nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Habemus Papam: Ratzinger
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Mar Abr 19, 2005 7:25 pm    Título del mensaje: Habemus Papam: Ratzinger Responder citando

Se preguntaba A. Iglesias en “Dios, catolicismo y ateísmo” sobre la «durabilidad» del catolicismo. Iba a contestarle que quizá el secreto fuera entender como lo hace su jerarquía eso de Ecclesia semper reformada est . Acabamos de tener una nueva prueba al elegir a J. Ratzinger como Papa. No es ningún imbécil; la Iglesia, siempre lo he dicho, tampoco.

Supongo que muchos habituales del foro estarán contentos. Yo, sinceramente, también: me gustan las cosas claras. Espero que esta bien amueblada y poderosa cabeza que acaban de elegir no pierda la idem. Pues si ha de haber una institución religiosa, tanto si apoya como si combate al Estado, siempre es mejor para todos (anticlericales incluídos) que tenga dos dedos de frente. Para todo.

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Abr 20, 2005 7:09 am    Título del mensaje: Habemus Papam Benet XVI. Responder citando

Habemus Papam Benet XVI:

Nada hay más contrario a la religión, como Dios manda, que la libertad religiosa, o lo que es lo mismo: la ausencia de dogma. Donde no hay dogma no hay religión. Decir dogma es decir autoridad... Y la autoridad es en cualquier materia el enemigo número uno para cualquier fundamentalista democrático.

Ayer fue un día nefasto para los luteranizados progres que cargados de duros a veces, están por la Teología de la Liberación y por la comunión neoliberal y cusana de todos los ritos foroculturales... Si es cierto que con Benet XVI continúa la ortodoxia iniciada por el anterior papa polaco Juan Pablo II, malos tiempos corren para los Hans Küng y simile, que radican su “libertad” en “las ganas del yo”, esto es, en la arbitrariedad subjetivista del principio luterano/burgués del individualismo posesivo en el mercado pletórico.

Dijo El Mundo diario:

Cita:
<<Ratzinger se ha convertido pues en el 'hombre del día' en la Ciudad del Vaticano, tras la dura homilía con tintes apocalípticos.

Dirigió duras palabras a lo que llamó "dictadura del relativismo" que, según él, se vive en la actualidad, "no reconoce nada como definitivo y que deja solo al propio yo con sus deseos". Por ello, criticó "todos los vientos de doctrina que hemos conocido en estos últimos decenios" e instó a los cardenales a defender, frente a todo ello, la doctrina de la Iglesia Católica.

"Cuántas corrientes ideológicas, cuántas modas del pensamiento. La pequeña barca del pensamiento de muchos cristianos ha sido agitada por estas olas, que van de un extremo a otro, desde el marxismo, al liberalismo, pasando por el libertinaje, al colectivismo, al individualismo radical, desde el ateísmo al un vago misticismo religioso", y sobre todo, <“la dictadura del relativismo, que no reconoce nada como definitivo y que deja solo al propio yo con sus ganas”>, dijo Ratzinger, uno de los cardenales con más poder y uno de los favoritos para ser el nuevo Papa.

Para Ratzinger, "cada día nacen nuevas sectas y sucede lo que dice San Pablo sobre el engaño de los hombres, sobre la astucia para engañarles". "Tener una fe clara, según el credo de la Iglesia, a veces es etiquetado como fundamentalismo. Mientras que el relativismo, es decir, dejarse llevar de un lado a otro por cualquier forma de doctrina, aparece la única manera de comportarse en la actualidad", añadió.>>


Un mal Papa para lesbianas y maricones, para los moros y promoros y para el disfraz progre polanquista del “izquierdismo” ecualizado... El retorno de la ortodoxia es sólo una manera como otra cualquiera de hacer perdurar la institución de la Iglesia Católica en este real mundo, cuya esencial y perenne lucha dialéctica entre sus esencias, es la única verdad..., la única verdad que el filósofo debe defender.

¡Salud, Benet XVI! Benedictus tuam!!, que harás rabiar a más de uno.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Mie Abr 20, 2005 5:53 pm    Título del mensaje: Libertad y religión Responder citando

Desde luego unir “libertad” y “religión” supone una contradicción más fuerte que, incluso, la de unir “vida” y “ética” (Bioética). No sé si es el sitio adecuado para comentarlo, hace poco ha surgido también en otro foro... No, es mejor éste. (Por cierto, creí haber mandado un mensaje sobre ello a ese foro, “El antisemitismo...”, y resulta que le tengo sin enviar. En fin...).

El discutido concepto “religión”, sea cual sea su etimología correcta (relegere, religare...) y, sobre todo, conocido su desarrollo histórico efectivo (el de las religiones, más bien), es inadmisible unirlo al de “libertad” como si tal cosa porque “religión” es vetos, prohibiciones y, esencialmente, sentimiento y sentido de atadura, más que de unidad (el yoga de la India). “Libertad”, sin más, sin de ni para, es justamente lo contrario: ni siquiera otras “libertades” la limitan; implica desatarse, desunirse. No entremos en terrenos místicos que, precisamente, llevan a sentir la unión de conceptos tan separados (y sería posible llegar desde uno u otro medio al mismo fin). No me termina de convencer, pero, por ahora, me quedo con lo que dijo B. Russelll sobre ella (sobre la mística).

Unir "libertad" y "religión" lleva al "laicismo", si no lo propicia él, que será mucho más probable o como lo del huevo-gallina. Lo cierto, cuando hay (o se concede) "libertad religiosa", es que no importan mucho ni la libertad ni la religión: se ha encontrado otra "religión", un sustituto que cumpla su papel y/o implica un concepto de libertad bastante pobre. Como digo, no conozco ninguna religión que, si puede, la permita; si acaso, cierta tolerancia...

Ahora bien, D. Abad de Santillán, uno de lo anarquistas más instruidos y moderados que hemos tenido (quizá por esto, no del gusto de todos; o de casi nadie), decía que el anarquismo era la religión de la libertad. Esto es otra cosa.
Cita:
Mantenemos, a pesar de todas las frustraciones, la fe en la resurrección de la dignidad humana y por ello no arriamos la bandera de la libertad, la religión de la libertad y de la justicia, que es en resumen el contenido y el mensaje de todo humanismo. Hicimos nuestra la doctrina del humanismo más puro, que no aspira al poder, que no ambiciona el triunfo personal de sus propagadores y que en esta quiebra universal de valores y de conductas y de enajenaciones, tiene más vigencia que nunca en su largo pasado. San Agustín dijo hace muchos siglos: Ama a tu prójimo y haz lo que quieras , lo que significa tanto como levantar la nueva morada sobre la solidaridad humana y la libertad. [p. 29]

Eso de la «quiebra de valores y de conductas...» es de lo que se quejaba Ratzinger el otro día, pero no es a donde quiero ir, sino a lo que he resaltado en negrita.

En las “Palabras de introducción” a esta obra que cito, Estrategia y táctica [Madrid: Júcar, 1976 (1971), pp. 32-34] nos encontramos con algo bastante nítido respecto al tema al que quiero ir, tanto que será difícil encontrar algo más claro:
Pero antes voy copiar una frase de Ortega que recuerda Abad (es anterior, p. 26):
Cita:
(…): «Estoy tan convencido de que hemos venido a este mundo para no comprendernos los unos a los otros, somos en la mutua incomprensión tan geniales y empleamos tal refinamiento, que se ha tornado para mi[í] regocijante diversión estudiar este arte de no entendernos». ¿Hasta cuándo podrá mantenerse el desentendimiento y el desencuentro humano? —termina preguntando Abad. Vamos a 32-34:
El sentimiento religioso en sí no es es enemigo del hombre ni una valla siquiera a su desenvolvimiento y a su indagación permanente; es más bien una manifestación admirable de su conquista del misterio y de su búsqueda de la verdad. El peligro está en la traducción positiva de ese sentimiento, en la captación de ese anhelo de una minoría que logra especular con esa reverencia (…). Pero la esclavitud no es una condición deseable ni siempre tolerable, y desde el mismo fondo del sentimiento religioso brota la rebelión contra los dogmas impuestos, y la historia de las religiones es una historia de los más religiosos contra los aprovechadores y usufructuarios de las iglesias; las numerosas herejías (…).
La compre[n]sión1, el aprisionamiento del espíritu del hombre suscita a la larga, en algunas minorías por lo menos, el deso de la liberación, y justamente en una época en que se siente más oprimido y esclavizado ante sus creaciones religiosas, económicas, políticas sociales, (…). Y todas las potencias del razonamiento, de la imagnación, de la técnica se ponen en juego para el logro de esos objetivos, como para contrabalancear la esclavización totalitaria a que se ha llegado en esta vida terrenal, en la que el hombre no es ya la medida de todas las cosas, sino una pieza insignificante y despreciable de engranajes de toda clase que lo aplastan bajo su peso y su funcionamiento. [pp. 32-34]

(1): En el texto figura “comprensión”, pero a mí, por el contexto, me parece una errata; suprimiría la “n”: compresión.

Por supuesto, puede haber (y lo hay) un «fundamentalismo humanista/libertario», pues el fundamentalismo puede ser tan fríamente técnico como calenturientamente soñador. No obstante, yo creo que Abad de Santillán, precisamente, intenta no caer en fundamentalismo alguno. Claro, a veces se cae o, mejor, se tropieza, inadvertidamente. Lo que no es admisible (y, me parece, está adviertiendo Abad, al cual veo, más bien, influido por esos pensadores que otorgan primacía a la religión sobre el resto de manifestaciones del “espíritu humano”) es adoptar la actitud del avestruz protestón: desentenderse de lo que no gusta o se considera "malo" haciendo como el avestruz, con la particularidad de que, de vez en cuando, se levanta la cabeza y se despotrica contra ello. Así, como no se conoce, lo único que se consigue es abochornar a los que, más comprensivos e igual de incrédulos, se esfuerzan por demostrar con hechos las "maldades" del objeto de disgusto, de justificar el rechazo en lugar de, simplemente, gritarlo a los cuatro vientos (para que sólo lo oigan cuatro gatos). Si en lugar de cuatro (como pudiera ser el caso del fundamentalismo libertario) son tropecientos mil gatos (como pudiera ser el caso del “democrático”), la cosa no es “moco de pavo”, pues pronto habrá tropecientos millones de avestruces protestonas.

Por ahora, sólo añadiría que no debemos olvidar que el hombre es tan, y tan poco, libre ante la “narturaleza” como ante la “convención”.

Salud

P.S.: Ya que donde surgió lo de libertad-religión fue por lo de ¿Libertad, para qué? se me ocurre un pensamiento circular: ¿Religión, para qué? — Para la libertad — ¿Libertad, para qué? — Para la religión — ...
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Abr 20, 2005 8:46 pm    Título del mensaje: El Paraíso perdido. Responder citando

<Into a Limbo large and broad, since call´d/ The Paradise of Fools to few unknown”.> (John Milton. Paradise Lost.)

Tanto monta, monta tanto... No tengo el placer de conocer a D. Abad de Santillán, pero por lo que cuentas, eso no se sale para un racionalista o materialista, del ”majorennes” kantiano... no es “otra cosa”, sino más o menos lo mismo: humanismo. Aureolamiento de la condición bruta, esa característica hominoidea. No veo por qué siempre, lo que más nos asemeja a los animales, ha de ser lo más vitoreado.
La “búsqueda de la verdad”... dices, ¿Pero hay otra verdad aparte de la verdad que establecen las ciencias y los saberes que se derivan de ella?

Me desconciertas. ¿Qué es eso de que “el hombre es tan, y tan poco, libre ante la “narturaleza” como ante la “convención”.
¿Es que la Naturaleza es otra cosa diferente de la propiedad?
Decía Jouvenel que <“La libertad ha de realizarse en la abundancia, y no contra ella”>, por eso veo nada más a la libertad como propiedad, y a ésta como consumo, como felicidad en el mercado pletórico.
Una convención común del consumidor empedernido, estriba en creerse a sí mismo un “místico, negando su religamiento con la propiedad: se convierte en un asceta idealmente, mientras que prácticamente se apropia el mundo a borbotones para ser feliz, libre, menos dependiente, menos constreñido por los otros. Luego a eso lo llama “humanismo”.

Por eso Abad de Santillán no comprende ahí la genialidad de Ortega, ya que preguntarse <¿Hasta cuándo podrá mantenerse el desentendimiento y el desencuentro humano?>, es de un candor que apabulla. Eso es únicamente el octavo principio de las Ideas para una Historia Universal en clave cosmopolita de Kant. La “constitución interior” como explayación del Plan oculto kantiano, el retorno a la Gran Armoníoa preestablecida, es lo mismo que lo tuyo... eso de “el resto de manifestaciones del “espíritu humano”... Pero la verdadera y práctica manifestación humana es la propiedad... la propiedad hegeliana ya, por el trabajo. Lo demás es pura phantasmata, aunque ciertamente, la phantasmata mueve a veces montañas: son temblores de afianzamiento, afianzamiento de la libertad como propiedad para el logro práctico de la felicidad. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Jue Abr 21, 2005 12:03 am    Título del mensaje: Humanismo y otras hierbas Responder citando

Una cosa es que lo animal se vitupere (pones “vitoreado”, supongo, irónicamente o por un lapsus dactilae) y otra que nos quedemos en la animalidad. También observo el candor de la coletilla de Abad a lo de Ortega. Y coincido contigo en otras cosas. Pero lo he citado porque está muy relacionado tanto con lo de libertad-religión como con el “humanismo” de la Iglesia, o sea que es una forma diferente de verlo . Se que es muy discutible, por eso lo meto. Pero tu desacuerdo y el mío (también lo sabía, ¡a estas alturas!) son distintos.

No pretendo molestar, pero yo creo que tú haces un poco como el avestruz, aunque en tal caso no diría yo “protestón”, o sea, no como el pintado por mí en el mensaje, porque en tu caso no es por ignorancia. Tú comprendes perfectamente ese tipo de humanismo y, es lo que me asombra y no termino de ver, no le concedes la más mínima oportunidad, por así decirlo; no es que te parezca “malo”, te resulta idiota (para fools to few unknown) ; no es que no sepas que hacer con él, es que lo tirarías a la basura. Y, seguramente, consideras una pérdida de tiempo hablar sobre ello. Llevo mucho queriendo discutir sobre esto contigo y no acierto ni a planetarlo bien. Lo intentaré en otra ocasión; por ahora, dejémoslo.

Otro error de dátil: yo ya no persigo la “búsqueda de la verdad”; no creo que lo haya intentado nunca. Era Abad el que lo mencionaba. Sobra la “s”, supongo. (Todos comentemos errores de ese tipo; p.e. puse reformada y quise poner reformanda, faltaba la “n”. Y suelo revisar). Decía, ahora, que no busco la verdad, me conformo con desnudar las que me visten como tales. Tampoco creo que sea el objetivo de la ciencia, que se conforma con describir y explicar la realidad con la mayor exactitud posible; y que, sí, habrá que aceptar como verdad mientras no se demuestre lo contrario. Pero creo que la Filosofía, sin arriesgarse a caer en metafísicas y otras inverosimilitudes y falta de veracidades, debería ocuparse de ella. Si no recuerdo mal nuestro admirado y respetado Balmes (por no hablar de Platón) comienza su Filosofía fundamental tratando de verdad y veracidad. Y las distingue. Tampoco es el tema. Pero, sin duda, es el tema par excellence de la Filosofía. Por eso llevo un tiempo dando vueltas a el papel de ésta como saber de segundo grado, y me cuesta aceptar que se limite a criticar, triturar, cribar o destrozar los resultados de la ciencia y, en todo caso, también los métodos empleados. Ya se que lo que voy a añadir es no discutible sino hasta digno de escándalo, pero yo creo que Historia, Filosofía y Ciencia, independientemente de lo que se auxilien y necesiten entre ellas, tienen (deben o pueden tener) suficiente entidad por ellas mismas. Y quizá esta dependencia, más que un beneficio, sea un perjuicio cuando se otorga más veracidad a una que a otra; cuando se olvida que son tres planos con zonas de intersección, pero no de supeditación entre ellos. Esas zonas de intersección no deben ser dejadas valorar por uno de los planos en particular ni tampoco debe ser ésta su única tarea: cada una tiene las suyas. No me cansaré de repetir que valoro al MF y no le domino, ni mucho menos, por ello lanzo como osadía la duda que me asalta con el grado de conocimiento que ahora mismo tengo de él: El MF puede que se centre demasiado en la intersección y olvide, así, parte de su tarea, precisamente por considerarse una especie de especialista en intersecciones. Y vuelvo a repetir, ¡ojalá me equivoque! Pues si estuviera en lo cierto (y esto ya excede toda osadía), la Historia sería un saber de tercer grado. Pero tampoco era el tema. Será cosa de mi historicismo.

Dices que te desconcierto. El desconcierto es mutuo, estimado Vega; tienes párrafos que me cuesta entender y no creo que lo consiga; asi pues, pregunto:
- Cuando hablas de la libertad como «propiedad», ¿te refieres al sentido de “tener”, de “apropiarse” o al de “facultad”, de elegir, p.e.? Parece que al primero. La verdad (perdón, es una forma de hablar), no lo admito. Me parece una “boutade” tanto por parte de Jouvenel como por tu parte. Una gracia de cínico. Con perdón. Sólo te conozco de discutir contigo aquí, pero me da la sensación de que es una pose que, aunque adoptas a veces, no te corresponde; desentona mucho con otras actitudes más frecuentes. Hablando en plata: eso no te lo crees ni tú.
- Otra cosa es cuando vuelves sobre ello en el último párrafo. Esto es más “tuyo”. Por cierto, otra cosa muy tuya, mezclar confusamente: cuando digo lo de las «manifestaciones del “espíritu humano”» me estoy refiriendo a la religión, no a la libertad; ni se lo endoso al espíritu, que tampoco sé qué mozo es (nótense las comillas), sino al hombre. ¿Acaso la religión no es humana? ¿La «verdadera y práctica manifestación humana es la propiedad... la propiedad hegeliana ya, por el trabajo...»? No entiendo muy bien lo que quieres decir. Quizá se deba a mi desconocimiento de Hegel, pero no lo entiendo, sinceramente.

La frase mía que te desconcertaba fue una ocurrencia final que no sé muy bien a santo de qué decidí dejar. Era una confusa manera de relativizar la postura de Abad y, al mismo tiempo, la crítica que pudiera hacérsele. Si no somos libres ni por física (naturaleza) ni por costumbres (convención)... ya me dirás.

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Abr 21, 2005 8:31 am    Título del mensaje: Ideología del humanismo. Responder citando

Hola.

No he visto jamás a un desposeído que se dedique a ser “humanista”. En realidad lo primero que hace el gran humanismo de Benet XVI es ceñirse una casulla de diseño, perlada seguramente en oro...

Sobre la verdad de y en la ciencia:
Cita:
<Pero creo que la Filosofía, sin arriesgarse a caer en metafísicas y otras inverosimilitudes y falta de veracidades, debería ocuparse de ella.>

Y quién lo duda. Efectivamente el humanismo no es malo, pero es generalmente muy fariseo, muy hipócrita. Siempre lo predican los opulentos hoy en día, los días en los cuales la libertad es sólo libertad de consumo, esa es su <actualidad>... ya que por lo menos convendrás conmigo en que una “humanidad libre” sólo surge al compás del mercado pletórico (netamente: libertad pequeñoburguesa)... que antes fue y era solamente la certeza sincera de la realidad: que la libertad era patrimonio del dominio, del que domina, de la clase dominante... pues qué elección puede hacer aquél que nada tiene para elegir, para poder tener. ¿No será el humanismo ese sentimiento tan emotivo que uno siente ante la telepantalla sentado en su gran sofá al ver las miserias del mundo? Es que hoy, cuanto más grande es el sofá, más sentimiento “humanista” se tiene; y cuanto más se encuentra uno protegido por el Estado, más anarquista puede uno llegar a ser. La libertad abstracta es la del humanista; la libertad concreta es la del propietario... del sofá y la telepantalla, del consumo. Dices:
Cita:
< P.S.: Ya que donde surgió lo de libertad-religión fue por lo de ¿Libertad, para qué? se me ocurre un pensamiento circular: ¿Religión, para qué? — Para la libertad — ¿Libertad, para qué? — Para la religión — ...>


No, no!! Religión para la libertad de propiedad, que es el elegir tener hegeliano... libertad de y para la propiedad, religión para la propiedad, y siempre la propiedad: al fin y al cabo, la religión era para Hegel el despliegue de lo Absoluto mismo cuando la realidad es y coincide con la actualidad... y la actualidad de la Idea es la propiedad, el Estado político de la propiedad: la democracia del fundamentalista democrático como Estado de derecho infinito a la infinita gama de cosas a tener por poder libremente elegirlas: <Lo que es racional es real; y lo que es real es racional> Lo verdadero y lo justo es para Hegel la <determinación de la propiedad......que sólo en la propiedad la persona existe como razón.> (Fundamentos de la filosofía del Derecho. Siglo XX, pág. 93 y ss.)

¿Pero qué es la actualidad? La actualidad es consumo. ¿Y qué es la libertad para Hegel? Para Hegel es la propiedad, pero cuando no se habla de esta propiedad se habla del “arbitrio”, de lo arbitrario a decidir por la voluntad la no posesión de la propiedad: el “humanismo” moderno ha decidido esto: no reconocer la voluntad de posesión sin por ello ser puramente franciscano. Se niega la libertad como propiedad... y tanto más se la niega, cuanto más se tiene. Esto lo hace el pequeñoburgués, pues el burgués lo tiene bien claro y es sólo hipócrita por su propiedad, por mor de ella... mientras que el pequeñoburgués en la actualidad (y esta categoría de la actualidad es aquí muy importante) oculta vergonzantemente su propiedad y dice no tener voluntad de tenerla... y a eso luego le llama “humanismo”.

Para el concepto de “humanidad” y su correlato de “humanismo”, nada mejor que ir al Mito de la Caverna y a lo “disparatado” de las tesis de Marx discutidas allí por Bueno (pág. 120 y ss. Y 105, 106)... Por lo menos a mi me queda muy claro que lo “inhumano” (la guerra como efecto de la “civilización”, de la propiedad), es también muy humano, demasiado humano.
O sea, que no es lo mío una “boutade”, sino un problema que la actualidad desarrolla con todo su vigor.
¿Acaso el “humanismo” podríamos separarlo de la propiedad constituída por el Estado particular, como una de sus excrecencias colaterales de y para esa su finalidad como Estado de y para la propiedad? (pág. 101)
El humanismo ha de mutar en un “orden ético”, plural (pág. 324 y ss), que corresponda con la <actualidad> plural, de los diferentes Estados... Aquí, más que de “humanismo” deberíamos hablar de españolismo, que es lo que verdaderamente necesitamos; pue sin españolismo no cabe hablar de humanidad, sino sólo como mera abstracción que nos impide ver y ser consecuentes con la actualidad.

Preguntas:<¿Acaso la religión no es humana?>... Desde el momento que ella es un algo que se da dentro del espacio antropológico, es indudablemente humana (homo)... ¿Pero qué cosa hay que no esté dentro del espacio antropológico? ¿Qué cosa hay que no sea “humana”? Más como lo “humano” es plural... convendrás conmigo en que eso del “humanismo” se parece mucho a la comunión cusana de los ritos... que lo verdaderamente humano es o sería hacer lo que en estas fechas he oído: que si el primer milenio fue la cristianización de Europa y el segundo la cristianización de América, el tercero habrá de ser la cristianización de Asia. Estoy muy de acuerdo... eso ya está ocurriendo por medio del mercado pletórico, por medio de la propiedad, que fue siempre como esencia un buen acicate de su compañera la religión. Su ideología es la “humanidad” consumidora disfrazada de la <comunión de los ritos>... Pero sólo ha habido y sólo hay un “humanismo”: el católico... lo que es la “compunción” de todos los ritos en uno.

A pesar de las apariencias, yo nada tengo muy claro. Las confusiones son algo muy normal y con ellas hemos de vivir los mediocres. Adiós!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Jue Abr 21, 2005 5:52 pm    Título del mensaje: Benedicto XVI, martillo de la teología de la liberación Responder citando

Estimados amigos:

Efectivamente, habemus papam, Benedicto XVI, o sea, José Ratzinger, sabio filósofo al igual que su antecesor; incluso le imputaban a él la autoría de la encíclica Fides et Ratio. Ratzinger, también responsable de la creación de ese engendro de la Teología de la Liberación, se afanó durante el pontificado de Juan Pablo II en aniquilar toda base eclesial que pudiera tener el mismo monstruo que amenazó con írsele de las manos a la Iglesia católica. Recientemente amonestó al teólogo del Grupo PRISA, Tamayo, por ser demasiado avanzado en determinados temas. Se supone que autores como Küng también sufrirán lo suyo, aparte de los que ya fueron apartados de la Iglesia: los conocidos Boff, Dussel, Gutiérrez, etc. Viendo los tiempos que corren, uno entiende que la Iglesia haya optado por la continuidad en el papado y por reforzar sus principios, frente al momento de relativismo absoluto en que se vive.

Incluso desde posiciones ateas cabe congratularse por ver a un papa que defiende la tradición filosófica y el legado grecolatino que conlleva, frente al indigenismo y el progresismo que se pedía desde determinados sectores. Sectores que, pese a su decepción, no dejarán de ser católicos, ni ellos ni sus fieles. Los campesinos, trabajadores y hombres de todo el mundo que se reconocen católicos, no dejarán de serlo porque el nuevo papa sea duro e intransigente. No dejarán de serlo porque para ser protestante o budista hay que disponer de mucho tiempo libre y de dinero que perder en leer La Biblia o viajar al Tibet con el Dalai Lama, y porque siendo musulmán no podrán disfrutar del relajo moral y los lujos y fiestas que permite la Iglesia católica. He ahí una de las claves de esta institución que no deja de sorprenderme e interesarme.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Jue Abr 21, 2005 10:34 pm    Título del mensaje: Humanismo medio lleno Responder citando

Gracias a tu anterior mensaje creo que ya sé donde puede residir lo más determinante de nuestras diferencias, de nuestros desconciertos y dispareceres mutuos. Recurriré a la manida botella medio llena o media vacía. Junto a estas respuestas, optimista y pesimista, hay otra opción que no es ni salomónica, ni escéptica o agnóstica, pudieramos considerarla “científica” porque es exacta, carece de opinión, se limita a describir con la mayor precisión posible: decir que está por la mitad. Yo, cuando me dedico a la tesis o a estudiar el MF procuro — y creo que consigo, pues no es tan difícil— atenerme a esta aséptica forma de respuesta a la pregunta sobre cómo está la botella. Sin embargo, aquí, en estos foros y otras discusiones, no sé muy bien por qué motivo, reconozco que suelo desviarme hacia una u otra “opinión”, generalmente la optimista, viéndola, así, medio llena. Desde luego, en el caso del humanismo e, incluso, de la religión (insisto, no en la tesis), es notoria esta deriva. ¿Es contradictorio, entonces, que me alegre sinceramente de que el nuevo Papa sea el terror de los “cristianos sin base” (denominación, de la que al conocer mejor la base de él que su desarrollo posterior, cada vez estoy más orgulloso porque considero bastante exacta, aunque parezca un contrasentido)? Creo que no. Pero vayamos a tu caso, antes de desviarme del asunto que quiero tratar.

No sé si tu postura es la exacta o la pesimista. Puede que creas adoptar una y mostrar otra. Puede que también me ocurra a mí esto en sentido optimista. No lo sé, quizá se deba a nuestra mediocridad. Pero diría que tú, basándote, con indudable acierto, en que está por la mitad, consideras que derivar a verlo medio lleno es un disparate poco menos que de utópicos o irénicos fools (el término inglés al ser menos preciso, al menos para nosotros, entre “tonto” y “loco” viene mejor).

La cuestión es: ¿derivo yo al optimismo por “fundamentalismo democrático” o consumismo pequeño-burgués y tú al pesimismo por reacción contra eso mismo? A la segunda parte habrás de contestar tú, a la primera voy a hacerlo yo: NO. Así de claro, y voy a dejar que sea el mismísimo Durruti quien te lo explique; quien te explique la base de mi decantación por el hombre más que por algún humanismo. Luego, podemos ver si éste “-ismo” se parece más al de la Iglesia, al de los “cristianos sin base” o al de los pequeño-burgueses atontados por el mercado pletórico. O si es “otra cosa”, otro “-ismo”. Dejémos aparte el discutir si es “mejor” o “peor” el optimismo o el pesimismo, pues, evidentemente, dependerá de si somos una u otra cosa.

Veáse lo que contesta Durruti a Pierre van Passen en el Toronto Star el 18 ago 1936(1):
Cita:
—¿Puede ustedes ganar solos?, pregunté directamente.
Durruti no respondió. Se tocó la barbilla, pensativamente. Sus ojos brillaban. Y Van Passen insistió en la pregunta:
—Aún cuando ustedes ganaran, iban a heredar montones de ruina —me aventuré a interrumpir su silencio.
Durruti pareció salir de una profunda reflexión, y me constestó suavemente, pero con firmeza:
—Siempre hemos vivido en la miseria, y nos acomodaremos a ella por algún tiempo. Pero no olvide que los obreros son los únicos productores de riqueza. Somos nosotros, los obreros, los que hacemos marchar las máquinas en las industrias, los que extraemos el carbón y los minerales en las minas, los que construimos ciudades...¿Por qué no vamos, pues, a construir y aún en mejores condiciones para reemplazar lo destruido? Las ruinas no nos dan miedo. Sabemos que no vamos a heredar nada más que ruinas, porque la burguesía tratará de arruinar el mundo en la última fase de su historia. Pero —le repito— a nosostros no nos dan miedo las ruinas, porque llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones, dijo murmurando ásperamente. Y luego agregó: Ese mundo está creciendo en este instante. [Paz, A.: Durruti en la revolución española, Madrid: FAL, 2001 (1978), p. 531)


Salvando el error cronológico (puede que sólo por anticipación) sobre el derrumbe burgués y teniendo en cuenta que casi todos los obreros españoles (anarquistas incluídos) viven —y claro, se lo creen— como burgueses, te aseguro que el humanismo implícito en el obrerismo de Durruti me gusta más que el no poco irénico de Abad de Santillán. No creo yo que Durruti y otros muchos de esos dos millones fueran fools (ni, por supuesto, cool) o no tuvieran nada que perder (aparte de la vida, nada menos, o la familia...). Puede que te cueste creerlo, pero yo me considero un “obrero”, tanto en la profesión que me da de comer como en la pasión que me da de vivir: la historia. Puede que te cueste creer que alguien con dos coches, una moto, tres ordenadores, iPod, y el resto de lujos estúpidos que nos abruma, diga esto con sinceridad: no me asusta perderlo; no tengo miedo a la ruina. Y, la verdad, no entiendo a los que no ven lo ruin de temer la ruina.

Así, pues, apreciado Vega (perdona si soy duro), la pesimista parte de tu discurso, largásela a cualquier “almodovariano” que se te cruce por estos u otros pagos, pero no a mí porque, en eso, siempre te he dado la razón. Repasa, si no, discusiones anteriores. Volvamos a la actual.

A Benedicto XVI le importa la religión, el catolicismo: la Religión; a mí, la libertad: la de los libertarios con dos dedos de frente, no la de los liberales, por mucha frente que tengan. Nos une el que a ambos, creo, nos gustan las cosas claras (y, seguramente, el chocolate espeso). No sé que le importa más a Vega, pero me parece que él ve religión y libertad como conceptos claros y distintos; ahora bien, si no se fía de mi, que le pregunte a Ratzinger cómo están de diferenciados y verá que en eso también me parezco más a él que a Vega. Quizá el nuevo Papa matice la expresión de S. Agustin que nos recordaba Abad de Santillán, pero, indudablemente, no puede desentenderse de uno de los padres de la Iglesia con más dedos de frente. Y si dejamos la libertad y nos centramos en el humanismo, lo que hay que preguntar a Benedicto XVI es qué diferencia hay entre el cristianismo y el catolicismo, qué matizaciones ha llevado a cabo éste sobre aquél y por qué. Y, a lo mejor, nos llevamos la sorpresa de volver a coincidir ácratas y Papas; porque para nosotros la libertad, sola, como un globo desatado, sin justicia, sin responsabilidad, nos parece una niñería, una “boutade”, un lujo de gilipoyas. Voy a utilizar a otro autor español que tanto tú como yo respetamos, Donoso Cortés:

Cita:
La responsabilidad no excluye la subordinación jerárquica; excluye, empero, la servidumbre. [Estudios sobre la Historia, VII. De la sociedad y del lenguaje, OC, 2, p. 266]


Hay un gran diferencia, no obstante, entre “unos” y “otros”; sólo es en un punto, pero es decisivo socialmente hablando: la jerarquía. ¿Lo dejamos para otro día?

¡Ah!, recuerda: La propiedad es un robo. Y respecto, a lo de que lo racional sea real y viceversa, ya te he dicho alguna vez que no sirve de mucho mientras no se determine la realidad (que, para mí, no puede equipararse a la «actualidad»); pues, generalmente, por desgracia, es un “cuento chino” con más o menos visos de racionalidad. Otra cosa es que determine mucho, por así decirlo, el puñetero cuentecito. El poder de la costumbre, la convención.

Salud
—————————————
NOTA
(1) Según Abel Paz la entrevista debió realizarse en Barcelona el 24 de julio —muy poco antes de partir hacia Aragón con su famosa “columna”—en lugar del 28 de octubre como figura en Enzensberger. H. M.: El corto verano de la anarquía. Vida y muerte de Durruti, Barcelona: Anagrama, 1998 (1972), pp. 156-157. El texto también difiere, si no sustancial, sí significativamente y en extensión. Abel Paz asegura haberlo «traducido directamente del inglés» (p. 531, n. 75). Tampoco coincide el nombre del periódico: Toronto Star, según Paz; Toronto Daily Star, según Enzensberger. Éste no da el título, cosa que sí hace Paz: “Dos millones de anarquistas luchan por la revolución, declara un líder español”. Puede resultar duduso que el 24 de julio ya se conociera la ayuda de Hitler y Mussolini a los rebeldes, como se dice en la conversación un poco antes de lo citado (pp. 529-531), pero el 29 se difunde el apoyo alemán y ya se practica la italiana (según Olaya en El Oro de Negrín). Por supuesto Durruti no espera ninguna ayuda extranjera, (que aún no se ha pronunciado) ¡ni siquiera confía en la del gobierno español!. Ya sé que todos estos datos no viene muy a cuento en este “Tema”, pero no cuesta mucho cierta sabiondez erudita y siempre puede venirle bien a alguien. Sobre todo si se quiere exactitud, cosa que no suele prodigarse al hablar del anarquismo desde perspectivas etic; aunque parezcan “amistosas”, cual Enzensberger. ¿Que la de Abel Paz es emic? Puede, pero lo emic anarquista no se complace en el autoengaño. (La verdad es que iba a citarlo, por comodidad, según Enzesberger, cuando se me ha ocurrido contrastarlo, ¡menos mal!).
——————————————
P.S.: Al pegar, veo el mensaje de Pardo. Bien (y buen argumento para su “durabilidad” el final), pero me gustaría confirmara si al decir que Ratzinger también es «responsable de la creación(!)» de la Teología de la liberación se ha equivocado o no, porque mi despiste habitual, me lleva a veces a una especie de “falsa memoria” y me ha dejado con la duda. Es un reputado teólogo y me suena (o quiere sonarme) que en sus años mozos...
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Abr 22, 2005 11:49 am    Título del mensaje: No soy Belfegor. Responder citando

Hola.

Creo Molina, que te lo tomas demasiado personalmente. Indudablemente yo no te conozco a ti para poder juzgarte.. y no lo hago... Yo no hablo de ti, sino del anarquismo y la religión y el hombre ecualizado actual en general. No soy el diablo Belfegor que sabe latín, sostiene tesis de filosofía y revela el pecado de los demás.

Pero entre botella y botella nos dices:
Cita:
<Pero diría que tú, basándote, con indudable acierto, en que está por la mitad, consideras que derivar a verlo medio lleno es un disparate poco menos que de utópicos o irénicos fools (el término inglés al ser menos preciso, al menos para nosotros, entre “tonto” y “loco” viene mejor).>

Si el “lugar” no es ese, eso sería indudablemente estar deslocalizado, fuera de lugar, (locus, como en el género M2 sin imbricación con el resto..., pues el resto es el consumo, como ya te he dicho. Es indiferente que te asuste o no perder el status social, la cuestión es que ese status es el nuestro –no el de Durruti- (que por cierto: también murieron y dieron su vida por sus ideas (y por España) los fascistas o nacionalistas de Franco), y como este status es el que es, más vale acomodarse uno a su clase, las ideas a su clase, que no acomodar su clase a las ideas, cosa esta última imposible. Eso es ser materialista y consecuente, pues cuando tal cosa no ocurre uno es verdaderamente un idealista, un “deslocalizado”, sin symploké ninguna, como “ido” o desgajado de sus ser real.

Toda mi vida he sido un obrero... menos los domingos... Pero a la clase no la hace sólo su condición en la división del trabajo, sino además la conciencia de tal en sintonía con ella... y hoy podemos tener mucha conciencia tú y yo, pero con dos coches y lo que sea (yo poseo una segunda vivienda y este mes me entregan un BMW 330i a todo lujo, por tanto, digamos que “más que tú”... aunque esto es pueril) poca “sintonía” podemos tener con “nuestra clase”... clase media, efectivamente, no obrera, por mucho que “obremos”... Y por supuesto este consumo NO NOS ABRUMA.
El marxismo debió curarnos de idealismos, y ahora, cuando algo de ese idealismo queda, es simple romanticismo, que es peor.

Durruti perdió la vida y la guerra. La propiedad tuya no es un robo. Y la actualidad es lo real...pue si no es así estamos en lo de siempre: el eterno majorennes kantiano que se desprende de la omnisuficiencia de su Único Argumento:<Yo soy desde la eternidad hasta la eternidad, fuera de mí no hay nada, sino en cuanto existe por mí.>
¿Quién podría negarte la similitud de universalización u holización entre anarquismo y cristianismo católico, incluso con su “ayuda mutua”? ¿No es el Único Argumento de Kant lo mismo que ese”mundo nuevo” que Durruti e simile lleva en sus “corazones”?
¿Acaso no es oscura y confusa la idea de la libertad anarquista precisamente porque se la supone y postula sin “jerarquía”? Eso es algo así como volver al estado de naturaleza hobbesiano (tal y como lo entendió C. B. Macpherson en su Individualismo Posesivo), ya que –yo- sólo he conocido una verdadera libertad: la libertad del libre porque puede, porque es capaz, porque se enfrenta a otros como subdites, como no libres (atenienses versus metecos, Marx mantenido por Engels), pues la libertad sin jerarquía es la guerra de todos contar todos, indudablemente.

Yo me fío de ti... sólo discuto tus palabras, no tu persona.

En fin... que hemos dejado de lado a nuestro Papa Benet XVI... ¡Ojalá él restablezca la jerarquía!... ya que la horizontalidad de esa tu libertad (sin servidumbre siempre, por supuesto) nos ha conducido a esta posmodernidad sin sujeción, sin subdites, que es, no te quepa ninguna duda, la falsa consciencia del pequeñoburgués cuando por su opulencia se siente culpable. La jerarquía donosiana pondría las cosas en su verdadero sitio: las ideas en sintonía con la cruda realidad (por ejemplo: recuperación de la autoridad...del maestro en clase, pongo por caso... recuperación de la ciudadanía por la admisión de sus obligaciones como subdites, como verdaderos sujetos al único Estado que les proteje).

Por lo que parece, España ha multiplicado por cuatro su nivel de vida en los últimos cuarenta años. Las ideas corren más lentas...son retozonas por su vena romántica: si Durruti viviera acaso celebraría su noventa aniversario estilo Carrillo el de Paracuellos, sea como sea, él también acaso llevase un BMW a la vez que escribiría -tal vez- Best-sellers sobre la lucha en las trincheras, ¡hipótesis non fingo!.
No me arrepiento de haber padecido la gran desgracia de haber sido obrero, como tampoco me arrepiento de estar por completo ecualizado. De nada serviría. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Sab Abr 23, 2005 1:23 am    Título del mensaje: De libertades y BMW's Responder citando

Tienes mucha razón, lo reconozco, pero creo que yo también; y ya sé, veo, que me la das en lo que la tengo. Pero, no veo que me la des en lo que más razón tengo; quiero decir: en lo que más razones quiero poner: justo en lo de tu pesimista (realista) final: «De nada serviría». Es contra esto contra lo que intento razonar. Puede que no lo consiga. Pero voy a seguir intentándolo por dos motivos:
1. Está relacionado con el poder (la durabilidad) de la Iglesia.
2. Confío en tí, también; confío en el diálogo entre personas razonables dispuestas a reconocer el acierto ajeno y el error propio.

Mejor dicho, no es cuestión de confianza, se nota; yo tengo muy en cuenta todo lo que leo aquí, por muy poco que coincidan los “puntos de vista” y por eso participo también; no voy a estar chupando sin dar nada (aparte de que si todos venimos a leer... no habría nada que leer; Don Pero Grullo dixit. Seguramente doy menos de lo que recibo, pero el que da lo que tiene no está obligado a más. Do ut des. Y por eso es mejor que los “puntos de vista” sean nítidos, ya que se obtiene mayor beneficio o cuesta menos entender algunas afirmaciones. Sobre ciertas cuestiones, adoptar un “punto de vista” nítido es prácticamente imposible. Quizá me equivoque al actuar así, pero “personalizo”, precisamente, en busca de nitidez. Es uno mismo el único que sabe a que distancia se coloca y que tipo de lente coloca. Por supuesto, me refiero a situaciones en las que se trata de opinar, como, supongo, es la de participar en estos foros; más de filosofía mundana que académica (si no me equivoco y por así decirlo). Sé que el MF afronta la cuestión sujeto-objeto con el interés que merece, pero aún no lo controlo y he de seguir empleando mi método (= acción de ir tras de). El personalismo puede ser perjudicial para la ciencia, pero no para el mundo.

¿Qué “punto de vista” adopta la Iglesia? ¿El de la eutaxia? He recurrido al “ordenador” (para mi confusa mente) Diccionario filosófico y casi que, antes de seguir, voy a leerme todo el apdo. VI. Filosofía política. Además, muchas de las cosas que iba a decir aquí, me he dado cuenta ahora (¡gracias foro!), que donde debo decirlas es en la CNT, no aquí. Espero volver entero.

Por si acaso, antes voy a decir algo sobre el «De nada serviría».

—Vega, sinceramente, si de nada sirviera dialogar, ¿dialogarías? ¿Entrarías en un foro y tendrías una página web? ¿Lo haces como adoptas otros lujos, sin saber por qué, en realidad? Lo dudo.
—¿Que para lo que no sirve es para arreglar el mundo?
—Si nos sirve a nosotros (al menos a mí), servirá al mundo
—¿Qué el mundo no debe arreglarse, que así está bien?
—¿Tú crees que está bien? No lo parece; no parece que creas eso ni que esté bien. No veo la eutaxia. ¿O es que el secreto de la eutaxia es que no se note? No noto esa ecualización, tampoco. ¿Acaso no tengo yo capacidad de ecualización? Acaso tú estés muy bien ahora sin ser un obrero, pero y ¿el que ha montado tu BMW?
—¿Que también éste puede comprárselo?
—Entonces, algo no cuadra. ¿Dónde está la jerarquía? ¿En los créditos bancarios? ¿En el tiempo que se tarda en pagarlos? ¿Ya no hay clases, sino diferente duración de hipótecas y créditos personales (así como de trato en el Banco)? ¿Marginados del consumo y consumistas? ¿Son éstas las nuevas clases? Quizá Durruti estuviera haciendo lo que tu dices (la realidad-actualidad es que le mataron-está enterrado; y Carrillo, vivito y “teleando”), pero hay gente en la ruina; no se si los ves.
—¿Que qué me importan a mí?
—¡Eso digo yo! ¡Qué coño me importa a mí la injusticia! “Desgraciadamente”, me importa. Quizá no haya que hacer lo que Durruti, pero si como lo hacía él. La libertad sola...¿para qué?

Cuidado con cambiar españolismo con humanismo porque lo determinante es el imperio, no el Estado; que, en cierta forma es lo ya determinado, más o menos controlado. Seguimos siendo mediocres, Vega. Deberíamos seguir dialogando. Me parece. Tú, por la jerarquía; yo, contra ella. Ambos por la eutaxia. ¡La del imperio! No la de la ínsula, mi buen Vega-Panza. (Te creía más Quijote: ya que tienes propiedad, ¡agrándala!, ¡extiéndela! ¿Por qué no un Rolls? Sapere aude, sí; pero supere aude también. Y que me perdonen los de Clásicas).

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Sab Abr 23, 2005 10:40 am    Título del mensaje: Parad el mundo, que me apeo... Responder citando

Molina... estamos desbarrando y saliéndonos continuamente del tema.

España es aún España y ha de buscar su particular eutaxia, no la eutaxia de un “imperio” del cual no especificas ni el nombre; y si del Imperio americano se trata, que se la busquen ellos –que ya bien lo hacen-, y si de la tendencia (nuestra) al Imperio se trata, como supuesta prolepsis del Estado español, mejor sería antes buscar su eutaxia para no desaparecer como Unidad, que no buscar lo inasequible de una quimera, dado nuestro precario estado actual. No somos un “insula”, sino aún España, uno de los Estados más antiguos del mundo.

¿Dónde he dicho yo que de nada serviría dialogar?

¿El “mundo” debe arreglarse?...¿No sería mejor, como hipótesis, dada una supuesta NO ecualización... arreglar los problemas de “mi” clase y para sus intereses particulares, que no arreglar el “mundo”? ¿No te parece un “arreglo” demasiado grande, inabarcable? Precisamente, antes se iba desde la particularidad como clase hacía el arreglo del mundo, con la desaparición de las clases (holización de lo proletario o de la miseria)... Ahora se va desde la totalidad del mundo arreglado a la emancipación de la clase... porque la clase ha perdido la conciencia suya de tal como particularidad propia. Eso es estar ecualizado: arreglemos el mundo porque somos “ciudadanos del mundo”, arreglemos el mundo o me apeo de él...porque no me gusta... idealmente..., ya que como consumidor material consumo exactamente lo mismo que un burgués excepto en el nivel de cantidad. Consumo menos... pero de lo mismo. ¿No notas la ecualización? Mírate a ver si el negocio de una agencia de viajes al Caribe, depende más del burgues que fabrica el BMW, que no de los millones de obreros que operan mercancías iguales y van al Caribe, pues aunque unos acaben en las Seichelles consumiendo más en la desigualdad, los otros los igualan en la calidad: todos van a las islas de vacaciones (yo voy a las Canarias)... Ya te he dicho que esto es pueril... y además nada tiene que ver con Benet XVI y la religión.
¿Qué tiene que ver tu “capacidad de ecualización” aquí? La ecualización de clase, y el ser de tu clase misma, no depende de nosotros. Uno es lo que es a su propio pesar..., si le “pesa”... que no le pesa, que no le pesa en absoluto ser un obrero de la BMW y largarse de vacaciones a Málaga o al Caribe a consumir mojitos o sexo.

A ver si nuestro Benet XVI pone un poco de orden y nos vuelve a repetir aquello de que “los pobres siempre estarán con nosotros”, que siempre habrá desigualdad (¡cuanta falta hace conocer bien a veces a Tocqueville!) para remacharnos la NO recurrencia del sistema: Gustavo Bueno. Ensayo sobre las categorías de la economía política. La Gaya ciencia, 1972. Pág. 164., pues la única recurrencia que puede haber en lo que respecta a la igualdad de...TODOS, es la miseria como resultado generalizado aún y suponiendo la superabundancia de los recursos, no la abundancia manando del desarrollo de los medios de producción que suponían Marx y los utópicos del “socialismo futuro”... a la vista están los resultados (léete con mucho cuidado esa nota de Bueno, porque tiene mucha miga la cosa).
Yo antes también creía en la <igualdad>... ahora lo más igualitario que hay es una desigualdad que permite a un obrero de la BMW consumir más que un cesar de la antigua Roma (como bien ha dicho algún contertulio no sé donde). Eso le basta.

Lo capital para un materialista, no puede ser el adecuar el mundo a sus ideas, sino al revés: hay que adecuar las ideas nuestras al real mundo... para entenderlo. Lo otro es idealismo.

¿Yo estoy por la “jerarquía?... Pero es que tú, yo, y cualquiera otro, para poder decir eso por medio de este telelenguaje en este ordenador, necesitamos que las empresas donde estos sofisticados y artificiosos componentes se fabrican, funcionen como funcionan: con una jerarquía efectiva, capaz e imprescindible... Todo aquello que tocas y consumes está producido bajo una determinada jerarquía dada en un determinado orden (el orden capitalista)... No está producido por comunas horizontales sin competencia capitalista... Todo es y está revestido por alguna jerarquía... pues hasta la “ayuda mutua” de un Kropotkin sólo puede surgir de unas estructuras jerarquicas que le permiten a los Kropotkin de turno llegar a esas elucubraciones y poder escribirlas. La misma CNT, cada vez que la historia o el momento le ha llevado a tener que operar, le ha obligado a someterse a una determinada jerarquía... No manda quién quiere, sino quién puede; por tanto hemos de suponer que los que pueden son los mejores..., no los peores.

Y deja en paz a mi Don Quijote, que lo cortés no quita lo valiente, y más vale pájaro en mano que no ciento volando. Bueno, si en lugar de un pájaro son tres, mejor.
Sapere aude sí, pero sapere con realismo... O dicho en plata: deja para Benet XVI la prédica de la venida del Reino y amolda tus ideas a tus dos coches y tu moto, tan productos jerárquicos ellos en la sociedad jerárquico industrial que te los fabricó y vendió. Mi BMW es un “renting”...pero esto, repito, es pueril.
De la confluencia de los múltiples egoísmos, surge este consumo capitalista... y para lealmente, de la confluencia de esos intereses egoístas reflejados en el voto electoral, surge el gobierno que nos gobierna: tenemos lo que nos merecemos y merecemos sólo lo que tenemos.

¡Salud, camarada igualitarista! Pero Dios arriba y las ovejas abajo: el que sabe a mandar y el que no a obedecer! ¿Diálogo entre ellos? SÍ...el diálogo de las ordenes a cumplir (el equilibrio entre los vectores ascendentes y descendentes, pues cuando esto no es así, lo que surge no es un “nuevo orden”, sino la más completa anarquía burguesa: el estado de naturaleza hobbesiano, y, para arreglarlo, vuelta a empezar: otra vez: Estado, jerarquía, Iglesia... como en la “Orden” de San Ignacio, como en cualquier “orden”...algo así como Benet XVI, que es, según sus propias palabras, “un simple trabajador de la viña del Señor”. ¡Salud! camarada igualitarista...¿Te imaginas los seis mil millones con dos coches y una moto?
Es una bendición la desigualdad (pues nadie ha especificado aquí lo evidentemente distáxico de algunas determinadas y muy concretas desigualdades)..., pero así, en general, la desigualdad es algo muy bueno: permite la variabilidad, el movimiento, el cambio, la divergencia, lo estocástico..., pues sin todo ello no sería posible ninguna real homeostasis del organismo social. El olvido de la causación, de las líneas causales del ser en general (divergencias que por su conjunción conducen a la homeóstasis social), es un pecado de lesa irracionalidad, ya que la homeóstasis anarquista (todo semejante) daría como resultado inequívoco la muerte instantánea de cualquier organismo social (un buen ejemplo de homeostasis anarquista pudiera ser la igualdad ante el matrimonio de los maricones y las mariconas, que dará pié a una mayor disolución del organismo social, con la disolución misma de los sujetos en ello implicados por su pretendida “igualdad”) ¡Lo que hay que llegar a decir y ver!. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Sab Abr 23, 2005 7:25 pm    Título del mensaje: Centrando(me) Responder citando

Sí, Vega, desbarramos, se desliza uno hacia un lado y allá vamos ambos. Si lo dices por lo del imperio, mea culpa, y espero no desbarrar más al intentar justificar su inclusión. Si lo dices por el anarquismo que suelo meter en mis intervenciones —también culpa mía— tiene mucho que ver con el “personalismo clarificante” que mencioné. Respecto al tema suspuestamente originario, te recuerdo que lo abrí yo. Por eso, en este mensaje voy a desbarrar/personalizar en forma de épilogo, en una especie de “borrón y cuenta nueva”, para intentar luego centrar el asunto, volver a su intención originaria; mejor dicho, a buscarla porque, advierto que, en principio, sólo pretendía felicitar a la Iglesia por su decisión y ver cuál era vuestra impresión. Ocurre que en estos foros hay algo más de 300 inscritos y 10 o 15 escritores, algunos de los cuales paticipan regularmente en varios o casi todos los foros, pero otros no tan regular ni extensivamente; es decir que suelen acabar en conversaciones de 2 sobre una de las derivaciones del tema abierto. Puede que, sobre todo si esos 2 son Vega y Molina, tanto por culpa de uno como de otro, si se ha empezado con churras, se acabe con merinas; incluso que se estanquen en si son galgos o podencos. Llevamos ese camino y podemos evitarlo. Intentémoslo. Déjame ir al epílogo prometido (tampoco vamos a dejarlo así) y a ofrecer un “centraje”.

Epílogo. Lo del imperio salió, al final, intentando hacerte ver que el “de nada serviría” no sirve de nada; que es una coletilla pesimista, cansada, sin relación con lo que la antecede o contradiciéndolo. Por ello la inclusión de Sancho como figura contrapuesta (aunque puede verse, también, complementaria) a la de Don Quijote. Imperio implica extensión, plus ultra, por lo que se opone a esa mezcla de realismo y conformismo que tanto predicas (en el buen sentido). O sea que el que lo saca de contexto eres tú, después, no yo al incluirlo; puedo haberlo incluído, en todo caso, de manera algo confusa, pero el que lo saca de quicio no soy yo o no soy yo sólo. Por otra parte, mezclaba todo con esa concepción de libertad/propiedad que tan equívoca, si no equivocada, me sigue pareciendo, y que no sé yo si conviene equiparar a la pintura que, con acertados trazos, nos ofreces del “libertario pequeño-burgués”. Y con la concepción españolismo/humanismo, idem de idem: no me refería a una situación concreta; te recuerdo que daba por sentado que quien se ambarca en el imperio ha de tener, más o menos, controlado su territorio, de lo contrario, más que extensión, parecerá huida (lo cual por cierto, históricamente, no es tan descartable; y, en todo caso, el expansionista suele acabar teniendo problemas internos originados en su patria, aparte de los de la propia expansión...). Zapatero a tus zapatos es un sabio consejo. Ahora bien, sin un ir más allá, sin superación, no habría nada que sirviera para no servir para nada. Esto es lo que quería decir. Que tú consideras que tal superación debe estar jerarquizada, esto es otra cosa; esto es lo que no se sale, creo yo, del tema, y por lo que terminaba invitando a discutirlo.

Pero antes de empezarla (o continuar), permíteme terminar el epílogo sobre desbarres. Ya falta poco. El puñetero anarquismo de Molina. Otra vez la distancia y la lente del sujeto dialogante-discutidor-liante ¿Por qué crees que decía, al ir a hablar de la eutaxia eclesial, que debía “ordenar” antes mis ideas y, seguramente, exponerlas en la CNT y no aquí? (Cosa que comencé de inmediato, dejando aquél mensaje y enviando un comentario a un artículo del último número de cnt, el periódico mensual que edita). ¿Por qué crees que añadía un, algo dramático: «Espero volver entero.»? Te lo voy a decir: Porque preví un nuevo desbarre e, inopinada por prudentemente, corrí a volcarlo en su lugar, donde procedía, donde no era desbarre, pero iba a seguir discutiendo. Porque, de un tiempo a esta parte —y retomo, lo siento, es por última vez, la senda subjetivista— sufro una especie de crisis ideológico-política que me está haciendo replantear muchas cosas y que, como creo haber advertido en otro foro no hace mucho, no me ha provocado nódulo materialista, sino que, más bien, discuto con él, aquí, por esa crisis. Su origen tiene lugar al iniciar la tesis (sobre historiografía, no sobre filosofía, por cierto), es decir al investigar, al profundizar en el estudio de lo embutido, descubrir que cómo vamos a hacer bien la Historia si partimos de Historias mal hechas y ¡encima! no tenemos una buena base gnoseológica. Para colmo me topo con una serie de “reaccionarios” (Donoso, p.e.) que me parecen de lo más sensato y no son lo “fachas” que me habían contado. Y este mismo sujeto , en la CNT, harto ya previamente de un discurso izquierdista repugnante, ve que también la impregna parte de ese discurso y que ¡no le pega!, que ¡no tiene por qué ir con ella! (O sí le pega y yo aún no quiero verlo) ¿Entiendes, Vega, que desbarre, que mi cabeza sea un caos, que pase de unas cosas a otras, etc., etc.? Acaso esté usando (abusando) al MF y a la CNT para resolver un problema personal, pero ¿acaso no me usan (abusan y desusan) ellos y otras muchas instancias a mí para sus problemas? Do ut des, vale, pero también ¡jódete y baila! Yo soy yo y mis circunstancias (las de todos). Por eso bailo, jodido, entre unas cosas y otras. Lo siento y procuro no “caer”; entiendo que sería mejor realizar intervenciones más cortas y precisas..., pero es lógico también que, por la presión, al abrir un poco la válvula, se escape más de lo que debe. Creo que ya, casi nadie aquí me sigue el “rollo”; lo comprendo. Y, por lo mismo, agradezco que desabarres conmigo, de verdad. Pero, es cierto, moderemos los deslices ¡y tan felices!

Jerarquía/Igualdad. Creo que hay mucho follón entre lo emic y lo etic tanto en el anarquismo como en el arquismo respecto a éste. ¿En qué cabeza cabe pensar que alguien pueda proponer una especie de isomorfismo andrógino (como ves yo también he leído el interesante mensaje de Gallego) como ideal social? Es evidente que hay anarquistas que no han leído a Bakunin y arquistas que no quieren hacerlo. Es evidente que hay cenetistas que no quieren ver que nos son iguales todas las opiniones en una asamblea “igualitaria” o que éstas no puedan manipularse. Y también es evidente que muchos arquistas no quieren ver que una ordenada desigualdad, a parte de injusta, es motivo constante de conflictos (v. la intervención de García Fuentes sobre la vivienda). Es evidente que la Iglesia justifica esos órdenes desestabilizadores (y en una ocasión evoqué al Padre Alvarado haciendo justamente eso)... ¿Te parece bien el “centraje”? ¿Debemos emigrar al foro que tu moderas? ¿Admitirá la Iglesia la Religión como “producto cultural” o, más bien, considerará a la cultura un producto religioso?

Salud

P.S.: Hombre!, hay que tener en cuenta, también, que esta semana he sido muy prolífico porque estoy “de baja”. Normalmente no puedo prodigarme ni enrrollarme tanto. Tranquilos.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Sab Abr 23, 2005 7:40 pm    Título del mensaje: Errata Responder citando

Donde dice, en el último párrafo «...hay cenetistas que no quieren ver que nos son iguales todas las opiniones...», por si acaso, quiero decir «no son iguales».
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Lun Abr 25, 2005 12:18 pm    Título del mensaje: Bueno sobre Benedicto XVI Responder citando

Estimados amigos:

En este enlace http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=283192&pIdSeccion=46&pNumEjemplar=888 pueden ustedes leer una instructiva entrevista a Gustavo Bueno que tiene como tema al nuevo Papa.

Creo que habría que subrayar especialmente su última respuesta, que trasciende ya el asunto este de Benedicto XVI:

Gustavo Bueno escribió:
Me siento incapaz de opinar de la Iglesia. Culturalmente aprecio el catolicismo. Soy ateo católico que no es lo mismo que ser ateo musulmán. Los católicos son aliados míos en muchas cosas contra terceros. El catolicismo es derecho romano más filosofía griega. Es nuestra tradición.


Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Mar Abr 26, 2005 12:48 pm    Título del mensaje: Comentario a la entrevista Responder citando

Como sigo “de baja” (o sea, puede que me enrolle, procuraré no hacerlo) voy a comentar la entrevista que Romero nos facilita. Antes de meterme en ella, fijémonos que no descentraba yo al proponer como “centraje” de este tema hablar de jerarquía; así mismo mi pregunta final tampoco está fuera de lo que aborda Bueno —como mera alusión si queréis— por lo que resalto en negrita:
Cita:
«Ratzinger dice que la la Iglesia no es democrática sino sacramental y jerárquica.»
Debo también añadir algo que diría yo con sus mismas palabras:
Cita:
«Me siento incapaz de opinar de la Iglesia.»
Se supone, de la actual; opinión que si no estás en el Vaticano o bien informado por alguien de allí, es muy difícil (si no imposible, ciertamente) y, en todo caso, muy arriesgada (delicada, quizá). Precisamente por lo de la cita anterior. Vamos con lo demás.

1. Sobre el primer párrafo-respuesta no tengo nada que decir; no conozco apenas la teología de la liberación (ni ninguna otra) y de H. Küng sólo he leído Ser cristiano parcialmente, y algún artículo suelto. Sí, me resultó más bien “ecléctico” o “demasiado comprensivo”, no sé cómo definirlo; además, el hecho de no haber reanudado la obra citada (que compré) indica que la impresión recibida no se correspondió con la fama que me hizo gastarme algunas de las antiguas pesetas. Mira por donde, quizá las aproveche ahora. ¡Y acabo de ver que tengo otra! He de (re)leerlas. Por cierto, ví a Küng opinar sobre la elección y fue bastante prudente.

2. Yo añadiría un subgrupo al tercero, al de los que no saben/no contestan: el de los que, por pura ignorante indiferecia, “pasan” de Papa y de Iglesia. Algunos, de misa dominical. Aunque éstos deberían engordar el primer grupo, claro. A lo mejor también cabía incluir un grupo (o, incluso, subgrupo) “epicúreo” (que no es del primero), pero se me antoja muy raro en estos tiempos.

3. Del tercer párrafo destacaría:
Cita:
«(…) lo que dice un defensor de la fe no es teoría es doctrina. No es un teórico es un teólogo.»
Completamente de acuerdo. Mejor dicho, no completamente: ya me olvidaba de Küng y otros. A lo mejor tienen más fe que Ratzinger. Cuidado con esto. ¡Ah! que no son “defensores de la fe”... cuidado, cuidado. Quizá aquí haya surgido el Bueno de las respuestas... célebres. O el Bueno al que hay que conocer para no malinterpretar. O que hay que saber del asunto para no sorprenderse. De hecho, en principio o en general, acepto ésta; creo que ha surgido el Bueno que sabe de lo que está hablando. Porque en el catolicismo no puede haber interpretaciones sobre ciertas cuestiones, como veremos de nuevo; ocurre que emplea “teología” de una manera poco clara para ignorantes del catolicismo: la está refiriendo a como la entiende la jerarquía católica; no la usa en sentido genérico, sino como teología católica, apostólica y romana; es decir no teología teórica, sino doctrinal. Por eso al Ratzinger —excelente teólogo teórico— de la Congregación para la Doctrina de la Fe no se la daban con queso. De todas formas, no sé si es eso sólo lo que pretende Bueno. Acaso lo que confunda un poco es que está denotando y aprobando a la vez. Por eso su última frase recuerda a la del bromista del pueblo de Gila: Si no sabe aguantar una broma, que se vaya del pueblo (y habían matado, en broma, al marido de la interfecta). La ética no sé, pero la moral es lo que tiene o la aceptas o te vas del pueblo/Iglesia. No lo discuto.

4. También de acuerdo. En todo caso, quizá haya exagerado al decir “todos los intelectuales y artistas”. Pero hay que tener en cuenta que se trata de una conversación, no de un ensayo. Realmente, qué pinta Saramago o cualquier otro escritor o artista opinando sobre “Altar” política.

5. Aquí está lo más interesante y, seguramente, continúa en el 6, pero no voy a entrar en éste porque me resulta un poco confuso, la verdad. Quizá lo que me despiste sea ese «Roma no tiene sentido» entre dos punto y seguido: no sé si lo aplica a la “modernidad” a la que se oponía Benedicto XV o es “cosa suya”; no lo parece, pero... Me quedo con el 5 que es a donde quería ir con el “centraje” que propuse. Mejor dicho, como me inclino por la primera interpretación de las dos posibles del 6, mezclaré ambas y trataré de la sacramental y jerárquica Iglesia.

Pero he de relacionarlo, también, con la respuesta 7, pues puede chocar que después de lo dicho se califique de «ateo católico» Sin duda son dos términos que le identifican perfectamente; como «sacramental y jerárquica» identifican a la Iglesia. Es sagrada, no es un “producto cultural” como la “televisión”; igualmente, Bueno es ateo, no ve nada sagrado. Católico para Bueno, entonces, ha de significar jerárquico no-democrático; además de heredero del derecho romano y la filosofía griega.

Sobre lo último también habría que matizar porque parece olvidar que algo quedará del judaísmo del que brota —ese que, según A. Momingliano, cuanto más pensaba en la religión, más religioso se volvía; frente al griego, que cuanto más pensaba, menos religioso. Sin duda, la Iglesia es la heredera del Imperio Romano y sin filosofía griega y derecho... en dos palabras: im-posible, pero, tal cual, resulta cojo; además de no recordar que alguna “originalidad” tendrá el cristianismo (en mi humilde y torpe opinión, una etérea (y judía) impregnación que necesita de la férrea ingeniería romana). En resumidas cuentas, que no son dos los factores a tener en cuenta, sino cuatro: griego, romano, judío (hebreo) y cristiano. Pero entrar a fondo en ello implica más de lo que aquí (y Bueno en la entrevista) podemos pretender.

No hace mucho, me preguntaba yo en estos foros por qué se definiría Bueno de esa forma (católico y ateo); ahora tengo la confirmación de mis sospechas. Le importa tres pepinos que se le incluya en un Index ya sin sentido salvo para cuestiones teológico-doctrinales en las que don Gustavo jamás entrará, precisamente por ateo. Lo que no le trae sin cuidado —¡ni mucho menos!— es la eutaxia. Y la Iglesia es un modelo de eutaxia religiosa (digamos), para Bueno y para cualquiera con dos dedos de frente, ¡incluso para mí!, que no debo llegar a tanto.

Ahora bien, entre otras cosas, en ese artículo que no sé qué consecuencias tendrá en la CNT, recomendaba a ésta que se fijara en la Iglesia si quiere que haya alguien para celebrar sus doscientos años de dura existencia, porque ésta tiene dos mil. Algún gracioso argüirá que la Iglesia tiene mil dedos más de frente que la CNT, pero no es eso, evidente y cronológico-dáctilmente hablando. Por otra parte no la propongo que se vuelva autoritaria ni que empiece a considerarse sagrada; habría que volver, más bien, a lo de la teología doctrinal para entender lo que quiero decirles, pues sé que la democratización de la Iglesia supondría su fin, pero no es ese el problema de la CNT, sino, precisamente el contrario: lo que ésta ha de hacer es “dogmatizarse”, ser consciente de que sus cuatro ideas básicas e intemporales no son, como parecen a menudo, utópicas, sino que conforman una creencia cambiadora que no debe cambiar ella nunca, pero sí todo lo que la rodea: como hace la Iglesia: reformarse eternamente sin variar en lo sustancial. Su dogma es tan utópico o más que el “nuestro”. Quedarían así enfrentados los dos auténticos enemigos, que no son tanto Estado y Anarquía cuanto Iglesia y CNT. Posiblemente la labor consistiera en limar lo judeo-cristiano, no lo greco-romano... pero me callo. No quiero merecer por todo comentario un ¡Así habló el Anticristo!

Sólo añado que digo esto porque no creo que la Iglesia ni la CNT tengan la verdad (yo sí que soy ateo), pero son dos maneras claras y opuestas de verla, no ese vago izquierdo-derechismo conformista-redentor que pulula y domina ahora entre ambas. Otrosí, hablo de la Iglesia que es y la CNT que pudiera (no digo "debiera") ser. No ha atravesado mi estrecha frente transgredir la “moral anarquista”: errare potero, haereticus non ero. Y ahora sí que me callo.

Salud y ¡arrepentíos!, hombres de poca fe.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán