nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


La alianza entre progresistas e islamistas

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Sab Ago 26, 2006 1:09 am    Título del mensaje: La alianza entre progresistas e islamistas Responder citando

Estimados contertulios: La teología de la liberación es el catolicismo degenerado de fines de siglo XX. Este catolicismo degenerado desemboca en islamismo. Lo más reaccionario de la historia es el resultado del progresismo. Todo su resentimiento y su odio contra el capitalismo, esto es, contra Occidente, la civilización, la ciencia, la propiedad privada, el orden, el mercado, la ilustración se concentran en este engendro ideológico progresista, teológico de liberación y musulmán, las tres grandes aberraciones de nuestra época. "La opción por los pobres constituye el principio vertebrador del discurso del ayatollah Jomeini (1902-1989), en sintonía con el discurso de la teología cristiana de la liberación elaborada en América Latina." Este disparate en el que desemboca la teología de la liberación aparece en la página de la Iglesia de Base de Madrid. Esto me indica que el materialismo no debe ser socialista, sino ateo, antirreligioso y anticlerical. En esta página Juan José Tamayo-Acosta, un hereje arriano de nuestro tiempo quiere construir una teología de la liberación católica y musulmana o cristiana y musulmana de la liberación Tamayo trabaja como catedrático de Teología y ciencias de las religiones "Ignacio Ellacuría" de la Universidad Carlos III de Madrid, esa institución de Peces-Barba, el progre amigo de ETA y de ZP. y forma parte del patronato de la Fundación Atmán, esa panda de progres del PAIS de la que forma parte también Cebrián, sí ese antifranquista tardío. Este patronato invitó a un promotor de la barbarie terrorista islámica, valga la redundancia, llamado Tariq Ramadán, un sujeto cuya presencia está prohibida en países civilizados por su incitación al odio y su apología del terrorismo. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Sab Ago 26, 2006 1:23 am    Título del mensaje: Engendro ideológico Responder citando

Estimados contertulios: Este engendro ideológico consistente en combinar la barbarie jomeinista con la teología de la liberación, movimiento cuyo más conspicuo representante es el Subcomandante Marcos, viene en un libro de Rosa María Magda y prologado por Jon Juaristi titulado "La España convertida al Islam".
La teología de la liberación perjudicó a la Iglesia Católica, al catolicismo. Las conversiones de izquierdistas al Islam tienen como origen la desaparición del comunismo. Esta ideología errónea y perversa ha desembocado en el culto a Fidel Castro, Chávez y Evo Morales o Kirchner o ZP. Han reemplazado el sujeto revolucionario proletario que no existe por la Umma, por el Islam. Han reemplazado el Capital por el Corán. Ahí tenéis al estalinista Garaudy. La misma miseria comunista transmutada en un vulgar mullah. Este sujeto es el padre del diálogo entre comunistas estalinistas y cristianos. De ahí viene la aberración de la teología de la liberación una consecuencia progresista del Concilio Vaticano II. Tras la implosión de la URSS, los curas guerrilleros se retiraron con la excepción del Subcomandante Marcos. Garaudy primero se hizo católico social y luego se mudó al Islam. Su fundación tiene su sede en Córdoba, no sin subvenciones oficiales por aquello de la multiculturalidad. Garaudy niega el Holocausto como Ahmadineyad y escribió un libro antisemita titulado "Los mitos fundacionales del Estado de Israel". Fue condenado en Francia por difamación racial y negación de la Shoa. Es algo parecido a los protocolos de los sabios de Sión. Lo más curioso es que la mayor parte de los conversos españoles al Islam es su procedencia ideológica, de las degeneraciones de la izquierda. Esto es, de la izquierda bogavante. Algunos son antiguos militantes izquierdistas, otros separatistas.
Hay que señalar la influencia ideológica de nuestros intelectuales antiespañoles y traidores como Américo Castro, Sánchez Ferlosio, Goytisolo, Antonio Gala y otras criaturas similares que han difundido el mito de Al Andalus. Arriba España. Muerte al PSOE-ETA.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Dom Sep 17, 2006 7:42 pm    Título del mensaje: Los odios del progresismo Responder citando

Estimados contertulios: Es que los odios del progresista, sus fobias sirven para comprender sus amores y alianzas. El progresista odia a España, porque la identifica con Franco, el Fascismo, la Falange y el PP. Por lo tanto, tendrá que aliarse con ETA, como lo ha hecho en diversas ocasiones. Además, como asume como verdadera la leyenda negra antiespañola y el europeísmo y lo maravillosos que fueron los moros en España entre 711 y 1492, exaltará el pasado musulmán. El progre también odia a la Iglesia Católica. Es anticlerical. Las izquierdas en la II República y en la Guerra Civil tenían algo común: su odio a la Iglesia Católica y su anticlericalismo. Esto hace que vean como algo positivo al Islam por su enemiga contra el catolicismo y EE.UU. la bestia negra del progresismo. Por supuesto, no desdeñan el antisemitismo o judeofobia anti Israel. Todo esto favorece y facilita la alianza con el Islam. Están entregados a ETA, a Francia y Alemania y al Islam. Podemos añadir las conversiones de progres al Islam. Ellos buscan manejar al Islam para conseguir sus fines, pero finalmente ellos serán devorados por el Islam y colgados en gruas en Teherán, eso es lo que yo creo. Las fobias hacia España. La Iglesia Católica, la "Derecha", EE.UU. e Israel explican la islamofilia de necios tales como ZP o Llamazares. Atentamente,
Arriba España.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Agustín Lozano Vicente



Registrado: 04 Mar 2004
Mensajes: 71
Ubicación: España

MensajePublicado: Vie Oct 06, 2006 10:57 pm    Título del mensaje: Responder citando

Hola a todos!
Curiosamente el diario progre publicó este interesante artículo que sirve para lllamar la atención sobre el despropósito de la alianza con el moro en busca de supuestos radicalismos, antiimperialismo y otros infantilismos de izquierdas.
Atentamente,
Cita:
La izquierda y la ‘yihad’
Por Fred Halliday, profesor de Relaciones Internacionales en la London School of Economics y en el Institut Barcelona d’Estudis Internacionals. Es autor de El islam y el mito del enfrentamiento (Bellaterra, 2005). Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia (EL PAÍS, 05/10/06):

En los últimos años, y especialmente desde que Estados Unidos invadió Irak, en marzo de 2003, se han visto en todo el mundo señales de una convergencia creciente entre las fuerzas de la militancia islamista y la izquierda antiimperialista. Aparte de una simpatía muy extendida -aunque normalmente no expresada- hacia los atentados del 11-S, justificada porque “los americanos se lo merecían”, desde 2003 hemos visto una coincidencia explícita de políticas y un sólido apoyo a la “resistencia” iraquí -en la que hay fuertes elementos islamistas- y, más recientemente y de forma todavía más explícita, al Hezbolá libanés. Hace poco, unos manifestantes radicales vascos marcharon precedidos por un militante que ondeaba una bandera de Hezbolá. Además, como la mayoría de los que se opusieron a la invasión de Irak en 2003 también se habían opuesto a la invasión de Afganistán en 2001, existe asimismo, reconocida o no, una actitud de apoyo a los grupos armados antioccidentales, es decir, talibanes, que están actuando en dicho país.

Al mismo tiempo, algunos políticos de extrema izquierda en Europa han tratado de hacer causa común con representantes de los partidos islamistas en temas relacionados con el antiimperialismo y la exclusión social en Occidente. Un ejemplo es la acogida dada por la izquierda británica -incluido el alcalde de Londres- al líder de los Hermanos Musulmanes, el jeque Yusuf al Qaradaui. Y más importantes aún que el apoyo a los grupos guerrilleros islamistas, por supuesto, son las alianzas entre Estados: Irán cuenta cada vez más con el apoyo de Venezuela. Chávez ha ido a Teherán un mínimo de cinco veces. Nos encontramos, quizá de manera incipiente, ante un nuevo frente unido internacional.

Lo cierto es que este asunto de la relación entre la izquierda radical y el islam político tiene una larga historia que debería hacer reflexionar a quienes tratan hoy de formar una alianza, aunque sea “táctica”, con los movimientos y Estados islamistas. Ya lo intentaron los primeros bolcheviques: ante el bloqueo de la revolución proletaria en Europa después de 1917, volvieron la mirada hacia las fuerzas antiimperialistas y, a veces, islámicas que actuaban en aquella época en Asia. El primer país del mundo que reconoció la Revolución Bolchevique fue el reino de Afganistán, en pleno conflicto con los británicos. Desde aquel momento, Lenin recomendó que la Rusia soviética prestara siempre “especial atención” a las necesidades del pueblo afgano, un consejo que iba a tener consecuencias irónicas pero históricas en 1979. Incluso en los años posteriores a 1945, los estrategas soviéticos intentaron hallar un contenido “democrático nacional” en el islam e interpretar su énfasis en la igualdad, la caridad, el reparto de la propiedad y, no menos importante, la lucha -es decir, la yihad-, como formas primitivas de comunismo. Aunque en Moscú algunos orientalistas describían al profeta Mahoma como un agente del capitalismo comercial, otros autores marxistas, sobre todo el especialista francés Maxime Rodinson, trazaron una imagen más positiva, si bien este último reconoció posteriormente que su admiración por Mahoma derivaba, en parte, de las similitudes que veía entre él y Stalin.

Sin embargo, esta simpatía y esta búsqueda de alianzas tácticas quedaron eclipsadas durante mucho tiempo por otra tendencia, la del enfrentamiento y la lucha entre el comunismo y el socialismo, por un lado, y el islamismo organizado por otro. En los años veinte y treinta, los bolcheviques se encontraron con una inmensa oposición religiosa y tribal en Asia Central y trataron de destruir las bases sociales de la religión organizada, fundamentalmente mediante la emancipación de las mujeres, a las que, en aquel contexto social, veían como un sucedáneo de proletariado. Como presagio de la guerra fría, la insurrección nacional en España, que acababa de vivir sus guerras coloniales en Marruecos, reclutó a decenas de miles de soldados árabes para la Guerra Civil, con el argumento de que el catolicismo y el islam recibían el mismo trato por parte de las fuerzas impías de la República.

A partir de los años cincuenta y sesenta, la situación empezó claramente a cambiar. En el mundo árabe, frente al ascenso del nacionalismo laico -sobre todo el “nacionalismo árabe” de Egipto-, Occidente y varios Estados conservadores como Arabia Saudí recurrieron a la religión, denunciaron el comunismo como un invento de los judíos y criticaron el socialismo por promover el ateísmo y la lucha de clases. En 1965, Arabia Saudí creó su propia organización internacional en contra de los socialistas, la Liga Islámica Mundial, a través de la cual financiaba y guiaba a grupos de todo el mundo; la Liga sigue en activo, sobre todo entre los inmigrantes musulmanes en Europa occidental, y mantiene -cosa tal vez sintomática- un gran edificio en el centro de Bruselas. En Egipto, el enfrentamiento entre los Hermanos Musulmanes y el régimen nasserista fue en aumento, y su líder, Sayyid Qutb -posteriormente, la inspiración intelectual de Osama Bin Laden-, murió ejecutado en 1966.

Varios países de Oriente Próximo utilizaron la oposición creciente entre la izquierda laica y las fuerzas islamistas en el contexto de la guerra fría. Por ejemplo, en Turquía, el ejército promovió a grupos islamistas contra la extrema izquierda en los años setenta. En Siria, los opositores al régimen baazista fomentaron un levantamiento de los Hermanos Musulmanes en 1982. Incluso en Israel, en los años setenta, las autorida-

des de ocupación, decididas a debilitar las instituciones laicas de Al Fatah, permitieron que varios grupos islamistas, que más tarde se convirtieron en Hamás, abrieran centros educativos y universidades y recibieran fondos de la Liga Islámica Mundial.

Esta movilización del islam contra la izquierda resultó evidente, sobre todo, en tres países. En Sudán, la llegada al poder en 1989 del Frente Islámico Nacional -una rama alejada de los Hermanos Musulmanes- representó el recurso generalizado a la cárcel, la tortura y la ejecución contra los opositores laicos y de izquierdas. El FIN seguía el modelo de partido leninista y pretendía, además de aplastar a los comunistas en Sudán, llevar a cabo la política revolucionaria de exportar su modelo a Egipto, Túnez, Argelia y Eritrea, entre otros lugares. En esta tarea contó con la ayuda, entre 1990 y 1996, de un distinguido huésped internacionalista, Osama Bin Laden. Aún mayor fue la represión en Indonesia en 1965, cuando el ejército se volvió en contra del Partido Comunista, en aquel entonces el más numeroso fuera de los países comunistas. Los grupos islamistas unieron sus fuerzas a las del ejército y otros grupos interesados en arreglar cuentas locales y, en una serie de matanzas cometidas en Java y otras islas, asesinaron a un millón de personas.

La alianza más espectacular y con más consecuencias entre Occidente y el islamismo fue, claro está, la que se produjo en Afganistán. En la mayor operación secreta llevada a cabo por la CIA, Estados Unidos, con ayuda de Arabia Saudí y Pakistán, trabajó a lo largo de los años ochenta para movilizar a las fuerzas islamistas en contra del Gobierno del Partido Democrático Popular y las fuerzas soviéticas que acudieron en su auxilio en diciembre de 1979. Fue en Afganistán donde Bin Laden organizó su ejército de combatientes yihadistas procedentes de todo el mundo y donde elaboró la ideología de lucha internacional que cristalizó el 11 de septiembre de 2001. No parece que a los que respaldaban a los islamistas afganos en los años ochenta les preocuparan las consecuencias posteriores de sus actos. Y, sin embargo, la guerra afgana fue al mundo del siglo XXI lo que la Guerra Civil española a la II Guerra Mundial, la cocina del diablo en la que se prepararon por primera vez todos los caldos que después envenenaron al mundo.

A esta historia de la yihad contra la izquierda, a lo largo de muchos decenios, hay que añadir otra cosa más, las enormes diferencias que deberían separar cualquier programa imaginable de la izquierda radical de los de los partidos islamistas. Los derechos de la mujer, el secularismo, la libertad de expresión, son temas en los que estas dos corrientes políticas se oponen radicalmente. Como deberían oponerse en relación con otro aspecto, que es la falta absoluta, en el programa islamista, de cualquier internacionalismo de inclusión; por el contrario, al mismo tiempo que hacen sus llamamientos a la umma, la comunidad de los musulmanes, los islamistas -tanto Al Qaeda como Hezbolá- desprenden veneno y un chovinismo implacable respecto a los cristianos, los judíos e incluso los musulmanes que no sean de su misma secta. Seguramente, quienes desde la izquierda se alían hoy con los islamistas lo hacen remitiéndose a cierto concepto de falsa conciencia. Pero está por ver qué conciencia es la más equivocada.


http://www.almendron.com/tribuna/?p=11934
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Martín González Martínez



Registrado: 16 Jun 2004
Mensajes: 196
Ubicación: Valencia

MensajePublicado: Sab Oct 07, 2006 2:07 am    Título del mensaje: De <<curiosamente>> nada Responder citando

Saludos. No me parece tan <<curiosa>> la publicación del artículo, ejemplo difícilmente superable de utilización del enemigo musulmán como pretexto para la peor propaganda británica. En él se lleva a cabo una analogía disparatada entre el Islam y el nazismo, y este último se identifica a su vez, de forma tendenciosamente antiespañola (y mil veces <<chovinista>>... anglicana) con el conocido como alzamiento nacional español. Todo ello por no mencionar la confusa concepción de la idea de Izquierda que maneja el articulista. Habitual basura mediática para mayor gloria de Albión y mayor vergüenza y oprobio de España y, de paso, de todo estado no angloparlante. QUÉ ASCO.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Sab Oct 07, 2006 1:23 pm    Título del mensaje: Islam adversus civilización Responder citando

Estimados contertulios: Efectivamente los EE.UU. han coqueteado con el Islam. Incluso Israel promocionó Hamás para debilitar la OLP. Ahí tienen los resultados de jugar con el monstruo y de hacer de aprendices de brujos teniendo como compañeros de viaje a la barbarie mahometana. También la URSS coqueteó con el Islam. Francia también. (lo sigue haciendo aún por cierto, pero continua una tradición que se remonta a Francisco I en su alianza con Solimán el Magnífico, etc.) Ahora son los progres los principales tontos útiles del Islam sin darse cuenta de que serán exterminados en cuanto el Islam se sienta fuerte. El Islam no es un compañero de viaje al que se pueda manejar con facilidad. Ahora sólo cabe el enfrentamiento político, ideológico y militar con el Islam. Se ha llegado demasiado lejos y es demasiado peligroso para el bienestar público. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Dom Oct 08, 2006 2:13 am    Título del mensaje: Islam y progresismo Responder citando

Estimados contertulios: Los progres odian tanto el capitalismo, la sociedad burguesa, el catolicismo, el liberalismo, asumen tan rigurosamente la leyenda negra que impotentes ellos mismos para enfrentarse solos al enemigo, se alían con el Islam con tal de conseguir sus fines. Es como si nosotros nos aliáramos al nazismo para acabar con el progresismo. Precisamente Santiago Carrillo dijo hace poco tiempo en la SER que el Islam era un movimiento revolucionario, anticapitalista, heredero del comunismo. En fin, el carnicero de Paracuellos con su habitual perspicacia política. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán