nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


ANTI-SOCIALISMO

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Sep 18, 2007 10:40 pm    Título del mensaje: ANTI-SOCIALISMO Responder citando

<El socialismo es una inmoralidad.> (Eso viene a decir Hayek: La fatal arrogancia. Los errores del socialismo. Unión Editorial 1990).

Tres puntos:

1º)Teniendo en cuenta la "ingeniería social", el bonito "Plan"..., lo contrario al socialismo no es el fascismo -que es su primo hermano en tanto que "ingeniero social"-, sino el liberalismo.

2º)La biocenosis es lo opuesto a la ingeniería social y al constructivismo, pues los ingenieros sociales para nada dejan que los procesos evolutivos y recurrentes sigan su natural curso, su causal "energeia".

3º)La eutaxia política es un resultado más que un propósito, pues el Estado no es tampoco un propósito ni el fruto de un propósito o una deliberación, sino una biocenosis vigente y en marcha, un resultado de procesos evolutivos hayekianos.
El constructivismo y los ingenieros sociales a la larga -más pronto que tarde- son siempre distáxicos, digan lo que digan los faranduleros que se creen depositarios de las "emanaciones reveladas a un grupo...".
Esta fue la profecía cumplida de Ludwig von Mises y Friedrich A. Hayek y de toda la escuela austriaca.

....................

<El universalismo al que apela el racionalismo materialista no es tanto un presupuesto sustancial sobreentendido cuanto un proceso de recurrencia; una energeia y no una estructura, un ergon. Es el proceso que comienza reconociendo que la implantación política de la filosofía sólo es posible a partir de un grupo (una nación, un estado, un imperio), pero no a partir de un supuesto Género Humano con el que pudiéramos identificarnos. Pero, al mismo tiempo, el universalismo sugiere que es preciso desbordar continuamente el grupo de partida, evitando su interpretación como fuente de un saber exclusivo («revelado» al grupo) y, por tanto, afirmando que todos los demás grupos han de ser tomados en consideración concreta, aunque sea para someterlos a una trituración crítica (por ejemplo, la crítica de Jenófanes al zoomorfismo de los etíopes). El universalismo procesual supone que los contenidos de una filosofía racionalista no proceden por emanaciones reveladas a un grupo o a un individuo sobresaliente, sino por la confrontación de un grupo dado con otros grupos afines o heterogéneos, amigos o enemigos.> (Gustavo Bueno). 
...........................


<<Pero antes de pasar a la exposición de esta relación y de los fenómenos vitales que hallan en ella su último fundamento, queremos reflexionar sobre un fenómeno de la vida social que tiene una incalculable importancia para el bienestar de los hombres y cuyas causas se derivan a sí mismo de la relación cuantitativa que acabamos de mencionar.
Hasta ahora hemos presentado en términos muy generales los fenómenos vitales que resultan del hecho de que respecto de un grupo de bienes la necesidad de los hombres es mayor que la cantidad disponible de los mismos, sin prestar especial atención a la articulación social de estos hombres. Así, pues, lo que se ha venido diciendo tiene aplicación tanto para el individuo aislado como para una sociedad en su conjunto, sea cual fuere su organización. Pero la convivencia de los hombres, que persiguen sus intereses también como miembros de la sociedad, fomenta y pone de relieve, respecto de todos aquellos bienes que se encuentran en la repetidamente mencionada relación cuantitativa, un fenómeno especial, que debe ser estudiado en este lugar.
Si se aplica, en efecto, la antedicha relación cuantitativa a una determinada sociedad, es decir, si una sociedad concreta no dispone de las cantidades de un bien requeridas para satisfacer una necesidad específica, entonces, tal como antes se acaba de decir, es imposible que satisfagan completamente sus necesidades todos los individuos que componen aquella sociedad. Nada hay entonces tan seguro como que no se podrán satisfacer, o sólo de un modo incompleto, las necesidades de una parte de los miembros de la colectividad. El egoísmo humano encuentra aquí un impulso para hacer valer sus derechos y cada individuo se esforzará -allí donde la cantidad disponible no alcanza para todos- por cubrir sus propias necesidades de la manera más completa que le sea posible, excluyendo a los demás.
Cada individuo concreto coronará con muy diversa fortuna este intento. Sea cual fuere la distribución de los bienes que se encuentran en la antes mencionada relación cuantitativa, lo cierto es que siempre resultará que la necesidad de una parte de los miembros de la sociedad no podrá ser cubierta o lo será de forma incompleta. Estos últimos mantendrán, por tanto, respecto de aquella cantidad parcial de la masa total de bienes disponibles, una actitud opuesta a la de los actuales poseedores. Y esto equivale a decir que los individuos concretos que poseen estos bienes se enfrentan con la necesidad de que la sociedad les proteja contra todos los posibles actos de violencia de los otros individuos. Llegamos aquí al origen económico de nuestro actual ordenamiento jurídico y en primer término de la llamada "protección de bienes y hacienda", fundamento de la propiedad.
Así, pues, la economía humana y la propiedad tienen un mismo y común origen económico, ya que ambos se fundamentan, en definitiva, en el hecho de que la cantidad disponible de algunos bienes es inferior a la necesidad humana, no es una invención caprichosa, sino más bien la única solución práctica posible del problema con que nos enfrenta la naturaleza misma de las cosas, es decir, la antes mencionada defectuosa relación entre necesidad y masa de bienes disponibles en el ámbito de los bienes económicos.
Por esto mismo, es también imposible eliminar la institución de la propiedad sin eliminar al mismo tiempo las causas que llevan forzosamente a ella, es decir, sin multiplicar al mismo tiempo las cantidades disponibles de todos los bienes económicos hasta tal punto que pueda quedar totalmente cubierta la necesidad de todos los miembros de la sociedad o sin disminuir hasta tal extremo las necesidades de los hombres que los bienes de que de hecho disponen basten para cubrir aquellas necesidades. Si no se consigue un equilibrio de este tipo entre necesidad y masa disponible, un nuevo orden social podrá conseguir, sin duda, que sean otras personas -en vez de las actuales- las que pueden utilizar las cantidades disponibles de bienes económicos para la satisfacción de sus necesidades, pero nada ni nadie podrá impedir que siga habiendo personas cuyas necesidades de bienes económicos no son cubiertas, o lo son incompletamente, y frente a cuyas siempre posibles acciones violentas tendrán que ser defendidos los nuevos propietarios. La propiedad, en el sentido mencionado, es, pues, inseparable de la economía en su forma social, y todos los planes de reforma social sólo pueden tender, si quieren ser razonables, a una distribución adecuada de los bienes económicos, no a la supresión de la institución de la propiedad.>>

(Carl Menger: Principios de economía política. Unión Editorial 1997. Pág. 151)



Dice Menger: "a... una distribución adecuada", esto es, a una distribución adecuadamente recurrente, factible causalmente.

Último punto o punto y final:

<La respuesta es bien clara: el universalismo de estas sociedades particulares habría que ponerlo no en su particularismo sino en los componentes procesuales universalistas (en el sentido de su capacidad procesual recurrente a otras sociedades) que estos socialismos particulares pudieran tener. Y, en la medida en que no podamos demostrar esos componentes universales, habrá que concluir que las sociedades específicas de referencia se circunscriben como particulares y cristalizan como sociedades específicas no universales.> (Gustavo Bueno). 

El mayor componente procesual universalista es hoy el Mercado pletórico. Es el más grande recurrente a otras sociedades dada su inmensa "capacidad procesual" de creación de bienes y de población y de involucrar a los "salvajes" de este mundo en el viejo y civilizado aforismo de "comamos y bebamos que mañana moriremos":<¿Y cómo refutar la dimensión universalista procesual recurrente del capitalismo moderno de la Revolución científica-industrial, del comercio internacional? Desde nuestro punto de vista, el capitalismo se nos revela también como un socialismo genérico, es decir, como un gigantesco proyecto de socialización de las sociedades feudales del Antiguo Régimen a las que llegó a destruir.> Vale.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Sep 19, 2007 10:28 am    Título del mensaje: Armesilla el zoquete. Responder citando

Hummm...

Voy a empezar por lo evidente: El señor Armesilla no es honesto. Dicho en plata, Armesilla, él, es un zoquete ético y moral... Este aserto es el que voy a tratar de demostrar ahora.

Creo y pienso que se merece ser llamado un "zoquete". Yo no debería seguir y debería haber blindado este Tema para evitar esto.

Por supuesto Armesilla comienza por no citar exactamente mis palabras ([quote]), y así se puede permitir como siempre aseveraciones gratuitas y manipulaciones a placer.

Si yo no he leído a Bueno, como él dice, dudo yo mucho que Armesilla haya leído nada de la escuela austriaca. Por lo menos nada demuestra de que haya leído tales obras puesto que no las cita. Lo que dice de estos liberales son todo lugares comunes que ni voy a atender.

Empecemos al revés, empecemos por el final para así agarrar a la cabra por el rabo. Dice este zoquete:
Cita:
<El constructivismo es consustancial a todo grupo o clase. Lo contrario es el nihilismo, la destrucción, y ni siquiera Bakunin, predicador de la destrucción, dejaba de ser constructivista. Aznar era y es un auténtico constructivista...>


Nadie, ni Hayek o Menger, se refiere por "constructivismo" a la construcción de una empresa, de un Estado ni incluso de un Imperio. Nadie se refiere a las prólepsis políticas, a la construcción de cualquier particularidad asequible, sino sólo a la construcción de las enteras relaciones sociales y mercantiles que son inasequibles, inabarcables (fácil pero largo sería demostrar esto). Ese concepto hace referencia y se refiere a la "construcción de la sociedad entera", construcción y pretensión que explica el Muro de Berlín con su caída, que explica la hecatombe de los consabidos intentos "socialistas", del socialismo real o definido por "construir una nueva sociedad" enteramente (o en todo un País como la URSS o Cuba, o Albania, etc.) No hay duda que el "sujeto operatorio" opera y actúa construyendo obras limitadas al igual como lo hace el "sujeto actuante" de Menger y de Ludwig von Mises, pero la sociedad, el Mercado, esto es las relaciones cuasi-infinitas de millones de individuos, no son posible de ser dirigidas ni planificadas y menos "construidas" como un todo, que es de lo que se trata (aquí radica la imposibilidad del calculo económico por parte del socialismo real). Es un resultado aleatorio de las "construcciones" individuales: no lo saben, pero lo hacen..., como decía Marx. Lo que el liberalismo niega es la construcción según un plan preconcebido del Mercado y del Estado y de toda la sociedad que sea abarcable y duradero, y es evidente que la hecatombe del socialismo real y definido les da la razón y se la quita a la mierda del Armesilla que aun debe creer en Arcadias. Decir sociedad es decir relación, y las relaciones, zoquete mío, no son "construidas" como se construye una autopista, con planos, herramientas o bienes secundarios, plazos de construcción, medios y fines definidos, etc., sino por BIO-cenosis. ¿O es que la "biocenosis" es un algo producto del plan de los genios "constructivistas y de los ingenieros socialistas?
No hay duda de que un empresario planifica y construye su empresa..., pero el Mercado y la Sociedad no es el fruto de sus iniciativas particulares que él domine piense lo que piense, sino el fruto aleatorio de millones de iniciativas particulares que nadie "domina" y que por tanto no son una "construcción" suya, particularista...
................
Cita:
<Aznar era y es un auténtico constructivista>
¡Y a mi que me importa!

<<—Aznar es de izquierdas, tan de izquierdas como los otros.>>...O sea: que -si acaso y por la ecualización- todos son de derechas, que es lo único que queda.
.................

El "constructivismo imperial universal yanki", que dices, no pretende dirigir el mundo hacia una idea predeterminada, hacia la felicidad total, por ejemplo, hacia el "socialismo", sino que sólo pretende imponerse como un poder que para nada intenta ni pretende dirigir como hemos de ser de aquí a cien años ni cómo será el Mercado mundial dentro de tres años. Lo que les interesa es dominarlo, dominar lo que hay, no hacerlo, no hacer "el Plan" de un "mundo mejor" o una sociedad que fuese el verdadero comienzo de la Historia. Por otra parte, el "constructivismo imperial universal yanki" no tiene forzosamente que ser liberal o acatar las ideas liberales, las ideas límite liberales. Allí en el Imperio realmente existente ser liberal está mal visto.

.................

Cita:
<7.- Vega llama "emanaciones reveladas a un grupo" al Materialismo Histórico. Y llama constructivistas e ingenieros sociales a los materialistas con ello.>
¡Mentira! Llamo "emanaciones reveladas a un grupo" al <grupo dirigente>, a la supuesta "vanguardia" izquierdosa que supuestamente posee la verdadera "consciencia de clase" (Lenin) y por la cual ella nos lleva a su idea preconcebida. La interpretación de la mierda del Armesilla se desvela como porquería y basura, ya que en ningún lugar doy yo a entender semejante cosa y menos que ese grupo sea..."el materialismo histórico" ni que los "constructivistas" y los "ingenieros sociales" sean o fueren los..."materialistas" (¡qué más quisieran ellos!, pobrecitos). De todas formas, las "emanaciones reveladas a un grupo" es de la frase de Gustavo Bueno (citada por mi) para negar que una "filosofía racionalista" haya forzosamente de provenir de esos "grupos": <<El universalismo procesual supone que los contenidos de una filosofía racionalista no proceden por emanaciones reveladas a un grupo o a un individuo sobresaliente, sino por la confrontación de un grupo dado con otros grupos afines o heterogéneos, amigos o enemigos.> (Gustavo Bueno).>>
Con aquello mío de <"los faranduleros que se creen depositarios de las "emanaciones reveladas a un grupo...">, no podía yo referirme al "materialismo histórico" o al filosófico (que merecen todos mis respetos), sino a los "faranduleros", esto es, a los SOCIALISTAS, y sobre todo a los socialistas de cátedra, tan progres ellos. El materialismo histórico no es un "grupo", por tanto él no se cree nada de nada y no puede creerse "depositario de las "emanaciones reveladas a un grupo", ¿comprendes?

Cita:
<¿Considera Vega a Mises y Hayek profetas? ¿Qué han profetizado? Nada, salvo que Vega crea, como cree -como buen neoliberal que és, o sea, de derecha política (sal del armario de una vez, Vega, que ya huele- que la historia ha terminado.>
Las metáforas no están hechas para tu basto paladar, so zoquete.
¿Neoliberal? ¿yo soy neoliberal? Aquí hablamos del liberalismo que admite al Estado, no de un "neoliberalismo" que te sacas de la manga porque así a ti te conviene o cuadra a tu liado discurso. Estamos ecualizados en todo menos en burricie, por tanto tú eres tan de derechas como yo... Y ¿ a qué viene eso de <"que ya huele- que la historia ha terminado">? ¿Quién ha dicho nada de todo eso? Armesilla me honra con depositar sobre mis débiles hombros los pecados de todo el mundo, ¡lanma sabactani!

Cita:
<O es el miedo atroz a lo que se avecina lo que le lleva al fanatismo neoliberal y ultraconservador (sí, es psicologismo ésto, pero me juego mi reino a que no yerro)>
Este zoquete está majara y loco: "lo que se avecina"..., dice..., "al fanatismo neoliberal y ultraconservador"..."sí, es psicologismo ésto"... ¿Pero este majara de qué habla? Él se monta su película sobre mi persona y luego pergeña un discurso a su gusto. Tal es su método.

..............

Cita:
<6.- La eutaxia política, sino es propósito de todo Estado, no será jamás resultado.>
La eutaxia es el "propósito" del gobernante (Hierón el grande), de la virtud política del gobernante, no del Estado. No es el "propósito de todo Estado", como dice este lumbreras, ya que el Estado es su posterior resultado, pues que dura luego, que está (status). El Estado no tiene una "voluntad" como la de los sujetos actuantes y operatorios, como la voluntad de la oligarquía para la cual la eutaxia es su salvación..., por tanto la eutaxia política es el propósito de la oligarquía dominante, no del Estado, pues la oligarquía dominante No es el Estado precisamente porque no es neutral, como dice Bueno, porque es "oligarquía", una parte.
De todas formas, para nada he negado yo en ningún lado que la eutaxia política sea también un "propósito", pues yo dije: "La eutaxia política es un resultado más que un propósito", y que lo sea "más" no significa que lo sea absolutamente o que no sea en modo alguno también y en parte un propósito. De manera que a ver si leemos bien y dejamos de manipular, pues aún y con todo es un "propósito" de la oligarquía (Hierón), de los gobernantes (sujetos que sí pueden tener "propósitos" y actuar en consecuencia), no del Estado, pues si es del Estado lo es por ellos, por los sujetos operatorios.
Cita:
<El Estado no es una biocenosis. Una unión de Estados sí lo es,...>
El Estado es una unión de Estados (federación) o de reinos, que también son "Estados" (el Estado previo de Schmitt), por tanto todo Estado se forma por biocenosis de "esferas políticas" previas, de unidades políticas previas: por ejemplo los reinos de España, que también eran "Unidades" políticas...
Cita:
<En todo caso, y por mucho que a Vega le fastidie, lo más parecido a una biocenosis dentro del Estado es la lucha de clases interna dentro de cada Estado.>
¿Y por qué habría de fastidiarme? De todas formas para nada he hablado yo de "una biocenosis dentro del Estado" que excluya a la lucha de clases, como dice aquí mismo este zoquete inmoral. Dije que el Estado es "una biocenosis vigente y en marcha, un resultado de procesos evolutivos hayekianos.", cosa que me parece evidente y que mantengo.

Cita:
<5.- ¿Llama causa natural a un producto artificial como es la construcción y articulación mercado capitalista? Vega confunde cultura con naturaleza, no ha entendido "El Mito de la Cultura" y llama natural a una biocenosis artificial y artificiosa. La Unión Europea es una biocenosis artificial, que busca el armonismo, un "nido de tiburones" en palabras de Bueno (Negro sobre Blanco, 1998). ¿Es partidario de esa Unión Europea, donde el curso natural de las cosas llevará a la destrucción de España? Quizás lo que pase es que en realidad, como a Savater, la unión de España se la sude, con tal de llevar razón y quedar por encima de los demás. Adelante pues, que se caiga sólo del caballo.>


He dicho <"su natural curso, su causal "energeia"> siguiendo a Bueno:<El universalismo al que apela el racionalismo materialista no es tanto un presupuesto sustancial sobreentendido cuanto un proceso de recurrencia; una energeia y no una estructura, un ergon.>

Cita:
<...y llama natural a una biocenosis artificial y artificiosa>
¿Pero cómo una biocenosis va a ser "artificial y artificiosa"?. Tú estás borracho.

Nadie ha hablado de la Unión Europea como ejemplo, pero si es artificial -como dice este aburrido zoquete- entonces no es una biocenosis, no sigue su "curso natural", su "proceso de recurrencia" (aunque fuese como invento recurrente)... A pesar de la idea que de España pudieran tener los reyes de los antiguos reinos (idea nebulosa y confusa), España no es un resultado de sus prólepsis "artificiosas", sino de una biocenosis cuyo resultado nadie podía entonces conocer (era incluso muy "improbable"). El único profeta es este Armesilla que cree que las llamadas biocenosis pueden planificarse "artificial y artificiosamente" como así piensa por otro lado del mismísimo "mercado capitalista"... Y si a este "materialista" le preguntamos quién o quienes ha llevado a cabo la "construcción y articulación del mercado capitalista", como dice, entonces nos responderá que han sido los capitalistas, y como los capitalistas nada son sin los proletarios, entonces nos dirá que esa "construcción y articulación del mercado capitalista" la han llevado a cabo todos los trabajadores o todos los hombres. Es un genio este lumbreras, pues claro es que no lo han construido las lagartijas ni los escarabajos ni los chimpancés. "Nadie" ha construido el Estado a pesar del mito de Rómulo y de Numa Pompilio. El Estado es un resultado estocástico o de variable estocástica, no el resultado de un "plan" o de un artificio exprofeso de algunos particulares.

<"Vega confunde cultura con naturaleza">, bueno..., efectivamente la cultura es naturaleza y los productos culturales son tambien naturaleza o productos de la naturaleza (todo es la misma materia, ya que Dios no ha creado a la "Naturaleza")... Ocurre aquí que Armesilla distingue entre Naturaleza creada y cultura "artificial". Es un puro beato.

Cita:
¿Es partidario de esa Unión Europea, donde el curso natural de las cosas llevará a la destrucción de España? Quizás lo que pase es que en realidad, como a Savater, la unión de España se la sude, con tal de llevar razón y quedar por encima de los demás. Adelante pues, que se caiga sólo del caballo.>


¿Tú eres tonto o sólo lo quieres aparentar y te sale sin proponértelo?

En esto que para nada he tocado yo, este lumbreras va y se ceba:<"Quizás lo que pase es que en realidad, como a Savater, la unión de España se la sude"...>

¡Vaya una tontería! Estás bien jodido.

.................

Resumiré ya:
Cita:
<2.- La cita de Menger es larga y no aporta nada nuevo, salvo la sacrosanta sacralización de la propiedad, o mejor dicho, del mantenimiento de la apropiación de manera particularista, que es lo que lleva a la conformación de elites de-generadas en el capitalismo, orgullosas de sus estilos de vida, y que es lo que Bueno señala en el texto que tanto cita Vega


La "apropiación" estatal no es una "propiedad", no es una "apropiación general" o generalista. No es lo "propio" de la propiedad que consiste solamente en la "capacidad de alguien que tiene la facultad exclusiva de disponer de ello". Eso de la propiedad estatal es un camelo. La expropiación -ya se ha demostrado- es la destrucción de la propiedad y del mercado, y por tanto del Estado mismo. No hay mercado sin propiedad particular y donde no hay mercado hay derrumbe y distaxia.

¿Conoce Armesilla algunas élites "menos degeneradas" que las élites "capitalistas"? ¿Es que hay otro "estilo de vida" del cual pudiéramos estar orgullosos? ¿Cual es el "estilo de vida" de Armesilla?

La cita que doy de Bueno está en su justo lugar. Armesilla no nos dice qué es lo que "Bueno señala" que sea contrario a lo dicho por mi.

Pues esto está muy claro:<¿Y cómo refutar la dimensión universalista procesual recurrente del capitalismo moderno de la Revolución científica-industrial, del comercio internacional? Desde nuestro punto de vista, el capitalismo se nos revela también como un socialismo genérico, es decir, como un gigantesco proyecto de socialización de las sociedades feudales del Antiguo Régimen a las que llegó a destruir.>

¿Pero es que el capitalismo no practica el liberalismo, esto es, la libertad de la propiedad?

...............


Estoy aburrido de este Armesilla y para nada me interesa seguir discutiendo de todo esto con este impermeable zoquete.

AVISO:
El mensaje de Armesilla y esta mi contestación serán dejados aquí un día o dos, luego los borraré, ya que pretendo otra cosa en el Tema ANTI-SOCIALISMO, a saber: meter aquí textos "antisocialistas" comentados pero sin debate alguno.

Si Armesilla desea seguir o conservar este debate y estos mensajes debe ponerlos en otro Tema y preferentemente le aconsejo que lo haga en el Foro que modera. Aquí sólo admitiré textos "anti-socialistas", no "prosocialistas". Cierto es que debí acaso blindar el Tema, pero entonces tal vez imposibilitaba a otros meter otros textos "antisocialistas". El tema seguirá sin estar cerrado, pero borraré todos los mensajes polémicos: las polémicas habrán de hacerse en otro "Tema" que puede abrir el polemista donde él guste. Adiós.
_________________
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Sep 19, 2007 2:54 pm    Título del mensaje: Virtud y vicio. Responder citando

Hola.

De todos los socialismo sidos, reales y definidos, se podría decir sin equivocarnos mucho esto:<"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después remedios equivocados."> (Groucho Marx, hoy en El Mundo diario, 19/9/007).

La política es -o debería ser- sobre todo el arte del gobierno de los hombres, el arte de gobernar a los hombres, no el arte de gobernar el Mercado o el mundo entero o un "sistema" supuestamente deficiente. El arreglo del mundo, el arreglo de la infelicidad, el arreglo del Género Humano es una ilusión luterana, agnóstica. Todo socialista es un agnóstico, un iluso que dice desear lo mejor para los demás sin quedarse él empero nunca en la cuneta. Todo socialista es un violentador de las "esencias" freundianas.

<Siendo, pues, interés de los peores de entre ellos, más que de cualquier otro, predicar el espíritu público, para poder coger los frutos del trabajo y la abnegación de otros, y al mismo tiempo satisfacer sus propios apetitos con menores molestias, convinieron con los demás en llamar VICIO a todo lo que el hombre, sin consideración por el público, fuera capaz de cometer para satisfacer alguno de sus apetitos, si en tales acciones vislumbrara la mínima posibilidad de que fuera nociva para algún miembro de la sociedad y de hacerse menos servicial para los demás; y en dar el nombre de VIRTUD a cualquier acto por el cual el hombre, contrariando los impulsos de la Naturaleza, procurara el bien de los demás o el dominio de sus propias pasiones mediante la racional ambición de ser bueno.> (Bernard Mandeville. La fábula de las abejas. FCE. 1982. Pág. 27)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Sep 20, 2007 9:38 pm    Título del mensaje: Espurias y pavesas. Responder citando

Hola.

Dice Hayek:

<...El lenguaje, la moral y el derecho, así como otras realidades semejantes..., no se trasmiten por los mecanismos genéticos que caracteriza los fenómenos biológico-moleculares. Se reconoce que son, en realidad, resultado de la evolución selectiva basada en los correspondientes procesos de aprendizaje imitativo. Aunque argumentativamente distantes entre sí, este supuesto goza de justificación tan escasa como aquél otro que asevera que es el ser humano quien conscientemente concibe y diseña las instituciones que gobiernan su pacífica convivencia -la moral, el derecho, el lenguaje o la moneda-, por lo que debe, según su mejor criterio, tratar de mejorarlas, idea que no es sino simple reminiscencia de aquella superstición a la que se vio obligada a hacer frente la teoría biológica de la evolución: que dondequiera que se advierta la existencia de un orden debe presumirse la presencia de un ente ordenador...> (F. A. Hayek. La fatal arrogancia. los errores del socialismo. Unión Editorial 1990. Pág. 58)

Pero no hay ningún ente ordenador ni vamos a parte alguna...

Por tanto la moral no es fruto de la razón (y la razón tampoco es fruto de la misma razón), sino del hábito y la costumbre: Nivel etológico: que <"el hombre devino inteligente porque dispuso previamente de ciertas tradiciones....... a las que pudo emplazar su conducta. A su vez, ese conjunto de tradiciones no derivan de la capacidad humana de racionalizar la realidad, sino de hábitos de respuesta. Más que ayudarle a prever, se limitan a orientarle en cuanto a lo que en determinadas situaciones reales debe o no debe hacer".> (Hayek. Op. cit., pág. 55)

Tampoco el mercado (esa información cuasi-infinita) es fruto de la razón y no es la razón la que puede maniatar y encasillar al mercado en sus prólepsis limitadas. El mercado sobrepasa toda prólepsis, y por eso, aquí y una vez más, "no es el plan el que traza a la vida, sino que es la vida la que viviendo traza el plan", como diría Unamuno. La información sólo nos viene del Mercado, y sin mercado no hay información y sin esta información es imposible todo calculo económico, y por tanto de gobierno que se crea ese "ente ordenador". La prudencia es una virtud, no un raciocinio lógico o una previsión exacta, según un plan.

El universalismo es un proceso de socialización -de relaciones cada día más universales y multiabarcantes, pues con Donoso, podemos decir que decir relación es decir sociedad y viceversa-, pero el universalismo no es un "socialismo" porque no toda socialización es un Plan..., el bonito Plan, un socialismo o un plan descabellado (intervencionismo de la excelsa elite o vanguardia que se dice estar con el monopolio del "racionalismo") En realidad toda verdadera socialización recurrente es o ha sido producto de una emergencia azarosa o espontánea, no controlada.
La socialización es un proceso recurrente cada día más universal..., pero lo más universal es el Mercado pletórico..., y cualquier mercado es un mercado libre, pero por serlo es todo lo contrario al "socialismo": donde hay libertad sobra todo "ente ordenador"... La evolución cultural ha generado al Mercado, mientras que al socialismo lo ha generado ese metafísico "ente ordenador" y del escato postcristiano, agnóstico y luterano. Así pues repitamoslo una vez más: <...El universalismo procesual supone que los contenidos de una filosofía racionalista no proceden por emanaciones reveladas a un grupo o a un individuo sobresaliente, sino por la confrontación de un grupo dado con otros grupos afines o heterogéneos, amigos o enemigos.> (Gustavo Bueno). O como diría y dice hayek:<La competencia no es otra cosa que un ininterrumpido proceso de descubrimiento, presente en toda evolución, que nos lleva a responder inconscientemente a nuevas situaciones. Es la renovada competencia, y no el consenso, lo que aumenta cada vez más nuestra eficacia.> (Hayek. Op. cit., pág. 52) La razón, lo racional, no proceden de las emanaciones reveladas al "racionalista" de turno o al gobierno en el poder que supone la construcción de la sociedad por mano de todos los "asociados" (iluminados), de todos los adscritos al dogma o al partido de vanguardia que se recusa la salvación del Género humano o de las enteras clases sociales o de la sociedad entera.

Es la renovada "confrontación" y competencia entre amigos o enemigos, y no el consenso (¿habermasiano?), lo que aumenta cada vez más nuestra eficacia. Y la mejor confrontación es la competencia en el mercado, que es el habitat darwinista del hombre civilizado.

¿Qué tiene que ver el Mercado con las "izquierdas" o con las "derechas"? Nada, no tiene que ver nada. El Mercado tiene que ver con el vendedor y el comprador, con la valorización subjetiva del ì]sujeto actuante[/i], del sujeto operatorio sito en el Mercado pletórico. La teoría marxista del valor/trabajo fue echa añicos en la práctica y en la teoría y todo su bagaje saltó por los aires. De ella sólo quedan espurias y pavesas. Ni un sólo lamento hay que echar por ella, pues lo muerto bien muerto está. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Sep 21, 2007 4:09 pm    Título del mensaje: El sujeto Trascendental con-formador del Mundo. Responder citando

Lo determinado, lo determinístico..., no tiene por qué ser aquello que es soñado.

<<Mencionadas, pues, algunas de las diferencias que separan a la evolución biológica de la cultural, quisiera destacar que ambas coinciden en un aspecto fundamental: ni la una ni la otra pueden aportarnos "leyes de la evolución" o "leyes históricas del desarrollo" que establezcan ineluctables relaciones entre las distintas fases o etapas de los diversos procesos y que permitan, en consecuencia, anticipar la futura evolución de los acontecimientos. Ni la realidad genética ni ningún factor condicionan inexorablemente la evolución cultural. Ésta es siempre fuente de diversidad, nunca de uniformidad. Cometen ese error quienes, como Marx y Augusto Comte, afirman que la investigación puede descubrir leyes científicas capaces de revelarnos lo que el futuro depara a la humanidad. El descrédito en el que hasta ahora se han visto envueltos los intentos de establecer la ética sobre bases evolucionistas deriva del hecho de haber sido relacionado tal esfuerzo con este tipo de "leyes de la evolución". Insistiré una vez más en que toda teoría de la evolución será siempre ajena a cualquier ley de índole inexorable.>> (Hayek. Op. cit. pág. 61)

<La propiedad..., por lo tanto, es intrínsecamente inseparable de la economía humana en su modalidad social.>> (Carl Menger. Cf. Hayek. Op. cit. pág. 65)

La hipóstasis de la revolución, la hipótesis del "porvenir" es una mera hipótesis mentalista (idealista), un asunto también "previo" a su actualidad material, un asunto a priori, kantianamente a priori... Sólo los elegidos para la Gloria del Séptimo Adviento están capacitados para saber la verdad inexorable de ese futuro impepinable o insoslayable, de ese futuro condicionado por unas determinaciones invisibles y que nadie conoce excepto los que amparándose en su inmensa fe desvelan al Mundo y para su regocijo la Buena Nueva del Séptimo Adviento: será así porque así está escrito. Lo dice el dogma. Esto es la Secta, las formas de hacer de la Secta.
La anamnasis que hay -lo que queda si es que queda algo- es el desastre de aquella idea bella, el desastre del Mundo soñado. El capitalismo, la maldita propiedad, no genera el "socialismo" como se pensaba, sino una socialización recurrente más abarcadora, más dominante, acaso más ì]alienante[/i]. Las prólepsis sólo pueden ir en este sentido ya que sólo hay esas espurias anámnasis. Otro sentido es o sería otro mayor desastre. El socialismo es por eso, ya y ahora, el "opio del pueblo"!!

<Las formas a priori del Entendimiento (que se apoya a su vez en las formas a priori de la sensibilidad...> -(el deseo (segundogenérico)de la revolución desde la opulencia consumista (primogenérica) y del cual no se sabe ni el por qué)...- <...La profundidad del tratamiento kantiano no se encontraría en la "superficie argumentativa", en las tesis acerca de la autonomía o de la trascendentalidad apriorística. Desde el punto de vista del materialismo filosófico, la autonomía de la deducción de las categorías, el apriorismo trascendental de sus condiciones de posibilidad es sólo, a lo sumo, un modo escolástico de referirse a la verdaderas "líneas de fuerza" que pasan por los contenidos materiales que son efectivamente determinantes y formantes: aquellos cuya morfología tiene fuerza para desbordar su círculo originario (dado a posteriori) y para extenderse constitutiva y recurrentemente a otras regiones de la realidad fenoménica, o a todas ellas (a la manera como una condena positiva de infamia, originariamente recaída sobre una persona concreta y positiva, podía ser trascendental o recurrente a sus herederos)...>..........<Cuando nos oponemos al idealismo trascendental, no lo hacemos en el nombre del antimentalismo de quién busca "ignorar" la actividad segundogenérica (en donde se configuran, por ejemplo, los autologismos). Lo hacemos en nombre de la crítica a la hipóstasis de esa actividad segundogenérica, a una hipóstasis que trata a las operaciones subjetivas imaginativas como si fuesen operaciones originarias y aun previas a las operaciones manuales (una hipóstasis que tiene lugar tanto si la anterioridad se atribuye a la mente de un Dios creador de la materia, como si se atribuye a la conciencia de un sujeto Trascendental con-formador del Mundo. La actividad operatoria imaginativa de nuestro cerebro, que constituye nuestra experiencia segundogenérica, es incontestable, pero el reconocerlo así no legitima su sustancialización. Por eso el materialismo gnoseológico no consiste tanto en negar o ignorar las actividades "segundogenéricas" cuanto en declararlas subordinadas, como reproducciones imaginativas (por imágenes), de operaciones "quirúrgicas" previas.> (Gustavo Bueno. TCC Vol. 2, pág. 114)

<Lo que afecta a la sociedad es la conducta, no la opinión. Siempre que nuestras acciones sean justas y correctas, poco importa a los demás el que nuestras opiniones sean erróneas.> (Hayek. Op. cit. pág. 231)

El revolucionario es el demiurgo de la Historia, su <sujeto Trascendental con-formador del Mundo>, un verdadero pelígro. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Sep 24, 2007 7:17 pm    Título del mensaje: Gnósticos. Responder citando

Los neumáticos, los aireados.

<<A cualquiera que se haya dejado llevar por el señuelo de la "ingeniería social", según la cual el hombre puede racionalmente establecer su propio destino, le ha de parecer de importancia menor investigar cómo se ha llegado a la situación actual

Quisiera de pasada señalar, aunque no me resulte posible abordar en el presente contexto el tema con mayor detalle, que el repudio de la propiedad y de otras instituciones tradicionales no sólo es el fruto de la influencia de Rousseau, sino también -aunque de manera quizá menos fundamental- de las actitudes adoptadas por ciertos sectores religiosos. Los movimientos revolucionarios del periodo que nos ocupa (el socialismo racionalista y el comunismo) hicieron reverdecer, en efecto, pretéritas tendencias heréticas que en su día intentaron acabar tanto con la unidad familiar como con el derecho de propiedad, a cuya cabeza figuraron los gnósticos (agnósticos), maníqueos, bogomilos y cátaros... Y aunque en el siglo XIX todas las citadas herejías habían perdido ya impulso, puede contarse por millares el número de nuevos movimientos religiosos revolucionarios que en dicha época lanzaron sus más aceradas críticas contra las citadas instituciones sobre la base de la exaltación de los más primitivos instintos humanos. En modo alguno resultaría lícito, pues, limitar al credo socialista la aludida rebelión contra la propiedad y la familia. Porque no sólo se recurrió a la invocación de factores místicos y sobrenaturales al objeto de limitar las tendencias instintivas (cual ha acontecido fundamentalmente en lo que respecta a los credos católico y protestante), sino que también han recurrido a ellos ciertos movimientos religiosos periféricos para justificar precisamente nuestras predisposiciones instintivas.>> (F. A. Hayek. La fatal arrogancia, Los errores del socialismo. Unión Editorial 1990. Pág.97)

.......................................

El gnósticismo. O sea, el pneuma, el pneumático aire del "espíritu", el conocimiento "insuflado", soplado por lo Alto, por el Dogma (que hay conocimientos que sólo los alcanzan los elegidos).

El nombre de “gnóstico” viene de la palabra griega “gnosis” que significa conocimiento; gnóstico es por tanto quien adquiere un conocimiento especial y vive según él (conocimiento único de "la vanguardia", la verdadera "consciencia de clase" basada en la "base", base cientista, digo..., en la base económica y material sin absolutamente ninguna duda (pues la duda es la doxa del lego). El término “gnosis” no tiene por tanto sentido peyorativo, aunque para nosotros su sentido meiorativo consiste esencialmente en traer la Justicia a la Tierra, ya que lo que hay -por ahora!, por ahora...!- es este hediondo capitalismo "injusto", sin Ley verdadera: sin la Ley revolucionaria que es la verdadera. Algunos Santos Padres como Clemente de Alejandría y San Ireneo hablan de la gnosis en el sentido del conocimiento de Jesucristo obtenido por la fe: “la verdadera gnosis -escribe san Ireneo- es la doctrina de los Apóstoles. O sea, de la nomenklatura, de los elegidos para la gloria aquí en la Tierra ("CUI: Confederación Universal de los Iniciados"), como un Samael Aun Weor..., pues un gnóstico es sobre todo un cientista dogmático lleno de "Pistis Sophia", que quiere ya el Paraíso aquí en esta Tierra... Pues para nada les interesa un Paraíso en el Cielo, en la otra vida. Lo suyo es "un nuevo ideal Religioso pensado para este tiempo"... ¡Hay que hacer la historia!

Estos herejes tuvieron notable relieve entre los siglos II y IV. El primero en designarlos así fue San Ireneo que ve su origen en la herejía de Simón el samaritano (Hch 8,9-24), (el gran Poder de Dios al que todos hacían caso por tenerlos embaucados con sus artes mágicas y por las cuales estaba "bajo los efectos de una bilis amarga y apresado por la maldad") y dice San Ireneo que sus seguidores se propagaron por Alejandría, Asia Menor y Roma dando lugar a “una multitud de gnósticos que emergen del suelo como si de hongos se tratara”. De ellos, continua diciendo San Ireneo, derivan los valentinianos que son a los que él combate directamente. Explica tal abundancia y diversidad de sectas diciendo que “la mayoría de sus fautores -en realidad, todos- quieren ser maestros; se van de la secta que abrazaron y urden una enseñanza a partir de otra doctrina, y luego a partir de ésta surge todavía otra, mas todos insisten en ser originales y en haber hallado por sí mismos las doctrinas que de hecho se limitaron a compaginar”. Siempre son los últimos los más fanáticos y siempre acaban creyéndose ser ellos los elegidos que han conservado los conocimientos o verdaderas sabiduría y han propagado sus secretos, los secretos de la Solarística o de la Dialéctica: <Vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades. Apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas. (2 Tim 4, 3-4).

De esas informaciones de Ireneo y de las de otros Padres que también tuvieron que combatir a aquellos herejes (especialmente San Hipólito de Roma y San Epifanio de Salamina), se deduce que fue tal la cantidad de grupúsculos (simonianos, nicolaítas, ofitas, pardillos, naasenos, setianos, peratas, basilidianos, carpocratianos, septimianos, valentinianos, marcosianos) y maestros (Simón, Cerinto, Basílides, Carpócrates, Armesilla, Cerdón, Valentín, Tolomeo, Teodoto, Heracleón, Bardesanes, Carvallo...), que cayeron bajo la designación de “gnósticos”, y que sólo de manera muy genérica se les puede agrupar bajo un calificativo que no sea cabalístico. De las obras heréticas “gnósticas” descubiertas en 1945 en Nag Hammadi (alto Egipto), en torno a unas cuarenta, se saca una impresión parecida; cada obra contiene su propia orientación doctrinal herética: todos luchan contra todos como dice el Apocalipsis del final de los tiempos y el Armagedón está a la vuelta de la esquina llevado de la mano del Imperio budista..


Dentro de esa diversidad descrita los mejor conocidos son los gnósticos valentinianos, y también los que más influencia ejercieron. Actuaban dentro de la Iglesia como “una fiera agazapada”, dice San Ireneo. Tenían las mismas Sagradas Escrituras que la Iglesia, pero las interpretaban en sentido contrario. El Dios verdadero, según ellos, no era el Creador del Antiguo Testamento; distinguían diversos Cristos entre los seres del mundo celeste (eones); estimaban que la salvación se obtiene por el conocimiento de uno mismo como chispa divina encerrada en la materia; que la redención de Cristo consiste en despertarnos a ese conocimiento; y que sólo los hombres espirituales (pneumatikoí) están destinados a la salvación. El carácter elitista de la secta y el desprecio del mundo creado configuraban, entre otros rasgos, la mentalidad de aquellos herejes, máximos representativos de los “gnósticos”.


© www.opusdei.org – Textos elaborados por un equipo
de profesores de Teología de la Universidad de Navarra
dirigidos por Francisco Varo.
....................................................
....................................................


Conocimiento Secreto.

A diferencia de los evangelios del Nuevo Testamento, los evangelios llamados gnósticos, se identificaban
a sí mismos como «secretos». El Libro Secreto de Juan, por ejemplo, comienza ofreciendo revelar «los misterios y cosas escondidas en el silencio» que Jesús enseñó a sus discípulos. Estas serían enseñanzas ocultas a los ojos de «los muchos».

En general, la gnosis no se presenta como una nueva religión. Lo que pretende es poseer el esoterismo (lo oculto, reservado) de religiones preexistentes: fundamentalmente del cristianismo, el judaísmo, el islamismo. Casi siempre los gnósticos fundan escuelas de iniciación, en que van comunicando los misterios a los aspirantes a medida que maduran, por medio de revelaciones sucesivas.

En la gnosis cristiana Jesús es considerado el poseedor de secretos salvadores. Después de su ascensión a los cielos, habría impartido una enseñanza secreta indispensable para comprender el sentido oculto de
los evangelios. Y del mismo modo como Jesús reservó esta enseñanza a un grupo reducido de discípulos de ambos sexos, la instrucción de los misterios gnósticos se dispensa sólo a unos pocos dignos de ella. «Pocos pueden poseer este conocimiento; uno entre mil, dos entre diez mil». (Evangelio de Tomás).

Tipo de Conocimiento.

Este secreto es un verdadero «conocimiento» (gnóstico viene del griego «gnosis», palabra que suele traducirse como conocimiento). Pero gnosis no significa conocimiento racional. La lengua griega distingue entre conocimiento científico o reflexivo (teoría) y conocimiento por observación o experiencia, que es la gnosis. Tal como la utilizan los gnósticos se podría traducir como «intuición» ya que la gnosis entraña un proceso intuitivo de uno mismo. Algo así como cuando uno sabe hablar de lo que aún no existe. Pues al ser la intuición una percepción de uno mismo uno puede ver lo que le de su real gana. ¿Qué quiere ver un burro volando? ¡pues ve un burro volando! Percibir lo que no existe es la especialidad de todos los gnósticos.

Al estudiar los textos gnósticos se puede ver que se trata menos de un conocimiento , que de una revelación secreta y misteriosa... "la gnosis es una experiencia interior destinada a convertirse en estado inamisible (del latín inamissibilis: que no puede perderse), a través del cual, en el curso de una iluminación que es regeneración y divinización, el hombre se encuentra en su verdad, vuelve a recordar y adquiere otra vez consciencia de sí mismo, o sea que conoce simultáneamente su naturaleza y origen auténticos. A través de esta experiencia se conoce o se reconoce en Dios, conoce a Dios ya que el gnóstico conoce los "procesos históricos" y hacia donde nos dirigimos basándose en que sabe de donde venimos (prólepsis=anamnasis), o sea, al revés que todo el mundo... Entonces aparece ante sí mismo como emanado de Dios y ajeno al mundo, adquiriendo así, con la posesión de su «yo» y de su verdadera condición, la explicación de su destino y la certidumbre definitiva de su salvación, al descubrirse merecidamente salvado para toda la eternidad". Y de paso que se salva él, va el muy generoso y nos salva de paso a todos nosotros.

Un «conocimiento» tal, una «revelación» semejante ("su" MH y "su" MF) convierten a quien lo posee en un ser prestigioso, «pues un hombre es un ser viviente divino, que no debe ser comparado con los demás seres vivientes, sino con los que habitan allá arriba, en el cielo, y que se llaman dioses», esto es: racionalistas puros y sin mácula: la Razón entronada aunque muchas veces sea una razón podrida y enferma de megalomanías protoplásticas.

La gnosis -simbolizada por el fuego (por lo "rojo")- arranca el alma del elegido del espeso «sueño» en que se hallaba sumida. Una vez que ha sido alcanzada constituye un conocimiento total, inmediato, que el individuo posee enteramente o del que carece en absoluto, que abarca al Hombre, al Cosmos y a la Divinidad. Para los gnósticos es ese conocimiento lo que salva al individuo aunque sea el conocimiento de un puro invento, pues un conocimiento in-mediato para nada necesita de lo apriorístico y la conciencia formada por la realidad. A ellos les basta con oír la Voz de las Alturas que les dice: "Id y predicad la Incongruencia inmediata", que ya saldrán más tarde todas las necesarias mediaciones y premisas.

Camino al Conocimiento.

Según los gnósticos, Jesús vino al mundo a señalar la senda para encontrar el camino del conocimiento, pues todo lo que no sea eso es falso. Más que ofrecer una serie de respuestas, lo que él buscaba era ser un estímulo para iniciar una búsqueda: «Buscad e inquirid sobre los caminos que debiérais seguir, pues no hay nada tan bueno como esto» (Enseñanza Autorizada; Texto de Nag Hammadi,34,20-23). Se pone el cebo y más tarde, inexcusablemente, vienen y pican los besugos

Los cristianos ortodoxos rechazaban la idea gnóstica que el conocimiento de Dios pudiera lograrse conociéndose a sí mismo. Ellos postulaban el conocimiento de Dios sólo a través de Cristo: «Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a donde vas, ¿cómo podemos saber el camino?. Responde Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí». Este texto de Juan (Juan, 145-6) es contado levemente distinto por los evangelios gnósticos, El Diálogo del Salvador, por ejemplo, cuenta que cuando los discípulos hicieron esa pregunta a Jesús, éste respondió: «el lugar a que podéis llegar, ¡colocaos allí!.» ¿Veis? Colocaos ahí, a la izquierda de la mediana derecha y un poco más allá de la otra casi izquierda que se pone acá en esa medio derecha...¿No es así? El Evangelio de Tomás relata que Jesús se habría limitado a decir: «Hay luz dentro de un hombre de luz e ilumina al hombre entero. Si no brilla es oscuridad». Ya lo sabeis, sólo tenéis que arrimaros al candil. Ambos dichos lo que hacen claramente es dirigir al hombre hacia sí mismo, hacia la «luz de adentro». Es el egotista socialista que paradójicamente abomina de toda relación social: él quiere establecer una verdadera relación social, pero para eso antes ha de destruir toda relación social, y es entonces cuando al intervencionismo y al destructivismo le llama "SOCIALIZACIÓN"..., pero lo que en realidad viene luego son los cuatro jinetes del Apocalipsis, es el Caos y la Guerra, el Hambre y la peste..., la peste de la tal teoría.

Para los gnósticos, los ortodoxos «no buscan ... a Dios ... no inquieren acerca de Dios... el hombre insensato oye la llamada, pero ignora el lugar de donde ha sido llamado. Y no pregunta, durante la prédica, ¿Dónde está el templo en que debería entrar para adorar? (Enseñanza autorizada, 33, 3-44). Se limitan a creer las prédicas que oyen, sin hacer preguntas, aceptando el culto y, lo que es peor, censurando a quienes preguntan acerca de su salvación». ¡Exacto!

Ya que la ignorancia, y no el pecado es lo que causa el sufrimiento de los hombres, el movimiento gnóstico valora sobre todo el conocimiento. Y como el más importante, el autoconocimiento, que es percepción íntima y que consiste esencialmente en saberse en la Verdad. Careciendo de él, del conocimiento de su podre, la persona tiene la sensación de ser movida por impulsos que no entiende. Esta es una idea totalmente moderna, compartida hoy por la psiquiatría. La mayoría de la gente vive en el olvido, o, por decirlo en términos contemporáneos, en el inconsciente. Y al permanecer inconsciente de su propio ser, el hombre pierde sus raíces. Todo lo que no sea ese conocimiento y ese autoconocimiento es ideología burguesota y capitalista.

Quien es ignorante, «creatura del olvido», (Evangelio de la verdad) no puede experimentar satisfacción.
Una persona así, sólo vive en deficiencia. Y la deficiencia consiste en ignorancia: «como con la ignorancia de alguien, cuando llega a tener conocimiento, su ignorancia se evapora por sí sola, del mismo modo que la oscuridad desaparece cuando aparece la luz, también la deficiencia se evapora con la satisfacción». (Diálogo del Salvador; 177)

La ignorancia de uno mismo es, por lo tanto, para los gnósticos una forma de autodestrucción: «Si uno no entiende como nació el fuego, se quemará en él, porque no conoce su raíz. Si uno no entiende primero el agua, no sabe nada... Si uno no entiende como nació el viento que sopla, correrá con él. Si uno no entiende como nació el cuerpo que lleva, perecerá con él... Quienquiera que no entienda como vino, no entenderá cómo se irá... (Diálogo del Salvador;177). Por tanto está muy claro: ellos saben lo que aún no pueden saber porque saben cómo acabará lo que ellos han comenzado: saben que todo se aguanta con dos hilos y que todo es una mierda, pero una vez dado el paso, ¿quién es el gracioso que se atreve a tirarse para atrás?

La psicoterapia y los gnósticos están de acuerdo al decir que la psiquis lleva dentro de sí el potencial para la liberación o la destrucción. Según el Evangelio de Tomás, Jesús habría dicho «Si sacas lo que está dentro de tí, lo que saques te salvará. Si no sacas lo que está dentro de tí, lo que no saques te destruirá. Reconoce lo que está ante tus ojos y lo que está oculto te será revelado». ¡Exacto! Cualquiera rectifica... La prueba está clara y es "inequívoca": los chinos y los cubanos son comunistas. ¿Y qué más?

Silvano, cuyas Enseñanzas se encontraban entre los textos encontrados en Nag Hammadi pide: «Poned fin al sueño que pesa con fuerza sobre vosotros. Partid del olvido que os llena de tinieblas... ¿Por qué perseguís la oscuridad, aunque la luz esté a vuestra disposición? ... La Sabiduría os llama y, pese a ello, vosotros deseáis la necedad... Un hombre necio ... sigue los caminos del deseo de toda pasión. Nada en los deseos de la vida y se ha ido a pique ... es como un barco que el viento zarandea de un lado a otro y como un caballo suelto que no tiene jinete. Porque este (caballo) necesitaba al jinete, que es la razón... , antes que todo lo demás... conócete a ti mismo». Eso: conócete a ti mismo es el invento socrático de la subjetividad, salvo que aquél gran hombre no creó la Ciudad y se sometió a ella, y no como estos gnósticos relampagueantes que prefieren inventar la ciudad partiendo de su subjetividad y dicen y recriminan ahora a todos los Sócrates que se someten a ella y que la deberían desobedecer. Si no hubiera sido por Sócrates desde luego que estos septimianos no tendrían subjetividad..., ¿no es así, mi querido Johanes Climacus?

El Evangelio de Tomás advierte que el descubrimiento provoca una gran confusión interior. «Jesús dijo: «Que aquél que busca siga buscando hasta que encuentre. Cuando encuentre, se turbará. Cuando se turbe, quedará asombrado y gobernará sobre todas las cosas» Ya veis claro vuestro futuro.

Los gnósticos cristianos interpretaban el Reino de Dios no como un hecho real esperado en la historia (cosa que sí hacen ahora todos los gnósticos modernos), sino como una transformación interna: «Jesús dice: Si aquellos que os guían os dicen: Mirad, el Reino está en el cielo, entonces los pájaros llegarán antes que vosotros. Si os dicen: Está en el mar, entonces, los peces llegarán antes que vosotros. En vez de ello es un estado de autodescubrimiento. El Reino de Dios está dentro de vosotros y fuera de vosotros. Cuando lleguéis a conoceros a vosotros mismos, entonces seréis conocidos y os daréis cuenta de que sois los hijos del Padre que vive. Pero si no os conocéis a vosotros mismos, entonces moráis en la pobreza y vosotros sois esa pobreza» (Evangelio de Tomás). Por tanto el cientismo o cientifismo y la Razón indudablemente recta es un algo infalible que nunca falla el tiro, que siempre atina y así no deja nada en pié y todo acaba a la postre en pura ruina, como ya he dicho.

Conocimiento Salvador.

El gnóstico se salva mediante el conocimiento. Pero, ¿de qué se salva? Se salva del capitalismo depredador pues él conoce un capitalismo siempre benefactor y generador: que hace trabajar a los obreros sin explotarlos, amablemente... La doctrina gnóstica, por lo mismo que no existe una iglesia unificadora de criterios, es riquísima. Se pueden encontrar entre ellas infinidad de explicaciones sobre la creación del mundo y del hombre, sobre el papel del hombre en el mundo, la revolución, la reencarnación, el trostkismo, la resurrección de Cristo, el concepto de divinidad, el de Séptima y el de octava entre otras. Sin embargo, hay principios en los que todos están más o menos de acuerdo. Es así que podemos decir que el conocimiento libera al hombre, en primer lugar de su cuerpo. El cuerpo es considerado una prisión del propio yo: «Yo soy un dios, hijo de dioses, brillante, centellante, resplandeciente, radiante, perfumado y hermoso, pero ahora he caído en la miseria. Innumerables y repugnantes diablos se apoderaron de mí y me redujeron a la impotencia» (Texto kanteo). «Yo sufro en mi vestimenta corporal a la que ellos me trajeron y me arrojaron». (Ginzá, Libro sagrado de los mazdeístas). La coraza de la sociedad burguesa les aprisiona, las relaciones mercantiles les ahogan y de los precios para qué hablar: la vida está muy cara.

El cuerpo del capitalismo es algo ajeno, que debemos soportar. Es una «tumba», una «prisión», un «cadáver», un «compañero indeseable», un «intruso», un «dragón devorador». Es un instrumento de humillación y sufrimiento, que hunde al espíritu en un sopor abyecto, en el «degradante olvido de su origen». Ya se acerca la revolución: Lamartine y el comunismo! La propiedad no civiliza, que lo que civiliza es la propiedad social o la propiedad socializada, esto es, la impropiedad!!! Aquello de que el comunismo no le quita a nadie el poder de apropiarse de productos sociales, sino que sólo quita el poder de sojuzgar trabajo ajeno mediante esa apropiación..., es muy dudoso lo segundo, ¿pero de qué "productos sociales" se han de apropiar los comunistas si no hay tales productos al no haber Mercado y lo poco que hay no llega ni hasta el jueves?!! (Cf. Marx. Grijalbo. OME 9, pág. 152)

Y no sólo el cuerpo domina al hombre, sino también un conjunto de pasiones, de demonios que penetran en su alma produciendo en ella deseos inferiores y groseros. El hombre posee dos almas: un alma celeste, su verdadero «yo» y un alma inferior puesta en él por los demonios para obligarlo a pecar. El hombre bidimensional debe acabar con estas dicotomías de una vez por todas haciéndose un Hombre unidimensional, por lo tanto las clases dominantes ya pueden temblar ante una revolución comunista. Los proletarios en trance de desaparición nada tienen que perder en ella más que su trabajo y su cotidiano consumo en el Mercado pletórico. Tienen un mundo que perder. Proletarios de todos los países, reíros!

En segundo lugar, el hombre gnóstico se siente arrojado a un mundo ajeno, absurdo, con el que no tiene afinidad. El mundo es el sitio de la muerte, la fealdad y el mal. «Libéranos de la oscuridad de este mundo al que hemos sido arrojados». Necesitan por lo tanto otro mundo no capitalista en este y la cosa es segura porque lo dice la teoría. ¿Pero qué mundo quieren? Bueno..., eso no lo sabe ninguno de ellos aunque busquen horas y horas en la teoría. De lo que se trata es que ha de ser otro mundo, un mundo que no sea burgués... Pero ocurre que no lo encuentran ni nunca lo encontrarán, pues los muy novatillos y crédulos creen poder asir la realidad, la inmensa realidad, creen poder justificar, proyectar, y aprehender racionalmente la realidad (Hayek. Op. cit. pág. 123), y la realidad es muchísimo más grande que vuestras pequeñas y diminutas cabezas.

Según algunos gnósticos, no hay un mundo sino una multitud innumerable de mundos inacabados. Este que habitamos se halla rodeado por «tinieblas exteriores», por «un gran mar» que no es otro que el firmamento, que son barreras que impiden la evasión fuera de él.

El cosmos visible es el dominio de la sucesión de nacimientos y muertes, la región en que se hallan aprisionadas las almas superiores desde su caída a la materia. La mayor parte de los gnósticos cree en la reencarnación, lo que da optimismo a su visión . La suerte de los hombres inferiores sólo es desesperada para esta encarnación, ya que nada impide que en encarnaciones posteriores vayan transformándose en seres «espirituales», en el hombre nuevo, en el "COMUNISTA".

Arrojado al mundo, el hombre aspira desesperadamente a un «más allá» que es donde se encuentra la verdadera vida, en libertad y plenitud. El hombre -dicen los gnósticos- tiene dentro de sí un principio divino exiliado por la explotación aquí abajo. Mediante el conocimiento, él reconoce su origen y así se salva: «el conocimiento del hombre es el comienzo de la perfección», de la unidemensionalidad.

El hombre está en el mundo, pero no es del mundo. El mundo y su existencia en él es algo malo ya que es una mezcla violenta y anormal de dos naturalezas o dos modos de ser contrarios e irreconciliables, con exigencias opuestas. El hombre es un ser extraterrestre, atontado.

Si el mundo es malo, el lugar donde las almas sufren, ¿quién lo creó? ¿porqué lo creó?. Existen muchas y complejas explicaciones entre los gnósticos sobre quién habría creado este mundo tan imperfecto. Sin embargo, en general, siempre vuelve la idea que el mundo no fue creado por el verdadero Dios, sino por un poder inferior. El Demiurgo (Dios creador) es presentado con frecuencia como un obrero inexperto que se esfuerza por copiar la obra del verdadero Dios.

Si bien la gnosis es una actitud fundamentalmente dualista que opone al mundo y Dios, la luz y las tinieblas, lo superior y lo inferior, el hombre participa tanto del mundo inferior como de la naturaleza divina. Es un destello luminoso aprisionado en la carne. El alma, la parte superior del hombre es siempre un fragmento luminoso sustraído de la divinidad y aprisionado en la tierra. El problema es saber cómo el alma - chispa divina extraviada en la tierra - puede retornar a las regiones de donde ha caído.

La gnosis es reminiscencia: recuerda al elegido su primer estado: «Si estás hecho de vida y de luz y adviertes que esa es tu naturaleza, volverás a la vida y a la luz». El hombre que recibe la «luz», separa de él las pasiones que lo dominaban. La gnosis es el conocimiento del camino hacia lo alto y de los medios empleados para seguirlo. «Pero el hombre sólo puede llegar a ella si advierte que él mismo es, en pequeño, el mundo entero. El hombre es un microcosmos donde aparecen todos los poderes y sustancias del macrocosmos. Se compone de materia, pero contiene también el Logos, el Espíritu divino viviente que reina sobre las regiones superiores del Cosmos».

Conclusión.

Los descubrimientos de Nag Hammadi han replanteado cuestiones fundamentales a los estudiosos del desarrollo del cristianismo. Tal vez si la iglesia naciente no hubiera logrado una estructura organizativa y teológica tan firme, el cristianismo hubiera desaparecido de la historia, junto con decenas de cultos religiosos que rivalizaron con él en la antigüedad.

Sin embargo, no debemos perder de vista que los cristianos, tanto ortodoxos como gnósticos, al igual que toda la gente religiosa, defiende sus ideas como expresión de una particular experiencia religiosa. El gnosticismo y la ortodoxia expresan clases muy diferentes de experiencia humana y por lo mismo, atrae a tipos muy diferentes de personas.

El gnóstico es individualista, no puede aceptar como acto de fe lo que digan otros. Sólo basándose en la experiencia inmediata podrá estar seguro de haber alcanzado realmente la gnosis. Para él, no hay nada comparable con la propia experiencia, con la práctica. Lástima que la práctica que predica no la pueda practicar nunca.

El cristiano ortodoxo, por el contrario, busca otra cosa. Para él es mucho más importante su relación con los otros. Cristo no conduce las almas fuera de este mundo para llevarlas a la iluminación, sino que él representa «la plenitud de Dios», bajando a la tierra con el fin de sacralizar la experiencia humana. El convertir en sagrada la vida corriente se manifiesta en rituales destinados a celebrar los principales acontecimientos de la vida: compartir los alimentos, en la eucaristía; la sexualidad, en el matrimonio; el nacimiento, en el bautismo; la enfermedad, en la unción, y la muerte, en los entierros. Todos estos actos se celebran en comunidad y todo el cuerpo social se hace partícipe de ellos.

Mientras el gnóstico se ve a sí mismo «uno entre mil, dos entre diez mil», el ortodoxo se ve como miembro de la familia humana y de la iglesia universal.

Con perdón de Rebeca Bordeu

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Teoría Política Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán