de Europa, además de ver al único diputado español que cobra sin trabajar y como de bien se gana la vida en los escenarios wagnerianos tan llenos de connotaciones hitleritas y nazis como es la fortaleza de Wartburg.
Sea como fuere, la opinión de Felipe González Sobre el Zopenco y el Estatuto catalán muestra la división interna del PSOE en este asunto y la imposibilidad pacífica de sobrepasar el marco de la Constitución.
Queda muy claro que el Cuarteto de Montilla/Maragall/Zopenco/Rubalcaba no es un invento de la “derecha reaccionaria” ni de los “franquistas” de siempre, sino un resquicio mínimo de racionalidad ante los disparates de este “bobo solemne” que tenemos de presidente gracias al Tren de la Muerte, gracias al moro del 11M y a la poca virtud política de mucha parte del pueblo español.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Sab Ene 07, 2006 12:11 am    Título del mensaje: El artículo 8. Responder citando

Propongo un brindis con cava catalán por este regalo de reyes:


El jefe de la Fuerza Terrestre advierte de que el Ejército actuará si un Estatuto autonómico rebasa la Constitución

SEVILLA, 6 (EUROPA PRESS)

El general jefe de la Fuerza Terrestre, teniente general de Ejército José Mena Aguado, afirmó hoy durante la Pascua Militar que si "los límites infranqueables" que marca la [url=http://search.msn.es/results.aspx?FORM=AE&q=Constitución]Constitución[/url] son rebasados por algún Estatuto autonómico, "sería de aplicación el artículo octavo de la Constitución", en el que se dice que las Fuerzas Armadas "tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad y el ordenamiento constitucional".
Durante su discurso, en la Capitanía General de Sevilla, el teniente general Mena dijo que "afortunadamente, la Constitución marca una serie de límites infranqueables para cualquier Estatuto de autonomía", por lo que reiteraba un "mensaje de tranquilidad".
No obstante, advirtió de que "si esos límites fuesen sobrepasados, lo cual en estos momentos afortunadamente parece impensable, sería de aplicación el artículo octavo de la Constitución: las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad y el ordenamiento constitucional".
El alto mando también se refirió a "las graves consecuencias que tanto para las Fuerzas Armadas como institución como para las personas que las integran podría conllevar la aprobación del Estatuto de Cataluña en los términos que está planteado".
En su opinión, "el hecho de que en una autonomía sea exigible el conocimiento de su lengua particular es una aspiración desmesurada que obligaría a las Fuerzas Armadas a regular los destinos a esa autonomía de la misma forma que actualmente se regulan en el extranjero".
El teniente general señaló que siempre ha mantenido que los militares no deben "entrar en disquisiciones políticas, que lógicamente corresponden a los políticos", pero considera que sí forma parte de sus obligaciones "alertar" de las consecuencias que podría acarrear aprobar una propuesta como la contenida en el Estatuto catalán.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Dom Ene 08, 2006 1:12 am    Título del mensaje: Texto íntegro de José Mena Aguado. Responder citando

TEXTO ÍNTEGRO
Discurso del teniente general José Mena Aguado en la Pascua Militar

Actualizado viernes 06/01/2006 22:48 (CET)

Como hemos escuchado en la presentación de este acto, hace más de dos siglos que el Rey Carlos III instituyó la festividad de la Pascua Militar que a lo largo de los años se ha venido celebrando de muy diversas formas.
Este año, para fomentar, una vez más, ese deseable acercamiento de la sociedad a sus Fuerzas Armadas, y viceversa, hemos querido contar en este acto, con la presencia de Autoridades y representantes de las diversas Instituciones sevillanas.
Resulta obligado, con motivo de esta festividad militar, hacer balance de las actividades realizadas a lo largo del año que ha terminado, de los proyectos que tenemos para el año que comienza, y de las inquietudes y preocupaciones que en estos momentos más intranquilizan a los componentes de las Fuerzas Armadas.
El año 2005 se ha caracterizado por la consolidación de la nueva estructura funcional, tanto en el Ejército de Tierra, como en la Armada y en el Ejército del Aire.
Aquí en Sevilla se ha consolidado el Cuartel General de la Fuerza Terrestre, en la que ya se han integrado las Comandancias Generales de Ceuta, Melilla y Baleares, dos Brigadas de Infantería Ligera, el Mando de Artillería Antiaérea, con sus 4 Regimientos, el Mando de Artillería de Costa y sus 2 Regimientos, y, por último, pero no menos importante, el Regimiento de Guerra Electrónica de El Copero.
El Ejército del Aire, con la idea de mantener una presencia significativa en Sevilla, ciudad de arraigada tradición y prometedor futuro en el campo de la Aeronáutica, ha culminado el traslado de su Dirección de Enseñanza al Acuartelamiento Aéreo de Tablada.
La estructura que mantiene la Armada en Sevilla no ha sufrido alteraciones.
Los hombres y mujeres que componen las Fuerzas Armadas han continuado desempeñando arriesgadas y difíciles misiones de paz y de estabilidad que se iniciaron en años anteriores en Bosnia, Kosovo, Afganistán, y Haití a las que hay que añadir las, no menos relevantes, realizadas en Kirguistán, Sudán, Eritrea, Etiopía, el Congo, y otros países, así como las importantes misiones de ayuda humanitaria que han tenido lugar en Indonesia y Pakistán, ofreciendo con ello una muestra ejemplar de solidaridad y fraternidad hacia unos pueblos amenazados por el odio y el fanatismo, (en unos casos), o castigados por grandes catástrofes naturales, (en otros).
Valiosa ha sido la contribución de España a diversas Fuerzas Multinacionales como son: Las Fuerzas Permanentes de la OTAN, el Cuerpo de Ejército Europeo, la Fuerza Terrestre europea (EUROFOR), la Fuerza Marítima Europea (EUROMARFOR), los «Battle Groups» (Grupos de Combate) de la Unión Europea, y la Brigada de Alta Disponibilidad de Naciones Unidas.
Es, también, destacable la participación en la lucha global contra el terrorismo, el apoyo a pesqueros en aguas internacionales, y la presencia de nuestras Fuerzas Armadas en la Antártida, así como la colaboración en importantes proyectos científicos, de interés civil y militar, en esta zona.
Son más de 65.000 los militares de los tres Ejércitos que han participado ya en operaciones en el exterior, demostrando una gran preparación profesional que está siendo reconocida a todos los niveles, dejando bien alto el pabellón y el prestigio de España.
Desde aquí quiero expresar mi felicitación y gratitud a todos ellos, resaltando la actuación de nuestros Ingenieros-Zapadores en la catástrofe de Pakistán, donde el Ministro de Defensa, en su reciente viaje ha recibido el agradecimiento, efusivo al máximo, y el reconocimiento de las Autoridades de ese país y de los mandos de los contingentes alemán y polaco que colaboran con nuestras Unidades, y que están sorprendidos por la eficacia y rapidez de la labor que allí se está realizando.
En el Territorio Nacional, durante el año 2005, las Fuerzas Armadas han llevado a cabo numerosas operaciones de apoyo a Autoridades Civiles y de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, destacando la participación en el control de las fronteras de Ceuta y Melilla, las campañas contra incendios forestales, la vigilancia aduanera, la protección de objetivos sensibles, la calibración de las ayudas a la navegación aérea, el transporte de personalidades por vía aérea, y la activación de medidas para mitigar los efectos de las condiciones meteorológicas extremas en la red de comunicaciones.
Quiero asimismo destacar la colaboración de la Guardia Civil en la mayor parte de las misiones realizadas tanto en territorio nacional como en el exterior. El proceso de profesionalización de la Tropa evoluciona favorablemente.
El Ejército del Aire ha terminado el año 2005 con 11.024 Militares Profesionales de Tropa, manteniendo un porcentaje ligeramente superior al 90 % del número contemplado en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2006.
El Ejército de Tierra ha tenido un positivo repunte en los últimos meses del año 2005, alcanzando la cifra de 51.330 Militares Profesionales de Tropa, número muy próximo al 85 % de los efectivos contemplados en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2006.
La Armada ha sufrido un ligero retroceso con respecto al año 2004, cerrando el año 2005 con 11.287 Soldados y Marineros, lo que representa el 75 % de los efectivos contemplados en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2006.
Del total de los actuales 73.641 Militares Profesionales de Tropa, 2.508 son extranjeros y el porcentaje de mujeres está próximo al 17%.
En relación con la modernización del armamento y material, cabe destacar lo siguiente:
El Ejército de Tierra ha continuado con los programas de adquisición de los carros de combate LEOPARDO, y de los vehículos de combate PIZARRO y CENTAURO.
El montaje de los dos primeros se realiza en la fábrica de Las Canteras, en Alcalá de Guadaira.
Se ha recepcionado el primer helicóptero de ataque TIGRE y se ha iniciado el programa de adquisición de 45 helicópteros NH-90.
Se ha adquirido una Batería de Antimisiles PATRIOT, y está prevista la adquisición de un Sistema de Misiles Antibuque del tipo HARPOON.
Se ha realizado un gran esfuerzo para modernizar el parque de automóviles mediante la adquisición de 1.450 vehículos todo-terreno de una tonelada, fabricados en Linares, y 230 vehículos más de diferentes tonelajes y modelos. El Ejército del Aire está recibiendo los aviones EF-2000 (EUROFIGHTER), el caza más moderno del mundo.
Continúa participando en el Programa Multinacional del avión de transporte A-400-M, cuya cadena de montaje se establecerá en Sevilla, contribuyendo al desarrollo de la industria aeronáutica nacional, en general, y de la andaluza, muy en particular.
Asimismo, participa en diversos programas para adquisición del misil de crucero TAURUS (400 Km. de alcance), del misil de alcance medio METEOR y del misil de corto alcance IRIS-T.
También están en proceso, (o finalizando, los programas de modernización del avión de caza EF-18; del avión de patrulla marítima P-3-Orión, y del avión de enseñanza avanzada F-5B.
La Armada continúa con los programas de adquisición de seis Fragatas de la serie F-100 de las que ya ha recibido 4.
Tiene en marcha una serie de programas para la de adquisición de un buque multiuso (porta-aeronaves, transporte de tropas, logístico, etc); de un Buque de Aprovisionamiento de Combate y de cuatro submarinos de la serie S-80.
Y ha iniciado el proyecto básico de un buque de Acción Marítima, del que se derivarán nuevas versiones de Patrulleros Oceánicos, buques de Hidrográficos y buques de Apoyo a Operaciones de Buceo.
En relación con Sevilla, hay que señalar la restauración de la Torre del Oro y de su Museo Naval.
Pero los principales proyectos del Ministerio de Defensa para el año 2006 se centran en el área de personal.
En el primer trimestre está prevista la aprobación de la nueva Ley de Tropa y Marinería que, con toda seguridad, va a impulsar el proceso de profesionalización de las Fuerzas Armadas. Sus positivos efectos ya se han notado en los últimos meses del año 2005, antes de su aprobación y entrada en vigor.
Se espera, también, llevar a cabo la revisión de las Reales Ordenanzas y de la Ley 17/99 Reguladora del Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas.
Como consecuencia de ello se están elaborando tres proyectos de Ley: uno de Reales Ordenanzas, otro de la Carrera Militar, que modificará sensiblemente la enseñanza militar, y un tercero de Derechos y Deberes de los Militares. Se va a potenciar la figura de los reservistas voluntarios.
Se han iniciado los estudios para la asignación de complementos retribuidos y para mejorar los procesos de evaluación y selección para ascensos, cursos y destinos, aspectos siempre delicados y difíciles, con la intención de que los propios interesados tengan una mayor participación en dichos procesos.
Siguiendo las directrices del Ministro de Defensa, se está estudiando una nueva reorganización de los tres Ejércitos, para adaptarlos a los nuevos escenarios de actuación nacional e internacional, a las nuevas estrategias y a la disponibilidad de recursos humanos y materiales, en función de las asignaciones presupuestarias para gastos de defensa. Estos estudios retrasarán las previsiones que se habían establecido para integrar en la Fuerza Terrestre el resto de Unidades de Maniobra y de Apoyo al Combate desplegadas en el territorio peninsular.
Una vez expuestas las realizaciones y proyectos más inmediatos quiero expresar las inquietudes y preocupaciones de cuantos formamos parte de las Fuerzas Armadas, en los momentos que estamos viviendo.
Por razón del cargo que ocupo no debo, en actos como éste, expresar mis opiniones personales.
Pero sí tengo la obligación de conocer los sentimientos, inquietudes y preocupaciones de mis subordinados y transmitirlos, como es habitual, a la máxima autoridad de mi Ejército, y hacerlos públicos, por expreso deseo de aquéllos.
En mis visitas a las Unidades durante los últimos meses, he podido constatar que las dos grandes preocupaciones de los Cuadros de Mando y Militares Profesionales de Tropa son el terrorismo y el futuro de la unidad de España. El esfuerzo principal en la lucha contra el terrorismo corresponde a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y al Centro Nacional de Inteligencia. Las Fuerzas Armadas están permanentemente dispuestas a colaborar en la medida que se les pida.
La preocupación por la unidad de España se ha desatado con la presentación del proyecto del «Estatuto de Cataluña».
La historia se repite. Basta leer los discursos de los Diputados Companys, Ortega y Gasset y Azaña cuando en mayo de 1932 las Cortes españolas debatieron el Estatuto de Cataluña. Curiosamente, el entonces Diputado Azaña, que fue un firme defensor del Estatuto de Cataluña cambió radicalmente su visión del Estado y su actitud cuando alcanzó la Presidencia de la República, propugnando un Estado Regional, antecedente del actual Estado de las Autonomías.
En todas mis visitas a las Unidades he aprovechado los encuentros con Cuadros de Mando y Tropa, para transmitirles un mensaje de tranquilidad, no exenta de inquietante preocupación.
Siempre he recalcado que los militares no debemos entrar en disquisiciones políticas que, lógicamente corresponden a los políticos.
Ahora bien, es nuestra obligación alertar de las graves consecuencias que podría conllevar la aprobación del Estatuto de Cataluña, en los términos en que está planteado, tanto para las Fuerzas Armadas, (como institución), como para las personas que las integran, en tres aspectos verdaderamente preocupantes para nosotros.
El primero es el concepto de nación, en el que no voy a entrar porque el artículo 2 de la Constitución Española lo expresa clara y rotundamente: «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas».
El segundo es el de la lengua. El hecho de que en una Autonomía sea exigible el conocimiento de su lengua particular es una aspiración desmesurada que obligaría en las Fuerzas Armadas a regular los destinos a esa Autonomía de la misma forma que actualmente se regulan los destinos en el extranjero. Es decir, que los destinos a Cataluña, País Vasco y Galicia estarían supeditados a la voluntariedad de los militares que quisiesen acreditar el conocimiento de la lengua que fuese exigible en cada Comunidad.
El tercero está relacionado con la justicia. Las Fuerzas Armadas están desplegadas en todo el territorio nacional. La actual independencia de los Tribunales de Justicia de las Autonomías crea graves problemas en las Fuerzas Armadas al producir sentencias dispares para hechos similares que, (sin estar incursos en el ámbito estrictamente castrense, cuyo tratamiento corresponde a la jurisdicción militar, según el artículo 117, apartado 5 de nuestra Constitución), afectan al régimen interior de las Bases, Acuartelamientos o Establecimientos militares y a las expectativas profesionales de cada uno de los componentes de las Fuerzas Armadas. Este problema se agravaría mucho más con la aparición de poderes judiciales autonómicos, independientes del Estado.
Afortunadamente, la Constitución marca una serie de límites infranqueables para cualquier Estatuto de Autonomía. De ahí mi mensaje de tranquilidad. Pero, si esos límites fuesen sobrepasados, lo cual en estos momentos afortunadamente parece impensable, sería de aplicación el articulo 8º de la Constitución: «Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército de Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad y el ordenamiento constitucional».
No olvidemos que hemos jurado, (o prometido), guardar y hacer guardar la Constitución. Y para nosotros, los militares, todo juramento o promesa constituye una cuestión de honor.
Agradezco muy sinceramente la presencia de cuantas Autoridades, representantes de Instituciones, amigos y representantes de los medios de comunicación y amigos han querido acompañarnos en esta celebración de la Pascua Militar, en un día en el que muchos se encuentran en el tramo final de unas vacaciones o en el comienzo de un puente y casi todos estamos deseando compartir en nuestros hogares la ilusión de nuestros hijos o nietos en esta festividad de los Reyes Magos.
En esta celebración de la Pascua Militar, quiero transmitir mi más calurosa felicitación a todos los españoles que se identifican con sus Fuerzas Armadas y a cuantos actualmente forman parte de las mismas, con una especial mención a nuestros compañeros de la Guardia Civil.
Quiero también manifestar mi reconocimiento y agradecimiento a todos los que nos precedieron, y mi emocionado y doloroso recuerdo a quienes a lo largo del año 2005 dieron lo mejor que tenían, (su vida), en el cumplimiento de sus obligaciones; y de forma especial a los 17 fallecidos en el accidente de helicóptero de Afganistán el pasado mes de agosto.
Termino ya.
España puede sentirse orgullosa de tener hoy unas Fuerzas Armadas modernas, bien equipadas, capaces de colaborar en condiciones de igualdad con las de los países más desarrollados del mundo.
Se espera de nosotros que sigamos respondiendo con la profesionalidad, la dedicación, el sacrificio, la disciplina, y el amor a España que siempre hemos demostrado.
Ruego que en posición de firmes cerremos este acto con los tradicionales «vivas».
¡VIVA ESPAÑA!
¡VIVA EL REY!
¡VIVAN LAS FUERZAS ARMADAS!
...................

En: http://elmundo.es/elmundo/2006/01/06/espana/1136570580.html

¡Loor y gloria a José Mena Aguado¡
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Sab Ene 21, 2006 8:43 am    Título del mensaje: Entrevista. Responder citando


Francesc de Carreras
Entrevista
por Carmen Leal


http://www.libertaddigital.es/opiniones/opi_desa_28442.html

Francesc es un hombre cálido, afable, sincero, poco dado a los tremendismos. Suele enjuiciar la realidad política desde una cierta distancia que le confiere objetividad. Sus artículos en La Vanguardia son siempre cuidadosos en la forma y equilibrados en el contenido. El Estatuto catalán le ha hecho salir de su vida reglamentada y peregrinar por ciudades catalanas, por tertulias radiofónicas y televisiones autonómicas pronunciando un discurso políticamente “no correcto”, que en Cataluña se traduce por “no nacionalista”.

Hace tiempo que ha tomado una posición crítica ante el nacionalismo, aunque procede de una familia catalana de profundas raíces catalanistas ¿por qué?
Lo que me hizo ser crítico fue estudiar el pensamiento liberal y democrático y ver las contradicciones que podía llegar a haber entre nacionalismo y democracia. También ver que Cataluña a partir de los años 80 las cuestiones de la “identidad “ se enfocaban mal, se convertía en el único tema de discusión y se convertía en una ideología transversal a todos los partidos políticos. Todo ello empeoró en los años 90 con una política en materia de lengua que no respondía al pluralismo lingüístico de la sociedad catalana. Cataluña había experimentado profundos cambios en los 30 años anteriores y ello no se tenía en cuenta. Una cosa es la cooficialidad del catalán y su necesaria protección como lengua minoritaria, con lo que estoy totalmente de acuerdo, y otra cosa muy distinta que se imponga como lengua oficial única, que se tienda al monolingüismo, que es la situación en la que estamos.

El nacionalismo ha ido ganando terreno político y social. Hoy tiene una representación parlamentaria que no se corresponde con el número de votantes ¿habría que cambiar la ley electoral?
No creo que sea problema de ley electoral. Una gran mayoría de votantes socialistas y buena parte de votantes de CiU no son nacionalistas. En cambio sus partidos respectivos lo son. Además, la política de la Generalidad ha sido tan sectaria en el tema identitario que muchos votantes en las elecciones autonómicas no han ido a votar porque creen que el Gobierno de la Generalidad les es ajeno. Una parte de la sociedad se desentiende de la política autonómica y ello representa un serio déficit democrático para Cataluña.

¿Había verdadera necesidad de reformar el Estatuto catalán?
Toda ley se puede reformar. Después de tantos años algún sector puede pensar que es necesario cambiar el Estatuto, pero las razones que han dado oficialmente han sido muy poco convincentes: la emigración, las nuevas tecnologías, la globalización. En estos supuestos se pueden reformar unos artículos o añadir otros. Pero una revisión total no se puede justificar por cuestiones puntuales.

¿Cuáles han sido las verdaderas razones?
Pues son razones nacionalistas. Los nacionalistas siempre necesitan ir a más, y necesitan subir peldaños para ir acercándose a la soberanía, a la independencia. Creen que es el momento oportuno para dar un empujón, la autonomía para ellos es un mero instrumento, no una finalidad. Además, como se ha llegado a una situación de igualdad sustancial de competencias entre las distintas autonomías (como corresponde a los modelos federales, que son igualitarios) necesitan diferenciarse del resto de comunidades autónomas porque consideran que Cataluña es una nación. Por eso aspira a un Estado y aunque ahora no lo tienen a su alcance, aspiran a tener algo que sea lo mas parecido a un Estado.

¿Nuestro Estado de las Autonomías es un modelo federal?
No todos los federalismos son iguales, hay diferencias entre ellos, pero creo que nuestro sistema pertenece a la familia federal, se puede comparar con Estados federales como EEUU o Alemania.

¿Las demás comunidades Autónomas no van a pretender las mismas atribuciones que le den a Cataluña?
Constitucionalmente tienen el mismo derecho, no hay duda. Con la excepción de los hechos diferenciales, que en Cataluña son, básicamente, la lengua y el derecho civil. A nadie se le puede negar lo que se reclama para uno mismo. Imagino que una buena parte de comunidades querrán tener un modelo lo más parecido posible al catalán.

Hay un estado de alarma social y de inquietud en toda España por este Estatuto
Sí, sí, lo sé, lo sé y el problema ha pasado de las tertulias radiofónicas y los periódicos a la calle, a las conversaciones cotidianas. El problema no es tanto que se rompa España, que se rompa la unidad de España. El problema es que el Estatuto, tal como está planteado, trata de regular no solo cuestiones que afectan a Cataluña sino también las que afectan al resto de las autonomías y al mismo Estado. Desde decisiones en las cuales el Estado tiene que pedir “permiso” a la Generalidad a través de una relación bilateral, hasta el sistema de financiación. Es lógico que haya alarma en España porque el proyecto de Estatuto va más allá de su territorio. El nuevo estatuto reforma el modelo de Estado de la Autonomías. Desde el Estatuto se pretende cambiar el modelo de reparto competencial, lo cual desde el punto de vista jurídico es absolutamente inviable. Si este Estatuto se generaliza, es decir, si las demás autonomías pretenden llegar al mismo techo, a tener las mismas atribuciones que las que pretende el proyecto para Cataluña, el Estado resultante será inviable. Podemos entrar en una fase desestabilizadora que rompa con una trayectoria de construcción del Estado de las autonomías que, con cuidado y con prudencia en una materia complicada y difícil, se había hecho bien. Es natural que exista inquietud y alarma.

“Cataluña es una nación” se lee en los libros de texto escolares desde Primaria y la mayoría de los catalanes ha asumido el concepto de manera errónea, sin saber la distinción entre “nación”, como “cultura especifica” y Nación como espacio político-jurídico, que se refiere al Estado. ¿cree que puede figurar en el Estatuto que “Cataluña es una Nación”, siendo un término jurídico que entraña soberanía?
Este tema lo he estudiado recientemente. La Constitución española emplea la palabra Nación en el sentido de pueblo, es decir, la base humana del Estado. Cuando el artículo 1.2 dice “la soberanía reside en el pueblo”, el artículo 2 menciona a la “Nación española” y en el preámbulo también se menciona dicho término, nos estamos refiriendo al “conjunto de los españoles”, de unos ciudadanos que tienen unos mismos derechos básicos. Sin embargo la Constitución utiliza otro término también en el artículo 2, el de “nacionalidades y regiones”, en el sentido de territorios en los que existen determinados rasgos distintivos que les confieren una especial personalidad. Si en el nuevo estatuto se quiere indicar que Cataluña es una sociedad que tiene unos rasgos específicos culturales se tiene que utilizar el término “nacionalidad” y no el de nación. En Derecho las palabras son muy importantes, hay que emplear palabras unívocas. Los textos deben ser claros para el intérprete y lo que ha hecho el Parlamento al aprobar el Estatuto ha sido introducir –por parte de algunos deliberadamente, por parte de otros por pura ignorancia– cuando menos confusión.

La propuesta del nuevo Estatuto, al ser manifiestamente inconstitucional, como lo atestiguan todos los especialistas en Derecho Constitucional y llevarlo a la Cámara en un “trágala” por el pacto con ERC, ¿no es una forma de “golpe de estado” si se me permite la expresión?
La expresión golpe de Estado es inadecuada. Los que han elaborado el Estatuto hacen una interpretación de la Constitución que es distinta y contraria a la que se hecho hasta hora. Parten de la idea de que se puede prescindir del estado de las autonomías tal como se ha construido hasta ahora, de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y de la doctrina de los juristas. Yo creo que esto es insensato. Partir de cero como si estuviésemos en 1978 y partir de la letra de la Constitución y no del contenido que a lo largo de los años se le ha ido dando, es desconocer como funciona un Estado.

¿Qué ha pretendido el tripartito al presentar a la Cámara un texto a sabiendas de que no es reforma del Estatuto, sino reforma de la Constitución?
Piense que este Estatuto se hace por necesidades de los partidos nacionalistas, ERC y CiU, que pugnan por demostrar quién es más nacionalista Se han pretendido tres cosas. La primera diferenciar a Cataluña de las demás regiones autonómicas, por eso dice “somos una nación”; la segunda que Cataluña tenga más competencias y que no se interfiera el Estado en el ejercicio de esas competencias; y la tercera una mejor financiación, con un trato especial respecto a as demás comunidades autónomas, igual que el País Vasco y Navarra. Por parte de los partidos nacionalistas, todo ello es coherente, lo que no entiendo es que hacen ahí PSC e IC. Entiendo la lógica de ERC y de CiU, no entiendo la de los socialistas, los grandes responsables del nuevo estatuto.

¿Y dónde van?, o ¿dónde vamos si este Estatuto sale adelante ?
Pues a un cambio de modelo de Estado, a un federalismo asimétrico, como le gusta decir a Maragall, que en realidad es un modelo de tendencia confederal

Hay un cierto escándalo social cuando se comparan los sueldos de los demás presidentes autonómicos con el del señor Maragall, que es el doble, y que gana mas que el presidente del Gobierno español, y el Estatuto se pide mayor financiación. Todo esto unido a el episodio del 3% , a la condonación por la Caixa de una deuda de 1000 millones al PSC y de otros miles a ERC ha dilapidado la fama de seriedad y responsabilidad, que tenia Cataluña ante el resto de España. ¿Son conscientes la clase política del desprestigio de Cataluña?
Yo espero que en el resto de España sepan distinguir entre los ciudadanos catalanes y los partidos que han aprobado el estatuto. La responsabilidad del desprestigio es de unos cuantos, no de todos los catalanes. Porque el espectáculo es, realmente, muy poco serio, el mítico “seny” se encuentra a faltar.

El Estatuto salió del Parlament con una aprobación del 89%, sin embargo yo veo a muchos, pero muchos catalanes que están en desacuerdo. Ud. encabezo un Manifiesto de intelectuales que obtuvo en 15 dias 4.000 firmas. Hay asociaciones: “Ciudadanos de Cataluña” “Iniciativa No Nacionalista”, “Convivencia Cívica Catalana”, “Asociación Cultural Miguel de Cervantes”, “Asociación por la Tolerancia”, “Profesores por el Bilingüismo”, incluso procedentes del PSC como “Ágora socialista” y “Socialistas en positivo” que públicamente rechazan el Estatuto. ¿cómo se comprende todo esto?
En una democracia tiene que haber diversidad de opiniones. En Cataluña hay diversidad de opiniones, muchos discrepan de las políticas identitarias. Yo soy crítico con estas políticas, por lo menos desde hace 15 años, en conferencias, tertulias y artículos de prensa. Para muchos, sin embargo, hasta ahora no se han dado cuenta de la dirección que estaba tomando este país desde hace años. Había gentes que confiaban en que el PSC experimentaría un cambio interno y no sería arrastrado por estas políticas identitarias, pero ha sido al revés, el PSC las ha impulsado. Desde que Maragall es presidente de la Generalidad, la política identitaria es tanto o más dura que con Pujol, el cual es responsable de preparar el terreno para que se llegara a esto. En Cataluña ha habido un cambio de partido en el gobierno de la Generalitat, pero lo que no ha habido es un cambio política, se ha continuado la escalada identitaria. De esta situación es de la que queremos salir. Por eso hicimos el manifiesto por un nuevo partido, por esto creamos la plataforma “Ciutadans de Catalunya”, porque creemos que una parte de la sociedad no se ve reflejada en los partidos políticos actuales. Según un amigo mío, en Cataluña solo hay dos partidos: el PUC (Partido Unificado de Cataluña”, que engloba al tripartito y a CiU) y el PP. Nosotros queremos ocupar un espacio electoral e ideológico distinto a todos ellos. Hay una parte de la población que no se ve reflejada, por razones diversas, ni en el PUC ni en el PP. Nosotros nos ofrecemos para que nos voten a nosotros.

Hay una corriente de opinión, que se va generalizando, que propugna la reforma de la Constitución de 1978 y que pretende que se incluyan tres cosas: 1º Partidos implantados en todas las comunidades autónomas y una reforma de la ley electoral. 2º Que se terminen los privilegios fiscales para el País Vasco y Navarra, porque en el siglo XXI, eso no tiene sentido, si realmente todos somos iguales, aunque se mantengan las especificidades culturales. 3º Que las competencias en educación sean competencia exclusiva del Estado sin delegar parte de los contenidos en las Comunidades Autónomas, porque una misma instrucción cohesiona un país. ¿qué opina de ello?
Soy partidario de que las Constituciones sean lo más estables posibles, que se retoquen sólo cuando sea imprescindible. Si hay que reformarlas se reforman, por supuesto por los cauces establecidos. No creo que se deba reformar la Constitución en ninguno de estos tres aspectos. Que los partidos deban presentarse en todas las comunidades autónomas no se corresponde con la realidad social y política de España. Para solucionar el problema que usted plantea basta con que se pongan de acuerdo los dos grandes partidos, el PP y el PSOE. La gran perjudicada por la ley electoral ha sido IU y creo que se debería modificar la ley electoral para evitar su discriminación. Respecto a los privilegios fiscales, el sistema de concierto no es inevitablemente un privilegio fiscal, en realidad es un método que no necesariamente es discriminatorio, aunque en la práctica lo ha sido. Si se negocia teniendo presente la equidad con el resto de España, no hay problema. El terrorismo de ETA ha condicionados las negociaciones por el cupo vasco. Pero no creo que sea posible cambiar el sistema de concierto y en política lo imposible no es nunca conveniente. En cuanto a las competencias del Estado, el artículo 149.1 de la Constitución recoge las competencias exclusivas del estados, entre ellas las de Educación. El problema no es de la Constitución sino de las sucesivas leyes de enseñanza.

¿Sabe que en ciertas Autonomías se ha utilizado la educación para la ideologización nacionalista? ¿Sabe que se modifica la Historia a conveniencia y que no tiene nada que ver lo que se estudia en una comunidad o en otra?
Como le digo, la culpa no es de la Constitución sino de la ley. Si los ciudadanos de estas comunidades piensan que el partido que ha hecho esta ley lo ha hecho mal, deben votar a otro partido que promueva otra política.

¿Tiene conciencia de la enorme expectación e ilusión que están generando sus conferencias? Llena Usted las salas de gente ansiosa de oír palabras con sentido común y sabiduría ¿Ha pensado dedicarse a la política activa?
Yo estoy en la política desde los 18 años, desde que entré en la universidad, pero no me gustan los cargos públicos, ni la vida política dentro de los partidos. Fui militante del PSUC durante veinte años, hasta que se formó IC, porque creí que sólo desde un partido se podía combatir eficazmente contra el franquismo. Pero ahora son muchos los que pueden intervenir en política. Me gusta más la reflexión política que la acción política. Además, creo que son incompatibles una con otra. Cada uno sirve para lo que sirve. Yo seguiré en la universidad, mi profesión, y en la opinión pública para hacer reflexiones políticas, no en la acción política partidista. Aunque cumpliré con mi compromiso de impulsar un nuevo partido en Cataluña. Pero por responsabilidad ética, no por vocación política.

Se nos ha pasado el tiempo sin darnos cuenta. Aunque no le tiente la política activa, F. de Carreras es uno de los intelectuales más sólidos del movimiento No Nacionalista y quien mas ha influido en divulgar los peligros de un Estatuto innecesario, inconstitucional, inconveniente e insolidario.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Mar 31, 2006 3:44 pm    Título del mensaje: Segundo Manifiesto. Responder citando

www.ciutadansdecatalunya.com info@ciutadansdecatalunya.com


CIUTADANS DE CATALUNYA


Segundo Manifiesto de Ciutadans de Catalunya


Cataluña se ha vuelto inhóspita para quienes no son nacionalistas. El proyecto de construcción nacional, en el que participan todas las formaciones salvo el PP, está dejando al margen, sin representación política, a una parte importante de la población. Muchos ciudadanos están cansados de prestar su voto a unos partidos que dicen no ser nacionalistas, pero que se suman con entusiasmo a la tarea de “construir una nación” con tal de llegar al poder.

Esta situación debe terminar. Hay que poner fin al monopolio nacionalista del espacio público, al afán de intervenir en todos los órdenes de la vida ciudadana, a la obligación de abrazar el credo catalanista para poder hacer política sin ser agredido, insultado y calumniado, al encubrimiento sistemático de la corrupción bajo el velo del patriotismo. Y no puede ni debe proseguir el control ideológico del nacionalismo sobre los medios de comunicación. La Generalitat y las demás instituciones autonómicas han de estar al servicio de toda la ciudadanía, no de una parte, y mucho menos de una minoría fanatizada.

En junio del año pasado hicimos público un manifiesto en el que considerábamos
la necesidad de un nuevo partido político.
Aquel primer manifiesto fue firmado por miles de personas y ha sido presentado a lo largo de los últimos meses en distintas localidades catalanas. En estos actos públicos queríamos pulsar la opinión de la ciudadanía y comprobar si nuestro diagnóstico era compartido por otras personas.
Concluida la primera serie de asambleas divulgativas, estamos convencidos de que un amplio sector de la ciudadanía coincide con nosotros en reclamar la creación de un partido que dé voz a quienes no se sienten representados.

La tarea prioritaria hoy, en Cataluña, es la de sumar fuerzas para luchar por una sociedad libre de las ideologías románticas y del colectivismo reaccionario. Una sociedad posnacionalista. Queremos un partido de nuevo tipo en el que puedan coexistir personas de distintas tendencias políticas que coincidan en que la diversidad, el respeto a las minorías y el derecho a discrepar son requisitos imprescindibles para enfrentarse sin prejuicios a los inciertos problemas de nuestro tiempo.

Alentados por los apoyos de todo tipo que hemos ido recibiendo, hoy anunciamos el proceso constituyente que concluirá con la fundación de un partido político abierto a todos aquellos que desde posturas democráticas no comulguen con la ideología nacionalista.

Como promotores de este proceso, los fundadores de Ciutadans de Catalunya ofrecemos a la consideración de quienes participen en su desarrollo algunos conceptos que deberían orientar el programa del partido, su estrategia y su modo de actuar, dando por sentado que serán los órganos de decisión surgidos del propio proceso constituyente los que tendrán la última palabra:

Ciudadanía. Los territorios carecen de derechos. Sólo tienen derechos las personas. Los sentimientos de identidad, como los sentimientos religiosos o la orientación sexual, son dignos de respeto, pero rechazamos que se pretenda imponer proyectos políticos basados en ellos. Del mismo modo que estamos en contra de la discriminación racial, sexual o religiosa, lo estamos también de toda discriminación por razones de identidad. Debemos tener presente que si España es plural, Cataluña también lo es. El nuevo partido basará, por tanto, su discurso en el concepto de ciudadanía y denunciará el carácter antidemocrático de las ideologías identitarias.

Libertad e igualdad. Será un partido que promoverá el espíritu crítico y el debate racional, haciendo suyos los principios heredados de la Ilustración.
Defenderá la igualdad ante la ley y los derechos que caracterizan a las sociedades realmente democráticas, incluido el de recibir la protección del Estado para asegurar una Sanidad digna, un sistema de pensiones que asegure el bienestar en todas las etapas de la vida y un sistema educativo de calidad. Asimismo, el partido defenderá que el Estado promueva la igualdad de oportunidades de forma que ni el origen étnico, ni el idioma, ni el sexo, ni la posición económica de la familia, determine privilegios.

Laicismo. Es esencial la neutralidad de la Administración en asuntos religiosos e identitarios. El nacionalismo romántico no debe imponerse en el espacio público. Nuestro partido se opondrá a la manipulación ideológica de los jóvenes y defenderá un sistema educativo libre de contaminaciones nacionalistas e imposiciones comisariales.

Bilingüismo. El nuevo partido hará todo lo posible para elevar a oficial lo que ya es normal en la calle. Defenderá el bilingüismo en la Administración, en los medios de comunicación públicos, en la enseñanza y en todas las instituciones públicas catalanas. Dado que en Cataluña hay dos lenguas oficiales, promoverá una reforma educativa para que tanto el catalán como el castellano sean lenguas vehiculares y para que la primera educación se ofrezca en la lengua que decidan los padres. Exigirá el cierre inmediato de las Oficinas de Garantías Lingüísticas y se opondrá a cualquier tipo de discriminación por motivos de lengua. También promoverá el conocimiento del catalán entre los funcionarios, pero no hará de ello una condición necesaria para su acceso a la función pública.

Constitución. El nuevo partido defenderá la Constitución Española. Asumirá, por tanto, uno de sus principios básicos: la soberanía reside en el conjunto de la ciudadanía española, no en cada una de las Comunidades Autónomas. Propondrá racionalizar el sistema autonómico, cerrar el capítulo de transferencias conservando un gobierno central con los instrumentos necesarios para defender el bien común, y convertir al Senado en cámara territorial.

Por último, convocamos a todos aquellos que simpaticen con este proyecto y crean necesario un cambio en profundidad de la política catalana a un Acto Público que se celebrará en el Teatro Tívoli de Barcelona el sábado 4 de marzo a partir de las 12 del mediodía.

CIUTADANS DE CATALUNYA

Barcelona, 1 de marzo de 2006
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Sab Oct 21, 2006 1:11 pm    Título del mensaje: Albert Boadella y el alcalde de Bellpuig. Responder citando

Hola.

Lean porque no tiene desperdicio y por sus filiaciones los reconoceréis:

............
Asunto: Respuesta premios estrella y niebla

Carta de los premios Estel y Boira y respuesta de Albert Boadella



Todos los años el Ayto. de Bellpuig da los premios Estel y Boira (Estrella y Niebla) a distintas personas en función de su apoyo o crítica al Catalanismo.
Este año el Ayto. de Bellpuig "premió" (castigó públicamente) a Albert Boadella por sus ataques al catalanismo dándole el "premio" Boira (niebla en catalino).

Aquí va primero la carta de notificación del "premio" y detrás la respuesta de Albert Boadella. No tiene desperdicio.

AJUNTAMENT DE BELLPUIG
Sr. ALBERT BOADELLA
Països Catalans, 5
08500 VIC

"Señor Albert Boadella: Desde el año 1991, el Ayuntamiento de Bellpuig otorga, coincidiendo con los actos programados para celebrar la fiesta del 11 de septiembre, los premios Estel -cometa- y Boira -niebla-. El premio Estel se instituyó para destacar un comportamiento, tarea o acción concreta y relevante en la defensa de la identidad catalana. El premio Boira se otorga en referencia a las acciones o actitudes de omisión que afecten negativamente y de manera continuada a la identidad catalana. Estos premios los votan anualmente las entidades y asociaciones del pueblo y son ratificados y concedidos por el Ayuntamiento de Bellpuig. Este año, las entidades sociales, culturales y deportivas lo eligieron a usted como Premio Boira 2006 por su posicionamiento político de unos años hacia aquí y por continuas declaraciones como las que hizo el pasado 18 de julio, en las que destacaba que el nacionalismo catalán es incompatible con la democracia. Por este motivo, nos place invitarle a recibir este premio el próximo día 10 de septiembre, durante los actos que se realizarán con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional de Cataluña. El galardón se entregará en un acto institucional que se realizará delante del monumento al Milenario de Cataluña situado en Bellpuig.
La recepción de autoridades se realizará delante del Ayuntamiento de Bellpuig a las 12:30 horas y la entrega de los Premios Estel y Boira, así como la lectura de Manifiesto del Once de Septiembre, se realizará a partir de las 13 horas.
Atentamente, Josep Pont y Sans.
Alcalde."
NOTA: Se adjunta una breve reseña sobre la historia de los Premis Estel i Boira
Durante estos años, los galardones han sido otorgados a:

- PREMIO ESTEL: Sr. Eliseu Climent (1991), Rvdm.Sr.Antoni Deig (1992), Sr.Marx Cahner (1993), Josep M.Pujals (1994), Sr. Miquel Calzada "Mikimoto" (1995), Sr. Jean Pau Alduy (1996), grupo musical Els Pets (1997), Institut d'Estudis Baix Cinca (1998), Exc. Marcelino Iglesias (1999), Rvdm. Sr. Cassià Maria Just (2000), Sr. Lluis Arola i Ferrer -URV- (2001) y Universitat Catalana d'estiu de Prada de Conflent (2002), Ecxm.Sr. Juan José Ibarretxe i Markuartu, presidente del Gobierno Vasco (2003), Sr. Joan Laporta, presidente del F.C. Barcelona i Molt Honorable Sr. Jordi Pujol i Soley (2005)

- PREMIO BOIRA: Sr.Joan Antoni Samaranch (1991-1992), Sr. Rodríguez Ibarra (1993), Diario ABC (1994), Sr. José María Aznar (1995), Sr. Vidal Cuadras (1996), Cadena Cope (1997), Sra. Esperanza Aguirre (1998), Nunciatura del Vaticano (1999), Director de la Real Academia de la Historia (2000), Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I (2001), Patronato del Archivo de Salamanca (2002), Exc..Sr. Don Manuel Jiménez de Parga y Cabrera, presidente del Tribunal Constitucional (2003), Exc. Sr. Miguel Angel Acebes (2004) y el Consejo Superior de Deportes (2005)
Finalmente cabe destacar que la elaboración y la lectura del Manifiesto del Once de Septiembre en Bellpuig la realizan los ganadores del Premio Estel del año anterior.

********** CARTA DE RESPUESTA DE ALBERT BOADELLA *************

Josep Pont i Sans
Alcalde de Bellpuig
Homenatge a la Vellesa, 6
25250 Bellpuig

Vic, 4 de septiembre de 2006

Señor alcalde de Bellpuig,

Contesto a su carta en la que me comunica que se me otorga el premio Boira (Niebla) debido a mi posicionamiento político y a mi crítica del nacionalismo catalán. La forma y el contenido de la carta es el testimonio perfecto de la obscena impunidad política que asola este territorio y la confirmación visible de los motivos por los que el Ayuntamiento de Bellpuig me lanza la infamia en forma de premio. Tal y como declaré, queda aún más patente que nacionalismo y democracia se muestran incompatibles.

Debido a la información que me había llegado del periódico Segre, deduje que los premios Estel i Boira (Estrella y Niebla) eran responsabilidad de las entidades privadas de Bellpuig. En este sentido, tenía la disposición de contestar el menosprecio con un texto humorístico. Pero su carta me revela que el auténtico inductor y creador de tales salivazos al adversario es usted como alcalde de Bellpuig, ex presidente de la Diputación de Lleida y diputado del Parlament de Catalunya. Por tanto, dejo de lado el humor porque es una forma de expresión que, en última instancia, demuestra una consideración sobre el grado mental y moral del otro.

Usted no merece esta consideración. Ostentando cargos de gobierno y de representación parlamentaria, utiliza el cobijo de unos premios para denigrar públicamente a cualquier disidente de sus manías. En este caso, un consistorio municipal promueve la degradación democrática, dedicándose a organizar un acto para desacreditar la libre opinión de un ciudadano. En vez de participar al fomento de la tolerancia y la pluralidad de criterios, como es su obligación por los cargos que tiene asignados, se sirve de ellos para incitar a la censura cívica de un artista del país.

Con su eclesiástico invento de l'estel i la boira, compruebo que utiliza el tiempo (y también mis impuestos) para dividir a los catalanes entre buenos y malos, o señalar enemigos externos. Usted se erige impúdicamente en juez moral de Catalunya, y a través de sus veredictos, induce el odio a instituciones o personas no afines al régimen. Sigue una tradición muy cultivada por los totalitarismos, entre ellos, el que sufrimos los españoles hace 30 años, un régimen nacionalista obsesionado también en este tipo de infecciones sociales. Hoy, afortunadamente, exceptuando su caso, no hallaríamos en España un nivel semejante de vileza institucionalizada y promovida por dirigentes públicos.

Resulta curioso que este tipo de vocacionales de la inquisición siempre conviven con un trasfondo personal bastante menos escrupuloso que sus filantrópicas exhibiciones. Compruebo que usted tampoco es una excepción sobre la regla. No muestra la misma sensibilidad patriótica a la hora de cargar una cuantiosa deuda a sus conciudadanos españoles a través de la Seguridad Social. Deuda provocada por la empresa Aigües Rocafort de la cual era administrador y accionista. Ni tampoco le tiembla el pulso cuando deja de pagar a los empleados -que se ven obligados a reclamar por el juzgado social- o a la Caixa de Catalunya, la cual también tiene que proceder judicialmente para reclamarle 33.656.256 pesetas.

No se inquiete, su comportamiento tampoco trasluce anomalía alguna en el clima actual de Catalunya, incluso es natural. Forma parte de la impostura patriótico-sentimental que en los últimos tiempos impera entre los gobernantes de este territorio.

Sin embargo, ¿quién le ha dado a usted las atribuciones para infamar en público a un ciudadano que cumple escrupulosamente con sus deberes? Desde hace 45 años, dirijo una empresa de 25 trabajadores dedicados al arte. Nunca he dejado de pagar puntualmente a la hacienda pública ni a ningún colaborador. Esta es la principal contribución que en cualquier país puede hacer un ciudadano, sea catalán o sueco. Las otras contribuciones, las del libre pensamiento o las creencias, sólo son materias de escarnio, censura, y persecución institucional en las dictaduras. En este sentido, la única boira incívica que constato es la que pone usted por delante, a fin de disimular su falta de decencia... eso sí, ¡catalana!

Por tanto, como despedida, quiero decirle sin hostilidad ni ironía, pero con serenidad y también con una íntima satisfacción: váyase concretamente a la mierda, usted, sus premios y la Catalunya que nos pretende imponer.

PS. Esta carta es mi respuesta a su Premio y espero que sea leída (entera) en el acto de entrega.

Albert Boadella es actor y director de escena, además de fundador de la plataforma Ciutadans de Catalunya.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Dom Nov 05, 2006 7:54 pm    Título del mensaje: Cataluña Responder citando

Estimados contertulios:
Esta claro que cualquier gobierno español patriótico debería derogar por los medios que fueren el estatuto de Cataluña y ello guste o no guste. Esto parece que pasa por la utilización de la fuerza. Cambiar la situación actual exige el empleo necesario de la fuerza para poder revertir la degenerada situación política española. Soy pesimista. Habrá una guerra civil entre los que defienden a España y los que la quieren destruir. Atentamente.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán