nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Los fantasmas de Goya.

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Cine
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Nov 17, 2006 3:00 pm    Título del mensaje: Los fantasmas de Goya. Responder citando

Hola.

Los fantasmas de Goya, de Milos Forman, no son los fantasmas de Francisco de Goya, sino los propios e ideales fantasmas de Milos Forman, ese checo de raíz judeoprotestante y cuyos padres perdieron la vida en el campo de concentración de Auschwitz.
Pienso que la película en general merece verse por varias razones: es entretenida y no aburre a más de que no salen policías con corbata ni macarras almodovarianos de hoy en día diciéndonos estupideces.
Fotografía, color y exteriores, bastante buenos.
Escenografía, vestuario, ambientación y costumbrismo, excelentes.
Música española y verdadera y eso se agradece.
Interpretación buena de Javier Barden en su papel de dominico de la Inquisición.
Ritmo y guión bueno y ameno. Diálogos pasables.
Argumento deplorable: leyenda negra y oscurantismo. El relato de siempre, el cuento de la España negra.

La cosa comienza por el final: que el preludio sean las pinturas de los Desastres de la guerra ya nos mete de lleno en la pueril intención argumentativa de Milos Forman: que en España manda y quema a porrillos la Santa Inquisición (o la SS de esa época negrísima, que supo empero darnos a un Goya que era ilustrado). El guión es una historia anodina e intrascendente que sirve de base al argumento del manído oscurantismo cuya previsible cúspide es la Santa Inquisición española (pseudoAuschwitz) dirigida por el cruel y fariseo dominico Lorenzo Casamares (Javier Barden o pseudoRudolf Höss) que pone “a estudio”, en tortura, a la bella protagonista acusada falsamente de “judaísmo” (pseudoAuschwitz), y a la cual poluciona y embaraza debidamente en prisiones...Tortura, sufrimiento, sexo, locura. Tales son los ingredientes de este film hasta que estalla la Revolución francesa y los gabachos ahora zapateriles nos invaden... Y con el nuevo orden de igualdad y libertad retorna acompañando a Pepe botella el canalla de Lorenzo Casamares o el pseudoRudolf Höss, ya afrancesado en su infinita y clerical hipocresía... Entonces aparece el brillante Wellington y nos salva a todos de los franceses y del malvado Casamares al cual se le pone el debido y oportuno cucurucho para así darle el merecido garrote vil como Dios manda.

Mientras ocurren tantas cosas nuestro Goya simplemente contempla... Pero por ningún lado vemos aparecer al heroico pueblo de Madrid del dos de mayo con la Carga de los mamelucos y el odio en los ojos y la faca en ristre, ni los fusilamientos de la Moncloa o del Príncipe Pío del tres de mayo, ni a la aguerrida guerrilla. Sólo resplandece Wellington. Todo lo demás se nos escamotea ladinamente.
Y es que si la misma España actual parece que no es ni desea ser una ”natura vult esse conservatrix sui”, entonces parece muy natural que venga este Forman extranjero a formar y aumentar nuestra inmerecida y negra fama achicándonos un poco más frente al salvador y reluciente inglés Wellington y la pérfida y negra Inquisición como negra apostilla.
Sin embargo, Napoleón –cuya altura, comparado con Forman, es la equivalente a la de un gigante puesto al lado de un piojo- en el Memorial de Santa Elena no maldijo la guerra de España –la maldita guerra de España- por Wellington, sino por haber sido sus ejércitos divididos por la guerrilla y ser y comportarse los españoles todos en masa como “un solo hombre de honor” (Las Cases: FCE. México 1990, pág. 257).
Más que Los sueños de Goya, la cosa nos parece una parte de los sueños subjetivistas de Milos Forman. Una vez más, volentes nolentes, aparece todo menos España, menos el lado heroico y épico de las gestas españolas que tan bien supo plasmar Benito Pérez Galdós. A un pincel heroico Forman ha hecho en lo esencial una película raquítica.

En definitiva: Los sueños de Goya podría haber sido una gran película con una gran visión, pero es una película enana con una visión enana de España, ya que Goya no sólo soñó los desastres de la guerra y sus lúgubres empalados, sino también todo lo otro hasta llegar a las pinturas de la quinta del sordo, pues el ángel protagonista (Natalie Portnam) de San Antonio de la Florida es un mero adorno para el contraste del horror inquisitorial que es lo que en definitiva importa a este Forman pseudoAuschwitz. Nadie puede exigir que la libre creación artística sea anulada, pero en lo que atañe al cine de género “histórico”, lo menos que se le puede pedir a su autor es que siguiera las mínimas directrices del objetivismo ya dadas por Locke, a saber, que se usen conceptos cuyo origen haya sido verdaderamente investigado. Y como la historia es cuento y relato uno no pide realismo en el cuento, sino un cuento realista, que se atenga a lo contado. Y no lo es ni se atiene, porque ahí la realidad contada del cuento está manca y escasa. Le falta únicamente España: Simplex sigillum veri.

Y ya que nadie canta a España como se lo merece..., aquí la canto yo por boca del poeta Bernardo López, y así, me despido de ustedes:

Oigo, patria, tu aflicción,
y escucho el triste concierto
que forman tocando a muerto,
la campana y el cañón;
sobre tu invicto pendón
miro flotantes crespones,
y oigo alzarse a otras regiones
en estrofas funerarias,
de la iglesia las plegarias,
y del arte las canciones.

Lloras, porque te insultaron
los que su amor te ofrecieron...
¡a tí, a quien siempre temieron
porque tu gloria admiraron:
a tí, por quien se inclinaron
los mundos de zona a zona;
a tí, soberbia matrona
que libre de extraño yugo,
no has tenido más verdugo
que el peso de tu corona...!

Do quiera la mente mía
sus alas rápidas lleva,
allí un sepulcro se eleva
cantando tu valentía;
desde la cumbre bravía
que el sol indio tornasola,
hasta el África , que inmola
sus hijos en torpe guerra,
¡no hay un puñado de tierra
sin una tumba española!...

Tembló el orbe a tus legiones,
y de la espantada esfera
sujetaron la carrera
las garras de tus leones;
nadie humilló tus pendones
ni te arrancó la victoria;
pues de tu gigante gloria
no cabe el rayo fecundo,
ni en los ámbitos del mundo,
ni en el libro de la historia.

Siempre en lucha desigual
cantan tu invicta arrogancia,
Sagunto, Cádiz, Numancia,
Zaragoza y San marcial;
en tu suelo virginal
no arraigan extraños fueros;...
porque indómitos y fieros,
saben hacer tus vasallos,
frenos para sus caballos
con los cetros extranjeros...

Y aun hubo en la tierra un hombre,
que osó profanar tu manto...
¡Espacio falta a mi canto
para maldecir su nombre!...
Sin que el recuerdo me asombre
con ansia abriré la historia;
presta luz a mi memoria,
y el mundo y la patria a coro,
oirán el himno sonoro
de tus recuerdos de gloria.

Aquel genio de ambición
que en su delirio profundo
cantando guerra, hizo al mundo
sepulcro de su nación,
hirió al ibero león
ansiando a España regir;
y no llegó a percibir,
ebrio de orgullo y poder,
que no puede esclavo ser,
pueblo que sabe morir.

¡Guerra! clamó ante el altar
el sacerdote con ira;
¡guerra! repitió la lira
con indómito cantar:
¡guerra! gritó al despertar
el pueblo que al mundo aterra;
y cuando en hispana tierra
pasos extraños se oyeron,
hasta las tumbas se abrieron
gritando: ¡Venganza y guerra!...

La virgen con patrio ardor
ansiosa salta del lecho;
el niño bebe en su pecho
odio a muerte al invasor;
la madre mata su amor,
y cuando calmado está
grita al hijo que se va:
"¡Pues que la patria lo quiere,
lánzate al combate, y muere:
tu madre te vengará!..."

Y suenan patrias canciones
cantando santos deberes;
y van roncas las mujeres
empujando los cañones;
al pie de libres pendones
el grito de patria zumba
y el rudo cañón retumba,
y el vil invasor se aterra,
y al suelo le falta tierra
para cubrir tanta tumba!...

***

Mártires de la lealtad
que del honor al arrullo
fuisteis de la patria orgullo
y honra de la humanidad...
en la tumba descansad,
que el valiente pueblo ibero
jura con rostro altanero
que hasta que España sucumba,
no pisará vuestra tumba
la planta del extranjero.

....................

Bando del Alcalde de Móstoles:

Señores Justicias de los pueblos a quienes se presentase este oficio, de mí el Alcalde de la villa de Móstoles:
Es notorio que los Franceses apostados en las cercanías de Madrid y dentro de la Corte, han tomado la defensa, sobre este pueblo capital y las tropas españolas; de manera que en Madrid está corriendo a esta hora mucha sangre; como Españoles es necesario que muramos por el Rey y por la Patria, armándonos contra unos pérfidos que so color de amistad y alianza nos quieren imponer un pesado yugo, Después de haberse apoderado de la Augusta persona del Rey; procedamos pues, a tomar las activas providencias para escarmentar tanta perfidia, acudiendo al socorro de Madrid y demás pueblos y alentándonos, pues no hay fuerzas que prevalezcan contra quien es leal y valiente, como los Españoles lo son.
Dios guarde a Ustedes muchos años.

Móstoles dos de Mayo de mil ochocientos y ocho.

Andrés Torrejón
Simón Hernández
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Vie Nov 17, 2006 4:22 pm    Título del mensaje: Leyenda negra pasada por Auswitch Responder citando

Estimados amigos:

Interesante reseña la realizada por Rodríguez Vega. De todos modos, si todo lo que señala Vega es cierto, entonces no merece la pena que paguemos una mísera entrada por ver esa degeneración cinematográfica de la Historia de España. El anuncio de la película no la deja en muy buen lugar, y ya algunos detalles del argumento como el presunto auto de fe de la Inquisición, en una época en la que llevaba más de un siglo sin ajusticiar a nadie, quitaban más ganas aún. Ahora con la reseña de Rodríguez Vega no apetece siquiera acercarse a las pantallas.

Por lo que aquí se cuenta, Forman (quien premonitoriamente se puso la venda antes de la herida pidiendo perdón si no retrataba bien a los españoles) ha compuesto un retrato de España desde la perspectiva de la Leyenda Negra, con el añadido del pensamiento políticamente correcto que ve lo mismo sea Fernando VII o Napoleón: los españoles sólo son un rebaño servil que se deja mangonear por tiranos, de derechas o de izquierdas, tanto monta monta tanto. Si no no se explica lo de caricaturizar a Napoleón. Ni tampoco se explicaría lo de Wellington, que parece Estados Unidos salvando a Europa de la barbarie ¿nazi?.

Digo yo que Forman ha caído en una suerte de proyección de sus propias obsesiones, deformando la Historia de España hasta límites ciertamente obsesivos. Sólo desde una posición de ese tipo o del pensamiento políticamente correcto podría defenderse una tesis tan rocambolesca. Al menos antes se filmaban películas sobre la Guerra de la Independencia y aparecían los españoles caracterizados como bandoleros y pendencieros, indomables ante el poder extranjero. Ahora ya sólo nos dedicamos a ser pastoreados por el tirano de turno. Sic transit gloria mundi.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Cine Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán