nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


EL REVOLUCIONARIO.ORG

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Jul 17, 2007 7:25 pm    Título del mensaje: EL REVOLUCIONARIO.ORG Responder citando

Atención: les presento la suprema reacción de Alicia en el país de las tonterías. La náusea es y ha sido mi primera reacción sobre este revolucionario de pacotilla que se dice llamar "William Izarra" y que para sosiego de incautos y revolucionarios de cátedra y pequeñosburgueses escribe en la muy revolucionaria revista virtual Elrevolucionario.org.

Trataré de hacer una pequeña crítica de los argumentos sublimes del cuento de siempre basado en el "Bien Común, la solidaridad, confraternidad y amor hacia el prójimo", como dice nuestro armonioso alicio (el texto completo del Sr. Izarra lo pongo aquí debajo). Espero que este mensaje sirva cuando menos para divertirles.

Dice este hombre:
<Si el capitalismo puede sintetizarse en los tres rasgos globales que lo caracterizan, como son: (i) relaciones de producción basadas en el mercado, producto de la confrontación de los intereses específicos de las clases que lo generan, (ii) sistema político establecido para mantener las relaciones de dominio de las clases que dominan el mercado, las cuales se expresan en una forma de gobierno conservadora, reformista y cupular, y (iii) la cultura, como consecuencia del mercado y la manutención estructural, es la vía para perpetuar el flujo racional del mercado activando los mecanismos más sutiles y talentosos de alienación al colectivo; si estos son los rasgos generales que definen al capitalismo, por oposición podemos también sintetizar, en tres rasgos fundamentales, los signos que identifican al socialismo.>

Parece ser que las relaciones de producción "socialistas" -por oposición al capitalismo- no serían unas relaciones basadas en el mercado (el universalismo por biocenosis más completo que ha generado la evolución -¿ciega? o ¿ciega y estadística?- de las fuerzas económicas y de clases, claro). Estas relaciones socialistas que "identifican" al socialismo, estarían basadas -como siempre y como anteriormente- en la "racionalidad" como producto de la supuesta y aliciesca no confrontación al no haber intereses específicos de las clases que en el mercado podrido capitalista se generan. Tenemos otra vez "el Plan" -el puro Plan- de los planificadores planificándonos la vida, esto es, mandándola una vez más al garete (a la merde socialista) del milenarismo mesiánico del pensamiento erróneo de la teoría política y de clases del marxismo de siempre que ya dio los resultados que todos conocemos y que aquí sintetizamos en la imagen de la Checa y el Gulag como purgatorio de los disidentes dignos de ser eliminados, según la pureza revolucionaria al uso. Se postula pues, una sociedad sin "relaciones de dominio", esto es: sin la soberanía del consumidor en el Mercado pletórico, que no sabe ni lo que le conviene y que por ello necesita de una suprema vanguardia que le indique el verdadero camino del Edén socialista a través de una verdadera "cultura" (la de la escasez egregia del consumo auspiciada por los genios intelectuales acaso de un "profesorado" hinchado de unos sutiles y sibilinos consumos, no hedonistas, claro), cultura verdadera y verdadera cultura -pues alguna habrá de haber- que ya no será una "consecuencia del mercado", sino una racionalidad verdadera (científica, se supone) basada en la no "alienación al colectivo", esto es, basada en la alienación a las consignas socialistas y del partido en uso y que ya dio los supremos resultados que todos tristemente conocemos. La cultura como opio del pueblo es relevada por la "racionalidad científica" a la cual se la supone desprovista de mitos y no emanada ni ligada al maloliente "mercado", sino que es y será un "sistema cultural sustentado en la emancipación del pueblo", por tanto ni mercado ni cultura como opio, sólo "racionalidad científica", por lo menos para los cinco millones de venezolanos. Por tanto, y según este buenazo de Izarra, tenemos...

<En primer lugar, (i) el modo de producción se basa en el Bien Común del colectivo nacional, y no en el mercado cuyo fin ulterior y razón de ser es la maximización del beneficio (¡sic!); (ii) el modelo político es la democracia directa (¡sic!) (sinónimo de protagónica, participativa, auténtica, solidaria), cuya racionalidad es la transferencia de la toma de decisiones a la comunidad organizada sin intermediación (¡sic!) de ningún ente complementario; y, (iii) como consecuencia de las dos características anteriores, surge el sistema cultural sustentado en la emancipación del pueblo, a fin de alcanzar los más elevados niveles de libertad, autonomía, independencia y autosuficiencia.>

Tenemos en primer lugar, "el Bien común" desgajado del mercado, no generado ya por la confluencia estadística en este Mercado pletórico, cuyo fin ulterior no es la distribución de las mercancías y la generación de los precios según la ley de la oferta y la demanda, sino que es entonces "la maximización del beneficio" (por ello lo contrario socialista es la minización del beneficio, la eliminación del excedente, y por tanto de la reproducción, como ya se vio en los pasados "éxitos" del socialismo real donde el mercado era exiguo y escuálido o inexistente, de pura hambre y ruina). El "Bien común" es ahora generado por la mente del partido otra vez (o por la mente de este Maestro en Planificación Educativa "William Izarra"), esto es, otra vez por la mente del Gran Hermano el Estado, pero esta vez la cosa ya no es ni hobbesiana ni maquiaveliana..., sino basada en la "confraternidad y amor hacia el prójimo", (¿y el amor hacia el lejano?) de más abajo y que solamente los puros y alicios socialistas pueden tener, acaso como la elite excelsa de siempre, como "intelectual orgánico" -tal vez-, pero a lo cuartelero, a lo «Todos con el Cmdte. Hugo Chávez». Y lo que se desprende de estas inmejorables majorennes y expectativas esperanzadas del mesianismo militarote y sociata (¡Una vez más, que aún igual cuela!, en tanto que la cosa sí es astutamente maquiavélica) es el "modelo político" de la "democracia directa", con lo cual se supone gratuitamente que la democracia directa puede ser plausible y aconsejable en estas sociedades modernas de millones de almas, o que esta supuesta democracia directa (que no existe desde hace dos mil quinientos años, si es que aquello era una democracia directa) es aconsejable y muchísimo mejor que la democracia burguesa del Mercado pletórico. Esto sin ponernos a considerar ahora si Ludwig von Mises tenía razón al decir de los socialismos que fueron los generadores de las dos grandes guerras mundiales (como totalitarismos), o si esta democracia directa es y se refiere a la dictadura populista y bolivariana sobre cinco millones de almas que es la actual República de Venezuela.
La democracia directa, dice, es..."sinónimo de protagónica, participativa, auténtica, solidaria" ¡Tremendo, señores!...¡Otra vez con el mismo cuento! Empero Gustavo Bueno ha dicho:<"La segunda capa de la empresa es la «demanda, la clientela, ya que sin demanda no hay proceso de realimentación">. Y esto del Izarra es el fin de la cataléctica, del mercado, de la demanda y de la realimentación de la empresa y a la larga de Venezuela entera con su bolivarianismo lerrousista. De aquí en adelante manda el "Cmdte. Hugo Chávez", no la cataláctica ni la demanda del mercado y el intercambio en él. El Sr. Izarra y los demás son los que nos dirán como ha de ser esa democracia de "protagónica", de "participativa", de "auténtica" y de "solidaria". Como siempre se nos predica lo bello imposible, esa aliciesca y aureolada "comunidad organizada sin intermediación de ningún ente complementario" (¡sic!). Por eso, porque el "modo de producción se basa en el bien común" (esto del "bien común" como "base" moral y de la felicidad de la producción (base de la base) es un descubrimiento del "socialismo del siglo XXI" -socialismo vaporoso y superestructural- o de este genial militar por la educación de la ciudadanía revolucionaria)..., en el Bien común y la "democracia directa"...Surge así..."el sistema cultural sustentado en la emancipación del pueblo", o dicho al revés: este Izarra nos dice que la emancipación del pueblo se nos da gracias al despegue de todo, gracias a la ausencia de la "intermediación de ningún ente complementario" y gracias al Bien común sin mercado, sin cataláctica, sin ciencia del intercambio, y por tanto con intercambio (¿exento?) dirigido, planificado..., por los estetas y burócratas bolivarianos adscritos al socialismo vaporoso del siglo XXI. Que aún se use de esta barata y basta demagogia dice lo muy lejos que aún estamos para poder formar un verdadero bloque de poder iberoamericano verdaderamente recurrente, realista.
El Sr. Izarra no se tiene a sí mismo por un intermediario ni por ningún ente complementario (¡faltaría más!), ya que él, como todo verdadero revolucionario, es la representación directa del Bien Común, esto es, de su moral y de su cultura populista tan extraña al pueblo como cualquier otra creación maravillosa parachutada.
Dice este revolucionario de nuestro siglo: <Si le hacemos seguimiento a las ideas que promulga el Presidente y si nos adentramos en su intención filosófica de crear no solo una nueva tesis política como es la del SSXXI, sino que además escrutemos su motivación innata de inventar categorías que signen la historia con modos frescos y no marchitos para interpretar el mundo y vivir la vida, me atrevo a delinear algunas ideas que motiven y generen reflexiones y estudios de los seres de buena voluntad para alcanzar definiciones apropiadas en la coyuntura actual.>

Lo que más cuadra en un Mercado pletórico donde la <mercancía política> es una mercancía más como otra cualquiera, es eso tan bello de lo "nuevo", de la "novedad" (pues eso es lo que se vende):<"su intención filosófica de crear no solo una nueva tesis política como es la del SSXXI"> Siempre la verdad es "nueva", y aunque como Zarathustra ya sabemos que nada hay nuevo bajo el sol, la "novedad" de esta felicísima política chavista -sus nuevas y novísimas tesis- no podía dejar de revestirse -paradógicamente- con el ropaje cultural y progre de lo novedoso del Occidente, de su Mercado y las modas, pues, como mercancía es vendible en tanto que "nueva", como nuevo es todo "amanecer" de la bella y socialista Aurora, esa archirevolucionaria señora que expulsa del cielo a la negra y vieja noche, a la antigua penumbra capitalista... La moda de la política en el Mercado pletórico exige lo <nuevo> y es lo nuevo o lo que aparece como nuevo a los bisoños de lo político. Imposible es que este rancio discurso aparezca como lo que es, "viejo", arcaico, carcamal, pasado de moda. Pero, irrisoriamente, un rasgo de pura vejez lo traiciona..., dice Izarra que su Presidente Hugo Chávez tiene una:<...motivación innata de inventar categorías que signen la historia con modos frescos y no marchitos para interpretar el mundo y vivir la vida.> ¿Innata? Han leído ustedes bien: dice "innata"..., (verdaderamente "lo nuevo" para ser nuevo ha de ser "innato"). Cual Moisés aureolado por la Zarza ardiente al bajar del Sinaí, así baja Hugo Chávez de lo alto del Pico Bolívar "interpretando el mundo" para sus acólitos y creyentes que embobados le esperan abajo creyendo en el irracional "innato". ¿Qué materialista o meterialistillo del MF habría osado decirnos que un sargento o Presidente de la gran Nación de Venezuela posee una "motivación innata de inventar categorías que signen la historia con modos frescos y no marchitos"? Aquí lo tenemos: Hugo Chávez es por obra del Sr. Izarra -este revolucionario al cual se le da página en Elrevolucionario.org- un sujeto exento, sin ombligo, un no nacido, un innato. Antes de él no hubo nada y después de él todos beberemos del manantial bolivariano esos sus "modos frescos y no marchitos". Bien! Todos no! Solamente <"los seres de buena voluntad">, como dice, que son -por su aliciesca "buena voluntad"- los elegidos para poder "alcanzar definiciones apropiadas en la coyuntura actual", para poder alcanzar el brillo y la chispa de la verdadera revolución bolivariana que es la que dice -innatamente- cómo y cuales son las "definiciones apropiadas" de sí misma y de todo lo demás. ¡Aquí ni el traje ni el sastre es lo nuevo!

El Sr. Izarra dice ahora:<Esto me lleva a buscarle sustento a la diferencia expresada arriba en lo que respecta a los modos de producción, dadas las condiciones económicas, políticas y culturales muy particulares de la realidad venezolana con respecto al concierto de naciones. Considero entonces que la producción socialista basada en el Bien Común demanda a su vez desarrollar tres líneas maestras: (i) determinar las necesidades reales del colectivo nacional a fin de redireccionar la producción. Esto se concreta al eliminar los productos inventados por el mercado y se neutralicen los efectos alienantes de la creación de necesidades ficticias que obligan a la sociedad a consumir de manera compulsiva, inducida y etérea; (ii) reemplazar la categoría beneficio por la nueva condición de la producción socialista como lo sería la de remuneración compensable. Lo explico así, el beneficio es una de las leyes del mercado capitalista que justifica su verdadera racionalidad. Su fin es maximizarlo hasta el infinito, destruyendo a quienes traten de compartir espacios afines. En contraposición y atendiendo la etapa de arranque del socialismo, la remuneración compensable sería entendida como la retribución por los servicios prestados o productos elaborados, correspondiente al estipendio que resulta de la suma de los costos y la gratificación no especulativa ni usurera (contrario a la acumulación sin límites del capital) para satisfacer esfuerzos (energía y talento) y expectativas de objetivos individuales o grupales justos y razonables. La gratificación se fracciona en dos partes porcentuales. Una, la mayor, va al individuo o grupo correspondiente a sus esfuerzos (energía física, espiritual y necesidades biológicas propias de la condición humana) y la otra, menor, a la comunidad o entidad a la cual pertenece y que le ha facilitado incorporase al circuito productivo. Creo que en las profundidades del estudio del capital cuyo máximo exponente es Carlos Marx podemos encontrar elementos suficientes que al relacionarlos con la realidad concreta del siglo XXI, se invente la fórmula para teorizar, verificar y materializar esta categoría.>

¿Desde cuando "el Bien Común" es una categoría exclusiva del bolivarianismo, y desde cuando otras producciones no socialistas no buscaban o buscan también el eutaxico "Bien Común"?
Izarra ahora nos habla de "redireccionar la producción", nos habla de dirección y directores..., sin que le importe una higa el que candorosamente más arriba nos diga y hable de "la transferencia de la toma de decisiones a la comunidad organizada sin intermediación de ningún ente complementario". ¿Se va a redireccionar la producción antes de la transferencia de la toma de decisiones a la comunidad organizada? Y si se transfiere esa toma de decisiones a la comunidad organizada de cinco millones de venezolanos..., ¿cómo se va a "redireccionar" la producción? ¿A base de votos? Suponemos que todo se hará como mande la Constitución venezolana y las leyes vigentes... Pero la Constitución es eminentemente "intermediación" y "complementarismo". Para nada conlleva una Constitución por muy revolucionaria que ella sea la anulación del ser suyo como pura "intermediación", como expresión jurídica de un ente mayor como es la Nación en tanto pura entelequia política bajo la cual subyace la real y perenne lucha de clases con el predominio exclusivo y lógico de una de ellas y de su consecuente "representación" intermediaria.

Todo esto de la redirección, en tanto pura maravilla:<"...se concreta al eliminar los productos inventados por el mercado y se neutralicen los efectos alienantes de la creación de necesidades ficticias que obligan a la sociedad a consumir de manera compulsiva, inducida y etérea; (ii) reemplazar la categoría beneficio por la nueva condición de la producción socialista como lo sería la de remuneración compensable.">
Está muy claro que los "productos inventados por el mercado" son todos, en tanto no hay ni es posible un mercado sin demanda. Los bienes, los deseos del sujeto operatorio y actuante...los bienes del soberano consumidor serán suplantados por los bienes y el deseo del Moisés de turno y su movimiento bolivariano: austeridad y Mercado escuálido y misérrimo para todos. La categoría del "beneficio" es reemplazada por la novísima categoría de la "remuneración compensable": todo el excedente al Estado=caos y desastre futuros asegurados.
Como ya tendremos en esta maravillosa revolución novedosa un mercado con la "neutralización de los efectos alienantes de la creación de necesidades ficticias", solamente nos quedarán las "necesidades no ficticias", o sea, todas las necesidades básicas o de subsistencia, la pura y dura subsistencia: vestirse modestamente, comer justo lo necesario, beber agua y poco más... El placer y el hedonismo del consumidor pletórico (rico) y cuyos deseos y demandas son órdenes para la oferta, será así anulado para poner en su lugar la miseria de la ausencia de mercado o del mercado escaso, la miseria de la dura y pura subsistencia que ya otros pueblos sufrientes experimentaron hace bien poco tiempo. Esta es la tendencia de todo mercado del cual han sido eliminados los "productos inventados" por el deseo del consumidor, por el exceso de bienes que este opulento consumidor demanda. Volver a la subsistencia, a la austeridad de los supuestos "efectos NO alienantes", es volver al lujo del sátrapa y del burócrata mientras el pueblo no tiene ni para la pintura de sus casas o de sus mejillas, pues ya prácticamente todo se convierte en "necesidades ficticias". Al quitar el deseo del lujo, de lo superfluo, propio de todo Mercado pletórico, lo que se hace es quitar la soberanía al consumidor en tanto demanda para dársela a la oferta dictatorial, totalitaria: sólo se consume lo que hay y sólo hay lo que el Gran Hermano decide, ahora sí, verdaderamente y sin intermediación, dictatorialmente, porque sólo es "efecto NO alienante" aquella miseria de la escasez propia del mercado escuálido y sin hedonismo que dictamina el sargentillo de turno. Ni qué decir que al ser anulados los beneficios y ser suplantados por esa eufemística "remuneración compensable", los capitales y los capitalistas huirán de Venezuela a una velocidad grande abocando a la larga al País a una imposibilidad de "realimentación", de reproducción del sistema productivo. El futuro revolucionario de Venezuela es el futuro viejísimo de la miseria y el caos político de toda aventura fuera del mercado libre.
Sobre esto se dice:<En contraposición y atendiendo la etapa de arranque del socialismo, la remuneración compensable sería entendida como la retribución por los servicios prestados o productos elaborados, correspondiente al estipendio que resulta de la suma de los costos y la gratificación no especulativa ni usurera (contrario a la acumulación sin límites del capital) para satisfacer esfuerzos (energía y talento) y expectativas de objetivos individuales o grupales justos y razonables.> Está muy claro que la competencia del mercado -su verdadera libertad- queda anulada y que en su lugar es puesta la arbitrariedad de la "intermediación" del sargento economista, del dictadorzuelo de turno. ¿Desde donde y cómo se juzgan esos "objetivos individuales o grupales justos y razonables"? ¿Qué porcentaje de esos cinco millones de venezolanos toman y juzgan realmente estos objetivos "justos y razonables" sin intermediación? Por lo demás, todo es una mera redistribución de los viejos impuestos, por mucho que se patine y acicale esta cuestión con esa recusación al viejo Moro, a Carlos Marx.

Izarra sigue ya en un desmadre teórico total:<Finalmente, la tercera línea maestra es la nueva forma de la distribución del producto que se haría con base en la creación de las redes alternativas socialistas. Como sabemos la distribución en el mercado capitalista se organiza en componentes unitarios, individuos o asociaciones, cuyo parcela de acción constituye en sí una propiedad y en consecuencia permite la discrecionalidad de su juicio para determinar los precios. El beneficio es prácticamente una decisión individual basada en la dimensión de su ambición. Esto, por supuesto, que genera una espiral ascendente y constante en la medida que el producto pasa de parcela en parcela. Al llegar al comprador su precio se ha multiplicado tantas veces como parcelas beneficiadas existan. En contraposición, el mercado socialista debe estimular las redes alternativas de manera que el producto llegue lo más directamente posible al genuino comprador. De allí la necesidad de entender que el socialismo es un sistema de fundamentación humanista y no pragmático materialista como el capitalismo y, por lo tanto, prevalece el Bien Común que es la solidaridad, confraternidad y amor hacia el prójimo. Esto es parte de la investigación que hago actualmente para contribuir con la construcción del SSXXI.>


Vayamos por partes:<Como sabemos la distribución en el mercado capitalista se organiza en componentes unitarios, individuos o asociaciones, cuyo parcela de acción constituye en sí una propiedad y en consecuencia permite la discrecionalidad de su juicio para determinar los precios.>

Esto es rotundamente falso. No es la "discrecionalidad" del subjetivista juicio del capitalista o del propietario lo que permite la determinación de los precios (¡vaya un "materialista"!)...
Desde un punto de vista "marxista" estos precios nos vienen dados en tanto integración en el producto del valor del trabajo vivo y del trabajo muerto, de su "entrañación" como costes, etc., y su entronque en el mercado o su natural e ineludible relación con las leyes de la oferta y la demanda. Pero desde el punto de vista de una economía "liberal", la determinación de los precios nos viene dada por la "búsqueda de una ventaja directa" por parte del consumidor -¡y del vendedor!- como "fenómeno básico" (Böhm-Bawerk: Teoría positiva del capital, pág. 351 y 355 y ss.) Si la discrecionalidad y arbitrarierdad del juicio del capitalista bastasen para determinar los precios, sobrarían todas las enrevesadas recetas sobre el particular de las ciencias económicas. Nos sobraría la ciencia económica misma, y nos bastaría con las vulgaridades y apologías de este vulgar y propalador de tonterías para hacernos todos multimillonarios en un periquete. Siguiendo en su espeluznante "maestría", el Sr. Izarra nos dice:<El beneficio es prácticamente una decisión individual basada en la dimensión de su ambición.> (la ambición del propietario o del capitalista) !!! En realidad aquí se trasluce la ideología de estos señores revolucionarios de tres al cuarto, pues es ciertamente toda la elucubración de esta supuesta y novísima sociedad sin "intermediación" una baba pegajosa que desprende la costra y la concha dictatorial y caracoril de estos sargentillos venezolanos. De igual manera podríamos decirle al Sr. Izarra que toda su revolución "bolivariana" y toda su argumentación es "una decisión individual basada en la dimensión de su ambición", de su subjetivista ambición disfrazada de santo "Bien Común" revolucionario. En este bolivariano ( que fue Director Nacional de Ideología del Comando Maisanta, para la Campaña del Referéndum Ratificatorio del Presidente Hugo Chávez en Agosto del 2004.) el beneficio no es ya ni tan siquiera aquélla plusvalía de Marx lejos del robo y dado lo vivo y dúctil del trabajo y la jornada laboral del asalariado "explotado". No. Ahora la cosa ésta del beneficio se queda en una mera "decisión individual"..., basada en la dimensión de la subjetiva ambición del propietario..., basada en una culpa moral..., basada en una mera moralidad: "la dimensión de su ambición"... Moral y culpa imperdonables que, por supuesto, se encargan de aclararnos y definirnos correctamente los amigos del pueblo venezolano, los bolivarianos estilo William Izarra. Ellos son los que saben y conocen sin duda alguna cual es esa "dimensión de la ambición" de los propietarios o capitalistas. A mayor ambición mayores beneficios, ya que la cosa está basada en "la dimensión de su ambición"..., claro que... en un mercado escuálido y de comunismo sin crecimiento, de pura subsistencia, no hay ni ambición ni beneficios ni nada de nada. Sólo miseria. Según este hombre con la ambición basta. Ni el trabajo vivo ni el muerto ni la utilidad marginal valen para resucitar la concepción clásica del beneficio capitalista. Son tan revolucionarios que han sobrepasado a peor la teoría de Marx sobre la explotación del trabajo asalariado sin darse ni cuenta!!

Y claro, estos beneficios basados en la dimensión de la ambición de los diferentes malvados capitalistas...."generan una espiral ascendente y constante en la medida que el producto pasa de parcela en parcela. Al llegar al comprador su precio se ha multiplicado tantas veces como parcelas beneficiadas existan." Por tanto nada de sujetos operatorios y actuantes de por en medio, nada de "intermediarios", ni transporte, ni comercio, ni producción de bienes intermedios (de medios de producción para producir otros medios de producción y el último consumo)... Todo directo: del huerto a la boca...¿Han leído ustedes alguna tontería mayor en alguna otra parte? Podría objetarse contra la especulación y los monopolios y sus precios impuestos (a veces y no siempre)..., pero objetar contra las diferentes fases de toda moderna producción únicamente por resaltar lo demagógico del productor/consumidor directo y sin "mediaciones" (de la divina y aureolada "democracia directa"), es ya el colmo de la desfachatez y la penuria de medios argumentativos. Por eso dice que "En contraposición, el mercado socialista debe estimular las redes alternativas de manera que el producto llegue lo más directamente posible al genuino comprador." (Dejaremos de lado eso de "el genuino comprador"...)
O sea que el moderno socialismo del siglo XXI (sin "parcelas beneficiadas") es sólo una triste expresión práctica de una economía de cuasisubsistencia, de una economía triste y más pobre y atrasada que la economía yanomami y de todos los aborígenes venezolanos juntos. Cualquier economía sin una muy grande producción de bienes intermedios es una economía atrasada y digna de ser engullida por el gigante más cercano (en realidad acaso estén locos por ser anulados y tragados por los USA, ¿pues qué revolución y que revolucionarios hay hoy en día que no cumplan los dictados del más carcamal y egoísta neoliberalismo y del Global Imperio?). No en balde, y desde la óptica del multiculturalismo, la introducción de los restos del Cacique Guaicaipuro al Panteón Nacional el pasado mes de diciembre de 2001, cuadra perfectamente con la visión bolivariana de la selva y su bonito retorno a ella. El buen salvaje de Rousseau es ahora el "genuino comprador" de un producto que ya no pasará de "parcela en parcela", sino directamente del huerto a la boca. Se anula el mercado y en su lugar se coloca el verde Edén. En realidad, cualquier revolución del siglo XXI se basta a sí misma con unos miserables guisantes y un poco de amor y poco más:<De allí la necesidad de entender que el socialismo es un sistema de fundamentación humanista y no pragmático materialista como el capitalismo y, por lo tanto, prevalece el Bien Común que es la solidaridad, confraternidad y amor hacia el prójimo. Esto es parte de la investigación que hago actualmente para contribuir con la construcción del SSXXI.>

Tenemos pues lo que nos merecemos (a lo Jacques Maritain)... Ante lo "pragmático materialista como el capitalismo", como el vil capitalismo y su consumo hedonista, tenemos la "fundamentación humanista" que nos dice que el Estado y la economía están para el hombre, y no el hombre para la economía y el Estado (¡y esto último es la verdadera y cruda realidad materialista con su correlato de la eutaxia política!)... Por tanto, y para consuelo de tantos alicios impenitentes y bobalicones, en esto de lo bolivariano..."prevalece el Bien Común que es la solidaridad, confraternidad y amor hacia el prójimo". Ya no deviene el Bien ni la conveniencia de y por la salvación de la oligarquía por la eutaxia necesaria... Ahora y otra vez como siempre, la vieja cantinela dice que "la sociedad emana en definitiva de la libertad humana"..., pues "a la ley se la obedece libremente" -(sic!)- (Cf. Jacques Maritain: El hombre y el Estado. Ediciones Encuentro, Madrid 2002). El resultado no deviene del egoísmo, de los deseos y la biocenosis darwiniana de la lucha entre grupos y clases a los que la moral la mayoría de las veces les importa bien poco. En la revolución bolivariana el resultado fantástico -de moda- deviene de donde se nos dijo siempre: de la solidaridad, confraternidad y amor hacia el prójimo, esto es, de la subjetivista e individualista caridad cristiana, que no es precisamente la bioética materialista del MF, sino si acaso un remedo suyo lleno de bellas y aparentemente buenas y laureadas intenciones. Todo esto sea dicho sin menoscabo de los logros venezolanos en el Mercado pletórico: El precio del petróleo pasó de $7 por barril (159 litros), en el año 1999, a $ 60 por barril en el año 2006. Aquí para nada incide (y hacen muy bien en no creerse sus propias tonterías) eso de la anulación de los mercanchifles intermediarios y de los procesos de mediación de los famosos bienes intermedios. Si el plástico como derivado del petróleo sube su precio en España, peor para los españoles y mejor para los bolivarianos, ya que ellos no tienen la culpa de que con su petróleo se fabrique por ejemplo, plástico. El tiempo dirá si todo esto es mejor para los venezolanos o para la cercana China en su enfrentamiento con los USA por los mercados mundiales y la hegemonía política. Vale.


..................
..................

<<Ante tres rasgos globales del capitalismo
Interpretando a Chávez
Hacia una construcción del socialismo del siglo XXI

Martes 10 de julio de 2007, por William Izarra

Si el capitalismo puede sintetizarse en los tres rasgos globales que lo caracterizan, como son: (i) relaciones de producción basadas en el mercado, producto de la confrontación de los intereses específicos de las clases que lo generan, (ii) sistema político establecido para mantener las relaciones de dominio de las clases que dominan el mercado, las cuales se expresan en una forma de gobierno conservadora, reformista y cupular, y (iii) la cultura, como consecuencia del mercado y la manutención estructural, es la vía para perpetuar el flujo racional del mercado activando los mecanismos más sutiles y talentosos de alienación al colectivo; si estos son los rasgos generales que definen al capitalismo, por oposición podemos también sintetizar, en tres rasgos fundamentales, los signos que identifican al socialismo.

En primer lugar, (i) el modo de producción se basa en el Bien Común del colectivo nacional, y no en el mercado cuyo fin ulterior y razón de ser es la maximización del beneficio; (ii) el modelo político es la democracia directa (sinónimo de protagónica, participativa, auténtica, solidaria), cuya racionalidad es la transferencia de la toma de decisiones a la comunidad organizada sin intermediación de ningún ente complementario; y, (iii) como consecuencia de las dos características anteriores, surge el sistema cultural sustentado en la emancipación del pueblo, a fin de alcanzar los más elevados niveles de libertad, autonomía, independencia y autosuficiencia.

Si le hacemos seguimiento a las ideas que promulga el Presidente y si nos adentramos en su intención filosófica de crear no solo una nueva tesis política como es la del SSXXI, sino que además escrutemos su motivación innata de inventar categorías que signen la historia con modos frescos y no marchitos para interpretar el mundo y vivir la vida, me atrevo a delinear algunas ideas que motiven y generen reflexiones y estudios de los seres de buena voluntad para alcanzar definiciones apropiadas en la coyuntura actual.

Esto me lleva a buscarle sustento a la diferencia expresada arriba en lo que respecta a los modos de producción, dadas las condiciones económicas, políticas y culturales muy particulares de la realidad venezolana con respecto al concierto de naciones. Considero entonces que la producción socialista basada en el Bien Común demanda a su vez desarrollar tres líneas maestras: (i) determinar las necesidades reales del colectivo nacional a fin de redireccionar la producción. Esto se concreta al eliminar los productos inventados por el mercado y se neutralicen los efectos alienantes de la creación de necesidades ficticias que obligan a la sociedad a consumir de manera compulsiva, inducida y etérea; (ii) reemplazar la categoría beneficio por la nueva condición de la producción socialista como lo sería la de remuneración compensable. Lo explico así, el beneficio es una de las leyes del mercado capitalista que justifica su verdadera racionalidad. Su fin es maximizarlo hasta el infinito, destruyendo a quienes traten de compartir espacios afines. En contraposición y atendiendo la etapa de arranque del socialismo, la remuneración compensable sería entendida como la retribución por los servicios prestados o productos elaborados, correspondiente al estipendio que resulta de la suma de los costos y la gratificación no especulativa ni usurera (contrario a la acumulación sin límites del capital) para satisfacer esfuerzos (energía y talento) y expectativas de objetivos individuales o grupales justos y razonables. La gratificación se fracciona en dos partes porcentuales. Una, la mayor, va al individuo o grupo correspondiente a sus esfuerzos (energía física, espiritual y necesidades biológicas propias de la condición humana) y la otra, menor, a la comunidad o entidad a la cual pertenece y que le ha facilitado incorporase al circuito productivo. Creo que en las profundidades del estudio del capital cuyo máximo exponente es Carlos Marx podemos encontrar elementos suficientes que al relacionarlos con la realidad concreta del siglo XXI, se invente la fórmula para teorizar, verificar y materializar esta categoría.

Finalmente, la tercera línea maestra es la nueva forma de la distribución del producto que se haría con base en la creación de las redes alternativas socialistas. Como sabemos la distribución en el mercado capitalista se organiza en componentes unitarios, individuos o asociaciones, cuyo parcela de acción constituye en sí una propiedad y en consecuencia permite la discrecionalidad de su juicio para determinar los precios. El beneficio es prácticamente una decisión individual basada en la dimensión de su ambición. Esto, por supuesto, que genera una espiral ascendente y constante en la medida que el producto pasa de parcela en parcela. Al llegar al comprador su precio se ha multiplicado tantas veces como parcelas beneficiadas existan. En contraposición, el mercado socialista debe estimular las redes alternativas de manera que el producto llegue lo más directamente posible al genuino comprador. De allí la necesidad de entender que el socialismo es un sistema de fundamentación humanista y no pragmático materialista como el capitalismo y, por lo tanto, prevalece el Bien Común que es la solidaridad, confraternidad y amor hacia el prójimo. Esto es parte de la investigación que hago actualmente para contribuir con la construcción del SSXXI.>>
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mar Jul 17, 2007 9:34 pm    Título del mensaje: Otra vez Responder citando

Estimados contertulios: Todavía siguen los ataques al capitalismo, al mercado, a la propiedad privada. Pero ¿Es que acaso hay algo mejor? El socialismo es irracional, insatisfactorio e ineficaz. Si no hay precios y los precios se forman con propiedad privada y mercado libre, entonces el sistema económico es irracional e inviable. No queremos revoluciones, porque suelen producir muchos muertos y muchos problemas. O bien se está al servicio del orden o bien al servicio del desorden. Yo prefiero el orden y prefiero el sable antes que el puñal, porque procede de regiones más serenas y tranquilas. Nada de presuntas izquierdas inexistentes hoy por hoy. Necesitamos orden y disciplina, fortalecer el Estado Nacional Español y fortalecer al pueblo y al patriotismo. Atentamente, Arriba España, Viva España, Viva la pena de muerte, Viva Sarkozy.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mie Jul 18, 2007 1:29 pm    Título del mensaje: Lo que faltaba Responder citando

Estimados contertulios: Todavía quieren resucitar el progresismo bajo otras formas. Creo que el materialismo filosófico no puede ni debe intentar resucitar el progresismo y el nefasto comunismo desde sus coordenadas filosóficas. Empeñarse en fabricar nuevas izquierdas????????? lo veo problemático. Creer que hay izquierda y derecha lo considero falso de todo punto. Todo lo que sea ir contra el mercado pletórico de bienes es locura y necedad. Ahí tenéis el PSOE y el PCE y otras entidades similares para ejecutar vuestro programa. Ya sabemos que tiene que haber intervención en el mercado. Yo ya lo dije hace tiempo. Sigo insistiendo no sólo en que el MF es liberal conservador y de orden, sino que el propio Bueno admira el mercado pletórico de bienes. Es locura y necedad condenar esas realidades tan admirables como son la democracia, la propiedad privada y el mercado pletórico de bienes. Ahora sólo queda una de esas antiguas izquierdas: el liberalismo. El socialismo es una locura. Creer en la teoría del valor-trabajo ahora......????? después de la crítica que la Escuela Austríaca efectuó de todas esas falsedades a finales ya del siglo XIX..... Por cierto, hoy es 18 de julio de 2007, aniversario del glorioso alzamiento Nacional. Atentamente, Arriba España, Viva España, Viva la pena de muerte, Viva Sarkozy.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mie Jul 18, 2007 2:07 pm    Título del mensaje: Gracioso Responder citando

Estimados contertulios: No sé qué tipo de revolución se pretende hacer en estas publicaciones como El revolucionario o Rebelión. Al final, todos esos individuos serán firmes aliados del PSOE o de IU, lo cual nos debe hacer consideraciones sobre su utilidad para el bien público. Son revolucionarios y luego nos dirán en qué consiste tal revolución. ¿Van a acabar con la propiedad privada? ¿Van a acabar con el capitalismo? ¿Van a acabar con el mercado pletórico de bienes? Que se diga con toda claridad en qué consiste ese nuevo aborto ideológico que quieren vender al pueblo. Pero si lo único que necesitamos es libertad, orden, disciplina, mercado pletórico de bienes y Patria, España y más España. El consumidor debe estar satisfecho y debe consumir mucho. Cuanto más capital circule, tanto mejor. Es gracioso, que en los países del Socialismo real se vivía peor que en los países capitalistas, encima había menos libertad. ¿Qué ventajas tenían? ¿Habían acabado con la alienación en el trabajo? Ya Thomas Paine dijo que era imposible que un Monarca lo controlara absolutamente todo con su inteligencia. Igualmente Von Mises retomó tal argumento al señalar la imposibilidad de una planificación racional y eficiente de la economía. Atentamente, Viva España, Arriba España, Viva la pena de muerte. Viva Sarkozy.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Jul 18, 2007 5:01 pm    Título del mensaje: Precios y mercado. Responder citando

Hola.

Desde que están estos Armesillas marxistillas ya no hablamos nunca del MF, sino siempre del rollo de las sobadas "izquierdas y derechas". Una pena.

Es típico del dogma decirse inmaculado y sin tacha, de estar en lo absolutamente cierto. Si Armesilla tuviera razón uno podría aceptar que los sistemas filosóficos son de izquierdas o derechas... Pero yo no puedo aceptar eso. Diríamos que los que son de izquierdas o derechas son los sujetos operatorios de Bueno y los sujetos actuantes de Mises, que son los sujetos humanos los de "izquierdas" y "derechas", y eso en una época de "ecualización" y desastre de todas las teorías de las "izquierdas". Esta ecualización es olvidada siempre que al dogma, al sujeto dogmático, le interesa diferenciarse y colocarse en la suprema posición de los elegidos, de los puros. Desde su posición supuestamente mejor, el dogmático dogmatiza y se hace un puro impermeable, un cabezón.

Armesilla ha derivado -ladinamente- el tema del Sr Izarra y del bolivarianismo reflejado en las páginas del Elrevolucionario.org, hacia la enrevesada cuestión del precio de las mercancías y otras zarandajas menores:
Cita:
<Estas surrealistas defensas, influídas sin duda por la lectura de Mises más unos cuantos pacharanes, demuestran la deriva idealista (liberal) del sector "derechista" del "buenismo" de éste foro (nótes mi entrecomillado). Decir que sin mercado capitalista no hay precios es como decir que sin mujeres no habría eyaculaciones.>
Armesilla está hoy muy erótico con tantas eyaculaciones. Lo de los pacharanes puede metérselo Armesilla por el trasero, que esa iniciativa insultante de Armesilla aquí sobra y es así como siempre se empieza, ya que yo no me voy a estar callado. Por lo que a mi respecta, yo digo remedando a Marx: yo no soy "buenista"... Y de lo otro ahora lo discutiremos y veremos quién es el afectado por el pacharán, o sea: por la necedad.

Aparte del Mercado y del capital -para abreviar- sólo nos queda el socialismo, la sociedad socialista..., sin mercado; sociedad en la que según Armesilla aún hay precios. Es evidente que Armesilla no sabe qué cosa es el precio ni para nada necesita leerse a Mises o a Böhm-Bawerk...(el primero ya aclaró que los precios en el socialismo real sin mercado de la URSS son "copiados" aproximativamente de los precios en el mercado capitalista. Ver su obra <El socialismo>.)

Dice Armesilla:
Cita:
<Los precios se forman por el trabajo socialmente necesario absorbido por las mercancías desde la fuerza de trabajo humana aplicada en la conformación de las mercancías. Ese valor es la base de los precios en el mercado, y sobre ella oscila la oferta y la demanda, además de añadirse más trabajo al precio de la mercancía (al valor de fábrica de una mercancía se añade el valor de colocarla en el estante de una tienda)>
Empero una mercancía fabricada -conformada- y que por su exceso o destiempo en el mercado queda obsoleta, se deprecia poco o mucho, y ello a pesar de no dejar de llevar en sí misma y en todo momento su trabajo entrañado (según el valor metafísico de la teoría marxista)...¿A qué se debe esto? Resulta que aquello que salió al mercado con un valor que se reflejaba en el precio, ahora, al quedar obsoleta y ser innecesaria esa mercancía, ya no vale apenas nada y no logra venderse por su verdadero y supuesto valor entrañado, sino que no se vende o se vende por un precio y bajo un precio muy inferior a su valor de "salida" del proceso de producción. Responde pues, esta depreciada mercancía, no ya a su "valor" entrañado (capital fijo+capital constante+capital variable) sino solamente a las leyes de la oferta y la demanda. Por tanto no es que sobre la base del valor oscile la oferta y la demanda, como dice Armesilla, sino que es la ley de la oferta y la demanda la que sólo impone los precios y la que sólo realiza el valor supuestamente entrañado de las mercancías en el mercado. Y es por completo evidente que sin precios que oscilan entre la oferta y la demanda no hay mercado, sino solamente "estantes". Lo que ocurre simplemente es que Armesilla ni sabe qué cosa es el mercado, ni sabe qué cosa es el valor. Tampoco conoce Armesilla -ni cae en la cuenta de ello- de que el sobado "valor" no le sirve ni al mismisimo Engels para decir algo sobre el "plan social de producción" (plan socialista y socialismo), que este plan <"se fijará de forma muy simple, sin la intervención del famoso `valor´">(Cf. F.A. Hayek. Socialismo y guerra. Unión editorial, pág. 144..., y esto además se puede cotejar en el Anti Düring. Grijalbo. OME 35, pág. 320:<La gente hace todo esto muy sencillamente en su casa, sin necesidad de meter de por medio el célebre `valor´.>

El resultado del ejemplo anterior también es cierto a la inversa, con el supuesto de una superdemanda y una sobrevaloración (incluso especulativa) de las mercancías. Una mercancía demasiado "cara" -cuyo precio de salida fue muy inferior- no responde a su verdadero valor "entrañado" (según la metafísica de la doctrina marxista). Su precio sube conforme es más y más demandada (como los pisos, en puja ascendente), por tanto para nada es otra vez la base del precio el misterioso "valor" de las mercancías, sino que estos precios suben al ser siempre escasa la oferta y muy alta la demanda. Si uno tiene dinero para poder comprar caro, será porque le conviene, no porque sea tonto...Pero la "oferta y la demanda" es la libertad del mercado, y en el socialismo real no hay "oferta libre" ni "libre demanda", por tanto no hay mercado. Lo que hay son estantes casi siempre vacíos y ansias de capitalismo (por eso es una completa impostura por parte de los pijos-progres la prédica de la escasez miserable del socialismo, que ya se hundió).

Por eso, porque los precios suben y bajan según las preferencias subjetivas de compradores y vendedores en el ejercicio de la libertad de mercado, es por lo que es falso esto:
Cita:
<El trabajo socialmente necesario es indiferente de si se hace desde la empresa privada o desde un servicio público. Ambos bienes tienen un precio. Es la Ley Laboral del Valor la que explica lo que sirve de base a los precios de los bienes y servicios.>
Todo lo que vale tiene un valor... Pero si el valor -(10)- es su precio y coincide con su precio -(=10)-, la transacción en ese mercado es innecesaria y es cosa de bobos. Quién cambia para quedarse igual pierde siempre (pierde el tiempo) y por tanto es tonto. El cambio entre "equivalentes" no es un intercambio, sino un mero cambio de lugar (nadie cambia 100 euros por cien euros, sino por aquello por lo que le conviene pagar 100 euros...El cambio entre equivalentes, si se perpetúa o existe siempre supuestamente, no crea riqueza alguna, ya que el cambio de 10 por 10 siempre da como resultado 10, ni más ni menos. Para que haya crecimiento ha de haber "ventaja", "conveniencia" (por ejemplo, ya en Böhm-Bawerk. Op cit. págs. 351 y ss), por tanto, no es "la Ley Laboral del Valor la que explica lo que sirve de base a los precios de los bienes y servicios", sino las leyes del mercado libre y que es libre porque en él cada cual actúa según sus subjetivistas conveniencias. A la postre, es el precio el que determina el verdadero valor de las mercancías, pues algo vale lo que uno está dispuesto a pagar: es la nota más alta la que da la media de la selectividad..., es el precio más alto pagado el que da la media de los precios de esa serie de mercancias (por ejemplo, pisos), pues nadie venderá a 5 millones lo que puede vender a 5,200 millones. Su "valor entrañado" a nadie importa una higa.
Armesilla ha olvidado o ignora (y yo pienso que es esto último) que según la teoría del Moro el "crecimiento" viene causado por la supuesta "ventaja" de la extracción de plusvalía, de la explotación del trabajo vivo, no por el valor ni por el precio de las mercancías, pues eso sería-según San Marx-, robo. Y digo esto porque si "la Ley Laboral del Valor -es- la que explica lo que sirve de base a los precios de los bienes y servicios", habríamos de suponer que en ese "valor" y en ese "precio" va entrañada la plusvalía, lo cual es falso, ya que entonces no habría ni beneficios ni reproducción ampliada o crecimiento. Lo que va entrañado, por decirlo así, son los salarios, el capital variable...Por tanto lo que vale 10 nunca se vende por 10, sino por aquél precio que, como hemos dicho, surge de la pugna en el mercado entre la oferta y la demanda independientemente de su supuesto "valor". El valor es solamente la "valoración" subjetivista del deseo más o menos hedonista del consumidor en su relación con el vendedor. Ambos establecen el precio al pujar en la subasta del mercado y al acceder a la venta de lo pujado. Donde no hay subasta no hay mercado.
Cita:
<Por tanto los precios se forman en todo tipo de mercado.>
¡Muy cierto!...Pero se forman cuando hay mercado, cuando hay libertad en la subasta del mercado. Si no hay libertad de precios hay estantes, no mercado...Lo que ocurre simplemente es que Armesilla tampoco sabe qué cosa es el mercado, como ya he dicho.
...........
Perdón: me voy al gimnasio a darme menos barriga y más salud y una sauna, y luego seguimos...
...........

Ya estoy aquí con renovadas fuerzas después del consumo de saunas y ocio en el Mercado pletórico. Que gozada! Que ausencia de dolor!.
..........
¿Donde estabamos? ¡Ah, sí. Dice Armesilla:
Cita:
<Por tanto los precios se forman en todo tipo de mercado; eso, aparte de que el mercado libre es un imposible metafísico. No existe el mercado libre, todos los mercados son intervencionistas en mayor o menor grado.>
(???) Armesilla, te vendo mi ordenador por un millón de pesetas (es un estupendo Mac OS X, versión 10.4.10) ¿Te vale? ¿Qué no estás de acuerdo? ¡¡Pero hombre..., ¿a qué viene eso de ejercer ahora tu libertad?!! Por lo menos convendrás conmigo en que los que son "intervencionistas" no son los mercados, como dices, sino los gobiernos o los Estados (los sujetos operatorios y actuantes, los mandatarios), ¿pues cómo una relación como es el mercado iba a ser "intervencionista"? Las relaciones sólo son relaciones y existen o no existen y se acabó)..., pero son estos dictadores y hombres, estos gobiernos y estos Estados los que son a veces intervencionistas -y muy intervencionistas a veces-, y si intervienen es porque los mercados son precisamente libres, ámbitos de relaciones humanas operatorias libres en los cuales la autoridad puede quitar algo o toda la libertad. ¿Pues qué iban a intervenir o qué iba a ser la "intervención" si no es la intervención en la natural relación de la libertad y la competencia dada en el mercado libre? Se llama intervencionista al Estado o a la autoridad que interviene en el mercado, no al mercado interviniéndose a sí mismo, como dice Armesilla). Un mercado libre intervenido totalmente es un mercado no libre..., o no totalmente libre. Se puede intervenir en una sola mercancía (por ejemplo el petróleo venezolano) y dejar todas las demás mercancías libres y oscilantemente libres entre la oferta y la demanda, dejarlas en el mercado (que no es una simple estantería, sino una relación circular mediada (radialmente) por cosas en el espacio antropológico). Los precios, pues, se forman donde hay libertad y puja libre en el mercado libre, donde hay competencia para comprar y para vender...<...y se alcanza un precio que es el único que permite que cese la puja.>, como dice Böhm-Bawerk (Op.cit. pág. 365), por lo tanto, donde no hay puja, donde no hay competencia, no se pueden formar los precios (Cf. Mises. El socialismo, pág. 521) , no hay precios (sino una copia del mercado capitalista o un remedo de precio fijo que no expresa nada ni sirve para nada, y esto a pesar del "socialismo de mercado" de Oscar Lange (Cf. F.A. Hayek: Socialismo y guerra. Unión editorial, pág. 143.)

Dice el que no bebe pacharán, o sea nuestro entrañable Armesilla:
Cita:
<Cuando el Gobierno de Esperanza Aguirre pone una multa por beber en la calle a un grupo de jóvenes está interviniendo en el mercado, porque persigue a consumidores satisfechos por el botellón.>
¿Y bien? A todos los liberales les encanta el Estado gendarme. el Estado policía que cuida la propiedad y que vigila que las relaciones normales no se desmadren a base de eternas borracheras. Les gusta que el Estado intervenga en el "orden público" y en todo lo no reglamentado por la ley porque la libertad de la puja y de todas las demás relaciones mercantiles necesitan de la paz y del orden para poder operar con efectividad. Decir que las prisiones o la eutanasia procesal para asesinos horrendos es cosa de un Estado intervencionista porque evita acaso la compra de machetes y pistolas para que esos asesinos asesinen, es un asunto de pura demencia intelectual. Es Armesilla el que está permanentemente cargado de pacharán, de estulticia.

Y nuestro entrañable Armesilla (el vulgarizador) acaba tristemente así:
Cita:
<Hace tiempo dije en el foro de Izquierda Unida que había un MF de "izquierdas" y otro de "derecha". Veo que me equivoqué. El MF de "derecha" no existe, ya que sus más renombrados representantes no son MF. En realidad es neoliberalismo conservador con lenguaje pseudomaterialista (mezclando Bueno con Mises; el sincretismo ideológico es otra forma de que existan consumidores satisfechos en el mercado pletórico).>
Pareces la voz de tu amo, y eso si que es "sincretismo ideológico"!. Todo eso son improperios que para nada intentas ni demostrar. Para nada ni en ningún lugar he mezclado yo a Bueno con Mises...(cítame donde hago eso!), pero como Bueno es más moderno y aún está vivo, es muy natural que él tome cosas de todas partes, de Santo Tomás, de Platón, de Aristóteles, de Von Mises, etc. Gustavo Bueno es un hombre con ombligo, o sea, infecto, nacido de mujer y por tanto nada humano le es ajeno. Eres tú el que por el pacharán de tu tosca necedad te pones a ti mismo en un brete al decir simplezas como esas de "que sus más renombrados representantes -del MF- son de "derechas"... "neoliberalismo conservador con lenguaje pseudomaterialista". ¿También tienes tú la patente de corso para saber y decirnos quienes estamos o no estamos con la Verdad suprema y qué o quienes somos? Hay que juzgar las palabras escritas, todo lo demás para nada sirve aquí...Consuelate: ni soy marxista, ni buenista, ni "materialista"... Yo soy el que soy: José María Rodríguez Vega, tu torturador, tu burlador. Adiós.

----------

La cosa se anima y ahora leo esto del Armesilla:
Cita:
<Si Giménez Pérez entiende que la Utilidad Marginal es una refutación (una refutación basada en el deseo, en lo subjetivo), Giménez Pérez hace tiempo que dejó de ser materialista.>
Armesilla cree que todas las materialidades segundogenéricas (M2) son condenables por ser -según él- puro idealismo. Lo subjetivo de Armesilla es el hambre de comer peras o judías..., la "santa gana", la "ambición", el deseo, la gula, la ausencia de dolor, o sea el placer, lo que Hobbes y Mises entendían por "felicidad": he ahí el rostro de la demanda. ¿Está Armesilla desprovisto de todo eso? Si así fuera sería un dios o un monstruo, pero no es ninguna de las dos cosas..., es sólo un obcecado por cuatro palabras descoyuntadas que ni sabe unir. Armesilla debería comprender que el MF se compone de tres materialidades, no de dos solamente... La symploké es sólo para no olvidarlo nunca, y lo subjetivo -en tanto "confluencia estadística"- de la demanda, es lo que determina el precio y la posibilidad y necesidad material y física de unas relaciones mediadas por cosas radiales, lo que determina la existencia del mercado. Armesilla es tan simplón que supone que es mejor que no "existan consumidores satisfechos en el mercado pletórico", como dice aquí arriba... Pero es al contrario... es muy bueno que los consumidores estén satisfechos en el Mercado pletórico (así molestarán menos al Estado), y sólo pueden estar contentos y satisfechos subjetivamente, personalmente, huyendo del dolor hobbesiano (yéndose por ejemplo al gimnasio y a la sauna gay o no gay), buscando la "felicidad", el mito de la felicidad...¿Es que Armesilla no busca nunca el hedonístico placer? ¿Es que estos exentos puros nunca tienen deseos? ¿Son franciscanos? NO, ni mucho menos..., son sencillamente unos hipócritas. Y esto es lo que Gustavo Bueno ha denunciado infinitas veces.

Del resto de la polémica mañana será otro día. Adiós.
.............
<El consumidor debe estar satisfecho y debe consumir mucho. Cuanto más capital circule, tanto mejor.> ¡Muy bien, Felipe!! Esto es el chispazo de la sabiduría.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mie Jul 18, 2007 6:14 pm    Título del mensaje: Tonterías Responder citando

Estimados contertulios: Estos progres revolucionarios de la revolución pendiente que pudo y no fue o fue y no pudo me catalogan como franquista e idealista. JJJJJjajajjajajajajaj. En fin, todavía siguen con la ley del valor de A. Smith-Marx-Ricardo. Qué se le va a hacer. Lo que es una necedad es ser comunista y buenista o socialista y buenista. Un materialista no puede adherirse a proyectos absurdos, mucho menos irrealizables, inviables y catastróficos. El buenismo o materialismo filosófico se adhiere al presente. Es hegeliano. Lo real es racional y lo racional es real. Como ha caído el socialismo real, no conviene adherirse a semejantes necedades ni estar añorando viejos tiempos socialistas. Lo fundamental de nuestro sistema social no es la intervención, sino el capital, la propiedad privada, el mercado pletórico de bienes. la democracia burguesa, la tolerancia, la ausencia de censura, el antidogmatismo. Además, su socialismo más su patriotismo es Nacional socialismo, nacional sindicalismo o fascismo, algo según Armesilla tan horroroso y corriente a la que él me adscribe. Pero es él en el ejercicio de su nacionalbolchevismo intervencionista el que está más encuadrado más bien en esos parámetros políticos que yo mismo. Yo soy liberal, conservador y de orden. Creo que la sociedad burguesa es esencialmente algo razonable y correcto, por eso creo que sobran revoluciones y palabras, que al fin y al cabo esos proyectos son discursos y palabras y luego todo sigue peor aún que como estaba previamente. De eso escribí una vez en El Catoblepas, porque a estas alturas me parece ridículo y patético que los materialistas sigan con las izquierdas socialistas y comunistas. Bueno está ahora más con el PP que con las criaturas mariprogres. Atentamente, Arriba España, Viva España. Viva la pena de muerte, Viva Sarkozy. Como ven no tengo ningún complejo en mi patriotismo. Para mí es primero España. Lo demás es secundario.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mie Jul 18, 2007 6:24 pm    Título del mensaje: El precio justo Responder citando

Estimados contertulios: Cuando escucho o leo que la teoría del valor-trabajo se la creen algunos, me echo a temblar o a reír. Es como la reviviscencia de la teoría del precio justo. Pues bien. Los escolásticos españoles del siglo XVI -mérito de Schumpeter es constatar que los orígenes del análisis económico de la Escuela Austríaca se remontan al siglo XVI español- tales autores tan loables llegaron a la conclusión de que el precio justo era el precio del mercado libre. Genial. Se dieron cuenta de algo importante. La idea o propósito de un precio justo quedaba triturada y sustituida por la racionalidad impersonal del mercado. Ya sé que progres o revolucionarios hablan del comercio justo, otra entelequia que no se sabe muy bien qué coño es. El comercio es justo por definición. Los Estados del Bienestar son Estados capitalistas. El Estado es capitalista, intervencionista, pero liberal, porque permite la propiedad privada y el mercado. El socialismo era irracional porque no tuvo en cuenta el mercado ni la propiedad privada. Von Mises en 1921 demostró con su teorema de la imposibilidad del socialismo cosas que empíricament se mostrarían más tarde. Yo nunca he negado la intervención. Hoy la intervención es menor que hace 20 años. Hay una desregulación creciente. Hay bajadas de impuestos generalizadas en todo el mundo capitalista desarrollado. En fin, seamos razonables, seamos realistas. Atentamente, Viva España, Arriba España, Viva la pena de muerte, viva Sarkozy.
Por cierto, después de Pío Moa, no se puede seguir demonizando a Franco ni a su régimen, del que procede el nuestro actualmente en vigor.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Jul 19, 2007 12:01 am    Título del mensaje: Subjetivismo. Responder citando

Hola.

Armesilla debe moderar su lenguaje. AVISO.

Armesilla el revolucionario objetivista tampoco sabe que es la "utilidad marginal"... Dice:
Cita:
<La Escuela Austríaca JAMÁS refutó la Teoría Laboral del Valor de Marx. Si Giménez Pérez entiende que la Utilidad Marginal es una refutación (una refutación basada en el deseo, en lo subjetivo), Giménez Pérez hace tiempo que dejó de ser materialista. Como la utilidad no se puede medir, y todavía no hay ningún economista que haya dicho cómo hacerlo, la Utilidad Marginal no es más que subjetivismo, idealismo, antropología económica en todo caso, aplicada a la Economía Política.>
Me parece que la utilidad marginal no es nada de eso. Ni es una refutación, ni es nada "basado" en el deseo, en lo subjetivo. Lo basado en el deseo y en lo subjetivo es la determinación del precio al elegir una mercancía por el deseo que se tiene de ella. Lo que se basa en el deseo individual y subjetivo es el "valor" que se da a una determinada mercancía, lo que se valoriza (pues "valorizar" sólo lo pueden hacer los sujetos), no es la utilidad marginal que surge al poner estos deseos frente a otros deseos en el mercado (compra y venta). Es falso que "ningún economista no haya medido la utilidad marginal". La han medido con sus famosas curvas ascendentes y descendentes y una alta matemática (Cf. Böhm-Bawerk. Op. cit. págs. 380 y ss. -A Böhm-Bawerk nada de eso le gustaba-) La utilidad marginal es <la utilidad mínima que establece la frontera de lo económicamente admisible> (Pág. 257).
..............

El sentimiento es aquello que sienten los sentidos corporales. Nada más.

Si hay sujetos operatorios es porque hacen operaciones objetivas esos sujetos...subjetivos. Que son sujetos porque son subjetivos y se objetivizan por sus operaciones. ¿O es que Armesilla se pensaba que los sujetos lo son por ser sólo objetos? Es evidente que la "conciencia", y por tanto la elección consciente basada en apreciaciones individuales e intransferibles, es subjetividad...del cuerpo, del cuerpo humano...<"La conciencia del propio cuerpo como instrumento crítico"> (Gustavo Bueno. ESCEP, 1972. Pág. 15 y 181). Y no hay duda de que el valor de "uso" es puesto por y para un uso..."personal", diríamos... o subjetivo, radialmente acaso. Pues quién no desea usar un tornillo porque para sus necesidades le es corto, busca y compra y usa si lo encuentra uno largo; y a quién no le gustan las cerezas siempre puede comer manzanas si estas son de su gusto.

¿desde cuando Armesilla compra los zapatos que no le gustan, come la comida que aborrece, viste la peor y más horrible ropa y se peina a lo Elvis o como un hotentote? Armesilla es un hombre sin gusto, esto es, sin cuerpo y sin "subjetividad", sin "sentimientos"... O si tiene toda esta subjetividad, por lo visto no la emplea nunca. Él escribe en estos Foros porque son los peores y se va de bolillos siempre con la más fea cuando acaso puede pagársela más cara. Si él tiene 120 euros en el bolsillo prefiere comer sardinas ajadas y podridas que no unos buenos langostinos en su restaurante favorito. Él es tan <materialista> que siempre gusta de lo peor, según parece. No goza jamás y en el limite hasta puede llegar a padecer (gozar) la coprofagia o el síndrome puerco de Diógenes. Y todo por no ser nunca "subjetivo" ni ser un consumidor de bagatelas y satisfecho en el Mercado pletórico. La realidad es que si todo esto fuera verdad, Armesilla sería simplemente un miserable. Y yo quiero pensar que todo esto no es verdad.

Armesilla, por ejemplo, no puede decirnos lógicamente qué no hemos de consumir bienes superfluos y abundantes e improductivos en el Mercado pletórico ¿Por qué no habríamos de hacerlo? ¿Qué moral es esa que decide por mi qué es lo que me conviene? ¿No le basta a Armesilla la racionalidad de las necesidades históricas de consumo o los "patrones culturales previos"?(Bueno. Ibid. Pág. 84) Léase Armesilla esto y medite sin prejuicios y con cuidado:<De ninguna manera puede pensarse, en consecuencia, que los bienes improductivos, por el hecho de serlo, deban calificarse de bienes inútiles, superfluos -de lujo supraestructural-. Pueden serlo, pero el único criterio económico es que hagan inviable la recurrencia del sistema. Por el contrario, tampoco debe pensarse que los bienes productivos, por el hecho de serlo, sean positivamente económicos, como parecen pensar, en la práctica, todos los beatos de la producción"........"También los medios de producción pueden implicar un despilfarro o, sencillamente, formar parte de la supraestructura".>(Bueno. Ibid. Pág. 80)

Ahora bien... Los bienes del mundo económico dados en el eje o en el "contexto circular" del espacio antropológico, no son bienes que hayan de entenderse por <"sus propiedades físicas, químicas o artísticas (ni siquiera por sus valores de uso) sino como soportes de cambio">(Bueno. Ibid. pág. 51), esto es, como relación mercantil (radial) de los sujetos...con su subjetividad corpórea, claro, que es la que elige aceptar o no aceptar el cambio. Como relación de los sujetos operatorios en el intercambio de bienes de consumo <"que son los que orientan el proceso económico íntegro"> (Bueno. Ibid. pág. 75), pero no se consume lo que uno no quiere ni desea en un mercado normalizado. Se consume lo que se desea y se desea lo que conviene, y conviene lo que de alguna manera nos resulta ventajoso poseer o destruir en el consumo y para ello pagamos un precio que aceptamos si es que esto no merma nuestra ventaja ni nos saca de nuestro ámbito histórico-cultural.
Innecesario es decir que las <"necesidades de los sujetos marginalistas son necesidades históricas (es decir, creadas artificialmente por la propia oferta">, y lo que sigue...(Bueno. Ibid. pág. 108). Aunque no se puede ofertar nada que nadie quiera. Efectivamente el mercado "del disco" crea porquería o basura a porrillos, pero si a la plebe no le gusta este disco comprará aquél otro. El exito "musical" dependerá del gusto de los plebeyos aunque sólo pueden comprar lo que aparece y le es dado -históricamente- en las estanterías del Mercado pletórico a su "cuerpo como instrumento crítico" (Bueno. Ibid. Pág. 181).

¿Es necesario asumir la ESCEP integramente, hasta sus páginas últimas o solamente hasta la 172? Porque la dialéctica filosófica y el socialismo (indeterminado) de la ESCEP, junto con todas las teorías económicas, liberales y marxistas o socialistas, quedan varadas ante el derrumbe y ruina del llamado socialismo real. Parece inconcebible una teoría o doctrina supuestamente verdaderas para y con un sistema irrecurrente, totalmente irrecurrente y que acabó en catástrofe y en un desastre humano de dimensiones colosales (Cf. Ibid. Pág. 164). Al fin y al cabo, los bienes improductivos y los bienes inútiles, superfluos -de ese lujo supraestructural que tanto aborrece Armesilla-, no han hecho hasta ahora inviable la recurrencia del sistema capitalista, sino al revés, que ha sido la racionalidad supuesta del socialismo la que ha resultado en su austeridad por completo irrecurrente, miserable. Y un materialista se tiene que atener a los crudos hechos, no a las ideas escritas y prefijadas como Teorías (M3), como viejas teorías. Yo puedo estar equivocado, pero el sistema capitalista del Estado de bienestar y el Mercado pletórico, no puede estarlo. Eso es la realidad, y la realidad es siempre más cierta que cualquier teoría. Por ahora. Adiós.


P.D. <Von Mises en 1921 demostró con su teorema de la imposibilidad del socialismo cosas que empíricament se mostrarían más tarde.> Esto de Felipe es por completo muy cierto.

¡Viva la memoria de Franco! en lo que realmente fue: aquél que nos libró de ser y padecer como...ellos. Armesilla se dedica ahora a derribar su imagen ecuestre, pero es que Armesilla es de esos saltarines exentos que no tienen pasado, que no tienen ombligo.

Cita:
<Mises vio la posibilidad de establecer un calculo en las economías socialistas en su obra “Calculo económico en la comunidad socialista” en 1920.>
¿Puede Armesilla demostrarnos eso? Danos alguna cita que avale tu afirmación para así no obligarme a mi a darte mil en contra de semejante sorpresa.
Dice Von Mises:<Cuando el autor de este libro demostró en 1920 que es imposible el calculo económico bajo el socialismo, los apologistas de esta doctrina se embarcaron en la tarea de buscar un método de cálculo aplicable al sistema socialista. Fracasaron totalmente en este empeño y fácilmente podría ponerse de relieve lo fútil de todos los artificios que idearon. Aquellos comunistas a quienes no intimidan por completo los verdugos soviéticos, como fue el caso de Trotsky, admitieron sin ambages que no puede pensarse en una contabilidad económica sin relaciones de mercado. La bancarrota intelectual de la doctrina socialista no puede disfrazarse por más tiempo. No obstante su popularidad sin precedentes, el socialismo está liquidado, supuesto que ningún economista puede poner ya en duda su inviabilidad. El hecho de profesar ideas socialistas prueba hoy en día una ignorancia completa de los problemas fundamentales de la economía. Las pretensiones de los socialistas son tan insustanciales como las de los astrólogos y los magos.> Esto lo dijo Ludwig von Mises en su obra El socialismo (Unión editorial. Pág. 572) publicada en 1922 y con segunda edición en 1932 y 3ª edición inglesa en 1981. Por tanto o Mises cambió de opinión en contra de esa demostrabilidad del cálculo en 1921, inmediatamente de escribir lo que dice Armesilla, o Armesilla es un ignorante o miente como un bellaco. Yo pienso que miente..., o que como gran charlatán que es, acude a la gran Wikipedia y copia sin tan siquiera leer:

[url=http://es.wikipedia.org/wiki/Cálculo_económico]La teoría del cálculo económico es una teoría económica que afirma que la apropiada producción, distribución y uso de bienes y servicios solo puede darse en un contexto de propiedad privada de los medios de producción, puesto que en la ausencia de ésta, resulta imposible la formación de precios que serían el indicador ideal para la asignación de recursos escasos.
Aunque diversos autores intuyeron o llegaron a la formulación independiente de esta teoría, la misma es atribuida principalmente al economista austriaco Ludwig von Mises, quien en un artículo de 1920 titulado Die Wirtschaftsrechnung im Sozialistischen Gemeinwesen (El Cálculo Económico en la Comunidad Socialista) formula el problema del cálculo económico de manera tan clara y contundente que atrajo la atención de los teóricos socialistas para tratar de resolver este problema, generando un debate que persiste hasta hoy en día.[/url]

Y ahí mismo, en esa Wikipedia, Armesilla podría haber leído esto:

[url=http://es.wikipedia.org/wiki/Cálculo_económico#Propuestas_socialistas_de_soluci.C3.B3n_al_problema_del_C.C3.A1lculo_Econ.C3.B3mico]La limitación del órgano de planificación socialista[/url]
El órgano de planificación o intervención central, en su mayor parte desconoce el conocimiento que se encuentra disponible en forma dispersa en la mente de todos los actores que puedan llegar a estar sometidos a sus órdenes. Por lo tanto, es pequeña o nula la posibilidad de que el planificador pueda saber qué buscar, y cómo y dónde encontrar los elementos de información dispersa que se van generando en el proceso social y que necesita para controlarlo y coordinarlo.

Consecuentemente, el órgano director estará incapacitado para efectuar cualquier cálculo económico en el sentido de que, independientemente de cuáles sean sus fines, no podrá saber si los costos para conseguir dichos fines tienen para el propio órgano director un valor superior al valor que atribuye a los fines perseguidos. Si la información sobre circunstancias específicas necesaria para estimar los costos está dispersa en la mente de todos los actores del proceso social que se ven coaccionados por el órgano director, éste no puede conseguir el conocimiento o información necesarios para calcular el coste verdadero de sus proyectos.[/url] Lo lamento, el URL no soy capaz de ponerlo bien.

¡Lo que hay que aguantar!

Para soportar esto, mañana no pienso salir de la sauna en todo el día.

Buenas noches.


Ultima edición por José Mª Rodríguez Vega el Jue Sep 27, 2007 9:40 am; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Jue Jul 19, 2007 8:28 am    Título del mensaje: Socialismo Responder citando

Estimados contertulios: Si el socialismo es inviable, entonces el materialismo filosófico no puede tomar partido en favor del socialismo, en favor de una patraña. El materialismo filosófico es solidario con el capitalismo, la propiedad privada, el orden, la disciplina, el mercado pletórico de bienes y la democracia burguesa y con la televisión. Democracia, mercado y televisión, la santísima trinidad de nuestro presente. Sé que esto no gusta a muchos nostálgicos, pero las cosas son así. Los hechos son tercos. D. Carlos Madrid Casado escribió un brillante artículo hace unos meses a propósito de la muerte de Jean François Revel y dejó las cosas bien claras. También yo anteriormente dije algo en El Catoblepas a propósito de estas cuestiones. Es que además estoy convencido de que el Materialismo Filosófico y Gustavo Bueno en particular están más cerca del PP que del PSOE e IU. Son liberales, conservadores y de orden. Las simpatías de Gustavo Bueno por la URSS son cosa del pasado. Al final, lo más honrado es reconocer la grandeza del capitalismo, del mercado pletórico de bienes, de la propiedad privada. De todos modos, la cuestión principal hoy en España es la de la unidad de España y la lucha contra los separatistas. Atentamente, Viva España. Arriba España. Viva la pena de muerte. Viva Sarkozy.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán