nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Abusan con los derechos de autor.
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Televisión
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Mar Oct 27, 2009 7:40 pm    Título del mensaje: Intercambio en p2p es delito: Ley HADOPI 2. Responder citando

Cita:
El Consejo Constitucional francés valida la ley contra el P2P
El Consejo

Francia aprobó en mayo de 2009 una ley para cortar el acceso a Internet por descargas ilegales.

* Los socialistas habían interpuesto un recurso a finales del mes pasado.
* Las advertencias a los usuarios que descarguen contenidos audiovisuales comenzarán a enviarse a principios de 2010.

EFE. 23.10.2009 - 18.29 h

El Consejo Constitucional validó el jueves la parte esencial de la polémica y modificada ley francesa contra el P2P, tras el recurso que los socialistas presentaron a finales del mes pasado.

El texto de la ley, conocida como Hadopi 2, otorga a los magistrados la potestad de suspender el acceso a Internet a las personas titulares de un línea desde la que se efectúen descargas ilegales repetidamente.

El ministro de Cultura, Frédéric Miterrand, saludó la validación del texto por el Consejo Constitucional y señaló que los primeros mensajes de advertencia a los usuarios que descarguen contenidos audiovisuales ilegalmente comenzarán a enviarse a principios de 2010, "según el calendario previsto".

Aún hay que regular cómo se calcularán las sanciones

Los miembros del Consejo, que estiman como constitucional el grueso de la ley, han censurado no obstante el artículo del texto que permitía a los jueces fijar la cuantía de los daños y perjuicios para los titulares de los derechos de propiedad intelectual pues entienden que eso le corresponde precisarlo al poder legislativo. Esto deberá articularse mediante un nuevo texto que deberían votar los parlamentarios franceses, que tendrán que establecer las normas aplicables para esas indemnizaciones.

El recurso presentado por el Partido Socialista, después de que la Asamblea Nacional aprobase el texto, argumentaba que no se puede recurrir al código penal contra los "piratas" porque atentaría contra su derecho de defensa.

Después de un agitado trámite parlamentario - la ley inicialmente fue rechazada porque el grueso de los diputados de la mayoría gubernamental adelantaron sus vacaciones la pasada Pascua y no votaron el texto- también fue rechazada una vez por el Consejo Constitucional. Este organismo, compuesto por nueve expertos o "sabios" constitucionales, estimó el pasado mes de junio que no podía ser una autoridad administrativa la que cortase el acceso a Internet, sino que debía ser un juez el que determinase la sanción.


En su día dije que volvería a este hilo cuando los hechos apoyaran mi tesis. Y aquí estoy otra vez.

Está claro -tal como yo sostenía- que legalmente se puede perseguir a los que descargan música en el P2P aunque sea sin ánimo de lucro. Si la ley HADOPI 1 fue rechazada lo hizo por un defecto de forma, no porque en esencia sus contenidos legales fueran erróneos. También sabemos que ZP se ha comprometido con Obama a colaborar en España contra la piratería. Así que se prepara otra HADOPI en España que será muy similar a la francesa.

Tal como dije, definir la piratería por el lucro no tiene sentido, aunque nuestro CP así lo diga de momento. Entre otras cosas porque ni se define qué es (o en qué consiste) el lucro. Es tan ambigua su definición que puede ser cualquier cosa:

Cita:
lucro.

(Del lat. lucrum).

1. m. Ganancia o provecho que se saca de algo.


¿No estoy sacando un provecho personal -sensitivo podíamos decir- cuando escucho un MP3 que me he bajado gratis de Internet?

Pero hay más. Ya tenemos una jurisprudencia sobre el ánimo de lucro en España realizada por Xavier Rivas. Aquí hay casos interesantísimos que podrían ser aplicados a la piratería en el P2P incluso sin modificar la ley actual:

Cita:
Jurisprudencia sobre ánimo de lucro

Audiencia Provincial de Barcelona de fecha 31-07-2001.- Establece que el intercambio de programas pirata en el Mercat de Sant Antoni de Barcelona, realizado por los acusados, constituye un acto de distribución, cesión o entrega a terceros, en el que el ánimo de lucro o la contraprestación consiste en conseguir, a cambio, reproducciones de otros programa.
- Audiencia Provincial de Córdoba, de 12-06-2002.- En ella se afirma que la Sala 2ª del Tribunal Supremo, de forma constante y reiterada concibe el ánimo de lucro como cualquier ventaja, utilidad, beneficio o rendimiento que se proponga obtener el sujeto activo, incluso los meramente contemplativos o de ulterior beneficio.
- Audiencia Provincial de La Coruña, de 07-02-2002.- El ánimo de lucro viene interpretándose como sinónimo de cualquier provecho, beneficio, ventaja o utilidad, incluso altruista o meramente contemplativa, para sí o para tercero, que pueda derivarse de la apropiación del objeto, no siendo significativo ni el modo de materialización del propósito lucrativo, ni si llegó o no a obtenerlo efectivamente aplicando lo sustraído a la satisfacción de sus fines concretos, pues esto pertenece a la fase de agotamiento del delito.
- Audiencia Provincial de Madrid, de 06-10-2000.- El ánimo de lucro queda probado por el hecho de que los imputados buscaban a través de la venta o el trueque de los CD, un indudable beneficio económico. Se reconoce el contenido económico del simple intercambio.
- Audiencia Provincial de Palencia, de 29-11-2002.- El ánimo de lucro consiste en este caso en el ahorro del precio que habría que pagar por el uso de la obra.
- Audiencia Provincial de La Coruña, de 07-02-2002.- El ánimo de lucro consiste en este caso en el ahorro del precio que habría que pagar por el uso de la obra.


Por cierto, aprovecho a toro pasado para comentar este texto que nos dejó José Manuel:

Cita:
Pues yo no veo por qué. Establecer un límite monetario para distinguir entre una acción que es penal y otra que no lo es es algo que sucede en nuestra legislación española: robar menos de 480 euros no supone pena de cárcel; más de 480 euros sí. Estafar en la bolsa de valores menos de 480.000 euros no supone pena de cárcel; más de esa cifra sí. Ahora entiendo por qué para Márquez toda copia privada difundida por P2P u otra vía es susceptible de ser considerada piratería. Como no entiende que la diferencia entre piratería y copia normal es el lucro, entonces acaba con esa conclusión.


Efectivamente. Robar por menos de 400 euros no supone delito, pero sí una falta. Lo que no se hace es dejar impune las faltas. Si así fuera todos los días robaría en el supermercado y me iría de rositas porque no hurto por un valor de más de 400 euros. Está claro que las faltas (como las infracciones de tráfico) también se sancionan. Y una reiteración de faltas se convierte en delito. Pero es que a los alemanes no los sancionan ni como faltas. Sencillamente se produce un sobreseimiento del delito porque no se puede abordar. Es como si la policía no se ocupara de un número determinado de delitos (tirones de bolso, robos pequeños, etc.) y dejara en total impunidad a sus infractores. No descarto que no se haga en algunos casos, pero convendremos que no es ni legal ni conveniente.

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Oct 29, 2009 1:41 pm    Título del mensaje: Oportunismo Responder citando

Estimados amigos:

Marcos Márquez vuelve de modo oportunista porque una ley en Francia sanciona el P2P. Y aprovecha para filosofar sobre el lucro.

Marcos R. Márquez escribió:
Tal como dije, definir la piratería por el lucro no tiene sentido, aunque nuestro CP así lo diga de momento. Entre otras cosas porque ni se define qué es (o en qué consiste) el lucro. Es tan ambigua su definición que puede ser cualquier cosa:

Cita:
lucro.

(Del lat. lucrum).

1. m. Ganancia o provecho que se saca de algo.


Se supone que es ganancia económica. Las leyes sobre internet regulan sólo cuestiones económicas. Por ejemplo, según las leyes españolas, los foros de nódulo no prestan servicios de la sociedad de la información, porque no cobran.

Marcos R. Márquez escribió:
¿No estoy sacando un provecho personal -sensitivo podíamos decir- cuando escucho un MP3 que me he bajado gratis de Internet?


Puro psicologismo: obtengo el mismo provecho "sensitivo" escuchando una canción legal que una "ilegal". La diferencia estriba en el carácter que se atribuye al objeto, no en el provecho personal que yo tengo. Para decirlo en términos económicos, el valor de uso no determina el valor de cambio del objeto.

Marcos R. Márquez escribió:
Robar por menos de 400 euros no supone delito, pero sí una falta. Lo que no se hace es dejar impune las faltas. Si así fuera todos los días robaría en el supermercado y me iría de rositas porque no hurto por un valor de más de 400 euros. Está claro que las faltas (como las infracciones de tráfico) también se sancionan. Y una reiteración de faltas se convierte en delito. Pero es que a los alemanes no los sancionan ni como faltas. Sencillamente se produce un sobreseimiento del delito porque no se puede abordar. Es como si la policía no se ocupara de un número determinado de delitos (tirones de bolso, robos pequeños, etc.) y dejara en total impunidad a sus infractores. No descarto que no se haga en algunos casos, pero convendremos que no es ni legal ni conveniente.



¿Y acaso realizar un número determinado de descargas no es recaer en la acumulación de faltas y por lo tanto en un delito? Eso es lo que dice la ley alemana, de fácil comprensión sobre la cuestión entre delitos y faltas.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Vie Oct 30, 2009 5:48 pm    Título del mensaje: Oportunidad. Responder citando

Estimado José Manuel:

Creo que no es oportunismo sino oportunidad. Usted afirmaba que no tenía sentido la condena del intercambio en el P2P sin el lucro. Y yo le demuestro con este ejemplo que en otros países ya hay leyes para hacerlo y aquí posiblemente vamos camino de lo mismo. Si las circunstancias apoyan una tesis, ¿no es necesario tener en cuenta la realidad?

Cita:
Se supone que es ganancia económica. Las leyes sobre internet regulan sólo cuestiones económicas. Por ejemplo, según las leyes españolas, los foros de nódulo no prestan servicios de la sociedad de la información, porque no cobran.


De acuerdo, veamos entonces el lucro en términos económicos. Ya veo que Vd. no ha entrado a discutir ninguna de la jurisprudencia recogida por Rivas sobre el lucro. ¿No es muy similar el intercambio de música legal en el P2P a esta sentencia que recoge Rivas?

Cita:
Audiencia Provincial de Barcelona de fecha 31-07-2001.- Establece que el intercambio de programas pirata en el Mercat de Sant Antoni de Barcelona, realizado por los acusados, constituye un acto de distribución, cesión o entrega a terceros, en el que el ánimo de lucro o la contraprestación consiste en conseguir, a cambio, reproducciones de otros programa.


Le hago otra pregunta. ¿No es el trueque una forma de comercio, la más antigua del mundo?

Cita:
trueque.

2. m. Intercambio directo de bienes y servicios, sin mediar la intervención de dinero.


¿Se podría considerar trueque al intercambio de archivos P2P, teniendo en cuenta que el bien se transmite, pero se mantiene también en poder de uno mismo después del intercambio? Si fuera así, ya tenemos el lucro económico aquí.

Incluso el lucro puede venir simplemente por el dinero que nos ahorramos al no comprar la obra original, como recogía esta sentencia:

Cita:
- Audiencia Provincial de Palencia, de 29-11-2002.- El ánimo de lucro consiste en este caso en el ahorro del precio que habría que pagar por el uso de la obra.


Finalmente,

Cita:
¿Y acaso realizar un número determinado de descargas no es recaer en la acumulación de faltas y por lo tanto en un delito? Eso es lo que dice la ley alemana, de fácil comprensión sobre la cuestión entre delitos y faltas.


¿Y a los alemanes que hagan menos descargas de las que marca la Ley para el delito, no les van a sancionar siquiera por haber cometido una falta? Ahí estriba la diferencia entre el sobreseimiento y la falta.

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Vie Oct 30, 2009 10:36 pm    Título del mensaje: Falacia Responder citando

Estimados amigos:

Llamo oportunista a la intervención de Marcos Márquez porque espera a que haya una sentencia en un país extranjero para volver a la carga, sin plantearse las cuestiones más allá de que un parlamento apruebe o no una ley. Por los mismos motivos, los defensores del aborto deberían saltar al cuello de los antiabortistas. Como hay una ley que los defiende aprobada por el parlamento, pues nada, lo que diga la ley y los demás unos facinerosos e ignorantes.

Por otro lado, la ley de internet en España se refiere al lucro, no al intercambio. Es decir, a los valores de cambio, no a los valores de uso. Y si encima se cobra un canon "preventivo" a los soportes de grabación, ¿por qué habría que penar la descarga? Se supone que la ley que aumenta el canon cubre el presunto perjuicio económico, los discos que se dejan de vender. Eso autoriza cualquier tipo de descarga que no tenga ánimo de lucro, es decir, que no busque la piratería.

Y no, por mucho que se empeñe el señor Márquez el trueque no es lucro. Yo puedo trocar un ordenador por una impresora y eso no es intercambio económico, eso es intercambio de valores de uso, porque sencillamente un ordenador no vale lo mismo que una impresora, pero a lo mejor a mí me interesa usar una impresora en lugar del ordenador. Ya que estamos en época de Halloween, recordemos el lema truco (trueque) o trato, que es muy sabio al respecto. La ley aprobada en Francia no sirve para formar las tablas de la ley divina que todo lo justifican, porque las cuestiones van más allá de lo que unos parlamentarios puedan hacer para favorecer determinados intereses.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Dom Nov 01, 2009 2:25 pm    Título del mensaje: Oportunos y oportunistas. Responder citando

Cita:
Llamo oportunista a la intervención de Marcos Márquez porque espera a que haya una sentencia en un país extranjero para volver a la carga, sin plantearse las cuestiones más allá de que un parlamento apruebe o no una ley. Por los mismos motivos, los defensores del aborto deberían saltar al cuello de los antiabortistas. Como hay una ley que los defiende aprobada por el parlamento, pues nada, lo que diga la ley y los demás unos facinerosos e ignorantes.


Yo llamo oportuna a mi intervención porque espero a que haya una sentencia en un país extranjero que confirma, en el terreno de los hechos, que el intercambio de obras protegidas sin ánimo de lucro también es delito. Con esto no quiero desacreditar las opiniones contrarias y llamar a quienes las mantienen "facinerosos e ignorantes". De hecho la polémica de los derechos de autor sigue abierta en todos los frentes. Si el Sr. Pardo se opone al aborto y mañana el Gobierno recula en la Ley del aborto, lo más normal sería que comentara el hecho y con él reforzara, en el terreno práctico, su tesis antiabortista: "es que esa ley era absurda y por eso se ha abolido". Otro ejemplo: si yo critico el supuesto irenismo de Zapatero y digo que su pacifismo es falso, reforzaría mi tesis contando, al ver un día el periódico, que nuestros soldados mueren en Afganistán porque están en guerra y no en "misión humanitaria". Es que una vez que se plantea teóricamente algo hay que ver si tiene conexión con los hechos que se observan. No veo nada reprochable en eso. ¡Pero si fue el propio José Manuel quien -no con oportunismo sino oportunamente- nos presentó el rechazo del Constitucional francés a la HADOPI 1! Además tituló su intervención: "Lo absurdo de la ley en Francia". ¿Por qué no me permite ahora presentar la nueva aprobación de la HADOPI para decir que no es absurda la Ley? No lo entiendo, la verdad.

Cita:
Por otro lado, la ley de internet en España se refiere al lucro, no al intercambio. Es decir, a los valores de cambio, no a los valores de uso. Y si encima se cobra un canon "preventivo" a los soportes de grabación, ¿por qué habría que penar la descarga? Se supone que la ley que aumenta el canon cubre el presunto perjuicio económico, los discos que se dejan de vender. Eso autoriza cualquier tipo de descarga que no tenga ánimo de lucro, es decir, que no busque la piratería.


Le recuerdo a José Manuel que el canon legalmente es por derecho de copia privada, no por compensación al pirateo. Por lo menos sobre el papel no hay nada que diga que el canon es para compensar las pérdidas por pirateo. Su sentido primario fue "ayudar" al comprador para tener otra reproducción de la obra (por si se estropeaba o extraviaba la original) sin tener que desembolsar nuevamente el valor íntegro de la obra. Esto ya lo hemos tratado.

Cita:
Y no, por mucho que se empeñe el señor Márquez el trueque no es lucro. Yo puedo trocar un ordenador por una impresora y eso no es intercambio económico, eso es intercambio de valores de uso, porque sencillamente un ordenador no vale lo mismo que una impresora, pero a lo mejor a mí me interesa usar una impresora en lugar del ordenador. Ya que estamos en época de Halloween, recordemos el lema truco (trueque) o trato, que es muy sabio al respecto. La ley aprobada en Francia no sirve para formar las tablas de la ley divina que todo lo justifican, porque las cuestiones van más allá de lo que unos parlamentarios puedan hacer para favorecer determinados intereses.


He de reconocer que en el asunto del trueque tengo mis dudas. Por eso planteé la pregunta a Pardo, en vez de afirmar directamente:

Cita:
¿Se podría considerar trueque al intercambio de archivos P2P, teniendo en cuenta que el bien se transmite, pero se mantiene también en poder de uno mismo después del intercambio? Si fuera así, ya tenemos el lucro económico aquí.


Ahora bien, cambiar "música por música" no es cambiar "ordenadores por impresoras": es cambiar bienes que suelen tener el mismo valor o muy parecido. Por cierto, no sé si sabrá José Manuel que el trueque en la contabilidad de las empresas se anota como permuta y está sujeta a impuestos, rigiéndose por las disposiciones de la compra-venta (¡igual que las operaciones económicas!). De hecho cada vez hay más empresas que en tiempos de crisis usan el trueque con otras empresas por falta de liquidez: pero Hacienda está ahí detrás por entender que las empresas se lucran de esta manera. La duda entonces no es si el trueque es una actividad comercial, que lo es, sino si el P2P se considera trueque de música por música.

Cita:
Permuta.

Es un contrato por el cual cada uno de los contratantes se obliga a dar una cosa para recibir otra.

[...]

Por lo demás, la permuta se rige por las disposiciones de la compra-venta.

Es conveniente, cuando no imprescindible, reflejar el contrato de permuta en escritura Pública.

La permuta de bienes conlleva el pago el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, cuya regulación y recaudación está transferida a las Comunidades Autónomas.


Finalmente, las leyes aprobadas en Francia no zanjan la cuestión. Es verdad. Ahora se tendrán que enfrentar a la resistencia de aquellos contra quienes van esas leyes. Y, por supuesto, habrá que tener en cuenta también lo que pase a partir de ahora, porque los hechos también importan.

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Nov 03, 2009 11:41 am    Título del mensaje: Excusatio non petita Responder citando

Estimados amigos:

Marcos Márquez afirmó, aunque fuera indirectamente, que el trueque se puede entender como intercambio económico. Ahora me dice que se intercambia música por música en el P2P. Bien, ¿y qué? Los discos no valen lo mismo; la música española está especialmente encarecida, frente a otra que es mucho más barata, por lo que no puede decirse que se intercambian equivalentes. Se intercambian valores de uso: los archivos que yo tengo a cambio de otros que me gustaría tener. Ahí no existe ninguna actividad económica. Por cierto, la permuta incluye impuestos y tasas, por lo tanto actividad económica. Así que no sirve como ejemplo de trueque. Dejemos de enredar con sofismas, por favor.

Marcos R. Márquez escribió:
Si el Sr. Pardo se opone al aborto y mañana el Gobierno recula en la Ley del aborto, lo más normal sería que comentara el hecho y con él reforzara, en el terreno práctico, su tesis antiabortista: "es que esa ley era absurda y por eso se ha abolido". Otro ejemplo: si yo critico el supuesto irenismo de Zapatero y digo que su pacifismo es falso, reforzaría mi tesis contando, al ver un día el periódico, que nuestros soldados mueren en Afganistán porque están en guerra y no en "misión humanitaria". Es que una vez que se plantea teóricamente algo hay que ver si tiene conexión con los hechos que se observan. No veo nada reprochable en eso. ¡Pero si fue el propio José Manuel quien -no con oportunismo sino oportunamente- nos presentó el rechazo del Constitucional francés a la HADOPI 1! Además tituló su intervención: "Lo absurdo de la ley en Francia". ¿Por qué no me permite ahora presentar la nueva aprobación de la HADOPI para decir que no es absurda la Ley? No lo entiendo, la verdad.


Señor mío, yo presenté el rechazo a la supuesta ley dentro de una jurisprudencia determinada. Lo que usted presenta es un único salto a la jurisprudencia. Por eso le comparo la ley del aborto de Zapatero, que salta por encima de lo que todo el mundo considera normal (el aborto como algo sucio, clandestino) con la ley que, en lugar de castigar el lucro con las copias de archivos originales, castiga cualquier tipo de descarga, aunque sea de un archivo carente de derechos. Si no entiende esto, mal vamos.

Marcos R. Márquez escribió:
Le recuerdo a José Manuel que el canon legalmente es por derecho de copia privada, no por compensación al pirateo. Por lo menos sobre el papel no hay nada que diga que el canon es para compensar las pérdidas por pirateo. Su sentido primario fue "ayudar" al comprador para tener otra reproducción de la obra (por si se estropeaba o extraviaba la original) sin tener que desembolsar nuevamente el valor íntegro de la obra. Esto ya lo hemos tratado.


Señor mío, lease bien toda la discusión y verá que cuando yo dije que el fenómeno de la piratería era incontrolable y lo que hacían los gobiernos era intentar quedarse con algo de sus beneficios, usted asintió. Así que no troque sus argumentos ahora sin más ni más.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Mar Nov 24, 2009 6:22 pm    Título del mensaje: Más argumentos a mi favor. Responder citando

Estimados compañeros:

La Eurocámara acaba de ratificar la reforma que permite los cortes de Internet para frenar la piratería de obras protegidas. Es otra medida, de las muchas que aún quedan, encaminadas -como no podía ser de otra forma- a acabar con la piratería audiovisual. Esto vuelve a apoyar la tesis que mantengo en esta discusión.

Cita:

Europa ratifica la reforma que permite los cortes de Internet contra el P2P

El pleno del Parlamento Europeo lo aprueba por una amplia mayoría. En España aún es necesaria la autorización judicial

PUBLICO.ES - Madrid - 24/11/2009 13:05

El Parlamento Europeo aprobó hoy, como estaba previsto, el nuevo marco regulador de las telecomunicaciones en la Unión, tras más de dos años de negociaciones. Las diferencias entre los eurodiputados y los gobiernos respecto a la posibilidad de cortar el acceso a Internet a usuarios que descargan contenidos con derechos de autor ha retrasado hasta hoy la aprobación de las nuevas reglas.

Hoy, el Parlamento ha dado su visto bueno al cambio de la ley del Paquete Telecom. La eurocámara lo aprueba con 510 votos a favor, 40 en contra y 24 abstenciones en una sesión plenaria que se ha desarrollado hoy en Estrasburgo.

Anteriormente, representantes de la Eurocámara y de los Estados miembros sellaron un compromiso al respecto, que ha permitido que el pleno del Parlamento apruebe hoy el conjunto de la nueva legislación sin que se desarollara un nuevo debate.

La nueva norma prevé así que el acceso a Internet pueda restringirse, de ser necesario y proporcionado, únicamente tras un procedimiento justo e imparcial que incluya "el derecho del usuario a ser escuchado", pero no determina que tenga que ser un juez el que lo autorice.

El resultado es el máximo que el Parlamento podía alcanzar con la base legal que tenemos

En un principio, los eurodiputados defendieron que sólo un juez pudiese decidir la desconexión de un usuario, pero, tras un análisis jurídico de las capacidades de la UE en este ámbito, aceptaron esta solución alternativa. "El resultado es el máximo que el Parlamento podía alcanzar con la base legal que tenemos", asegura una de las responsables del paquete de telecomunicaciones en la Eurocámara, la socialista francesa Catherine Trautmann.

Para llegar a la aprobación del 'Paquete Telecom' al completo, los parlamentarios han tenido que transigir y aprobar estas "posibilidades de corte", pero han exigido que siempre se cumplan tres normas fundamentales: la presunción de inocencia, el derecho a la defensa y la audiencia previa. Además, determinan que las sanciones que se apliquen sobre los usuarios que descargan contenidos sujetos a derechos de autor de forma gratuita sean siempre "proporcionadas".
Y a cambio ...

Las nuevas normas reforzarán los derechos de los usuarios, que podrán cambiar de operador en un solo día manteniendo su número de teléfono fijo o móvil, recibir de antemano información más clara en sus contratos, ser alertados si se han violado sus datos, defenderse mejor contra el spam (correos electrónicos no deseados) o acceder de forma más eficaz al número de urgencias 112.

Asimismo, garantizarán la "neutralidad" de la red y que no se discriminen ciertos servicios o aplicaciones -como el P2P o las llamadas de voz por Internet- por parte de los operadores.

La comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, reconoció ayer que la ley "no es perfecta", pero supone un "primer paso" importante y necesario.

Ahora, los Estados miembros tendrán de plazo hasta mediados de 2011 para adaptar sus legislaciones nacionales a la nueva normativa.


Contestemos ahora a estas cuestiones que nos dejó Pardo por aquí.

Cita:
Marcos Márquez afirmó, aunque fuera indirectamente, que el trueque se puede entender como intercambio económico. Ahora me dice que se intercambia música por música en el P2P. Bien, ¿y qué? Los discos no valen lo mismo; la música española está especialmente encarecida, frente a otra que es mucho más barata, por lo que no puede decirse que se intercambian equivalentes. Se intercambian valores de uso: los archivos que yo tengo a cambio de otros que me gustaría tener. Ahí no existe ninguna actividad económica. Por cierto, la permuta incluye impuestos y tasas, por lo tanto actividad económica. Así que no sirve como ejemplo de trueque. Dejemos de enredar con sofismas, por favor.


Me parece que eso de intercambiar "valores de uso" es muy ambiguo y no tiene sentido. En la compra-venta normal tenemos los mismos problemas para establecer la equivalencia entre el valor del bien y lo que se paga por él, siendo que muchas veces no existe tal equivalencia entre lo pagado y lo ofrecido y no por ello dejamos de definir el acto como una operación comercial. Yo puedo (mal)vender un producto por liquidación de stocks o por necesidad. Aunque venda el artículo muy por debajo de su precio de mercado, sigue siendo actividad económica. También puedo pujar en una subasta con otro comprador y pagar por el artículo, por arrogancia o por error, mucho más de su valor real. Por tanto, si la equivalencia puede no darse en la compra-venta, también puede no darse en el trueque. Si alguien cambia diamantes por culos de botella, es como el excéntrico que paga 1.000 euros por una entrada en la reventa para una final de la Champions League. No es un argumento sólido. La mayoría de los trueques entre empresas tienen en cuenta el valor real del patrimonio que truecan y sobre ese valor hacen sus negocios. Por cierto, me parece que el Sr. Pardo se ha quitado de encima de una manera muy gratuita el problema de la permuta como forma de trueque. Parece no haberse apercibido de que todo intercambio de patrimonio con otra persona conlleva tasas. Si voy a un mercado de trueque y pongo mis discos en un stand, estoy obligado a pagar el impuesto de Transmisiones Patrimoniales a Hacienda. Lo que me ahorro es el IVA. Que no se pague el impuesto en la mayoría de las ocasiones (como en el P2P) no sería excusa, como tampoco es excusa que no se pague el IVA de la factura en las "chapuzas a domicilio" o en la visita al dentista. Me parece que Pardo no ha logrado convencerme con argumentos de que el trueque no es una actividad económica. Es más, creo que se equivoca gravemente cuando defiende que el trueque no es un intercambio económico. En ese aspecto no tengo dudas. Donde tengo dudas es en el hecho de aceptar que cambiar música por música en el P2P sea trueque.

Cita:
Señor mío, yo presenté el rechazo a la supuesta ley dentro de una jurisprudencia determinada. Lo que usted presenta es un único salto a la jurisprudencia. Por eso le comparo la ley del aborto de Zapatero, que salta por encima de lo que todo el mundo considera normal (el aborto como algo sucio, clandestino) con la ley que, en lugar de castigar el lucro con las copias de archivos originales, castiga cualquier tipo de descarga, aunque sea de un archivo carente de derechos. Si no entiende esto, mal vamos.


Señor mío, usted presentó el ejemplo del rechazo de la ley HADOPI dentro de una jurisprudencia determinada y yo, dentro de esa jurisprudencia determinada (pues le respondo a su intervención), le demuestro que la Ley se ha aprobado. Si usted presentó la HADOPI como ejemplo particular (pero con posibilidades de universalizarse, si no no lo hubiera nombrado), yo presento la aprobación a la HADOPI en los mismos términos. Le pago con la misma moneda. Empiece por criticarse a sí mismo y reconozca, si puede, que en una discusión usted puede cometer un error y no pasa nada por rectificar. Pero no refleje sus errores en los demás. Y otra cosa: eso de que la mayoría está en contra de la Ley del aborto es según las encuestas que se manejen. Tampoco la razón es una cuestión cuantitativa o de mayorías, aunque éstas tengan algo que decir al respecto. Si no entiende esto, mal vamos.

Cita:
Señor mío, lease bien toda la discusión y verá que cuando yo dije que el fenómeno de la piratería era incontrolable y lo que hacían los gobiernos era intentar quedarse con algo de sus beneficios, usted asintió. Así que no troque sus argumentos ahora sin más ni más.


Expliquemos mejor esto porque ya veo que usted ha saltado por encima de esta espinosa e incómoda cuestión otra vez, aludiendo a que yo trueco mis argumentos; algo que ni siquiera es cierto tampoco. A ver. Una cosa es que las leyes nos protejan de los robos y otra que, en el terreno práctico, sea imposible acabar con los robos, por mucha ley y policía que tengamos. ¿Nos cargamos las leyes que castigan el robo (o decimos que son absurdas) porque se muestran aparentemente inútiles para acabar con él? No, es evidente que no. Bien, el tema de la piratería de la música es parecido. Que yo le reconozca a usted que es imposible acabar con ese fenómeno tal como están las tecnologías, no es óbice para que entienda que en el sistema capitalista actual la defensa de la propiedad intelectual y la puesta en el mercado de los discos es algo que, por coherencia, se debe permitir y defender con leyes contundentes y precisas como no existen en la actualidad. Unas leyes que, si bien no van a acabar con la piratería, al menos van a contenerla hasta donde puedan. Por supuesto, la industria discográfica se va a acabar más tarde o más temprano, como la industria minera del oro o la de los coches de gasolina, pero mientras dé beneficios hay que defenderla y protegerla. Otra cuestión es que discutamos de raíz el sistema capitalista en el que vivimos y, una vez derribado éste, veamos qué hacemos con la propiedad intelectual. Pero ahora mismo el músico debe vender su producto (discos), como el escritor vende sus libros, el empresario vende sus bombillas o el artesano vende sus manualidades. Los Estados deben proteger estas actividades y castigar duramente a aquellos piratas que las impiden. Ah, los gobiernos no ven nada de la recaudación del canon. Todo va íntegramente para las sociedades de gestión que lo reparten entre sus autores.

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Nov 25, 2009 10:09 am    Título del mensaje: Confusión de trueque y economía Responder citando

Estimados amigos:

Lamento decepcionar a Marcos Márquez. Las leyes antipiratería no acabarán con la piratería. Es más, le digo yo que cada vez más personas van a comprar material audiovisual pirata. De hecho, los inmigrantes africanos que llegan a España lo primero que reciben es la famosa manta para poder vender discos pirata y que no causen problemas de orden público. Decir que las leyes antipiratería acabarán con la piratería es como afirmar que las leyes endurecidas contra el cliente de la prostitución acabarán con la prostitución, o que las leyes antidrogas volcadas sobre el consumidor acabarán con el tráfico de drogas.

Marcos R. Márquez escribió:

Me parece que eso de intercambiar "valores de uso" es muy ambiguo y no tiene sentido. En la compra-venta normal tenemos los mismos problemas para establecer la equivalencia entre el valor del bien y lo que se paga por él, siendo que muchas veces no existe tal equivalencia entre lo pagado y lo ofrecido y no por ello dejamos de definir el acto como una operación comercial. Yo puedo (mal)vender un producto por liquidación de stocks o por necesidad.


Señor Márquez, lo primero que debería tener en cuenta es la distinción entre valor de uso y valor de cambio. Yo pago una cantidad determinada por un libro (valor de cambio) pero puedo usarlo en vez de para leer, como mero adorno en mi salón (valor de uso). Lo que pasa es que la economía neoclásica ha tergiversado los significados de términos tan bien explicitados que se piensa uno que se compran las cosas sólo por la utilidad subjetiva que les damos, y realmente no es así. Los stocks, por mucho que usted se imagine, no se malvenden: al venderlos se gana siempre. Nadie vende nada por debajo del valor de producción, siempre muy por encima.


Marcos R. Márquez escribió:

Aunque venda el artículo muy por debajo de su precio de mercado, sigue siendo actividad económica. También puedo pujar en una subasta con otro comprador y pagar por el artículo, por arrogancia o por error, mucho más de su valor real. Por tanto, si la equivalencia puede no darse en la compra-venta, también puede no darse en el trueque.


Pero EL TRUEQUE NO ES ACTIVIDAD ECONÓMICA. No existe equivalencia posible entre cambiar peras por manzanas entre dos personas. Pero sí la hay entre los salarios de distintos oficios y distintos productos, porque tienen su precio. En el trueque no hay precio ninguno. Las empresas no realizan trueques, intercambian bienes y servicios que ya tienen unos equivalentes establecidos en el mercado, y en función de un beneficio. Emilio Botín no va a cambiar la mitad de sus activos por un culo de botella, porque su empresa ya tiene establecidos los cálculos precisos, cálculos nada «excéntricos». Si usted sigue diciendo que el trueque es actividad económica, adelante. Pero entonces la incomunicación e incapacidad para debatir será notoria. Y más aún con el tema de los intercambios de archivos.

Marcos R. Márquez escribió:
Expliquemos mejor esto porque ya veo que usted ha saltado por encima de esta espinosa e incómoda cuestión otra vez, aludiendo a que yo trueco mis argumentos; algo que ni siquiera es cierto tampoco. A ver. Una cosa es que las leyes nos protejan de los robos y otra que, en el terreno práctico, sea imposible acabar con los robos, por mucha ley y policía que tengamos. ¿Nos cargamos las leyes que castigan el robo (o decimos que son absurdas) porque se muestran aparentemente inútiles para acabar con él?


Pues eso digo yo, precisamente: como cada año más de 100.000 fetos son abortados clandestinamente y arrojados por el retrete, ¿hemos de aprobar una ley del aborto que legaliza esa clandestinidad? Como los músicos son incapaces de lograr beneficios por sus obras, ¿hemos de satisfacer a sus grupos de presión metiendo la mano en el bolsillo del ciudadano? Además, con el ejemplo que señala Márquez, se pone a la misma altura un asalto contra la propiedad que el intercambio de archivos que no son necesariamente obras protegidas. Si yo intercambio mis libros por P2P, ¿me van a desconectar? Si yo copio mis obras en CDs, ¿tengo que pagar el canon? Eso es completamente absurdo, se mire por donde se mire.

Marcos R. Márquez escribió:


No, es evidente que no. Bien, el tema de la piratería de la música es parecido. Que yo le reconozca a usted que es imposible acabar con ese fenómeno tal como están las tecnologías, no es óbice para que entienda que en el sistema capitalista actual la defensa de la propiedad intelectual y la puesta en el mercado de los discos es algo que, por coherencia, se debe permitir y defender con leyes contundentes y precisas como no existen en la actualidad.


¿Y qué es la propiedad «intelectual»? Nadie prohíbe «la puesta en el mercado de los discos»; eso es una forma de encanallar la discusión. Lo que pasa es que simple y llanamente el consumidor ya no quiere pagar por unas obras que están sumamente encarecidas, y el sector no quiere reconvertirse.


Marcos R. Márquez escribió:

Unas leyes que, si bien no van a acabar con la piratería, al menos van a contenerla hasta donde puedan. Por supuesto, la industria discográfica se va a acabar más tarde o más temprano, como la industria minera del oro o la de los coches de gasolina, pero mientras dé beneficios hay que defenderla y protegerla. Otra cuestión es que discutamos de raíz el sistema capitalista en el que vivimos y, una vez derribado éste, veamos qué hacemos con la propiedad intelectual.


¿Van a contener el top manta estas leyes? Los manteros siguen existiendo en nuestras calles y vendiendo sus obras. Las grandes discográficas azuzan la piratería al vender sus CDs grabables. El supuesto de Márquez sobre la industria discográfica es falso: los beneficios de la industria discográfica han caído considerablemente, y lo que salva las pérdidas son los conciertos. Quienes se benefician del canon son en su inmensa mayoría artistas prejubilados, que llevan años si no décadas viviendo de la misma canción, sin nada que hayan producido. Es una falacia pensar que el canon ayudará a la industria discográfica. Ayudará a la SGAE, que no es lo mismo.


Marcos R. Márquez escribió:

Pero ahora mismo el músico debe vender su producto (discos), como el escritor vende sus libros, el empresario vende sus bombillas o el artesano vende sus manualidades. Los Estados deben proteger estas actividades y castigar duramente a aquellos piratas que las impiden. Ah, los gobiernos no ven nada de la recaudación del canon. Todo va íntegramente para las sociedades de gestión que lo reparten entre sus autores.



Pero es que el autor no produce nada, no es un «creador». La industria discográfica lo que hace es reproducir en un soporte grabaciones previas. Pero la industria no es el cantante, sino el resultado de los miles de copias que salen al mercado. El cantante tiene unos derechos sobre su grabación, para que no la usen indebidamente ni se lucren de ella. Yo nunca, en ningún momento, he defendido el uso de la piratería para la ruina de los cantantes. Lo que yo he señalado es que el soporte donde se reproduce la música ha ido cambiando una vez que nuevas tecnologías surgían. El disco de vinilo no desapareció por la piratería, sino porque el CD era más fácil de grabar y a menor coste. El CD no ha caído en desuso por la piratería, sino porque se pueden grabar en sistemas informáticos los archivos, en un nivel de almacenaje cada vez mayor. Hablar de artesanía (oficio preindustrial y precapitalista) comparándola a la industria discográfica no puede ser sino resultado de una gran confusión, la misma de quien piensa que el intercambio económico es lo mismo que el trueque.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Mar Dic 01, 2009 6:03 pm    Título del mensaje: La industria discográfica sigue presionando. Responder citando

Estimados compañeros:

Otro paso más en la misma línea.

Cita:
"En cinco años esto desaparece. No habrá ni canciones ni música"

Músicos, productores y otros profesionales del sector exigen ante Industria una ley que les proteja de la piratería

LINO PORTELA - Madrid - 01/12/2009 (El País)

No ha habido música pero sí mucho ruido. Loquillo, Luis Eduardo Aute y Antonio Guisasola, presidente de Promusicae (Asociación de Productores de Música de España) se reunían esta mañana con Miguel Sebastián, Ministro de Industria, Turismo y Comercio, mientras más de 200 personas de todos los estamentos del sector de la música se unían frente al ministerio, en el paseo de la Castellana, de Madrid, al grito de "La música es cultura. La música es empleo".

* El Gobierno permite que se corten servicios de Internet por la 'piratería'
* Ya toca (la ley de) la música


Tras la reunión y la lectura de un manifiesto, Luis Eduardo Aute se dirigía a los congregados. "No ha hecho falta hablar mucho porque se oían vuestros gritos", decía frente a varias pancartas en las que se podían leer frases como "Del Top Ten al Top INEM" o "Músicos o pescadores, todos somos trabajadores". Previamente, en la Cadena SER, Aute había declarado que, de no tomarse medidas, "en cinco años esto desaparece. No habrá ni canciones ni música".

Por primera vez todos los colectivos que aglutina el mundo de la música española escenificaban una unión para reclamar medidas "concretas y urgentes". No sólo contra la descarga de canciones sin pagar derechos de autor, sino también para reivindicar su papel como industria generadora de cultura y dinero.

El manifiesto leído esta mañana y firmado por más de 2.000 profesionales del medio incidía en el ostracismo que ha sufrido el sector por "los sucesivos inquilinos de la Moncloa". "Tenemos la sensación de no contar para nadie, de no existir", continuaba. "Se ha extendido una cantinela según la cual nosotros no trabajábamos, sino que vivimos de un bien al que la gente tiene derecho a acceder de forma gratuita y con total impunidad". Músicos como Rosario Flores, Txus, de Mago de Öz, Antonio Carmona, Conchita o Chenoa escoltaron la lectura del manifiesto.

Loquillo se mostraba escéptico tras la reunión. "Ya vamos tarde", decía. "Y si las medidas no se toman ya, antes de que acabe el año, llegaremos más tarde todavía. Nos estamos jugando mucho más que la piratería. Llegará un momento que los músicos españoles tengamos que grabar en discográficas en el extranjero".

Más rotundo se mostraba el cantante catalán con la imagen de los músicos. "Estoy hasta los cojones del desprecio al que se nos somete. Ha llegado el momento de que se nos deje de tratar como chorizos. Yo me gano honradamente la vida, pero todavía se tiene la idea de que los músicos somos unos vagos y unos vividores que no trabajamos".

El Gobierno por su parte asegura que "está trabajando en ello". Hoy también se hacía público la intención del ejecutivo de incluir medidas para "proteger la propiedad intelectual frente a la piratería en Internet", en palabras del propio Zapatero.

En la Ley de Economía Sostenible se incluyen algunas cláusulas en las que, bajo orden judicial, se podrán cortar servicios de Internet a los que proporcionen enlaces de descarga a música sin pagar derechos de autor. "No es suficiente", decía Antonio Guisasola al terminar esta mañana la reunión con Sebastián. "El problema siguen siendo el P2P [servicio de intercambio de archivos]. El Gobierno tiene un examen hasta final de año. Estaremos vigilantes para que lo apruebe con buena nota".



Veamos ahora lo que nos ha comentado el Sr. Pardo.

Cita:
Lamento decepcionar a Marcos Márquez. Las leyes antipiratería no acabarán con la piratería. Es más, le digo yo que cada vez más personas van a comprar material audiovisual pirata. De hecho, los inmigrantes africanos que llegan a España lo primero que reciben es la famosa manta para poder vender discos pirata y que no causen problemas de orden público. Decir que las leyes antipiratería acabarán con la piratería es como afirmar que las leyes endurecidas contra el cliente de la prostitución acabarán con la prostitución, o que las leyes antidrogas volcadas sobre el consumidor acabarán con el tráfico de drogas.


Pero yo no he dicho que las leyes antipiratería vayan a acabar con la piratería. Le recuerdo a Pardo lo que dije:

Cita:
Unas leyes [antipiratería] que, si bien no van a acabar con la piratería, al menos van a contenerla hasta donde puedan.


Luego el Sr. Pardo nos habla del fenómeno de la "manta". Pero ése no es el problema que se discute actualmente. Hoy en día casi todo el mundo tiene un ordenador en casa y accede a una conexión a Internet. La "manta" ya pasó a la historia. Apenas se ven los "manteros" por la calle. Ahora la gente piratea directamente en su casa, que es más barato y cómodo.

Cita:
Señor Márquez, lo primero que debería tener en cuenta es la distinción entre valor de uso y valor de cambio. Yo pago una cantidad determinada por un libro (valor de cambio) pero puedo usarlo en vez de para leer, como mero adorno en mi salón (valor de uso). Lo que pasa es que la economía neoclásica ha tergiversado los significados de términos tan bien explicitados que se piensa uno que se compran las cosas sólo por la utilidad subjetiva que les damos, y realmente no es así. Los stocks, por mucho que usted se imagine, no se malvenden: al venderlos se gana siempre. Nadie vende nada por debajo del valor de producción, siempre muy por encima.


Hay gente que vende a precio de coste e incluso por debajo del valor de producción según las necesidades. No me ha sido difícil encontrar por Internet anuncios como éste:

Cita:
Se vende todo el stocks de ropa de primavera verano por cierre repentino de negocio, comprado a primeros de año, ropa muy muy vendible, vestidos, faldas, jeans, camisetas, hay de chico tambien, hay camisetas y jeans de marca como: guru, energie, miss sixty, precio muy muy por debajo de su valor de compra, hay unas 320 prendas. Gracias


Esto lo vemos a cada momento, sobre todo en tiempos de crisis. Por eso la diferencia entre "valor de uso" y "valor de cambio" es muy ambigua para establecer qué es actividad económica y qué no lo es.

Cita:
Pero EL TRUEQUE NO ES ACTIVIDAD ECONÓMICA. No existe equivalencia posible entre cambiar peras por manzanas entre dos personas. Pero sí la hay entre los salarios de distintos oficios y distintos productos, porque tienen su precio. En el trueque no hay precio ninguno. Las empresas no realizan trueques, intercambian bienes y servicios que ya tienen unos equivalentes establecidos en el mercado, y en función de un beneficio. Emilio Botín no va a cambiar la mitad de sus activos por un culo de botella, porque su empresa ya tiene establecidos los cálculos precisos, cálculos nada «excéntricos». Si usted sigue diciendo que el trueque es actividad económica, adelante. Pero entonces la incomunicación e incapacidad para debatir será notoria. Y más aún con el tema de los intercambios de archivos.


En efecto, Emilio Botín no cambia la mitad de sus activos por un culo de botella, como yo tampoco cambiaría mi casa de la playa (que actualmente no tiene "valor de uso" para mí, por utilizar su terminología) por un bolígrafo. Se supone que el que intercambia bienes lo hace en relación también a su valor de mercado, por muy poco "valor de uso" que tengan. Aunque no use mi casa de la playa, no la voy a cambiar por un bolígrafo (cuyo valor de uso subjetivo puede ser mayor que el de la casa). Yo estoy teniendo en cuenta principalmente lo que vale la casa en el mercado a la hora de iniciar el intercambio económico en el trueque. Yo trocaría mi casa de la playa, por ejemplo, por otra de similares características en la montaña, pero no por un ordenador o un bolígrafo. Mas aunque saliera perdiendo en el trueque (es decir, aunque haya trocado un producto por otro que tenía más valor), ya le he demostrado que esto también sucede en las operaciones normales de compra-venta y no por ello dejamos de considerarlas como actividades económicas. Yo creo que su definición de trueque no existe ni ha existido en la realidad. Es una pura ficción: nadie cambia un producto por otro sin pararse a pensar en sus equivalentes en el mercado. Jamás veremos un anuncio del tipo: "Trueco un chalet de 500 metros cuadrados con piscina en La Moraleja que no uso nunca por una cafetera porque me encanta el café".

Cita:
Pues eso digo yo, precisamente: como cada año más de 100.000 fetos son abortados clandestinamente y arrojados por el retrete, ¿hemos de aprobar una ley del aborto que legaliza esa clandestinidad? Como los músicos son incapaces de lograr beneficios por sus obras, ¿hemos de satisfacer a sus grupos de presión metiendo la mano en el bolsillo del ciudadano? Además, con el ejemplo que señala Márquez, se pone a la misma altura un asalto contra la propiedad que el intercambio de archivos que no son necesariamente obras protegidas. Si yo intercambio mis libros por P2P, ¿me van a desconectar? Si yo copio mis obras en CDs, ¿tengo que pagar el canon? Eso es completamente absurdo, se mire por donde se mire.


Volvemos al problema inicial. Se lo explico otra vez al Sr. Pardo. El canon no se inventó para compensar las pérdidas debidas a la piratería, sino para facilitarnos el cambio de soporte de una misma obra sin necesidad de comprarla de nuevo. Si yo compraba una obra en disco de vinilo pero quería escucharla también en el radio-cassette del coche o en el walk-man, entonces para no tenerla que comprar también en cassette, los autores me facilitaban que pudiera usar una cassette virgen -mucho más barata que la obra- para copiar el sonido. De esta manera el consumidor se beneficiaba y el autor cobraba una pequeña cantidad en forma de canon. Claro, en aquella época también había gente que usaba las cassettes para grabar una conferencia o un programa de radio. ¿Tenían que pagar a los autores si el uso que le daban a las cassettes era distinto? Esto fue considerado en otras legislaciones y, por esta razón, no se aplicó el canon en algunos países como Portugal. Aquí en España se aplicó y casi nadie se quejó. ¿Por qué ahora todo el mundo pone el grito en el cielo contra el canon si esto es ya muy antiguo? Porque algunos han considerado -como el Sr. Pardo- que el canon se ha puesto ahora para compensar las pérdidas debidas a la piratería, ignorando su razón de ser. He de decir que las sociedades de gestión tampoco hacen mucho por explicar esta cuestión fundamental. Y desde luego perderán la batalla si tratan ahora de aprovecharse del canon para compensar las pérdidas, cuando ésta no fue su razón de ser original. Creo que su lucha tiene que ir por la otra parte -la del respeto a los derechos de autor- y dejar el canon en lo que siempre ha sido. Por cierto, este asunto tampoco lo trataron con rigor en la tertulia de Teatro Crítico los señores Bueno Sánchez y Delgado Palomar, mostrando que ignoraban el origen del citado canon.

Por cierto, el ejemplo que Ud. pone del aborto se puede aplicar también a los que abogan por la supresión de leyes como la HADOPI. Ellos dicen: como más del 85% de los internautas bajan obras protegidas, lo mejor es legalizar esas descargas y eliminar la norma perversa. Ésa es la postura de insignes letrados en la actualidad.

Cita:
¿Y qué es la propiedad «intelectual»? Nadie prohíbe «la puesta en el mercado de los discos»; eso es una forma de encanallar la discusión. Lo que pasa es que simple y llanamente el consumidor ya no quiere pagar por unas obras que están sumamente encarecidas, y el sector no quiere reconvertirse.


¡Falso! Lo que pasa es que el consumidor ya no quiere pagar por unas obras que están "gratis total" en Internet. No hay mercado que compita con el "gratis total", por mucho que bajen los precios. ¡Es imposible! Las autoridades habrían de encarcelar al individuo que ofrece música gratis, por destruir la industria del disco y dejar a mucha gente en paro, además de afectar al PIB. La piratería acaba con "la puesta en el mercado de los discos", al ofrecer lo mismo de manera gratuita y en sobreabundancia. En Internet hay mucha más música gratis que en la mejor tienda de discos de mundo. Sólo por esta razón está justificada la intervención de los Estados en este asunto. Han de proteger un sector que produce muchos beneficios y puestos de trabajo para evitar su ruina. Es por pura racionalidad económica.

Además hay otro asunto derivado de éste que va a dar muchos quebraderos de cabeza. Hay quienes piensan que los conciertos se ven beneficiados por la promoción gratis de la música. Puede que así sea, no lo niego. Pero ¿qué gente es la que estamos atrayendo a la música? Pues aquélla que cree que la música no es un mercado ni un negocio: es la generación de los "MP3 por la patilla". De esta manera estamos observando que hay cada vez más gente que no desea pagar las "caras" entradas de los macrofestivales. Hay muchas protestas también porque en esos festivales te obligan a consumir catering dentro del recinto y no te dejan entrar con un bocata y una litrona desde fuera. Entonces hay muchos que sólo llenan los conciertos gratis, esos que paga el Ayuntamiento de turno en la fiesta patronal. Es lógico que si acostumbramos a la gente a que la música sea gratis, tampoco va a querer pagar nadie por los conciertos ni por nada. Estamos creando una sociedad que cree que el trabajo de los demás es gratuito. Todo gratis: la música, el cine, los videojuegos, los sistemas operativos, los periódicos, el subsidio del paro, los libros... Pero esto no es más que una ficción peligrosa que podría hundir nuestras economías si no se suplen estos mercados por otros igualmente potentes. Hay "antisistemas" que ven en esto una resistencia responsable al capitalismo. Yo, en cambio, lo veo como un ejercicio de cara dura y cinismo sin límites. Esto también formaría parte de la "felicidad canalla" que definía Gustavo Bueno: acceder al trabajo de los demás sin esfuerzo ni dinero, como el canalla que se salta a un naranjal y se come todas las frutas. Seguramente a Gustavo Bueno y a su editorial no le harían ni pizca de gracia que una semana antes de ponerse en las tiendas su nuevo libro "El Fundamentalismo Democrático", éste apareciera gratis, escaneado en Internet, para todo el mundo. Me imagino que Pardo vería muy bien tal acción. Como no hay lucro y eso sería simplemente "compartir" un libro entre los amiguetes de Internet, pues adelante. ¿No es así?

Cita:
¿Van a contener el top manta estas leyes? Los manteros siguen existiendo en nuestras calles y vendiendo sus obras. Las grandes discográficas azuzan la piratería al vender sus CDs grabables. El supuesto de Márquez sobre la industria discográfica es falso: los beneficios de la industria discográfica han caído considerablemente, y lo que salva las pérdidas son los conciertos. Quienes se benefician del canon son en su inmensa mayoría artistas prejubilados, que llevan años si no décadas viviendo de la misma canción, sin nada que hayan producido. Es una falacia pensar que el canon ayudará a la industria discográfica. Ayudará a la SGAE, que no es lo mismo.


El Sr. Pardo mezcla el canon con las leyes anti-piratería y la "manta" con las descargas ilegales en Internet. El lío que tiene es monumental. Sobre el canon ya he explicado todo. La "manta" ya le he dicho que está en vías de extinción. Lo que quedan son las descargas ilegales. Esta nueva Ley europea apunta a esto último: las descargas. Éste es el problema ahora. Lo que digo es que hay que perseguir a los que descargan obras protegidas y las suben a Internet. Si la venta de discos ha funcionado muy bien en estos años, ¿qué está destrozándola ahora? La piratería. Es evidente. Por eso hay que combatirla. Un Estado no puede permitir que un negocio que da tantos beneficios, emplea a tantos ciudadanos y aumenta tanto el PIB, lo destruya la piratería. Es del todo racional que los Estados defiendan con leyes más perfectas a la industria discográfica, como defienden la industria textil, la de los plásticos o la maderera.

Cita:
Pero es que el autor no produce nada, no es un «creador». La industria discográfica lo que hace es reproducir en un soporte grabaciones previas. Pero la industria no es el cantante, sino el resultado de los miles de copias que salen al mercado. El cantante tiene unos derechos sobre su grabación, para que no la usen indebidamente ni se lucren de ella. Yo nunca, en ningún momento, he defendido el uso de la piratería para la ruina de los cantantes. Lo que yo he señalado es que el soporte donde se reproduce la música ha ido cambiando una vez que nuevas tecnologías surgían. El disco de vinilo no desapareció por la piratería, sino porque el CD era más fácil de grabar y a menor coste. El CD no ha caído en desuso por la piratería, sino porque se pueden grabar en sistemas informáticos los archivos, en un nivel de almacenaje cada vez mayor. Hablar de artesanía (oficio preindustrial y precapitalista) comparándola a la industria discográfica no puede ser sino resultado de una gran confusión, la misma de quien piensa que el intercambio económico es lo mismo que el trueque.


El problema no es que el soporte cambie con el paso del tiempo, algo que es razonable. El problema son las ventas globales -sean en el soporte que sean- que están descendiendo a pesar de que la música goza de una mayor promoción: de esto sí es responsable la piratería. Por otra parte, el artista sí que "crea": una partitura que registra en la SGAE o donde proceda, lo mismo que el inventor registra su invento en la oficina de patentes. La industria discográfica luego graba y distribuye la obra del artista, aunque esto también lo puede hacer el propio artista en Internet sin necesidad de discográficas.

Por cierto, otra confusión que hay aquí es con el músico ejecutante y el compositor. Yo puedo crear una partitura pero no tener a un grupo o una orquesta para interpretarla. Entonces se la vendo (derechos de autor) a una banda. El derecho de autor me permite cobrar varias veces por las ejecuciones de mi obra. Algunos también protestan por esto. Pero es que parece lo más justo. ¿Sería legítimo que una banda se aprovechara de mi obra para hacer conciertos y ganar mucho dinero, y mientras yo no percibiría ni un euro de una pieza exitosa que es mía? Por eso el compositor recibe dinero de los conciertos donde interpreten otros su partitura, los discos o las bodas; ésas a las que acuden los inspectores de la SGAE para reclamar el legítimo derecho del compositor por el uso de su obra. Por eso los intereses de los autores y las discográficas muchas veces confluyen. Si les va bien a las discográficas, les va bien a los autores por lo general. Y no parece que aquellos que han iniciado por su cuenta una venta de discos al margen de las discográficas hayan llegado lejos. Es obvio que ambas partes van de la mano hacia la ruina si los Gobiernos no lo remedian.

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Vie Dic 04, 2009 11:07 am    Título del mensaje: Ceremonia de la confusión Responder citando

Marcos R. Márquez escribió:

Luego el Sr. Pardo nos habla del fenómeno de la "manta". Pero ése no es el problema que se discute actualmente. Hoy en día casi todo el mundo tiene un ordenador en casa y accede a una conexión a Internet. La "manta" ya pasó a la historia. Apenas se ven los "manteros" por la calle. Ahora la gente piratea directamente en su casa, que es más barato y cómodo.


Pues debe ser que vivimos en países muy distintos, porque yo la manta la veo a diario, y los vendedores piratas todos los días en bares y tiendas. En todo caso, es absurdo pensar que si a la gente se le quita la posibilidad de conseguir música gratis irán a comprar los carísimos CDs que nuestra peculiar industria discográfica pone a la venta, olvidando la música pirata.

Marcos R. Márquez escribió:
Hay gente que vende a precio de coste e incluso por debajo del valor de producción según las necesidades. No me ha sido difícil encontrar por Internet anuncios como éste:

Cita:
Se vende todo el stocks de ropa de primavera verano por cierre repentino de negocio, comprado a primeros de año, ropa muy muy vendible, vestidos, faldas, jeans, camisetas, hay de chico tambien, hay camisetas y jeans de marca como: guru, energie, miss sixty, precio muy muy por debajo de su valor de compra, hay unas 320 prendas. Gracias


Esto lo vemos a cada momento, sobre todo en tiempos de crisis. Por eso la diferencia entre "valor de uso" y "valor de cambio" es muy ambigua para establecer qué es actividad económica y qué no lo es.


Señor, será ambigua para usted, que ignora su significado, pero es muy clara: valor de uso es algo fuera de lo económico, valor de cambio sólo se produce en el mercado. Pero el valor de compra no es el valor de cambio, sino una proporción del mismo. Como decía Antonio Machado, todo necio confunde valor y precio.

Marcos R. Márquez escribió:
En efecto, Emilio Botín no cambia la mitad de sus activos por un culo de botella, como yo tampoco cambiaría mi casa de la playa (que actualmente no tiene "valor de uso" para mí, por utilizar su terminología) por un bolígrafo. Se supone que el que intercambia bienes lo hace en relación también a su valor de mercado, por muy poco "valor de uso" que tengan. Aunque no use mi casa de la playa, no la voy a cambiar por un bolígrafo (cuyo valor de uso subjetivo puede ser mayor que el de la casa).


Señor mío, yo no estoy hablando en los términos de uso subjetivo. Está enturbiando la discusión mezclando valor de uso y valor de cambio. El valor de uso no es el que determina el valor de cambio, en ningún caso.

Marcos R. Márquez escribió:
Yo estoy teniendo en cuenta principalmente lo que vale la casa en el mercado a la hora de iniciar el intercambio económico en el trueque.


Entonces no es un trueque, es actividad económica. Y el trueque es lo que los economistas llaman, algo impropiamente, economía natural. Y sí ha existido, pero sin que hubiera ni mercado ni economía propiamente dicha. Déjese de hacer chistes malos para burlarse de mis argumentos, por favor.

Marcos R. Márquez escribió:

Volvemos al problema inicial. Se lo explico otra vez al Sr. Pardo. El canon no se inventó para compensar las pérdidas debidas a la piratería, sino para facilitarnos el cambio de soporte de una misma obra sin necesidad de comprarla de nuevo.


Entonces, si yo pago un canon por usar internet, ¿por qué no puedo descargar todo tipo de música? Es usted quien constantemente se contradice y sestea.


Marcos R. Márquez escribió:
¡Falso! Lo que pasa es que el consumidor ya no quiere pagar por unas obras que están "gratis total" en Internet. No hay mercado que compita con el "gratis total", por mucho que bajen los precios. ¡Es imposible! Las autoridades habrían de encarcelar al individuo que ofrece música gratis, por destruir la industria del disco y dejar a mucha gente en paro, además de afectar al PIB.


Demagogia no, por favor. El consumidor está dispuesto a pagar por las obras. De hecho, la piratería no permite su consumo «gratis total», como demagógicamente dice usted, sino a un precio más bajo. ¿Por qué? Porque entre otras cosas no hay que pagar intermediarios ni costosos viajes a lugares perdidos para grabar videos y posados de fotos. Con todo eso, los precios se disparan a niveles inaceptables. Por eso nadie quiere comprar CDs. También muchos negocios similares, como revistas especializadas, han desaparecido por idénticos motivos. Revistas de actividades deportivas se han virtualmente esfumado. Y de hecho es así: ponen sus contenidos en internet, ahorrándose muchos gastos.

La solución para la industria musical es volcar sus contenidos en internet previo pago, a cantidades mucho más módicas. Claro que eso significa reciclarse y expulsar a tantos intermediarios que encarecen el precio del producto. Pero igual que están haciendo tantos y tantos sectores. Lo de que el PIB español se resiente porque no se compren discos suena a chiste. Los músicos ofrecen un servicio, y simplemente toman un dinero que ya está en manos de los consumidores. No generan beneficios. Es como decir que un banco fabrica el dinero, o que pones un dolar en buena tierra, lo riegas y crecen más dólares. Comparar la producción de CDs, de valor ínfimo, a la producción de acero o de cualquier industria pesada también me provoca hilaridad. No señor, el PIB español no se ve afectado por ello porque la industria discográfica vive del dinero que circula por España. Capítulo aparte es el turismo, pero nuestros músicos gustan poco de viajar por España para preparar sus trabajos, qué le vamos a hacer.

Marcos R. Márquez escribió:
La piratería acaba con "la puesta en el mercado de los discos", al ofrecer lo mismo de manera gratuita y en sobreabundancia. En Internet hay mucha más música gratis que en la mejor tienda de discos de mundo. Sólo por esta razón está justificada la intervención de los Estados en este asunto. Han de proteger un sector que produce muchos beneficios y puestos de trabajo para evitar su ruina. Es por pura racionalidad económica.


Renovarse o morir. Los músicos deben seguir ese lema si quieren seguir en su trabajo. Y que el Estado intervenga para salvar la música le obligaría también a intervenir para proteger la prostitución en análogas circunstancias. ¿O es que la prostitución no produce muchos beneficios y puestos de trabajo?

Marcos R. Márquez escribió:
Seguramente a Gustavo Bueno y a su editorial no le harían ni pizca de gracia que una semana antes de ponerse en las tiendas su nuevo libro "El Fundamentalismo Democrático", éste apareciera gratis, escaneado en Internet, para todo el mundo. Me imagino que Pardo vería muy bien tal acción. Como no hay lucro y eso sería simplemente "compartir" un libro entre los amiguetes de Internet, pues adelante. ¿No es así?


Márquez confunde, en su ignorancia, lo que son medios de difusión «gratuitos» (pero costeados con enormes páginas de publicidad) con la gratuidad de todo. A los conciertos, en efecto, les puede pasar lo mismo que a los discos si siguen subiendo sus precios y el poder adquisitivo no sube.

Respecto a lo que señala de cierta editorial, seguro que no le hará gracia dejar de vender. Pero también la editorial, una vez pasado un tiempo, puede poner en manos del autor un stock de libros para su reparto gratuito y la difusión de su doctrina. Pero ese reparto gratuito de un stock que estaba destinado a su destrucción, no equivale a vender o a usurpar de forma pirata. Claro que esto no se entenderá si no se entiende la distinción entre valor de uso y valor de cambio.

Marcos R. Márquez escribió:
¿Sería legítimo que una banda se aprovechara de mi obra para hacer conciertos y ganar mucho dinero, y mientras yo no percibiría ni un euro de una pieza exitosa que es mía? Por eso el compositor recibe dinero de los conciertos donde interpreten otros su partitura, los discos o las bodas; ésas a las que acuden los inspectores de la SGAE para reclamar el legítimo derecho del compositor por el uso de su obra. Por eso los intereses de los autores y las discográficas muchas veces confluyen.


Señor, es usted quien se confunde constantemente. Cuando dije que el artista no «crea» nada, me refería a que él no es el productor de las miles de copias en un determinado soporte, sino simplemente alguien que escribe una obra y posee sus derechos, algo que ya percibe en una considerable cuantía, aunque luego no se note tanto por la cantidad de intermediarios que encarecen el producto. Por cierto, que la música clásica es la más barata que existe, porque entre otras cosas los derechos de autor ya fenecieron (salvo que sea una interpretación reciente, que ya es otra cuestión).

Respecto a la SGAE, existe un claro abuso de poder de su parte, porque no se puede cobrar canon por una pieza musical de hace cientos de años. ¿Es que Lope de Vega va a recibir en su cuenta corriente los derechos de autor por Fuenteovejuna? ¿O el autor de la Marcha Real porque la interpreten? Eso es absurdo, y usted bien que lo sabe.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Vie Dic 04, 2009 8:56 pm    Título del mensaje: una cosa Responder citando

Una aportación puntual al debate éste: yo he sido músico (y lo sigo siendo aunque ya no cobro) antes que fraile, digo profesor de filosofía. Sigo teniendo contacto con músicos de muchos lugares y la mayor parte de quienes se dedican a tocar, como músicos contratados, en verbenas, etc. están encantados con el manta y el emule. Porque antes de estas cosas, el cantante de fama vivía con lo que ganaba del disco y le bastaban unas pistas pregrabadas para hacer una gira prácticamente sin músicos (Miguel Bosé, por ejemplo) en unos karaokes infames. Y con 5 o 6 conciertos en grandes capitales tenían bastante. Ahora, como de la venta de discos no sacan una mierda, tienen que dar giras de muchos conciertos, contratar buenos músicos, pagarles un contrato razonable y acudir a todos los puntos de España o del extranjero en donde les consiguen bolos. Y no basta una sóla canción exitosa, necesitan un repertorio para ganar dinero. Todo esto es una bendición. También para los que empiezan, porque pueden prescindir de manager y pesados y sangrantes intermediarios al vender directamente por internet y buscarse por este medio los bolos.
Y, en otro orden de cosas: las peregrinas "razones" expuestas por los cantantes (Victor Manuel, Aute, Rosario, Amaral y toda esta peña de pesados coñazos) aduciendo que ellos representan a la "cultura" y que la "cultura" sufrirá si ellos no ganan dinero con ella, aparte de vomitivas, dan verguenza ajena.
Insisto: para los músicos que viven de tocar en directo, la manta y las redes P2P son una bendición del cielo cibernético. Adaptarse o morir porque se les acabó el chollo.
Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marcos R. Márquez



Registrado: 15 Abr 2004
Mensajes: 166
Ubicación: Sevilla

MensajePublicado: Dom Ene 17, 2010 5:53 pm    Título del mensaje: Varias perspectivas del asunto. Responder citando

Estimados compañeros:

Ya tenemos desde hace unos días, como era de esperar, la Ley para la defensa de los derechos de autor cocinada por el Consejo de Ministros. Esto no quiere decir que finalmente se apruebe de la misma manera que la conocemos ahora. Por tanto, toda precaución en este asunto es poca. Lo que sí podemos afirmar es que todos los pasos apuntan en la misma dirección: persecución de aquellos que ponen ilegalmente las obras a disposición de los demás. Los gobiernos no creen en una supuesta «reconversión industrial» del negocio musical. Y suponemos que sus razones económicas y laborales tendrán, aunque éstas pudieran resultar falsas. También nuestro Gobierno se tendrá que enfrentar a la dura oposición de aquellos que se oponen a que alguien les reste la posibilidad de bajar música gratis.

Cita:
La Audiencia Nacional decidirá el cierre de páginas web
La decisión se adoptará en un procedimiento rápido que durará un máximo de cuatro días
PÚBLICO. ES - Madrid - 08/01/2010 14:41
El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la disposición final de la Ley de Economía Sostenible, que incluye la normativa para regular las descargas de Internet, y que ha sido remitido a diversos órganos consultivos antes de su llegada al Parlamento.
El Ejecutivo ha dado el visto bueno a la aplicación de un procedimiento mixto administrativo-judicial que permitirá bloquear todas aquellas páginas web que alojen o faciliten enlaces a archivos protegidos con los derechos de autor mediante una denuncia ante la Comisión de Propiedad Intelectual, pero previa orden judicial.
Finalmente será la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional la encargada de ordenar el cierre de las web. Según ha destacado el ministro de Justicia y ha ratificado poco después la de Cultura, ángeles González-Sinde, las medidas se tomarán en un procedimiento rápido que durará un máximo de cuatro días, informa Miguel Ángel Criado.
Cuando un titular de derechos de autor considere que su obra está siendo explotada sin licencia podrá presentar una denuncia a la sección segunda, que se creará a tal efecto, de la Comisión de Propiedad intelectual. Ésta analizará el caso y lo remitirá a un juez de la Audiencia Nacional de lo contencioso-administrativo, que tendrá un plazo de cuatro días para autorizar el bloqueo de esos contenidos concretos.
González-Sinde: la medida lucha "contra quienes se enriquecen ilegalmente y se aprovechan de otros"
Caamaño ha explicado que será la Audiencia Nacional la competente en esta materia porque en estos casos de propiedad intelectual es "muy difícil" ubicar en qué lugar se encuentra la página o el emisor que infringen los derechos. Para ello, será necesario modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial.
Un juez deberá decidir, mediante un proceso "ágil, eficaz y con todas las garantías" y en un plazo máximo de cuatro días, si ordena el cierre preventivo o bloqueo de una página web, ha añadido el ministro.
En opinión de González-Sinde, ésta es "una propuesta equilibrada" que pretende armonizar los derechos de todos, "de los ciudadanos como usuarios de la Red y de quienes viven de la cultura".
Según González-Sinde, esta medida lucha "contra quienes se enriquecen ilegalmente y se aprovechan de otros". "La Administración y los jueces, que deberán decidir rápidamente, tienen cada uno su papel en este proceso", apostilló.


Veamos ahora lo que dice Rodríguez Pardo.

Cita:
Pues debe ser que vivimos en países muy distintos, porque yo la manta la veo a diario, y los vendedores piratas todos los días en bares y tiendas. En todo caso, es absurdo pensar que si a la gente se le quita la posibilidad de conseguir música gratis irán a comprar los carísimos CDs que nuestra peculiar industria discográfica pone a la venta, olvidando la música pirata.


Yo le pediría al Sr. Pardo que consultara las estadísticas porque comprobará que mientras la piratería en Internet aumenta, la «manta» disminuye y es un fenómeno casi residual. ¿Quién va a comprar un cedé mal grabado, con una portada pésimamente fotocopiada, si en tu casa puedes hacer lo mismo más barato, sin riesgos y con mejor calidad? Ahora bien, esto no quiere decir que la manta haya desaparecido de las calles para otros artículos como bolsos, relojes, perfumes de imitación, carteras, etc. Artículos estos que no hay posibilidad de bajarlos gratis de Internet.

¿Carísimos los cedés? Si se acerca a la sección de discos de unos grandes almacenes, Ud. puede encontrar sin ningún problema a 6 euros o menos muchos discos. Un cedé nuevo puede costar más caro, pero sólo hay que esperar unos meses para ver cómo su precio cae. Además no sé a qué se refiere con que un cedé nuevo es caro. Un cedé cuesta más o menos igual que un libro y en su producción hay implicadas normalmente más personas que en un libro. Resulta curioso que la gente use el argumento de la carestía cuando existe la posibilidad de bajarlo todo gratis. Antes no.

Cita:
Entonces no es un trueque, es actividad económica. Y el trueque es lo que los economistas llaman, algo impropiamente, economía natural. Y sí ha existido, pero sin que hubiera ni mercado ni economía propiamente dicha. Déjese de hacer chistes malos para burlarse de mis argumentos, por favor.


Me imagino que en los primeros mercados de trueque, antes de existir la moneda, cuando un agricultor ponía sus patatas en el mostrador, antes de trocarlas por otras frutas y hortalizas, se daría una vuelta por los otros mostradores, preguntaría a los productores y se interesaría por las existencias de las patatas en dichos mostradores, así como de otras incidencias, para ver a cuántas zanahorias, por ejemplo, equivaldría ese día un kilo de patatas. Según la equivalencia las patatas tendrían un precio de intercambio. Un día el kilo de patatas equivaldría a medio kilo de zanahorias, a 1 kilo de tomates y a 2 kilos de manzanas, y otro día (según factores como la demanda, la escasez, la calidad, el clima & c.) la equivalencia sería distinta. Pero habría equivalencia y sería muy similar a lo que Ud. llama economía. Por eso los economistas denominan al trueque «economía natural». No deja de ser una economía muy rudimentaria, pero economía al fin y al cabo.

Cita:
Entonces, si yo pago un canon por usar internet, ¿por qué no puedo descargar todo tipo de música? Es usted quien constantemente se contradice y sestea.


El canon sobre Internet puede interpretarse en la misma línea que el canon sobre los receptores de radio. En efecto, yo puedo escuchar una canción de la radio pues el canon me autoriza a ello. Si hay emisoras que no pagan a la SGAE, éstas pueden ser precintadas y yo no podré recibirlas en mi receptor. En Internet también puedo escuchar canciones de los servicios legales que hay en él. Pero eso mismo: de los legales, no de los ilegales. De cualquier manera, la SGAE debería ser muy prudente con el canon sobre la «banda ancha» porque puede presentar -soy consciente de ello- algunos problemas legales y de otro tipo. Ya dije antes que la SGAE nunca debería convertir el canon en una compensación de la piratería. Perdería gran parte de sus razones si lo hiciera. Aunque también queda siempre la duda sobre la propia razón de ser del canon: «¿Tenemos que pagar todos un canon cuyo reparto a los autores (vía SGAE) es tan conflictivo, además de suponer una injusticia para aquellos que no usen los soportes vírgenes para la copia privada?» Conocemos el caso de un abogado sevillano al que se le devolvió el dinero del canon, previa demanda, por unos cedés que no usó para grabar música.

Cita:
Demagogia no, por favor. El consumidor está dispuesto a pagar por las obras. De hecho, la piratería no permite su consumo «gratis total», como demagógicamente dice usted, sino a un precio más bajo. ¿Por qué? Porque entre otras cosas no hay que pagar intermediarios ni costosos viajes a lugares perdidos para grabar videos y posados de fotos. Con todo eso, los precios se disparan a niveles inaceptables. Por eso nadie quiere comprar CDs. También muchos negocios similares, como revistas especializadas, han desaparecido por idénticos motivos. Revistas de actividades deportivas se han virtualmente esfumado. Y de hecho es así: ponen sus contenidos en internet, ahorrándose muchos gastos.


Hay consumidores que ya no pagan ni por los CD vírgenes. Ahora los descargan y graban en el disco duro, los «exprimen» durante unos días y luego, como si de música de usar y tirar se tratara, los borran del disco duro para hacer lugar a otros archivos (o ni siquiera los borran porque en discos duros de 1 TB cabe toda la música que uno escucha en toda su vida). O nos vamos a Youtube y escuchamos las canciones que queramos, cuando deseemos y sin necesidad de grabar la música en ninguna parte: «¡Gratis total!». En estas circunstancias, ¿quién va a pagar por un MP3, ni siquiera por un CD virgen gravado con el canon? ¿Qué ventajas obtengo al comprar un MP3 legal en iTunes, si lo tengo «gratis total» y con la misma calidad en el eMule y mil sitios más? Es que esto es de cajón. Sencillamente no se puede discutir porque no admite otra respuesta. Y esto no sólo afecta a los «superventas» y a las «majors», también afecta al músico que empieza ahora y quiere salir adelante sin contratar con ninguna disquera: sólo vendiendo sus canciones en la red. ¿Qué va a vender ese músico novato si sus canciones están en el eMule «gratis total»?

Si Ud. quiere sustituir el modelo actual de negocio dejando los MP3 «gratis total» en la red, no puede apostar por la venta al mismo tiempo de esos MP3. No le quedará más remedio que apostar por otro modelo si pretende ser realista (más adelante le comentaré el único modelo que podría ser factible).


Cita:
Lo de que el PIB español se resiente porque no se compren discos suena a chiste. Los músicos ofrecen un servicio, y simplemente toman un dinero que ya está en manos de los consumidores. No generan beneficios. Es como decir que un banco fabrica el dinero, o que pones un dolar en buena tierra, lo riegas y crecen más dólares. Comparar la producción de CDs, de valor ínfimo, a la producción de acero o de cualquier industria pesada también me provoca hilaridad. No señor, el PIB español no se ve afectado por ello porque la industria discográfica vive del dinero que circula por España. Capítulo aparte es el turismo, pero nuestros músicos gustan poco de viajar por España para preparar sus trabajos, qué le vamos a hacer.


Ud. sabe perfectamente que artistas españoles como Alejandro Sanz o David Bisbal se proyectan con sus discos y conciertos hacia el mercado hispanoamericano que lo forman unos 500 millones de potenciales consumidores. Como también sabe que hay artistas internacionales como Enrique Iglesias, José Carreras, Los del Río, Las Ketchup, Montserrat Caballé con su himno de los JJ.OO. de Barcelona o Plácido Domingo, que han vendido millones de copias en países anglosajones, por no hablar de músicos como Paco de Lucía o Pitingo que venden en todos los continentes. Parte de ese dinero ganado fuera entra aquí. Para su información le diré que en España la industria musical supone un 0.9% del producto nacional (hay quien eleva esta cifra al 5%), y dado que los servicios suponen un 65% del producto nacional, la industria musical supone un 1.5% de los servicios en España.

Cita:
Renovarse o morir. Los músicos deben seguir ese lema si quieren seguir en su trabajo. Y que el Estado intervenga para salvar la música le obligaría también a intervenir para proteger la prostitución en análogas circunstancias. ¿O es que la prostitución no produce muchos beneficios y puestos de trabajo?


De acuerdo, pero veamos qué entendemos por «renovarse». Porque «renovarse» ya le he explicado que no puede ser vender MP3 en Internet mientras se permitan los MP3 piratas. Eso, convendrá Ud. conmigo, está descartado. Ahora bien, si «renovarse» es cambiar el modelo actual de los beneficios de la venta de discos por el modelo antiguo anterior a la era «pregrabada», esto es, ganar dinero sólo por cada concierto, ya veremos hasta dónde llega ese modelo, si es mejor que el actual y para quién. Hay músicos como Andrés Calamaro, Kiko Veneno, El Langui (La Excepción) &c. que están muy convencidos de que el modelo del «directo» y los MP3 gratis es lo mejor que le ha podido pasar a la música, tras la «nefasta» era de las disqueras. Básicamente el argumento es el siguiente:

«Si ponemos las canciones gratis en la red y éstas sirven de promoción de los grupos, nos evitamos firmar un contrato leonino con una disquera, pasamos de «intermediarios» y llegamos al público directamente, sin necesidad de que ciertos medios de difusión de elite -cuyo acceso es muy complicado- se conviertan en imprescindibles para nuestra llegada al público. De esa manera todo el mundo se beneficia: el músico tiene más trabajo (y mejor pagado) porque hay más conciertos, estos los elige el público en Internet con sus descargas en vez de la discográfica de turno a golpe de promoción, las canciones están trabajadas con más calidad para su ejecución en directo (en el estudio podían enmascarar deficiencias con un buen trabajo del productor), las salas de conciertos aumentan y de esa manera se cubre el vacío en puestos de trabajo y en facturación que dejan las tiendas de discos, etc.»

El planteamiento a priori es impecable, pero ¿es esto posible? Desde luego se puede ver desde varias perspectivas, a veces incompatibles entre sí: la del músico (que a su vez tampoco es homogénea, en tanto no opina lo mismo el músico «superventas» que el músico que se gana la pasta sólo con los conciertos, ni el autor en contraposición al intérprete), la del consumidor, la económica, la legislativa, &c. Mi primera impresión es que no creo que cambien demasiado las cosas en cuanto a lo que le va a llegar a la gente y lo que no. Los grupos más promocionados por las discográficas -que ya muchas se han convertido o han comprado «promotoras», por si alguien lo dudaba- serán los que gocen de mayores giras, mientras que los más desconocidos que actúen por Internet al margen de la red de promotores tejida por las disqueras, tendrán que conformarse con lo que les den. Al final veremos que -al igual que ahora- sólo unos pocos podrán vivir de esto y no estoy seguro de que sean los mejores. La mayoría tocará por placer después de una dura jornada de trabajo en la fábrica, o por unos cuantos cubatas, el dinero de la gasolina y el recambio del «speaker» que tenía la membrana cascada. Eso si no nos da por pasar de los conciertos de pago con esto del «gratis total».

De cualquier manera, aunque el «nuevo viejo» modelo sea factible y genere beneficios, la cuestión seguiría abierta: ¿qué pasaría con aquellos que legítimamente quisieran seguir protegiendo de la piratería sus obras? Desde luego si todas las disqueras y los músicos se lanzaran al nuevo modelo y pusieran sus canciones gratis en la red de forma consensuada y deliberada (legal, por tanto), confiando sólo en los beneficios del «directo», la piratería se acabaría y no haría falta promulgar nuevas leyes impopulares ni meter a nadie en la cárcel. A lo mejor vamos a eso y, en lo que al aspecto económico se refiere, pues nada que objetar si el beneficio se traslada a otra parte, se reparte mejor entre los músicos y no se pierde.

El problema que no suelen ver a menudo los defensores del «nuevo modelo» es que, por desgracia para el músico, hace falta una promoción eficaz para triunfar y poder vivir de esto. No sólo hay que ser bueno y poner la música gratis en Internet. Si uno tiene la paciencia y el tiempo para buscar a nuevos y desconocidos músicos por Internet, descubrirá a grandes talentos, pero no tienen ni a 50 individuos en sus conciertos, y lo que es peor, no van más allá de actuar en la fiesta de pueblo del partido político de turno, donde los grupos por lo general son pésimos y nadie presta ni la menor atención.

¿Cómo podría dar un vuelco la situación? Bien, habría que cambiar de raíz todo el sistema para que el modelo del «directo» fuera eficaz al margen de las disqueras. ¿Cómo funciona ahora la promoción? Las disqueras se encargan de «poner» los discos (y el dinero) en «Los 40», la «MTV», el programa de Buenafuente, las revistas e incluso -porque han comprado o creado algunas promotoras de conciertos- en los escenarios. Por supuesto todo ese dinero invertido en el grupo se lo acaban cobrando a los músicos en una sangría a plazos. Ahí está el «business», como dicen los ejecutivos. Si todo ese engranaje promocional no cae, no hay nada que hacer porque siempre habrá un «intermediario influyente» que «ponga» esos discos (y no otros) en esos medios de elite. Mientras «Los 40» sigan contando con una audiencia de 3.6 millones de oyentes (un 8% más que en el anterior EGM), no hay nada que hacer si no suena una canción en ese medio. Todo esto es aún una ficción mientras los medios de elite sigan contando con las enormes audiencias de la actualidad, exista la «payola» y las disqueras sigan controlando el acceso a los festivales.
Otro problema. Sabemos que las disqueras están ganando terreno para un posible cambio de modelo. Están tomando la delantera. Como dije antes, ahora el músico, cuando firma un contrato con una discográfica, comprueba que en la letra pequeña la disquera le obliga a quedarse con una parte de lo que facture en sus conciertos (generalmente un 5%). Entonces las disqueras se están convirtiendo en «intermediarios» de los grupos, como el intermediario del futbolista le busca los contratos con los clubes a cambio de un tanto por ciento, o como las ETT se convierten en «intermediarias» entre el parado y las empresas. También la disquera le hace la labor promocional de «poner» sus canciones en los medios más influyentes, además de contratar las salas y poner las entradas a la venta en grandes almacenes, tiendas de Internet y otros comercios. El único cambio respecto a lo que sucedía hace unos años es que antes la disquera obtenía los beneficios de la venta de discos y ahora lo hace de la venta de las entradas de los conciertos, que obviamente subirán de precio para compensar lo que se ha perdido en las ventas de discos. Pero esto nos hace ser pesimistas también. Si triunfa este modelo… bien, la música será gratis en Internet (no de forma pirata, sino legal), los beneficios seguirán manteniendo el negocio y no habría razones económicas para la alarma, pero seguiremos viendo que los mismos ganan mucho más que los demás (aunque haciendo 100 conciertos al año en vez de 10), participan en los mejores festivales mientras los demás «malviven» como pueden, son los únicos que salen en la tele y los intermediarios, ahora reconvertidos, siguen campando a sus anchas apoyando a mediocridades y encareciendo los precios (de los conciertos en este caso). «Para ese viaje no se necesitan alforjas». O, si se prefiere, «los mismos perros con distinto collar». Si se avanzara hacia este modelo, no cambiaría la cosa demasiado. Como decía el cantante de un grupo «indie» de mi ciudad: «A mí el pirateo me la suda: la misma mierda nos da la discográfica que los conciertos. Ni sin la piratería antes, ni con ella ahora podemos vivir de esto».

Pero hay más. Antes las disqueras se gastaban un pastón en productores, ingenieros de sonido, músicos de estudio & c. a la hora de grabar un disco. Hubo un tiempo donde los músicos se metían dos semanas en un estudio profesional y grababan un disco con los mejores ingenieros, músicos de estudio y productores. Cada hora de grabación podía costar -dependiendo del estudio- varios millones de pesetas (a veces se pagaban cantidades escandalosas). Incluso hubo grandes discos de la historia del rock que se grabaron en varios meses, con un derroche enorme de dinero y profesionalidad. No se escatimaba ni un gasto. Pero ¿qué está pasando con las producciones actuales? Normalmente el músico tiene sólo un par de días para hacer lo que antes hacía en 2 semanas o más. La mitad de los estudios profesionales están en quiebra o han desaparecido. Esto significa que hay muchos grandes talentos de la producción y la ingeniería de sonido que están en el paro. Pero es que desde el punto de vista del consumidor la cosa no es mucho mejor. Las producciones actuales son pésimas por lo general. Los músicos se montan sus estudios caseros por muy poco dinero y con eso graban y se autoproducen sus discos. ¡Es un desastre! Tal vez en la música electrónica no se note mucho (por el propio proceso de síntesis digital de los sonidos), pero cuando se tratan instrumentos tradicionales (en especial los acústicos), los resultados son espantosos. El «nuevo modelo» está destrozando las grabaciones y no nos estamos dando cuenta. Y no sólo las grabaciones: hoy en día no habría presupuesto para grabar un videoclip excepcional como Thriller (Michael Jackson). Empiezan a abundar las clips caseros, con cámaras baratas del Carrefour por 300 euros y una calidad pésima. Malos vídeos, malas grabaciones, productores en el paro… Es la cara desagradable de todo esto que también afecta a los consumidores porque hay menos calidad.

Pero ¿ganamos al menos en calidad en los conciertos? Hay quienes opinan que sí y otros no están en absoluto de acuerdo. Hubo una época donde la música en directo de las «superbandas» de rock sonaba de maravilla. Y esa época curiosamente coincidió con el auge de las discográficas. Algunos músicos despotrican contra la situación actual donde cualquiera se sube a un escenario y lanza tantos sonidos «sampleados» que uno ya no sabe ni lo que es en vivo ni lo que es pregrabado: hay conciertos donde apenas se toca un instrumento, por no hablar de las sesiones de DJ donde todo está «enlatado». Eso en la época de Led Zeppelin, Pink Floyd, Dire Straits o Jimi Hendrix era impensable. El tío que se subía a un escenario tenía que dar el callo y tocar de verdad. Curiosamente -según estos músicos- los grupos que mejor suenan en directo ahora suelen ser los mismos que antaño, salvo raras excepciones. Curiosamente también esos grupos son en buena parte los que ahora quieren acabar con el sistema de las disqueras: Feature Artists Coalition (FAC). ¡Claro, nos han jodido! Ellos sí que pueden porque ya los conoce todo el mundo debido a la enorme labor de promoción de sus disqueras durante muchos años. Ellos pueden permitirse el privilegio de prescindir ahora de las disqueras. Pero díganle eso mismo a un grupo bisoño que tiene que competir con millones de otros grupos en una selva llamada Internet y con la entrada a las «radiofórmulas» y televisiones totalmente vetada.

También hay otro problema. Hay trabajos musicales que no están orientados al «directo». Sólo pueden ser concebidos en grabaciones. Son obras que no admiten una interpretación en directo y, por tanto, su única salida comercial es la venta de discos. ¿Nos cargamos también este tipo de obras alegando que lo que no puede ser interpretado en directo no es digno de escucharse ni venderse?

De momento hemos de atenernos a lo que hay: un modelo híbrido donde unos músicos ya apuestan abiertamente por poner sus canciones gratis en Internet (y está muy bien: nadie dice lo contrario), y otros, a los que les ponen -sin autorización- los discos en Internet, siguen defendiendo, también legítimamente, sus ventas de discos, pero con las disqueras sacando ya tajada del «directo», anticipando probablemente por dónde pueden ir los tiros dentro de no mucho tiempo. Vamos, que a éstas no se las quitan de en medio los músicos tan fácilmente.

Por cierto, otro detalle que ayuda a complicar más la cuestión. No es lo mismo una «major» que una disquera «independiente». Las «majors» se están defendiendo mejor de la piratería concentrando sus negocios, despidiendo al 10% de su personal, comprando promotoras de conciertos y otras tácticas comerciales. Pero las «independientes» no tienen apenas margen de maniobra y están cerrando o siendo absorbidas por las «majors». Esto es lamentable porque las «indies» siempre han apostado por aquellos valores que las «majors» rechazaban. Han estado más cercanas a los músicos, han apostado por nuevos valores musicales y, por lo general, no gozan de una mala prensa. Pues bien, éstas están cayendo antes que las «multinacionales» por razones obvias (ahora mismo la proporción de «majors» / «independientes» es de 7/3, a pesar de que sólo hay 4 «majors» en el mundo). Es otra consecuencia desagradable del «nuevo modelo».

Cita:
Márquez confunde, en su ignorancia, lo que son medios de difusión «gratuitos» (pero costeados con enormes páginas de publicidad) con la gratuidad de todo. A los conciertos, en efecto, les puede pasar lo mismo que a los discos si siguen subiendo sus precios y el poder adquisitivo no sube.


Es la pescadilla que se come la cola. Alguien tiene que pagar en alguna parte de la cadena o el negocio se va a pique. El «gratis total» acaba afectando al sistema más tarde o más temprano. Algunos conciertos gratuitos están patrocinados por Coca-Cola pero la gente ni siquiera desea consumir esa marca allí dentro. Si no me obligan a pagar la entrada, ¿por qué tengo que pagar por la Coca-Cola? Hay gente -no digo que toda- que lo quiere «todo por la cara». Pasamos de pagarles a los músicos, a las discográficas, a los patrocinadores... a todo el mundo. La «felicidad canalla»: a mí que me lo den todo gratis. Ahora los conciertos tienen que ser gratis también para el consumidor. Ante eso no hay nada que hacer, salvo rezar para que los patrocinadores no se marchen de los conciertos o apelar a que los que siempre pagaron por un disco ahora paguen por un concierto.

Claro que esto de la «felicidad canalla» tiene un diáfano precedente: aquellos músicos y ejecutivos que ganaron un dinero muy fácil en el pasado sin dar un concierto real (actuando en «playback»). Incluso hubo grandes fraudes como el de Milli Vanilli, que actuaban en «playback» en todos sus conciertos hasta que un día se descubrió que sólo eran un par de modelos de buen ver que la disquera puso en el escenario para imitar a los músicos. Sus discos eran grabados por desconocidos músicos de estudio que cobraban un buen dinero y callaban. Esos productos de laboratorio -muy abundantes a lo largo de la historia de la música desde la década de los 80- fueron los primeros «canallas» (y las disqueras que los «fabricaban»).

Cita:
Respecto a lo que señala de cierta editorial, seguro que no le hará gracia dejar de vender. Pero también la editorial, una vez pasado un tiempo, puede poner en manos del autor un stock de libros para su reparto gratuito y la difusión de su doctrina. Pero ese reparto gratuito de un stock que estaba destinado a su destrucción, no equivale a vender o a usurpar de forma pirata. Claro que esto no se entenderá si no se entiende la distinción entre valor de uso y valor de cambio.


No es lo que le he preguntado. Le repito la pregunta: ¿Vería usted bien que el libro de Gustavo Bueno apareciera, no cuando la editorial lo autorice sino una semana antes de su venta, escaneado «gratis total» en Internet? Si Ud. mantiene su tesis, debería decir que sí, que estaría completamente de acuerdo porque:

1º No existe lucro alguno, ya que nadie gana dinero poniendo el libro gratis en la red.

2º La difusión gratuita de dicho libro en la red es positiva para la doctrina de Gustavo Bueno, que vería cómo su obra llegaría a más personas y, por tanto, luego podría atraer a más gente a sus conferencias y cursos.

3º Si la editorial se molestara con la piratería, ello se debería a que el precio del libro de Gustavo Bueno es muy alto. Lo que tendría que hacer la editorial es renovarse, esto es, bajar los precios de los libros y editarlos electrónicamente también en Internet para evitar que los intermediarios encarezcan el producto.

Sr. Pardo, este caso es para Ud. muy incómodo de tratar -según los argumentos que está desarrollando aquí- por cuanto no puede defender el pirateo de una obra y al mismo tiempo los derechos del autor y la editorial a venderla. O una cosa o la otra. Si Ud. pusiera la obra gratis en Internet perjudicaría su venta. Un célebre abogado en estas cuestiones de los derechos de autor, David Bravo, resolvió el «dilema» publicando su libro en las librerías y subiéndolo gratis, al mismo tiempo, a Internet. «El que quiera compensar mi trabajo que me lo compre y el que no, que se lo baje gratis». Pero David Bravo es un ilustre, diligente y millonario abogado sevillano que no necesita ganar dinero con un libro para vivir. Probablemente don Gustavo tampoco. Otros no pueden decir lo mismo y están en su derecho de defender su medio de vida. A ver cómo resolvemos estos casos. La tesis que mantengo es que el que voluntariamente quiera compartir o ceder sus derechos a los demás, que lo haga libremente. Pero también entiendo que haya quienes quieran vender sus obras y también están en su derecho. El problema es que la piratería se lo dificulta. Por eso las leyes «antipiratería» en el modelo actual -y mientras no se «renueve»- son necesarias.

También hay que ver el problema desde una perspectiva mayor. Es posible que el músico encuentre una salida «digna» en el nuevo modelo, como sostienen muchos músicos. Pero también habría que pararse a ver las consecuencias que tendría la legalidad de compartir archivos protegidos por derechos de autor en el P2P para otros sectores industriales como el cine, los videojuegos, las aplicaciones informáticas, los libros electrónicos y otros. ¿Tendrían salidas «dignas» también esos sectores en una hipotética «reconversión» arrastrada por la legalidad del «intercambio» de obras protegidas en Internet? La música tiene los conciertos como posible «salida», el cine podría salir adelante (aunque hay quienes no piensan así) con la venta de las taquillas (el equivalente a los conciertos) que estimularía precisamente la «piratería», pero ¿qué tiene, por ejemplo, la industria de los videojuegos para salir adelante sin irse a pique? ¿Por dónde podría derivar su negocio? ¿Y los libros? Todas estas cuestiones también hay que tenerlas en cuenta antes de legislar porque es demasiado dinero y son muchos los puestos de trabajo que están en juego. Por eso nada de esto es sencillo de debatir, salvo que nos situemos en una sola perspectiva, que es a menudo lo que hacemos. Y, sobre todo, hay que tener en cuenta que las distintas perspectivas muchas veces son incompatibles y generan conflictos y contradicciones.

Cita:
Señor, es usted quien se confunde constantemente. Cuando dije que el artista no «crea» nada, me refería a que él no es el productor de las miles de copias en un determinado soporte, sino simplemente alguien que escribe una obra y posee sus derechos, algo que ya percibe en una considerable cuantía, aunque luego no se note tanto por la cantidad de intermediarios que encarecen el producto. Por cierto, que la música clásica es la más barata que existe, porque entre otras cosas los derechos de autor ya fenecieron (salvo que sea una interpretación reciente, que ya es otra cuestión).

Respecto a la SGAE, existe un claro abuso de poder de su parte, porque no se puede cobrar canon por una pieza musical de hace cientos de años. ¿Es que Lope de Vega va a recibir en su cuenta corriente los derechos de autor por Fuenteovejuna? ¿O el autor de la Marcha Real porque la interpreten? Eso es absurdo, y usted bien que lo sabe.


Veamos. Por una parte Ud. dice que la SGAE quiere cobrar los derechos de autor por Fuenteovejuna cuando Lope de Vega lleva muchos años bajo tierra, pero antes había dicho: «salvo que sea una interpretación reciente». Ud. mismo se ha respondido. Si la interpretación de Fuenteovejuna es de hace 10 años y pertenece a Marsillac, Gala o Cela -autores de la SGAE- claro que hay que pagar. Ahora bien, si la interpretación es como la escribió Lope de Vega o es del propio artista que se sube al escenario, no hay que pagar nada. ¿Cuál es el problema aquí? Ninguno. Sólo podríamos llegar a una situación de duda en algunos casos límite: «se parece mucho a la de Marsillac, pero... ¿es realmente la de Marsillac?». En esos casos podríamos llegar a los tribunales y ya se vería cómo se resuelve. Por lo demás la Ley es muy clara al respecto.

Hay muchas más cuestiones que se podrían tratar, pero harían la respuesta muy farragosa e interminable. Un ejemplo. Cuando hablamos de «intercambio» cultural en el P2P no estamos teniendo en cuenta por dónde va la realidad en estos momentos: que las obras ahora se suben también a servidores como Rapidshare y Megaupload, por lo que el término «intercambio» en algunos casos ha sido rebasado. En Rapidshare no se «intercambia» nada, sólo se descargan archivos. Otro ejemplo. Son muy curiosas algunas de las razones que algunos defensores de la piratería esgrimen, como esos que dicen que como la piratería es imparable debido a la actual tecnología, entonces lo más razonable es aceptarla y cambiar el modelo. Esto es tan «fuerte» como si decimos lo mismo del auge de la pederastia en Internet gracias a esa misma tecnología. En efecto, gracias a Internet se forman comunidades de pederastas que comparten los vídeos en el P2P y el fenómeno va en aumento. ¿Solución? Cambiar el modelo («renovarse») y aceptar la pederastia como hacían en la época de Platón. Otra más. El colectivo exGAE, que justifica el «intercambio» de archivos musicales en función de los derechos humanos universales. ¡Casi nada! Algo no muy lejano de aquellos que dicen que la música es «Cultura» y ésta no se puede «mercantilizar». Por eso debe ser gratis su difusión (si se reduce el IVA al 4% para los productos «culturales» y se subvencionan para que le lleguen baratos al ciudadano, ¿por qué no difundirlos gratis?): «no se puede privar a ningún ser humano de la Cultura por razón de dinero». Claro, ni de los productos de la verdadera cultura en sentido etimológico: la «agricultura». Ya se sabe: «gratis total» los supermercados. Y es que si las cosas del «Reino de la Gracia» son sagradas y no admiten «negocio», no menos lo son las cosas del «Reino de la Cultura».

Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Ene 18, 2010 11:13 am    Título del mensaje: Interminable discusión Responder citando

Estimados amigos:

He leído el interminable mensaje de Marcos Márquez y, pese a que voy a responder más adelante, me gustaría señalar dos cuestiones aquí para ir introduciendo la cuestión, y que no se pierdan en el fárrago de la respuesta posterior:

1) Márquez ha ignorado completamente el mensaje de Joaquín Robles donde le señala que las descargas de internet ayudan a los artistas a darse a conocer. De hecho, y ya que Márquez es tan puntilloso con los datos estadísticos relativos a la piratería, le pediría que lo fuera igualmente con los relativos a los gustos de los consumidores: está perfectamente comprobado que las descargas de internet benefician a los artistas, que cada vez ganan más dinero de forma directa. Los perjudicados son los agentes discográficos, que ya no sirven de intermediarios y pierden dinero con sus prácticas de compra venta. Es decir, que el presunto problema de la piratería es en realidad un problema de lucha comercial y de bloques de poder. Lo que yo decía, vamos.

2) No hace poco, un artista español bastante famoso, Manolo Escobar, afirmó que las descargas de internet son un signo de los tiempos, y que lo que han de hacer los músicos es centrarse en los conciertos, como ha sido siempre. Lo que viene a corroborar el punto 1).

Posteriormente seguiré en otro mensaje.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Ene 18, 2010 4:06 pm    Título del mensaje: Vidriosas miradas a los derechos de autor Responder citando

Marcos R. Márquez escribió:
Yo le pediría al Sr. Pardo que consultara las estadísticas porque comprobará que mientras la piratería en Internet aumenta, la «manta» disminuye y es un fenómeno casi residual. ¿Quién va a comprar un cedé mal grabado, con una portada pésimamente fotocopiada, si en tu casa puedes hacer lo mismo más barato, sin riesgos y con mejor calidad? Ahora bien, esto no quiere decir que la manta haya desaparecido de las calles para otros artículos como bolsos, relojes, perfumes de imitación, carteras, etc. Artículos estos que no hay posibilidad de bajarlos gratis de Internet.


Bien. Acepto sus datos. Pero entonces habrá de reconocer que lo que ha bajado es el volumen de la piratería. Porque no se olvide que yo sostengo que descargar material de internet no es piratería.

Marcos R. Márquez escribió:
¿Carísimos los cedés? Si se acerca a la sección de discos de unos grandes almacenes, Ud. puede encontrar sin ningún problema a 6 euros o menos muchos discos. Un cedé nuevo puede costar más caro, pero sólo hay que esperar unos meses para ver cómo su precio cae. Además no sé a qué se refiere con que un cedé nuevo es caro. Un cedé cuesta más o menos igual que un libro y en su producción hay implicadas normalmente más personas que en un libro. Resulta curioso que la gente use el argumento de la carestía cuando existe la posibilidad de bajarlo todo gratis. Antes no.


Pues precisamente hay que empezar a plantearse por qué en la elaboración de un CD es necesaria la presencia de más personas que en la elaboración de un libro, cuando cualquiera puede editar una portada mejor y más fácil que los famosos manteros. Ahora veamos los precios que una sencilla búsqueda en la web de la FNAC nos proporciona:

Amaral, La barrera del sonido, 19,95 euros.

Enrique Iglesias, 95/08. Éxitos, 21,50 euros.

Alejandro Sanz, Paraíso Express, 17,95 euros, con un 21 % de descuento.

Salvo que Márquez se refiera a la música clásica, no veo los seis euros por ninguna parte. Ni con descuentos se aproxima ligeramente la cifra a los discos de los artistas más populares.


Marcos R. Márquez escribió:
Me imagino que en los primeros mercados de trueque, antes de existir la moneda, cuando un agricultor ponía sus patatas en el mostrador, antes de trocarlas por otras frutas y hortalizas, se daría una vuelta por los otros mostradores, preguntaría a los productores y se interesaría por las existencias de las patatas en dichos mostradores, así como de otras incidencias, para ver a cuántas zanahorias, por ejemplo, equivaldría ese día un kilo de patatas. Según la equivalencia las patatas tendrían un precio de intercambio. Un día el kilo de patatas equivaldría a medio kilo de zanahorias, a 1 kilo de tomates y a 2 kilos de manzanas, y otro día (según factores como la demanda, la escasez, la calidad, el clima & c.) la equivalencia sería distinta. Pero habría equivalencia y sería muy similar a lo que Ud. llama economía. Por eso los economistas denominan al trueque «economía natural». No deja de ser una economía muy rudimentaria, pero economía al fin y al cabo.


No se esfuerce: todo lo que usted plantea es prehistoria ficción. El trueque es algo preestatal. El comercio, y por extensión la moneda y por lo tanto el dinero, necesitan de la existencia previa del Estado, que es quien controla los excedentes de las mercancías y puede en consecuencia establecer las equivalencias. Incluyendo, como no podía ser de otra forma, el cálculo. Difícilmente sociedades prehistóricas basadas en el trueque podrían calcular equivalentes más allá de sus necesidades diarias.

Marcos R. Márquez escribió:
El canon sobre Internet puede interpretarse en la misma línea que el canon sobre los receptores de radio. En efecto, yo puedo escuchar una canción de la radio pues el canon me autoriza a ello. Si hay emisoras que no pagan a la SGAE, éstas pueden ser precintadas y yo no podré recibirlas en mi receptor.


Argumento capcioso: es posible grabar música legal sin pagar a la SGAE. Basta con pasar por el registro de la propiedad para ello. Otra cosa es que las discográficas no quieran distribuir el disco, pero éste sería tan legal como si hubiera pagado el diezmo a Teddy Bautista.

Marcos R. Márquez escribió:
En Internet también puedo escuchar canciones de los servicios legales que hay en él. Pero eso mismo: de los legales, no de los ilegales. De cualquier manera, la SGAE debería ser muy prudente con el canon sobre la «banda ancha» porque puede presentar -soy consciente de ello- algunos problemas legales y de otro tipo.


Marcos R. Márquez escribió:
Ya dije antes que la SGAE nunca debería convertir el canon en una compensación de la piratería. Perdería gran parte de sus razones si lo hiciera. Aunque también queda siempre la duda sobre la propia razón de ser del canon: «¿Tenemos que pagar todos un canon cuyo reparto a los autores (vía SGAE) es tan conflictivo, además de suponer una injusticia para aquellos que no usen los soportes vírgenes para la copia privada?» Conocemos el caso de un abogado sevillano al que se le devolvió el dinero del canon, previa demanda, por unos cedés que no usó para grabar música.


¿Y realmente piensa Márquez que la SGAE actúa con una prudencia distinta a la de mantener una buena liquidez en sus cuentas corrientes? Porque eso es lo que llevo yo sosteniendo desde hace meses. No sirve decir lo que la SGAE debería o no hacer; estamos discutiendo sobre lo que la SGAE hace, y desde luego que hasta usted empieza a poner en dudas sus procedimientos.

Marcos R. Márquez escribió:
Hay consumidores que ya no pagan ni por los CD vírgenes. Ahora los descargan y graban en el disco duro, los «exprimen» durante unos días y luego, como si de música de usar y tirar se tratara, los borran del disco duro para hacer lugar a otros archivos (o ni siquiera los borran porque en discos duros de 1 TB cabe toda la música que uno escucha en toda su vida). O nos vamos a Youtube y escuchamos las canciones que queramos, cuando deseemos y sin necesidad de grabar la música en ninguna parte: «¡Gratis total!». En estas circunstancias, ¿quién va a pagar por un MP3, ni siquiera por un CD virgen gravado con el canon? ¿Qué ventajas obtengo al comprar un MP3 legal en iTunes, si lo tengo «gratis total» y con la misma calidad en el eMule y mil sitios más? Es que esto es de cajón. Sencillamente no se puede discutir porque no admite otra respuesta. Y esto no sólo afecta a los «superventas» y a las «majors», también afecta al músico que empieza ahora y quiere salir adelante sin contratar con ninguna disquera: sólo vendiendo sus canciones en la red. ¿Qué va a vender ese músico novato si sus canciones están en el eMule «gratis total»?


Va a vender, entre otras cosas, gracias a que su música está legalmente registrada sin pagar a la SGAE, sin pagar a la discográfica, y disponiendo de un buen promotor de conciertos. Por eso mismo le rogué que leyera el mensaje de Joaquín Robles, algo que como se puede comprobar no ha tenido a bien.

Marcos R. Márquez escribió:
Ud. sabe perfectamente que artistas españoles como Alejandro Sanz o David Bisbal se proyectan con sus discos y conciertos hacia el mercado hispanoamericano que lo forman unos 500 millones de potenciales consumidores. Como también sabe que hay artistas internacionales como Enrique Iglesias, José Carreras, Los del Río, Las Ketchup, Montserrat Caballé con su himno de los JJ.OO. de Barcelona o Plácido Domingo, que han vendido millones de copias en países anglosajones, por no hablar de músicos como Paco de Lucía o Pitingo que venden en todos los continentes. Parte de ese dinero ganado fuera entra aquí. Para su información le diré que en España la industria musical supone un 0.9% del producto nacional (hay quien eleva esta cifra al 5%), y dado que los servicios suponen un 65% del producto nacional, la industria musical supone un 1.5% de los servicios en España.


Cantidad irrisoria si la comparamos con otros muchos bienes y servicios. Por ejemplo, debido a la caída de la construcción, que tampoco es que sea gran cosa, España está perdiendo más del doble de PIB de lo que representa la música. Y ello sin menospreciar la potencia del idioma, claro está.

Marcos R. Márquez escribió:
De acuerdo, pero veamos qué entendemos por «renovarse». Porque «renovarse» ya le he explicado que no puede ser vender MP3 en Internet mientras se permitan los MP3 piratas. Eso, convendrá Ud. conmigo, está descartado. Ahora bien, si «renovarse» es cambiar el modelo actual de los beneficios de la venta de discos por el modelo antiguo anterior a la era «pregrabada», esto es, ganar dinero sólo por cada concierto, ya veremos hasta dónde llega ese modelo, si es mejor que el actual y para quién.


Ese modelo es el que ha existido siempre. Usted mismo reconoció que la música actual se ha basado siempre en conciertos. Ello será positivo para los músicos, y negativo más que seguro para las discográficas que han vivido de rentas gracias a productos muy encarecidos y con puestos de trabajo recrecidos. Y son las discográficas y otros artistas que apenas trabajan las giras, como los señores de la SGAE, los más perjudicados y por lo tanto más pelean para frenar ese modelo de explotación. David Bisbal no tiene problemas porque hace giras sin parar y sigue grabando. Pero los que sólo grabaron «Ponte de rodillas» hace ya cuarenta años no verán más dinero. Esa es la cuestión. Decir que unos ganarán más que otros tampoco es argumento: es algo propio del mercado, y eso lo sabe cualquiera. Hace cuarenta años no había ni la mitad de artistas que ahora, por lo que es lógico que los records de ventas tipo Michael Jackson son inalcanzables. Pero eso no significa que un número determinado de músicos no puedan vivir de su trabajo, según lo que marque la competencia darwiniana en el mercado.

Marcos R. Márquez escribió:
No es lo que le he preguntado. Le repito la pregunta: ¿Vería usted bien que el libro de Gustavo Bueno apareciera, no cuando la editorial lo autorice sino una semana antes de su venta, escaneado «gratis total» en Internet? Si Ud. mantiene su tesis, debería decir que sí, que estaría completamente de acuerdo porque:

1º No existe lucro alguno, ya que nadie gana dinero poniendo el libro gratis en la red.

2º La difusión gratuita de dicho libro en la red es positiva para la doctrina de Gustavo Bueno, que vería cómo su obra llegaría a más personas y, por tanto, luego podría atraer a más gente a sus conferencias y cursos.

3º Si la editorial se molestara con la piratería, ello se debería a que el precio del libro de Gustavo Bueno es muy alto. Lo que tendría que hacer la editorial es renovarse, esto es, bajar los precios de los libros y editarlos electrónicamente también en Internet para evitar que los intermediarios encarezcan el producto.


Señor mío, si no se ve respondido es porque realiza una pregunta que no tiene que ver con lo que aquí se está discutiendo. Yo en ningún momento he defendido la piratería o el pasar por encima de los derechos de las obras. Es usted quien indiscriminadamente llama a todo piratería, incluyendo descargas y textos disponibles en internet sin ánimo de lucro. Yo he distinguido al respecto entre valor de uso y valor de cambio, como situaciones que se distinguen pero no se oponen. Pero en ningún caso pasando por encima de los derechos de autor.

Si realmente quiere salir de dudas sobre lo que pensaría Temas de Hoy, hable con ellos. Pero a mal sitio ha ido a parar para lo de la difusión de internet: a los foros de un sistema filosófico que basa la mayor parte de su difusión en internet, sin ánimo de lucro. Y, en todo caso, esas obras que Gustavo Bueno publica en editoriales se materializan por encargo de la editorial, no porque Bueno haya pagado un dinero para publicar en Temas de Hoy. Por lo tanto, es un negocio que Temas de Hoy debe gestionar. Si Bueno quiere hacer pública su doctrina no necesita de ninguna editorial de prestigio, creame. Le bastaría con ir publicando en El Catoblepas o en cualquier otro medio de los que dispone el materialismo filosófico. Por lo tanto, el ejemplo está completamente fuera de lugar.

Marcos R. Márquez escribió:
Sr. Pardo, este caso es para Ud. muy incómodo de tratar -según los argumentos que está desarrollando aquí- por cuanto no puede defender el pirateo de una obra y al mismo tiempo los derechos del autor y la editorial a venderla.


Señor mío, sus argumentos me parecen una auténtica falacia del hombre de paja. En ningún momento he planteado esa falsa disyuntiva de vender o intercambiar. Es usted quien está preso de sus confusiones entre trueque, venta y piratería.

Marcos R. Márquez escribió:
Veamos. Por una parte Ud. dice que la SGAE quiere cobrar los derechos de autor por Fuenteovejuna cuando Lope de Vega lleva muchos años bajo tierra, pero antes había dicho: «salvo que sea una interpretación reciente». Ud. mismo se ha respondido. Si la interpretación de Fuenteovejuna es de hace 10 años y pertenece a Marsillac, Gala o Cela -autores de la SGAE- claro que hay que pagar. Ahora bien, si la interpretación es como la escribió Lope de Vega o es del propio artista que se sube al escenario, no hay que pagar nada. ¿Cuál es el problema aquí? Ninguno. Sólo podríamos llegar a una situación de duda en algunos casos límite: «se parece mucho a la de Marsillac, pero... ¿es realmente la de Marsillac?». En esos casos podríamos llegar a los tribunales y ya se vería cómo se resuelve. Por lo demás la Ley es muy clara al respecto.


¿Y quién garantiza que el libreto es de Marsillach y no basado en el original de Lope de Vega? Esa es una cuestión tan intrincada y pícara como cuando los fotógrafos pretenden cobrar derechos de autor por realizar una fotografía de un paisaje o de una obra pictórica. A ver cómo demuestra el susodicho que estoy usando su fotografía o una propia.

Marcos R. Márquez escribió:
Hay muchas más cuestiones que se podrían tratar, pero harían la respuesta muy farragosa e interminable. Un ejemplo. Cuando hablamos de «intercambio» cultural en el P2P no estamos teniendo en cuenta por dónde va la realidad en estos momentos: que las obras ahora se suben también a servidores como Rapidshare y Megaupload, por lo que el término «intercambio» en algunos casos ha sido rebasado. En Rapidshare no se «intercambia» nada, sólo se descargan archivos.


Esto es un barullo: si alguien descarga archivos es porque previamente alguien los ha compartido con otro.

Marcos R. Márquez escribió:
Otro ejemplo. Son muy curiosas algunas de las razones que algunos defensores de la piratería esgrimen, como esos que dicen que como la piratería es imparable debido a la actual tecnología, entonces lo más razonable es aceptarla y cambiar el modelo. Esto es tan «fuerte» como si decimos lo mismo del auge de la pederastia en Internet gracias a esa misma tecnología.


Internet es parte del mundo: también gracias a él podremos realizar trámites sin salir de casa, como la renovación del DNI o la actualización de nuestra demanda laboral, ahora que hay tanto paro. Y también habrá quien use de internet para adoctrinarnos con sus interminables diatribas. Sic transit gloria mundi.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Feb 16, 2010 3:14 pm    Título del mensaje: Críticas a la «Ley Sinde» Responder citando

Estimados amigos:

Ya que hasta ahora este tema se ha movido de forma oportunista cuando determinadas noticias favorecían algunas tesis sobre el particular, voy a poner aquí la noticia sobre el informe del consejo fiscal que desautoriza la ley antidescargas del gobierno socialista. Curiosamente, el consejo fiscal señala que la propiedad intelectual puede considerarse un derecho de propiedad, pero no puede ponerse al nivel de otros derechos fundamentales como el orden público, la salud pública, la defensa nacional o la protección de la juventud y la infancia. Es decir, lo que yo señalaba de lo absurdo de equiparar las penas por descargas de archivos a las establecidas por una riña callejera o un robo con violencia.

Un cordial saludo,

José Manuel Rodríguez Pardo.

Diario ABC escribió:



El Consejo Fiscal critica la «ley Sinde» sobre el cierre de páginas web

EFE | MADRID

Martes , 16-02-10

El Consejo Fiscal considera «dudoso» que la protección de la propiedad intelectual «deba ponerse a la misma altura» que la del resto de los bienes jurídicos protegidos -algunos de ellos derechos fundamentales- por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información.

Así se expresa el órgano asesor del fiscal general del Estado en su informe sobre la Ley de Economía Sostenible (LES), que introduce modificaciones en otras normas -como la citada anteriormente- para reforzar las medidas de protección de la propiedad intelectual, y posibilita el cierre de páginas web o la retirada de determinados contenidos de las mismas.

En el informe, la Fiscalía critica que se haya situado la salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual «al mismo nivel» que la del orden público, la investigación penal, la seguridad pública, la defensa nacional, la salud pública, la dignidad de la persona y la protección de la juventud y de la infancia.

Para el Consejo Fiscal, la propiedad intelectual debe ser tratada «como derecho de propiedad» y no como un derecho fundamental, ya que, «aunque se pueda reconocer su importancia» en las sociedades modernas, «no parece alzarse al mismo nivel» que intereses generales como el orden público o colectivos situados en una posición de debilidad, como los menores.

La Fiscalía propone modificar la ley de modo que no se precise autorización judicial para los datos «que no estén amparados por el derecho fundamental al secreto de las comunicaciones, sino por el derecho de intimidad»

Críticas y contradicciones

El Ministerio Público también advierte en su escrito alguna «contradicción» en la disposición de la LES que permite a la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual (CPI), de nueva creación, requerir a los «prestadores de servicios de la sociedad de la información» los datos para identificar a los responsables de las supuestas infracciones de los derechos de propiedad intelectual.

Así, cree que no se plantea ningún problema si de lo que se trata es de obtener «la identificación de la titularidad formal registrada» -el titular del nombre del dominio de la página web, por ejemplo-, pero dice que en ocasiones será preciso conseguir otros datos para los que la ley «exige autorización judicial previa».

Para proporcionar «cobertura legal» a la CPI, la Fiscalía propone modificar la ley de modo que no se precise autorización judicial para los datos «que no estén amparados por el derecho fundamental al secreto de las comunicaciones, sino por el derecho de intimidad», ya que éste permite valorar «la proporcionalidad de la medida de intromisión» en relación con los intereses que se quiere proteger.

«En cualquier caso, lo que en ningún supuesto puede recabar la CPI, ni puede ser proporcionado por los prestadores de servicios de la sociedad de la información, son informaciones referidas a comunicaciones privadas que puedan afectar al derecho fundamental al secreto de las comunicaciones, que requieren ineludiblemente autorización judicial», advierte el informe.

La Fiscalía critica también la regulación que la ley hace de la estructura de la CPI, que «resulta confusa» porque «más que crear una Comisión con un mínimo común denominador parece originar dos», una que ejerce «labores de mediación» y otra que interviene en los servicios de la sociedad de información «con un enorme potencial de incidencia invasiva en la esfera de derechos fundamentales».

Por último, el informe recuerda que pese a que la ley prevé que los Juzgados de lo Contencioso de la Audiencia Nacional podrán acordar, a propuesta de la CPI, el cierre de páginas web o la retirada de contenidos de las mismas, esta medida «queda limitada a los casos en que el prestador del servicio está establecido en España o en un Estado de la UE o del Espacio Económico Europeo».
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Televisión Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Página 2 de 3

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán