nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Programa de la "nueva asignatura":Filosófía y Ciud
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Miguel A. Navarro Crego



Registrado: 13 Sep 2004
Mensajes: 20
Ubicación: La Felguera (España)

MensajePublicado: Lun Abr 23, 2007 2:49 pm    Título del mensaje: Programa de la "nueva asignatura":Filosófía y Ciud Responder citando

Estimados contertulios: os cuelgo aquí el borrador propuesto por el MEC, en marzo de 2007, sobre la asignatura FILOSOFÍA Y CIUDADANÍA, llamada a reemplazar la actual de Filosofía I en 1º de Bachillerato.

""FILOSOFÍA Y CIUDADANÍA
Objetivos
La materia de Filosofía y Ciudadanía tendrá como finalidad el desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Comprender los problemas filosóficos y emplear con propiedad y rigor los nuevos conceptos y términos asimilados para el análisis y la discusión.
2. Adoptar una actitud crítica y reflexiva ante las cuestiones teóricas y prácticas, fundamentando adecuadamente las ideas.
3. Argumentar de modo coherente el propio pensamiento de forma oral y escrita, contrastándolo con otras posiciones y argumentaciones.
4. Practicar y valorar el diálogo filosófico como proceso de encuentro racional y búsqueda colectiva de la verdad.
5. Analizar textos filosóficos en su coherencia interna identificando los problemas que plantean, así como los argumentos y soluciones propuestas.
6. Utilizar procedimientos básicos para el trabajo intelectual: búsqueda y selección de información, contraste, análisis, síntesis y evaluación crítica de la misma, promoviendo el rigor intelectual en el planteamiento de los problemas.
7. Adoptar una actitud crítica ante todo intento de justificación de las desigualdades sociales y ante toda discriminación, ya sea por sexo, etnias, culturas, creencias u otras características individuales y sociales.
8. Valorar la capacidad normativa y transformadora de la razón para construir una sociedad más justa, en la que exista una verdadera igualdad de oportunidades.
9. Valorar los intentos por construir una sociedad mundial basada en el respeto a los derechos humanos, en la convivencia pacífica y en la defensa de la naturaleza.
10. Consolidar la competencia social y ciudadana fundamentando teóricamente su sentido, su valor y su necesidad para ejercer una ciudadanía democrática.
11. Desarrollar una conciencia cívica, crítica y autónoma, inspirada en los derechos humanos y comprometida con la construcción de una sociedad democrática, justa y equitativa.

Contenidos

Bloque 1: El saber filosófico.
- Filosofía, ciencia y otros modelos de saber.
- La filosofía como racionalidad teórica: verdad y realidad.
- La filosofía como racionalidad práctica: ética y filosofía política.
- Las preguntas fundamentales de la filosofía.

Bloque 2: El ser humano: persona y sociedad.
- La dimensión sociocultural: naturaleza y cultura, individuo y ser social.
- Relación lingüística y simbólica del sujeto con el mundo.
- Concepciones filosóficas del ser humano.

Bloque 3: Filosofía moral y política.
- Los fundamentos de la acción moral: libertad y responsabilidad.
- Las teorías éticas ante los retos de la sociedad actual: felicidad y justicia.
- La construcción filosófica de la ciudadanía.

Bloque 4: Democracia y ciudadanía.
- Origen y legitimidad del poder político.
- Fundamentos filosóficos del Estado democrático y de derecho.
- Democracia mediática y ciudadanía global. ""

He hablado sobre el tema con algunos compañeros de Nódulo Materialista y con otro de los coordinadores de la Plataforma Asturiana en defensa de la Filosofía (de los tres que la integrábamos hace dos años). Creo que la polémica (y no sé hasta que punto la "traición" respecto a lo acordado y pactado con la ministra Sansegundo) está servida.
Atentamente y esperando vuestras respuestas: Miguel Ángel Navarro.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Abr 23, 2007 3:44 pm    Título del mensaje: Catecismo progresista Responder citando

Estimados amigos:

Si el programa es tal y como nos los presenta Miguel Ángel Navarro, entonces no cabe ninguna duda: estamos ante un catecismo progresista cuyas consecuencias prácticas en las aulas conocen bien los profesores de Secundaria.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Lun Abr 23, 2007 7:18 pm    Título del mensaje: Un poco más de los mismo Responder citando

Muy bien, pero esto es practicamente lo que ya había. Si no, por ejemplo, miren este <<objetivo>> formulado en tiempos del PP:

<<Argumentar a favor de la construcción de una sociedad más justa, democrática y solidaria, a partir del análisis de
problemas concretos de orden social, político o jurídico.
Este criterio trata de poner de manifiesto el desarrollo por parte del alumnado de una actitud crítica hacia la injusticia, el
egoísmo o el autoritarismo y su exposición mediante argumentos que muestren la irracionalidad de las mismas. El alumno ha
de ser capaz de razonar en defensa de una sociedad democrática, justa y solidaria.>>

Es posible que esto sea otra vuelta de tuerca más, pero el <<catecismo progresista>> estaba ya antes de la <<Filosofía y Ciudadanía>>.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Lun Abr 23, 2007 7:45 pm    Título del mensaje: Y con Rajoy tenemos progresismo para rato Responder citando

Estoy de acuerdo con mi tocayo Romero. El pensamiento “filosóficamente correcto” está implantado en España desde, al menos, los tiempos de la Logse, y nadie lo ha cambiado en lo sustancial. Basta con ver el “Pensamiento Rajoy”, tal como quedó plasmado el otro día en “Tengo una Pregunta para Usted”, para darse cuenta de que el “progresismo” (liberal o socialdemócrata) es la ideología preponderante hoy día. Si el bobo de Rajoy tomara prestadas algunas de las consignas de Sarkozy otro gallo podría cantarnos. El francés piensa que “quiere una sociedad en la que los adultos no teman a los jóvenes, en la que los jóvenes no tengan miedo de madurar, y en la que la autoridad sea un principio básico de la misma….” (más o menos)..

El problema no es el programa de la asignatura en sí mismo, sino la posibilidad de poder desarrollarlo desde perspectivas distintas. En la situación actual, por lo que nos toca a nosotros, todavía parece posible coger una programación y acomodarla a nuestros intereses. Pero ya veremos si esto cambia, y si se obliga a mantener unos contenidos determinados por la ideología de las editoriales de PRISA, por ejemplo. Si no se introducen “comisarios políticos” en el terreno de la enseñanza aún caben posibilidades varias.
Para que se nos prohíba dar una programación propia tendrían que enfrentarse a posibles protestas, con el consiguiente debate… y se les podría ver el plumero (si estamos dispuestos a hacerles frente), aunque parece que en este país no reacciona nadie por mucho que haga en ridículo en el terreno de la racionalidad…
. Si de mí dependiera lo que estaría prohibido es impartir la filosofía humanística que reina en este puñetero país desde hace tiempo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Agustín Lozano Vicente



Registrado: 04 Mar 2004
Mensajes: 71
Ubicación: España

MensajePublicado: Mie Jul 04, 2007 7:15 am    Título del mensaje: Responder citando

Hola a todos!
Sacado de Rebelión.



Cita:
Carlos Fernández Liria, coautor de un manual sobre educación para la ciudadanía «Se han hecho críticas que parecen más propias de la Edad Media»

elcorreodigital.com

El profesor de Filosofía y ex guionista de 'La bola de cristal' quiere «despertar el espíritu crítico» con su libro de texto

Carlos Fernández Liria es coautor de uno de los muchos libros de texto sobre Educación para la Ciudadanía que ya han salido al mercado. Pero no es uno cualquiera. El catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, que fue guionista de 'La bola de cristal', se propone «despertar el espíritu crítico» de los alumnos con un «polémico» manual, tal y como hizo el mítico programa de televisión.

-¿Los electroduendes enseñando Educación para la Ciudadanía?

-Bueno, tiene cierto sentido. Intentamos jugar el mismo papel que 'La bola de cristal' respecto a los programas infantiles: se trata de introducir en un espacio inesperado una postura muy crítica y muy de izquierdas.

-En principio, se oponían a esta asignatura como 'educación en valores democráticos'. ¿Por qué?

-No estábamos de acuerdo en la Historia de la Filosofía fuese sustituida por una meliflua educación en valores sin sentido crítico. Que en definitiva, es lo que está siendo en muchos libros de texto, una educación en los valores del conformismo neoliberal. Y si no hay una reflexión sobre la sociedad capitalista, todo el discurso sobre la ciudadanía se convierte en una estafa y una tomadura de pelo.

-Polémico, ¿no?

-Tratamos de introducir una polémica fuerte. Nos dijimos: si queréis Educación para la Ciudadanía, la vais a tener, pero de verdad.

-¿A qué cursos va dirigido?

-Lo ideal es que pudiera ser adaptado como libro de texto para 4º de ESO.

-¿Qué le parece la polémica que se ha montado?

-Se ha desatado una reacción virulenta por parte de la Iglesia y la derecha de un cinismo increíble. En España no tenemos la suerte de tener una derecha que sea sencillamente 'la derecha', tenemos que aguantar una derecha precivilizada, preilustrada, una ultraderecha enloquecida, que dice que es 'colaborar con el mal'. Es una intervención que parece salida de las entrañas de la Edad Media o del negro franquismo.

-Durante décadas se ha estudiado Religión en colegios laicos.

-Ellos llevan adoctrinando en principios religiosos desde siempre. Es de una hipocresía repugnante.

-Algunas familias ya han objetado. ¿Será posible algún día objetar a las Matemáticas o a la Lengua?

-Si aceptáramos ese precedente, probablemente una secta de Testigos de Jehová querrá objetar la Biología.

-Seamos realistas: la asignatura tiene toda la pinta de que va a ser una 'maría'.

-Humm... pero va a ser una 'maría' curiosa, porque como va a traer una polémica monstruosa, va a ser una 'maría' interesante durante unos años. Si conseguimos introducir este libro en los institutos, va a ser un estímulo a la crítica y la reflexión.

-¿Están preparados para que les acusen de adoctrinamiento?

-'La bola de cristal' fue un programa que también recibió esa acusación. Se nos dijo que explicábamos marxismo a los niños pequeños con los electroduendes. Pero la generación que vio 'La bola...' no ha salido precisamente adoctrinada y con el 'coco' comido, esa generación recuerda el programa como aquél que le enseñó a pensar, que le enseñó a tener independencia crítica frente a la realidad. Y se le siguen haciendo homenajes.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Rufino Salguero Rodríguez



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 88
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Oct 30, 2007 8:53 pm    Título del mensaje: Respuesta de los autores de Akal Responder citando

Pues he aquí, después de la que les ha caído, la respuesta de los autores del libro de la Educación para la ciudadanía de la editorial Akal, también tomado de Rebelión, y que constituye el prólogo de la ya segunda edición de la obra:
Cita:
Prólogo íntegro a la segunda edición de Educación para la ciudadanía, Akal 2007
"La campaña mediática contra nuestro libro supera todos los límites de falsedad, mentira e hipocresía"


Carlos Fernández Liria, Pedro Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero
Rebelión

Con motivo de la segunda edición de “Educación para la Ciudadanía. Democracia, Capitalismo y Estado de Derecho” (Akal, 2007), los autores explican su postura respecto de la polémica suscitada en los medios de comunicación sobre la asignatura en general y sobre este libro en particular.


Sobre la primera edición de este libro se ha mentido tanto en los medios de comunicación españoles que conviene aprovechar ahora para hacer algunas aclaraciones que dejen las cosas en su sitio.

El 20 de septiembre de 2007, por ejemplo, el Telenoticias 3 de Telemadrid anunció literalmente que nuestro libro, Educación para la ciudadanía. Democracia. Capitalismo y Estado de Derecho era “uno de los que ya habían comenzado a utilizarse como libro de texto en la asignatura 'Educación para la Ciudadanía' que acababa de implantarse en algunas Comunidades Autónomas”. Con cara compungida, un supuesto padre de familia sentado en el sofá de su casa, iba leyendo en voz alta algunos pasajes escogidos de nuestro libro. En especial, parecía escandalizarle el hecho de que recordáramos que los votantes del PP habían votado (y siguen votando) a un partido que apoyó la invasión estadounidense de Iraq y que eso, de alguna manera, comporta algún tipo de responsabilidad. Por lo visto, en opinión de los directores de Telemadrid, es inconcebible que en una asignatura de Educación para la Ciudadanía se pretenda nada menos que decir la verdad a los alumnos. Quizás piensen que sería más oportuno explicar a los jóvenes y a los lectores en general que los ciudadanos no tienen ninguna responsabilidad a la hora de votar a un partido u otro. Pues la cruda realidad es que el PP apoyó la invasión de Iraq y que Jose María Aznar insistió una y otra vez en que tenía informes fidedignos de que Sadam Hussein contaba con armas de destrucción masiva, pese a que todos los informes de los inspectores de la ONU decían lo contrario. Luego resultó que en Iraq no había armas de destrucción masiva. Resultó que no sólo no las había, sino que siempre se había sabido que no las había. Sobre este tema se había mentido a la opinión pública mundial. Pese a todo, a los votantes del PP no les pareció motivo suficiente para cambiar su voto.

Se trata, sin duda, de un enigma de la vida ciudadana que ojalá que algún día pueda ser desentrañado en los libros de texto de Educación para la Ciudadanía: ¿cómo es posible que la intención de voto de la población no se haya modificado en absoluto al descubrir que una guerra que ha destruido un país y que ha causado centenares de miles de víctimas civiles se inició con un embuste de sus líderes políticos?

Sin embargo, todo el mundo parece de acuerdo (en el PP y también en el PSOE) en que en la asignatura de Educación para la Ciudadanía no debe tratarse de este tipo de cuestiones delicadas. En realidad, tal y como han demostrado los libros de texto que han visto la luz durante el año 2007, esta asignatura no debe de consistir, al parecer, más que en un canto políticamente correcto a valores abstractos y melifluas buenas intenciones, una especie de Barrio Sésamo empalogoso, tedioso y conformista para explicar a los niños lo contentos que tienen que estar por vivir en una monarquía constitucional. No es extraño, por tanto, que nuestro libro fuera acogido con tan rabiosa indignación.

Pero, antes de pasar a discutir estas cuestiones, conviene deshacer las mentiras más sonadas. El Telenoticias de Telemadrid mintió, y no era la primera vez que mentía al respecto. Mintió, en primer lugar, porque nuestro libro no es un libro de texto. Y por supuesto, era absolutamente mentira que ya estuviese utilizándose como tal en los centros de enseñanza. Cualquiera puede ver que el libro que tiene entre sus manos no es un libro de texto: no responde al programa de ningún curso en particular, no tiene el formato de los libros de texto, no tiene actividades para el alumno, ni flechitas, ni esquemitas ni recuadritos, no ha sido homologado por el Ministerio de Educación, no sigue el currículo de la asignatura, etc. Es más, no hay ningún profesor tan suicida como para buscarse la ruina utilizándolo como manual obligatorio, pues es fácil colegir que la comunidad educativa, la dirección del centro, los padres, los consejos escolares, la inspección, la prensa y demás fuerzas vivas, le complicarían mucho la vida.

Que no se trata de un libro de texto es algo que sabían perfectamente en Telemadrid. Lo mismo que lo han sabido perfectamente, desde el principio, en la Cadena Cope, en el diario El Mundo, en La Razón, en el ABC, en Libertad Digital, en el Canal 7, y en todos los medios que, sin embargo, no han parado de insistir en que lo era. Sencillamente, han mentido sabiendo muy bien que estaban mintiendo. Han querido transmitir la idea de que nuestro libro no sólo era un libro de texto, sino que era, además, el libro de texto por antonomasia, el que verdaderamente desvelaba las auténticas y ocultas intenciones del gobierno del PSOE, hasta el punto de que en algunos de esos medios comenzó a conocerse como el “manual de Zapatero”.

No sólo no es verdad que sea un manual. Se trata más bien de un antimanual especialmente escrito en contra de la asignatura. Por supuesto, este detalle ha pasado desapercibido porque la prensa de derechas estaba muy interesada en monopolizar la oposición a la asignatura y la prensa gubernamental muy interesada en ocultar el hecho de que, desde el principio, hubo una oposición de izquierdas a la Educación para la Ciudadanía. Hubo, incluso, una manifestación en contra de esta asignatura, convocada a nivel estatal, que acabó con unas clases de Filosofía al aire libre impartidas en Plaza de España de Madrid, el 3 de junio de 2005. Los tres autores del libro participamos activamente en esas movilizaciones contra la Educación para la Ciudadanía convocadas desde la izquierda. Esta oposición de izquierdas tenía muy buenas razones y argumentos, pero, por supuesto no salió en los periódicos ni en los telediarios, porque la izquierda de este país ni tiene periódicos ni tiene telediarios a su disposición. Y como suele ocurrir, a fuerza de silenciarla y censurarla, se acabó por creer que la izquierda no existía. De este modo, se logró crear la ilusión de que sólo la derecha atacaba la asignatura y que, en cambio, la izquierda (liderada, al parecer, por el PSOE) la defendía.

Por supuesto, el ruido que han metido los obispos en relación con esta asignatura ha sido tan aparatoso que el espejismo estaba servido en bandeja. En este país tenemos la desgracia de padecer una derecha pre-civilizada, pre-moderna, pre-ilustrada, aliada de los sectores más reaccionarios de la Iglesia Católica, una Iglesia a cuyos dirigentes sólo hemos visto movilizarse en contra de los derechos de los homosexuales, de los derechos de las mujeres y, en general, en contra de todo lo que les suene a Derecho. Nos referimos, claro está, a la misma jerarquía eclesiástica que combatió en Latinoamérica a la Teología de la Liberación y que en España está empeñada en “limpiar la casa del Señor” cerrando parroquias comprometidas con la causa de los pobres, como la de Enrique de Castro en el barrio madrileño de Vallecas. Así pues, tampoco resulta sorprendente la furiosa reacción de la Conferencia Episcopal contra cualquier propuesta que incorpore, aunque sólo sea en el título, la palabra “ciudadanía”. En esta ocasión se han comportado como auténticos Príncipes de las Tinieblas, como si la mera palabra “ciudadanía” les produjera el mismo efecto que la luz del sol al Conde Drácula. La jerarquía de la Iglesia pierde los papeles cada vez que siente amenazada una micra de su poder político. Así pues, es normal que hayan reaccionado con virulencia contra una asignatura que pretende transmitir unos valores distintos a los que inculcan ellos en la asignatura de Religión. La hipocresía de los obispos y de organizaciones como la Confederación Católica de Padres (Concapa) al acusar al Estado de adoctrinamiento ha sido repugnante, cuando no surrealista, teniendo en cuenta lo contenta que estuvo la Iglesia de monopolizar el adoctrinamiento fascista, machista, homófobo y clasista durante cuarenta años de franquismo, y lo contenta que está ahora de valerse de fondos públicos para el lavado de cerebro de los niños en sus centros concertados y, en general, en la asignatura de Religión.

Y como la derecha y la ultraderecha sí tienen medios de comunicación de sobra para hacerse oír en el espacio público, resultó aún más creíble la idea de que la polémica sobre la Educación para la Ciudadanía se agotaba entre el PP, que la atacaba, y el PSOE, que la defendía.

En absoluto era cierto. La oposición de izquierdas a esta asignatura había existido desde el primer momento. Partió fundamentalmente del área de Filosofía y era una llamada de atención sobre la degradación de la enseñanza pública en general. Era previsible, en efecto, que la asignatura de Filosofía quedara muy dañada con la implantación de la Educación para la Ciudadanía. Y de hecho, así ha sido. En el borrador del decreto de bachillerato que el PSOE ha preparado hasta la fecha, se tiene previsto reducir de tres a dos horas a la semana la Filosofía de primero de bachillerato (que pasaría a llamarse “Filosofía y Ciudadanía”). Hay que tener en cuenta, en primer lugar, que el PSOE ya fue quien en su momento redujo esta asignatura de cuatro a tres horas semanales. En segundo lugar, conviene recordar que con esta nueva reducción incumple todos los pactos y falta a todas sus promesas hechas a las Facultades y Asociaciones de Filosofía. Pero no contento con esto (¿alguien puede adivinar qué tiene el PSOE contra la Filosofía?), en el borrador del decreto se prevé reducir también a dos horas semanales la Historia de la Filosofía de segundo de bachillerato. A ello hay que unir el hecho de que la Ética de 4º de la ESO pasa a llamarse a “Ética cívica” y pierde una de sus dos horas a la semana. Todo el mundo sabe que eso es tanto como convertir esa asignatura en impracticable.

La defensa de la Filosofía frente a este estropicio educativo no era una cuestión de corporativismo. Lo que ocurre es que algunos profesores, como los autores de este libro, creemos de verdad que la asignatura de “Filosofía”, en su actual perfil científico, es el mejor instrumento del que dispone nuestro sistema educativo para formar ciudadanos capaces de razonar y argumentar con criterio propio e independiente. Estamos convencidos de que no hay mejor forma de encaminarse a ese objetivo que la enseñanza de la Filosofía y la Historia de la Filosofía, del mismo modo que creemos que con los programas de Educación para la Ciudadanía, lo que se pretende más bien es amaestrar a los niños en lo políticamente correcto y en las supercherías de la ideología dominante. Pero, sobre todo, somos muy conscientes de que este atentado contra el perfil científico de la asignatura de Filosofía no es más que un síntoma fatal del rumbo que está tomando la enseñanza pública en general. Los perfiles científicos de las asignaturas en la enseñanza secundaria tienden cada vez más a disolverse porque el edificio mismo de la enseñanza pública se desmorona más y más, viniendo a ocupar su lugar una especie de “asistencia social” gestionada por educadores, pedagogos, psicólogos, e incluso por guardias de seguridad, como si se fuese muy consciente de que mientras la enseñanza privada y concertada prepara para la Universidad, el futuro en la enseñanza pública viene más bien marcado por la cárcel, el paro o el inframundo laboral del trabajo basura. En esto, las políticas del PSOE y del PP han sido igualmente letales. Legislatura a legislatura han ido haciendo y deshaciendo leyes y decretos como si fueran buenas intenciones y no muchísimo más dinero y recursos humanos lo que la enseñanza pública necesitara para poder frenar esta tendencia hacia el desastre. Eso, por supuesto, sin la menor iniciativa legal para acabar con la ignominia de la enseñanza concertada, con su legión de profesores nombrados a dedo y pagados con dinero público. Si a esta situación le añadimos los planes a nivel europeo y mundial que desde la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el Acuerdo General de Comercio de Servicios (GATS, por sus siglas en inglés) planean sobre el mundo de la enseñanza estatal, encaminados de forma inequívoca a la instrumentalización privada de la enseñanza pública superior y la mercantilización de la Universidad, el panorama es desolador (tan desolador como había previsto hace ya tiempo el libro de Michel Éliard, La fin de l'école, PUF, París, 2000) Es posible hacerse una excelente idea de lo que se ha estado jugando en eso que se ha llamado la Convergencia Europea en Educación Superior, leyendo el libro Eurouniversidad. Mito y realidad del proceso de Bolonia (Icaria, Barcelona, 2007).

Ahora bien, en estos últimos años cruciales, la voz de la izquierda ha sido casi por completo silenciada, tanto respecto a la enseñanza secundaria como respecto a la superior. Hartos de estrellarnos contra este muro de silencio, en el momento en que vimos que la implantación de la Educación para la Ciudadanía era ya un hecho consumado, los autores de este libro decidimos hacer de la necesidad virtud. Nos dijimos que, si querían una Educación para la Ciudadanía, la iban a tener, pero que la iban a tener en serio. En lugar de utilizar la asignatura para encubrir el hecho de la realidad capitalista, podíamos utilizarla para denunciarlo. El racismo, la xenofobia, el trabajo ilegal de los sin papeles y el trabajo basura de los con papeles, la desestructuración social, la precariedad laboral, la marginación y todo lo que ella conlleva, la imposibilidad de acceder a una vivienda digna y las consiguientes dificultades para la vida familiar y la procreación, todos estos asuntos tienen su causa en problemas sociales y económicos enraizados en las estructuras más básicas de esta sociedad en la que vivimos. Es ridículo, patético e hipócrita pretender que todo ello hay que afrontarlo con una “educación en valores”. Pero, sobre todo, se trata de una estafa que pretende encubrir y legitimar las verdaderas causas de estos problemas. Así pues, lo primero que debe quedar claro en una Educación para la Ciudadanía es el carácter capitalista de nuestra realidad social. Después habrá que decidir en qué consiste y qué posibilidades tiene la vida ciudadana en semejantes condiciones.

Fue así como publicamos Educación para la ciudadanía. Democracia, Capitalismo y Estado de Derecho (Akal, 2007). La reacción de los medios de comunicación de derechas y de ultraderecha ha sido furibunda. La tentación de utilizarnos como arma arrojadiza contra el PSOE era demasiado grande para reducirnos al silencio, así es que decidieron más bien poner el grito en el cielo. La campaña mediática que se ha desatado en contra de nuestro libro durante los meses de agosto y de septiembre de 2007 ha superado todos límites de la falsedad, la mentira y la hipocresía. En primer lugar, como ya hemos señalado, presentaron el libro como un manual destinado a las aulas, cuando era absolutamente obvio que no era tal. Luego, y tal como denunció en su momento Javier Ortiz, siguieron la táctica habitual de la Inquisición: “primero se dice que el contrario ha dicho lo que no ha dicho y luego se le condena sin apelación posible por haber dicho lo que no ha dicho” (El Mundo, 9-09-2007).

Así, por ejemplo, en las múltiples veces que nuestro libro ha sido aludido en Telemadrid, su contenido ha quedado resumido diciendo que definimos “libertad” como “hacer lo que a uno le da la gana”. Varias veces esa frase ha aparecido subrayada y ampliada en pantalla, como prueba de nuestra ignominia. Lo que no decían es que esa frase es sólo el punto de partida de un razonamiento estrictamente kantiano en el que acabamos, por cierto, por concluir que “libertad” es más bien “obedecer a la ley” (lo que, sin duda, considerarán muy desconcertante los directores de Telemadrid tratándose de un libro que han calificado poco menos que de anticonstitucional). Hasta el menos aventajado de los alumnos de secundaria que de verdad leyera nuestro libro entendería perfectamente que nuestro concepto de libertad no tiene nada que ver con lo que ordinariamente se entiende por “hacer lo que nos da la gana”. Es completamente obvio que si en el libro tomamos esa frase como punto de partida es precisamente porque sabemos que se trata de una idea bastante común entre los jóvenes, de modo que es con ella que conviene ajustar cuentas. Por supuesto, esto lo sabían perfectamente en Telemadrid, pero no les importó mentir al respecto.

Es curioso cómo los periodistas acaban creyéndose sus propias mentiras, porque el caso es que en el programa 59”, de TVE, también resumieron la tesis principal del libro del mismo modo. Luego pasaron a rasgarse las vestiduras, hasta el punto de que Melchor Miralles, directivo del diario El Mundo, pidió que a los autores nos inhabilitaran de por vida para la docencia (en todo caso, en descargo del director de 59”, hay que señalar que accedió a leer una nota de rectificación en el programa siguiente; por supuesto, no se puede decir lo mismo de Melchor Miralles).

Se han publicado otras mentiras absolutamente descabelladas como, por ejemplo, que mostramos algún tipo de menosprecio hacia los gitanos (Alfonso Ussía, La Razón, 19-08-2007) cuando, en realidad, son aludidos precisamente como modelo de resistencia frente a los mecanismos destructores de la familia que pone en juego el capitalismo (que constituye, éste sí, el blanco de nuestras críticas); mentiras absurdas, como que consideremos intolerable mantener la virginidad hasta el matrimonio, cuando lo único que decimos a ese respecto es que se trata de un asunto que debe quedar gobernado por la voluntad libre de cada uno; o mentiras delirantes, como que defendamos que la “dignidad” es comportarse como “un buen cerdo machista y tenerlos bien puestos” (La Razón 17-08-2007), cuando, como es obvio, eso se propone precisamente como ejemplo de indignidad.

Lo más llamativo es que se hayan apuntado, por una parte, mentiras, y por otra, insultos y descalificaciones, sin aportar ni un solo argumento. Fernando Savater nos llamó “necios y sectarios” (ABC, 7-08-2007); Delgado Gal nos consideró “ineptos, fanáticos y paranoicos”, al tiempo que se lamentaba de que fuéramos (“¡ay!”) profesores (ABC, 5-08-2007); Martín Prieto, nos tildó de “retroprogres”, “locos”, “chequistas” y “lamelibranquios” (El Mundo, 12-08-2007); Cesar Vidal nos llamó “escritores fracasados” y no sé cuántas cosas más (COPE, 12-07-2007); Alfonso Ussía dijo que éramos unos “stalinistas”, “comunistas”, “genocidas” y nos invitó a irnos a vivir a Cuba (La Razón, 19-08-2007); Jiménez Losantos y Pedro J. Ramírez han hablado bastante de nuestro libro no sabiendo si llorar o reír y llegando a la conclusión de que, más que nada, somos unos “zumbaos”.

Respecto a los insultos publicados en El Mundo y en La Razón hay que añadir, además, que han sido especialmente cobardes y maleducados, porque estos diarios (al contrario que El País o el ABC), no nos han concedido derecho de réplica, ni siquiera las quince líneas de rigor en “cartas al director”. Tres cartas enviadas a Pedro J. Ramírez fueron rechazadas sin explicaciones.

Es muy notable el hecho de que solo haya dos personas que hayan argumentado sobre el libro: Rafael Sánchez Ferlosio (El País, 29-7-2007) y Gustavo Bueno (El Catoblepas). El primero, lo hizo tras criticar durísimamente a Savater y para defender, en cambio, la idea fundamental de nuestro libro, lo que no tiene nada de extraño pues, en efecto, “la idea de introducir en política la fuerza de lo impersonal” nos la enseñó él mejor que ningún otro. El segundo, es cierto, nos criticó con dureza, aunque con argumentos muy discutibles; pero, en todo caso, lo hizo tras burlarse de forma inmisericorde de los otros “libros de texto” y especialmente del de José Antonio Marina, del que vino a decir algo así como que si es más tonto no nace. Así pues, después de todo, salíamos ganando por comparación.

Una cosa que merece comentario son los insultos que han cuestionado nuestra salud mental (“zumbaos”, “paranoicos”, “casos psiquiátricos”, etc.). Por lo visto, a la izquierda del PSOE y del PP, estamos todos locos de remate. Pues, en efecto, los periodistas que tanto se han burlado de nosotros se asombrarían mucho al saber la acogida tan entusiasta que nuestro libro ha tenido en los medios de la izquierda alterglobalización (en las revistas El Viejo Topo, Viento Sur, Archipiélago, Fusión, El Otro País o en las web habituales de la izquierda). Es una prueba más de que los argumentos de izquierda no tienen ninguna posibilidad mediática en el espacio público de nuestra bendita libertad de expresión. No hace falta censura, en efecto, allí donde todo el mundo obedece, por la cuenta que le trae, la voz de su amo. Sin embargo, en esta ocasión se ha colado en los grandes medios de comunicación un argumento de la llamada “extrema izquierda”. Ello se ha debido, como sabemos, a que al PP le convenía muchísimo, en su guerra particular contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía propuesta por el PSOE, presentar nuestro libro como el “manual de Zapatero”. Ésa ha sido la única razón, pues el blindaje informativo contra los argumentos a la izquierda del PSOE ha sido siempre absoluto. Y mira por dónde, una vez que, debido a este accidente informativo, se encuentran con una argumentación anticapitalista y alterglobalización encima de la mesa de los telediarios y los periódicos, se quedan boquiabiertos y piensan que, sencillamente, se les han colado unos locos de atar. Así de acostumbrados están a discutir con nuestros argumentos y así de acostumbrados están a discutir con nuestros autores habituales de referencia, tales como Noam Chomsky, Vandana Shiva, Tariq Ali, Samir Amin, Eduardo Galeano, Ammy Goodman, Pérez Esquivel, Naomi Klein, Immanuel Wallerstein, Terry Eagleton, Eric Hobsbawm, Michel Chossudovsky, Harold Pinter o Arundhati Roy. Hay un largo etcétera de autores censurados por los propietarios privados del espacio público. Por ejemplo, y sin ir más lejos, Ignacio Ramonet dejó al descubierto la complicidad de los medios europeos con el golpe de estado contra el orden constitucional en Venezuela de abril del 2002 y ese fue el último artículo que publicó en El País. En suma, es de suponer que nuestros medios de comunicación, no tendrían demasiado empacho en psiquiatrizar por entero al movimiento alterglobalización en su conjunto, con todos sus autores de referencia y toda su bibliografía. Como si a la izquierda de los que tienen el poder, no existiese más que el manicomio.

Al fin y al cabo, se trata de un buen síntoma. No podemos esperar que los que tienen la sartén por mango aprecien la corrección de los diagnósticos de la izquierda alterglobalización. Si defendemos que “otro mundo es posible” es porque sabemos que otra economía y otras relaciones sociales son posibles en este mundo. Los anticapitalistas no pedimos la Luna, no somos unos lunáticos. Pedimos algo de lo más sensato, aunque no podemos esperar la comprensión de los poderosos ni de sus mercenarios en los medios de comunicación.

Se pongan como se pongan, el movimiento alterglobalización existe. Tampoco los propietarios de Atenas fueron demasiado comprensivos con Sócrates que es, después de todo, el verdadero protagonista de este libro.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J. Ramón Esquinas Algaba



Registrado: 15 Ene 2004
Mensajes: 66
Ubicación: Malaga

MensajePublicado: Mar Oct 30, 2007 9:55 pm    Título del mensaje: Fundamentalismo democrático Responder citando

El programa tiene estos puntos:

Cita:
Los fundamentos de la acción moral: libertad y responsabilidad.

Fundamentos filosóficos del Estado democrático y de derecho.



Es sintomático como en una asignatura de Filosofía, cuya naturaleza apagógica es constitutiva, se apela a los fundamentos filosóficos del Estado democrático sin hablar de los "fundametnos filosóficos del Estado fascusta", del "Estado feudal" o del "Estado popular (Dictadura del Proletariado"), &c... todas estas opciones directamente se discriminan pero acríticamente. Parece como si el resto de Estados diferentes al democrático carecieran de fundamentos filosóficos. Si no aparecen las alternativas es porque ya dogmáticamente se las ha descartado y se ha declarado a modo fundamentalista que la única opción filosófica fundamentada es la del Estado democrático y de derecho. Es decir, la socialdemocracia.

Salud.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Agustín Lozano Vicente



Registrado: 04 Mar 2004
Mensajes: 71
Ubicación: España

MensajePublicado: Jue Ene 31, 2008 9:58 am    Título del mensaje: Responder citando

Hola a todos!
Los profesores se dignan a responder a la crítica de Bueno. Nada nuevo: que si Bueno es dogmático, que si es facha del PP, incluso que defiende la idea de España....
Atentamente,
Cita:
Hablabas también de Gustavo Bueno. El ha dedicado un largo artículo a analizar cuatro manuales de “Ética para la ciudadanía” que se han publicado recientemente, el vuestro entre ellos. Dice en este trabajo, refiriéndose a vuestro texto, que el proceder de esta filosofía académica gremial es siempre el mismo: “dibujar una idea abstracta extraída, por abstracción formal, de la realidad considerada y sustituir esa realidad (o el concepto exigible de la misma) por la silueta formal recién obtenida”. Discute también vuestro concepto de materialismo ¿Qué opinión te merecen sus críticas?

Hay que decir que, tratándose de Gustavo Bueno, su crítica es casi un elogio. Me he tronchado de risa leyendo las críticas demoledoras que hace a los otros tres libros, el de la editorial Edebé, el de Santillana y, sobre todo, el de Jose Antonio Marina. De este último viene a decir que si es más tonto no nace. Del de Santillana dice que más vale ni hablar. Cuando le toca el turno a nuestro libro dice que “es enteramente otra cosa”, que con nosotros sí que merece la pena discutir y que, de hecho, para criticarnos con seriedad haría falta mucho más espacio del que tiene en su artículo. Luego pasa a llamarnos idealistas y metafísicos, como era de esperar. Esto no tiene nada de sorprendente. Bueno piensa que el materialismo es algo de lo que él compró el copyright hace mucho tiempo y que, sin su autorización, nadie tiene derecho a ser materialista. Considera que es idealista hacer cualquier distinción que a él no le convenga hacer. Si defines un concepto que a él no le venga bien, eres un idealista. Si intentas aislar una determinación para distinguirla de las demás es que estás “abstrayendo”, “idealizando”, sustituyendo la realidad por una “silueta formal”. Eso, naturalmente, cada vez que a Bueno no le interesa o no le conviene que se haga esa distinción. Así pues, el materialismo consiste todo el tiempo en remitir a lo concreto de una sopa originaria, de un fondo real y material en el que todos los gatos son pardos, todos, por supuesto, excepto los que a Bueno le interesa en cada momento resaltar. Mediante este tipo de increíble dogmatismo prepotente ha ido arrinconándose en un discurso político de extrema derecha que resulta sobrecogedor.


¿Y entonces te parece conveniente discutir con él? ¿Crees que es productivo intelectualmente?

Probablemente no. Gustavo Bueno y su entorno habitan un universo completamente cerrado desde el que les resulta imposible comprender nada que quede fuera de él. De este modo, tengo la sensación de que discutir con él, a no ser que se trate de alguna polémica interna al buenismo, es una completa pérdida de tiempo pues, como digo, con frecuencia parecen radicalmente incapaces de entender nada más que a sí mismos. En el caso del propio Bueno eso le lleva, incluso, a perder el sentido del humor. En la crítica que nos dirige hay algo que me ha dejado estupefacto: debe de ser la única persona del mundo que no ha entendido el chiste de la portada, la ilustración de Miguel Brieva en la que se ve un puesto de hooligans vendiendo bufandas para el fútbol con nombres de filósofos. A Bueno ese chiste le parece una invitación a salir a manifestarse en defensa de la filosofía “en abstracto”, reivindicando a Kant o a Hegel con banderas y consignas. No alcanzo a diagnosticar cómo se puede llegar a perder tanto el sentido de la realidad. Una persona que ya no es capaz de distinguir una manifestación contra la guerra de Irak de unos hinchas clamando por el Real Madrid no puede llegar muy lejos en sus juicios políticos. Pero claro, en efecto, no se puede olvidar que a Gustavo Bueno los millones de personas que se manifestaron contra la guerra de Irak, justo antes de la reunión de las Azores, le parecieron que no hacían más que reivindicaciones “abstractas”, que no pedían más que la Paz en abstracto, así en general, de forma idealista. Bueno fue la única persona del mundo que no fue capaz de conectar esas reivindicaciones con el contexto de la guerra de Irak. La palabra Paz, en su cabeza, era una pura abstracción, en absoluto significaba un no determinado y concreto al discursito de Aznar en las Azores. Hasta Espinete habría realizado en ese momento esa conexión, pero él no lograba verla por ningún sitio… Todo el mundo navegaba en la abstracción excepto él… y, naturalmente, los que apoyaban la invasión de Irak. Prefiero callarme lo que creo que se esconde bajo tanto “materialismo”…


No te calles. En tu opinión, ¿qué se esconde bajo tanto “materialismo”?

Uno llega a pensar que el materialismo de Bueno siempre tuvo que ver con ponerse del lado del más fuerte. En un determinado momento se comprometió con el bloque soviético porque éste tenía aún fuerza política mundial efectiva y porque a Bueno quizás le parecía la única opción viable (no se puede decir que acertara mucho en esto, desde luego). Tras la caída del muro, se pasó a la ultraderecha, probablemente porque vio ahí una opción más viable históricamente. Al final, el materialismo tiene que ver con resignarse a que la historia tenga razón o a dar la razón a la historia. Escribí El Materialismo (Síntesis, 1998) para defender exactamente lo contrario. Pero, en fin, el caso es que ahora Bueno ha encontrado el medio defender la idea de España y acercarse al PP, aunque sea por un camino muy original.


La entrevista entera aquí
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Jue Ene 31, 2008 4:42 pm    Título del mensaje: ¡Farsantes! Responder citando

Yo sí tengo claro que quienes organizaron esas manifestaciones (desde los partidos políticos progres, los medios de comunicación afines y sus periodistas facultativos y los ideólogos de las izquierdas indefinidas) lo hacían pensando sólo en esa guerra en concreto. Una guerra que servía de "arma de destrucción masiva" contra el PP. Una vez que cumplieron su trabajo y el PSOE entró en el Gobierno, se acabaron las lágrimas por los niños ensangrentados de Iraq. Y, por supuesto, en Afganistán no está pasando ahora nada digno de lamento ético para esa "buena gente" que lloraba por la "injusticia" de un pueblo masacrado por el afán imperialista yanky y la complicidad de Aznar como comparsa del Imperio. Es evidente que el "No a la guerra" era equivalente a un "No al PP". Una vez que el PP se va del Poder, se acaba el "No a la guerra", a pesar de que siguen las guerras en el mundo y suponemos que éticamente todas son execrables. Lo más curioso es que esas gentes profundamente cándidas que se dejaron arrastrar a las manifestaciones ahora no hacen ni el menor ejercicio crítico y siguen pensando que son "buenas personas" que mañana darán un donativo a los negritos de Zambia, acudirán a limpiar otra playa de chapapote o se pondrán bajo otra pancarta rebosante de humanismo cuando sus líderes lo estimen oportuno (es decir, cuando haya que echarle mierda encima de nuevo a la derecha). Éste es el percal que hay. Ésta es la gente que el 9-M va a votar en esta democracia de mercado pletórico. Lo que está claro es que los que mueven a esta grey no tienen principios de ningún tipo (ni humanistas ni pacifistas ni materialistas ni comunistas ni nada). Sólo juegan con las ideas conforme a sus intereses particulares y de partido. Si un día tienen que apoyar el diálogo con la ETA, allá van. Si luego, ante el advenimiento de las Elecciones, toca condenar el terrorismo y encarcelar a todos los etarras, pues tan panchos. Ayer todos muy humanistas contra la guerra y hoy están mandando tropas a Líbano, Afganistán, Haití y donde haga falta (ahora dicen los muy caraduras que el "no a la guerra" no era en abstracto: con dos cojones). Lo único que hay aquí es el Poder. Otra cosa no hay. Las ideas son coyunturales. Es la gente más indecente que se pueda encontrar. ¡Qué asco!

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Eliseo Rabadán Fernández



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 567
Ubicación: España

MensajePublicado: Jue Ene 31, 2008 9:36 pm    Título del mensaje: EpC Albiac con alto cargo católico en libertad digital TV Responder citando

Hoy he visto un video de la televisión digital de libertaddigital.com en la cual el filósofo Gabriel Albiac conversa sobre el tema de la nueva asignatura Educación para la Ciudadanía( o su "prolongación" en 1º de bachiller: Filosofía y Ciudadadnía)con el Cardenal Cañizares

este es el link

http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/programas/ver-reeducacionparalaciudadania/reeducacion_para_la_ciudadania_28_01_08/


Se habla de la necesidad del Estado de hacer "catequesis" o de indoctrinar ideológicamete a costa de la Razón y en beneficio del Poder político socialdemocrática : evlauar afectos y enseñar afectos y toda esta geobelsiana asignatura( o habría acaso de definirla mñás bien como : krausiana de Krause o sea: puro y simplón krausismo decadente, jesuitismo travestido en socialismo español para la sociedad del Siglo XXI ) y Ley de Educación en más aspectos que no sólo afectana la asignatura de referencia sino a otros aspectos del "sistema educativo " español
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Guillermo Pérez Álvarez



Registrado: 08 Jun 2005
Mensajes: 74
Ubicación: Huelva (España)

MensajePublicado: Sab Feb 02, 2008 1:28 pm    Título del mensaje: Albiac Responder citando

Estamos viendo poco a poco los videos que tienen muy buena pinta y además Albiac se expresa de forma muy hermosa. y muy buenos entrevistados. No extraña la oferta de Microsoft a Yahoo cuando vemos que la red se están montando un gran circo comercial y de espectadores. Un saludo,

Guillermo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Feb 05, 2008 6:56 pm    Título del mensaje: Responder citando

Pues sí; hoy tiene interés especialmente: Gustavo Bueno Sánchez invitado de Albiac. Magnífico y muy clarificador...
Pasen y vean
http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/programas/ver-reeducacionparalaciudadania/reeducacion_para_la_ciudadania_04_02_08/
Saludos,
Pedro Insua
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Mar Feb 05, 2008 7:16 pm    Título del mensaje: DENAES y la reeducación para la ciudadanía. Responder citando

Estimados compañeros:

En la entrevista de Albiac a Bueno Sánchez que comenta Pedro se dice algo muy importante que hoy destaca el periódico Libertad Digital:

Cita:
"En Reeducación para la Ciudadanía, el programa de Libertad Digital Televisión que dirige y presenta cada lunes a las ocho y media de la tarde Gabriel Albiac, el filósofo Gustavo Bueno Sánchez ha revelado que la Fundación DENAES, de la que es miembro, "se está planteando seriamente" la edición de "un Manual de Educación para una Ciudadanía española", como alternativa a la "basura dogmática" impuesta por el Gobierno de Rodríguez Zapatero.


En este caso el libro no se sustentaría en una metafísica ciudadanía dimanada de una unión política europea (fracasada tantas veces), sino en una ciudadanía española. Otra cuestión posterior es que el Ministerio de Educación de un gobierno socialdemócrata apruebe un libro hecho desde esas coordenadas filosóficas.

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Luis Gómez Fernández



Registrado: 29 Mar 2004
Mensajes: 97
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Dom Feb 10, 2008 11:06 am    Título del mensaje: La ley, (si bien "costumbre" como fuente de ley) e Responder citando

José Mª Rodríguez Vega, a quien habeis despreciado y arrojado de los foros, trae hoy un atinado mensaje

ES
LA LEY, ESTÚPIDO

Nuestro AS (Adolescente Solemne) sigue sonriendo en los
carteles electorales -"el tonto de la colina, el de la amplia sonrisa
estúpida"
cantaban The Beatles-, pidiéndonos que creamos en él, él que ha
engañado a
tirios y troyanos, a ERC con CiU, a CiU con ERC, a Montilla con
Maragall, a
Maragall con Montilla, a ETA con el PNV, al PNV con ETA. Y lo que es
peor, él
que ha engañado a los ciudadanos de continuo, con su interesada ansia
de paz con
el Terror, su cretina alianza de civilizados con bárbaros, su
apocalíptica y
ecólatra 'Iglesia de Al Gore de los últimos días', su concepto
discutido y
discutible de la nación española, y ahora con una 'inexistente crisis
económica'
que está disparando la inflación y el desempleo, y desacelerando el
crecimiento
económico.

E increíblemente mister Zeta se mantiene alto en las encuestas
a pesar de todo ello. Bien es cierto que buena parte de la sociedad
española ha
entrado en la categoría del 'bobo' -bourgeois bohemian-, es decir de
una clase
media-alta pero alternativa, plena de progres de salón, feministas de
pasarela,
ecologistas de moqueta, pacifistas de subvención, rojos de prensa rosa,

antisistemas de coche oficial y antiamericanos de limusina
hollywoodiense; pero
sin duda también es verdad que la oposición del PP no ha sabido
evolucionar
desde esa derecha tradicionalista y confesional, casi nada liberal y
nada
progresista que fue su origen.

La prueba más palpable es su iniciativa
sobre el gravísimo problema de la inmigración. La propuesta balbuceante
e
incoherente de Rajoy demuestra que no hay nada peor que una gran idea
en una
cabeza pequeña. No se trata de que los inmigrantes deban adoptar
nuestras
costumbres -¿deben gustar del fútbol y de los toros, aprender a hacer
una
paella, respetar la maravillosa siesta?- para integrarse, lo que es
absolutamente natural y necesario, sino que han de adoptar los valores
universales democráticos que tenemos en Occidente y que en la mayoría
de sus
países de origen desconocen.

Y esos valores universales no han de ser
subjetivos y discutibles, sino que desde que la Ilustración y la
democracia
liberal acabaron con el Antiguo Régimen, sabemos que se expresan de
manera
inequívoca y objetiva con el 'imperio de la ley', con el sometimiento
de todos
los ciudadanos a una misma ley, porque esa ley es la única que nos
garantiza la
libertad y la igualdad.

Parafraseando a la manida sentencia del
triunfante Bill Clinton sobre Bush padre, podríamos decir a este PP
tradicionalista, confesional y conservador, que no sabe oponerse desde
el liberalismo progresista a la izquierda reaccionaria, cantonalista y
multiculturalista de Zapatero: "No son las costumbres. Es la ley,
estúpido".


El Capitán Trueno
La Cataluña del Capitán
Trueno



José Mª Rodríguez Vega.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Atilana Guerrero Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 99
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Dom Feb 10, 2008 1:29 pm    Título del mensaje: moderando Responder citando

Querido José Luis:
Sin entrar en el tema que venís discutiendo, como moderadora del foro no puedo tolerar la forma en que introduces tu mensaje:
Cita:
José Mª Rodríguez Vega, a quien habeis despreciado y arrojado de los foros [...]
.
En primer lugar porque aquí ni se desprecia a personas, sino en todo caso a sus opiniones, ni se "arroja" a nadie.
Me parece que usas expresiones inadecuadas, que desprecian los foros de los que tú mismo participas libremente.
Igualmente date cuenta de que nuevas personas se pueden incorporar a los foros diariamente y afortunadamente no tienen que estar al tanto de cotilleos que nada dicen de los argumentos filosóficos sobre un tema.

Si quieres citar a un autor, lo citas y punto.

Saludos
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán