nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


¿Es buena la religión para el Estado?

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Sep 16, 2004 10:23 pm    Título del mensaje: ¿Es buena la religión para el Estado? Responder citando

Hola.

Edmundo Burke, aquél gran conservador, defendía la religión, e incluso la superstición como preferible al ateísmo, para el logro del Buen Gobierno, claro, y ante los avatares de los embates de la Ilustración y la Revolución francesa. ¿Creen los apreciados contertulios que eso puede ser mantenido aún hoy en día? ¿O basta con el nuevo opio del pueblo (perritos falderos, futbol, TV, y &c.) para el supuesto Buen Gobierno de las naciones?

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Sab Sep 18, 2004 2:44 am    Título del mensaje: Estado religioso Responder citando

Los primeros Estados, también llamados "prístinos", "antiguos" o "primeras grandes civilizaciones" fueron todos, absolutamente todos, teocráticos.
Yo creo que los que ha habido después, y hay ahora, lo siguen siendo. Cambia el tipo de "dios". Y poco más.

¡Salud!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Sep 23, 2004 2:22 pm    Título del mensaje: Teocracia. Responder citando

Ni las polis griegas fueron teocráticas ni lo fue Roma. Una cosa es que la religión tenga un gran peso, y otra muy diferente que allí donde hay una religión el Estado sea “teocrático”. Hoy no hay Estados teocráticos en el mundo (ni los de Alá). Es el hombre el único que se considera a sí mismo como un Dios, como el único Dios, el hombre (desde la herencia de la teología dogmática) que <al querer ser Dios, no quiere que Dios (un Dios distinto de él) exista.> (G. Bueno. Cuestiones Cuodlibetales, pág. 194).

De todas maneras Molina no encara mi pregunta que es muy directa: <¿Es buena la religión para el Estado?>, y esta pregunta, es claro, sólo puede partir de la asunción del ateísmo por parte del que la hace.

Si el Estado fuese teocrático (que no lo es, ya que el dios moderno del capital o del consumo no nos es -supuestamente- como el Dios “verdadero” trascendente, sino inmanente, creación nuestra), si el Estado fuese teocrático -repito- la pregunta tendría para el ateo la misma significación. Dicho de otra forma: ¿es la religión distáxica o eutáxica?...¿Tiene razón el pensamiento historicista e ilustrado cuando afirma que es más “civilizado”, más “racional”, más “progresista” el ateísmo ilustrado que no la fe de siempre para la durée del Estado?

Para el filósofo lo único que cuenta es la verdad y sólo la verdad es lo que debe ser contado...pero en política las cosas no son así y gracias a los dioses que los filósofos no gobiernan...por tanto el político usa de la verdad o de la mentira guiándose de una supuesta verdad mayor, esto es, guiándose de la prudencia.
La pregunta la podríamos también hacer de esta guisa: ¿Exige la prudencia política usar de la mentira de la religión para los fines que se suponen verdaderos de la eutáxia?

Por ahora en la pregunta no va incluida una intención o preferencia de una u otra religión. A la pregunta le da igual qué religión, si la de Mitra o el cristianismo, si el vudú o el temor de antaño a los animales o el amor exacerbado de ahora, si primaria, secundaria o terciaria.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Vie Sep 24, 2004 3:09 pm    Título del mensaje: ¿religión? Responder citando

Estimados amigos: me permito sugerir lo que sigue. Cuando se plantea en términos generales la pregunta por la religión y el Estado se está usando (quiérase o no, una determinada Idea o concepto de ambos). En este caso, por lo que se refiere a la "religión", parece que los contertulios han comenzado asumiendo que la religión no necesita ser definida. Pero esto es lo fundamental. Si por religión se entiende aquí el concepto sociológico (de religión como "idola fori"), el debate tomará una deriva diferente a si se maneja un concepto "psicologista" (religión como episodio de "falsa conciencia e incluso de neurosis). Hablar de Religión y Estado requiere definirse ya de principio porque no cabe "dar por sentado" nada, al principio. Así que la cuestión que abre el foro, así planteada, sólo puede responderse de una forma: depende. En primer lugar, de la Idea o concepto que se maneje de ambas Ideas. Por otra parte debo advertir que no veo ningún inconveniente, en principio, en que un Estado teocrático no sea religioso y en que un Estado "religioso"( o que las consiente a todas) no sea teocrático. Por ejemplo: desde las coordenadas del Animal divino, la teología es sólo un componente límite del cuerpo de las religiones terciarias. Límite porque es la antesala del ateísmo. Si la Teología es resultado del impacto de los saberes específicos de las sociedades civilizadas (Estatales) sobre saberes propios de las bárbaras (religión), entonces, hay un vínculo efectivo entre Teología y Estado bastante analizado (recuerden la "inversión teológica", no digo mas) pero esto, no autoriza a privilegiar esta parte del cuerpo de las religiones terciarias como "esencia" de la religión. Si entendemos que el núcleo esencial de las religiones, capaz de reconstruir el curso, lo constituyen las relaciones angulares (en donde está la "verdad" de estas), entonces, por ejemplo, la doctrina "teológica" del automatismo de las bestias y los Estados en que tal doctrina se ejerce impiamente sobre los animales, serán profundamente "antirreligiosos". Así, por ejemplo, el Islam defiende una doctrina completamente impía por relación a las bestias entre las que incluyen a los cristianos, judios y budistas. No es una religión fanática, pues, sino un fanatismo antirreligioso.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Sab Sep 25, 2004 4:33 pm    Título del mensaje: Religiones positivas Responder citando

Estimados contertulios: Supongo que cuando se ha presentado la pregunta se quería saber si las religiones monoteístas clásicas (judaísmo, cristianismo o islam) han resultado útiles para los Estados. Se está prescindiendo aquí de la verdad de la religión e incluso de su definición desde la filosofía zoomórfica trascendental de la religión de Bueno expuesta en "El animal divino". ¿Es el cristianismo útil para el Estado europeo de los siglos XVI-XVIII? Napoleón afirmaba que un cura le ahorraba 100 gendarmes. Maquiavelo ponderaba la utilidad de la religión para el príncipe, aunque por otro lado no se recataba en criticar al catolicismo como causa de la decadencia de la civilización al no fomentar el patriotismo ni las virtudes militares. La religión fue causa de la distaxia en Francia durante la segunda mitad del siglo XVI. El protestantismo acentuó la división política de Alemania culminada en 1648. La utilidad política de la religión es relativa. Unas veces sí es útil y otras veces es sumamente perjudicial para el Estado. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Nov 08, 2005 11:06 pm    Título del mensaje: Ratzinger Z!! Responder citando

Os recomiendo un libro: Europa. De Benet XVI, o sea, de Joseph Ratzinger. Ed. Ciudad nueva. Madrid 2005.

Dice Ratzinger en su página 54:

<Revolución y utopía –la nostalgia de un mundo perfecto- van unidas: son la forma concreta de este nuevo mesianismo, político y secularizado. El ídolo del futuro devora el presente; el ídolo de la revolución es el adversario de la acción política racional con vistas a una mejora concreta del mundo. La visión teológica de Daniel y de la apocalíptica en general se aplica a la realidad secular; pero al mismo tiempo es mitificada y profundamente deformada. En efecto, las dos ideas políticas que la sustentan –revolución y utopía- son, en su vínculo con la evolución y la dialéctica, un mito absolutamente antirracional que hay que desmitificar urgentemente para que la política pueda desarrollar su obra de modo verdaderamente racional.>


¡Viva España y viva Ratzinger Z!!

¿No es esto un puro realismo político antiprogre de una altura nada desdeñable?

Este párrafo es lo único que hasta ahora he leído de este libro del Papa. Aún no he leído nada. Yo lo esperaba con ansia pues sabía la bomba que traía entre sus páginas.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Nov 24, 2005 8:59 pm    Título del mensaje: ¡Patria! Responder citando

¡Patria! Por ti sacrificarse deben
bienes, y fama, y gloria, y dicha, y padre,
todo, aún los hijos, la mujer, la madre,
y cuanto Dios en su bondad nos dé.
Todo, porque eres más que todo, menos
del Señor Dios la herencia justa y rica:
hasta su honor el hombre sacrifica
por la Patria, y la Patria por la fe.


Julio Arboleda (colombiano)


Desde el ateísmo, eso de la Patria que dice ese hermano y gran colombiano que fue Arboleda, no es muy diferente.
Pero para un gran capullo España “se la sopla” o se la suda, porque él cree como todo buen progre en la democracia sin España, en la paz sin España y también en el pueblo español sin España. Cree en su idea sin España, en sus capulladas sin España, como si fuera posible ser capullo sin ser capullo de alguna parte. Son capullos sin historia, pues la idea de las capulladas para nada necesita de la historia: se bastan a sí mismas, y en tanto phantasmadas son desde luego ideas puras, capullescas (pues en tanto ideas no verdaderas son dichas esas ideas en alguna parte mal que les pese).

También desde el punto de vista del creyente eso de Arboleda debería ser evidente: que la Patria es más que todo menos del Dios en el que el creyente cree. Concedámoslo.

Pero el progre almodovariano al estilo de los Savater o Espada, tanto si es ateo como si es religioso es y ha de ser ahora antipapista si desea ser consecuente, pues Benedictus XVI nos dice: <La espera de la venida de Cristo se refiere a una salvación que se encuentra más allá de la história, mientras que los hombres -(los capullos!)- quieren una esperanza dentro de la historia y para la historia. De la expresión neotestamentaria “Reino de Dios” se prefiere dejar de lado la palabra “Dios” y se habla sólo de “Reino” para designar una nueva utopía que abraza del mismo modo a cristianos y no cristianos: el “reino”, es decir, un mundo mejor, hay que realizarlo en la historia. No se predica nada más de nuestra fe, y las recetas para construir este “reino” son tan indeterminadas que quedan expuestas a todo abuso ideológico.
Pero las utopías y las ideologías son fantasmas que inducen a los hombres al error.>



O sea, que para querer la libertad, la democracia y la paz y cualquier otra cosa hay que ser por fuerza de alguna parte y no practicar el abuso ideológico, y como esa parte nuestra, parte política, es España, pues eso: antes es la patria que todo lo demás, como dice ahí arriba el grande de Julio Arboleda.

Si eres creyente pon delante a tu Dios... A la Patria y a mi eso nos va bien, no nos molesta..., pero si delante de la Patria pones a la libertad, a la paz o a la entera humanidad o a tu madre o a tu hijo, entonces es que eres un capullo descerebrado que ni sabes qué es ni la paz, ni la libertad, ni la democracia, ni la humanidad entera y tu madre y tu hijo te importan un comino, pues prefieres antes verlos como cualquier cosa que como españoles, ya que políticamente algo han de ser. Vale.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Sab Nov 26, 2005 6:37 pm    Título del mensaje: Cielo y tierra Responder citando

Voy a citar de memoria (espero no equivocarme) la única frase de Pedro Crespo, el alcalde de Zalamea, que recuerdo: «Al rey la vida y la hacienda se han de dar, pero el honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios».

La casaría, puede corresponderse, con lo que dices, apreciado Vega, respecto a
Cita:
que la Patria es más que todo menos del Dios en el que el creyente cree. Concedámoslo.
Concedido. Entonces, ¿cómo lo caso con lo que citas, a continuación, de Benedicto XVI? Además, esa patria de Arboleda, ¿no es cuestión de honor?

Quizá no corran tiempos propicios para hablar de honor, pero me parece que el Sr. Crespo no sería edil hoy en día, por supuesto, ni, a lo que voy, estaría de acuerdo con vos ni con Su Santidad. Yo creo que lo que dice con esa frase (pues también recuerdo que la suelta cuando le piden clemencia para quien le ha deshonrado) es que no conviene mezclar cielo y tierra. Y ambas, a dos, vuesas mercedes, lo hacen; aunque no lo parezca. Destino fatal de los terráqueos, depender tanto del cielo.

Acaso sea demasiado observador, más hete aquí que el mismo tipo de error (no el mismo error, sino un error del mismo tipo) veo cometer a esos progres almodovarianos (¡bendita expresión!) que citas, si bien como a esos dos se la debe soplar, sobre todo, Dios y son muy listos e instruidos, es más apropiado decir que lo que ellos creen no mezclar es churras con merinas, en general. Sin embargo, en otro progre más inocente se ve con más claridad esa mezcla de cielo y tierra de la que se consideran exentos tantos. Me refiero a Ian Gibson, que también ha sido citado hace poco por estos foros ateos.

Para no parecerme a este ínclito investigador en causas de moda, he profundizado en la superficialidad de la cita y, sin apenas excavar, claro, me he dado cuenta de que está achacando a otros el error que él comete; que está poniendo pajitas en los ojos de otros sin ver la viga de los suyos. Es lo mismo que les ocurre a Savater y a Espada: creen que quien tiene una idea de España (o de Cataluña) no mítica, es un idealista (además de un reaccionario).
Cita:
El mensaje subyacente era, y sigue siendo, el de siempre: la unidad nacional española es sagrada —en la Magna Carta no se podía utilizar este adjetivo, por supuesto, tratándose del establecimiento de un Estado aconfesional, pero se da por sobreentendido—, y cualquier conato independentista por parte de díscolos vascos, catalanes o gallegos constituye, en consecuencia, un atentado contra la voluntad divina.
Remarco esas palabras porque es él, el propio Gibson, quien las revuelve para dar lugar a un pastiche, no a una frase racional.

Si creemos en Dios, toda la historia es sagrada; como no cabe duda de que la unidad nacional española es histórica, España es sagrada. No obstante, podemos poner el “pero” de Don Pedro Crespo: No “sus” paséis, señorías.

Si no creemos en Dios, lo que ocurrió en la historia pudo haber sido de otra forma, si no hubiera habido creyentes (en lo que sea) y, claro, no tenemos porque aceptar los facta como necesarios, sino como triunfadores: España es manipulable, pues. No obstante, podemos poner el “pero” de Don José M.ª Rodríguez Vega que, si no me equivoco, sostiene que Es lo que Debe Ser. Pero es un “pero” a posteriori, post eventum; ya veremos como queda España.

Lo que hace Benedicto XVI es contrarrestar el “pero” de Crespo con el de Vega: a Dios no le traduce cualquiera, alcaldillo cabreado. ¿Es justa, lógicamente, tal postura? ¿Habremos de admitir —y apechugar con las consecuencias— que ninguna teoría se adecua a la realidad ni a nuestros deseos? Una especie de contra Hegel: Nada de lo racional es real; nada de lo real es racional. O pro Unamuno: lo vital es antiracional; lo racional, antivital.

No es que haya vuelto a chapotear en el barro del escepticismo; es que me resulta más real (histórico) y más racional (lógico) lo del alcalde de Zalamea que lo de los otros cinco (aunque haya dos grupos “opuestos”: Papa-Vega, Savater-Espada-Gibson).

Según la lógica de vosotros cinco (Los cinco frente a la realidad, podría haber titulado esto, rememorando insulsas novelitas para la infancia), yo soy un absurdo viviente pues, al tener por Materialidad Trascendental (entendédme) la Anarquía, debería ser un creyente de la libertad, la igualdad... y no lo soy. También, claro, es a lo que iba, debería dejar la Revolución Social ad calendas graecas. Y de eso nada, monadas. Yo no creo en Dios. Ni en el Reino; confío en el reino que es capaz de poner al rey en su sitio cuando hace falta. Y quiero que se pueda hacer ya, ahora, cuando haga falta, aquí, bajo la luz del sol. El sol de España, claro, que es donde estoy. Y a mucha honra. O a Dios gracias. Como queráis.

¿Será que vivimos en el Reino del Absurdo? ¿Por qué siempre estoy de acuerdo con partes y nunca con el conjunto de la teoría que sea? Quizá no me haya explicado bien, pero lo que quiero decir es que yo no tengo “cacao mental”, sino que estoy rodeado de chocolate. Lo cual, claro, a efectos prácticos (que no lógicos ni reales) es como si el cacao sólo lo tuviera yo. ¿Tan solo estoy? ¿Cuál es mi error? ¿Debo soplar —¡cómo si la llevara en la mano!— esa lucecita que veo al final del túnel? Sé que no es mucho creer, pero creo en la razón; ocurre que sólo la veo a veces, no siempre; casi nunca.

Concedo que hay que poner límites, pero no me los cambien cuando les salga de donde les salga. A Dios lo que es de Dios y al César... ¿qué es del César? ¿Debe decidirlo Dios? ¿España? ¿La Democracia? ¿La Razón? ¿El alcalde del pueblo? ¿Yo? ¿Nosotros? ¿Los otros?... ¿Nadie?

Si lo único que podemos hacer es explicar lo que va sucediendo, es decir, poner límites a posteriori, ¿por qué recurrimos a las letras para “evitarlo”? La verdad, voy a acabar no creyendo nada de lo que leo. Me parece que a esa vela, sí la voy a soplar. (De hecho, ya “me la sopla” casi todo).

O dicho de otra forma: Claro que «las utopías y las ideologías son fantasmas que inducen a los hombres al error», pero todas, no algunas. O sea, también la de Cristo y el Reino de Dios, Sr. Ratzinger. Que no todos los terráqueos somos unos capullos, Sr. Vega. (Las gilipolleces de los otros tres, me la soplan hace mucho: desde que empecé a comprender algo de historia). (Historia, justo lo que se la sopla a ellos; por la que no tienen el más mínimo respeto). (Sí, supongo que ésta es la gran diferencia entre los dos grupos de “los cinco”; y por lo que —aún— respeto a uno de ellos).

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Dic 30, 2005 11:47 am    Título del mensaje: El honor de Pedro Crespo. Responder citando

Hola.


Más vale tarde que nunca.

Juan A. Rodríguez Molina se nos ha convertido en un subjetivista que cree en el honor del hombre... ¿Pero qué honor es el de Pedro Crespo si no es el honor de un concreto español?
¿Acaso Crespo actúa en ningún lugar? Lo que dice Arboleda no es un adorno, sino una realidad que se da cuando hay patriotismo, amor al Todo político de uno.

Molina piensa que el “honor” es un algo diferente a la honra y al lugar donde el hombre es “honrado”, donde es laureado con una corona de laurel. ¿Para qué diablos querría un romano el “triunfo” si no lo podía mostrar en Roma? Efectivamente los facta son el triunfo, la honra, el honorar, el ensalzar, la gloria pública.
El triunfo particular es mezquino, pues aún y con que se le de sus merecimientos nunca es ni puede ser equiparable al triunfo público... y ese es el verdadero honor hasta del mismísimo Pedro Crespo, que se asemeja por su virtud política a un romano que sabe adecuar su virtud íntima a sus deberes patrios y sin los cuales aquella nada es.

La excusa de los “utópicos” es la puesta en práctica de su utopía (del Reino) aquí y ahora, y en eso tiene mucha razón el antiluterano de Ratzinger, pues la sustancialidad de ese Reino hace olvidar los deberes para con este otro reino concreto que es la Nación, la patria.
El Reino de Ratzinger para nada estorba al reino concreto de la Nación: un Papa nos ahorra miles de gendarmes. El Reino de los cielos católico no es una “utopía”, sino una escatología que para nada exige su realización aquí y ahora.

Está muy bien, Molina, que comprendas “la historia”... ¿Pero qué historia es esa? ¿La historia de qué? ¿De la discontinuidad de la Unidad política? Porque si de lo que se trata es de saber que España como Unidad cambia de forma pero no de esencia, entonces nada descubres ni aportas... Del Cesar es el Poder terrenal, político... el poder que concede honores y en el cual el honor tiene su cumplimiento: honor, honorabilis, quasi honore habilis, hoc est aptus, dice San Isidoro de Sevilla en sus Epistemológicas (X, 115).., “honorable viene a ser como digno de honor”, el ”honoris status”... ¿Pues qué es ese honor tuyo sin status que de nadie necesita y del cual no es preciso fablar? La fama, lo que se dice de uno es lo que se dice de su honor... y lo contrario del honor no es el Poder o el Estado... sino la ignominia. Y la ignominia es la comisión de un delito, que con el delito deja de tener el hombre su honra, su nombre, su fablar (fari)y fama (Etimológicas, V. 25,27).
¿Pero delito donde y contra quién? ¿Contra la “Humanidad” o contra España y sus leyes? ¿Acaso pedro Crespo no cumple venganza por ser él la máxima autoridad en Zalamea y en ausencia de su rey ante el cual se arrodilla? ¿O lo hace por puro capricho arbitrario y por su fablar íntimo y subjetivo? El alma de Pedro Crespo es su fama ante los demás y por eso es famoso en su status como católico ante Dios.
Y si la ignominia es lo contrario del honor, no hay duda de que el cumplimiento del deber para con el Rey y el Estado, el cumplimiento de la justicia en el capitán, es el honor... ¿Pues qué poder hay que no lo sea por la gracia de Dios o del Pueblo?

Yo creo que Pedro Crespo sí estaría de acuerdo conmigo y con su santidad... Aunque nada más sea porque su justicia contra el capitán es la misma mano de la justicia real...¿”Y qué importa errar lo menos quien ha acertado lo más”? (Escena XVII), pero sobre todo porque no hay honor verdadero si no es en el cumplimiento del deber que se debe al status, a tu fama, a tu estado, al Estado.

Como se ha dicho ya aquí innumerables veces: el anarquista es el que tira bombas... el que delinque pues que nada le importa su nombre ni su status... El anarquista es un ignominioso... Y lo es porque no cumple las leyes y por tanto mancilla siempre su honor. Pero lo más irrisorio de todo es tratar de suplantar el honor verdadero (la corona de laurel en el triunfo romano) por un sucedáneo de honor... por una entidad mayestática e irreal como es eso del proletariado o la Humanidad o el reino aquí y ahora en este imperfecto mundo.

España para un ateo no es sagrada. Sólo es España... y eso le basta... pues eso es honra. y como dice Crespo (Escena IX) a la honra no la compra nadie. Adiós y ve con Él.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Vie Dic 30, 2005 9:09 pm    Título del mensaje: El “pero” de Crespo Responder citando

«Molina piensa que...»

Se dice “piensa mal y acertarás”, yo creo que también se puede pensar “bien” pues las probabilidades de acertar son las mismas. Asi, pensando “bien” de la respuesta de Vega, he de recordarle algo que ya dije por alguno de estos foros: antes que anarquista (que no sé si quiero serlo) soy español (que lo soy aunque no quiera); la historia es materia. Concisa expresión que, espero, se entienda “bien”, pues, desde los dos puntos, advierto, no hay ironía alguna.

La crítica, con más razón que la caridad, empieza en uno mismo. Sí, reconozco —y muestro— subjetivismo; lo crucial es si me lo creo o no y, me parece, también lo muestro.

Sobre anarquismo tenemos un tema abierto para abordarlo con la seriedad y tranquilidad (por eso no respondo tan rápido) que a mi juicio merece, pero no puedo pasar por alto la inexactitud de tus afirmaciones en el de aquí. ¿Cuántos anarquistas han tirado bombas? ¿Por qué? ¿Cómo? Y lo que es más importante, ¿de verdad crees que es una actitud ampliamente compartida por el anarquismo? Aunque no parece una literatura de tu gusto, podías leer lo que decía Emma Goldman de su querido Sasha (Alexander Berkman), uno de los primeros (y escasos) autores de attentats. Por cierto, los dos tomos de Viviendo mi vida son recomendables si se quiere conocer algo del anarquismo, pues, a falta de teoría, bueno es conocer lo que hacían y pensaban los que han procurado ejercitarlo y han sido tan “ignominiosos” como para contarlo. Quizá vieras que hay más honor (y escatología) que Reinos y utopías —con errores, claro, como en todo—, pues también suele haber más autocrítica que entre los recuerdos de otros ejercitantes de doctrinas o teorías. Sobre todo, políticas.

Respecto a lo demás —por si no basta el comienzo—, no hay tanto desacuerdo como tú pareces dar a entender; ocurre (y acaso ahora esté pensando “mal”) que sólo te fijas en lo que te interesa para afirmarte en tus apreciaciones. Insisto en que Pedro Crespo lo único que dice es: no “sus” paséis, señorías. Y eso es lo que yo mismo digo cuando reconozco, no ufano sino molesto, que «siempre estoy de acuerdo con partes y nunca con el conjunto de la teoría que sea». No me confundo con los “hechos” ni, menos aún, con los “datos”, que serán analizables, pero no discutibles. Por supuesto, se puede discutir con datos, y eso es lo que procuro hacer con los temas serios. Lo siento, pero mezclar cielo y tierra, no me lo parece, ya que por la parte del cielo no hay un puñetero dato. Ratzinger está en la tierra, pero también en el cielo. Es triste que ahorre mil gendarmes apoyado en el cielo. Entiéndeme, ese ahorro también es un dato, no lo niego; dato perfectamente comprensible para una teoría materialista de la religión. Entonces, pregunto ¿cuando vamos a dejar de mirar al cielo?

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán