nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


XV Encuentros de Filosofía
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Actualidad
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2010 5:48 am    Título del mensaje: Mi frase es combativa, pero no insultante. Responder citando

Yo dije:<Estos gnósticos arreglamundos y rebasamundos, al pretender la verdadera "armonía preestablecida" que es eso del hacer coincidir lo producido con el consumo, lo único que lograrían es subir los precios y una permanente inflación y meternos a todos en la más crasa miseria. No saben ni lo que se dicen al cultivar con tanto esmero El Lado oscuro de la virtud. ¡Dios mío, líbranos de estos comunistas !!! Otra vez no...!!>

No veo por qué no puedo usar estas supuestas "descalificaciones" contra quienes me apetezca según mi criterio...¿Acaso otros no usan usaron y usarán eso de "fundamentalistas", "armonistas", "pacifistas", "idealistas", "imbécil moral", etc., etc?

Esto no son insultos, y es lo mismo decir eso que decir "progres" o "progresistas", "subjetivistas", "septimianos", "robinsonadas", etc., o algo similar.

El mismo Rodríguez Pardo usa de giros semejantes:<<<Por mi parte pienso que Rallo puede ser criticado por haberse expresado de forma monótona, o por haber sido demasiado simple, pero no por haber sido infiel a los postulados de la Escuela Austriaca..........No dejan de ser robinsonadas que para nada explican el modo de producción capitalista.>>>

Si hacemos caso de lo que nos dice Rodríguez Pardo, no nos podremos expresar.
Por lo demás, creo que mi frase es combativa, pero no insultante. Eso creo. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2010 11:54 am    Título del mensaje: Subterfugios Responder citando

Estimados amigos:

Rodríguez Vega comenzó su anterior mensaje diciendo que no le habían gustado las comunicaciones publicadas, cuestión que para nada interesa a la generalidad del foro: una le parecía una «jerigonza» y la otra «infumable», sin explicar en ningún momento por qué. Sobre la segunda dijo que no estaba de acuerdo y que no tenía ningún interés en ofrecer alternativa, descalificándola como propia de un «gnóstico arreglamundos». Si semejantes juicios no son descalificaciones sin argumentos, por mucha suavidad que se quiera encontrar en ellos, entonces ya no se sabe qué serán descalificaciones.

Estos son unos foros de discusión, y lo lógico es que una crítica venga acompañada de razones, no que se despache en tres o cuatro epítetos porque no se desea decir más. Por mi parte, la calificación de la conferencia de Rallo no era un mero despacharla por su monotonía o su simpleza; me limité a añadir a la glosa de los XV Encuentros algunas impresiones de los asistentes, muchos de ellos afines a la Escuela Austriaca por cierto. Para nada, y eso quedó muy claro, descalifiqué a Rallo ni a sus ideas. Tenga el señor Rodríguez Vega la gentileza de profundizar en sus juicios.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2010 10:46 pm    Título del mensaje: Forma monótona y demasiado simple... Responder citando

A veces, sr. Pardo, uno simplemente no tienes ganas, o lo deja para mejor ocasión, o no lo ve oportuno, etc.

Ya estamos discutiendo de cómo debe ser el mundo, de cómo Rodríguez Pardo me lo arregla a su antojo y criterio. Nos dice Pardo:<Por mi parte, la calificación de la conferencia de Rallo no era un mero despacharla por su monotonía o su simpleza; me limité a añadir a la glosa de los XV Encuentros algunas impresiones de los asistentes, muchos de ellos afines a la Escuela Austriaca por cierto.>....

Puede ser, pero yo no estaba y yo juzgo por tus palabras y tus palabras fueron estas:<<<<Por mi parte pienso que Rallo puede ser criticado por haberse expresado de forma monótona, o por haber sido demasiado simple, pero no por haber sido infiel a los postulados de la Escuela Austriaca...>

Como se ve, aquí hay mucha argumentación, muchísima!... Esto, claro, no son "descalificaciones"..., son "calificaciones"..., la calificación, como él mismo dice y las llama ahora.

Pardo escribió:
<Estos son unos foros de discusión, y lo lógico es que una crítica venga acompañada de razones, no que se despache en tres o cuatro epítetos porque no se desea decir más.>
Cierto, pero uno no es perfecto y a veces no ve oportuno razonar sobre la crítica, como hace Pardo con el mismo Rallo, al cual despacha en dos líneas.
Además: Que se relea Rodríguez Pardo mi mensaje titulado "Estos gnósticos arreglamundos", y remire si yo ahí no critico esos dos puntos de Óscar Cubo Ugarte, pues aunque sea poco, algo digo.
¿Por qué he de criticar yo nada de lo que Pardo cree oportuno si yo tal vez trato de provocar el debate por otro lado o de otra manera? Otros no dicen ni pío. Supongo que es aún peor...

Pardo escribió:
<<Para nada, y eso quedó muy claro, descalifiqué a Rallo ni a sus ideas. Tenga el señor Rodríguez Vega la gentileza de profundizar en sus juicios.>>
¡Claro que no! Como Rodríguez Pardo iba a hacer él eso:<puede ser criticado por haberse expresado de forma monótona, o por haber sido demasiado simple>, dijo, y es que lo "monótono" y lo "simple" es aquí una estupenda calificación, mientras que lo de «gnóstico arreglamundos» es una grosera descalificación de un grosero desclasificador.

Mire usted: Cada cual tiene su forma peculiar de expresarse y de filosofar mundanamente (que a otra cosa uno no llega), y si no le gusta mi manera lo que puede hacer a la próxima es pasar por alto lo mío e ir al meollo del asunto suyo que yo aquí lo espero: vaya a su su crítica, preste atención a su propia crítica y olvídese de la mía, que para otra vez acaso será mejor. Espero que todo esto le baste a Pardo para aceptar que sí he "profundizado en mis juicios".

Repito:Yo dije:<Estos gnósticos arreglamundos y rebasamundos, al pretender la verdadera "armonía preestablecida" que es eso del hacer coincidir lo producido con el consumo, lo único que lograrían es subir los precios y una permanente inflación y meternos a todos en la más crasa miseria. No saben ni lo que se dicen al cultivar con tanto esmero El Lado oscuro de la virtud. ¡Dios mío, líbranos de estos comunistas !!! Otra vez no...!!>

Es evidente que aquí sí hay una crítica al supuesto del tener que hacer coincidir lo producido con el consumo (esto es un tópico, un mero prejuicio imposible de cumplir en ninguna economía, y menos en las economías "socialistas" o marxistas pregonadas por esos ponentes. Esta es la verdadera "armonía preestablecida"). Sólo este aserto de la economía "racionalista" debería haber bastado a Rodríguez pardo o a otro cualquiera para establecer un fructífero debate... Esa podría haber sido mi intención por medio de esa provocación, una provocación retórica sin ánimo de nada al margen del tema mismo. Lamento que Pardo vuelva otra vez a personalizar en mi persona el tema, que parece que YO -o mi forma de hacer- sea el tema.

Para más inri, aconsejo pensar en la imposibilidad mercantil de adecuar exactamente la oferta a una demanda que ningún agente en el mercado conoce, y cuya mejor aproximación -actual- es la táctica o técnica del FENOMENO LOW COST, que estriba esencialmente y sintéticamente en "ir a la búsqueda del cliente" allí donde se hallen sus posibilidades o "preferencias marginales", es decir, buscar el empresario emprendedor "el precio del producto sobre la base del valor que se presume que puede representar para los consumidores" (con la crisis este fenómeno no ha menguado, sino al revés, se ha incrementado)... Uno se pregunta cuantos de los "objetivistas" que nunca subscribirían este extremado subjetivismo del valor que se auto-representan los propios consumidores a través de la práctica del Low cost (bajo coste), no ha viajado a América o a Oviedo o cualquier otro lugar del planeta buscando la "fijación del precio más bajo diario" y exponiendo a otros la "evaluación de la propia sensibilidad", o sea, buscando la máxima ventaja en las decisiones sobre el precio y valor en sus decisiones de compra de vacaciones o negocios u otras necesidades...

No necesito extender más allá de este problema mi crítica del supuesto "materialismo" de los "arreglamundos" -se encuentren donde quiera que se encuentren y sean quienes sean-.
Sólo con este tema del Low cost (con el que se han bajado los precios subiendo los benficios), basta para mandar al garete el llamado "valor objetivo" y ensalzar laudatoriamente el esquema subjetivo de las empresas para la valorización subjetiva de los propios clientes con las cuales diseñan productos y precios alternativos usados por tantos viajeros objetivistas deseosos de consumo barato o de una calidad determinada según sus marginales preferencias. Espero que a estas cuestiones "egoesféricas" no se me espete que no cuentan con las infraestructuras y las alas de los aviones, el alquitrán de las pistas o los urinarios de los aeropuertos atendidos por explotadas extranjeras y el viento sobre el que vuelan, a más del Estado entero y sus múltiples enemigos y sus concubinas. De lo evidente no hay por qué hablar jamás, pues, aparte de todo, la subjetiva demanda sabe y conoce la objetividad de las ofertas. Al revés, imposible.

Que Rodríguez Pardo deje de hablar de mi, y yo dejaré de hablar de él. Hablemos de los demás, que no nos ven.


Adiós. Saludos cordiales.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Abr 12, 2010 7:56 am    Título del mensaje: XV Encuentros, convocados el 6 de Enero de 2010 Responder citando

Estimado Rodríguez Vega:

No sé de dónde saca que yo me dedico a hablar de usted. Simplemente le invito como moderador a hablar de los XV Encuentros de Filosofía. Por lo que puedo entender, Rodríguez Vega no tiene ganas de discutir nunca sobre el tema titular, y se limita a tomar cuestiones extemporáneas como si fueran grandes argumentos, y a leer bien poco todos los mensajes de un tema de discusión que lleva ya más de tres meses a disposición del público. Así que tiempo ha habido de sobra para abordar lo que en este tema se iba proponiendo, que tampoco ha sido un material inabordable.

Se lo preguntaré directamente: ¿Qué tiene que decir sobre las comunicaciones publicadas en los XV Encuentros de Filosofía aparte que no le gustan? ¿Tiene algún argumento sobre las comunicaciones de los XV Encuentros más allá de la mera valoración estética?

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Abr 12, 2010 8:55 am    Título del mensaje: RequeteRepito. Responder citando

Ya lo he dicho: Punto 2º de Óscar Cubo Ugarte:

el ponente escribió:
2º «Pues bien, este fundamento inmanente y estructural remite a la LCTTG. En virtud de esta ley se puede explicar no sólo el fenómeno de la sobreproducción de mercancías con el desarrollo ilimitado de la productividad, sino también la imposibilidad social de consumir todo aquello que se produce, ya que la capacidad de consumo de una sociedad siempre es limitada. Este desajuste en el modo de producción capitalista es un desajuste estructural entre la producción y el consumo, ya que el modo de producción capitalista se orienta única y exclusivamente por la búsqueda ilimitada de beneficios y no hacia las necesidades reales de una sociedad....»


Y requeteRepito:<<<<Yo dije:<Estos gnósticos arreglamundos y rebasamundos, al pretender la verdadera "armonía preestablecida" que es eso del hacer coincidir lo producido con el consumo, lo único que lograrían es subir los precios y una permanente inflación y meternos a todos en la más crasa miseria. No saben ni lo que se dicen al cultivar con tanto esmero El Lado oscuro de la virtud. ¡Dios mío, líbranos de estos comunistas !!! Otra vez no...!!>

Es evidente que aquí sí hay una crítica al supuesto del tener que hacer coincidir lo producido con el consumo (esto es un tópico, un mero prejuicio imposible de cumplir en ninguna economía, y menos en las economías "socialistas" o marxistas pregonadas por esos ponentes. Esta es la verdadera "armonía preestablecida"). Sólo este aserto de la economía "racionalista" debería haber bastado a Rodríguez pardo o a otro cualquiera para establecer un fructífero debate... Esa podría haber sido mi intención por medio de esa provocación, una provocación retórica sin ánimo de nada al margen del tema mismo. Lamento que Pardo vuelva otra vez a personalizar en mi persona el tema, que parece que YO -o mi forma de hacer- sea el tema.

Para más inri, aconsejo pensar en la imposibilidad mercantil de adecuar exactamente la oferta a una demanda que ningún agente en el mercado conoce, y cuya mejor aproximación -actual- es la táctica o técnica del FENOMENO LOW COST, que estriba esencialmente y sintéticamente en "ir a la búsqueda del cliente" allí donde se hallen sus posibilidades o "preferencias marginales", es decir, buscar el empresario emprendedor "el precio del producto sobre la base del valor que se presume que puede representar para los consumidores" (con la crisis este fenómeno no ha menguado, sino al revés, se ha incrementado)... Uno se pregunta cuantos de los "objetivistas" que nunca subscribirían este extremado subjetivismo del valor que se auto-representan los propios consumidores a través de la práctica del Low cost (bajo coste), no ha viajado a América o a Oviedo o cualquier otro lugar del planeta buscando la "fijación del precio más bajo diario" y exponiendo a otros la "evaluación de la propia sensibilidad", o sea, buscando la máxima ventaja en las decisiones sobre el precio y valor en sus decisiones de compra de vacaciones o negocios u otras necesidades...

No necesito extender más allá de este problema mi crítica del supuesto "materialismo" de los "arreglamundos" -se encuentren donde quiera que se encuentren y sean quienes sean-.
Sólo con este tema del Low cost (con el que se han bajado los precios subiendo los benficios), basta para mandar al garete el llamado "valor objetivo" y ensalzar laudatoriamente el esquema subjetivo de las empresas para la valorización subjetiva de los propios clientes con las cuales diseñan productos y precios alternativos usados por tantos viajeros objetivistas deseosos de consumo barato o de una calidad determinada según sus marginales preferencias. Espero que a estas cuestiones "egoesféricas" no se me espete que no cuentan con las infraestructuras y las alas de los aviones, el alquitrán de las pistas o los urinarios de los aeropuertos atendidos por explotadas extranjeras y el viento sobre el que vuelan, a más del Estado entero y sus múltiples enemigos y sus concubinas. De lo evidente no hay por qué hablar jamás, pues, aparte de todo, la subjetiva demanda sabe y conoce la objetividad de las ofertas. Al revés, imposible.>>>>

Y ahora digo algo más: Dice ahí arriba Óscar Cubo Ugarte:<...ya que el modo de producción capitalista se orienta única y exclusivamente por la búsqueda ilimitada de beneficios y no hacia las necesidades reales de una sociedad....>

Esto es rotundamente falso, ya que si así fuera no habría ni sociedad (Todos cambiamos para ganar y nunca para perder, pero eso de "la búsqueda ilimitada" desvela detrás de ese radicalismo marxistoide el profetismo bíblico superador de este mundo)...

El modo de producción capitalista se orienta -entre otras cosas- por la búsqueda objetiva del cliente y sus objetivas necesidades y para satisfacer esas necesidades, ya que de otro modo sería el afán subjetivo de riqueza particular lo que determinaría la oferta, y no es así ¿no?..., a la oferta la determina la demanda, la demanda objetiva, muy objetiva...de los múltiples deseos subjetivos de los consumidores. El capitalista sabe y cuenta con que estos consumidores tienen -por ejemplo- hambre, porque tienen tripas y viven aquí..., en un "territorio", en un Estado determinado o Patria (ningún inversor CAPITALISTA , en tanto meramente D-M-D lo hará en piedras de la playa como "valores bursátiles para alimentar perritos falderos) El capitalista (el empresario) que no se somete a los consumidores, y se guía por sus subjetivos gustos perece en tanto empresario/capitalista. Por otra parte, el consumidor en tanto consumidor de bienes primarios -y en tanto parte activa que es- se guía exclusivamente por su beneficio inmediato..., para no morirse de hambre.
.................

De postre. Sobre la "equivalencia" y en relación a los escolásticos en tanto precursores de las ideas modernas de la escuela austriaca, para ser guardado como los Anales de la "equivalencia superobjetiva" y siendo indiferente aquí cual es la "verdad" teórica:<Se duda con qué criterios se puede establecer el precio justo. Se responde que no se debe establecer partiendo de la naturaleza de las cosas. Se prueba porque, si se debiese establecer partiendo de la naturaleza de las cosas, nunca una cosa de una especie podría ser cambiada por una cosa de otra especie, nunca podría comprarse de manera diversa en todo el mundo, antes bien según la naturaleza de la cosa más vale una moneda de oro que mil de plata.>, etc., etc. (Bartolomé Carranza. Tratado sobre la virtud de la justicia. Eunsa 2003, pág. 240)

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Abr 12, 2010 1:42 pm    Título del mensaje: Juicios implícitos Responder citando

Estimados amigos:

He leído con atención el mensaje de Rodríguez Vega y la comunicación de Óscar Cubo. He de decir que no encuentro engarce alguno entre el enunciado de la ley tendencial de caída de la tasa de ganancia (objeto principal de la comunicación de Óscar Cubo) y la supuesta «armonía preestablecida» que le atribuye Rodríguez Vega como juicio implícito. Más bien considero que Óscar Cubo, en su exposición doxográfica sobre Marx, señala que hay un desajuste previo entre producción y consumo que conduce a las crisis, no que haya que solucionar tal desajuste.

Óscar Cubo escribió:
en la presente comunicación lo que mostramos es el estrecho vínculo que mantienen las reflexiones de Marx acerca de la «la ley de la caída tendencial de la tasa de ganancia» con la idea de la necesidad y la necesidad estructural de las crisis bajo el modo de producción capitalista.


Esa es la síntesis de la comunicación de Óscar Cubo. Por más que he leído, no encuentro relación alguna entre la ley de caída tendencial de la tasa de ganancia y la armonía preestablecida entre producción y consumo en la comunicación de Óscar Cubo. Todo lo contrario: ambas afirmaciones son antitéticas. No veo de dónde extrae semejante juicio implícito Rodríguez Vega.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Abr 12, 2010 5:20 pm    Título del mensaje: Lo que dijo o no dijo Óscar Cubo. Responder citando

el ponente Óscar Cubo escribió:
2º «Pues bien, este fundamento inmanente y estructural remite a la LCTTG. En virtud de esta ley se puede explicar no sólo el fenómeno de la sobreproducción de mercancías con el desarrollo ilimitado de la productividad, sino también la imposibilidad social de consumir todo aquello que se produce, ya que la capacidad de consumo de una sociedad siempre es limitada. Este desajuste en el modo de producción capitalista es un desajuste estructural entre la producción y el consumo, ya que el modo de producción capitalista se orienta única y exclusivamente por la búsqueda ilimitada de beneficios y no hacia las necesidades reales de una sociedad....»


Que no se preocupe Rodríguez Pardo. Si Óscar Cubo no dijo nada de "este fundamento inmanente y estructural -que- remite a la LCTTG" y que en virtud de ella, de «"esta ley", "se puede explicar no sólo el fenómeno de la sobreproducción de mercancías con el desarrollo ilimitado de la productividad, sino también la imposibilidad social de consumir todo aquello que se produce, ya que la capacidad de consumo de una sociedad siempre es limitada....», pues no pasa nada. Óscar cubo es doxográfico pues que hace una "exposición doxográfica" como dice el mismo Pardo, por tanto no es de extrañar que allí, en su ponencia no epistemológica no hay nada de eso ni nada de nada y que lo dicho no sea "relación alguna entre la ley de caída tendencial de la tasa de ganancia y la armonía preestablecida entre producción y consumo", sino que sea una contra-relación o un invento alucinatorio de Rodríguez Vega.
Tampoco debe tener nada que ver el párrafo anterior:
el ponente Óscar Cubo escribió:
«En este sentido, se puede afirmar que «la caída tendencias de la tasa de ganancia no es en sí misma la causante de las crisis, sino únicamente la manifestación del carácter completamente contradictorio del proceso de acumulación y valorización capitalista»
...porque eso de lo dicho anteriormente nada tiene que ver con lo "contradictorio del proceso de acumulación y valorización capitalista", que... "Este desajuste en el modo de producción capitalista NO es un desajuste estructural entre la producción y el consumo" ni muestra por tanto el "carácter completamente contradictorio del proceso de acumulación y valorización capitalista", en el que cree Óscar Cubo, sino un invento alucinatorio de Rodríguez Vega. Mejor lo dejamos.

Igual es que yo le tengo a Óscar Cubo una manía especial..., como cita por dos veces a Diego Guerrero...

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Abr 13, 2010 8:08 am    Título del mensaje: Comprensión lectora Responder citando

Estimados amigos:

Sigo sin ver la supuesta deducción que realiza Rodríguez Vega. Yo no defiendo para nada la exposición de Óscar Cubo tal y como la realiza, independientemente de que considere verdadera o no la ley de la caída de la tasa de ganancia. Esto es un problema de comprensión lectora. Si la famosa ley dice que hay una sobreproducción en el modo de producción capitalista, de tal modo que es imposible consumir todo lo que es producido, y de ahí proviene la crisis, ¿que tiene que ver semejante afirmación con una armonía preestablecida entre producción y consumo? Si hubiera tal armonía, se produciría siempre y de forma ordenada lo mismo que se necesita consumir. Pero eso mismo es lo que niega la ley de caída de la tasa de ganancia. De hecho, Rodríguez Vega no cita ningún fragmento de la ponencia de Óscar Cubo donde se hable de esa supuesta armonía preestablecida, porque en rigor no lo hay. Son tesis antitéticas.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Abr 13, 2010 8:01 pm    Título del mensaje: ¡Y de ahí proviene la crisis! Responder citando

Bueno, si no lo ves no pasa nada...

Dices:
Pardo escribió:
<Si la famosa ley dice que hay una sobreproducción en el modo de producción capitalista, de tal modo que es imposible consumir todo lo que es producido, y de ahí proviene la crisis>


Cierto, por eso para que no hubiera crisis, el marxismo -y ese contexto del ponente- supone que deberían coincidir la producción y el consumo, que debería haber una "armonía" entre la producción y el consumo, pues si no, de ahí viene la crisis (¡Y de ahí proviene la crisis!, dices.)
La "armonía" no la hay en la realidad objetiva, es que postulan la necesidad de que la haya (este deseo es la armonía), que no es lo mismo, de ahí que cuando no la hay, a eso le llamen "desajuste estructural"...¿desarmónico? (se supone una estructura social sin "desajustes", armónica).

Oscar Cubo dice que eso es un "desajuste" estructural:<Este desajuste en el modo de producción capitalista es un desajuste estructural entre la producción y el consumo>, es decir, lo cree "negativo", lo cree "corregible", "ajustable"..., ajustable con la producción planificada o socializada, o como sea, supongo.

La ley de la caída de la tasa de ganancia no niega el "desajuste", sino que la ganancia cae por ese desajuste, se apoya en él. Lo cual es falso ya que ese desajuste es perenne y normalito y es imposible de ser erradicado: la crisis no viene por la sobreproducción ni porque los anaqueles estén llenos ni por la no coincidencia entre producción y consumo. La bajada de los precios derivado de ello no es una bajada de los beneficios como demuestra el Low Cost! y como demuestra que el marxismo y sus leyes, gracias al Cielo no sea usado jamás para llevar los negocios reales.
Suponer la sobreproducción, es suponer los bienes no escasos. Esto es otra falsedad, pues los bienes son siempre escasos a pesar de su plétora en el mercado.

Para que no ocurra ese "desajuste", fruto de la Gran Crítica al modo de producción capitalista, la teoría <armónica> del ajuste, la teoría del Gran Corregidor, supone que es superable y que una vez superada y ajustada esa disparidad entre producción y consumo ( ¡Y de ahí proviene la crisis! ) ya tendríamos solucionado el problema y la tasa de ganancia no caería más... (en realidad desaparecería del todo al "planificar" la producción respecto del consumo:versus URSS). De ahí no viene ni proviene la crisis, y los que creen eso, creen por ello en una "armonía preestablecida" por la Gran Teoría. Yo creo no tener "un problema de comprensión lectora", aunque entiendo que el tema es un poco imbricado y abstruso.

Ahora sí que lo dejo. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Abr 14, 2010 8:04 am    Título del mensaje: Caída de la tasa de ganancia y del capitalismo Responder citando

Estimados amigos:

Por mi parte, lo único que se puede deducir de la comunicación de Óscar Cubo es que la caída tendencial de la tasa de ganancia llevará a la destrucción del capitalismo, como señala en su párrafo final:

Óscar Cubo escribió:
A este carácter estructural de las crisis es a lo que apunta la LCTTG. Esta ley marca los «límites» del modo producción capitalista, pero lógicamente no lo puede hacer en un sentido temporalmente definido. La ley señala una tendencia que, sin embargo, hace imposible determinar cómo y cuándo entrará definitivamente el capitalismo en su última crisis. Lo decisivo de la LCTTG es que ella señala una tendencia inevitable del modo de producción capitalista, a la cual el capitalismo no puede sustraerse y que hace de este modo de producción un modo de producción insostenible en el espacio y en el tiempo, a pesar de las soluciones provisionales que pueda lograr dicho sistema. A lo que apunta la LCTTG es que el capital al intentar aumentar sus ganancias sólo consigue a la larga lo contrario de lo que pretende. Es decir, lo que esta ley indica es que los medios con los que el capitalista aumenta momentáneamente sus ganancias contradicen a la larga ese mismo fin que persigue.


De hecho, en lo señalado en negrita se afirma que las soluciones provisionales, los «parches armonizadores», no evitarán la destrucción del capitalismo. Así que no veo yo por ninguna parte semejante armonizador, al menos en las tesis de Óscar Cubo.

Que lo afirmado por Óscar Cubo sea verdad o no, es otra cuestión diferente sobre la que no pienso entrar. Pero de la comunicación de Óscar Cubo no se deduce en absoluto que haya que «armonizar» el capitalismo, sino que simple y llanamente el capitalismo, por sus contradicciones internas, caerá, por mucha «armonía preestablecida» que quiera evitar esa caída.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Abr 14, 2010 9:02 am    Título del mensaje: La destrucción del capitalismo. Responder citando

Nadie ha dicho que Oscar Cubo diga que hay que armonizar el capitalismo. Lo que Oscar Cubo dice es que como el capitalismo no funciona -que es desarmónico- habrá que armonizar el mundo o la sociedad..., con sus fórmulas mágicas (marxistas), aunque como siempre nunca se dice en qué consisten esas fórmulas que armonizarían los desajustes estructurales entre la producción y el consumo. Y no se dicen porque no tienen ni pijotera idea, ni el embustero de Marx ni Oscar Cubo, ni tú, ni yo.

Yo niego esa ley de la LCTTG, pero esto es lo de menos. Lo importante aquí es que creer eso de que "la caída tendencial de la tasa de ganancia llevará a la destrucción del capitalismo". Esta aseveración de Pardo es una aseveración hiperprofética que no verán los ojos de los que tal evento postulan.
Decir que <"los «parches armonizadores», no evitarán la destrucción del capitalismo."> es como decir que no siempre surgirá el Sol, lo cual es cierto ya que todo es finito.
Esos supuestos "parches armonizadores" (no hay ni ha habido tales "parches", lo que hay es que siempre prosiguen los intercambios) han salvado al capitalismo desde el día en que se gestó la dichosa LCTTG hasta el día en que Rodríguez Pardo aseguró que ya todo estaba abocado al colapso. La historia de la economía de más de un siglo entero no demuestra eso de la "destrucción del capitalismo" (del sistema, que es el único que hay) por ningún lado.

Además: las crisis no se deben a la superproducción ni son crisis productivas, sino financieras. auspiciadas por la banca privada y los gobiernos y los bancos centrales.

Recomiendo leer esto:

«Pero los austríacos resuelven esto sin apelar a algo tan metafísico como la “locura” de unos empresarios que producen ciegamente sin prever las consecuencias. Lo que dicen es que si falseamos la realidad del mercado bajando los tipos de interés y concediendo créditos los bancos con coeficiente fraccionario, lo que haremos es engañar a los actores económicos sobre las posibilidades reales del mercado. De esta manera se puede llegar a creer que es el momento propicio para invertir y producir bienes que, si no se hubieran falseado por los bancos centrales esas condiciones de partida, no se hubiera visto ese momento como adecuado. Me sigue pareciendo la explicación austríaca mucho más completa que la marxista.»

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Abr 14, 2010 9:14 am    Título del mensaje: Petición Responder citando

Estimado Rodríguez Vega:

Le rogaría no me atribuya afirmaciones que son de otra persona y sobre las que ya he señalado que no me considero solidario. También rogaría que no incluyera enlaces ajenos a Nódulo Materialista, que en virtud de las normas de los foros de nódulo han de ser retirados.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Abr 14, 2010 1:54 pm    Título del mensaje: Nada de nada. Responder citando

Bueno, perdona. Es muy normal que yo me equivoque, ya que entonces Pardo no ha dicho nada ni ha opinado nada y sólo ha merodeado en derredor de mis palabras. Me parece muy bien.

Sea como sea no sabemos la opinión de Pardo ni su "crítica" a los textos de Óscar Cubo. Se limita -según parece- a decir si es cierto o no lo que ha dicho Oscar Cubo, o si es cierto o no lo que he dicho yo de lo que ha dicho Oscar Cubo. Es cierto, "esto es un problema de comprensión lectora".

Por otra parte es muy tristón que Nódulo materialista sólo se pueda citar a sí mismo. No escribiré más aquí..., ya que no puedo citar nada..., ni a la Real Academia de la Lengua Española, ya que no "pertenece a Nódulo materialista.

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Abr 14, 2010 2:25 pm    Título del mensaje: Moderación Responder citando

Estimado Rodríguez Vega:

En este foro mis labores son primordialmente las de moderador, aunque puedo añadir algunas de discusión o de información, tal y como pudo apreciarse en este tema unos meses más atrás, que posteriormente quedaron plasmadas en una comunicación de los XV Encuentros y la glosa de los mismos. En lo referente a sus comentarios, simplemente le he corregido respecto a unas interpretaciones desviadas sobre determinadas doctrinas, que yo desde luego no reivindico, pero con las que al menos hay que tener la gentileza de no tergiversarlas ni rodearlas de consideraciones emocionales ni juicios implícitos que no se componen con ellas.

Para todo lo demás, pueden publicarse aquí todos los textos que se consideren menester. Lo que no se permite es la publicación de enlaces externos a Nódulo Materialista.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Jun 10, 2010 8:24 am    Título del mensaje: Daños colaterales de los XV Encuentros Responder citando

Estimados amigos:

Un artículo del Grupo Promacos en El Revolucionario, bajo el título de «El anarcoliberalismo y el Día del Juicio Final», donde se critican los presupuestos filosóficos de la Escuela Austríaca de Economía (concretamente, de la vena libertariana iniciada por Von Mises), ha provocado la respuesta de uno de los intervinientes en los XV Encuentros de Filosofía, Juan Ramón Rallo, en los siguientes términos expresados así en su blog liberalismo.org:

Cita:
Réplica al Grupo Promacos

Me pasan un curioso artículo del Grupo Promacos titulado El anarcoliberalismo y el Día del Juicio Final. Básicamente es una crítica al diagnóstico que la Escuela Austriaca de economía efectúa sobre la crisis actual. Los argumentos no me resultan novedosos porque ya se vienen repitiendo desde hace un tiempo en los frentes más variopintos. La última vez que me insistieron en ellos fue en el interesante ciclo de conferencias de la Fundación Gustavo Bueno, en la que tuve la ocasión de participar.

Básicamente, las críticas son: a) no existe una economía desligada del Estado y por tanto este no puede verse como un disruptor del orden natural del mercado y b) dado que cada parte de la sociedad presta servicios que van más allá del beneficio continuado, no tiene sentido reclamar que las empresas ineficientes quiebren pues entre otras cosas originarían una insuficiente demanda para absorber toda la producción de EEUU, lo que degeneraría en una crisis de civilización.

No voy a extenderme pero:

1.La primera crítica es una finta para no entrar en el debate económico de fondo. Para ocultar que el Estado puede crear –y de hecho crea– ciclos económicos recurrentes, se argumenta que no es concebible una sociedad sin Estado ni una economía sin política. Un completo non sequitur. La economía del ciclo económico de la Escuela Austriaca no arguye que la existencia del Estado genera crisis (en cuyo caso, quien opone que el Estado es indispensable en el capitalismo podría argumentar que las crisis son una consecuencia de nuestro orden social capitalista), sino la interferencia del Estado con la moneda y con el crédito y, muy en particular, la interferencia de tipo inflacionista. Negar que el Estado haya podido causar la crisis porque se vea al Estado como imprescindible es idéntico a negar que un Estado pueda causar una devastación nuclear si decide bombardear un territorio porque se vea a la Defensa como indivisible del Estado. Con estos mismos argumentos, tampoco se podría decir ni que la crisis es consecuencia de la desregulación, ni de la avaricia, ni de las decisiones financieras erróneas de los agentes ni de nada, porque el sector privado, el crédito, el dinero, los bancos y las empresas también son parte esencial del orden económico y político. Es decir, nos atamos de manos para explicar cuáles son las causas de lo que observamos y de lo que no observamos. Siendo verosímil que no sea posible economía sin política, desde luego es inverosímil que no sea posible economía sin inflación del crédito. He ahí el quid de la cuestión para refutar o validar la teoría austriaca en el que no se entra.

2.Y quizá no se entra porque la teoría económica que subyace a estas críticas es bastante pobre, apenas un destello intuitivo de la vulgares teorías de la sobreproducción marxista y del subconsumismo keynesiano. Tanto caricaturizó Keynes a la Ley de Say que parece que la inmensa mayoría de la profesión económica se ha olvidado de lo que tenía de válido. Por resumir: los españoles compramos a Estados Unidos pagándole en última instancia con lo que producimos hoy o con lo que produciremos mañana (deuda). Y viceversa: Estados Unidos compra a España con lo que produce hoy o mañana. ¿De verdad seguimos pensando que conservando la estructura productiva actual de España (ladrillo, ladrillo y más ladrillo), es decir, evitando cualquier quiebra, conseguiremos seguir comprando la mercancía de Estados Unidos? ¿A cambio de qué, exactamente? Porque para poder comprar su mercancía, antes, durante o después tenemos que venderles la nuestra. ¿Acaso los estadounidenses quieren comprarnos nuestra mercancía? Tengo serias dudas, ya que precisamente por eso, precisamente porque no la quieren comprar, muchas de nuestras empresas pierden dinero y están al borde de la quiebra. Si quisieran lo que les ofrecemos, lo comprarían y entonces ni tendríamos pérdidas, ni empresas al borde de la quiebra ni, vaya por donde, crisis. De hecho, porque no pasan estas cosas es por lo que estamos en crisis y por lo que nuestras empresas deben quebrar y reestructurarse: para poder producir lo que los estadounidenses (u otros potenciales compradores) quieren y así poder comprarles con nuestra mercancía, su mercancía (esto es, no hay ni puede haber una sobreproducción general de mercancías, sólo una sobreproducción de mercancías en generales, esto es, una mala o incorrecta producción de mercancías que debe ser corregida y readaptada). De otra forma no funciona la división del trabajo. Pero sostener que la crisis se soluciona manteniendo la demanda es un puro razonamiento circular: nuestras empresas quiebran porque no nos compran desde fuera; como no nos compran no podemos comprarles; como no les compramos no nos pueden comprar; y por tanto hay que comprarles su mercancía vendiéndoles aquella mercancía nuestra que desde un comienzo no nos querían comprar. Tal vez el problema esté en que hay que cambiar el tipo de mercancía producida y, sobre todo, la manera de producirla (estructura de bienes de capital). Pero aquí ya entramos en una rica teoría del ciclo económico en cuyos razonamientos, por principio, para muchos es mejor y más prudente no entrar.


La verdad que semejante artículo no puede considerarse una respuesta en forma al de Promacos, por la sencilla razón que el publicado en El Revolucionario se hace referencia a los fundamentos de La acción humana de Von Mises, y sólo menciona muy de refilón el tema de la crisis económica (además, el punto b) señalado por Rallo es una completa manipulación y distorsión de lo que afirma Promacos). Parece que Rallo sólo sepa repetir la misma jerigonza una y otra vez, sin importar los argumentos que se pongan sobre la mesa. Quizás no conozca que la Praxeología de Von Mises va más allá de la Economía.

Pero lo más llamativo es el análisis de la crisis y la importancia de que no quiebre Europa con el ejemplo de relaciones económicas entre Estados Unidos y España. A estos dos Estados los trata como si fueran dos sujetos individuales que intercambian objetos en virtud de sus necesidades, igual que el ejemplo que postulaba Rallo del intercambio entre el botellín de agua y el cuaderno. Es curioso cómo Rallo compara a España y Estados Unidos con dos personas individuales que han de intercambiarse algo que necesite uno y le sobre al otro. Como si la Economía política fuese Economía «natural», de mero trueque. Ese artículo no tiene asideros por donde agarrarlo. Decía Gustavo Bueno, comentando la intervención de Rallo en los Encuentros, que era un delirio, y parece, a tenor de los daños colaterales de los XV Encuentros, que no iba descaminado.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Actualidad Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Página 2 de 3

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán