nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Los enigmas del 11-M
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Actualidad
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Lun Sep 05, 2005 10:11 am    Título del mensaje: Los enigmas del 11-M Responder citando

Estimados amigos:

Tras varios meses sin comentar nada sobre este tema, vuelvo a introducir nuevas noticias sobre el mismo. No van a ser esta vez las revelaciones de El Mundo, que siguen ahondando en la sorpresa y que cualquiera puede leer accediendo al periódico, sino el análisis realizado por Luis del Pino en Libertad Digital bajo el rótulo «Los enigmas del 11-M». Estos análisis tienen la virtud de recopilar y clasificar toda la información disponible, que aun siendo escasa, su elaboración apunta en la dirección señalada por nosotros en los meses anteriores, aunque de momento sin mencionar explícitamente a ningún «autor intelectual». Los artículos publicados sobre este tema son los siguientes, disponibles en http://www.libertaddigital.com/opiniones/opi_desa_26479.html: Algunos títulos de los primeros enigmas son bastante reveladores:

1. Las Tramas superpuestas.
2. ¿Participó Al-Qaeda en los atentados del 11-M?
3. ¿Participó ETA en el 11-M?
4. Una impúdica cadena de mentiras.
5. Las miguitas de Pulgarcito.
6. Las primeras detenciones.
7. Jamal Zougham, la cabeza de turco.
8. El transporte de los explosivos.
9. Vísperas de sangre.
10. El tiempo debe detenerse.
11. Atando cabos.
12. El cuento de El Chino.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.


Ultima edición por J.M. Rodríguez Pardo el Mar Mar 25, 2008 8:58 am; editado 2 veces
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio García Fuentes



Registrado: 05 May 2004
Mensajes: 66
Ubicación: Jaén

MensajePublicado: Mie Feb 08, 2006 8:34 pm    Título del mensaje: Responder citando

He encontrado algo que pienso, resulta interesante leer y guardar. ¿Qué opinan?: Saludos: AGF

Se percibe un nuevo atentado en el ambiente...

Infokrisis.- Nos gustaría equivocarnos. Es más, deseamos equivocarnos. Pero hay en el clima, algo que da la sensación de que, de un momento a otro, va a perpetrarse un macro atentado en cualquier lugar de Europa. Los signos son alarmantes. Que el atentado va a ser de "marca" islámica no hay duda. Que los autores intelectuales del crimen van a permanecer en el anonimato, tampoco. Que el atentado será el "casus belli" para desencadenar una nueva guerra del petróleo en Irán, es una seguridad.

La presente crisis se ha desencadenado por unas caricaturas publicadas hace unos meses en un diario danés en las que se representaba a Mahoma. Una completa estupidez propia de estúpidos. Dios ha sido representado desde la transición en El Jueves y ni los integristas católicos le han dado más importancia que la que tiene: la exteriorización de la falta de inspiración de un dibujante, bastante malo, por cierto. Lo sorprendente de las caricaturas danesas es que ¡hace meses que fueron publicadas!, pero, solamente ahora, han hecho estallar la crisis.



¿Por qué ahora? Es fácil interpretarlo. Aquellas caricaturas se olvidaron a poco de ser publicadas. Pero, desde entonces, han pasado muchas cosas: Hamas ha vencido las elecciones en Palestina. Angela Merkel, más favorable a EEUU, preside el gobierno alemán. El presidente iraní ha multiplicado sus declaraciones provocativas y ha manifestado, finalmente, su voluntad de proseguir el programa nuclear. La crisis del petróleo no ha retrocedido ni un ápice. El conflicto iraquí está enquistado y el afgano se ha convertido en una guerra oculta. Si EEUU quiere vencer a la resistencia iraquí va a tener que utilizar la misma estrategia que ya intentó -y fracasó- en Vietnam: atacar las rutas de aprovisionamiento. Y estas pasan por Siria e Irán. Falta el "casus belli".



Las manifestaciones, quemas de embajadas y actos hostiles a Europa, forman parte -sin la menor duda- de una campaña de operaciones psicológicas, que suele preceder a un gran movimiento estratégico. Gracias a la cuestión de las caricaturas, han aparecido en todos los medios de comunicación occidentales, la visión de un Islam radicalizado, criminal y fanatizado del que puede esperarse cualquier cosa. Hacer algo contra ese Islam, parece cada vez más necesario.



Es cierto que el mundo islámico vive en la edad media y que el atraso congénito de todos los países islámicos es la resultante de su sistema religioso. Si, pero también ese sistema religioso, ha hecho que, incluso, desde el punto de vista militar, todos los países islámicos no supongan una amenaza. Perro ladrador, poco mordedor, recuerda el sabio refranero castellano.



Está claro que la "alianza de civilizaciones" es inviable cuando existe un desfase de tal magnitud entre dos conjuntos como Europa y el mundo islámico. Es evidente que esto imposibilita una coexistencia pacífica... en el interior de Europa y que las masas islámicas que han llegado por la inmigración, deberán irse, antes o después, ante la absoluta imposibilidad de integrarlas y de asumir los valores europeos, los únicos asumibles por tradición y pragmatismo sobre el suelo de Europa. Ahora bien, una cosa es reconocer esto y otra muy distintas, asumir el permanente intervencionismo norteamericano en los asuntos de Oriente Medio.



EEUU solamente tiene una ambición en la zona: el petróleo. No vale la pena insistir en esta idea. Y las cosas no le están yendo muy bien. De ahí que, ante la imposibilidad de derribar a Chávez, ante el forúnculo que le ha salido en la Bolivia de Evo Morales, ante la imposibilidad de bombear petróleo en Irak en condiciones normales, tras haber retrocedido en los últimos meses, en las exrepúblicas soviéticas del Cáucaso... EEUU se vea forzado a dar nuevos movimientos estratégicos, nuevamente en el mundo islámico. Atacando a Irán o Siria, por lo demás, la resistencia iraquí puede verse afectada. Se amplía el conflicto, pero también se está más cerca de tener una posibilidad de vencer a la insurgencia.



Las protestas de las masas islámicas encolerizadas son una dramática proyección psicológica de lo que vendrá. Pero, por sí mismas, no bastan para justificar una intervención en Irán o Siria. Para ello es preciso que corra la sangre. Por que, no lo olvidemos: desde el 11-S, todos los movimientos estratégicos de los EEUU se han generado tras un atentado criminal realizado por esa nebulosa llamada "Al Qaeda". Esta vez no va a ser diferente: mientras ningún país con peso real, o ningún consorcio mediático, tenga el valor de decir a la opinión pública, lo que en las redacciones o en las sedes de los servicios de inteligencia se sabe ya desde el mismo 11-S, a saber, que Al Qaeda es una ficción, que TODOS los atentados atribuidos al terrorismo islámico tienen un trasfondo oscuro y un origen incierto (incluido, y en primer lugar el 11-M) y que Al Qaeda es el espantajo creado para justificar la intervención de los EEUU en cualquier parte del mundo... hasta que eso no ocurra, el terrorismo autoinducido seguirá operando efectos estratégicos.



Estamos preparando un largo estudio sobre el petróleo. Nuestra conclusión es: se ha llegado al punto de inflexión en donde las necesidades son mayores que la oferta petrolera. Durante 25 años, los productores han inflado sus reservas petroleras, el optimismo tecnológico ha injertado la idea de que los nuevos sistemas de extracción prolongarían la "era del petróleo barato" durante décadas. Pero toda esta burbuja, promovida, especialmente, desde los EEUU, ha estallado. Es, precisamente, desde EEUU, desde donde se multiplican cada día las declaraciones "tranquilizadoras", pero, junto a esas declaraciones, EEUU practica una estrategia de control directo de los pozos, lo cual, junto a otras informaciones objetivas, induce a pensar que el petróleo empieza a escasear.



Los movimientos estratégicos que se aproximan en Oriente Medio y Asia Central, van a demostrar, una vez más, que la lucha actual es solamente, una lucha por el control sobre las fuentes energéticas y nada más que eso. El día en que Europa entienda esto y se deshaga de bobos bienintencionados a lo Zapatero o de ambiciosos sin escrúpulos a lo Merkel o Chiracq, probablemente Europa tenga una posibilidad de reaccionar a tiempo.



Esto, y no otra cosa, es lo que está tras el desgraciado asunto de las caricaturas: la primera fase de operaciones psicológicas para justificar nuevos blancos en Oriente Medio, se ha abierto. No será la última. Ahora queda, el atentado dramático ¿dónde? ¿en Dinamarca? ¿en Alemania? ¿en Francia? ¿en Italia? Ah, si, el atentado lo firmará "Al Qaeda", se detendrá luego a cuatro andrajosos y se hablará de media docena de nuevas "células durmientes" desarticuladas en todo el mundo... todas ellas estarán conectadas con Irán, o al menos, así se dirá. Es la "Operación Mentira Duradera" que se prolonga ya durante tres lustros. Bastardos...



© Ernesto Milà - infokrisis - infokrisis@yahoo.es
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mie Abr 05, 2006 3:07 pm    Título del mensaje: El Juez del Olmo es un pardillo o un traidor Responder citando

Como hay dos secciones abiertas para este tema (también la de los Agujeros Negros del 11 M), pero dado que el título pertenece a Luis del Pino, pego aquí la noticia que acaba de salir en Libertad Digital


http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276276076.html

El Juez del Olmo es un pardillo o un traidor descarado. No cabe otra a estas alturas.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Jue Abr 06, 2006 9:48 pm    Título del mensaje: Sobre "golpismo" ¿de quién? Responder citando

El PSOE (PRISOE) controla casi todos los medios de información en España, y por eso no puede tolerar que nadie cuestione su política, que investigue en lo que sucedió el 11 M, a pesar de las tinieblas que lo envuelven. Una prueba más (según acaba de publicar Libertad Digital). La cosa se calienta:

Cita:
Soriano: "Telemadrid seguirá hablando del 11-M hasta que los ciudadanos conozcan la verdad"
El documental Sombras del 11-M emitido por Telemadrid el pasado 9 de marzo sigue levantando ampollas en el PSOE. Este jueves, el director general de la televisión pública madrileña, Manuel Soriano, compareció ante la Asamblea regional a petición del PSOE. Soriano defendió el guión del documental y retó al PSOE a que "desmienta un solo dato". "Me quieren imponer –añadió– una línea de opinión y contenido para que no se hable del 11-M y para que diga que el Estatuto de Cataluña fortalece la unidad de España. No lo vamos a hacer, porque estamos obligados a dar ideas veraces".

L D (EFE) Manuel Soriano, que compareció en la Asamblea de Madrid a petición del grupo socialista para hablar del citado reportaje emitido por Telemadrid el pasado 9 de marzo, afirmó que "no es posible sostener que el 11-M está aclarado" y acusó al PSOE de "mentir" y de tratar de "ocultar" lo que pasó. Aseguró que Telemadrid "seguirá hablando hasta que los ciudadanos conozcan la verdad" e hizo hincapié en que "los medios de comunicación juegan un papel decisivo en democracia, que no se puede intentar truncar con mentiras y falsedades".

Soriano defendió que el reportaje fue impulsado por criterios "periodísticos" y "profesionales" y dijo que sigue "esperando a que el Partido Socialista desmienta un solo dato". Explicó que la dirección de RTVM, después de "buscar entre todos los especialistas", eligió a Luis del Pino para hacer el guión, por su "capacidad" y su "demostrada independencia de los medios de comunicación".

Dirigiéndose por extensión a los socialistas, el director general de Telemadrid añadió: "A ustedes sólo les interesa la mentira y tergiversar la realidad. Me quieren imponer una línea de opinión y contenido para que no se hable del 11-M y para que diga que el Estatuto de Cataluña fortalece la unidad de España. No lo vamos a hacer, porque estamos obligados a dar ideas veraces".

Soriano, que al finalizar su comparecencia repartió numerosos DVD del reportaje entre los miembros de la comisión de control de RTVM, se mostró convencido de que su emisión no "defraudó" y recordó que lo vieron 350.000 espectadores, con puntas de casi 600.000. Además "retó" al portavoz del PSOE en la Comisión de RTVM, José Cepeda, a debatir con él, en el "foro" que éste "elija", sobre "qué se aproxima más a una estrategia golpista, si la elaboración de 'Las sombras del 11-M' o la actitud del Partido Socialista en la génesis del golpe de Estado del 23-F".

El socialista José Cepeda le replicó que ha "convertido Telemadrid es un instrumento para que el PP lance sus mensajes y sus estrategias de comunicación" y aseguró que el PSOE quiere evitar que Telemadrid se "hunda" y acusó al director general de ponerse "vilmente al servicio de intereses que no son los de los ciudadanos". "No le voy a permitir –añadió Cepeda– que hable de mentiras, porque todavía estamos buscando las bombas de destrucción masiva y seguimos oyendo que jamás negociaron con ETA. Eso sí que es mentir".

El portavoz socialista subrayó que el sumario del 11-M no ha sido hecho público en su totalidad y en que lo que se ha hecho público ha sido para "desmentir" las tesis del PP. Se reafirmó además en que el reportaje tiene "tendencias golpistas", porque "pone en cuestión a la judicatura, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a los servicios de inteligencia".

El portavoz del PP en la Comisión, David Pérez, respaldó a Soriano, insistió en que el PSOE es el "partido de la corrupción y la mentira" y argumentó que su "pensamiento" lo "vertebra una línea negra que parte del pensamiento de Stalin, Lenin y Mussolini, pasa por (Felipe) González y llega a (Rafael) Simancas".



¿Quienes son los golpistas? Depende, en gran medida, de lo que se descubra sobre el 11 M
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Lun Ago 28, 2006 2:01 am    Título del mensaje: Pedro J. habla sobre Vera y el 11 M Responder citando

Pego aquí el artículo de Pedro J. del domingo 27 de agosto en El Mundo. No tiene desperdicio. Aunque lo que dice es conocido por todo aquél que se moleste en estar al día, no viene mal para refrescar la memoria, o recordar a los más jóvenes el tipo de sujetos que componen el PSOE. Lo peor de todo es que esta gente (lo dijimos cuando el 11 M) es capaz de “cualquier cosa” con tal de seguir con “las manos en el cajón” (según decía el padre de Bueno al hablar de Lerroux, si mal no recuerdo), aunque “miren al cielo” de los “ideales” (de la Alianza de las Civilizaciones, de la legalización de todos los “hombres” – inmigrantes- , y de todas esas zarandajas). Y lo peor del caso Vera es que, a la larga, están dispuestos a cualquier cosa, incluso a cargarse España, con tal de conseguir el poder (ganar unas elecciones) o mantenerse en él. Julián Muñoz o Gil y Gil, serían inexplicables si no supiéramos el tipo de “democracia” en la que vivimos… ¿Por cuánto tiempo?

Aquí os pego el artículo:


OPINION




CARTA DEL DIRECTOR


De los GAL al 11-M


PEDRO J. RAMIREZ

Pocos meses antes del juicio por el infame montaje del que fui víctima hace nueve años el ex gobernador civil de Guipúzcoa José Ramón Goñi Tirapu visitó a mi abogado para ofrecernos desvelar con todo lujo de detalles que fue Rafael Vera quien le entregó los 50 millones de pesetas con los que se pagó tal vileza, a cambio de que yo le otorgara el «perdón del ofendido» que le permitiría eludir la condena o al menos la prisión. Nuestra respuesta fue que la verdad no era un objeto de trueque y que si su testimonio era fruto de un acuerdo quedaría desnaturalizado ante el tribunal. Que actuara, pues, según su conciencia.
La misma mañana en que comenzó la vista oral Goñi reiteró su oferta y recibió idéntica contestación. Cuando llegó su oportunidad guardó silencio. Tanto él como sus cómplices -incluido el que fuera ayudante personal de Felipe González en La Moncloa Angel Patón- fueron condenados a diversas penas de cárcel y Vera, sentado durante una semana en aquel ignominioso banquillo, quedó absuelto porque, según la sentencia, «disponemos de un juicio de probabilidad sobre su participación en los hechos enjuiciados, pero el de certeza se nos muestra dudoso».
Es evidente que si su antiguo subordinado hubiera testificado lo que él mismo vivió, esa duda se habría disipado y Vera sumaría ya una tercera condena a los 10 años de cárcel que mereció por secuestrar a Segundo Marey y a los siete que recibió por apropiarse de los fondos reservados del Ministerio. El escándalo que le produjeron las circunstancias de este latrocinio fue, según Goñi Tirapu -tieso como la mojama tras muchos años de servicios a la causa-, lo que le impulsó después, cuando ya no tenía nada que ganar pues estaba cumpliendo su condena, a revelar una parte de su secreto en una entrevista periodística. «En el chalé donde me entregaron los 50 millones estaba Rafael Vera», declaró el pasado mes de octubre a Antonio Rubio. Tratándose de cosa juzgada y resuelta en sentencia firme estamos, por desgracia, ante una confesión sin efectos procesales; pero ahí queda para completar en las hemerotecas el verdadero retrato del mayor delincuente en serie que ha ocupado un tan alto cargo público en toda nuestra historia moderna y contemporánea.
Este es el individuo al que el Gobierno excarcela ahora antes de que haya cumplido la cuarta parte de su condena, concediéndole un tercer grado sin justificación ética ni coherencia legal. El mismo que saldó su primera condena por la abducción y el ensañamiento que padeció aquel pobre viajante con poco más de 100 días de prisión. El mismo que también fue absuelto «por falta de pruebas» en el juicio por las torturas y el asesinato de Lasa y Zabala. El mismo que nunca ha tenido ni siquiera que responder ante la justicia por esas dos docenas de restantes crímenes de los GAL, presuntamente organizados bajo su dirección y con su financiamiento, que llevan visos de quedar impunes. El mismo que aún tiene abierto el sumario por los maletines repletos de dinero entregados a las mujeres de Amedo y Domínguez en Suiza para comprar su silencio.
¿Quién está ahora realizando un último -o penúltimo- pago por el suyo? ¿Rubalcaba? ¿González? ¿Zapatero? Y, sobre todo, ¿qué es lo que ahora sabe y calla Rafael Vera?
He comenzado mi carta de hoy con el episodio inédito del ofrecimiento de Goñi Tirapu para no ocultar a los lectores hasta dónde llega mi constancia sobre la falta de escrúpulos de este canalla, aún protegido por una parte significativa del PSOE, que trató de orquestar mi asesinato civil, confundiéndose de víctima y de país. Sin embargo lo sustantivo en este asunto no tiene para mí nada de personal. Una y otra vez he reiterado que la única cárcel en la que deseo que queden encerrados para siempre tanto quien amparó su saga delictiva, como sus cerriles sicarios, como el propio Vera-Beria es la cárcel de la Historia. No es una evanescente e insípida venganza meridional, sino la verdad completa sobre sus guerras sucias, lo que como ciudadano y como periodista voy buscando.
Lo que más me subleva no es, por lo tanto, el injusto beneficio penitenciario que en la práctica va a permitir que -embargos al margen- disfrute en libertad del producto de su masivo saqueo del erario sin haber mostrado arrepentimiento alguno, ni tan siquiera intención de devolverlo. Lo que más me indigna no es, en consecuencia, el agravio comparativo que este trato de favor supone respecto a los casos de Mario Conde o Luis Roldán, que han estado encarcelados durante años y años por delitos similares, o respecto a los casos de Sancristóbal y Rodríguez Colorado, que han tenido que reintegrar cantidades menores -e incluso siguen haciéndolo a plazos- para que el Estado pueda ser magnánimo con ellos. En términos concretos el régimen de casi libertad plena de Vera va a diferir muy poco del que tan benévolamente se le venía ya aplicando.
No, lo que más me subleva, indigna y escandaliza es que, al pairo de la dispersión agosteña, se consume un apaño propio de los peores tiempos del felipismo, encaminado, al igual que entonces, a continuar blindando y hurtando del conocimiento público verdades estremecedoras que forman parte de la pútrida trastienda de nuestra democracia. Y lo que se impone, por encima incluso de esos sentimientos, es la preocupación de comprobar que existe todavía algo que permite al ex secretario de Estado de Interior obligar a este nuevo Gobierno socialista no sólo a favorecerle discretamente, como venía ocurriendo hasta ahora con los permisos para salir diariamente de la cárcel so pretexto de cuidar su depresión o atender a su familia, sino a cruzar el Rubicón de la arbitrariedad expresa, comprometiéndose a la luz del día con su persona y su trayectoria, mediante una decisión imposible de justificar con razones objetivas.
Este es el enigma que me corroe desde que a última hora de la tarde del martes se conoció la noticia, frívola o concienzudamente orillada por casi todos los demás medios de comunicación. ¿Qué puede saber Rafael Vera como para obligar a cambiar de pauta de conducta a un Zapatero que hizo rabona en todas las visitas organizadas a la cárcel de Salamanca, que ordenó dejar de pagar a los abogados de los implicados en los sumarios por crímenes de Estado y corrupción tan pronto como llegó a Ferraz y que resistió impertérrito las presiones de González, la colecta de firmas en el Grupo Socialista o las amenazas de huelga de hambre del propio interesado para que le concediera el indulto?
La idea de que se trata de la enésima reedición del chantaje basado en la amenaza de revelar el papel del entonces presidente y líder del PSOE en la puesta en marcha de los GAL no me parece convincente. El educado distanciamiento entre Zapatero y González es un secreto a voces. Si el leonés no dio la cara por el sevillano en este terreno cuando aún necesitaba de su tutela, o al menos de su pasividad, no va a hacerlo ahora que el felipismo parece ya una olvidada glaciación del periodo cuaternario. Aunque en lugares como Andalucía o Extremadura no hayan cambiado ni los perros ni los collares, al PSOE de hoy le trae poco menos que al fresco lo que pueda decir este señor sobre hechos acaecidos hace 20 años por los que el partido ya pagó su factura electoral primero en el 96 y después en el 2000.
Ni siquiera las variantes de esa misma teoría, en el sentido de que si Vera tirara de la manta lo que contaría podría resultar especialmente embarazoso para Rubalcaba o en el sentido de que el nuevo titular de Interior se siente solidario con aquel cuyos desmanes le tocó encubrir, tienen, a mi modo de ver, consistencia suficiente. Cualquier cosa que Vera pudiera decir de Rubalcaba -quien, por otra parte, llegó al Gobierno de González bastantes años después del apogeo de los GAL- sería mucho menos inconveniente para el actual titular de Interior que verse, de repente, con la que tiene encima entre ETA y los cayucos, identificado como protector de un individuo así. Si a alguien le convenía mantener encerrado bajo siete llaves ese capítulo del pasado era a él. Además Rubalcaba no es Rodríguez Ibarra. Si ha puesto en marcha la excarcelación de Vera, a sabiendas de todas las complicaciones que ello iba a acarrearle -y la de que los terroristas la tomen como referencia de sus exigencias penitenciarias no es nada menor-, no ha sido siguiendo un impulso ciego de su ardiente corazón, sino como consecuencia de una necesidad política, fríamente evaluada y necesariamente compartida con el presidente.
¿Por qué Zapatero permite que su imagen quede contaminada ahora, cuando nadie le discute el poder en el partido, por algo que siempre le ha producido intensa repugnancia, después de haber sido capaz de sortearlo con especial destreza en momentos de mucha mayor debilidad? ¿Por qué permite que el enérgico alegato de la vicepresidenta Fernández de la Vega contra la cleptocracia política, formulado tras el Consejo de Ministros que disolvió el Ayuntamiento de Marbella, quede patéticamente hecho trizas, precisamente ahora que las sombras de la corrupción vuelven a acechar por doquier los vacilantes pasos de la España democrática? ¿Por qué permite que el único fiscal general del socialismo que hasta ahora no se había visto obligado a hurgar en este cubo de la basura vaya a tener que pringarse -ensuciando una hoja de servicios que incluye como magistrado la ejemplar sentencia del caso Marey-, hasta consentir por omisión que quien, según la propia prosa del Ministerio Público, «desvalijó sin pudor las arcas del Estado de manera mendaz y desleal» se vuelva a ir a casa poco menos que de rositas?
Aquí hay gato encerrado y tal vez no sea tanta «estupidez» como le parece al siempre faltón Alvaro Cuesta que su paisana, la diputada del PP Alicia Castro, lo busque por las sentinas de la encallada nave de la investigación del 11-M. No porque resulte en sí mismo relevante que Rubalcaba -siempre Rubalcaba- hablara el día de la masacre con Vera. Ni siquiera porque la visita simultánea de Barrionuevo, Corcuera y el propio Vera aquella misma tarde al encarcelado Galindo sea uno de los enigmas más inquietantes de la trágica jornada. (¿A qué puede obedecer que la antigua cúpula de Interior organice apresuradamente un desplazamiento así -o no lo cancele si estaba ya previsto- en un momento en el que nadie tenía elementos de juicio como para plantearse nada y lo único prudente era permanecer a mano por si el Estado o el partido requerían de sus servicios?).
No, la pista que tiene todo el sentido rastrear es la relación entre los actuales mandos policiales presuntamente implicados en la manipulación de pruebas que ha infectado desde el principio hasta el final la instrucción del sumario del 11-M y ese pasado bochornoso en el que Vera reinaba como un auténtico Príncipe de las Tinieblas sobre los aparatos de la seguridad del Estado. Sabemos, y no es poco, que el mismo coronel Hernando que jugó con la cometa de la trama asturiana de los explosivos hasta extremos aún pendientes de averiguar, había sido -para escarnio de ese PP bobalicón que le mantuvo en el cargo- el hombre de los maletines que pagaba en Suiza a las esposas de Amedo y Domínguez. Lo que no sabemos, en cambio, son los vínculos, lazos, conexiones, fidelidades y lealtades de comisarios como Telesforo Rubio, Juan Jesús Sánchez Manzano, Alfredo Ruiz o Miguel Angel Santano. O los puentes existentes entre algunos de ellos y los mandos del CNI que pudieron contribuir a perfilar la cada día más descuajeringada versión oficial de la masacre.
Ignoro si Zapatero ha recibido ya el informe exhaustivo sobre los explosivos colocados en los trenes que encargó antes de irse de vacaciones. En el momento en que lo tenga sobre la mesa será, en todo caso, consciente de que o bien existe un secreto inconfesable que se está ocultando a la opinión pública o que, al menos, la suma de engaños, trampas y chapuzas de paternidad fácilmente detectable ha situado a la Policía, la Fiscalía y el juez instructor en la insostenible posición de acudir a la vista oral alegando que, pese a la existencia de 12 focos de explosión -dos de ellos controlados-, nunca se podrá saber cuál fue el tipo de dinamita utilizado porque no se han podido identificar sus componentes. Bullshit, que dirían los británicos.
Con el trípode de pruebas materiales -furgoneta de Alcalá, mochila de Vallecas y Skoda Fabia- en que se ha pretendido sustentar la acusación contra los islamistas al borde mismo del colapso, Zapatero puede verse abocado muy pronto a tomar una decisión trascendental. Él sigue teniendo una importante línea de crédito entre los españoles, pero corre el riesgo de perderla a borbotones si no sale al encuentro de la verdad en este asunto.
En la entrevista que me concedió en abril se quejaba con aires doloridos de la forma en que Rajoy y otros líderes de la oposición habían acogido a su nuevo ministro de la Policía, advirtiendo paladinamente que no podían fiarse de él: «Es impensable, impensable... que en los sucesivos relevos que hizo el PP se hubiera recibido a un ministro del Interior como se ha recibido ahora a Alfredo Pérez Rubalcaba». Pues bien, ni siquiera han tenido que transcurrir seis meses para que los hechos parezcan dar la razón a los escaldados populares. Porque lo «impensable-impensable», en términos democráticos, es que pueda quedar en evidencia en sede judicial que un alto cargo policial ha facilitado al Parlamento información falsa sobre un asunto clave del 11-M y el titular del ramo ni siquiera se digne acudir a aclararlo al Hemiciclo. Y lo «impensable-impensable», en términos simplemente éticos, es que ese mismo titular del ramo pueda excarcelar con cinco años y medio de antelación al mayor desalmado, chorizo y sinvergüenza que, según rezan sendas sentencias firmes del Supremo, refrendadas por el Constitucional, ha pisado moqueta oficial durante la democracia sin siquiera obligarle a vaciarse antes los bolsillos.
Claro que, en el fondo, lo más «impensable-impensable», lo que no debería terminar resultando sino una pesadilla dentro de un delirio, inmersa en un mal sueño, es que quien pueda tomar formalmente esa decisión sea el mismo señor que, antes de proclamar que «España necesita un Gobierno que no mienta», había tratado de hacernos creer que el «de donde saca pa tanto como destaca» del mangante secretario de Estado, devenido en potentado terrateniente, era la milagrosa ferretería de su suegro.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Dom Sep 03, 2006 11:30 am    Título del mensaje: Va saliendo a relucir toda la m... Responder citando

Hoy mismo, domingo 3 de septiembre de 2006, aparece esta noticia en El Mundo, que es una más de la cadena de revelaciones que echan por tierra definitivamente la “versión oficial” sobre los atentados del 11-M. Parece que tenemos a la vista algo parecido a un nuevo GAL, pero con la importante diferencia de que en esta ocasión las cloacas del estado (copadas por el PSOE en gran medida, tras sus 14 años de gobierno) han trabajado para beneficio propio, por llegar al poder “como sea” (como le gusta a ZP), aunque España se venga abajo. Poco a poco va saliendo a relucir toda la m....
Aquí está la noticia:

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXXIII) / DESDE MAÑANA, ENTREVISTA EXCLUSIVA CON JOSÉ EMILIO SUAREZ TRASHORRAS SOBRE EL 11-M


«Soy una víctima de un golpe de Estado encubierto tras un grupo de musulmanes»


«Todo estaba controlado por los Cuerpos de Seguridad» - «Existen complicidades que el juez no está dispuesto a descubrir»


FERNANDO MUGICA

José Emilio Suárez Trashorras, un ex minero asturiano, se convirtió desde el primer momento en el personaje clave de la investigación de los atentados del 11-M. La versión oficial vendió con todo lujo de detalles cómo en la noche del 28 al 29 de febrero de 2004, este joven de Avilés recibió, acompañó y ayudó a tres de los terroristas autores materiales de los atentados, Jamal Ahmidan y otros dos marroquíes procedentes de Madrid, para que pudieran llevarse de Mina Conchita unas mochilas cargadas con explosivos. El propio José Emilio confesó en un primer momento ante el juez que había visto los explosivos en el coche de Jamal. Según la misma versión, José Emilio envió otras tres bolsas con explosivos a Madrid con tres jóvenes amigos suyos en autobuses de línea regular. José Emilio revela ahora cómo todo fue un montaje de la Policía y cómo siguió sus indicaciones en todo momento.
MADRID.- «Soy una víctima de un golpe de Estado que se ha tratado de encubrir detrás de las responsabilidades de un grupo de musulmanes y de los confidentes, cuando estaba todo perfectamente controlado por los Cuerpos de Seguridad. Existen complicidades que el juez no está dispuesto a descubrir; si no, deberían estar detenidos o imputados agentes de varios Cuerpos de Seguridad».
Quien así habla es uno de los personajes clave relacionados con los atentados del 11-M. Nada menos que José Emilio Suárez Trashorras, el ex minero que presuntamente y, según la versión oficial, habría entregado los explosivos para la masacre a los radicales musulmanes en la noche del 28 de febrero de 2004, en Mina Conchita, una pequeña explotación minera asturiana.
EL MUNDO ha conseguido, en rigurosa exclusiva, una entrevista con Suárez Trashorras. Se trata de una larga confesión en la que se dan las claves para entender lo que, hasta ahora, constituían sólo incógnitas. Nuestro periódico publicará, a partir de mañana lunes, todas sus respuestas, que abren nuevas puertas a la investigación.
Suárez Trashorras fue detenido tan sólo seis días después de los atentados, el 17 de marzo de 2004, y lleva en la prisión de Alcalá Meco casi dos años y medio. Se enfrenta a una petición de más de 3.000 años de cárcel.
Aislado en su celda, tuvo un desconcierto inicial por no aceptar una detención que él creía injustificada. Se rebeló por lo que él consideró la traición de Manuel García Rodríguez, Manolón, el responsable de estupefacientes de la comisaría de Avilés, de quien era confidente y a quien consideraba su mejor amigo. Comenzó a serenarse gracias al apoyo incondicional de sus padres y ayudado por la medicación que le ha proporcionado un psiquiatra pagado por la familia.
Ya no espera nada de la Policía, a la que prestó servicios continuados desde el año 2001 a 2004. Se siente traicionado y está dispuesto a contar todo lo que sucedió realmente en su relación con los presuntos autores de la matanza del 11-M, Jamal Ahmidan -para él Mowgli- y varios de sus socios. Ni él ni nadie en su presencia llamó nunca El Chino a Jamal.
Sus transacciones comerciales de drogas con los marroquíes fueron supervisadas siempre por la Policía, a la que proporcionó todos los detalles de esa relación. Nadie mejor que Suárez Trashorras para conocer los manejos anteriores a los atentados de los que más tarde se suicidarían, el 3 de abril de 2004, en el piso de Leganés.
En sus exhaustivas respuestas denota una mente en buen estado, capaz de razonar con un criterio equilibrado. Y todo ello a pesar de que la estancia en prisión, las graves acusaciones que pesan contra él y todo lo vivido en los dos últimos años no han contribuido a la recuperación de su salud mental.
CONFIA EN EL JUICIO
De hecho, en febrero de 2006 Suárez Trashorras salió de prisión para hacerse una revisión médica en un centro de Vallecas donde se le detectó un ligero empeoramiento en su brote esquizofrénico. De una minusvalía de un 57%, por la que él ya cobraba una pensión desde enero de 2003, se ha pasado a una minusvalía del 65%. Los cuidados médicos de su nuevo psiquiatra y la toma estricta de la medicación, una inyección cada 15 días, le han devuelto parte de la serenidad.
Espera confiado la llegada del juicio convencido de que podrá probar su inocencia.
Ha terminado en prisión los estudios de secundaria que tenía pendientes. Ha aprobado la Selectividad y ahora está dispuesto a comenzar una carrera universitaria.
A modo de prólogo de las revelaciones que comenzarán mañana en EL MUNDO hemos querido hoy centrar al personaje, introducirnos en su trayectoria vital. Para ello, nada mejor que repasar su vida de la mano de sus padres, que en todo momento, y a pesar del dolor que les ha producido la situación, han confiado en que al final resplandecerá la verdad y la justicia en la investigación del 11-M y su hijo será exonerado.
Conchita y José Manuel forman un matrimonio de mediana edad bien avenido. Él, asturiano de pura cepa. Ella, mitad asturiana, mitad gallega. Siempre fueron personas de gran temple. Sus vidas se detuvieron el día en que acusaron a uno de sus hijos, el menor, de haber proporcionado los explosivos para la matanza del 11-M.
Emilio para ellos era un chico normal. Se comportaba con mucha vitalidad. Era muy sociable y derrochaba cariño. Su único problema consistía en que era un poco raro con las comidas.
Le gustaba la actividad física y por eso dejaron que se desfogara en las tareas del campo ayudando en la localidad de Cogollo a su abuela. Se hizo así un joven fuerte, de 1,80 de estatura, algo salvaje.
En el colegio nunca tuvo problemas con los compañeros. Cuando ya era adolescente demostró una afición enorme por las motos y los coches. A su hermana mayor y a él les compraron una motocicleta al terminar el bachiller.
CAMBIO DE CONDUCTA
Fue a esa edad, a los 17 años, cuando los padres notaron un cambio en su conducta. Comenzó a hablar en un tono más alto de lo normal. Se excitaba mucho y soportaba muy mal que le contestaran. En los estudios empezó a flaquear. No aprobó la Selectividad. Sus padres pensaron en llevarlo interno a un colegio de los jesuitas. No lo hicieron. Probaron en maestría pero tampoco terminó los estudios.
Los malos tonos fueron a más. Le había cambiado el carácter y su madre se dio cuenta de que aquello no era normal y que no se trataba de una rabieta de quinceañeros. Lo llevaron a un médico y luego a otro. Hasta que encontraron uno que dio en la diana. Emilio tenía un brote esquizofrénico que podía ir a peor. De todas formas podía hacer una vida prácticamente normal.
Su padre, inspector agrario en una buena empresa de productos lácteos asturianos, lo metió a trabajar con él. La empresa pasó por una pequeña crisis y ante la posibilidad de eliminar personal José Manuel prefirió que saliera el chico antes de que mandaran a casa a un padre de familia.
Emilio se libró del servicio militar al poco de incorporarse a filas. Un par de gestos en su comportamiento y un examen médico riguroso hicieron que lo declararan exento.
Quería independizarse económicamente. Tuvo una novia durante dos años que le llevó por la calle de la amargura. Entró a trabajar en la empresa Caolines de Merillés y, de una forma intermitente, trabajó como ayudante minero en Mina Conchita hasta diciembre de 2002.
El padre era el típico empleado trabajador y honrado. Tenía que recorrer Asturias inspeccionando granjas y haciendo nuevos clientes. La madre tenía un empleo en una empresa dependiente de Asuntos Sociales en el Ayuntamiento de Oviedo. Era profesora de bailes de salón. Lo que mejor se le daba era el son cubano y el tango. Por su carácter extrovertido era muy apreciada por los alumnos. Cuando salió a los periódicos el asunto de Emilio prescindieron de sus servicios.
Emilio comenzó con el nuevo siglo una amistad con un joven de Avilés llamado Antonio Toro. Era un muchacho fuerte, con mucho gimnasio encima, que manejaba dinero. Emilio, una persona muy confiada, se dejó fascinar por su personalidad dominante.
Toro tenía una hermana, María del Carmen, y Emilio comenzó a salir con ella siempre con la preocupación de la mala experiencia sentimental que había tenido antes. Ese noviazgo nunca fue bien visto por Antonio.
Los padres no tuvieron demasiado trato con la familia Toro, pero apoyaron al muchacho hasta el punto de llegar a comprarle un piso y un coche. El 14 de febrero de 2004, menos de un mes antes del 11-M, Emilio y María -él nunca la ha llamado Carmen- se casaron en Avilés. Como tantas otras parejas, se fueron de viaje de novios a Canarias.
A su boda no asistió ningún marroquí, a pesar de todo lo que se ha publicado al respecto. Las fotografías y el vídeo de la boda así lo demuestran.
Cuando el padre de Emilio supo que éste tenía amistad con un policía le advirtió: «Tener amistad con un policía es como tener una moneda falsa en el bolsillo».
Y eso que el padre no sabía entonces que el hijo, para ayudar a Toro -que había ingresado como preventivo en prisión por un asunto de drogas en la llamada operación Pípol- se había convertido, desde 2001, en el confidente de ese policía, el inspector que llevaba el tema de los estupefacientes en la comisaría de Avilés, Manuel García Rodríguez.
EL CONFIDENTE
Participó, como confidente en operaciones importantes a lo largo del 2001, 2002 y 2003, que culminaron siempre con la aprehensión de cantidades importantes de drogas, hachís, cocaína y pastillas, y la detención de los traficantes. En este contexto, fue a finales de 2003 cuando Suárez Trashorras, y según su versión por indicación del inspector Manuel García, se introdujo en una banda de traficantes de nacionalidad marroquí, que se acercaban de vez en cuando por Asturias.
Y fue así como llegamos a la fecha del 11-M. Como muchas mañanas, aquel jueves Emilio se acercó a casa de sus padres. Su madre recuerda cómo estaba descompuesto con lo que había pasado. Insultaba a los terroristas y se preguntaba en voz alta cómo podía haber personas capaces de hacer una cosa así.
Después de haber visto varios programas de televisión, de haber escuchado en la Cadena Ser la noticia de que había un suicida islamista en los trenes y de conocer que se habían producido algunas detenciones en Lavapiés relacionadas con islamistas, comenzó a comentar que él conocía a unos moros y que le daba en la nariz que podían tener alguna relación con lo sucedido. Mowgli le había hecho una extraña llamada a principios de marzo para despedirse y decirle que si no se veían en la tierra se verían en el cielo.
El viernes había traído ropa a casa de su madre. Fue precisamente ésta la que le dijo que si creía tener algún dato y tenía un amigo policía lo mejor que podía hacer era comentárselo. Tuvo que insistir mucho y hasta se enfadaron por ese motivo madre e hijo. Emilio terminó por llamar a Manolón, al día siguiente, para contarle sus sospechas. El hijo se disculpó, más tarde, con su madre por haberle levantado la voz.
El 14 de marzo de 2004, la fecha electoral, Emilio fue a votar con sus padres. Tanto él como su padre votarían, como siempre, al Partido Popular. La madre estaba enfada con los políticos y en el último momento quiso testimonialmente abstenerse y se quedó en el coche esperando a que su marido y su hijo votaran.
José Manuel y Conchita se habían decidido en esas fechas a reformar la casa familiar de Cogollo, donde nació el padre y donde aún vivía la abuela. Las obras estaban apalabradas e iban a comenzar en unos días.
El día de San José, el 19 de marzo, el padre había vuelto de madrugada a casa ya que había tenido que trabajar en el turno de noche.
A las siete de la mañana llegó María, la mujer de Emilio, y le pidió a su suegra que despertara al padre. Les contó que a Emilio lo habían llamado de comisaría y que no había regresado a casa. Lo último que supo es que los policías le habían invitado a cenar en el restaurante Joses.
María y sus suegros se acercaron hasta comisaría y preguntaron por Manolón. Conchita y José Manuel era la primera vez que veían al famoso policía amigo de su hijo. Les recibió con cara compungida y les contó que se lo habían llevado a Madrid. No dejaba de repetirles que él quería a Emilio como a un hijo y que estaba muy preocupado. Se interesó incluso por los medicamentos que tenía que tomar y que no le habían permitido llevar consigo a Madrid.
Para los padres de Emilio comenzó una pesadilla de la que aún no se han despertado. Su hijo se encontraba detenido en Madrid y con la acusación de colaborar directamente en los atentados del 11-M.
Manolón les dio un teléfono de Canillas, donde estaba detenido, para que pudieran llamarle. El padre de Emilio cree que ése es el teléfono que encontró la Guardia Civil en casa de su nuera y en el que ponía la anotación Manzano-Canillas. Insiste en que parte de los policías que vinieron a Avilés a interrogar a su hijo pertenecían a la Policía Científica.
Llamaron a ese teléfono y allí les dijeron que Emilio estaba incomunicado y que, por tanto, no podían hablar con él.
PRESION PERIODISTICA
Tres días más tarde, con el estupor aún en el cuerpo, recibieron la llamada de su abogado para comunicarles que contrariamente a lo que le habían dicho en Madrid en un principio, Emilio no sería presentado ante el juez de la Audiencia Nacional el miércoles 24, como estaba previsto, sino ese mismo lunes. Por algún motivo se precipitaba su declaración ante el juez.
Se ofreció para viajar con ellos en avión inmediatamente. En la Audiencia se encontraron con un muro de silencio y con 2.000 periodistas, «un enjambre», según la madre, que buscaban información. Suárez Trashorras estaba aislado y ni siquiera les dijeron a qué prisión lo iban a llevar después de la declaración ante el juez. Tampoco permitieron que lo viera su abogado.
Se presentaron en Soto del Real, pero nadie sabía allí nada de su hijo. Más tarde les comunicaron que estaba en Alcalá Meco.
Los días siguientes fueron para ellos un auténtico caos. Los periódicos publicaban la foto de su hijo historias dispares en relación con su participación en los atentados.
Nadie les daba ninguna noticia concreta, hasta el punto que viajaron hasta Soto del Real porque les dijeron que Emilio estaba allí pero no era cierto. Su mayor preocupación eran las medicinas que su hijo tenía que tomar por su esquizofrenia. El psiquiatra de Emilio estaba ausente de su consulta porque se casaba una hija suya. Consiguieron por fin las recetas adecuadas y las medicinas y las enviaron a Madrid.
Desde entonces no han faltado a los encuentros con su hijo a través de un cristal o en los vis-à-vis que les permiten. El primer encuentro con su madre fue dramático. Emilio le gritaba a través del cristal que lo habían secuestrado y que todo había sido por culpa de ella, por haberle insistido en que llamara a Manolón.
Luego las cosas se serenaron poco a poco. Emilio, aislado en su módulo, ha encontrado cierta paz. La ayuda de sus padres ha sido fundamental para su estabilidad.
El padre de Emilio se quiso poner en contacto con el juez Del Olmo para contarle un dato que le parece esencial. Poco después del 11-M vio a Toro, Iván Granados y El Gitanillo reunidos en una cafetería de Avilés con dos hombres trajeados. Poco después comenzaron las declaraciones coincidentes de El Gitanillo e Iván Granados contra Emilio. El juez le contestó que en lo sucesivo se dirigiera a él a través de un procurador.
La declaración de El Gitanillo -aceptada como buena en sentencia firme- involucró directamente a Suárez Trashorras con la entrega de explosivos en Mina Conchita a los marroquíes acusados de la masacre. El 16 de noviembre de 2004 se celebró el juicio contra el menor, que apenas duró media hora. Su defensor aceptó la propuesta de la fiscal, Blanca Rodríguez, que rebajó de ocho a seis años su petición inicial de régimen cerrado. De ese modo, El Gitanillo no ingresará nunca en un centro penitenciario para adultos. La sentencia fue, pues, de seis años de régimen cerrado y cinco de libertad vigilada. En el año 2007, cuando haya cumplido la mitad de su pena, el juez de menores de la Audiencia podrá revisar la situación y decidir sobre su puesta en libertad.
Iván Granados, imputado también en la causa, declaró que Trashorras robaba explosivos de la mina y que había organizado varios viajes a Madrid con ellos en autobuses de línea.
SIN PRUEBA MATERIAL
La primera declaración de Trashorras ante el juez, en la que reconoció que había visto los explosivos en el coche de Jamal Ahmidan en la noche del 28 de febrero de 2004, fue definitiva. Emilio asegura que estaba convencido de que había llegado a un pacto con la Policía y con el juez, que era testigo protegido y que no iba a haber cargos contra él. Lo más que iba a estar en prisión era un mes.
Al margen de la declaración de El Gitanillo y de Iván Granados nunca pudieron encontrar contra él una prueba material. Efectivos de la Guardia Civil buscaron inútilmente explosivos y drogas en el trastero que tenía Trashorras en el edificio de su anterior domicilio, en la Travesía de la Vidriera. Después de cinco horas de registro, de rascar las paredes y de cambiar varias veces a los perros detectores, llegaron a la conclusión, delante del propio padre de Emilio, de que allí ni había explosivos ni los había habido nunca.
Cuando Suárez Trashorras se dio cuenta de que no se iba a cumplir el pacto con la Policía cambió su declaración ante el juez Del Olmo. Dijo que nunca había visto esos explosivos en poder de Jamal Ahmidan y que todo lo que había dicho era lo que la Policía le dijo que contara. Trató de refutar la declaración de El Gitanillo e Iván Granados con nuevos datos. Pero ya nadie le hizo caso.
Después de dos años se siente como el gran chivo expiatorio y, ante una posible condena que puede sobrepasar 3.000 años de cárcel, ya no tiene miedo. Quiere romper su silencio para desenmascarar a los que considera que le utilizaron y le engañaron.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Lun Sep 04, 2006 12:26 am    Título del mensaje: Golpe de estado "democrático" Responder citando

Lo ocurrido del 11 al 14 de marzo de 2004 se puede calificar de "golpe de estado democrático", lo cual implica que "la democracia" (entendida desde el fundamentalismo democrático) es un camelo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Jue Sep 14, 2006 10:16 am    Título del mensaje: El País (PRISOE) intenta tapar toda la mierda Responder citando

Parece que el PRISOE está tratando de salir al paso al cuestionamiento de la versión oficial (sobre la autoría islamista), dado que los indicios son cada vez más claros en sentido contrario. Hoy Díaz de Mera dice que el informe sobre la conexión de ETA con el islamismo existió, y que los mandos policiales están siendo presionados por el País para que mantengan la versión oficial…
No nos olvidemos de que cuando los GAL a los periodistas de El Mundo les llamaban “Sindicato del Crímen”, y ya se vió que no era así…

Pero, diga lo que diga Trashorras, que no es ningún santo y tratará de cubrirse las espaldas, habría que tener en cuenta que lo fundamental ya lo dijo poco después del 11 M (conexiones de ETA con islamistas). Y también hay que considerar lo que dice Lavandera, cuya mujer “han suicidado”, y al que han amenazado, matado animales… También están las pruebas falsas (no simples indicios: furgoneta Kangoo, Skoda Fabia, Mochila de Vallecas sin custodia). Más los suicidas de Leganés (con un carné de El Chino que apareció “quemado” y claramente manipulado –pues no hubo incendio, y los papeles se destruyen de otra forma, no por combustión, en una explosión). Más el falso suicida de los trenes desde los primeros momentos en la SER…, etc. Más las declaraciones del fundador de ETA, Madariaga, diciendo que ya había contactos con ETA antes del 11 M (cosa que ha negado el PSOE –que decía hace poco que “ETA nunca miente”-). Más el soplo a ETA sobre operaciones policiales para la detención de Elosúa (que tampoco ha sido desmentido), etc., etc., etc., ZetaP. Más los Estatutos que demuestran, también, que ETA y los nacionalistas tienen al Gobierno completamente sometido, chantajeado...
Sobre la noticia aparecida ayer en El País dice lo siguiente El Mundo de hoy:



11-M / Las maniobras


Radiografía de una manipulación


'El País' saca de contexto una conversación de Trashorras en prisión para insinuar que EL MUNDO le pagó por una entrevista



En su portada, el periódico 'El País' da a entender que José Emilio Suárez Trashorras confiesa haber recibido dinero de EL MUNDO por sus declaraciones de 2006... Pero en sus páginas interiores, resulta que el ex minero asturiano supone, indignado por las acusaciones contra él, que a quien debió pagar el periódico fue a 'Nayo' en febrero de 2005
MADRID.- Firmado en portada. Un raro privilegio para los redactores de un periódico como El País. La información que ayer aparecía en la primera del «Diario independiente de la mañana», que ocupó todas las tertulias radiofónicas y que encendió una viva polémica en torno a la investigación del 11-M en las horas previas a la interpelación parlamentaria del PP al ministro Pérez Rubalcaba, venía rubricado por José Manuel Romero y Ernesto Ekaizer.
La ocasión parecía merecerlo. Bajo el título «'Mientras El Mundo pague, les cuento la Guerra Civil'», atribuido a José Emilio Suárez Trashorras -el ex minero asturiano, y principal imputado en el sumario del 11-M-, El País daba a entender que éste había confesado haber recibido dinero de EL MUNDO por sus declaraciones del pasado 4 de septiembre.
El trabajo de investigación, que venía acompañado en las páginas de opinión por un editorial titulado «A cualquier precio», se apoyaba en una conversación mantenida por Trashorras con sus padres en la cárcel, en marzo de 2005, y a cuya transcripción decía El País haber «tenido acceso».
Pero resulta que, en el interior del periódico, la referida transcripción daba cuenta de una realidad bien distinta. Trashorras no decía haber recibido dinero o, siquiera, una oferta económica de EL MUNDO. Lo que decía a sus padres, lleno de indignación, en marzo de 2005, es que suponía que EL MUNDO le habría pagado a Nayo, un antiguo socio suyo en el negocio del narcotráfico, quien un mes antes-en febrero de 2005- leimplicaba a él, en una entrevista de EL MUNDO, en sus turbios negocios.
La transcripción, tal como la reproduce El País, reza así:
Trashorras: Mientras el periódico EL MUNDO pague, si yo estoy fuera, les cuento la Guerra Civil española. Desde que nací. Desde la Guerra Civil hasta ahora. Si te vienen con un chequecito cada... ¿Por qué piensas que lo hizo Nayo?
Padre.- Por dinero, si ya se sabe.
Madre.- Yo no sé por qué la Justicia no le cierra la boca a EL MUNDO...
Trashorras.- Porque tienen más dinero que todos ellos juntos, no te jode. Son unos mercenarios. Te pagan a ti para que cuentes cuentos.
Esto es todo. En estas 15 líneas El País concentra su presunta exclusiva. Los cronistas añaden -sin citar transcripción alguna ni fuentes policiales al respecto- que, a partir de ese momento, «Trashorras maduró su plan» y que «pidió a sus padres que le consiguieran el teléfono de Fernando Múgica», periodista de EL MUNDO.
Lo de menos, para los cronistas de El País, es que la entrevista de Múgica a Trashorras se publicara, en efecto, un año y medio después de aquel presunto «plan» del ex minero, en septiembre de 2006. Más relevante, a su juicio, es que «las respuestas del ex minero» en dicha entrevista «calcan palabra por palabra editoriales e informaciones de EL MUNDO», e «incluso, alguna de las frases más repetidas por dirigentes del PP en relación con el 11-M».
Y es que a partir de ahí -cuando sólo se ha leído columna y media de un total 11- cuando la información de El País se concentra, precisamente, y sobre todo, en referir las actuaciones del propio PP, siguiendo, en todo momento, la estela de EL MUNDO. Desembocando así en la interpelación de ayer a Rubalcaba, a la que los autores se refieren en tres ocasiones.
«Para sostener su permanente exigencia de que se sigan investigando aquellos hechos» dice la crónica, «el PP se aferra a teorías conspirativas que sugieren desde la participación de ETA en el ataque, hasta el apoyo indirecto del PSOE a la preparación del atentado».
Una labor de la que, en todo caso, responsabilizan al «líder» del partido, Mariano Rajoy, quien «ordenó la semana pasada a su grupo parlamentario, tras la publicación de la entrevista [de Trashorras], que insistiese con más preguntas sobre lo ocurrido», dando «por buena la versión de un imputado frente a la versión de las autoridades judiciales».
Para terminar, El País -hacia la mitad de su relato-, da respuesta, con la versión oficial del Ministerio del Interior, a cuatro de los interrogantes arrojados por EL MUNDO sobre la investigación del 11-M. La «inexistente tarjeta del Grupo Mondragón» encontrada en la furgoneta de los terroristas; la «custodia de la mochila» -que El País da por segura, como la Policía, pese a que el agente responsable reveló en EL MUNDO lo contrario-; la «composición de la dinamita», en la que no explica los «errores» del tédax Jesús Sánchez Manzano en la Comisión de Investigación; y la «furgoneta Kangoo», en que vuelve a confiar, sin más argumentos, en que no fue manipulada.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Jue Sep 14, 2006 10:33 am    Título del mensaje: Losantos y Prieto sobre la manipulación de El País Responder citando

Para quien esté interesaso pego también estos dos artículos de hoy mismo en El Mundo. Recordemos, por otro lado, que el mismo Juan Luis Cebrián reconoció hace poco en una conferencia que El País había falseado algunas noticias en más de una ocasión, y se quedó tan pancho.





COMENTARIOS LIBERALES


Corta, pega, miente


FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

Aunque cada vez más viles, empiezan a estar gagás. Si recordamos la inmensa maquinaria de mentir que pusieron en marcha con el GAL y rodaron en todos los casos de corrupción del felipismo, los medios de intoxicación progres que sostenían aquella Babel del Trinque fueron depurando la técnica de la puñalada trapera, mejorando las prestaciones de la calumnia, afilando los conceptos arrojadizos, creando, en fin, una especie de libro de estilo de la ignominia. Y hay que reconocer, del mismo modo que se reconoce el talento y la audacia de un asesino en serie, que algunas veces lo bordaban.
Recuerdo ahora a Hernández Moltó diciéndole a Mariano Rubio en el Congreso: «¡Míreme a los ojos, señor Rubio!» Y a aquel gélido maula mirándolo con el desprecio del señor al criado que le amenaza con la guillotina. Recuerdo todo lo de las fusiones bancarias, un brocado de ilegalidades que acabaron como el rosario de la aurora, pero el bordado de Asiaín era un primor. ¿Pues y la alocución de San Cristóbal desde la cárcel para abrir los telediarios de María Antonia Iglesias? ¿Pues y la emisión en la Ser de la conversación de Benegas sobre el «One» para empezar la laminación del guerrismo? ¿Y el vídeo contra Pedro Jota? ¿Y el antenicidio? ¿Y las Torres KIO y Cartera Central? ¿Y Filesa? ¿Y Roldán, y Paesa y el Capitán Khan?
¡Fueron tantas y tantas fechorías! Pero aunque en todas ellas alentara la vileza, había una especie de solemnidad sombría en los designios felipistas; y uno se imaginaba a González en La Moncloa como Al Pacino en el final de El Padrino. II Parte: malo, malo sin remedio ni consuelo, pero con cierta soledad demoníaca rodeando la espesura de sus sombras.
De aquellas mañas delictivas y delictuosas ha quedado la costumbre, pero están perdiendo facultades. El Cebrián de Amedo habría despedido al Cebrián de Trashorras. Yo no recuerdo una manipulación tan grosera, y hemos visto unas cuantas, como la de El País de ayer, dejando creer a sus lectores, a los que sin duda toma por necios, que una frase de Trashorras refiriéndose a Nayo en 2005 es una confesión de embustero al contado en 2006.
Porque lo que hace el imputado clave por el 11-M es suponer que Nayo ha cobrado por delatar sus relaciones con la ETA (que su padre seguramente desconoce) cuando un año después, en la entrevista con Fernando Múgica, el que lo ha reconocido tácitamente es el propio Trashorras, gratis. Todo para ganar tiempo y poco o nada más.
Ahora bien, ya creo saber cómo se cargará Polanco a Zapatero: el día en que éste diga «yo no soy el responsable del 11-M», El País quitará el no, como ayer. Y adiós, ZP.







BAJO EL VOLCAN


Promotora de Informaciones Socialistas


MARTIN PRIETO

El periodismo español es libre hasta la tergiversación, y más nos vale que sea lo primero aunque tantas veces se caiga en lo segundo. Eso también tiene que ver con el fracaso escolar español que viene de largo, que alcanzó a ZP, y que no hay más que ver en los presentadores de televisión que repiten «ambos dos» con peripuesta naturalidad. Lo más divertido (o preocupante) de los medios es cuando acuden a la contraprogramación informativa. Una televisión generalista (es irrelevante identificarla) dedica minutos de su carísimo y controlado tiempo a intentar desmentir lo que ya es un sumario de EL MUNDO sobre el 11-M; el sumario con el que no puede el juez Del Olmo, apresado entre las presiones gubernamentales y el glaucoma. La tal cadena no dice palabra sobre lo largamente publicado por este periódico pero aceita los mentís gubernamentales, con lo que el televidente queda noticiosamente hemipléjico y meditando a la pata coja con una sola muleta.
Lo que acaba de hacer El País dando por hecho que uno de los confidentes de EL MUNDO sobre el 11-M está a sueldo del periódico mueve a la melancolía profesional y restituye el recuerdo de cómo se trataron en algunos periódicos, los GAL, los fondos reservados de Interior o las empresas fantasmas del Partido Socialista (FILESA and company) para extorsionar al banquero Alfonso Escámez, quien les explicó la técnica extensiva de los informes falsos, y a las empresas estatales. Los periodistas de El País son avezados, tuvieron los informes respectivos en sus mesas de trabajo, pero silenciaron las evidencias en el altar del grupo editorial matrimoniado por interés con el socialismo (las arras más caras de nuestra Historia) y, cuando se vieron desbordados por la realidad, acudieron a atacar al mensajero defendiendo o justificando a personajes truculentos que acabaron siendo juzgados y en dorada prisión.
Cuando escribía para ellos, Jesús Polanco me preguntó: «¿No te estarás pasando en los elogios a Felipe?». No me dejó contestar: «Mejor porque va a ser presidente del Gobierno». Era una visión cósmica del periodismo español que regresa como todo delincuente al lugar del crimen. Se afanarán como galeotes en el sumario de Del Olmo, con más agujeros que un hormiguero, y en la versión oficial de que los terroristas fueron unos buhoneros musulmanes con explosivos y teléfonos móviles en las alforjas. El País ya cayó bajo con los GAL; con el 11-M están dispuestos a superarse a sí mismos.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Gema Fernández del Río



Registrado: 25 Feb 2004
Mensajes: 22
Ubicación: Oviedo

MensajePublicado: Jue Sep 21, 2006 12:56 pm    Título del mensaje: Homenaje a la chapuza Responder citando

Tenía razón Díaz de Mera: el informe existe. El original está disponible en la edición digital de El Mundo, y lo que se entregó como prueba (la falsificación del original) también.

Pienso yo que sabremos lo que ocurrió de verdad en el 11M, es una cuestión de tiempo. Y es que ya no valen ni para falsificar documentos: en primer lugar digo yo que tenían que haber eliminado el informe original. En segundo ludar, al final del informe se hace una descripción del mismo; el informe auténtico consta de tres páginas y las dos primeras contienen la rúbrica de los firmantes: el falso tiene dos páginas, y aún así la descripción que consta del mismo dice que las dos primeras contienen la rúbrica de los firmantes (entonces habrá más de dos páginas; y, por cierto, sólo hay un firmante... puestos a falsificar, podían hacer que concordasen lo descrito y lo que realmente hay, aunque eso supone ir más allá del simple corta y pega -tal vez sea mucho pedir-)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Sep 30, 2006 10:39 am    Título del mensaje: El Juez Garzón a favor de la "versión oficial" del Responder citando

En el Blog de Luis del Pino aparece hoy este texto que parece que aclara muchas cosas sobre el Informe de las posibles relaciones de ETA con el 11 M. Si tiene razón Luis del Pino, a Garzón se le ve el plumero progresista por todas partes, y no está dispuesto a que se cuestione la "versión oficial" que mantiene su compañero Del Olmo a capa y espada. Y, de nuevo, se aprecia la estupidez de la supuesta “separación” de poderes (sí disociación). Este es el texto de Libertad Digital (http://www.libertaddigital.com/bitacora/enigmas11m/ ):


Gracias, señor Garzón
29 de Septiembre de 2006 - 19:12:47 - Luis del Pino
Garzón se ha destapado de manera definitiva, acudiendo en socorro de un Gobierno acorralado por los escándalos relativos tanto a la rendición ante ETA como a la investigación del atentado del 11-M. Y lo ha hecho sin importarle saltarse todas las normas legales y prostituir una Justicia que, como juez, le tocaba defender.
Ante el escándalo de la falsificación de un informe policial, falsificación no sólo acreditada por la exhibición de las copias original y modificada del informe, sino también por las copias alteradas de los registros (donde se recurrió al tipex para borrar el rastro del informe original), Garzón ha decidido regalar titulares al Gobierno y tratar de amedrentar a quienes denuncian la corrupción político-policial. Y no se le ha ocurrido otra cosa que imputar un delito de falsedad documental... a los peritos que elaboraron el informe original verdadero.
Repasemos los hechos:
1. Tres peritos realizan (y firman) un informe pericial en el que se incluían referencias a ETA.
2. A ese informe se le da curso (quedando constancia en los libros de registro policiales).
3. Los mandos policiales al servicio del Gobierno deciden modificar esos informes y le encargan una nueva redacción a un superior de esos tres peritos (Ramírez).
4. El superior de esos tres peritos, ante la imposibilidad de encontrar a nadie que firmara con él, firma él sólo el informe modificado.
5. El informe modificado presenta muestras evidentes de falsificación., como son: a) el hecho de que se han copiado y quitado párrafos del informe original, sin corregir al mismo tiempo las referencias de paginación; b) el hecho de que las cantidades usadas como muestra sean idénticas a las del primer informe, lo que indica que no hubo un segundo análisis (si lo hubiera habido, se consignarían otras cantidades menores, al haberse consumido parte de la muestra en el primer análisis).
6. Para borrar el rastro, se alteran con tipex los registros policiales.
7. Los peritos se dan cuenta en julio de 2006 de que al juez Del Olmo le han enviado un informe manipulado. Es decir, se dan cuenta de que se ha incurrido en un delito de falsedad documental para eliminar del sumario las referencias a ETA. Y, como es su obligación legal, deciden denunciarlo a sus superiores.
8. Acuden a su ordenador, imprimen una copia del informe que ellos elaboraron el 21 de marzo de 2005, la vuelven a firmar en ese momento (sin alterar el contenido ni la fecha del informe) y denuncian el tema a su jefe inmediato (que ahora ya no es Ramírez, sino un tal Andradas), entregándole la copia del informe.
9. Ese documento termina filtrado a El Mundo y es publicado, junto con el informe falsificado.
Llega entonces Garzón y, en lugar de imputar a quienes han falsificado el informe original (o, mejor, aún, en lugar de no imputar a nadie, puesto que la Audiencia Nacional no es competente para juzgar delitos de falsedad documental), imputa a quienes redactaron el informe original, no falsificado. Y les imputa diciendo:
1. que lo que esos tres peritos redactaron originalmente no era más que un mero borrador. Entonces, ¿por qué hubo que rehacer con tipex los registros oficiales?
2. y que el documento entregado a su jefe inmediato en julio de 2006 acababa de ser firmado en ese momento. ¡Pues claro! Lo que ellos se habían quedado en el ordenador es la copia informática, que no está firmada, y para denunciar el caso a su jefe, vuelven a imprimirla, vuelven a firmarla y la entregan ¿O es que las copias informáticas en Word que el señor Garzón se guarda sí están firmadas?
La lectura completa del Auto de Garzón resulta demencial. Garzón describe cómo el perito del informe falsificado, Ramírez, se limitó a copiar párrafos del informe original de los tres peritos. Sin embargo, el tal Ramírez firma luego ese nuevo informe como si el análisis lo hubiera hecho él. Lo cual SI constituye un delito de falsedad documental. Y, sin embargo, a quien Garzón imputa es... a los tres policías honestos.
Garzón no dice en ningún momento en su Auto (porque no sería verdad) que los tres peritos alteraran el contenido del informe original de 21/3/2005. De hecho, reconoce que lo que los tres peritos entregan en julio de 2006 a su superior es "una copia" del informe original de 21/3/2005. Pero se agarra, para imputar falsedad a los tres policías honestos, a que esa copia la firmaron en julio de 2006 antes de entregarla a su jefe. ¿Y qué quería usted que hicieran, si tenían que denunciar la manipulación? ¿Entregarle a su jefe una copia sin firmar? Lo dicho: demencial.
Los tres peritos pueden estar tranquilos, porque no han cometido ninguna falsedad documental (ya que no alteraron el contenido del informe en ningún modo). Pero Garzón, el mismo juez que tiene en su mesa los informes sobre el chivatazo a ETA, le ha dado un balón de oxígeno al Gobierno, permitiéndole desacreditar a los policías honrados. Gracias, señor Garzón. Gracias por dejar tan claro en qué bando juega usted. Y por hacerlo con tanta torpeza.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Sep 30, 2006 10:45 am    Título del mensaje: aterrorizar a los subordinados insumisos Responder citando

Si tiene razón Luis del Pino, está claro que el gobierno pretende amedrentar a todo funcionario que se resista a sus dictámenes y proyectos (con los no funcionarios no se puede meter con tanto descaro). No hay más que ver cómo se ha premiado a los policías que apoyaron al Gobierno en el caso Bono, y cómo se ha marginado a los policías honestos que denunciaron las manipulaciones de sus compañeros y superiores. Es el estilo inequívoco del PSOE. Y parece que el juez Garzón está dispuesto a contribuir con su partido del alma en tal sentido.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Sep 30, 2006 11:00 am    Título del mensaje: El Mundo lo cuenta así: Responder citando

Así expone los hechos mencionados en los dos mensajes anteriores el periódico El Mundo. Hay que tener en cuenta que, entre otras cosas, el informe que presentó el Sr. Ramírez lleva sólo su firma (como supuesto “perito”, que no lo es realmente en este informe) a pesar de que, al parecer, todo informe debe llevar la firma de dos expertos al menos. Parece claro que Garzón, como hemos dicho, está dispuesto a mantener la “versión oficial” contra viento y marea, y a castigar (aterrorizar) a todo el que se resista. La noticia de El Mundo, de hoy sábado 30 de septiembre de 2006, es la siguiente:


Montaje de Garzón para criminalizar a los peritos que denunciaron la falsificación


Les acusa por haber firmado el pasado julio una copia del mismo dictamen, cuyo original desapareció Mantiene de testigo al jefe Ramírez, que firmó ser autor de las pruebas que hicieron sus subordinados


MARIA PERAL

MADRID.- El juez Garzón imputó ayer por una presunta falsedad documental a los tres peritos de la Policía que mencionaron a ETA en un informe sobre el 11-M. Les acusa de un delito para cuya persecución no es competente, utilizando en contra de los agentes las declaraciones que prestaron como testigos, vulnerando su derecho a un abogado y a no autoinculparse, y atribuyéndoles la conducta de haber falsificado un «documento oficial» pese a que el propio juez reconoce que el informe era un «documento interno no oficial».
En cambio, ha mantenido la condición de testigo a Francisco Ramírez, que firmó el dictamen remitido al juez del 11-M como si él hubiera efectuado las pruebas analíticas que, en realidad, hicieron sus tres subordinados.
Con la llamativa decisión de imputar a los tres peritos, Garzón inicia una incursión colateral en el sumario del 11-M pese a que tampoco tiene jurisdicción en este asunto, ahora en manos de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.
El sumario que formalmente está sirviendo a Baltasar Garzón para adentrarse en la autenticidad o falsedad de informes periciales incorporados al caso 11-M es el relativo a los atentados islamistas de Casablanca, en los que se sospecha que participó Hasan Haski.
Sin embargo, el delito de falsedad documental no es competencia de la Audiencia Nacional, salvo que haya sido cometido por terroristas y para perpetrar actos terroristas o facilitar su impunidad. Ni una sola línea de la resolución de Garzón se dedica a justificar su competencia, hasta el punto de que ni siquiera menciona a Haski.
En el domicilio en Canarias de este marroquí al que la Fiscalía considera instigador de los ataques del 11-M se encontraron unos polvos blancos que resultaron ser ácido bórico, según el informe elaborado el 21 de marzo de 2005 por los peritos Isabel López, Pedro Manrique y Manuel Escribano.
Los tres hicieron constar en su informe que también fue intervenido ácido bórico en un piso franco de ETA descubierto en Salamanca en 2001, así como en el domicilio de un joven antisistema detenido en 1999.
Los técnicos mencionaban que el ácido bórico puede servir como conservante de explosivos y para enmascararlos con el fin de dificultar su detección, por lo que sugerían la «posibilidad» de que «los autores de estos hechos estén relacionados entre sí y/o hayan tenido un mismo tipo de formación».
Garzón afirma en el auto de imputación que dictó ayer que los peritos presentaron su informe al jefe de sección Francisco Ramírez, «quien, al discrepar del contenido del documento, que en ese momento tenía el carácter de documento interno no oficial en la Comisaría General de Policía Científica, le indicó a Escribano que debían reelaborarlo, eliminando las observaciones que contenía al extralimitarse de lo que se les había solicitado y responder esas observaciones a opiniones subjetivas y faltas de consistencia».
Los expertos se negaron a modificar su dictamen. Según el juez, Escribano «sugirió a Ramírez que reasignase el caso a otro perito, sin que conste que le devolvieran su informe original», que quedó en manos de Ramírez y del que nunca más se supo.
El jefe de sección «se reasignó a sí mismo el caso como perito, lo cual estaba dentro de sus competencias, a la vez que recibió de Escribano copia del informe en un archivo de word para que pudiera trabajar con el mismo, lo que hizo redactando el informe oficial el día 22 de marzo de 2005, sin incluir las observaciones».
Garzón pasa completamente por alto el hecho de que, en el informe enviado al juez Del Olmo y firmado por Ramírez, éste figura como autor de los análisis sobre el ácido bórico encontrado a Haski -de hecho, Ramírez rubrica el dictamen como «perito facultativo» y no como jefe de sección- cuando, en realidad, él no hizo las pruebas.
Por el contrario, del informe al que el propio juez otorga la calificación de oficial Ramírez suprimió los carnés profesionales que permitían identificar a los auténticos peritos.
En la resolución se añade que, el pasado jueves, la propia Isabel López presentó durante su comparecencia ante Garzón una copia del informe de 21 de marzo de 2004.
Fue esta funcionaria la que, en el curso del interrogatorio, manifestó que esa copia «fue extraída el día 11 de julio de 2006 del archivo informático por Escribano y firmado por él y por los otros dos peritos el mismo 11 de julio, pero con fecha 21 de marzo de 2005», narra Garzón.
Añade que presentaron la copia a José Andradas, jefe de la Unidad Central de Analítica y superior jerárquico de los tres peritos y de Ramírez, «sin advertirle de la citada alteración que simulaba la fecha de firma y creación del documento».
Tal como ya informó EL MUNDO en su edición del pasado día 21, el 11 de julio de 2006 el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, solicitó que se le remitieran todos los informes policiales sobre sustancias explosivas relacionadas con el 11-M.
El inspector jefe Escribano fue precisamente el encargado de recabar los informes del servicio de documentación. Descubrió entonces que no constaba el firmado por él, López y Manrique de fecha 21 de marzo de 2004, en el que se mencionaba incidentalmente a ETA.
Por eso, los peritos tuvieron que volver a sacar del ordenador una copia de ese documento, que firmaron de nuevo para que Andradas lo enviara, junto al resto de los dictámenes, al ministro del Interior.
Garzón, que no explica esos datos, interpreta que los peritos tuvieron la «intención» de «producir un efecto oficial de un documento que nunca lo fue y que jamás fue autentificado con los sellos oficiales de la Comisaría General de Policía Científica». En la tarde de ayer, agentes del Cuerpo Nacional registraron por orden del magistrado las mesas en que trabajan los tres peritos, en la sede de la Policía Científica, en el complejo de Canillas (Madrid).
Por su parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional recurrió ayer la decisión de la Sala de lo Penal de enviar los dos informes -el de los tres peritos y el de Ramírez- a los juzgados ordinarios de Madrid. La Fiscalía que dirige Javier Zaragoza insiste en que sea sólo Garzón el que intervenga en este asunto.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Sep 30, 2006 11:10 am    Título del mensaje: Editorial de El Mundo sobre auto de Garzón Responder citando

Este es el Editorial de El Mundo de hoy que, como no podía ser de otra forma, trata del asunto de marras:




ENTRE LA PREVARICACION Y LA TRAMPA POLITICA


A ninguno de los lectores de EL MUNDO debería sorprenderle lo sustancial de lo ocurrido ayer en la Audiencia Nacional. Ya advertimos el jueves que, cuando abría diligencias en las que incluía la falsificación del informe que unía a ETA y el 11-M, todo sugería que Garzón se estaba prestando a una operación orquestada por el Gobierno y la Fiscalía con el objetivo de criminalizar a los denunciantes y exonerar a los denunciados ante la opinión pública. En lo esencial esto es lo que ha sucedido, pero la realidad ha superado en malas artes y marrullería cualquiera de nuestras previsiones.
Con el auto de ayer, Garzón ha perpetrado uno de los montajes judiciales más lesivos al Estado de Derecho de las últimas décadas y tal vez lo más grave de todo desde el punto de vista meramente procesal es que lo ha hecho sin competencia y en contra del criterio de sus superiores, que determinaron el miércoles que debía ser la jurisdicción ordinaria y no él la que llevara el caso. En vez de dictar apresuradamente un auto de imputación, Garzón debería -como máximo- haber deducido testimonio y haberlo remitido a los Juzgados de Plaza de Castilla.
El juez ni siquiera ha cubierto las formas ciñéndose a investigar lo que le pedía el fiscal: determinar la «relevancia penal» de los informes y «sus efectos desde la perspectiva probatoria». Ha llegado al extremo de tender una trampa a los peritos aprovechando su declaración como testigos para escribir un prolijo auto de imputación vulnerando su derecho a un abogado y a callar o incluso mentir en su defensa. En román paladino, su conducta es la del tahúr que se saca un naipe falso de la manga. En términos jurídicos y a la luz de la jurisprudencia del Supremo, reúne muchos de los elementos indiciarios de la prevaricación.
Pero si es grave el envoltorio jurídico de la operación, lo es aún más el contenido del auto, cuyas conclusiones se basan en un puñado de contradicciones e incongruencias. Garzón basa su decisión de imputar a los peritos en que éstos volvieron a firmar en julio de 2006 el informe que sus superiores habían hecho desaparecer el 21 de marzo de 2005. El instructor da por buena la versión del firmante del informe falsificado, Francisco Ramírez, quien asegura que el documento inicial nunca se firmó. Del relato del auto se deduce sin embargo que los peritos le entregaron en mano a Ramírez las tres páginas del informe. En un entorno en el que se trabaja con ordenadores, sólo tendría sentido hacerlo si fuera para añadirle algo que no podían poner en pantalla, es decir, su firma. En todo caso, tampoco sería lo importante. En julio de este año, y advirtiendo que su documento había sido falseado, los peritos se limitaron a recuperar el informe para probar la manipulación y denunciarla a través de la línea jerárquica.
Garzón dinamita la lógica jurídica cuando califica el informe genuino como «documento interno no oficial» y acusa al mismo tiempo a los peritos de un delito de falsedad «en documento oficial». Es incomprensible además que no impute en cambio a Ramírez, que se atribuyó en el informe falso la autoría de unos análisis que nunca hizo. Por cierto, si como hasta ahora ha dicho Interior el documento de los peritos no era más que «un borrador», ¿por qué el auto habla del «informe 48-Q3-05 con fecha del 21 de marzo» y no del que retocó Ramírez el día 22? Cuando lo hace, Garzón está reconociendo que existía un informe con esa fecha y esa referencia, lo que confiere mayor gravedad al auto.
Más allá de estos entresijos, lo que se percibe es que entre el Gobierno, la Fiscalía y el juez se ha urdido una estrategia cuyo resultado es amedrentar a cualquiera que se sienta dispuesto a contribuir a averiguar lo que ocurrió en torno al 11-M. Vuelven los peores modos del pasado, pero hoy como ayer estamos seguros de que antes o después prevalecerán la verdad y la justicia.


Esto es lo que hay en la España de 2006. Quien dude de que el PSOE es capaz de esto, y de mucho más, que eche un vistazo a su pasado. Lo del “chivatazo” a ETA para que no detuvieran a unos de sus dirigentes parece estar en la misma línea.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Sep 30, 2006 11:14 am    Título del mensaje: las últimas dos líneas son mías Responder citando

Los últimos dos renglones del anterior mensaje son de mi propia cosecha. Esto ocurre por no recuadrar la cita, pero lo hago para que se pueda leer con una letra más grande (cosa que pienso que agradecen los que, como yo, nos dejamos la vista en las páginas de los Media).

Un saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Actualidad Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán