nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


¿Se romperá España?
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Fernando Bellón Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 19
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Vie Sep 30, 2005 6:02 pm    Título del mensaje: ¿Se romperá España? Responder citando

Me permito iniciar un nuevo tema del Foro, dadas las circunstancias de lo que se acaba de votar en el Parlament de Cataluña. He escrito esta especie de artículo, que propongo a la consideración de todos los foristas.
Un cordial y preocupado saludo

Optimismo ante un panorama tenebroso


El Parlamento de Cataluña acaba de aprobar su nuevo Estatuto secesionista. La derecha ha puesto el grito en el cielo y asegura que se ha dado el primer paso hacia la desmembración de España. La izquierda da a entender que no sucede nada, que los problemas constitucionales que el nuevo Estatuto creará se resolverán, y que si no pueden resolverse, se cambiará de marco constitucional y seguiremos avanzando tan campantes.
Yo estoy convencido de que el federalismo es la peor alternativa política para los españoles, y también creo que adaptar la Constitución a las ambiciones secesionistas de ciertos catalanes y de ciertos vascos sería acabar con una de las naciones más viejas de Europa, después de Portugal. Pero no comparto la sensación de catástrofe que manifiestan bastantes articulistas y no pocos contertulios. Comparto su preocupación y, en términos generales, los argumentos que emplean en la defensa de la unidad territorial de España. Pero no soy tan pesimista como ellos.
A primera vista, la sociedad española, o esa fracción de la sociedad española que debate y toma decisiones políticas, se ha dejado llevar una vez más por esa fuerza centrífuga que acomete a los españoles de tiempo en tiempo. Una especie de inercia fatal, insisten los agoreros, de la que no logramos escaparnos porque forma parte de una forma de ser que nos distingue del resto de los europeos, incluidos los portugueses.
Por el contrario, yo creo que los españoles nos distinguimos de los franceses, igual que ellos se distinguen de los alemanes, y no sólo en la lengua que hablamos. Es decir, no me parece que seamos hoy tan diferentes en la forma de abordar y de intentar resolver los problemas políticos. Es más, no creo que la evidente crisis política que vivimos en España sea una excepción, porque no hay ahora mismo ningún país europeo libre de problemas graves. Lo que nos distingue a unos de otros es la forma que adquiere la manifestación de esa crisis política general. En España nos da por separarnos, igual que en Francia les da por abrigarse en el aparato del Estado como comadrejas disfrazadas de pantera, que en Alemania les ha dado por dudar de su capacidad de ser un país próspero. Y así podíamos recorrer uno a uno todos los pueblos europeos, desde los Urales al Atlántico, describiendo las diversas formas que adquiere una crisis social y política que es común a todos.
No es que el mal de tantos me consuele. No se debe a eso mi optimismo, sino a que nos enfrentamos a un problema viejo, pero dotados de una prosperidad económica que es nueva en estas encrucijadas.
Europa está en crisis, el mundo está en crisis una vez más. ¿Constituye esto una sorpresa? ¿Alguien había creído la simpleza del fin de la historia, por bien que sonase y por bien que lo hubiera razonado Francis Fukuyama, ese mago del intelecto?
Lo que ha pasado es que desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el bienestar se ha instalado sólidamente en los países Occidentales, de los que España forma parte desde que Occidente es Occidente. Aunque da la impresión de que hay un grupo de intelectuales españoles empeñados en hacer excepción de nuestra historia, para meternos en una categoría difícil de definir, el Limbo de las Tres Culturas, en el que, quizá, pretenden apoyar esa suprema estupidez de la Alianza de Civilizaciones.
Esta crisis social de hoy se distingue de otras crisis en que afecta a millones de personas a quienes no les ha faltado nunca en la vida nada, que han nacido y crecido en la abundancia.
¿Y por qué estamos entonces en crisis? Porque la Humanidad nunca ha dejado de estarlo. Lo que sucede es que confundimos la prosperidad con la estabilidad, un defecto bastante juvenil. La sociedad presente opera sobre supuestos esencialmente juveniles, así que no debe extrañarnos esta extrapolación.
Lo que nos diferencia de otras épocas, además del bienestar generalizado, (que afecta incluso a los más pobres, pues si bien es cierto que la mayoría de la Humanidad sobrevive en condiciones precarias, también es verdad que en el pasado, la miseria era más irremediable que hoy) es que la sensación de crisis es general, que afecta a todas las sociedades, a todos los pueblos a la vez.
Antaño, las culturas y las civilizaciones no entraban en crisis al mismo tiempo, no discernían su crisis de un modo sincronizado, como hoy. A un país, a una ciudad, le iba bien, y se aprovechaba de que a su vecino le iba mal para asaltarlo, para colonizarlo o para engullirlo. La civilización musulmana emerge en un momento de debilidad en Europa, cuya forma de entender la vida estaba instalada sólidamente en el norte de África desde hacía siglos. Los musulmanes logran ocupar y transformar el Magreb, pero no consiguen establecerse en Europa. Entre otras cosas porque nuestros antepasados españoles se lo impidieron con gran esfuerzo y desgaste. La civilización europea atraviesa el Atlántico, conquista las dos Américas y se instala allí porque encuentra poca resistencia.
La verdadera significación de nuestro mundo globalizado es que cuando las cosas empiezan a ponerse feas, tanto en el ámbito económico como en el político, se ponen feas para todo el planeta.
Regreso a España, regreso a la temeraria pretensión de la clase política catalana de separar el Principado.
¿Qué es lo que me hace sentir optimista ante tamaño desafío? ¿La seguridad de que los políticos no centrífugos hagan entrar en razón a sus congéneres? No. La clase política española, sin excepción de color ni bandera, me produce la mayor de las desconfianzas. Estoy casi seguro de que los políticos no arreglarán este entuerto, porque sería ridículo que lo consiguieran después de gastada tanta energía en promoverlo. ¿El hecho de que la mayoría demográfica española sea un contrapeso? No. Que haya menos catalanes y vascos que andaluces, castellanos, murcianos o leoneses juntos, no quiere decir que esa mayoría sea más razonable; la demencia localista afecta a todos los españoles sin distinción de origen. ¿La previsión de un escenario cantonalista que termine como el rosario de la aurora y en definitiva con una vuelta del péndulo hacia el extremo de la unidad, sea por la vía que sea? Tampoco. No veo yo a ninguna fuerza, me refiero a una fuerza armada, con un propósito político o con la posibilidad de que le nazca de repente.
Lo que sustenta mi optimismo es que la responsabilidad de las inevitables calamidades que se abatirán sobre los españoles en los próximos años, como consecuencia del separatismo es y será de la izquierda.
Aquellos que auguran un nuevo octubre de 1934, olvidan que aquella frustrada revolución se produjo contra un gobierno de derechas, legal y democráticamente constituido, no vaya a olvidarse.
Yo soy incapaz de resumir en este momento por qué la izquierda occidental ha sufrido esos síntomas que en una persona llamaríamos ansiedad, depresión, sentimiento de culpa, inclinaciones suicidas. Supongo que el derrumbamiento del socialismo real tiene que ver mucho.
Me limito a constatar ese estado de desasosiego de la izquierda, de toda la izquierda, la europea y la americana, esa fantasía de dictar la corrección política con la esterilizante tozudez de todas las civilizaciones homogeneizadoras que han fracasado a lo largo de la historia.
Pues bien, sucede que en España gobierna la izquierda. La más sectaria. La más miope. La menos lúcida. Cuando se resquebraje el techo que a todos nos protege de las inclemencias naturales y humanas, no tendrán a nadie a quien echarle la culpa. Desde luego, que lo intentarán. Pero será en vano. Sólo unos pocos mentecatos se complacerán en ese discurso.
En realidad, que la izquierda formara gobierno después de las elecciones de marzo de 2004 ha sido una bendición. Si las hubiera ganado la derecha, con una mayoría relativa o con mayoría absoluta, en estos momentos estaría tan acorralada, que podrían repetirse las condiciones (no idénticas) de un intento de golpe de Estado por parte de la izquierda más histérica e impaciente.
Pero no fue así. Las elecciones las ganó la izquierda, quien gobierna es la izquierda y la responsabilidad de lo que ocurra será de la izquierda. Por eso soy optimista. Porque confío en la resistencia del sistema democrático. Claro que esa flexibilidad y resistencia tiene sus límites. No desearía experimentarlos.
Y no soy de derechas, aunque no tendría reparo en serlo si fuera necesario.
Fernando Bellón
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Vie Sep 30, 2005 7:57 pm    Título del mensaje: ¿optimismo? Responder citando

Estimado Fernando: hablar de optimismo cuando se condena al campo murciano a morirse de sed porque "el Ebro es aragonés o catalán", por ejemplo. O cuando una región española presenta un estatuto que dice que España es una "nación de naciones" y que se atribuye, pasándose por el forro la soberanía, la gestión tributaria y la administración de Justicia, (y encima preguntan "¿qué se debe?", esto es: ¿cuánto por el Rey? ¿cuánto por los servicios del Estado?). Cuando además el presidente del gobierno de España no dice ni mú y, en general, a la gente le importa un pimento. Cuando además Ex paña es el Estado con el peor sistema educativo del planeta y el más desigual. Cuando, frente a la amenaza del terrorismo se cede (ante el vasco y el moro)...
¿optimismo? ¿qué optimismo? será optimismo en que los mercados no van a desabastecerse a corto y medio plazo, porque optimismo en que España pueda afrontar el futuro (y estoy hablando de su propia existencia) no puede haber ninguno. Salvo que se considere una buena solución el desaparecer y dejar la piel de toro para que los catalanes hagan negocietes -si les dejan alemanes o franceses- o el moro reconquiste la al-andalus esa de ensueño en la que todos eran felices -las tres culturas- comiendo perdices y cantando fandangos.
De momento, con el ridículo trasvase del Tajo que ZP y la Narbona nos regalan a los murcianos, la ya castigada huerta de Murcia va a desaparecer. No se puede regar: el agua es sólo para beber. Para que beban, los jubilados franceses, alemanes e ingleses que saben que España, perdón: Murcia, no es más que un solarium con abundancia de camareros y medicinas gratis para jubilados. A la huerta que le den. No está el horno para bollos Fernando: hoy en el suplemento de El País, en la sección de "sexo" se explica cómo hay que hacer las cosas -detalladamente- si se quiere practicar bien el sexo anal. Es muy ilustrativo y me ha parecido que este articulito de una tal vampirella deberían leerlo el ZP y la Narbona: ya que nos dan por el culo que lo hagan bien.
¿Optimismo dices?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Martín González Martínez



Registrado: 16 Jun 2004
Mensajes: 196
Ubicación: Valencia

MensajePublicado: Vie Sep 30, 2005 11:35 pm    Título del mensaje: Creo que no. Responder citando

Creo que no, Fernando. Que se equivoca, por desgracia. Sencillamente porque lo que está pasando en la política incide dramáticamente sobre la moral de la gente, la moral del Pueblo Español, pervirtiéndola ya de manera incontrolada, desbocada. El desquiciado Gobierno cuyo advenimiento propició fatalmente una masacre de inocentes es, técnicamente, responsable jurídico de lo que ocurra o no ocurra, de lo que ya está ocurriendo. Un mero ejecutor. Pero nada más. Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Dom Oct 02, 2005 4:30 pm    Título del mensaje: Nacionalidades «históricas» y optimismo Responder citando

Estimados amigos:

Sobre si mostrarme pesimista u optimista respecto al momento actual español, creo que cada uno ha dado razones de distinta ralea. Desde luego que ver la cuenta del Segura seca y a los aragoneses malgastando el agua del Ebro «porque es suya» da una imagen de caciquismo y fraccionamiento que no ayuda a la esperanza. Y menos aún lo que dice el presidente del gobierno, o lo que calla: le preguntaron si Ceuta y Melilla serían cosoberanas para Marruecos y España y no dijo ni esta boca es mía.

Sin embargo, si hemos de ser materialistas no hemos de preocuparnos tanto por lo que se diga sino por lo que se haga. Por mucho talante que haya, Zapatero no dudó en señalar que se enviarán más policías y soldados a reforzar la seguridad en Ceuta y Melilla; por muy callado que esté respecto al estatuto catalán, él sabe que aprobar un texto que comprometa la unidad de España le dejará sin votantes en muchas regiones de Extremadura, Castilla la Mancha, toda España en definitiva. Por eso no pueden tensar la cuerda demasiado, más allá de atraerse a los nacionalistas para gobernar, mientras el PP se escandaliza por lo que se dice pero no acierta a explicar qué diferencias existen entre la reforma del estatuto valenciano y la del catalán u otros muchos. Desde luego que mientras el PSOE sepa atraerse a los nacionalistas hacia sí y el PP esté más solo que la una, consecuencia del volteamiento sorpresivo de la coalición de todos contra los populares, el gobierno no parece que vaya a cambiar de manos.

Ahora bien, he señalado que el PSOE no puede tensar la cuerda «demasiado». ¿Qué quiere decir esto? Que no puede pasarse de la mera concesión de prebendas y privilegios a los políticos catalanes a la independencia de hecho. Yo creo que esa cuestión de prebendas y concesiones es la que ve el ciudadano medio respecto al estatuto catalán; de ahí el nulo interés que existe por el discurrir de esa cuestión.

Tampoco creo que sea un problema de «crisis global», como dice Fernando Bellón, pues no todo se relaciona con todo, y las crisis de unos no tienen por qué ser también las de otros; no hay concatenación entre la situación de Francia y Alemania, hundidas en una crisis estructural del Estado del Bienestar, más agudizada que en otros lugares, que la situación española, donde la economía y el PIB van mejor que nunca. La cuestión está en el modo de concebir España por nuestra clase política, no sólo por el PSOE, que acaso se distingue del PP en su sofística que ciertamente ya aburre, pero no en disponer de la contundencia necesaria frente al nacionalismo. ¿Logró el PP que Atucha disolviera el grupo parlamentario de Batasuna? ¿No ha colaborado el PP para que en Cataluña se haya aprobado el engendro que se ha aprobado, cuando Aznar defenestró a Vidal Cuadras y acabar colocando en su lugar al nacionalista Piqué?

De nada sirve decir que la Historia reconocerá al PSOE como culpable, sobre todo si España pasa a ser eso, Historia, lo que será responsabilidad de todo este régimen, no de su inmediato ejecutor (por ahí van los tiros de lo que señala Martín González). De todos modos, la cuestión está más enfocada hacia los programas seculares que a nuestro presente inmediato. Joaquín Robles señaló, a propósito del debate sobre el Plan Ibarreche, que la estrategia nacionalista estaba enfocada siempre hacia el futuro: su plataforma imaginaria es la de una nación ficticia que se supone eterna, y que renacerá en un momento futuro; por lo tanto, cualquier avance, por pequeño que sea, supondrá un tanto a su favor.

Si al Congreso llegan veinte artículos inconstitucionales del Estatuto y logran pasar cinco, eso será una vuelta de tuerca más. El problema no está en que logren firmar un papelito donde les vayan concediendo más prebendas, cara a una gobernabilidad eventual y coyuntural. El problema es que esos avances tengan un valor histórico tal que las concesiones lingüísticas a vascos, catalanes, gallegos, valencianos, etc., acaben logrando que en las respectivas regiones se hable vasco, catalán, gallego, valenciano y no español. En ese caso, la situación será tal que no hará falta que se firme la independencia de esas regiones, porque tal independencia será un hecho.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.

P.D.: Joaquín, hay que estar verdaderamente deprimido para leer con tanta atención El País, el Pravda español.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Dom Oct 02, 2005 6:01 pm    Título del mensaje: hay que leerlo Responder citando

Estimado José Manuel: de acuerdo, en líneas generales, con lo que dices. Pero comprenderás que es para preocuparse, y enfadarse, que se vayan a perder los árboles frutales de Murcia -que no tienen subvención, porque son rentables- por falta de agua y se autorice un riego para el maiz -subvencionado- de la cuenca del Tajo, con el único fin de que no se pierdan las plantas subvencionadas (la producción es lo de menos y la rentabilidad ídem). Por no mencionar la paralización de obras que contemplaba el PHN (y no me refiero sólo al trasvase del Ebro) y el cierre de pozos por "preinscripción ecologista". Total: 60.000 jornales perdidos, como poco. Mientras tanto, en los ayuntamientos murcianos gobernados por el PSOE, se proyectan macrourbanizaciones para extranjeros, mientras que en los gobernados por el PP, de similares proyectos, el PSOE dice que son incompatibles con el "desarrollo sostenible" y se manifiesta en contra de la "política del ladrillo del PP". No cabe mayor desfachatez. Y luego lo de las "aguas fecales" que dijo la Narbona y las famosas e inútiles desaladoras que producen poca agua y cara. Esto es suficiente para ser más que pesimista: el futuro es que se sequen los árboles y que vivamos del turismo de la "tercera edad": todos camareros. Y respecto al "estatut": ¿por qué lo comparas con el valenciano? Que yo sepa los valencianos no se arrogan ser "nación", ni quedarse con los tributos, ni tratan de igual a igual al Estado español, ni quieren un estado federal, ni la CAM lanza OPAS sobre Endesa, ni nada.
Por último: hay que leer El País para ver cómo respiran (jamás lo compro, pero lo leo) y esto de la Vampirella llamaba la atención: "Cómo practicar bien el sexo anal". ¿No será este un seudónimo de la Narbona?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Dom Oct 02, 2005 8:09 pm    Título del mensaje: Sobre estatutos Responder citando

Estimados amigos:

Como dije en mi anterior mensaje, yo he realizado la comparación de los estatutos catalán y valenciano precisamente porque el PP no está sabiendo explicar las diferencias que llevan a esas dos reformas estatutarias, algunas de ellas señaladas por Joaquín Robles. Y los medios afines al PSOE, incluido el ya mentado El País, están haciendo creer que la reforma del estatuto valenciano demuestra que el PP quiere reformar los estatutos, pero sólo los suyos, mientras que el PSOE tendría una actitud favorable a cualquier reforma, sería más abierto frente a la cerrazón y el partidismo del PP. Pero precisamente ese diálogo y esa mentalidad abierta aplazan el análisis de los contenidos de esas reformas, y olvidan que el estatuto valenciano estaba pendiente de reformarse desde 1982, mientras que el estatuto catalán no tiene motivo alguno para reformarse.

Sin embargo, el PP no está sabiendo explicar estas circunstancias tan diferentes, perdido también en el fundamentalismo democrático y en un regionalismo mucho menos ambicioso pero desde luego preocupante: si no sabes valenciano, no podrás trabajar en la administración estatal de esa región. Por desgracia existe una fragmentación de hecho importante, aunque no sea irremediable; habría que ver el comportamiento de distintos grupos si la situación empeorase de forma peligrosa (véase ejército). Pero esta cuestión, como digo, tiene un carácter histórico y es díficil jugar a ser adivino.

De todos modos, la situación de la huerta murciana y de Murcia en general demuestra lo de la «oligarquía y caciquismo como forma de gobierno en España» de Joaquín Costa, aunque en otro sentido y en otro contexto distinto, el del parlamentarismo corrupto que emana de la democracia realmente existente.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Martín González Martínez



Registrado: 16 Jun 2004
Mensajes: 196
Ubicación: Valencia

MensajePublicado: Dom Oct 02, 2005 8:54 pm    Título del mensaje: ¿Cuál es su problema, señores? Responder citando

Apropósito de estas cuestiones, me gustaría plantearles una duda que tengo, que incluso me <<procupa>> y me <<enfada>> (no saben hasta que punto amigos, les doy mi palabra): si estamos de acuerdo

1- en que hay que ser materialistas, en que hay que atender en primer lugar a aquello que se hace y solo después a lo que se dice,
2- en que la economía española va razonablemente bien o por lo menos no resulta razonable pensar que en nivel de vida vaya a sufrir un descenso drástico ni en España ni en Europa, "baches" a parte,
3- en que (y esto lo someto a la consideración de los foristas) el principal garante de los regímenes de Europa NO son los respectivos ejércitos nacionales, sino las fuerzas imperiales,
4- en que no tiene excesivo sentido (y corríjanme si me equivoco) una crítica de la responsabilidad ética de los ejecutores de la concienzuda desmembración de España.
5- en que no existe, digamos, un Dios de las Naciones.

¿Alguien puede señalarme, por favor, qué maldito problema hay en que unos partídos políticos diseñen unas respectivas estrategias, en orden a perpetuarse en el pesebre eleciones tras elecciones, unas estrategias que no por populistas, trapaceras, hipócritas, traidoras a la Nación, y por encima de todo (iluminadoramente) antidemocráticas, suponen ningún perjuicio, ni siquiera un cambio sustancial, para NADA excepto la ideología más o menos "patrótica" de muchos <<extremeños>> y <<manchegos>> y algún otro puñado de españoles de por ahí?

Entiéndanme, a mí, que supongo que no soy materialista como es debido, más que nada porque soy cristiano católico apostólico y romano orgulloso de serlo, a mí, digo, me <<preocupa>> y me <<enfada>> todo este circo, es más, me JODE más allá de lo que puedo expresar por escrito... pero sinceramente, no acabo de entender dónde ven el problema los materialistas de carné, a los que por lo demás admiro grandemente desde que empecé a conocer estos foros, y el Catoblepas y la obra de G. Bueno. Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Dom Oct 02, 2005 10:11 pm    Título del mensaje: respuestas Responder citando

1. La separación entre decir y hacer es discutible, por no decir rematadamente falsa: el "decir" ya es un "hacer". En este caso es especialmente claro que los que dicen que cataluña es una nación pueden hacer que sea verdad si el PSOE lo consiente.
2. La economía es economía política. Si una región decide la secesión unilateralmente complica seriamente a las demás. Una España dividida no puede competir en plano de igualdad con una Francia o Alemanias unidas. Por no hablar de los retos que nos aguardan a la vuelta de la esquina: adiós a Ceuta y Melilla -su economía será "economía marroquí"-, ¿después las Canarias?. Una España dividida acabará siendo una economía intervenida y a la primera crisis...
3. A las "fuerzas imperiales" (USA) seguramente les interesa una España unida (frente al Islam, frente a Europa).... pero mira Yugoslavia.
4. ¿Responsabilidad ética? No: política. Cometen un delito de secesión y nadie se inmuta.
5. Ni de las naciones ni de ninguna otra cosa. Y aunque existiera no veo qué tiene que ver esto. Tampoco vivimos eternamente y no por eso hay que suicidarse.
Dice: "¿Alguien puede señalarme, por favor, qué maldito problema hay en que unos partídos políticos diseñen unas respectivas estrategias, en orden a perpetuarse en el pesebre eleciones tras elecciones?"
Ninguno, mientras esa estrategia no sea inmoral y acabe con el Estado. Al margen de la ideología de manchegos y extremeños.. ¿cómo que "no suponen ningún perjuicio, ni siquiera un cambio sustancial, para NADA"? ¿Es que Vd. sólo mira a las estanterías del supermercado? ¿No es un cambio sustancial que España se retire de Irak, que abandone Ceuta y Melilla, que Cataluña y las Vascongadas se separen, que no se ejecute el PHN? ¿qué pasa? ¿sólo es "sustancial" lo que afecta a su individualidad corpórea? No fastidie.
Como es Vd "católico, apostólico y romano" seguramente la afecta mucho más el pecado y la vida eterna y todas estas cosas le parecen "pulvis, cinis, nihil". A mí, más bien ateo convicto y confeso, me preocupa que el único porvenir de mis hijos, murcianos ellos, esté en emigrar a Cataluña o en servir comidas a los jubilados europeos. O convertirse al Islam.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio García Fuentes



Registrado: 05 May 2004
Mensajes: 66
Ubicación: Jaén

MensajePublicado: Lun Oct 03, 2005 10:41 am    Título del mensaje: Responder citando

En el “desgobierno” de Rodríguez ZP y en sólo año y medio, hay ya temas para escribir una larga “historia” (con minúsculas) de la España que lograron aunar aquellos grandes reyes, cuales fueron “los Católicos”, la que en sólo esos 18 meses quieren trocear, echarnos a pelear a todos los españoles y no sabemos de qué manera repartirse el botín que quede... puesto que hay que pensar en ese botín, salvo que coincidamos en que están todos locos de remate o son “tontos del culo”, puesto que se necesita ser incapaces para jugar a destruir una patria común en la que más o menos, ya nos íbamos entendiendo de norte a sur y de este a oeste… ahora y por ejemplo… ¿Quiénes van a comprar cava catalán éstas ya próximas navidades? Y no será sólo cava.
Pero a Rodríguez ZP, “lo torean” dentro y fuera de nuestras fronteras y ahí está la invasión (sí invasión) que vía Canarias, Andalucía, Ceuta y Melilla se mantiene, incluso con la violencia de asalto y escala de murallas como en las guerras medievales.

Invito a leer un magnífico artículo del sábado 01-10-2005 en ABC, titulado “Melilla, el rabo de las moscas” y que firma el antropólogo, Mikel Azurmendi, que reparte y “en grande”, no sólo para moros, sino también para vascos y catalanes; lean, lean, que no tiene desperdicio y habla bien claro.
Como igualmente habla claro y alto, al día siguiente domingo y en igual periódico Juan José Imbroda, Presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, el que cierra o abre, con la contundente afirmación de… “Si Marruecos ayuda, sobran infrarrojos, Ejército y parte de la Guardia Civil”.
Está claro, que Marruecos tiene apoyos desde Estados Unidos, pasando por Francia y terminado en otros países árabes influyentes con “su petróleo” y nuestro “talantoso” (con a) presidente (con minúscula) parece ser una marioneta dislocada, por la cantidad de hilos que tiran de él… suponiendo que tenga inteligencia suficiente para “estar sentado en el porche de La Moncloa”.
AGF www.jaen.ciudad.org (en ella más temas)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Fernando Bellón Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 19
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Lun Oct 03, 2005 6:37 pm    Título del mensaje: Responder citando

Amigos foristas,
comparto la inquietud de todos vosotros y vuestra irritación, pero me reafirmo en mi optimismo.
Sé que sonará irracional, pero más lo era el de los británicos en junio de 1940, quizá porque no les quedaba más remedio, después de su expulsión de Dunkerke por un ejército de potencia imparable. Luego les llovieron bombas, y siguieron sin perder el humor.
Sin duda, a ello contribuyó que tenían un Churchill. No sé si en España saldrá por generación espontánea un Churchill uno de estos días o habrá que buscarlo con lupa. La verdad es que nos hace falta, porque el sentimiento de los españoles en relación con el despedazamiento de nuestra Nación y nuestro Estado, hechos de los que la mayoría no se está enterando, es bastante soso. Las ideas se encarnan en personas. ¿Será Rajoy la encarnación de esas ideas firmes?
Yo soy un optimista, no un inconsciente. Estoy preocupado y me asusta pensar la deriva que pueden tomar los acontecimientos si los nacionalistas se salen con la suya, que es poner a España al borde de la fractura. Me asusta, pero no me acobarda. Y calculo que como a mí, le pasará a muchas personas, y habrá cada día más, a medida que la concupiscencia de esos políticos catalanes y vascos vaya haciendo mella en la vida diaria. Ya he recibido mensajes animándome a boicotear a la Caixa. Yo no tengo cuenta en ese montepío, pero si la tuviera, la cerraría de inmediato. Igual espero que suceda con los productos comerciales catalanes. Y no me apena pensar que este boicot pueda afectar a honrados comerciantes que no comulgan con las tesis nacionalistas, porque quienes más pueden hacer por la expulsión de los protogolpistas son los catalanes y los vascos, negándoles su voto, evidenciando su malestar. El que calla, otorga, se dice. Y se dice bien.
Por otro lado, veo que las disputas en las que os enredáis, queridos amigos, aunque interesantes, dispersan del objetivo principal, que es sostener la esperanza de que no podrán con los españoles. Mal se puede enderezar un entuerto cuando se desconfía de la fuerza de nuestras tenazas, de nuestro mallo y de nuestro yunke. En mis anteriores palabras advertía que no soy de derechas. Una confesión o ideología política no tiene que influir en el voto cuando está en juego lo fundamental, que es la convivencia y la persistencia de una de las sociedades y culturas más viejas de Europa, creadora de una Civilización, sustentadora de una lengua en la que se entienden centenares de millones de personas. ¿Quién puede aceptar que un grupo de catalanes y de vascos acaben venciendo a una Cultura y a una Civilización internacional? Yo, ni lo acepto ni lo creo.
¡Qué más da que cernamos el problema en el cedazo del pensamiento del señor Bueno o en el de la doctrina social de la Iglesia! Sí, ya sé que no hay que mezclar las cosas. Pues no las mezclemos, demonios. Pero pongámonos de acuerdo en lo fundamental, en aquello que nos une a todos. Cuando hayamos vencido al dragón, ya polemizaremos. Nos va la convivencia, la democracia, la identidad.
Acabo con dos anécdotas, que es en lo que nos gusta acabar a los periodistas.
El otro día, escuché en la COPE a un representante de la patronal catalana argumentar la “discriminación económica” de su tierra con una simpleza que, se notaba, acababa de venírsele a la cabeza. Decía el hombre que un ejemplo de ese menoscabo era que en Cataluña las guarderías eran de pago en los primeros tres años, mientras que en el resto de España (creo que no dijo eso de “el resto de”) eran gratis. Yo me quedé de una pieza. Porque si lo hubiera dicho un feroz colectivista, me habría parecido una torpe afirmación demagógica. Pero viviendo de un empresario, me sonaba a cuchufleta o a falta de seso.
Al día siguiente, vino a casa una amiga de mi mujer, asturiana, recién llegada de Barcelona. Su comentario sobre la vida cultural catalana era, “Se nota que Barcelona es diferente. Hay cantidad de actividades culturales en todas partes, de todas clases y todas son gratis.”
Supongo que será verdad, como se ha visto en la fanfarronada del FORO. La cuestión no es sólo que exista aquí una evidente contradicción, entre la afectada queja del empresario y la apreciación de la amiga de mi mujer. La cuestión está en ese servicio gratuito que el Tripartito ofrece a los catalanoparlantes (porque si es en castellano, nanai, eso lo tenía claro hasta la enamorada de Barcelona). Lo que más le importa a esa banda es tener a los intelectuales contentos y con la tripa llena. Lo están consiguiendo, sólo hay que leer la prensa catalana. A costa, naturalmente, del presupuesto de todos los españoles. Y también satisfarán, imagino, al pueblo llano como es tradición en todos los políticos europeos desde hace décadas, sin distinción de ideología. “Panem et circenses” le llamaban los romanos, y perdón si lo he declinado mal.
No me lío más,
cordiales saludos a todos
Fernando Bellón
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio García Fuentes



Registrado: 05 May 2004
Mensajes: 66
Ubicación: Jaén

MensajePublicado: Lun Oct 03, 2005 7:32 pm    Título del mensaje: Responder citando

Muy bien razonado por Fernando Bellón, yo me sumo a sus inquietudes y procuraré colaborar, no comprando nada que pueda evadir (hay medicamentos fabricados allí) ni de Cataluña ni de las vascongadas (que no país vasco que nunca existió), por tanto boicot, por cuanto razona Bellón, ya que lo que más les duele es "el negocio" ¿no observamos que siempre que aprietan es buscando más dinero?.
En cuanto a los que denomina intelectuales, no lo son tales, más bien "mercenarios de la pluma", puesto que el verdadero intelectual no defenderá nunca nada, que no le convenza plenamente y de lo que debatimos sólo convence a los ignorantes o a "los estómagos agradecidos": Saludos cordiales: AGF
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Oct 03, 2005 9:42 pm    Título del mensaje: Perfecto anticatalán. Responder citando

Perfecto, perfecto... Eso es lo que desea el Carod Roviretche, que les hagamos a Cataluña un boicot para así después decir lo muy diferentes que somos.
¿A Cataluña vais hacer boicot? ¿Pero no habíamos quedado que Cataluña es España?

En Barcelona no hay nada gratis o lo que hay aquí gratis lo hay en todas las demás partes de España! El Foro era carísimo y costaba unas tres o cuatro mil pesetas por persona pasar un día en él, y allí importaba muy poco la lengua que cada cual hablase.

Y los catalanes nada saben de esta chapuza inmensa (el Estatuto) que están creando los políticos, eso es cosa de cuatro... A la inmensa mayoría todo eso le es indiferente.

En verdad que la ausencia de centralismo se nota hasta en los que son partidarios de él. Hasta los partidarios del centralismo padecen la disgregación ideológica del artificioso “hecho diferencial”. Supongo que un andaluz está muy orgulloso de ser andaluz porque está a favor de la unidad de España, y que un catalán es catalán porque no es andaluz y que por eso no está orgulloso de ser español.

¡Pardiez! Que malandrines sois. Que si somos todos españoles aquí sobran tanto los catalanes como los andaluces o los riojanos, pues por ser y llamarse de una ridícula manera no nos hace ser españoles y nos sobran todas esas patrias chicas, que no somos españoles por ser catalanes o andaluces, sino que somos andaluces o catalanes porque somos españoles.

Yo nunca hablo en catalán y tengo gratis las mismas actividades que los que se expresan en catalán. Aquí y por la calle el idioma o la lengua no es hoy por hoy un problema ni lo ha sido nunca. Que el tripartito diga majaderías que sólo cree una minoría es natural (ni los que le votan creen todos estas sandeces)..., pero que vosotros digáis lo mismo que ellos ya es de preocupar, pues sólo cabe pensar en el boicot al pensarlos como diferentes..., que es lo que los imbéciles del tropartito quieren.

Y lo mismo cabe decir de la <cultura>, pues si la suponemos en liza contra la “cultura española internacional”, como dice Bellón Pérez, eso es que no consideramos a la “cultura catalana” una cultura de España, española. Y esto es muy del agrado del Carod y los Maragaletxes!!

<”...el objetivo principal, que es sostener la esperanza de que no podrán con los españoles”>

¿Quiénes? ¿Los franceses o los moros? ¿De quién diablos habláis? ¿Es que “esos” no son españoles?

Bellón debería haber dicho algo así:<el objetivo principal, que es sostener la esperanza de que no podrán los españoles con los españoles.>

Al Carod no le gusta este Estado y al Bellón no le gusta la pelliza catalana como española. Empero a mi me gasta España y me gustaría que al Carod, como español que es, le metiesen diez años y un día. Yo no le haría “boicot”... sino que lo condenaría.

¡Animo! Que si así seguís está muy claro como acabaremos!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Martín González Martínez



Registrado: 16 Jun 2004
Mensajes: 196
Ubicación: Valencia

MensajePublicado: Lun Oct 03, 2005 11:43 pm    Título del mensaje: Es cierto. Responder citando

En mi opinión, J Mª Gutierrez Vega tiene razón en todo. Particularmente eso del boicot me parece, y que me perdone Fernando Bellón, una majadería, sinceramente. Como si irritado por la excesiva cuantía del recibo del agua, luz y gas, me pusiera a demoler el inmueble en que vivo a cabezazos contra las paredes. De hecho, no es sólo que un hipotético boicot beneficiase a los separatistas, sino que el normal funcionamiento de nuestro mercado interior es uno de los más poderosos mecanismos que contribuyen a que el sistema consagrado por el régimen constitucional se sostenga, es que todo esto es de cajón, vaya.

Seguramente J Mª, que más arriba decía que hay que <<hacer>> antes que <<decir>>, se ha percatado ya mucho mejor que yo de que las posturas cuajadas de resentimiento son mucho más normales de lo que parece, han calado y están calando rápidamente entre la población, particularmente -claro -entre la población más políticamente inculta (repito, políticamente inculta). Y ello es simplemente el resultado de un terrible buen <<hacer>>, a ello me refería cuando hablaba más arriba de <<perversión moral del Pueblo Español>>. Da miedo pensar que dicha perversión pueda resultar, más aún que de la incultura -por así decir -"general" de la gente, de una ideologización demencial, de una labor política concienzuda que me parece que por fuerza debe ser menos espontánea de lo que a muchos les parece. Coño, si hasta algunos ingenuos andan por ahí calificando a la cosa de <<ibérica>>, de telúrica, es que es para vomitar...

Pero por <<decir>> que no quede, oigan...

Pensar que la cosa se arreglará despacito y con buena letra con, por ejemplo, una asignatura de filosofía bien impartida en las escuelas desde mañana, o promocionando a Maquiavelo en las escuelas y a R. Aaron en los ministerios... bueno, si es que hay alguno/a que piense así, es que ese/a, no se ha enterado de la misa la media. Yo creo que esto ya no hay dialéctica que lo pare. El rearme del ejército, el aumento de la represión policial, el reforzamiento del Estado necesario para ello, etc., no se van a conseguir apelando a la ética de los votantes, sino a otros mecanismos. Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Martín González Martínez



Registrado: 16 Jun 2004
Mensajes: 196
Ubicación: Valencia

MensajePublicado: Lun Oct 03, 2005 11:46 pm    Título del mensaje: Perdón Responder citando

Perdón, donde dije <<Gutierrez>>, digo <<Rodríguez>>, ¡que cruz con los apellidos cañís...!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Oct 04, 2005 6:25 am    Título del mensaje: El nuevo golpe de Estado. Responder citando

Bajo la democracia y el buen talante aderezado con una pizca de tolerancia, se agazapa el poder eliminar de una vez por todas a esta nación que tanto estorba hoy a la Francia y al moro. Los hay que sin saber qué diablos es eso de la “España federal” están por ella como si en eso estuviese puesta con puntales de acero su felicidad. Tal grado de ignorancia es el caldo cultivado del belicosismo pleno: aquellos que claman por la paz y la concordia, por el diálogo, son los que más propician la guerra y la disensión, los que más vulneran las leyes, los que más socavan la igualdad de esas leyes, los que más amparan la corrupción. Bajo la libertad sin saber qué diablos es esa libertad, se esconde lo de siempre: el privilegio de unos pocos en detrimento de los más. Neofeudalismo o feudalismo neoliberal.
A cualquier imbécil –que los hay- que se le viene a sus pobres mientes eso de que a él “España no le gusta”, se le ocurre que por su mero “gusto” ya debe ser cambiada esta Constitución. Tal pobreza y falta de virtud política nos viene de esa mezcla almodovariana de pseudomarxismo y cristianismo ramplón que campa a sus anchas en las entretelas de todo cumbayá. Nadie quiere ni la más mínima polémica porque le desazona, porque le entristece su felicidad y su buena conciencia repugnantemente pequeñoburguesa. Al ser educados para la paz son los hacedores de la guerra. Estamos perdidos.
Antes de ayer alguien me dijo que lo más importante de todo es “la persona”... ¡Que bondad de corazón! ¿Cómo convencer a semejante mentecato que la persona lo es todo gracias al Estado y a sus leyes, y que sin el Estado y sus leyes la persona ni siquiera existe o es irrelevante y ni tan siquiera tiene dignidad? Es imposible, pues la ideología de “la naturaleza” está tan arraigada que resulta absurdo combatir esta concordantia católica de cinco siglos de antigüedad.

Les dejo este texto para que retocen a gusto...
-----------------
1934-2005: Sesenta y un años después

El nuevo Golpe de Estado PSOE-ERC
Federico Jiménez Losantos


Que la Historia es maestra de la vida era frase corriente cuando los bachilleres sabían lo que era una frase u oración. Dada la decadencia del magisterio y la bancarrota de la enseñanza, no es de extrañar que la historia no haya servido para aprender nada del golpe de Estado contra la legalidad republicana perpetrado en Octubre de 1934 por el PSOE y ERC. Al revés, los que han aprendido son los golpistas, que esta vez lo han hecho muchísimo mejor, y para España, obviamente, muchísimo peor, letalmente peor.

La diferencia esencial es que aquel golpe se hizo desde el poder autonómico contra el poder central, en manos de las derechas vencedoras de las elecciones. Era un golpe contra la democracia y contra el poder legítimo, contra la nación española y contra la legalidad republicana. Ahora es un golpe contra la nación española y contra la legalidad constitucional, perpetrado también desde el poder autonómico en manos de ERC y los socialistas pero, sobre todo, desde el poder central, desde el Gobierno de España presidido por el socialista Rodríguez Zapatero. Estamos, pues, ante un golpe de Estado perpetrado desde el Gobierno de Madrid y desde el Gobierno y el Parlamento catalanes contra el Estado y contra la Nación española, fuente de su legitimidad, pero perpetrado desde el Poder y no desde la oposición. Es la liquidación de la legalidad constitucional y de la soberanía nacional, pero a manos de quienes juraron y tienen la obligación legal y moral de defenderlas. Es la liquidación de un régimen desde el régimen mismo. Es justo lo contrario de lo que supuso la Transición a la democracia: entonces, se pasó "de la Ley a la Ley" para cambiar el régimen dictatorial nacido de la guerra civil (que empezó justamente con el golpe en toda España de PSOE y de ERC en Cataluña en 1934) a otro régimen democrático y constitucional por vía de reforma, aceptada por las Cortes de Franco que se disolvieron voluntariamente en 1976.

Esta vez nada se disuelve a favor de la libertad. Esta vez son la libertad y la soberanía de los ciudadanos españoles los que quedan formalmente disueltos y realmente en entredicho por un golpe de mano de socialistas y separatistas catalanes. No ha empezado la Segunda Transición. Simplemente, los partidarios de la ruptura en 1976 han disuelto la Primera. Ha empezado una deriva irresistible hacia la balcanización de España, hacia su disolución en un caos de repúblicas insolidarias, de egoísmos miserables, de aldeanismos mafiosos, de falsificaciones históricas y crímenes morales. Ha comenzado formalmente la liquidación de una de las grandes naciones de la historia de la Humanidad, la antiquísima nación española, la nuestra.

Este Golpe de Estado, aunque rematado en el Parlamento de Cataluña, se ha hecho desde el Gobierno de Madrid y es la primera parte de una rendición ante el terrorismo separatista vasco por parte de este mismo Gobierno socialista, aunque el guión del golpe sea del Imperio de Polanco, "intelectual colectivo", por usar la expresión del comunista Gramsci, de este proyecto totalitario. Este Golpe de Estado no nace de un motín popular en Cataluña, sino a espaldas de los ciudadanos que allí viven, o sobreviven con harta comodidad gracias al mercado cautivo del resto de España, pero que, como en la Dictadura de Franco, han renunciado a toda libertad política más allá de sus negocios particulares. Y a diferencia de 1976, tienen menos medios y menos ganas de expresar su oposición al despotismo, la corrupción y el separatismo de sus dirigentes.

Este Golpe de Estado, como el de Primo en 1923 que liquidó el régimen de la monarquía constitucional ideado por Cánovas, nace también en Barcelona y a la sombra de las grandes empresas y fortunas catalanas, que fueron a despedir al general golpista a la Estación camino de Madrid y que, en esta ocasión han pedido públicamente la aprobación de este Estatuto anticonstitucional y antinacional del que pueden sentirse orgullosos. Este Golpe de Estado cuenta también, como el de entonces, con el respaldo del Rey, al que los socialistas echaron luego la culpa de la implantación de un régimen dictatorial del que ellos mismos se apresuraron a formar parte. Largo Caballero y Prieto, que colaboraron con la dictadura de Primo de Rivera, el primero nada menos que como Secretario de Estado de Trabajo, fueron los mismos que condenaron al exilio y luego a la ignominia a Alfonso XIII y los mismos que en 1934 perpetraron junto a ERC el Golpe de Estado que, de hecho, dio origen a la guerra civil. La Historia tampoco enseña nada a las dinastías.

En fin, a este nuevo Golpe de Estado del PSOE y ERC, que no es el primero pero sí parece el definitivo, sólo le falta un requisito para perfilar su definición y rematar inequívocamente su condición golpista: negarse a consultar esta reforma que, en rigor, supone la liquidación de la Constitución Española de 1978. Así lo ha planteado con toda claridad el Partido Popular, representante de diez millones de españoles, al exigir que Zapatero, impulsor máximo aunque no único de este Golpe de Estado disfrazado de reforma estatutaria, disuelva las Cortes y convoque elecciones generales o, como mínimo, convoque el referéndum a que la propia Constitución obliga si se quiere legalmente reformarla. Pero todo Golpe de Estado se caracteriza por su desprecio a la legalidad y su imposición de una nueva realidad por la fuerza o tergiversando la Ley. Este Golpe de Estado, insistimos, no es el primero perpetrado por el PSOE y ERC. No es tampoco el primero amparado por un Rey de España. Pero puede ser el último y definitivo. Depende de esa nación a traición disuelta. O, al menos, de esa media nación que, como en 1934, 1936 y 1976, no se resigna a morir. Parodiando a un filósofo equivocado y a un científico perseguido, hoy podríamos decir:

Delenda est Hispania!

Eppur si muove!


----------
“http://www.libertaddigital.com/./opiniones/opi_desa_27268.html”
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Página 1 de 7

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán