nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Polémica entre coroneles (Alamán y Blanco)

 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Eduardo Robredo Zugasti



Registrado: 13 Oct 2003
Mensajes: 103
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Mie Oct 05, 2005 2:33 pm    Título del mensaje: Polémica entre coroneles (Alamán y Blanco) Responder citando

Desde hace unos meses viene desarrollándose en El Catoblepas una jugosa polémica (http://www.nodulo.org/ec/2005/index.htm#pca) mantenida a dos bandas entre dos coroneles del ejército español, Francisco Alamán Castro (1938) y Carlos Blanco Escolá (1933). El primero es un coronel ya retirado, y el segundo añade a su curriculum militar una licenciatura en historia y algunos libros publicados sobre historia militar y de la guerra civil española.

En el número de éste mismo mes, el coronel Blanco tiene a bien responder, en un artículo (http://www.nodulo.org/ec/2005/n044p17.htm), a otro comentario publicado por el Coronel Alamán consagrado a triturar las "Falacias de Carlos Blanco Escolá". La polémica viene de atrás, ciertamente, cuando ya el Coronel Alamán desmenuzaba algunas tesis mantenidas por José María Laso Prieto, en torno a la supuesta superioridad estratégico-militar de los mandos frente-populistas, frente a la inepcia de los mandos nacionales (encarnados por el siempre "mediocre" Franco) que, sin embargo y muy paradójicamente, lograron resolver la guerra a su favor. Efectivamente:

Cita:

Nos cuenta el señor Laso, muy convencido, que Rojo humilló a Franco en cuantas ocasiones hubo. Pobre Franco, tan humillado y sin perder ni una sola batalla. ¡Jo! Si hubiese perdido una, ¡que gozada! Se le notaba la humillación sobre todo, aquel 1º de abril de 1939, cuando firmaba el intranscendente parte: «cautivo y desarmado el Ejército rojo...»


En la revista El Catoblepas ya estamos bastante acostumbrados a que el sutil "velo de Isis" de los epítomes de la historiografía "progre" se rasge dramáticamente, dejando al descubierto lo que no son mucho más que descalificaciones personales o maniobras de censura y dogmatismo. Otro ejemplo conspicuo lo tenemos en la polémica mantenida entre Iñigo Ongay de Felipe y Luciano Miguel Garcia, clausurada (al menos intencionamente) por éste último mediante una diatriba estrambótica en la que desvelaba las supuestas "aberraciones" argumentales de su opositor (http://www.nodulo.org/ec/2005/n043p09.htm).

Pues bien. Lo que deja auténticamente perplejo, en esta última reproducción de este mismo esquema polémico, no es ya la carencia endémica de argumentos, sino el infantilismo extremo con que estos historiadores e intelectuales homologados con la democracia parlamentaria (la cual, no sabemos como, "pondrá en su sitio" a sus críticos) intentan denigrar a sus interlocutores.

En su último "artículo", por llamarlo de alguna manera, el Coronel Blanco no sólo elude ofrecer argumentos que desbaraten las tesis del Coronel Alamán (tesis que al menos yo, que también soy "bastante calamidad", considero prácticamente intactas en su esencia) sino que nos regala una diatriba repleta de tópicos y descalificaciones pueriles. Con expresiones como "El inefable coronel Francisco Alamán Castro", "verborreico" y "diarreico" personaje, "contumaz defensor del régimen anterior", amateur e incapaz "fasistoide", el Coronel Blanco, al parecer muy herido en su honra, trata de ofrecer a los lectores pruebas irrefutables sobre la minusvalía de su interlocutor (al que alguna "alma caritativa" debería despertar de su vergonzoso sueño dogmático, según él) incapaz de ofrecer argumentos sólidos, coherentes y profesionales, sino únicamente "ladrillos" productos de su "diarrea mental". Alcanzando cotas de ridiculez dialéctica prácticamente desconocidas, el Coronel Blanco pretende apoyar su superioridad intelectual, en cuanto historiador profesional homologado "con el régimen" (democrático) asegurándonos que sus libros son sistemáticamente "colocados en lugar preferente de las mesas de novedades y en los escaparates Blanco". ¡Como si la enjundia de los libros fuera directamente proporcional a su posición en las estanterías, junto por ejemplo, al último Premio Planeta, la novela de Ruiz Zafón o las últimas novedades sobre literatura de auto-ayuda! Y otras cursilerías de semejante jaez.

No contento con este amasijo de insultos y puerilidades, dignas de adolescentes de otra época (los de hoy en día responderían de un modo mucho más bizarro), el coronel finaliza su "artículo" con apelaciones, no menos triviales, al espíritu de la democracia que "nos ha abierto las puertas de Europa y permitido alcanzar un nivel de desarrollo muy cercano al de los países más avanzados". Y continúa: "En definitiva, España ha logrado enlazar con la etapa de modernización y reformas emprendida por la Segunda República, y neutralizada temporalmente por la ominosa cuarentena franquista".

Pues que Dios le mantenga a usted la vista, sr. Coronel. Y ya veremos cuanto tarda España en ser definitivamente "neutralizada" por los herederos de la luminosa Segunda República, cuyos últimos episodios son sobradamente conocidos por todos.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mie Oct 05, 2005 5:42 pm    Título del mensaje: El antiespañolismo del coronel (para más inri) Blanco Escolá Responder citando

En efecto. Salvo justificaciones sobre episodios personales que a nosotros bien poco nos importan en principio (aunque ponen en evidencia las motivaciones de algunos para hacer historiografía de una determinada manera) el Sr. Blanco Escolá no dice nada para apoyar sus tesis sobre Franco. Más aún, se diría que aprovecha algún desliz de Alamán en el relato de las vicisitudes personales para tratar de apoyar su posicionamiento (en un terreno muy distinto).
Aparte de las tesis sobre el Franco militar (cuestionadas por otros especialistas), hay que destacar que para el Sr. Blanco (que pudo desarrollar una <<brillante>> carrera militar e historiográfica en tan odioso régimen) no parece que nada de la dictadura fuese bueno, absolutamente nada. No parece apreciar el estado lamentable en que se encontraba España en 1939 y el muy distinto que era en 1975. Habría que ver la proporción de riqueza que consiguió generar el régimen de Franco respecto a los países de nuestro entorno y la que ha generado España en los últimos años. La mayoría de los historiadores (aunque no sean franquistas) suelen destacar, en contra de Blanco Escolá, la importancia del desarrollo de la capa basal en el franquismo, tildándolo como <<milagroso>>. El Sr. Blanco sabrá a qué viene tanta descalificación de un régimen en el que, al parecer, no le fue tan mal.
Tampoco tiene en cuenta que la España posterior en gran medida fue diseñada por el gobierno del Generalísimo, por lo que gran parte de las bondades posteriores (no sólo de las maldades) también hay que atribuírselo a él y a sus gobernantes. Pero el Sr. Blanco es de los que mantiene el cuento de que con la Democracia empezó un nuevo mundo (otra especie de Big Bang) que llevaron a cabo “los demócratas” como él, y que por fin nos dio la esperanda libertad (para <<disfrutar>> sin límites, como ya previó Franco)… Lo que no se puede entender, como le recriminó Alamán, es que alguien que odiase tanto dicho régimen se hiciera, precisamente, militar. A no ser que ya estuviera, como el PC con los sindicatos, practicando el <<entrismo>> más descarado, que lo único que demuestra es que ahora tenemos lo que entonces se empezó a fraguar, y que los protagonistas actuales provienen de entonces en gran medida… (el Sr. Blanco es un prototípico representante de la progresía más resentida y antiespañola).
Es curioso que el Sr. Blanco critique el ejército del régimen franquista que, según él, era casi tercermundista. Pero el caso es que cumplió razonablemente con sus funciones teniendo en cuenta las limitaciones de España y la importancia de sus aliados, que limitaban su soberanía, pero también permitían salvaguardarla frente a otros enemigos más peligrosos. Ya quisiéramos que Zapatero y Bono supieran defender los intereses españoles con la mitad de inteligencia (y amor por España, que debería darse por supuesto) que los gobiernos de Franco. Hay que recordar que la Marcha Verde se produjo con Franco moribundo. Y en la actualidad parece que Mohamed VI está llevando a cabo una nueva <<Marcha Verde>> para apropiarse de las plazas españolas y de las Canarias. Eso sí, sin que nadie pegue un tiro, porque los militares deben <<dejarse matar antes que matar>>, como quiere Bono. Y a este paso ya pueden construir muros como los israelíes que, como nadie teme por su vida (salvo los militares) los inmigrantes se las ingeniarán para seguir pasando (aconsejados y empujados por el sátrapa marroquí).
Como decimos, se diría que el Sr. Blanco se queja del poco dinero que Franco se gastó en mejorar la operatividad del ejército, sin analizar cómo fue cambiando con el tiempo el tipo de prestación militar y las condiciones de vida generales del país. El ejército desempeñó al principio una importante función <<social>>, aparte del inevitable adoctrinamiento. Recuerdo que un tío mío, que debió hacer la mili por los años 50, se tiró más de dos años en la mili, lo cual le permitió alimentarse y aprender a leer, etc. Pero lo que queremos resaltar es que si Franco hubiera empleado mucho más dinero en armamento, etc., estoy seguro de que el Sr. Blanco le criticaría (aún más) por ser un derrochador militarista, un insolidario, etc., que no empleaba el suficiente dinero a otras partidas. Por otra parte hay que tener en cuenta que el tipo de ejército reducido de la actualidad sale carísimo y, además, sólo es posible desde que se han generalizado las armas <<electrónicas>>, que en la época de Franco no existían apenas…

Y de Cataluña mejor no hablamos, aunque el Sr. Blanco seguramente se acoja a los cuentos sobre el sometimiento de catalanes, vascos, gallegos, etc., o a la confusión sobre el término <<nación>> que tan buenos réditos está dando a los secesionistas y los antiespañoles como Zapatero (al que le da igual cómo se llamen las cosas, es decir, cómo se entiendan y organicen).
El Sr. Alamán tendrá sus limitaciones (como todos), pero al menos hace Historia al servicio de España, no de la Humanidad, de <<la Libertad>>, de <<la democracia>>, y de otras pamplinas que tan bien aprovechan nuestros enemigos.

Un cordial saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán