nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


La defensa de la Nación.
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Ángel Sánchez Bernal



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 61
Ubicación: Alcazarén (España)

MensajePublicado: Mie Feb 22, 2006 5:04 pm    Título del mensaje: Responder citando

Al hilo de lo que respondió el presidente Rodríguez a la madre de Irene Villa, encuentro en el blog de Lucrecio una referencia a un libro-entrevista al mentado Rodríguez, en el que valora la herencia personal-política de su abuelo. A la pregunta por la figura de su abuelo, contesta Zapatero:

"La figura de mi abuelo ha tenido un peso decisivo sobre mis convicciones y mi compromiso… Lo que me ha impresionado más de la figura de mi abuelo, de su testamento, ha sido su capacidad, pocas horas antes de ser asesinado, poco antes de morir de modo radicalmente injusto, de perdonar y reasumir todo un pensamiento político en tres puntos: ‘el amor por el bien, un ansia infinita de paz, la mejora social de los humildes’. Todo un Dna, una arquitectura ideológica que incorporé a mi discurso de investidura, cuando fui nombrado Presidente del gobierno y afirmé que mi credo político se resume en estos tres principios. La figura de mi abuelo ha sido, pues, fundamental en mi modo de pensar y en mi compromiso político… No es que yo me sintiera predestinado, porque nada en la vida se planifica normalmente hasta ese punto, pero creo que mi padre apoyó que uno de sus hijos se comprometiese en la vida pública y, de alguna manera, con su comportamiento, con su trayectoria, rehabilitase plenamente la figura de su padre. Mi abuelo pedía en su testamento que su nombre, cuando fuera posible, fuese rehabilitado, que se esclareciera que no había sido un traidor a la patria. La figura de mi abuelo ha pesado, pues, mucho, sin duda alguna en mi vida."

Quizá piensa Zapatero que convirtiéndose él mismo en un traidor sin parangón cualquier otro queda salvado de tal acusación. En fin, dejo el link por si alguno lo quiere leer en su contexto: http://www.libertaddigital.com/bitacora/lucrecio/
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Feb 25, 2006 1:31 am    Título del mensaje: El abuelo de ZP no fue "picaor" (se enfrentó a los Responder citando

No os perdáis el siguiente artículo sobre el abuelo de ZP, en [url]http://findesemana.libertaddigital.com/articulo.php/1276231392 [/url]. La verdad es que parece que, al menos, fue “legalista” y fiel a los distintos gobiernos que le tocaron en suerte. De hecho pudo morir defendiendo a los gobiernos que se formaron tras las elecciones en 1933, enfrentándose, posiblemente, al abuelo de Victor Manuel en la revolución de 1934. Si hubiera perecido entonces es posible que nos hubiéramos librado de un progre tan maravilloso como Alicio ZP.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Vie Mar 03, 2006 7:26 pm    Título del mensaje: Responder citando

Continua la serie de comentarios de Jose Manuel en El Minuto Digital. Muy interesante este también, como siempre:

Cita:
ÁGORA

¿España es una Nación?


La clase política española lleva ya muchos años debatiendo si España es una nación o una “nación de naciones”, expresión confusa y contradictoria acuñada en la Transición por Solé Tura. Mientras, muchos españoles están gravemente preocupados porque el Preámbulo del Estatuto Catalán, pactado por Arturo Más y Rodríguez Zapatero, incluye el “sentimiento” que el parlamento catalán tiene de Cataluña como nación. Pero el PSOE y todos los implicados, incluyendo la oposición, saben perfectamente que el parlamento catalán carece de soberanía y no puede declarar a Cataluña como nación, ya que es un parlamento de España. De hecho, la declaración del Preámbulo alude a un sentimiento del que no puede deducirse existencia efectiva, del mismo modo que nadie puede ser Napoleón aunque lo crea fervientemente. En todo caso, cuando se discute acerca de la nación española, ninguno de nuestros políticos sabe sino emitir dogmas de fe referidos a la Constitución de 1978; a lo sumo podríamos encontrar en el Sr. Rajoy la referencia a la Constitución de 1812, pero esto entra en contradicción con la defensa de la Constitución de 1978 que realiza el propio Rajoy. Constitución que incluye a quienes han aceptado el nuevo Estatuto que rechaza el PP (a CIU) y con quienes acabará pactando en caso de ganar las elecciones, lo que significa que la defensa de España realizada por el PP sólo tiene valor electoral.

En las elecciones autonómicas vascas del año 2001, la ciudad de Bilbao se encontraba llena de carteles de Batasuna en los que aparecía una mujer embarazada junto al lema: “una nación está a punto de nacer”. Y en efecto, las naciones nacen, pues su etimología viene del latín nascor (nacer), como recuerda Gustavo Bueno en España frente a Europa y España no es un mito, pero siempre por medio de otros. En este caso, si la nación en sentido biológico (el nacimiento) depende de los padres, la nación en sentido étnico, una supuesta nación del pueblo vasco o catalán, depende de otra estructura política previa, España, que en su origen no es una nación: en tiempos medievales eran los “Cinco Reinos” los que configuraban políticamente a España, unidos solidariamente frente al Islam, como ya vimos en otro artículo. Sólo a partir de la Constitución de 1812 citada por el Sr. Rajoy se produce la crítica del Trono y el Altar: la izquierda liberal, inspirada en la revolución francesa de 1789, convierte a España en nación política, proceso que incluye la eliminación paulatina de fueros y privilegios propios del Antiguo Régimen y la igualdad ante la ley de todos los españoles, independientemente de la cuna o el pueblo en el que hayan nacido.

Quienes históricamente niegan la nación española son precisamente quienes pretenden volver a la situación de privilegios propia del Antiguo Régimen: del “¡Muera la nación y vivan las cadenas!” del absolutismo de Fernando VII se pasa al carlismo ultramontano, cuyo lema clerical “Dios y leyes viejas” inspira el secesionismo racista vasco de Sabino Arana y del actual PNV. ERC también se inspira en el carlismo y su procedencia es clerical igualmente. De hecho, los independentistas catalanes acuden cada 11 de septiembre al Monasterio de Montserrat a homenajear a sus monjes inspiradores. Son estos mismos nacionalistas quienes aspiran a tener su propia nación, en este caso fraccionaria, pues sólo podría “nacer” de la descomposición de España, la única nación política soberana, junto a Portugal, que existe en la Península Ibérica. Aunque por el momento no pasan del sentimiento, igual que el enajenado mental sólo puede creerse Napoleón sin llegar a serlo.

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Jue Mar 30, 2006 8:00 am    Título del mensaje: Responder citando

Estimados:

El último artículo de Pío Moa en Libertad Digital es interesante. Pone algunos puntos sobre las íes, mostrando el alcance del panfilismo centrista en las mismas líneas de fondo de "la principal fuerza política de la oposición", señalando las consecuencias que tal centrismo puede tener para la propia continuidad de la nación española. Parece cada día más evidente- lo digo por la entrevista entre ZP y Rajoy del otro día, en el que el gallego empezó a "aflojar" gallardonianamente- que el PP no es ni de lejos, la plataforma más adecuada para defender a España: Cuelgo el artículo de don Pío, esclarecedor como digo:


Cita:
Lo malo del PP
Pío Moa

Estos logros contra el paro, la corrupción y el terrorismo, evidentes por encima de cualquier propaganda, dieron a Aznar la mayoría absoluta en 2000. Sin embargo, en su partido cundió la idea de que la victoria la habían debido a su política "centrista". El PP ganó sus primeras elecciones con muy poco mérito de su parte. Fue el PSOE quien, con sus escándalos y fracasos, le dio la victoria. Ni siquiera supo la derecha explotar debidamente los desafueros de su contrario: fueron un puñado de periodistas, defendiendo la democracia contra el verdadero "sindicato del crimen" prisaico, quienes realmente cambiaron las cosas. No la prensa, como se ha dicho, sino un mínimo sector de ella; la mayor parte permaneció corrupta o borreguilmente pasiva. La espléndida e ineludible labor de aquellos pocos periodistas la aprovechó un PP siempre inepto para la propaganda... y que luego pagó muy mal a quienes le habían hecho aquel impagable servicio, dañó la libertad de prensa y ayudó, en cambio, al "sindicato" a incumplir la ley, entre otras cosas.

Con todo, el gobierno de Aznar hizo muy bien tres o cuatro cosas fundamentales. Había heredado una economía estancada, tres millones de parados, una deslegitimación del estado por la práctica del terrorismo del gobierno y por una corrupción galopante, y la sensación de que España volvía a ser un país de pandereta, de picaresca y constante vulneración de la ley. El gobierno de Aznar, entre la incredulidad general, prometió cumplir, y cumplió, los requisitos para la moneda única europea, animando con ello a otros países; saneó la economía; y, por primera vez desde la Transición, afrontó a los asesinos etarras conforme exige el estado de derecho, marginando las mafiosas soluciones políticas patrocinadas por el "sindicato". Los resultados fueron espectaculares: el paro descendió rápidamente, mientras el empleo aumentaba y el país lograba un notable ritmo de crecimiento sostenido; la corrupción bajó drásticamente a niveles soportables, y la ETA entró en crisis.

Estos logros contra el paro, la corrupción y el terrorismo, evidentes por encima de cualquier propaganda, dieron a Aznar la mayoría absoluta en 2000. España dejaba la política "panderetista" y parecía convertirse en un país serio, capaz de encarar sus desafíos. Sin embargo, en su partido cundió la idea de que la victoria la habían debido a su política "centrista".

Nadie puede definir claramente qué es el centrismo, salvo en el sentido general de una política moderada, sin estridencias y respetuosa con la ley y las libertades, más una gestión eficaz, como desea seguramente la mayoría de la población. Esa política puede y debe practicarla tanto la derecha como la izquierda, para asegurar la democracia. En tal sentido, las actuaciones positivas del PP habían superado a las negativas, no digamos a la política mejicano-priísta y antiparlamentaria del PSOE. Pero el nebuloso "centrismo" defendido por muchos políticos del PP significa otra cosa: la ausencia de principios. Es la misma línea de pensamiento que llevó a varios líderes de UCD a la obtusa idea de que en Cataluña y las Vascongadas la derecha ya quedaba bien representada por los respectivos partidos nacionalistas; es la línea que promueve los chanchullos entre partidos e incluso con los asesinos profesionales de la ETA, a espaldas de los ciudadanos y por encima de la ley y el respeto a la historia; la que busca congraciarse con el "sindicato" y hacerle concesiones contrarias a la libertad de expresión; la que se limita a la gestión económica, dejando las ideas y la cultura en manos de los separatistas y la izquierda; la que flaquea ante campañas desestabilizadoras, o renuncia a la defensa de una posición ya tomada, como el apoyo al derrocamiento de Sadam Husein…

Este "centrismo" llevó al PP a la derrota. Empezó con una campaña electoral que marginaba solapadamente los logros de Aznar, presentando a Rajoy como si viniera de la oposición, en competencia de promesas vacuas con Zapatero. Ello le costó, de entrada, la mayoría absoluta. Y luego su cobardía centrista para defender su postura cuando la guerra contra Sadam, le pasó factura después del atentado del 11-M, haciéndole perder también la mayoría simple.

El centrismo así concebido es básicamente un fraude a los ciudadanos. Ruiz Gallardón, el hombre de Prisa en el PP, lo expresó con claridad, quizá involuntaria, cuando, para rebatir las "injustas" críticas de Jiménez Losantos, dijo estar en el PP porque recogía "las banderas de la izquierda". No dijo cuáles, pero la expresión lo revelaba todo. Mal número de políticos del PP carece de otras ideas o banderas que su carrera política y afición al poder. Para ellos, como para la izquierda, ni la unidad de España ni la democracia son principios irrenunciables, ni siquiera demasiado importantes. No se proponen defender y extender unas convicciones, pues carecen de ellas, sino, simplemente, explotar un "caladero de votos", y maniobrar a partir de él.

Tales "centristas" creen saber que una masa de población les votará en cualquier caso, aunque sólo sea por no votar al PSOE. Dando por segura esa base, tratan de extenderse a otros caladeros, no defendiendo en ellos unas ideas precisas, sino adaptándose a sus prejuicios, levantando "las banderas de la izquierda" y estafando así a quienes dicen representar. Con ello despojan fraudulentamente de voz y representación a una parte de la sociedad. Por ese camino se ha ganado Ruiz Gallardón la benevolencia de Prisa, lo cual le facilita bastantes votos sobre los que ya tiene en principio más o menos seguros. Puede hacerlo gracias, sobre todo, a la ínfima calidad política de la izquierda madrileña. En cambio, otro centrista equivalente, Piqué, fracasa en una región donde el adversario tiene más experiencia, mejores líderes y dientes mucho más afilados.

Centrismo, en este sentido, equivale a chanchullo. Por supuesto, en condiciones normales, cuando los principales partidos son moderados y respetan las reglas del juego democrático, es decir, practican un centrismo en sentido positivo, los acuerdos y hasta chanchullos menores, forman parte de la política corriente. Pero cuando las mismas bases de la democracia y la integridad nacional se hallan amenazadas, cualquier debilidad centrista se transforma en colaboración con los demoledores de la paz en libertad. Y esta orientación parece estar imponiéndose en el PP. Es la hora de los ciudadanos, no de los partidos.

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Jue Mar 30, 2006 1:52 pm    Título del mensaje: ¿Y cuál sí? Responder citando

Iñigo Ongay escribió:
Parece cada día más evidente- lo digo por la entrevista entre ZP y Rajoy del otro día, en el que el gallego empezó a "aflojar" gallardonianamente- que el PP no es ni de lejos, la plataforma más adecuada para defender a España


¿Y cuál sí? ¿Hay alguna que sí? Alguna realmente existente, digo. (Aunque no lo pregunto para saber qué votar;me he enterado ya de que, al parecer, votar es un "acto-basura")
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Jue Mar 30, 2006 6:22 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados Contertulios, estimado Antonio:

Yo no he sostenido en ningún momento que votar sea un "acto-basura", pero desde luego y visto lo visto con lo que llaman "giro al centro", "mirar al futuro",etc, etc y en vistas también de los últimos tejemanejes de maricomplejines con ZP tras la famosa tregua etarra, pues no parece que el PP esté demasiado por la labor de ofrecer excesiva resistencia que digamos al despiece de España... ¿ A quién votar?, yo qué sé...

Un saludo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Jue Mar 30, 2006 6:58 pm    Título del mensaje: preguntas Responder citando

No, no...efectivamente no fuiste tú, Iñigo Ongay, quien habló de votar como acto-basura. De todas formas, lo que sí sigue en pie son las preguntas de, primero, si hay alguna plataforma política realmente existente que sí sea "la plataforma más adecuada para defender España", y, si la hay, cuál es.

Saludos
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Joaquín Robles López



Registrado: 18 Oct 2003
Mensajes: 275
Ubicación: Caravaca (España)

MensajePublicado: Jue Mar 30, 2006 7:45 pm    Título del mensaje: respuesta Responder citando

El PP. No hay otra. Pero si la deriva esta de los "futuribles" y los gallardones y el "centrismo" se impone en este partido, no habrá ninguna plataforma -al menos con la forma de un partido político- a la que agarrarse, salvo que algún sector del ejército se adhiera a las proposiciones de Felipe Giménez. En cualquier caso ahí están Santiago Abascal, Mayor Oreja y -al menos por lo que yo veo en este fractal murciano- muchos militantes dispuestos a plantar cara a esta derrota que pudiera tomar el PP. El discurso de Rajoy en las Cortes no apunta, por cierto, en esa nefasta dirección sino que se mantiene más cerca de lo que entendemos por aquí como defensa de la Nación Española. No conviene olvidar nunca -y digo esto porque parece que se le olvida a algunos y no precisamente a Ongay- que la defensa del PP no es más que resultado de una alianza contra terceros. En un Estado en donde el gobierno no cuestionase la existencia del Estado mismo (esto es: en circunstancias normales: las de cualquier otro Estado) seguramente estaríamos dando palos al PP por todos lados. Pero en estas circunstancias gravísimas y extraordinarias hay que procurar que el piloto desvíe la nave de la ruta que conduce al acantilado. Aunque sea un pirata. El caso es que sepa gobernar el barco y mantenerlo a flote. Los del PSOE ya sabemos donde nos llevan: hoy aprobaron el Estatuto catalán.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Vie Mar 31, 2006 10:57 am    Título del mensaje: Facción y plataforma Responder citando

Estimados amigos:

Solamente introducir un matiz: un partido político no es una plataforma política. España o la Hispanidad son plataformas políticas; el PP es una facción dentro de esa plataforma, un partido, a quien puede votarse de manera instrumental si consideramos que en algunos aspectos puede ser mejor que otros. Debo señalar que fui yo quien señalé lo del «acto basura» de votar, en el foro de Economía. Pero lo señalé estableciendo la comparación entre el mercado capitalista y la democracia de mercado que le es isomorfa. Si como dice Marx el mercado capitalista es una estafa, entonces votar en las elecciones del sistema capitalista es participar de la estafa, y en ese sentido una «basura». Lo que no excluye que esa basura pueda ser usada instrumentalmente: la CNT, que no se presentaba a las elecciones en su tiempo, dio la victoria a frentepopulistas o derechistas en la República con los votos de sus militantes según le conviniese más o menos. Pero no olvidemos lo principal que señalo en mi mensaje: no confundir plataforma con facción.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Abr 01, 2006 9:50 am    Título del mensaje: Las naciones que devoran a España desde dentro Responder citando

El viernes 10 de marzo, en el transcurso de la conferencia de Gustavo Bueno en el I.E.S. Cervantes (en la que nos explicó el concepto de “nación envolvente” –que desarrolla el de “nación histórica” de una manera más precisa), intervino Pedro Insua para comentar (si no recuerdo mal) que las naciones fraccionarias (a través de sus respectivos impulsores) se parece a los insectos que ponen larvas en otros insectos (¿cuál era su nombre, Pedro?) de manera que se van desarrollando dentro de éstos “como si” no pasase nada, hasta que llega un punto en el que los “huéspedes” (internos, aunque sean enemigos) se hacen con todo el poder y el insecto hospitalario colapsa y se destruye.
Dichas “naciones” podrían recibir el nombre de dichos insectos mejor aún, creo yo, que el de “fraccionarias”, pues son (si no lo entiendo mal) lo contrario de las naciones “envolventes” de las que nos habló Bueno (que a su vez son precursoras de las naciones canónicas), de manera que “disuelven” o fagocitan los poderes de la nación política llevándola a la distaxia de manera lenta, “pacífica” (sin violencias escandalosas, aunque ahí estaba ETA también, sino a través de tecnicismos “democráticos”…) y sin que, por lo tanto, haya motivos para hacerles frente de manera abierta. Suponen una especie de fagocracia que disuelve o devora el poder central sin que éste sea capaz de reaccionar (por cobardía y/o por ignorancia de las consecuencias de lo que está sucediendo, y donde la “leyenda negra” y el “fundamentalismo democrático” –vía Pensamiento Alicia- son fundamentales).

Está claro que las “larvas” de dichas naciones fagócratas (o como se llame el bicho) vienen de lejos (al declinar del Imperio Español, sobre todo, aunque dicha situación de “equilibrio inestable” del poder estatal está presente en todos los estados), pero es en la llamada Transición a la democracia, al aprobar la Constitución de 1978, cuando dichas larvas empiezan a desarrollarse sin apenas resistencia. Y dicha “tolerancia” (del menosprecio ignorante o de la impotencia, lo mismo da) está favorecida por el nivel económico que alcanzó España con la dictadura franquista y por su incapacidad para entender a la Nación Española de una manera más potente de lo que lo habían hecho las izquierdas anteriores (incluida la liberal en muchos casos). Fuese o no necesario que dichas izquierdas menospreciasen lo que fue el Imperio Español (la misma constitución de España como estado –imperial-) para que se forjase como “nación política” (holización que precisaba romper con el Trono y el Altar), está claro que hoy día tenemos los instrumentos suficientes para reasumir la historia de España en unos términos más justos (rompiendo con el universalismo internacionalista que menosprecia la plataforma que lo alimenta, o criticando el Pensamiento Alicia que considera que su patria es la humanidad o la libertad…).

Pero el daño hecho hasta ahora es muy grande. Las larvas que los Padres de la Constitución colocaron en España (la admisión de los partidos secesionistas, que no fueron vistos como tales por muchos, la admisión del concepto de “nacionalidad”, la interpretación maximalista de las competencias “repartidas” –más que delegadas- a cada Autonomía, etc.) seguramente nos lleven a una situación “no cíclica”, difícilmente reversible en tal aspecto.
La partitocracia actual permite que el Tribunal Constitucional obedezca a las “mayorías” democraticistas (técnicas) de los partidos, y que si siete jueces dicen que el Estatuto es “legal”, no sirva de nada que cinco digan que es claramente inconstitucional.
En una sociedad con mercado pletórico (agua abundante, energía suficiente, productos a tutiplén, etc.) las disputas se dirimen “alegremente” a través de representantes partitocráticos, aunque éstos actúen en contra del interés general (la gente no aprecia las consecuencias de tales decisiones a medio y largo plazo…). Pero, ¿por cuánto tiempo?¿serán capaces tales ciudadanos –españoles de momento- de exigir, “como sea” –como le gusta decir a Zapatero-, lo que se está “re-partiendo”? Seguramente traguen hasta que vean (porque les falte) que lo que se está repartiendo les deja en una situación desfavorable –agua del Ebro, industrias, etc.- respecto a los más espabilados. Ya lo ha dicho Otegui, que “van ganando” y que la Transición está caput. Y bien sabe él que en dicha Transición muchos “padres” de la Patria pusieron las larvas de lo que ahora está sucediendo (Herrero de Miñón, Peces Barba –abogado de etarras-, etc.). La prueba de que están ganando es que se atreve a decirlo con todo el descaro del mundo y no pasa nada (por algo apelaba a si lo sabía Conde Pumpido cuando le detuvieron la vez anterior….)
Hasta Alfonso Guerra, el supuesto patriota (pero antes “internacionalista”) ha seguido el “dictamen” del partido (“dictado” por el dictador ZP y sus socios separatistas).
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Sab Abr 01, 2006 10:52 am    Título del mensaje: Neumónidos Responder citando

Son los neumónidos, que tanto sobrecogieron a Darwin. En fin, Antonio, lo que acabas de decir no se puede decir mejor.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Sab Abr 01, 2006 11:05 am    Título del mensaje: Responder citando

Ahí va una definición, recogida del Google:
Cita:
La mayor parte de los insectos que parasitan a otros insectos lo
hacen mientras permanecen en la fase de larva. Durante esta fase, la
hembra del insecto parásito pone un huevo, normalmente dentro del
cuerpo del insecto parasitado. Posteriormente, la larva que nace se va
alimentando de sus jugos, pero respetando aquellas partes del organismo más vitales para evitar su muerte. Es así que un insecto parasitado puede continuar alimentándose y creciendo durante una buena fase de su vida, mientras que el parasitoide, dentro de su organismo, continua igualmente creciendo y alimentándose de sus jugos y partes no vitales de suorganismo. Cuando el parasitoide ha alcanzado una fase madura, empupa, y al final de esta fase abandona el cuerpo del insecto, ya muerto, para a su vez dirigirse a buscar otros insectos sobre los que depositar sus huevos e iniciar un nuevo ciclo de parasitismo.
En general, estos insectos útiles también necesitan para alimentarse
en alguna fase de su vida (generalmente la fase adulta) de otras
sustancias, como pueden ser pólenes y néctares de flores, con las que completan su dieta alimenticia.
Los parásitos los podemos clasificar en dos grandes grupos, en
función del lugar donde se sitúan para alimentarse:
–Ectoparásitos: se alimentan externamente de sus hospedadores.
–Endoparásitos: se alimentan internamente de sus hospedadores.

El otro día, en Las Cortes, han empupado los parásitos.....
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Lun Abr 03, 2006 7:44 am    Título del mensaje: Responder citando

Estimados Contertulios:

En este sentido los neumónidos estos que, por los motivos que fuera ( para "evitar" reclamaciones secesionistas por ejemplo... manda huevos la cosa) nos pusieron los "Padres de la Patria" están, claramente, ya muy creciditos a base de los jugos de la nación española. Pero desde luego, la última de los neumónidos ya es demasiado contundente como para que el "pueblo" se haga el sordo- y sin embargo, aquí no pasa nada-, el estatuto que se ha aprobado en el Parlamento de la nación reconoce formalmente que los poderes de la generalidad emanan del pueblo de Cataluña, lo que quiere decir que el estatuto que se ha aprobado en el parlamento de la nación española reconoce formalmente que no existe tal nación española... por lo menos en lo tocante a Cataluña; sencillamente pulveriza la soberanía nacional sobre el territorio de Cataluña y si esto además se ratifica en junio en referéndum convocado entre los catalanes mismos ( lo que ya sería inaceptable por supuesto), entonces de una tal soberanía no va a quedar ni los restos... Naturalmente, de momento todo esto es "en el papel" ( sobre las "letras"), entre otras cosas porque la generalidad no tiene ejército( es decir, le falta las "armas"), y siempre se podrá revocar esta tentativa de liquidación, la cuestión evidentemente es ¿ quién va a remediar todo esto?...

Copio a continuación un artículo de Santi Abascal en El Semanal Digital donde se expone muy bien hasta qué punto todo esto da la razón a la "impresión" expresada hace poco por Otegui: "hemos ganado"

Cita:
Arnaldo Otegi proclama la derrota final de la transición española





Santiago Abascal







Lo curioso es que cuando proclamó cercana su victoria, estaba libre, y cuando la ha proclamado ya realizada, está preso. Pero es que la partida no se jugaba en el País Vasco.

3 de abril de 2006. "Hemos derrotado a la transición política española". Así de seguro se mostraba Arnaldo Otegi en la entrevista publicada por Gara mientras el "vencedor" dormitaba en prisión.

Reflexionemos: ¿qué ha cambiado para que Otegi dijera a los suyos hace unos meses aquello de "vamos ganando", y ahora les proclame que ya se ha hecho efectiva la derrota del enemigo?

Otegi estaba libre con aquel profético "vamos ganando" y, sin embargo, está preso cuando dice haber vencido al enemigo. No parece que el estado de ánimo, o las circunstancias personales se encuentren tras el cambio de parecer del líder terrorista preso al que alababa el otro día ZP colocándole como paradigma de pacifistas. Pero no divaguemos.

No parece lógico pensar que la declaración de "alto el fuego" etarra tenga relación con las sensaciones de victoria de Otegi. Porque lo que los suyos han hecho, por ahora, ha sido anunciar el "cese de las hostilidades" y no proclamar la victoria definitiva.

Tampoco la situación de los terroristas presos ha variado por el momento, ni ha obtenido la independencia la gran "Euskal Herria" por la que ETA liquida al disidente. Ni siquiera se ha reconocido aún el supuesto derecho de autodeterminación de los vascos.

¿Qué ha cambiado entonces en las últimas semanas? ¿De qué se alegra Otegi? ¿ Por qué sonríe la ETA? ¿De qué victoria se apropian? El Estatuto de Cataluña es la victoria anticipada de ETA, es la ruptura de la soberanía nacional, y podría ser el "inicio del principio del fin" de la Nación española.

El escenario de los últimos meses es nítido y la relación de las acontecimientos es evidente. De la visita a Perpiñán, Carod-Rovira se trajo la tregua anticipada para Cataluña. Veinticuatro horas después del encuentro oscuro, entre Mas y Zapatero, que desbloqueó el Estatuto de Cataluña, Otegi barruntaba ya la victoria: "Vamos ganando", proclamó en Baracaldo. Veinticuatro horas después de la aprobación del Estatuto separador en la Comisión Constitucional del Congreso llegó el "stop" terrorista para toda España. Y veinticuatro horas después de la aprobación definitiva del texto en la sesión plenaria de un Congreso de los Diputados usurpador de la soberanía nacional, Otegi ha osado adelantar su propia victoria: "Hemos derrotado a la transición política española"

Un 40% de españoles, según El Mundo, ya lo ven, pero ¿cómo es posible que algunos duden todavía de que ETA ha tutelado el proceso de ruptura de España iniciado con el Estatuto para Cataluña? Desgraciadamente las cosas están claras, y nos las dicen claras. No hay mayor ciego que el que no quiere ver. Ni mayor sordo que el que no quiere oír... a Otegi.




Es decir, que Otegui nos está demostrando, sin que nadie pueda quitarle la razón mediante "la crítica por las armas", que " España no existe, es una entelequia"...

Vergonzoso, pero cierto .
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mar Abr 04, 2006 9:37 pm    Título del mensaje: Fanjul y la Nación Española Responder citando

He aquí un luminoso artículo de Serafín Fanjul en Libertad Digital de hoy.



Batasunización general
Serafín Fanjul

"¡Asesino!", grita el etarra en tanto descerraja un tiro en la nuca a su víctima; "¡fascista!", te espeta un cateto cuyo máximo anhelo en ese instante es no dejarte hablar.

Nuestro país no se distingue por su nivel cultural. Por razones obvias no entraré aquí en las causas y modalidades en que se presenta tan lamentable característica: ya no hablaríamos de otra cosa. Pero no podemos ignorar las consecuencias: una población absorta en su consumismo de andar por casa, una clase política que vive tan contenta gracias a ello y una proscripción de los intereses generales, entre otros los culturales. Desde hace dos siglos vivimos de las rentas extraídas de la herencia de la cultura tradicional (desde los clásicos literarios al patrimonio artístico), mientras escasean nuestras aportaciones de trascendencia universal.
No proponemos un nuevo capítulo de masoquismo autoflagelador, al que tan aficionado es el sector autodenominado "la izquierda", pero sí mirar directamente a los pavorosos índices de ignorancia, en todos los campos, en todas las áreas sociales y políticas. Tal vez en los medios "de izquierda" el fenómeno es más escandaloso, provoca mayor vergüenza, porque "la izquierda" reclama para sí, en exclusiva, la bandera del humanitarismo, de la civilización y la cultura: la poesía, el teatro, el cine, la narrativa, las artes plásticas... todo es suyo. La mediocridad global de los resultados presentes debería moderar esa adjudicación de paternidad y la arrogancia al despreciar a "la derechona", eterna acusada de no saber salir de la zarzuela, de Pemán y Menéndez Pelayo (al que no ha leído nadie, empezando por la directora de la Biblioteca Nacional), de los Coros y Danzas de la Sección Femenina, aunque para Coros y Danzas ya llega con los de María Teresa Fernández de la Vega en Mozambique.
Porque la terrible verdad es que la autotitulada izquierda no ha producido, siquiera, ninguna aportación teórica de peso al movimiento político mundial del que dice proceder: el socialismo en sus distintas versiones. Independientemente de lo acertado, o no, de sus propuestas, entre nosotros ni hubo ni hay nadie equiparable a Marx, Lenin, Trotsky, Gramsci, Kautsky, etc. Todo lo más Manuel Sacristán o Fernando Claudín, que no son como para tirar cohetes y a los cuales, en la actualidad, no conoce ni su padre, porque a "la izquierda" no interesa nada leer y documentarse, polemizar y convencer a partir de análisis y datos: tó palante, lo mismo da osho que oshenta y a quien intente argumentar en contra, se le tilda de fascista y punto. No hay nada que discutir, sólo aplaudir; marginación y ostracismo, a ser posible violento y agresivo, para los disidentes; y regurgitación vacuna de cualquier genialidad que se ocurra a Rodríguez y su panda.
En este escenario vergonzoso, en el que se va desmoronando nuestro país sin suscitar casi reacciones, asoman unos pocos sobrenadando en el abismo inmenso (rari nantes in gurgite vasto), peleando por la supervivencia de la razón, por el empleo del cerebro y la lectura. Nada extraña, pues, que muchos de ellos, si no todos, procedan –procedamos– de "la izquierda", hartos de gurús analfabetos, de electricistas y carniceros elevados a la presidencia de ministerios o grandes corporaciones, de su propensión a la cleptocracia. Y hartísimos de verlos prestos a vender lo que sea, a entregar cualquier cosa para conservar el chupe (véase a Leguina y Guerra votando sí el inolvidable 30 de marzo). Pero no se protesta sólo por la institucionalización del trinque, sino en nuestro caso –creo– también por el arrinconamiento y persecución de la inteligencia, en medios de comunicación, editoriales, universidades, ciclos de conferencias en uno u otro lugar de España.
Ojee el lector la nómina de colaboradores de Libertad Digital y entenderá a quiénes y a qué nos referimos. Con la adición de unos cuantos nombres imprescindibles y por fortuna resueltos a no rendirse a la idiotización colectiva (y que me perdonen si descuido alguno): Gustavo Bueno, Jon Juaristi, Arcadi Espada, Albert Boadella, César Alonso de los Ríos..., todos estigmatizados, mancillados, sin querer oírles, con los cómodos sambenitos de "fascistas","vendidos". Ninguno de ellos ha renunciado a sus convicciones básicas, a su búsqueda de la verdad con valor y honestidad, al derecho a expresar sus ideas y transmitir sus conocimientos. Y, sin embargo, con frecuencia son boicoteados, insultados y agredidos, sin más móvil real que la burricie y el sectarismo: una chusma de gañanes (con o sin boina, con o sin pañuelo palestino) dispuesta siempre a apuñalar al de al lado, por envidia, por incompetencia, por incultura. Y los hechos acaecen en universidades (no sólo en las catalanas o en la del País Vasco), en instituciones culturales, en Colegios Mayores. Se insulta al que está y al que no está, a base de píldoras concentradas de ideología barata de fácil adquisición en El País (los buenos y los malos; matar es malo, amar es bueno; PP, culpable) condensadas en lemas y consignas al alcance de las entendederas de una tropa de ignorantes.
El separatismo vasco –digno heredero y sucesor de la España más negra y cerril del siglo XIX que, a su vez, reinventó y patentó para su uso las facetas más oscurantistas del XVII– ha triunfado en toda la línea. Tiene razón el tal Otegi al afirmar que han vencido, pero no por la mera derrota de la Transición, que también, sino por haber impuesto sus métodos de intransigencia y exclusión violenta de los discrepantes. Pero no sólo en Barcelona o Vitoria: añadimos, por experiencias directas, Ferrol, Málaga, Murcia, la Ciudad Universitaria madrileña, cadenas de radio o TV (con plumíferos o sin plumíferos de El País atacando a los "revisionistas"; con o sin antropólogos insultando a personas ausentes). Si fuera de las Vascongadas no llegan al exterminio físico, por ahora, no más se debe a falta de valor, porque –estiman– la masa aun no es lo bastante nutrida, el grupo –quizás, quién sabe, a lo mejor– no les protege del todo. "¡Asesino!", grita el etarra en tanto descerraja un tiro en la nuca a su víctima; "¡fascista!", te espeta un cateto cuyo máximo anhelo en ese instante es no dejarte hablar. He aquí el éxito de una Transición modélica. Y el de dos partidos (comunista y socialista) incapaces de alumbrar y sacar adelante un proyecto nacional de izquierda, algo que jamás les perdonaremos.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mar Abr 04, 2006 9:52 pm    Título del mensaje: a España apenas hay quien la defienda, ¿de momento? Responder citando

Como prueba de que a España hay pocos que la defiendan en estos momentos se pueden aportar múltiples datos. Pero quiero destacar que incluso en los foros militares la ideología que los impregna es el fundamentalismo democrático, el Pensamiento Alicia y la Leyenda Negra, que rezuma por los poros de buena parte de los foristas (la mayoría de ellos militares, según deduzco). El que lo considere oportuno puede comprobarlo en el foro que os comenté, el Foro Militar General (en [url]http://www.militar.org.ua/phpBB2/viewforum.php?f=11&sid=97c6b1171a661a32a7b505cf02d37c65 [/url])
, en las sección “Política de defensa de España”, en las subsecciones, por ejemplo, “Independencia de Cataluña”, “Reforma de la Constitución, ¿Qué cambiarías?”, “Discusión del Nuevo Estatuto de Cataluña” “Declaraciones del Tte. Gral. Mena”, o “¿España a la yugoslava?”, por ejemplo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
Página 4 de 9

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán