nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Razón Económica e Izquierda Comunista
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Economía
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Vie Ene 02, 2009 3:00 pm    Título del mensaje: Razón Económica e Izquierda Comunista Responder citando

En este hilo de discusión no trato de demostrar la racionalidad económica (rotación recurrente) de la URSS, racionalidad demostrada falsa en el mismo momento en que aquel Estado colapsó. Pretendo en cambio que veamos la relación que hay en la línea teórica del materialismo filosófico por lo que respecta a la Razón Económica aplicada al caso de la Izquierda Comunista, sobre todo en contraste con otras izquierdas definidas, en particular la asiática, al menos yo diría hasta 1979 y el golpe de timón de Deng.

En "Ensayo sobre las Categorías de la Economía Política" (1972), Bueno escribe:

Cita:
La Razón Económica supone variedad, superabundancia por respecto a una línea cero (prehistórica), posibilidades múltiples que se van abriendo y que, sin embargo, no son todas composibles


(págs. 163-164).

Años después (30, concretamente), en "El mito de la Izquierda", Bueno escribe:

Cita:
La socialdemocracia, partiendo de las sociedades burguesas desarrolladas, se representan el término de la transformación revolucionaria como una sociedad en la cual habrán de estar conservados todos los bienes o "adelantos" industriales, jurídicos, etc., alcanzados a lo largo de su evolución histórica. La sociedad comunista final, tal como un socialdemócrata puede representársela, será una sociedad "amueblada" con los bienes y relaciones estilizados, más valiosos y refinados, que han ido alumbrándose en la sociedad burguesa (y en la medida máxima, gracias al trabajo de la clase proletaria), sólo que repartidos entre todos con la mayor justicia posible; lo que implica arrebatar a las clases explotadoras el monopolio, casi total, del disfrute de esos bienes y relaciones [...]. Se supondrá también que el mismo proceso de distribución más equitativa dará lugar a la aparición de nuevos bienes y relaciones; y este supuesto es por completo gratuito.


(pág. 228).

Cita:
[...]La socialdemocracia, que entendió desde luego la racionalización del Estado a través de la incorporación de los bienes de producción en el curso progresivo de la civilización científica e industrial, y en su distribución equitativa, y por vía pacífica, entre los ciudadanos. La inicial inspiración marxista de la quinta generación de la izquierda (del comunismo soviético), también creyó necesario incorporar a las sociedades comunistas los bienes materiales más preciosos de la civilización industrial, desde la "electrificación de Rusia" hasta el lanzamiento del Sputnik.

[...]

Lo que importa dejar bien claro es que "los principios del racionalismo marxista", incluso los del marxismo leninismo, asumidos por el presidente Mao, podían interpretarse "dualmente", tanto al "modo soviético" (inundación en bienes materiales extrasomáticos, capaces de instaurar un Estado de Bienestar universal) como al "modo asiático" (la subordinación de la producción de bienes materiales extrasomáticos al Bien Supremo, y no menos material, de la comunidad humana).


(pág. 231).

Es evidente que Bueno señala como el comunismo (y la socialdemocracia) entienden la rotación recurrente de bienes en el socialismo, ya desde los inicios de la Revolución, como una continuación, a pesar de la misma Revolución, de la recurrencia capitalista, cambiando esa recurrencia por una recurrencia socialista de bienes, que no parte de cero. Así se asegurarían la racionalidad económica inicial del sistema. En el caso chino esa racionalidad económica no existiría (fracasos como el del Gran Salto Adelante lo confirman, a pesar de que Mao puso las bases para la industrialización china), ya que no existía una previa racionalidad económica capitalista desarrollada. Fue en 1979 cuando China estaba en disposición de asumir esa racionalidad económica, cuando Deng Xiaoping dio el Gran Golpe de Timón. Desde entonces la Razón Económica referida en el "Ensayo..." de 1972 ("superabundancia", "posibilidades múltiples"), es posible en China, si bien, de momento, son conscientes de la imposibilidad de composición en un sentido materialista dialéctico, de todo con todo. Eso en economía es imposible, y ya sea un sistema capitalista o socialista el que asuma eso, está condenado al fracaso.

La socialdemocracia no habría caído en principio en ese error de composibilidad infinita en la producción y consumo de bienes, y de ahí su permanencia actual. El Diamat, a mi juicio, tan parecido a la "Teoría del Caos" y su "todo está relacionado con todo", imperante en la URSS, conllevaría en parte al fracaso del socialismo soviético, cuya recurrencia llegó a ser imposible en un determinado punto de su desarrollo. El capitalismo no habría caído en ese error, si bien muchos teóricos liberales (los más extremistas) piensan que sí. La adopción del "todo vale" (igual a "todo es composible") en el sistema capitalista acabaría, si seguimos el razonamiento del "Ensayo...", con la racionalidad económica de éste. ¿Podemos ver esto con relación a la crisis financiera internacional que vivimos actualmente?

La rotación recurrente, la Razón Económica, en un sistema económico socialista, a mi juicio, y a pesar del fracaso de la Izquierda Comunista, la vería Bueno en "El mito de la Izquierda" todavía más en la quinta que en la sexta generación de las izquierdas políticamente definidas. Lo que significa que Gustavo Bueno es solidario frente a otros modelos del socialismo marxista que sigue la tradición cristiana occidental, de continuación en el socialismo de la superabundancia capitalista, al menos en lo que ese socialismo occidental considere "los bienes más preciosos" del capitalismo. Sin embargo, tras el hundimiento del comunismo occidental, esa Razón Económica ha mostrado su fracaso. Y ahí el Diamat tiene mucho que ver, desde mi perspectiva.

¿Sería un socialismo pluralista, esto es, basado en el principio de Symploké -no todo está relacionado con todo- el que, en materias productiva y de consumo, aseguraría mayor racionalidad económica, rotación recurrente? ¿Un socialismo consciente de que no todas las variables del sistema son composibles tiene asegurado mayor éxito que otros? Si esto fuese así, y teniendo en cuenta que ese socialismo pluralista (socialismo específico) tendría también, siguiendo la tradición cristiana occidental, que incorporar "los bienes más preciosos" del capitalismo, a pesar de la Revolución, su pluralismo le distanciaría de otros modelos económicos socialistas monistas (el del Diamat, los socialismos religiosos, el nacionalsocialismo, &c.). Luego, contrariamente a lo que la Izquierda Comunista, con Lenin a la cabeza, pensaban, la oposición no sería capitalismo contra comunismo (socialismo). La oposición -una oposición que, por lo demás, partiría también de postulados analíticos pluralistas-, siguiendo además las críticas de Marx y Engels a otros socialismos (alemán, reaccionario, crítico-utópico, &c.) en el "Manifiesto Comunista", no sería sólo frente al capitalismo, sino también frente a el resto de socialismos realmente existentes, existidos o teorizados sin haberse puesto en práctica.

La idea, sintetizada, sería esta: la Razón Económica de un socialismo específico que parta de postulados del Materialismo Filosófico le obligaría a conformarse con un socialismo económico diferente de todos los socialismos anteriores a él, puestos en práctica o no. Y como nada surge de la nada, este socialismo también tendría que asumir postulados económicos anteriores a él, si bien conformando algo nuevo.

Estas reflexiones surgen de una lectura del "Ensayo..." de Bueno de 1972, que quería compartir con vosotros. Pero me gustaría debatirlo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Sab Ene 03, 2009 11:06 pm    Título del mensaje: Capitalismo socialista. Responder citando

Armesilla escribió:
<La idea, sintetizada, sería esta: la Razón Económica de un socialismo específico que parta de postulados del Materialismo Filosófico le obligaría a conformarse con un socialismo económico diferente de todos los socialismos anteriores a él, puestos en práctica o no. Y como nada surge de la nada, este socialismo también tendría que asumir postulados económicos anteriores a él, si bien conformando algo nuevo.

Estas reflexiones surgen de una lectura del "Ensayo..." de Bueno de 1972, que quería compartir con vosotros. Pero me gustaría debatirlo.>


Lo que traducido a un lenguaje sin jerga significa que al revés se ve mejor: Lo nuevo conformado, sea lo que sea, es el socialismo, porque nada surge de la nada y lo que sale de algo viejo sin ser nada de lo viejo es lo nuevo, puesto en práctica o no (¡sic!). Sea lo que sea eso es un asunto profético, a saber, que el día de mañana es nuevo a pesar de que la Tierra sigue dando vueltas alrededor del Sol. Eso, sea lo que sea, es el socialismo económicamente diferente a todos los demás, porque es nuevo, novísimo, archinovísimo. ¡Tela marinera! Tan nuevo es, que los "postulados económicos anteriores a él" habrán de ser capitalistas, esto es "variables" (tan variable como el Mercado capitalista que es el único que hay), ya que si "La Razón Económica supone variedad", es la variedad del Mercado lo irremediablemente razonable porque es lo único existente.
Parece que "este socialismo también tendría que asumir postulados económicos anteriores a él, si bien conformando algo nuevo"..., o sea, que el nuevo capitalismo será el novísimo socialismo o el novísimo socialismo será el viejo capitalismo, con su variedad....¿variedad de qué? Variedad de valorizaciones, de cambios recurrentes. ¡Ah, puñetero Szeliga! ¿¡Será un nominalista fundamental !?

¿Cómo se come esto?:<...de continuación en el socialismo de la superabundancia capitalista...> Es como si el lobo al disfrazarse de abuelita fuese verdaderamente la abuelita.
No, señor mío, en el socialismo lo que hay, ha habido y habrá es la superabundancia de la miseria, y por eso es y ha sido y será irrecurrente y un total desastre.
Ni hablar! Cuando haya superabundancia será la continuación en el capitalismo de la superabundancia capitalista, que es la única superabundancia posible que hay devenida de la libertad de mercado y de la libre empresa.

Pero...¡¡Prosiguen los intercambios, señores!!
Nada se llamará "socialismo" por muy nuevo y bonito que sea esa novedad novedosa, porque de los muertos lo primero que se borra koptianamente es el nombre, el aborrecido nombre.

Que queden estas letras imperecederas para que el futuro me de en esto la razón y que los Reyes Magos os traigan mucha variedad de intercambios y más opulencia y novedad... Pero bien mirado, esto de pedir "novedad" es una necedad porque es por completo ineludible: sea lo que sea -hasta el carbón- siempre será "nuevo". De una jerigonza de mensaje sale otra jerigonza, ya que no hay que pedir peras al olmo, caramba! Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Dom Ene 04, 2009 1:35 pm    Título del mensaje: Socialismo y Materialismo Filosófico Responder citando

Enciclopedia Symploké, definición de socialismo:

Cita:
Dícese de toda doctrina que propugna que no puede contarse con el libre juego de las iniciativas y los intereses individuales para asegurar un orden social satisfactorio, defendiendo un orden alternativo en el que la organización social esté concertada. Comprende no sólo a doctrinas como las del socialismo utópico de Enrique de San Simón, sino también al comunismo de Carlos Marx y Federico Engels, así como al catolicismo social surgido con el fin del Antiguo Régimen y expresado de forma explícita en la encíclica De Rerum Novarum de León XIII (1891).

Desde el materialismo filosófico, podemos distinguir dos sentidos de la Idea de Socialismo: el de socialismo genérico (o socialismo en sentido filosófico) y el de socialismo específico (o socialismo socioeconómico). El primero se entiende como universalismo y se opone, por tanto, al particularismo y al individualismo. El segundo es el correspondiente al concepto de sociedad sin clases.


La superabundancia tiene que ver con las posibilidades de composibilidad de vectores (producción y consumo), que conforman la capacidad de la racionalidad económica de un sistema económico dado. La Razón Económica es eso. El capitalismo ha demostrado mayor recurrencia históricamente que los socialismos puestos en práctica (hablar de socialismo en singular es tan oscuro y confuso, en sentido de mito, como hablar de izquierda). Pero pensar que en el capitalismo esa composibilidad es infinita es caer en el mismo error que los soviéticos del diamat y su socialismo comunista. Eso puede llevar al traste la propia recurrencia del sistema, como así está pasando. Además, cualquier proyecto de implantación política de la filosofía (muchos "Sócrates" funcionarios del Estado) sólo es posible gracias a la sinexión de un socialismo genérico con uno específico, ambos con raíces en el Materialismo Filosófico. En el capitalismo eso es imposible. El mercado pletórico es incompatible con la racionalidad y con la implantación política de la filosofía (hay plétora de religiones, plétora de sectas, plétora de chamanes, plétora de echadores de cartas, plétora de libros y vídeos de parapsicología, plétora de publicaciones de horóscopos, plétora de libros de autoayuda... por no hablar del Pensamiento Alicia, una ideología sólo posible en una sociedad con mercado pletórico).

Buena pregunta:

Cita:
¿Variedad de qué?


Como en todo Estado, se llame "capitalista" o "socialista", y siendo la economía siempre Economía Política (esto es, Economía Nacional), variedad de lo que el Estado diga. Confundir la variedad de composibilidades posibles en un sistema económico y la superabundancia con la Razón Económica es como confundir la salud física con estar gordo. Me ciño a la cita puesta en otro hilo de discusión:

Cita:
El esquema de la rotación recurrente suministra un criterio muy claro, me parece, para abordar la cuestión de las diferencias entre la racionalidad económica en el capitalismo y en el socialismo. Entre los escritores "liberales" se sobreentiende la tesis de que el capitalismo es la culminación de la racionalidad económica. "La economía esperaba que se inventase una tercera solución [además de la tradición y del látigo] al problema de la supervivencia... En este sistema es el señuelo de la ganancia, no el impulso de la tradición o el látigo de la autoridad, lo que encamina a cada cual hacia su actividad" (Robert L. Heilbroner: The Worldy Philosophers, New York, Simon and Schuster. Tr. esp. de A. Lázaro Ros. Madrid, Aguilar, 1956. Pág. 11-12). Pero si el capitalismo, en cuanto se concibe solidario a la "economía de mercado", es la realización misma de la racionalidad económica, el socialismo significará el bloqueo de esta racionalidad, su eclipse. Tal es la tesis clásica de Von Mises. En un Estado socialista no existe un mercado para los bienes de capital; luego al no haber precios que indiquen la importancia relativa de los factores de la producción no será posible plantear el problema de la asignación racional de recursos y, por tanto, no será posible el cálculo económico. Lange, siguiendo la línea trazada por Barone, Fred Taylor, etc., muestra que en un Estado socialista tiene sentido pleno el problema de la asignación de recursos (On the Economic Theory of Socialism, edited by Benjamin E. Lippincott, New York, Mc Graw Hill Booc Co., 1966. Tr. esp. por A. Bosch y A. Pastor. Barcelona, Bosch, 1967). Sin embago, me parece que Lange se deja impresionar excesivamente por lo que en el sistema capitalista se entiende por "racionalidad económica", por la elección de alternativas para obtener un costo mínimo, administración de recursos escasos, maximización del bienestar, todo ello junto con el principio del "ensayo y error", en un mismo plano. Por ello, la estrategia de su argumentación consistirá en mostrar que todos estos componentes encuentran un juego aún mayor en el socialismo. No niego que esto sea así pero creo que con todo ello no se capta lo esencial. Además, es preciso apelar a un supuesto extraeconómico disfrazado, como lo es el principio de la "maximización del bienestar social" (vease la nota número 35). En cambio me parece que los argumentos en favor del incremento de la racionalidad económica en el socialismo, respecto del capitalismo, pueden ser mucho más potentes desde la concepción de la Razón económica como esa singular forma de 'prudencia' que se organiza en torno a la recurrencia de la producción y del consumo, en tanto la producción es siempre composición de factores. El centro en torno al cual girará la Razón económica no será, formalmente, obtener un gasto menor (siempre concepto relativo a otras opciones), o un ahorro, o el administrar bienes escasos, o elegir los factores que produzcan resultados de "bienestar social óptimo" o proceder con realimentación..., sino el conseguir la recurrencia, en las diferentes líneas que se consideren (individuales, empresariales, estatales), no siempre compatibles entre sí. Y el problema fundamental de la Razón económica no será tanto "elegir entre posibilidades alternativas", sobre un horizonte de escasez, cuando "elegir alternativas de composibilidades", sea en la escasez, sea en la superabundancia, pero de tal suerte que la recurrencia del sistema quede asegurada. Pero el número de composibilidad aumenta al aumentar la complejidad de la producción cultural: por ello aumenta la intensidad de los problemas económicos. En nuestra tesis, lo que hace necesaria la Razón económica no es formalmente la realidad de la escasez, cuanto la existencia de incompatibilidades y de inconmensurabilidades entre recursos acaso superabundantes, pero cuya composición coyuntural es capaz de bloquear la recurrencia del sistema. Estas inconmensurabilidades se producen en el curso mismo del proceso económico, en el Tiempo económico, puesto que dependen, en gran parte de la cantidad de los propios factores que se componen.


Gustavo Bueno, Ensayo sobre las Categorías de la Economía Política, La Gaya Ciencia, Barcelona, 1972. Páginas 163-164, Cita 101.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Dom Ene 04, 2009 5:43 pm    Título del mensaje: Responder citando

Rectifico, donde digo:

Cita:
Confundir la variedad de composibilidades posibles en un sistema económico y la superabundancia con la Razón Económica es como confundir la salud física con estar gordo.


Quería decir:

Confundir la superabundancia con la Razón Económica es como confundir la salud física con estar gordo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Ene 05, 2009 8:47 am    Título del mensaje: Oh, Szeliga! Responder citando

Cita:
<Cita:
Dícese de toda doctrina que propugna que no puede contarse con el libre juego de las iniciativas y los intereses individuales para asegurar un orden social satisfactorio, defendiendo un orden alternativo en el que la organización social esté concertada.>

Es evidente que el concierto de la "la organización social" es la organización social del Egócrata o del grupo de listillos dictatoriales. Una razón particular -como pudiera ser incluso la de Don Gustavo Bueno ¡Dios salve la razón!- que se supone y pone por encima de la voluntad o la confluencia de la voluntad de millones de personas.
"Lo satisfactorio" es lo que hay, a saber, el capitalismo y la prosecución de los intercambios.
Cita:
<Desde el materialismo filosófico, podemos distinguir dos sentidos de la Idea de Socialismo: el de socialismo genérico (o socialismo en sentido filosófico) y el de socialismo específico (o socialismo socioeconómico).>
En sentido filosófico a mi no me interesa. En sentido económico es una completa ruina y un desastre práctico. Es inconcebible como tal distinguido socialismo filosófico puede dar un engendro tan inmenso como el irrecurrente socialismo económico.
Cita:
<El capitalismo ha demostrado mayor recurrencia históricamente que los socialismos puestos en práctica (hablar de socialismo en singular es tan oscuro y confuso, en sentido de mito, como hablar de izquierda). Pero pensar que en el capitalismo esa composibilidad es infinita es caer en el mismo error que los soviéticos del diamat y su socialismo comunista.>

La "la racionalidad económica de un sistema económico dado" emerge por sí sola y para nada necesita de los impostores de los "directores" ni de los razonadores excelsos. Eso de la "composibilidad infinita" del capitalismo es cosa de Szeliga, no mía. Todo socialismo es un desastre total y su salvación es el capitalismo, como demuestra China.

La crisis no es la irrecurrencia del sistema, sino su ajuste: ¡Los cambios prosiguen! Y he pedido a Pentalfa el libro de Rodríguez Pardo no porque yo lo haya en este caso demandado, sino porque él lo ha ofertado. Los libros se venden gracias a Dios y el mercado prosigue a pesar de lo que digan sus propios autores (A Szeliga por ahora no le compraré ningún libro!).
Szeliga escribió:
<Además, cualquier proyecto de implantación política de la filosofía (muchos "Sócrates" funcionarios del Estado) sólo es posible gracias a la sinexión de un socialismo genérico con uno específico, ambos con raíces en el Materialismo Filosófico. En el capitalismo eso es imposible.>

No deseamos "muchos Sócrates funcionarios del Estado", esa idea -sea de quién sea- es estúpida. Deseamos sabios dirigentes del Estado que sepan ver que su salvación está en la eutaxia, no en el "socialismo" tanto "genérico como específico" (de específico todos son un desastre). La filosofía no debe ser implantada en el Estado ni en ningún sitio a parte de donde está. La filosofía no es ninguna [url=http://www.subirimagenes.com/imagen-de-tablaFreund1-1474174.html]ESENCIA para que necesite estar colocada en la cúspide de nada. A ella le basta con la crítica y la comprensión de las esencias. Ya Platón salió por piernas de Siracusa y los filósofos lo que deben hacer es hablar y escribir y no actuar en el Estado sino como un ciudadano más como otro cualquiera. Mejor que se estén quietecitos pues es esa razón la que crea los monstruos suyos. La tesis de Szeliga es la tesis del Gran Dictador, del Egócrata que aboga por nuestra servitud voluntaria, como si no pudiéramos vivir sin estas filosofías "específicas".
Esa "sinexión" sería siempre irrecurrente porque todo eso es una mierda. Así de simple. Ni hay ni puede haber tal "sinexión" entre cualquier filosofía y la vida práctica sea donde sea. El socialismo del Diamat, el MH, era sólo una cobertura ideológica que para nada era aplicada en el "socialismo económico". Eso son pamplinas y el capitalismo para nada necesita una "implantación política de la filosofía", ni del MH ni del MF. Se basta a sí mismo sin filosofía y como cobertura ideológica las usa todas cuando el momento y la ocasione lo exigen a la prudencia del que puede. Y la cosa funciona pues he comprado el libro de Pardo sin necesidad de que el Gran Planificador me lo mande.
Szeliga escribió:
<El mercado pletórico es incompatible con la racionalidad y con la implantación política de la filosofía (hay plétora de religiones, plétora de sectas, plétora de chamanes, plétora de echadores de cartas, plétora de libros y vídeos de parapsicología, plétora de publicaciones de horóscopos, plétora de libros de autoayuda... por no hablar del Pensamiento Alicia, una ideología sólo posible en una sociedad con mercado pletórico). >

El mercado es compatible con todo porque esa filosofía está y es en la medida en que sólo puede estar y ser en el capitalismo, en este mercado. Está aquí, no "implantada" en el "socialismo", pues he comprado el libro de Pardo. Para nada ha de estar "implantada" en ningún lado. Eso son manías del Gran Egócrata, que si lo dejaran sólo sería más peligroso que miles de Polt Pot juntos.
La "racionalidad" del mercado no es una racionalidad filosófica ni tiene por qué serlo. Yo no necesito ser racional para zamparme los turrones..., me basta con desearlos.
Es mucho mejor que exista esa plétora de chalados que no seamos todos "materialistas filosóficos". El pueblo debe estar opiado para que tantos millones no se descuarticen como nos descuartizamos nosotros. Szeliga lo que desea es que todo el mundo compre sus libros o los de Pardo cuando los edite y que todos pasemos por el rasero suyo de sus cuatro casillas mentales. Si todos fuésemos sabios esto sería inaguantable.
Es muy bueno que haya ideologías en la masa masiva. La filosofía es para los filósofos y para unas minorías a pesar de que pueda ser muy "mundana". Un pensamiento Alicia consiste en pensar que todo irá mejor tal y como Alicia dice, tal y como dice su mentalidad de Gran Egócrata.

Los textos de Bueno de 1972, cuando se refieren al socialismo creo que no sirven para nada. A parte yo no estoy defendiendo el "liberalismo", sino el consumo capitalista y el actual status quo, se diga como se diga ideológicamente. El socialismo NO "significará el bloqueo de esta racionalidad (capitalista), su eclipse", porque no lo ha significado ya que ha sido al revés, que el "eclipse" lo ha sido del socialismo específico. Mises tuvo razón y no es posible en el socialismo la "la asignación racional de recursos"..., como el socialismo específico tan bien nos ha demostrado con su esplendoroso desastre, y que "la recurrencia del sistema socialista, No quedó ni queda asegurada".
El mercado es inconmensurable porque es el ámbito de la esencia económica y así debe ser y así está muy bien que sea. Quién desee racionalizar los millones y millones de transacciones en el mercado es que está loco o no sabe nada de economía. Una esencia no puede ser dominada por otra esencia porque ello sería el fin de la dialéctica, de la historia. La razón particular del empresario -su prudencia- sólo racionaliza una parte del mercado y el conjunto le importa un pimiento. La Totalidad es inconmensurable y así debe seguir siendo. El socialismo no racionaliza la totalidad del mercado, sino que la destroza eliminando el mercado al haber eliminado la particularidad de la propiedad y de la iniciativa privada.

De todas maneras, argumentar con esos argumentos de 1972 me parece una estafa teórica y muy poco "materialista". El socialismo -cualquiera y todos- fue un verdadero desastre, esa es la cuestión. Del lado capitalista, del lado de la esencia económica todo sigue igual: las utilidades siguen siendo marginales -aunque ahora a la baja-y si no se desea esto, que Pardo y Bueno y cualesquiera que sea no oferten sus libros al mercado, ya que si lo hacen es porque saben de sobras que la demanda no cesa y que prosiguen los intercambio (pues he comprado el libro de Pardo, que, por cierto ya era hora que saliera a la "venta"), que se comportan también ellos de modo "capitalista", que no se meten a franciscanos y por el contrario esperan a que actúe la parte activa del consumidor, su subjetivo deseo, por muy "determinista" que sea.
¿Cuantas ediciones tendrá el libro de Pardo? Eso no lo sabe nadie. Eso no lo sabe ninguna "racionalidad económica", y jamás se sabrá.

Adiós y que los Reyes Magos no cesen de repartir por doquier esos montones de regalos que llueven del cielo del irracional Mercado pletórico. Este año pueden ser más escasos que años anteriores..., pero la cuestión no es esa..., la cuestión es que yo escribo la carta a los Reyes Magos según mis particulares deseos y caprichos, que escribo la carta que me da mi real gana. Esta es la cuestión, que yo no deseo que los Reyes Magos me vengan dictados por la supuesta "racionalidad económica" del Egócrata de turno ni que me digan si debo comprar el libro de Pardo o no.

La mayor socialización que existe es el Mercado pletórico...¡Viva el Mercado pletórico! ¡Abajo los Szeligas y los Grandes Egócratas!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Ene 05, 2009 8:49 am    Título del mensaje: Oh, Szeliga! Responder citando

Cita:
<Cita:
Dícese de toda doctrina que propugna que no puede contarse con el libre juego de las iniciativas y los intereses individuales para asegurar un orden social satisfactorio, defendiendo un orden alternativo en el que la organización social esté concertada.>

Es evidente que el concierto de la "la organización social" es la organización social del Egócrata o del grupo de listillos dictatoriales. Una razón particular -como pudiera ser incluso la de Don Gustavo Bueno ¡Dios salve la razón!- que se supone y pone por encima de la voluntad o la confluencia de la voluntad de millones de personas.
"Lo satisfactorio" es lo que hay, a saber, el capitalismo y la prosecución de los intercambios.
Cita:
<Desde el materialismo filosófico, podemos distinguir dos sentidos de la Idea de Socialismo: el de socialismo genérico (o socialismo en sentido filosófico) y el de socialismo específico (o socialismo socioeconómico).>
En sentido filosófico a mi no me interesa. En sentido económico es una completa ruina y un desastre práctico. Es inconcebible como tal distinguido socialismo filosófico puede dar un engendro tan inmenso como el irrecurrente socialismo económico.
Cita:
<El capitalismo ha demostrado mayor recurrencia históricamente que los socialismos puestos en práctica (hablar de socialismo en singular es tan oscuro y confuso, en sentido de mito, como hablar de izquierda). Pero pensar que en el capitalismo esa composibilidad es infinita es caer en el mismo error que los soviéticos del diamat y su socialismo comunista.>

La "la racionalidad económica de un sistema económico dado" emerge por sí sola y para nada necesita de los impostores de los "directores" ni de los razonadores excelsos. Eso de la "composibilidad infinita" del capitalismo es cosa de Szeliga, no mía. Todo socialismo es un desastre total y su salvación es el capitalismo, como demuestra China.

La crisis no es la irrecurrencia del sistema, sino su ajuste: ¡Los cambios prosiguen! Y he pedido a Pentalfa el libro de Rodríguez Pardo no porque yo lo haya en este caso demandado, sino porque él lo ha ofertado. Los libros se venden gracias a Dios y el mercado prosigue a pesar de lo que digan sus propios autores (A Szeliga por ahora no le compraré ningún libro!).
Szeliga escribió:
<Además, cualquier proyecto de implantación política de la filosofía (muchos "Sócrates" funcionarios del Estado) sólo es posible gracias a la sinexión de un socialismo genérico con uno específico, ambos con raíces en el Materialismo Filosófico. En el capitalismo eso es imposible.>

No deseamos "muchos Sócrates funcionarios del Estado", esa idea -sea de quién sea- es estúpida. Deseamos sabios dirigentes del Estado que sepan ver que su salvación está en la eutaxia, no en el "socialismo" tanto "genérico como específico" (de específico todos son un desastre). La filosofía no debe ser implantada en el Estado ni en ningún sitio aparte de donde está. La filosofía no es ninguna ESENCIA para que necesite estar colocada en la cúspide de nada. A ella le basta con la crítica y la comprensión de las esencias. Ya Platón salió por piernas de Siracusa y los filósofos lo que deben hacer es hablar y escribir y no actuar en el Estado sino como un ciudadano más como otro cualquiera. Mejor que se estén quietecitos pues es esa razón la que crea los monstruos suyos. La tesis de Szeliga es la tesis del Gran Dictador, del Egócrata que aboga por nuestra servitud voluntaria, como si no pudiéramos vivir sin estas filosofías "específicas".
Esa "sinexión" sería siempre irrecurrente porque todo eso es una mierda. Así de simple. Ni hay ni puede haber tal "sinexión" entre cualquier filosofía y la vida práctica sea donde sea. El socialismo del Diamat, el MH, era sólo una cobertura ideológica que para nada era aplicada en el "socialismo económico". Eso son pamplinas y el capitalismo para nada necesita una "implantación política de la filosofía", ni del MH ni del MF. Se basta a sí mismo sin filosofía y como cobertura ideológica las usa todas cuando el momento y la ocasione lo exigen a la prudencia del que puede. Y la cosa funciona pues he comprado el libro de Pardo sin necesidad de que el Gran Planificador me lo mande.
Szeliga escribió:
<El mercado pletórico es incompatible con la racionalidad y con la implantación política de la filosofía (hay plétora de religiones, plétora de sectas, plétora de chamanes, plétora de echadores de cartas, plétora de libros y vídeos de parapsicología, plétora de publicaciones de horóscopos, plétora de libros de autoayuda... por no hablar del Pensamiento Alicia, una ideología sólo posible en una sociedad con mercado pletórico). >

El mercado es compatible con todo porque esa filosofía está y es en la medida en que sólo puede estar y ser en el capitalismo, en este mercado. Está aquí, no "implantada" en el "socialismo", pues he comprado el libro de Pardo. Para nada ha de estar "implantada" en ningún lado. Eso son manías del Gran Egócrata, que si lo dejaran sólo sería más peligroso que miles de Polt Pot juntos.
La "racionalidad" del mercado no es una racionalidad filosófica ni tiene por qué serlo. Yo no necesito ser racional para zamparme los turrones..., me basta con desearlos.
Es mucho mejor que exista esa plétora de chalados que no seamos todos "materialistas filosóficos". El pueblo debe estar opiado para que tantos millones no se descuarticen como nos descuartizamos nosotros. Szeliga lo que desea es que todo el mundo compre sus libros o los de Pardo cuando los edite y que todos pasemos por el rasero suyo de sus cuatro casillas mentales. Si todos fuésemos sabios esto sería inaguantable.
Es muy bueno que haya ideologías en la masa masiva. La filosofía es para los filósofos y para unas minorías a pesar de que pueda ser muy "mundana". Un pensamiento Alicia consiste en pensar que todo irá mejor tal y como Alicia dice, tal y como dice su mentalidad de Gran Egócrata.

Los textos de Bueno de 1972, cuando se refieren al socialismo creo que no sirven para nada. A parte yo no estoy defendiendo el "liberalismo", sino el consumo capitalista y el actual status quo, se diga como se diga ideológicamente. El socialismo NO "significará el bloqueo de esta racionalidad (capitalista), su eclipse", porque no lo ha significado ya que ha sido al revés, que el "eclipse" lo ha sido del socialismo específico. Mises tuvo razón y no es posible en el socialismo la "la asignación racional de recursos"..., como el socialismo específico tan bien nos ha demostrado con su esplendoroso desastre, y que "la recurrencia del sistema socialista, No quedó ni queda asegurada".
El mercado es inconmensurable porque es el ámbito de la esencia económica y así debe ser y así está muy bien que sea. Quién desee racionalizar los millones y millones de transacciones en el mercado es que está loco o no sabe nada de economía. Una esencia no puede ser dominada por otra esencia porque ello sería el fin de la dialéctica, de la historia. La razón particular del empresario -su prudencia- sólo racionaliza una parte del mercado y el conjunto le importa un pimiento. La Totalidad es inconmensurable y así debe seguir siendo. El socialismo no racionaliza la totalidad del mercado, sino que la destroza eliminando el mercado al haber eliminado la particularidad de la propiedad y de la iniciativa privada.

De todas maneras, argumentar con esos argumentos de 1972 me parece una estafa teórica y muy poco "materialista". El socialismo -cualquiera y todos- fue un verdadero desastre, esa es la cuestión. Del lado capitalista, del lado de la esencia económica todo sigue igual: las utilidades siguen siendo marginales -aunque ahora a la baja-y si no se desea esto, que Pardo y Bueno y cualesquiera que sea no oferten sus libros al mercado, ya que si lo hacen es porque saben de sobras que la demanda no cesa y que prosiguen los intercambio (pues he comprado el libro de Pardo, que, por cierto ya era hora que saliera a la "venta"), que se comportan también ellos de modo "capitalista", que no se meten a franciscanos y por el contrario esperan a que actúe la parte activa del consumidor, su subjetivo deseo, por muy "determinista" que sea.
¿Cuantas ediciones tendrá el libro de Pardo? Eso no lo sabe nadie. Eso no lo sabe ninguna "racionalidad económica", y jamás se sabrá.

Adiós y que los Reyes Magos no cesen de repartir por doquier esos montones de regalos que llueven del cielo del irracional Mercado pletórico. Este año pueden ser más escasos que años anteriores..., pero la cuestión no es esa..., la cuestión es que yo escribo la carta a los Reyes Magos según mis particulares deseos y caprichos, que escribo la carta que me da mi real gana. Esta es la cuestión, que yo no deseo que los Reyes Magos me vengan dictados por la supuesta "racionalidad económica" del Egócrata de turno ni que me digan si debo comprar el libro de Pardo o no.

La mayor socialización que existe es el Mercado pletórico...¡Viva el Mercado pletórico! ¡Abajo los Szeligas y los Grandes Egócratas!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Ene 05, 2009 9:32 am    Título del mensaje: El Egócrata y su eutaxia personal Responder citando

Estimados amigos:

No tengo ningún interés, más allá de insultarle como se merece, en nombrar al egócrata catalano-marginalista que cambia de doctrina según le ordena su nazi y soberana subjetividad. Pero no puedo dejar de señalar una cita muy curiosa con la que nos obsequia.

Cita:
No deseamos "muchos Sócrates funcionarios del Estado", esa idea -sea de quién sea- es estúpida. Deseamos sabios dirigentes del Estado que sepan ver que su salvación está en la eutaxia, no en el "socialismo" tanto "genérico como específico" (de específico todos son un desastre).


¿Y qué es la eutaxia? Tanto estudiar varios libros a la vez, y resulta que no se sabe algo tan básico como que la eutaxia no existe, sino que se produce según avanza la situación. Apelar a que la salvación del estado está en la eutaxia es algo tan vago y genérico (por no decir "estúpido") como decir que hay que salvar a las ballenas. No se sabe para qué, ni tampoco a qué estado hay que salvar. ¿Y si los estados se encuentran enfrentados entre sí? Pues entonces, salvo que se definan los términos de lo que se está hablando, la eutaxia será la salvación de esos distintos estados por obra y gracia de unos sabios que no se sabe lo que saben, pero deben saber mucho para lograr el diálogo de civilizaciones que deje las cosas tal cual estaban, sin que unos estados ganen y se fortalezcan (eutaxia) y otros pierdan y se debiliten (distaxia). En fin, mucho de retórica y nada de dialéctica. Así va el país, y más en Cataluña, donde están acostumbrados a vivir de la eutaxia del estado ¿catalán?

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Santiago Armesilla Conde



Registrado: 09 Oct 2006
Mensajes: 350
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Lun Ene 05, 2009 3:55 pm    Título del mensaje: Que no se desvirtue el debate Responder citando

Pido a los contertulios que no lleven el hilo de discusión hacia terrenos que no son los presentados en mi escrito inicial. Gracias.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Ene 05, 2009 6:10 pm    Título del mensaje: No hay desvirtuación Responder citando

Yo le pido a Santiago Armesilla que no se exalte más de lo debido. No hay ninguna desvirtuación en mi mensaje. Sólo faltaba que en un tema dedicado a la Economía Política se tolerasen definiciones de eutaxia tan pobres, por no decir algo más fuerte.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Ene 05, 2009 9:31 pm    Título del mensaje: ¡Vaya li&#769;o, compadre! Responder citando

Ja.ja!!
¿Qué no hay ninguna desvirtuación en tu mensaje?...

Pardo parece que no sabe leer.
Yo dije:
Cita:
<Cita:
No deseamos "muchos Sócrates funcionarios del Estado", esa idea -sea de quién sea- es estúpida. Deseamos sabios dirigentes del Estado que sepan ver que su salvación está en la eutaxia, no en el "socialismo" tanto "genérico como específico" (de específico todos son un desastre).

Y pardo dice:

¿Y qué es la eutaxia? Tanto estudiar varios libros a la vez, y resulta que no se sabe algo tan básico como que la eutaxia no existe, sino que se produce según avanza la situación. Apelar a que la salvación del estado está en la eutaxia es algo tan vago y genérico (por no decir "estúpido") como decir que hay que salvar a las ballenas. No se sabe para qué, ni tampoco a qué estado hay que salvar. ¿Y si los estados se encuentran enfrentados entre sí? Pues entonces, salvo que se definan los términos de lo que se está hablando, la eutaxia será la salvación de esos distintos estados por obra y gracia de unos sabios que no se sabe lo que saben, pero deben saber mucho para lograr el diálogo de civilizaciones que deje las cosas tal cual estaban, sin que unos estados ganen y se fortalezcan (eutaxia) y otros pierdan y se debiliten (distaxia). En fin, mucho de retórica y nada de dialéctica. Así va el país, y más en Cataluña, donde están acostumbrados a vivir de la eutaxia del estado ¿catalán?>

Bah! Cualquiera puede ver que yo en ningún momento hablo de "salvar al Estado" ni apelo a la "salvación del Estado" con o por la eutaxia, sino que hablo de los "sabios dirigentes..., que sepan ver que su salvación está en la eutaxia, y no en el "socialismo", la salvación de los sabios o de los gobernantes, no del Estado!!
El Estado es una persona jurídica, pero no tiene voluntad y por tanto no "se puede salvar" de ningún modo, y yo eso bien lo sé.
¡Mira que a estas alturas venirme a contar eso de que "¿Y si los estados se encuentran enfrentados entre sí?". Verdaderamente lastimoso, pues nadie ha hablado de semejantes cosas. Como siempre, Pardo se hace su película imaginaria y a raíz de ella establece sus parámetros y su crítica. Es un modo de infalibilidad.

Es ridículo que el país vaya mal por mi pésima filosofía (tampoco soy nacionalista periférico, sino antinacionalista). En fin, que Pardo se ha hecho otra vez la picha un lío y a este paso igual tengo que devolver su libro por ilegible. Del resto, pues eso, lo dicho, dicho está. Adiós.

..................

A propósito de esa otra tontería (stultorum) de "Tanto estudiar varios libros a la vez"... Ha salido un kilo (pesa un kilogramo) de "Materialismo y ateísmo. La filosofía de un libertino del siglo XVII", de Marcelino Rodríguez Donís, de la Editorial de la Universidad de Sevilla 2008.
395 páginas y con una estupenda encuadernación y papel.

Es un estudio del "Teofastro redivivo" del anónimo del siglo XVI que hará las delicias de todo impío materialista y estudioso de la religión. No se nombra a Bueno ni una sola vez (como es costumbre en estos lares), y todo radica en una explicación exhaustiva de la obra del Teofastro desde y hasta donde se llega en eso de Dios y de los dioses: radial y circular nada más, nada de angular. No puedo explayarme más, pero lo recomiendo encarecidamente.

Sobre el autor Marcelino Rodríguez: http://investigacion.us.es/sisius/sis_showpub.php?idpers=2095
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Ene 06, 2009 11:46 am    Título del mensaje: Re: Razón Económica e Izquierda Comunista Responder citando

Estimados amigos:

Para seguir el hilo de discusión más rigurosamente voy a comentar brevemente algo del primer mensaje.

Santiago Armesilla Conde escribió:

En "Ensayo sobre las Categorías de la Economía Política" (1972), Bueno escribe:

Cita:
La Razón Económica supone variedad, superabundancia por respecto a una línea cero (prehistórica), posibilidades múltiples que se van abriendo y que, sin embargo, no son todas composibles


(págs. 163-164).


Es evidente que Bueno señala como el comunismo (y la socialdemocracia) entienden la rotación recurrente de bienes en el socialismo, ya desde los inicios de la Revolución, como una continuación, a pesar de la misma Revolución, de la recurrencia capitalista, cambiando esa recurrencia por una recurrencia socialista de bienes, que no parte de cero. Así se asegurarían la racionalidad económica inicial del sistema. En el caso chino esa racionalidad económica no existiría (fracasos como el del Gran Salto Adelante lo confirman, a pesar de que Mao puso las bases para la industrialización china), ya que no existía una previa racionalidad económica capitalista desarrollada.


La cuestión es que en el socialismo específico la recurrencia no fue posible. Después de la NEP, los planes quinquenales situaron a la URSS, en plena Gran Depresión, a la vanguardia económica del mundo supuestamente. Pero luego la cosa no estaba tan socializada como se suponía. El bienestar llegó tras el «sacrificio para las generaciones futuras», ya en tiempo de Krutschov. Y ahí ya quedó de manifiesto que el modelo de plan quinquenal no servía y lo que se produjo fue el colapso del sistema, la llegada del mercado negro generalizado y el abandono de los propios rusos del sistema soviético. De hecho, la caída de la URSS fue instantánea: bastó que se secuestrase a Gorbachov para que el partido comunista dejase el poder y, sin ninguna resistencia, se pasase al nuevo régimen.

Ahora bien, dejando de lado el socialismo específico, lo que sí señalaría, a propósito de la cita inicial del Ensayo de 1972, es que los bienes no son escasos, en contra de las fantasías marginalistas. Los bienes no son escasos, sino que están DESIGUALMENTE DISTRIBUIDOS. De hecho, actualmente no vivimos una crisis por la escasez de artículos básicos, sino UNA CRISIS DE SUPERPRODUCCIÓN, de stocks que es imposible situar en el mercado debido al subconsumo. Subconsumo que, curiosamente, en una manera de negar la realidad como el avestruz cuando mete la cabeza en el hoyo, niegan los marginalistas. El estado de quiebra de la industria automovilística o del ladrillo tiene que ver con ese subconsumo, entre otras causas.

Cita:
La socialdemocracia no habría caído en principio en ese error de composibilidad infinita en la producción y consumo de bienes, y de ahí su permanencia actual.


Pues yo ahí no estoy de acuerdo. La socialdemocracia es que ni afirma ni niega nada; hace lo que le parece que le dará votos en cada momento, sin doctrina definida. Cuando vienen los banqueros, les da dinero para que sigan especulando; cuando hay problemas sociales, aporta dinero también para que la gente no se subleve. Es el modo de producción capitalista, conformado a la medida del estado del bienestar, el que ha mantenido la recurrencia de producción y consumo de bienes. Pero dada la crisis actual, ¿quién puede sostener que el humanismo indefinido de la socialdemocracia ha sido el triunfador? Nadie en su sano juicio ideológico. [url=http://www.fgbueno.es/hem/1990a21.htmTan metafísico es el humanismo del Diamat como el humanismo liberal-socialdemócrata[/url], por más que el Diamat contenga en su seno el materialismo histórico, el último vestigio de la racionalidad sin el cual caeremos en la mística de la soberana subjetividad o la irracional voluntad de poder.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Ene 06, 2009 11:51 am    Título del mensaje: Enlace Responder citando

Tan metafísico es el humanismo del Diamat como el humanismo liberal-socialdemócrata
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Ene 06, 2009 8:03 pm    Título del mensaje: ¿Distribucio&#769;n igualitaria? Responder citando

Szeliga II escribió:
<Ahora bien, dejando de lado el socialismo específico, lo que sí señalaría, a propósito de la cita inicial del Ensayo de 1972, es que los bienes no son escasos, en contra de las fantasías marginalistas. Los bienes no son escasos, sino que están DESIGUALMENTE DISTRIBUIDOS.>


¿No es genial, señores, la economía de Szeliga II?

Si los bienes no son escasos es que son abundantes y si son abundantes su distribución importa un carajo porque están como las chinas del río o el aire: por todas partes y a la mano. Precisamente la desigualdad es un perfecto efecto de la escasez, y sólo lo escaso es valorizable, sólo lo escaso es valor económico.
Las tonterías de Szeliga II no valen absolutamente nada porque de tonterías como esta está el mundo repleto.

Lo "abundante" está a la mano de todos y en la medida en que es escaso un bien o una "utilidad", en esa medida es más o menos acaparable, acumulable..., para su posterior venta a mejor precio o a cambio de otro producto que el vendedor no posee y por ello desea del otro. Lo escaso vale, lo abundante vale menos y lo muy abundante no vale nada. Y esto es válido hasta en la Teoría marxista del "valor-trabajo", que cuesta una utilidad tanto más trabajo cuanto más escaso es, y cuesta tanto menos cuanto más abundante es. Lo muy abundante apenas cuesta trabajo y por ello nada vale, y lo que cuesta más trabajo es que más escaso es y requiere un trabajo mayor. En el límite, un bien o una utilidad si vale algo es porque es algo escaso: el aire es tan abundante que no vale nada, mientras que el oxígeno que se saca de él vale su precio dependiendo de su escasez, de sus costos, etc., por eso es útil. Se valoriza lo escaso -porque es útil- y se desprecia y deprecia lo muy abundante, porque al estar a la mano es económicamente inútil aunque su utilidad vital sea máxima.

Si los bienes estuviesen IGUALMENTE DISTRIBUIDOS (contrariamente a "las fantasías marginalistas" -¡sic!) sencillamente no habría ni producción ni riqueza, ni sociedad ni valores, ni nada de nada de nuestro mundo económico. La ilusa distribución igualitaria SÍ que es una phantasmata propia de párvulos, pues lo que todo el mundo tiene por igual no es demandado por nadie ni es ofertado por nadie ya que no hay necesidad de nada puesto que todos los demás poseen de todo lo mismo, es decir: NADA.

Dijo Bueno:<En nuestra tesis, lo que hace necesaria la Razón económica no es formalmente la realidad de la escasez, cuanto la existencia de incompatibilidades y de inconmensurabilidades entre recursos acaso superabundantes, pero cuya composición coyuntural es capaz de bloquear la recurrencia del sistema. Estas inconmensurabilidades se producen en el curso mismo del proceso económico, en el Tiempo económico, puesto que dependen, en gran parte de la cantidad de los propios factores que se componen.>(Gustavo Bueno, Ensayo sobre las Categorías de la Economía Política, La Gaya Ciencia, Barcelona, 1972. Páginas 164).

Productos superabundantes son en el Mercado pletórico los muy abundantes y que aún valen algo por ser abundantes pero desigualmente distribuidos y siempre escasos para algunos, ya que si no fuera así no habría demanda de ellos. Ni las hipotecas NINJA ni los pisos son tan superabundantes que no valgan nada y nada dice Bueno de todo esto. La vivienda sigue siendo escasa y el dinero también. Todos los productos son siempre escasos.

Creo que Szeliga II no llega ni a esto y yo aquí abandono de nuevo esta palestra de septimianos, cansado de tonterías. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Ene 06, 2009 10:49 pm    Título del mensaje: Von Mises II o el Señor Soberana Subjetividad Responder citando

Vega escribió:

Si los bienes no son escasos es que son abundantes y si son abundantes su distribución importa un carajo porque están como las chinas del río o el aire: por todas partes y a la mano. Precisamente la desigualdad es un perfecto efecto de la escasez, y sólo lo escaso es valorizable, sólo lo escaso es valor económico.
Las tonterías de Szeliga II no valen absolutamente nada porque de tonterías como esta está el mundo repleto.


La ignorancia es atrevida. Veamos: si los bienes son abundantes, pero no se pueden vender, ¿de qué sirven? ¿De qué le sirve a la General Motors producir más utilitarios que nunca si no puede venderlos? Respuesta: para ir a la quiebra. El único tonto y retonto de la tontería es quien pretende hacer actual a Von Mises cuando está más que desfasado. Quien pretende que sus pensamientos emanados de su soberana subjetividad sirven para entender un complejo mundo social como es la Economía Nacional. ¿Qué tienen que ver las chinas y el aire con los autos de General Motors? Pues que lo explique el Señor Soberana Subjetividad, ya que tanto le gusta escribir para no decir nada.

Vega escribió:
Si los bienes estuviesen IGUALMENTE DISTRIBUIDOS (contrariamente a "las fantasías marginalistas" -¡sic!) sencillamente no habría ni producción ni riqueza, ni sociedad ni valores, ni nada de nada de nuestro mundo económico. La ilusa distribución igualitaria SÍ que es una phantasmata propia de párvulos, pues lo que todo el mundo tiene por igual no es demandado por nadie ni es ofertado por nadie ya que no hay necesidad de nada puesto que todos los demás poseen de todo lo mismo, es decir: NADA.


En primer lugar, el Señor Soberana Subjetividad es un SOFISTA. Yo no he dicho que los bienes hayan de estar igualmente distribuidos, sino que la Economía Política parte de la base de la desigualdad de bienes, desigualmente distribuidos. La esencia del mercado no puede ser la igualdad porque entonces no se podría producir nada. Se producen distintos productos para distintos poderes adquisitivos. Pero cuando se produce mucho y no puede venderse, hay crisis, y esa crisis no es por escasez, sino por sobreproducción. Ergo, el marginalismo no vale nada, porque nada explica.

Vega escribió:
Productos superabundantes son en el Mercado pletórico los muy abundantes y que aún valen algo por ser abundantes pero desigualmente distribuidos y siempre escasos para algunos, ya que si no fuera así no habría demanda de ellos. Ni las hipotecas NINJA ni los pisos son tan superabundantes que no valgan nada y nada dice Bueno de todo esto. La vivienda sigue siendo escasa y el dinero también. Todos los productos son siempre escasos.


No hay peor ciego que quien no quiere ver. ¿De verdad que la vivienda es un bien escaso? ¿Hemos vivido en el mismo país estos últimos años? Debe de ser eso por lo que a Cataluña la llaman Matrix, que todos tienen una visión distorsionada de la realidad. Lo que sobran son viviendas, que desde luego valen muchísimo menos que lo que se pagaba por ellas. La burbuja inmobiliaria es producto precisamente de los precios inflados por la especulación; se rompe la burbuja, y la estafa queda al descubierto: no se venden las casas, y los precios en consecuencia bajan.

El Señor Soberana Subjetividad debiera valorar que él bien puede seguir engañándose a sí mismo, pero que el resto de personas con quienes mantiene relaciones simétricas y transitivas previas a su Soberana Subjetividad, no se cree esos cuentos.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Ene 07, 2009 11:23 am    Título del mensaje: Ad supplicium repetuntur ab aliquo ad aras nos confugisti. Responder citando

Ja, ja, ja!! Que la vivienda no es escasa, que abunda como las chinas del río y las arenas del desierto, como el aire que azota el rostro de tan grandes economistas.
Tela marinera!!
El amigo Pardo del Low Cost y del vender hasta por debajo del coste ni ha oído hablar para nada.
Ni eso de la "burbuja inmobiliaria" es un concepto económico -es que Pardo lee diarios-, (se "rompe la burbuja", dice...) Todos esos misterios los explica muchísimo mejor el marginalismo económico que no tu doxografía económica. Pero vano es decir nada. Que los demás juzguen por sí mismos.
Como ya dije, me retiro otra vez y sábete antes, y que se den cuenta los amables lectores, que...<Tu autem quemadmodum ii qui ad supplicium repetuntur ab aliquo ad aras nos confugisti.>

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Economía Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Página 1 de 5

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán