nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Sobre la propaganda electoral en televisión
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Televisión
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mie Ene 21, 2004 10:16 pm    Título del mensaje: Sobre la propaganda electoral en televisión Responder citando

Estimados amigos:

Como sabréis, hoy mismo ha sido retirada la publicidad del Ministerio de Trabajo en la que se señalan los logros conseguidos por el gobierno para los trabajadores autónomos. La comisión electoral, tras escuchar las quejas de PSOE e IU, ha decidido retirar la campaña. Sin embargo, otra campaña similar, titulada «Andalucía avanza», está circulando en la región gobernada por Manuel Chaves.

Esta polémica no es nueva, pues los anuncios del PP a propósito de las pensiones en las pasadas elecciones generales tampoco resultaron agradables para la oposición. La cuestión de fondo, ya planteada por Gustavo Bueno en Telebasura y democracia, es que se supone que tales campañas moldean a la opinión pública, entendida ésta como un grupo pasivo que acepta lo que le ofrecen. Sin embargo, que el público de tales anuncios se comporte así, es sin duda discutible. ¿Qué piensan de esto los contertulios?

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Ene 22, 2004 9:10 am    Título del mensaje: TV y masas. Responder citando

Hola.

Respecto a la pregunta que nos hace J.M. Rodríguez Pardo, a saber,
Cita:
<...“que se supone que tales campañas moldean a la opinión pública, entendida ésta como un grupo pasivo que acepta lo que le ofrecen. Sin embargo, que el público de tales anuncios se comporte así, es sin duda discutible. ¿Qué piensan de esto los contertulios?>

Pues yo creo que a esa opinión pública la moldean totalmente y a placer. La masa es masiva por eso. (Claro que no son sólo estos anuncios últimos los decisivos...la publicidad es algo que responde a la cantidad y tiempo de mensajes, &c.)

Lo pasivo del grupo del que se supone dimana esa opinión pública, estriba en su inmenso número y en el principio de que es más general la predisposición pasiva a recibir cualquier cosa que no una postura crítica sobre lo que se recibe. La publicidad se basa en eso...en que la estadística es y demuestra que lo que queda (consciente o inconscientemente) es lo que se repite, lo que se reitera. Vence quién más da la paliza aunque lo publicitado sea mediocre o incluso a veces malo, ya que, aunque algunos sean críticos, la mayoría no lo son.
De nada le valdría al gobierno y a su partido el PP, aún y suponiéndolos perfectos y los más deseables posibles, si no publicitara sus logros y no diese a conocer y a reconocer su labor y sus siglas. Hay que “afamarse”. A la hora del voto muchos ni se acordarían de su existencia...también se sabe que el último anuncio del año es el más caro porque es el que más queda, sólo queda más porque es el que más gente mira esperando las sabrosas uvas.
Que Chaves haga lo mismo en Andalucía es comprensible, pues esa publicidad es parte de la lucha política que no ha de responder ni tiene por qué responder a prejuicios morales. Es por eso que la crítica moral vertida contra el PP por socialistas e IU no viene causada por una mayor “honradez”, sino porque esa crítica es a su vez tan beligerante y política como la misma publicidad que crítica (también es publicidad !). Pero la masa esto no lo ve (y es indiferente si lo ve la oposición misma), y entonces expresa su “opinión” o censura política que viene determinada por el machaque a que fue sometida. A veces vence, no la razón, sino el poder, la potencia.

Ahora bien, el poder no es poder si no se abusa de él...El PP usa de su potencia con timidez...así por ejemplo: Yo jamás habría permitido la privatización de la TV ni hubiera entregado la educación y la prensa a la libertad totalmente. Quién domina esos medios domina el mundo. Esperemos que el PP posea más dineros y medios que el PSOE, pues a veces no basta con tener y practicar la mejor política posible.
La cantinela sobre “lo ilegal” de esa publicidad responde a todo esto. No vencen quiénes tienen “razón”, sino quienes con-vencen. Y esto es cierto a pesar de que hayan de respetarse las normas electorales para no llevar la lucha política a extremos de pelígro.

El tema es extensisimo..., y su principal encono sería saber si la corrupción o el abuso político es ilegitimo en la lucha política y en su publicidad. Al fin y al cabo, los socialistas y los pijos de IU abusan de lo legal para legitimar sus agresiones políticas, sobre todo las referidas a la legitimidad política e ilegal del nacionalismo periférico.
Cataluña, por ejemplo, no es una “Nación” ni un “Pueblo”, pero se nos ha repetido tanto esa cantinela que muchos lo hemos creído en algún momento o aún lo creen otros...La publicidad es una parte esencial de la ideología, y esta, la ideología, es determinante en política. La masa masiva está para ser publicitada...dirigida ideológicamente. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Ene 22, 2004 9:28 pm    Título del mensaje: Sobre la responsabilidad ciudadana Responder citando

Estimados amigos:

Sobre lo afirmado por Rodríguez Vega, yo señalaría que es cierto en la medida que es necesaria de una forma de estado para que ese pueblo o ese público puedan existir más que como entelequia. Sin embargo, yo parto de esa constitución como una cuestión de hecho, y mi pregunta iba orientada hacia otro lugar. Si los ciudadanos son los que eligen entre las opciones que les habilitan, ¿no son responsables de su elección? Por ejemplo, si diez millones de electores votaron a favor del Partido Popular en el año 2000, es de suponer que lo hicieron porque simplemente les dio la gana (también existe la posibilidad de la abstención o el voto en blanco). Del mismo modo, si reconocemos que el electorado es perfectamente responsable, ¿por qué eximirle de la responsabilidad en los programas que ve y selecciona? Si el vulgo es necio, y hay que hablar en necio para darle gusto, como decía Lope de Vega, es evidentemente responsabilidad no sólo de quien le vende necedades a ese vulgo, sino del propio vulgo que, aun teniendo posibilidades de ilustrarse e informarse mejor, prefiere aceptar lo primero que le ofrecen. Por eso pienso que hay que atribuirle a ese vulgo la responsabilidad de lo que escoge.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Jue Ene 22, 2004 10:09 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Si el vulgo sabe y es libre y elige conscientemente la telebasura, entonces no es pasivo, sino activo y da igual la propaganda electoral, como da igual la publicidad comercial, pero también puede ocurrir que el vulgo sea pasivo y que por esa razón tenga tanta importancia la publicidad. En un sistema económico como el capitalista que exalta el individualismo extremo sorprende la importancia que se da a la publicidad para excitar el consumo del vulgo. Si los hombres son libres, ¿Para qué la publicidad? ¿Para qué tanta campaña electoral si ya los conocemos a todos? Eso tendría sentido para los partidos nuevos o insignificantes. Pero a estas alturas todos conocen a los principales partidos, sus caudillos y sus miembros más destacados. ¿No será que Gustavo Bueno se equivoca cuando dice que la televisión es la que se merece el vulgo? ¿No será más bien que si al vulgo le ponen programas de calidad sólo, entonces se verá obligado a verlos? Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Ene 22, 2004 10:27 pm    Título del mensaje: Sobre las campañas electorales Responder citando

Estimados amigos:

Sobre las campañas electorales y su publicidad, debo señalarle a Felipe Giménez que los últimos estudios indican que no son relevantes para la formación de opiniones y para variar el resultado de las elecciones. No creo que la campaña electoral del PSOE o del PP evite que unos mejoren o empeoren su número de votos. Quizás los políticos piensan que quien controle los medios sirva para crear corrientes de opinión, sin duda, pero ello no evita que los ciudadanos elijan entre las opciones ofrecidas, y por lo tanto sean responsables de las mismas.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Jue Ene 22, 2004 10:36 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: ¿Entonces para qué sirven los medios de comunicación si no influyen al vulgo?
Hay dos alternativas: O bien las élites políticas tienen razón y el vulgo es pasivo y obedece a la propaganda, o bien las élites políticas son imbéciles y se equivocan: al vulgo no se le puede influir ni por la publicidad, ni por la propaganda ni por los medios de comunicación.

Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Ene 22, 2004 10:46 pm    Título del mensaje: Concretando Responder citando

Estimados amigos:

Yo no he querido decir que el vulgo no sea influido por la programación, pues pienso que hay una codeterminación entre lo que dicen los políticos y lo que piensa la ciudadanía, por lo que ésta es libre dentro de las coordenadas de la sociedad de mercado y sus opciones.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Ene 23, 2004 10:57 am    Título del mensaje: Ficción de libertad. Responder citando

Hola.

Se me ocurre pensar que la masa del pueblo español (de todo él menos las partes de Cataluña y las Vascongadas), responde a una propaganda determinada...mientras que la parte del pueblo de Cataluña y las Vascongadas responde a otra diferente propaganda. Ha de ser esto así por necesidad, ya que de lo contrario, ”Cataluña y las Vascongadas” serían ellas una realidad en tanto unidades políticas de una existencia independiente de las ideologías y de las propagandas...

Yo lo que afirmo es que el individuo es libre desde luego en tanto individuo, pero no así la “masa”...la responsabilidad es individual, pero la actitud masiva es pasiva y muchas veces en sus acciones es irresponsable (Maquiavelo)...esta su pasividad (estadística) es una forma de su libertad. El resultado, cuando la República está bien ordenada, es la gobernabilidad del pueblo, o sea, el Orden mismo que le es impuesto en la forma Estado. Dicho en plata: la masa hace lo que otros le dictan...toda política es...dictatorial. La democracia es una ficción, porque no es la suma de los individuos libres, sino el resultado de la masa prisionera de sus prejuicios y de las ideologías y propagandas, &c.

No me parece a mi que la libertad sea, en este caso, ese estar dentro de las <“ coordenadas de la sociedad de mercado y sus opciones”>, que dice Rodríguez Pardo. ¿No son esas mismas coordenadas las que, incluso por inercia, constriñen y obligan a las masas a un determinado consumo, sea político o de cualquier otro tipo?

El que los estudios sobre las campañas electorales demuestren la invariabilidad temporal del voto, no quiere decir que el “abandono” de la propaganda (que es múltiple siempre, no sólo es propaganda “electoral”, &c.) no fuese un desastre para aquella fuerza política que dejara de usarla indefinidamente. Los partidos extraparlamentarios casi nunca logran entrar en los parlamentos, entre otras cosas, porque no tienen ni medios para hacerse “conocer”, para hacer propaganda.

Y es que la pregunta de Rodríguez Pardo, a saber...

Cita:
<...Si los ciudadanos son los que eligen entre las opciones que les habilitan, ¿no son responsables de su elección?”>


...es una pregunta que lleva en ella misma la respuesta, ya que se supone que el ser “ciudadano” estriba en poder ser libre para elegir las opciones que “les habilitan”...pero si esas opciones les son habilitadas por otros, por sus “representantes”...entonces la libertad consiste en hacer lo que otros les permiten. Claro es que uno es ciudadano si se le supone responsable de sus actos, de otra manera uno sólo sería un “sub-dites”, un sujeto subditado, subyugado...¿pero cómo actuar si mi voluntad política es otra de las que se me ofrecen en las propagandas al uso? ¿Cual es mi “potencia”? ¿la libertad no es precisamente el libre ejercicio de mi potencia?
La libertad política la ejerce quienes pueden proponer y llevar a cabo determinadas políticas, o sea, quienes tienen poder, potencia...se supone formalmente que el pueblo tiene esa potencia guardada bajo la manga y de la que puede usar cuando así lo crea oportuno (revolución, poder en acto constituyente, &c.), pero esa libertad no es la libertad de un Orden concreto, sino la libertad del desorden constituyente de un nuevo Orden futuro que pone en la picota al Orden vigente. Mientras tanto eso no ocurre, la libertad política sólo es, creo, la forma general que el pueblo se da a sí mismo como Estado...es una libertad formal. Y en ella queda ahogada la libertad individual, libertad esencial, que por otra parte, a mi me importa una higa. La pasividad de la masa hace a la libertad individual superflua.

Por supuesto que Rodríguez Pardo tiene razón, a mi modo de ver, cuando dice que el pueblo, o sea, los individuos, tienen <“ posibilidades de ilustrarse e informarse mejor”>...pero sólo es posible informarse mejor dentro de las limitadas opciones que un determinado Orden ofrece. Incluso el “sabio” no puede salir de este Orden y sólo puede elegir entre las opciones dadas en este Orden concreto (es incuestionable que la propaganda pertenece también a este Orden). La libertad no existe, o si existe es sólo (<de y para>) una libertad “constreñida”: los ciudadanos son responsables porque el atributo de la responsabilidad es lo que los hace ciudadanos...por eso la pasividad ante la agresión de las ideologías y la propaganda es también una forma de su libertad, de su ser ciudadanos. La pasividad es una actividad política: si se acepta lo que nos dan es que no hay censura por parte del pueblo.
Y al pueblo no es posible “darle la realidad”, sólo es posible darle la ideología y su propaganda.

Vale, que ya está bien larga la cosa. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Vie Ene 23, 2004 3:15 pm    Título del mensaje: Una consecuencia Responder citando

Estimados amigos:

Si Rodríguez Vega tiene razón, entonces aquí no estamos debatiendo sobre la verdad o falsedad de nuestras tesis, sino sobre determinados puntos propagandísticos. Y yo lo que aquí sostengo es que, aquel que escogió determinadas opciones es el responsable de que tales opciones se impongan. Que las opciones ya existían ya lo sabemos, esa es una cuestión de hecho. Pero la cuestión está en dónde hay que romper la cadena causal. Si suponemos que la relación causal está en determinadas ideologías, habrá que remontarse a la génesis histórica de tales ideologías, y también a la génesis de la sociedad política. La cuestión aquí no está en si la libertad está constreñida o no. Ya he señalado que existe codeterminación entre lo que se ofrece y lo que se elige, por lo que no me parece pertinente seguir insistiendo por esa vía. La cuestión es si el que elige lo hace voluntariamente o si está manipulado por alguna fuerza suprema. La cuestión es, sin ir más lejos, si nosotros hemos escogido estudiar y debatir sobre estos temas libremente, o nos obligan por la propaganda a la que nos someten en otros lugares.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Ene 23, 2004 9:09 pm    Título del mensaje: Basura. Responder citando

Hola.

<Saramago es pura basura, hay que barrerlo.> (Gustavo Bueno, en un vídeo particular mío sobre las vacas locas en Asturias.)

*******

Claro, se podría decir que efectivamente la filosofía es libre, que nosotros hemos escogidos discutir estos temas libremente...pero nosotros, y cualquier individuo particular, no es el vulgo, la masa. El conjunto tiene una cualidad muy diferente y es más que la suma de sus partes...o menos...respecto a la cualidad y potencia de la libertad.

Es innegable que el individuo es, mirado particularmente, libre y responsable...pero también es indudable que la Coca-Cola dejaría poco a poco de mantener o incrementar sus ventas en cuanto dejase de hacer una publicidad continua.

La “fuerza suprema” de la publicidad es la ley del mínimo esfuerzo, la pasividad ante el televisor...a veces abronco a mis “compañeros de pantalla” por no zapinear inmediatamente cuando aparecen los anuncios...El ejemplo puesto por Rodríguez Pardo entre nosotros y el pueblo (el vulgo), no me parece muy adecuado, por cuanto aquí uno no sólo puede estar más informado que el resto de los mortales, sino que encima, el medio este nuestro de intercambiar opiniones nos pone en “alerta”, nos predispone a la vigilancia...no hay duda de que muchos ciudadanos actúan muchisimas veces de igual manera ante una oferta electoral, en el momento del voto, &c., pero la vida cotidiana y para la masa como conjunto la cosa, creo, no funciona así, sino que ante un mensaje machacón la gran mayoría cede...es pasiva y se deja dominar. Si las masas fueran verdaderamente libres efectivamente la publicidad no existiría y la autoridad sería algo que surgiría de abajo, cuando por el contrario, en verdad, lo único que surge de abajo es sólo la legitimidad, la censura. No se puede dar una Coca-Cola con sabor a estiercol aunque se la acompañara de una inversión publicitaria del doble de la actual. Eso no serviría para nada y sería inmediatamente censurado con una repentina bajada de las ventas. De igual manera ningún partido político puede ofrecer una política imbebible so pena de perecer como tal...la prédica de la mentira sólo puede hacerse con promesas, que aunque sean falsas y ficticias, contentan al vulgo al darle pábulo a sus prejuicios creados anteriormente por la ideología, &c. Quienes ven Crónicas marcianas sólo ven lo único que se les da, pueden cambiar de opinión o canal, cierto...pero el resto de la oferta es similar.

¿Por qué gusta la televisión basura? Porque deja contentos a los hombres...Porque evita “problemas”, porque es una pura ficción que tapona el trabajo de pensar o de tener que decidir...eso es una “delegación” de la responsabilidad que se traspasa tácitamente al “político“, que para eso está. Con esto no pretendo yo “barrer la televisión” ni “barrer el mundo” ni pretendo tener una “escoba conceptual más limpia que la basura que pudiera pretender barrer”, parafraseando a Bueno (Telebasura y Democracia, pág. 57). Pero lo que me parece indudable es que el mismo Bueno no ha llegado a las cotas en que se halla viendo esa puñetera basura...que efectivamente él ha barrido muy bién en su propia casa alejando esa mierda de su entorno y tiempo para poder ser el que es, &c.

¿Es buena la televisión basura...? Es buena para la masa, para que así siga siendo masa y pueblo contento...Es indudable que no se escribe Telebasura y Democracia o la Teoría del Cierre pegado al televisor viendo esa basura...en realidad eso sólo se puede hacer con el televisor apagado.

<El pueblo tiene la televisión que se merece>, no me parece a mi un juicio laudatorio de la basura en la televisión -que al fin y al cabo se la llama por lo que es-, sino una incursión en el ser del pueblo mismo, y que yo podría traducir así: Para el vulgo sólo cabe la basura...pues no sólo estará contento con ella, sino que de paso nos dejará gobernar con absoluta tranquilidad.

¿Acaso la pregunta de Bueno en la página 69 de Telebasura y Democracia está en contradicción con su crítica de la democracia y del Estado de Derecho?

¿Por qué habría de imponerse una educación en las escuelas sobre la base de las opiniones de los expertos en lugar de seguir con el placer del alumno que concede la LOGSE? Como idea límite, si la basura no es basura porque la elige el pueblo ¿cómo es que sí es basura para otros que no son el pueblo?¿Si la Telebasura es buena porque la elige el pueblo y no han de valer las opiniones de los expertos o de los filósofos, (Platón, en la pág. 48 y 49 de la obra de Bueno) so pena de tener la escoba más sucia que aquello que pretenden barrer, cómo es que esta opinión sobre la escoba es buena?

¿Pero no es acaso esta democracia, estimados contertulios, el régimen que aparenta ser la voluntad del pueblo al hacerlo formalmente Soberano? Su soberanía no es sólo una delegación de la defensa, sino también una delegación de su autonomía...un hacerse más heterónomo, más dependiente...¿Y desde cuando la dependencia es potencia, juicio? La potencia del telemando existe porque es una potencia pueril, una mera opinión...que cuanto más basura acoge más permite a los expertos hacer la política...la basura es el adorno, la ceremonia. Al igual que el Papa haciendo misas ceremoniales por donde va oculta los negocios de la Iglesia, así la basura televisiva permite a la potencia real seguir siendo potencia y ahorrar gendarmes.

Yo no me quejo de esta situación, puesto que ya me he convencido a mi mismo que el pueblo jamás debe ni puede ser el Gobernante...¿pero si está imposibilitado para gobernarse a sí mismo, cómo es que está capacitado para elegir libremente? Posibilidad y capacidad no son lo fuerte de la masa. La masa es masiva cuando no es revolucionaria, ya que cuando es revolucionaria no enciende apenas el televisor, y si lo hace es para ver sus gestas.

En fin, les dejo a ustedes, no sin dejar de avisarles que no pretendo yo agotar a Bueno. ¡Faltaría más!. Ni se si me acerco!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Dom Ene 25, 2004 8:43 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Cuando se decía que "Gran hermano" pura telebasura se le defendía diciendo que si lo veían 15 millones de espectadores, no se podía decir que todos fueran tontos, bien, tales sujetos libremente se tragaban tal programa, entonces la masa es activa y elige, pero entonces se plantea lo siguiente, los políticos usan de la propaganda para moviliza el voto del vulgo y creen que la publicidad y la propaganda y la TV y la prensa, radio, etc, influyen en los electores. Cuando todos los partidos políticos hacen eso y confían las campañas electorales a expertos en publicidad, será por algo. Todos los políticos no pueden ser tontos tampoco cuando suponen que el vulgo es pasivo. José Manuel Rodríguez Pardo llega a una solución dialéctica o ecléctica: Hay codeterminación entre el vulgo y las élites. Sigue siendo problemática tal solución. Tal vez sea la mejor porque garantiza las verdades de las tesis enfrentadas antinómicamente. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Dom Ene 25, 2004 10:49 pm    Título del mensaje: Sobre la causalidad y la democracia Responder citando

Estimados amigos:

Felipe Giménez sugiere un cierto eclecticismo en mi tesis sobre la propaganda y su influencia en la ciudadanía. Sin embargo, no creo que afirmar una codeterminación suponga tal eclecticismo. Mi tesis es que la gente elige libremente, pero lo hace en un marco dado históricamente, como es el de la sociedad democrática de mercado. De ahí la codeterminación. Entonces, no cabe decir que la ciudadanía es simplemente un muñeco en manos de los expertos políticos, una situación ahistórica en la que un poder absoluto de la clase dirigente se mantendría siempre, y sólo cambiaría de forma (democrática, aristocrática) como viene a sugerir Rodríguez Vega.

Sin embargo, lo cierto es que los partidos políticos gastan una gran cantidad de fondos en mantener una propaganda política que, siguiendo a los propios sociólogos, tiene escasa influencia en los resultados finales de las encuestas. El electorado va juzgando por las propias actitudes y programas de los distintos partidos políticos a lo largo de varios años, no en base a un producto finito que hay que elegir un día concreto. De hecho, si es necesaria la opinión del electorado, eso significa que el poder de la clase dirigente nunca será absoluto, sino determinado por la dirección que determinados ciudadanos puedan darle.

Por lo tanto, pienso que la propaganda electoral, costeada por cierto por los propios ciudadanos, tiene el mismo sentido que la subvención a los sindicatos en una sociedad de mercado: son déficits, en palabras de los fundamentalistas de la democracia, pero por sí mismos no autorizan a pensar que los ciudadanos no tienen ningún papel en la democracia de mercado. Del mismo modo que prácticamente nadie consigue empleo gracias a la acción de los sindicatos, tampoco los partidos políticos consiguen atraer a las masas con su propaganda electoral. De hecho, estas dos instituciones (subvención sindical y propaganda electoral), tienen un marcado carácter aristocrático, pero ello no impide que la elección de los ciudadanos, de una manera u otra, sea la que tenga la última palabra.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2004 9:44 am    Título del mensaje: Propaganda. Responder citando

Hola.

<...La opinión pública...No se equivoca, tampoco se deja engañar: cree.> (Julien Freund. La Esencia de lo Político. Ed. Nacional, pág. 495)


Para mi dolor, toda la vida he trabajado como pintor publicitario, ligado y rozando a la mentira sin embagues de la publicidad, y si bien no soy un publicista, digo y redigo que la propaganda es esencial para el movimiento de los sin número. La masa, esto es, los ciudadanos tratados estadísticamente (esto es esencial para comprender el comportamiento ante la propaganda) no tiene un comportamiento libre nunca, por muy codeterminado que esté ese inmenso grupo (?) des-agrupado, (de naturaleza psico-social).

Es evidente que ninguna “revolución de las masas” se ha llevado a cabo sin algún tipo de “dirigentes”...la ideología del nacionalismo fraccionario, por ejemplo, parece aquí en Cataluña que sea “obra de els catalans”, del pueblo llano y masivo...pero eso es otra mentira y otra propaganda de la voluntad política de un grupo reducido de egoístas para imponer sus tesis al pueblo, que, como censor que es, se hace del todo imprescindible para el triunfo de esa voluntad política. Ya Orson Wells demostró por la radio que si se predica la ficción de la llegada de los extraterrestres (La Guerra de los Mundos), con un mínimo de “apariencia lógica”, el vulgo lo cree a pies juntillas. No importa que entre esa masa innumerable haya siempre unas minorías que no crean la patraña. El resultado es puramente estadístico. Aquí en Cataluña se cuenta la anécdota de que Santiago Rusiñol (creo) se puso a vender “duros a cuatro pesetas” y no vendió ni uno...lo que demostró su tesis: que la incredulidad o credulidad del pueblo no depende de la verdad, sino de sus prejuicios adquiridos.

La aseveración de los sociólogos de que nos habla Rodríguez Pardo, a saber, que la <“
propaganda política (que), siguiendo a los propios sociólogos, tiene escasa influencia en los resultados finales de las encuestas.”>
, es o puede ser parte esencial de la misma propaganda y eso no se lo cree además nadie, aunque es bién cierto que ocurre a veces que el electorado “está fijado”, que repite su anterior voto, &c.. Ayer domingo venía en los titulares de El Periódico la noticia de que Zapatero ha logrado reducir a cinco puntos la ventaja del PP sobre el PSOE...y esto también puede ser parte de la misma propaganda preelectoral, ya que a la inmensa mayoría jamás le gusta apoyar al que no gana... También hay que tener en cuenta que la ideología dominante es una especie de propaganda a largo plazo de donde únicamente puede salir esa “codeterminación” de que nos habla R. Pardo y en la que está inserta la supuesta libertad de los ciudadanos o masas.

Vuelvo a repetir que la propaganda electoral ha de cumplir unos requisitos dentro de unos límites: no se podría decir al electorado español que “mi partido acabará con las guerras definitivamente en los dos primeros años de la legislatura”. La mentira ha de ser creíble aunque a veces puede ser inmensa, como sabía Goebels.

Respecto a la opinión del electorado, o que : <“... el poder de la clase dirigente nunca será absoluto, sino determinado por la dirección que determinados ciudadanos puedan darle.”>, como afirma mi apreciado R. Pardo, sólo puede significar que sin el pueblo no es posible la “concordia interna”, la eutáxia; no que el poder de la clase dirigente no sea absoluto o autónomo respecto de esas masas, pues de lo que precisamente se trata es de que el pueblo crea que tiene algún poder real y que esté contento para poder así gobernar con tranquilidad y sin sus disturbios. ¿Cómo se explica la ascensión del nazismo hitlerita al poder en la Alemania de entreguerras si no es por la propaganda? El pueblo es maleable como el barro del alfarero y se encandila nada más le predican cualquier buena nueva. ¿Acaso el mensaje del milenarismo y de las filosofías de los fines últimos surgiría del pueblo por sí sólo a pesar de haber sido siempre él el que ha sufrido las innumerables guerras? ¿El multiculturalismo, por ejemplo, es un invento del pueblo o bién lo es de alguna élite de alguna Nación concreta?
A los individuos que comprenden o engloban la masa no es posible darles una determinación concreta. No la tienen. Si hay individuos o ciudadanos que “pueden darle una dirección a la masa” es que ya no pertenecen a ella, que sobre ella hacen propaganda por unos fines particulares que no tienen por qué coincidir con los de las masas.

Su censura política, la censura política del pueblo, sólo puede ejercerla este pueblo dentro de los límites que el régimen de la democracia le impone (y como cualquier otro régimen)...Cuando esos límites comienzan a ser sobrepasados es siempre porque detrás de la buena nueva que se le “propaga” al pueblo se halla siempre un grupo (élite) con una voluntad política de clase e interés determinada. Valga como ejemplo el nacionalismo periférico o fraccionario. Precisamente, los peligros de este nacionalismo, provienen de que a pesar de todo hay que contar siempre con el pueblo (Maquiavelo) por su capacidad de des-orden, por su capacidad de enturbiar el buen gobierno, no por su capacidad sobre y para su propia libertad y para entender la libertad. La potencia indirecta del pueblo es sólo activa sobre la potencia directa del gobierno, (ascendente, según la Tabla de Bueno) para su apoyo...ya que la comunidad política sin concordia interna siempre es presa de otras comunidades políticas o de sí misma.

En definitiva, que yo creo que cuando la propaganda electoral no incide en el pueblo es sólo que ha habido una ausencia de propaganda o un “empate propagandístico”. Id y predicadle al pueblo con los medios adecuados la venta de un crecepelo o de cualquier cachivache, y allí encontrareis siempre una buena y larga cola. Id y decidle la verdad...casi nadie la creerá.

Ni el pueblo ni la masa son los individuos aislados, concretos...estos pueden ser racionales y atender a las mediaciones y a las consecuencias...el pueblo nada sabe de todo eso...como masa <psico-social> que es, se mueve a base de impulsos ciegos, y como Julien Freund decía de la opinión pública, lo que más lo caracteriza es la irresponsabilidad. Vote a cualquiera que vote.

Las élites y las “vanguardias” existen, el pueblo no. Existen los ciudadanos concretos y de uno en uno, pero la suma de ellos, la masa, no es concreta, a pesar de que sus efectos pueden ser devastadores. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2004 10:33 am    Título del mensaje: Sobre el debate aquí y en otros foros Responder citando

Estimados amigos:

En el foro de Cine y en este de Televisión se está debatiendo sobre la influencia de la propaganda en la ciudadanía. Aunque pienso que hay ciertos puntos de coincidencia, hay una barrera a mi juicio insalvable entre los que se oponen a mi tesis. A saber: que la propaganda, o simplemente lo que vende mucho, es algo falso siempre, y que la ciudadanía lo consume precisamente por su falsedad. Pero yo no entiendo por qué hay que incluir la verdad en estas cuestiones.

Pienso que Felipe Giménez y Rodríguez Vega se están complicando la vida ellos solitos, y metiéndose en un mar de contradicciones. Para empezar, si suponemos que la verdad depende del número de ventas (algo que aquí nadie más ha defendido), aunque sea a la inversa (es decir, a menos ventas, más verdad), estamos suponiendo que la verdad depende de un acuerdo o desacuerdo intersubjetivo. Es decir, un reduccionismo sociológico. La verdad sería aquello que no escoge el ciudadano de a pie, que según esta doctrina siempre se dejaría engañar para beneficio de un poder que le maneja a su antojo. Es decir, un sociologismo invertido. Una definición negativa un tanto compleja, pues es suponer que la verdad es «aquello que no gusta al vulgo».

En segundo lugar, si suponemos que la ciudadanía escoge siempre lo falso, habrá que explicar por qué obras como las Lecciones de Historia de la Filosofía de Hegel, o El mito de la izquierda de Gustavo Bueno, o Los mitos de la guerra civil de Pío Moa, a pesar de ser obras muy valiosas, han sido adquiridas en gran número por la ciudadanía democrática. Siguiendo este sociologismo inverso que defienden Rodríguez Vega o Felipe Giménez, habrá que decir que son obras completamente falaces, o al menos explicar esa casualidad.

Sin embargo, como yo no he hecho depender la verdad de algo de su aceptación o no aceptación por la masa democrática, la cuestión la planteo por otra vía: aquí lo que se está debatiendo es precisamente que, dentro de los constreñimientos de la coyuntura histórica actual (capitalismo desarrollado, mercado pletórico, y cuantos quieran incluir los contertulios), la ciudadanía no es un ser amorfo y pasivo. No es amorfo, pues ya se desenvuelve dentro de una forma de estado determinada -en nuestro caso, monarquía parlamentaria-. Y no es pasivo, pues determina el éxito o fracaso de determinadas propuestas. De hecho, la ciudadanía no se creyó el mensaje de los partidos de la oposición durante la guerra de Iraq, que aprovecharon la coyuntura para ponerse delante de la procesión (la ciudadanía no seguía una opción política determinada, sino el SPF). Y aunque llegaran a creerselo, cuando el PP estaba por debajo del PSOE en intención de voto, está claro que tal engaño no duró mucho tiempo: el PP vuelve a aspirar a la mayoría absoluta.

Si la propaganda electoral previa a los comicios falla, no es porque se calcule mal la venta del producto (la opción política), sino porque esa decisión ya está tomada previamente, tras cuatro años de gobierno del partido en el poder, y las actividades de la oposición correspondiente. Del mismo modo, la incompetencia de los sindicatos, a pesar de sus ingentes medios económicos, no evita que sea el ciudadano medio quien se busque la vida para obtener trabajo. Esta es mi tesis, y pienso que incluir aquí el tema de la verdad o falsedad no puede llevar sino a contradicciones.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2004 1:46 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Que quede clara mi postura: 1º En la democracia el vulgo elige a los miembros de la clase política. 2º En El mercado el vulgo elige lo que más le gusta y eso no significa que sea lo más razonable. 3º Algunas veces la masa elige de forma razonable. 4º Sigue sin explicarse por qué las élites políticas gastan tanto en publicidad sabiendo que no es efectiva. 5º Pudiera ser que sí fuera efectiva. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Televisión Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán