nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


La defensa de la Nación.
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Dom Abr 08, 2007 2:38 pm    Título del mensaje: «El PNV debería ser excluido del sistema político» Responder citando

Atención a opiniones como ésta de Buesa, en la entrevista que pego a continuación, porque parece que, por algunos lados, el ambiente se oxigena en España:

Mikel Buesa, Presidente del Foro de Ermua
«El PNV debería ser excluido del sistema político»
Por Luis BalcarceLunes, 2 de abril 2007
El presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, pasó por La Coruña invitado por el Instituto Ártabro de Opinión para dar una conferencia titulada 'Después del Alto el Fuego: ¿Derrotar a ETA o negociar con ETA? La Respuesta Cívica'. En estos días de máxima tensión entre el Gobierno y la banda terrorista, RD charló Buesa para conocer su opinión sobre las últimas noticias referentes al mal llamado proceso de paz y la posibilidad cierta de un próximo atentado.
La detención de los siete presuntos miembros del "Comando Donosti" ¿lleva a la negociación del Gobierno con ETA a sus bajos mínimos? ¿Qué ha cambiado para que de la noche a la mañana se libera a Otegui y a De Juana y luego se desmantele un comando listo para atacar?
Yo no creo que la negociación esté en sus bajos mínimos. Lo que ocurre es que el Gobierno tiene sus posibilidades de presión y ETA las suyas. El Gobierno está usando sus posibilidades de presión y eso le resta posibilidades a la propia ETA. De todos modos, como no tenemos información precisa todo es muy especulativo. Lo que sí parece evidente es que el Gobierno quiere mantener la negociación. El límite del Gobierno no es ETA sino la opinión pública española que es reacia a aceptar cualquier acuerdo de naturaleza penitenciaria o política con ETA. El Gobierno se mueve entre límites muy estrechos.
¿Qué lectura hace de la aparición del partido Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB)?
Forma parte de la tradicional ceremonia de confusión que ha tenido lugar en anteriores ocasiones. Yo lo veo como la primera andanada de intentos de presentar candidaturas a las municipales. Para ETA-Batasuna es primordial participar de estas municipales para recomponer su capacidad política y también su deteriorada economía.
¿Fue un pulso al Gobierno?
No creo que haya sido un pulso porque inscribieron al partido en el último momento en el que se podía presentar una candidatura. Fue una maniobra táctica.
El consejero de Interior del Gobierno Vasco, Javier Balza, reconoció que tanto el Ministerio como su Departamento están con "alerta máxima" porque ETA está intentando "actuar".
Eso lo dice el Gobierno vasco pero el Gobierno español lo ha negado. Al Foro nos ha llegado por cauces informales la advertencia de que el Gobierno nacional espera un atentado. Esta información nos ha llegado no desde el País Vasco sino desde la Delegación de Gobierno en Madrid. Es una posibilidad a pesar de que se lo quiera negar desde el Gobierno.
Nos gustaría saber su versión de los hechos de la agresión que sufrió Antonio Aguirre
En primer lugar es bastante lamentable que el PNV organice una manifestación para presionar al TSJ vasco con respecto al caso Otegui-Ibarretxe. En segundo lugar, la Ertzaintza llevó a cabo pésimamente su trabajo siendo incapaz de garantizar la seguridad del abogado del Foro de Ermua que iba -acompañado por otros siete miembros- a interrogar al lehendakari Ibarretxe. Y luego me parece claramente rechazable el ejercicio de la violencia. Que venga ahora un militante del PNV y ejerza la violencia simplemente porque se le llame a declarar a Ibarretxe -un presunto delincuente- es lamentable. Y también es lamentable que el PNV con su portavoz a la cabeza haya intentado justificar este acto de violencia. Eso demuestra que en el PNV hay una raíz ideológica que justifica la violencia contra los "enemigos políticos", algo preocupante y con lo cual hay que tener mucho cuidado. En mi opinión, el PNV debería ser excluido del sistema político.
¿Cómo es hoy la relación entre ETA y el PNV?
La misma que hace muchos años. Hay una raíz ideológica común que es el pensamiento de Sabino Arana, lo que Antonio Elorza llama la "religión política", que comparten tanto los que gobiernan como los que matan. Desde el PNV hay siempre una comprensión hacia la violencia de ETA -porque en el fondo la ideología nacionalista lleva dentro de sí el germen de la violencia- con motivo de que sus objetivos políticos son los mismos. Además, con una dosis de notable pragmatismo, en el PNV se espera siempre sacar beneficios de los crímenes de ETA. Hay una permanente justificación del PNV hacia ETA, a ETA se la comprende, se la justifica y se la financia -indirectamente- subvencionando actividades culturales, publicidad institucional en Gara y varias otras cosas.
Biografía
Presidente del Foro de Ermua, asociación de ciudadanos vascos que se creó a los pocos meses del asesinato del concejal del Partido Popular Miguel Ángel Blanco. Este movimiento cívico rechaza cualquier negociación política con la banda terrorista ETA. Mikel Buesa es catedrático de universidad. Ha publicado más de sesenta contribuciones en libros editados en nueve países y es autor además de quince libros relacionados, en su mayoría, con la economía. En la actualidad prepara la edición del libro 'ETA. Economía del terrorismo nacionalista en el País Vasco'. Su hermano Fernando, uno de los líderes del PSE-PSOE, fue asesinado por ETA.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Abr 10, 2007 8:14 pm    Título del mensaje: Responder citando

Ayer emitieron en Telemadrid un programa acerca de la imposición del catalán en Cataluña y la laminación en esta región española del español. Que yo sepa, es el primer programa de televisión, es producido por El Mundo (Melchor Miralles), que habla de estas cosas.
En esta página se puede ver enterito, vía Youtube: http://ciudadanosenlared.blogspot.com/search/label/Nacionalismo%20vs%20Libertad.
Pasen y vean, entre otros, a Joel Joan (ese que actuaba en la serie Periodistas), menudo cabronazo...
Mirad, mirad al presidente del BarÇa, y las disculpas que tuvo que pedir Eto´o....
Es increible....
Contertulios, asóciense, asóciense a la Fundación para la Defensa de la Nación española....
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Abr 10, 2007 9:10 pm    Título del mensaje: Responder citando

La verdad es que hasta ahora no había visto el programa íntegro (ayer lo vi empezado, hacia la mitad). Lo de Rosa Regás es alucinante, ¿eh?, esta es la directora de la Biblioteca Nacional... acojonante.
En el programa hay una italiana que defiende el español y que dice, directamente, que nuestro país está cuarteado....
En fin, insisto, pido encarecidamente a los contertulios que no lo hayan visto que lo vean....
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Iván Vélez Cipriano



Registrado: 10 Jul 2004
Mensajes: 20
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Abr 11, 2007 11:21 am    Título del mensaje: la defensa de la Nación Responder citando

Yo también lo ví, es acojonante cuando menos. Recomiendo visitar esta página, en la que se demuestra que no todo el mundo pasa por el aro

SALUDOS
http://www.convivenciacivica.org/
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Marco Antonio Oma Jiménez



Registrado: 07 Jun 2006
Mensajes: 37
Ubicación: Jumilla (España)

MensajePublicado: Mie Abr 11, 2007 3:58 pm    Título del mensaje: Gracias, Pedro, de "otro ciudadano de segunda" Responder citando

Agradezco a Pedro Insua el enlace a tan magnífico reportaje.
Lo de Rosa Regás es verdaderamente increíble; pero es que lo del Joel Joan ése o como se llame no se queda atrás... y si no lo del "imperio" de los países catalanes... ¿se acuerda alguien del nombre de los "emperadores" de Cataluña...? Es desternillante...
Anímense, que ya tardan: apúntense a la DENAES.
Saludos
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Abr 11, 2007 7:41 pm    Título del mensaje: Responder citando

Parece que el reportaje ha hecho pupa...
Esto dice "La Vanguardia (española)":
Cita:
Barcelona (redacción.) - La televisión pública de la Comunidad de Madrid, Telemadrid, ha emitido un reportaje titulado Ciudadanos de segunda que tiene como objetivo demostrar que la lengua castellana está discriminada en Catalunya. Una voz en off al inicio del documental afirma que el castellano está supuestamente relegado de la vida educativa, social y económica catalana. Añade además que los castellanoparlantes están discriminados.

Para demostrar esta discriminación, el reportaje expone los casos de las selecciones deportivas catalanas o las subvenciones para los rótulos en catalán. Habla también de la inmersión lingüística y del uso del concepto de países catalanes que utiliza la información meteorológica de TV3.

El vídeo, que utiliza a veces el sistema de la cámara oculta, compara con los guetos las aulas de acogida de estudiantes foráneos para que aprendan catalán. Expone el caso de un padre canario que tras no conseguir la escolarización sólo en castellano de su hija, decide matricularla en una escuela inglesa.

En el reportaje aparecen altos cargos de la Generalitat, la escritora Rosa Regàs, el periodista Miquel Calzada y el actor Joel Joan que intentan aportar argumentos que niegan la discriminación del castellano, aunque sus explicaciones no aparecen en las conclusiones finales y ocupan muchos menos minutos de pantalla que las versiones contrarias.


Ver en el reportaje el "argumento" que intenta aportar Joel Joan que "niega la discriminación del castellano": semejante mendrugo dice algo así como lo siguiente: "¿¡Qué coño le importa a Telemadrid, y a Madrid, lo que se haga en Cataluña?¡" (todo ello en catalán porque se negó a hablar en español, a pesar de tratarse de un programa que se iba a emitir en Telemadrid). Pues sí que tienen en la Vanguardia un concepto algo laxo de lo que es un argumento.
Pero lo mejor es lo de Piqué:
Cita:
Barcelona. (EFE).- El presidente del PPC, Josep Piqué, ha asegurado hoy, en relación a la emisión en Telemadrid del reportaje 'Ciudadanos de segunda', que en la sociedad catalana no existe ningún problema "esencial" con la lengua, sino sólo alguno puntual, y ve "poco sensato" insistir en una confrontación lingüística.

Piqué ha citado como "problema puntual" la no aplicación del derecho de los padres a poder escoger la lengua materna de los niños en la enseñanza primaria.

En declaraciones a TV3, Piqué ha calificado de "poco sensato" la voluntad de insistir sobre una "supuesta confrontación" lingüística en Catalunya.

En cualquier caso, Piqué ha negado que la emisión del documental fuera en clave electoralista y ha abogado por no fomentar desde el ámbito político "polémicas inexistentes".

Piqué ha insistido en negar una supuesta voluntad anticatalanista por parte del gobierno autonómico de Madrid y ha puesto como ejemplo la semana cultural sobre Madrid que se celebrará dentro de dos semanas en Barcelona y el hecho que el consejero de Cultura del gobierno autonómico de Madrid sea el catalán Santiago Fisas.

Por este motivo, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, y su homólogo catalán, José Montilla, se verán el próximo día 25 de abril para inaugurar el programa cultural 'Made in MAD'.

El líder del PPC se ha preguntado hasta qué punto las emisiones de una cadena autonómica responden a la voluntad de sus respectivos gobiernos autonómicos.

La televisión pública de la Comunidad de Madrid, Telemadrid, emitió el lunes pasado un reportaje titulado 'Ciudadanos de segunda' que pretendía mostrar que la lengua castellana está discriminada en Catalunya, y que está supuestamente relegada en la escuela y a nivel social y económico.

Por otra parte, Piqué ha rechazado la posibilidad de que se prohíba que en TV3 se pueda mencionar el término País Valenciano a cambio de permitir la continuidad de las emisiones del canal catalán en la Comunidad Valenciana.

No obstante, Piqué ha considerado "deseable" que en los pronunciamientos oficiales de la cadena -ha puesto como ejemplo la información meteorológica- se utilice el término 'Comunidad Valenciana'.

En este sentido, Piqué ha lamentado que "a veces en TV3 se hagan planteamientos que molestan profundamente a la Comunidad Valenciana".

Y lo más bonito es lo de los sindicatos que, según un periódico web de cuyo nombre no quiero acordarme, emitieron un comunicado protestando por la emisión del reportaje:
Cita:
Los sindicatos, tras un reportaje sobre el castellano en Cataluña

"Telemadrid fomenta el odio entre los ciudadanos"


Los sindicatos UGT, CCOO y CGT de Telemadrid así como el comité de empresa de la cadena autonómica han emitido un duro comunicado en el que acusan a sus directivos de fomentar "el odio entre los ciudadanos". En su opinión, el reportaje "Ciudadanos de segunda", emitido el pasado lunes, es "una muestra más de la utilización partidista y sesgada de un medio de comunicación público".
El reportaje ha sido elaborado por la productora "El Mundo Televisión" y los sindicatos de Telemadrid han querido aclarar en su comunicado que "ningún trabajador" ha participado en la elaboración del programa. Precisamente el periódico de Pedro J. Ramírez lleva meses denunciando la discriminación existente en Cataluña de los castellanoparlantes.

Presunta discriminación
"Ciudadanos de segunda" sostiene la tesis de que la Generalitat discrimina a los que no hablan catalán. Llega a decir que muchos se sienten "extranjeros en su propio país".

Contradicciones
El comunicado de los sindicatos asegura que el reportaje es"demagógico", "claramente tendencioso" y denuncia que incurre en varias contradicciónes. "La más clara cuando se está defendiendo que el castellano puede desaparecer en Cataluña y, sin embargo, los empresarios del cine dicen que la explotación de las películas en catalán es peor y por eso no quieren doblarlas".

No en la pública
Los trabajadores de Telemadrid concluyen que lo que se persigue es "el fomento de posturas extremistas" y denuncian que esto lo haga "una empresa pública pagada con el dinero de todos los ciudadanos".

Por supuesto, el PSC, habla de manipulación y todo eso...
Cita:
PSC: "Fomenta las bajas pasiones"
El portavoz adjunto del Grupo socialista en el Parlamento catalán, Joan Ferran, lamentó que el canal autonómico madrileño se dedique a "fomentar las bajas pasiones" con fines electorales. En su opinión es un ejemplo de lo que nunca debe hacer una televisión pública. El diputado ha negado que en Cataluña haya problemas de convivencia por temas lingüísticos y ha segurado que el reportaje "manipula la realidad".

En fin, recomiendo leer el Dictamen de la Generalidad acerca de la situación del catalán en el 2005http://www6.gencat.net/llengcat/informe/castella/c_dictamen_05.pdf, del que destacamos la siguiete perla:
Cita:
4. Nuevos datos sobre el conocimiento y el uso del catalán
En el informe se detallan resultados de diversos estudios relativos al uso del catalán, en
concreto en el ámbito de la restauración, en los operadores de telecomunicaciones (ya
comentado anteriormente), en las pequeñas y medianas empresas, en el ámbito deportivo, en
los comercios y servicios de la ciudad de Barcelona y en las aguas envasadas distribuidas en
Cataluña.
10/17
Querríamos solo en este dictamen resaltar algunos resultados que consideramos de especial
interés. En primer lugar, y en referencia a los resultados en el ámbito de la restauración, hay
que decir que más del 40% de los restaurantes de Cataluña no se adecuan todavía a la Ley de
política lingüística. Estos resultados son aún más malos en la ciudad de Barcelona, donde poco
más del 10% de los establecimientos tienen la rotulación identificativa en catalán, y ni la mitad
tienen la rotulación informativa (cartas, horarios, etc.). Es, sin duda, este sector uno de los que
más atención habría de recibir de los responsables de la política lingüística. Además, la
continua llegada de trabajadores de origen inmigrante a este tipo de establecimientos no
parece facilitar la tarea de mejora de estas estadísticas.
Por otra parte, el ámbito de las pymes muestra también algunas cifras especialmente
interesantes. La mayoría de indicadores relativos al catalán están por encima del 50%, y solo
un 7% que considera que en los últimos años el uso de la lengua catalana en su empresa ha
disminuido, frente a un 36% que considera que ha aumentado, o un 54% que cree que se ha
mantenido. Por el contrario, la mayoría de empresas consultadas (66,5%) no realiza formación
lingüística para los trabajadores que tienen carencias en catalán.

Por no hablar de que en la web del Parlamento de Cataluña y del Gallego -en el Vasco es distinto- no se tiene acceso en español a los debates de las sesiones plenarias; la inmensa mayoría de los contenido de la Junta de Galicia o de la Generalidad de Cataluña también sólo están en gallego y catalán, respectivamente (además de que en las webs de CIU, BNG, ERC, que tienen representación en las Cortes Generales, están sólo en cantalán). Con esto sería suficiente para ver cómo, lejos de promover el "bilingüismo", lo que se hace es erradicar el español de esas regiones.... Pero, por supuesto, la cosa no se queda en esto, como se ve en el reportaje perfectamente (hay cosas que son imposibles de manipular: basura revelada, como el mapa de la TV3 con los fantásticos "Països catalans" de los ...nes, y las propias declaraciones de Regás, Joan y el otro periodista ese, medio subnormal, ¿están también manipuladas?). ¡¡¡Si es que con que sólo abran la boca semejantes personajes ya están insultando!!!.
Ay, Piqué, Piqué¡¡¡, menudo idiota.
Saludos,
Pedro Insua
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Pedro Insua Rodríguez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 279
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Abr 11, 2007 7:50 pm    Título del mensaje: Responder citando

Para compensar recomiendo el siguiente vídeo de Youtube en el que Bueno pone unos cuantos puntos sobre las Íes:
http://www.youtube.com/watch?v=21ddQjcVy24&mode=related&search=
Saludos,
Pedro Insua
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Atilana Guerrero Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 99
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 1:09 am    Título del mensaje: Responder citando

Muchas gracias a Pedro: tanto por la selección de distintas informaciones con las que analizar el programa emitido en Telemadrid, como por el descubrimiento, al menos para mi, de la presencia de las entrevistas a Bueno en You Tube.

Se me ocurre una consideración respecto a esa opinión de los Sindicatos -de Piqué es mejor no hablar- de que el programa fomenta el odio entre los españoles: habría que decir que dependiendo de contra qué contenido moral se dirija tal odio, puede ser no sólo bueno, sino necesario. ¿O es que el amor a la patria no va necesariamente ligado al odio contra todo aquello que la daña o la destruye?

Es como lo de las "bajas pasiones": es un documento de "altas pasiones" ese que Pedro nos señala de la Generalitat sobre la situación del catalán. ¡Existen OGL´S! Oficinas de Garantías Lingüísticas en las que poder ser atendido para, dice el texto, "defender el vivir en catalán". Atención:
Cita:
Medida 2: Creación de cinco oficinas de garantías lingüísticas (OGL)
Ya decíamos en el dictamen del año 2004 que esta era una medida muy acertada, y así lo
seguimos considerando. Los resultados logrados en cuanto a quejas y consultas recibidas,
que prácticamente triplican las de los años anteriores, muestran que son una buena
herramienta para vehicular todo lo relacionado con el derecho a vivir en catalán.Como sugerencia, suscribimos lo que el mismo informe reconoce («hay que difundir la
tarea de las OGL»). De hecho, exigimos una mayor difusión de la existencia y las
competencias de estas oficinas, por los aspectos positivos que esto comportaría en el
respeto y cumplimiento de los derechos lingüísticos. Hay que asegurar un
dimensionamiento adecuado y suficiente para dar respuesta ágil y eficaz a los ciudadanos
que se dirigen a ellas, a menudo también utilizando las oficinas como fuente de información
y orientación de sus derechos lingüísticos.


Otro pasaje dice directamente: "Uno de los retos más importantes que tenemos como país es, sin duda, la integración de los
nuevos flujos migratorios que en estos últimos años están llegando a Cataluña.
Y sigue:
Cita:
Por lo que respecta a la enseñanza obligatoria, hay que poner buen énfasis en el efecto que
tiene la llegada de alumnos que provienen de otros países, a menudo lejanos y con rasgos
culturales y lingüísticos muy diferentes de los nuestros. Las cifras nos hablan claro: en el curso
2005-2006 había matriculados hasta 106.000 alumnos de origen extranjero, con un crecimiento
entre 15.000 y 20.000 alumnos nuevos cada año.
De estos, prácticamente la mitad son originarios de países en los que el castellano es lengua
oficial y, al menos a priori, deberían tener más fácil la adopción de nuestra lengua, por diversos
motivos. No disponemos de datos para emitir un juicio, pero nos tememos que esto no tiene
por qué ser necesariamente así.


Reparemos en que, según las premisas del documento, esos extranjeros pueden ser los españoles.

En fin, me despido, no sé si de España

Salud,

Atilana
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Germán Iglesias Hortal



Registrado: 04 Feb 2007
Mensajes: 29
Ubicación: Gijón

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 4:35 pm    Título del mensaje: Sin idioma, ¿queda nación? Responder citando

Estimados contertulios:

Gracias, antes de nada, a Pedro por la inestimable aportación de este reportaje, que, de otro modo, hubiera pasado inadvertido para la mayoría de nosotros, o al menos para mí. Y síntoma más que desalentador sobre la posibilidad de revertir la situación que en él se describe es la total ausencia, al menos hasta donde yo sé –y, si es de otra forma, pido que se me indique-, de referencias a él en los más masivos medios de comunicación de ámbito nacional. Un país que se toma con tal indiferencia estos hechos nada parece tratar de defender su esencia y perseverar en su existencia.

Al respecto de eso y en clara relación con la propuesta primera para el milenio que, “desde la parte de España”, hace Gustavo Bueno en 1995 –fecha en la cual la situación de arrumbamiento del idioma español en Cataluña, sin ser casi total como es ahora, ya permitía predecir su futura desaparición-, planteo la cuestión de hasta qué punto puede considerarse a Cataluña ya parte efectiva de España, si, como parece, es real y difícilmente reversible la situación, no ya sólo de marginación, sino de práctica y total desaparición del español en Cataluña, idioma propio e inmanente a la nación política española y cuya ausencia de implantación en una de sus partes es el resultado calculado y previsto de un proceso gradual de cuestionamiento de la pertenencia de esa región a España y de un ortograma político tendente a la independencia y la secesión. Desaparecido el uso del español de la sociedad política de una parte integrante de la nación española, y continuamente cuestionada y en muchas ocasiones negada, mediante un sistema de creencias míticas propalado por los partidos gobernantes en esa región –y, lo que es peor, ya interiorizados esos mitos por los integrantes de esa sociedad política, en tanto que conjunto atributivo, e incorporados al acervo popular y folclórico-, la base histórica de la unidad e identidad de España, ¿es operativo apelar a un mero aparato burocrático común que engrana y mantiene unido al Estado, cuando este mismo artificio administrativo se va diluyendo en el proceso de construcción europea? Dicho de otro modo: sin idioma español, sin conocimiento de la Historia de España, sin reconocimiento de la identidad nacional, sin aparente interés por su parte en mantener la unidad, sin el más mínimo sentimiento patriótico, sin todas eso, imprescindible para mantener la cohesión de una nación, y con el creciente desprecio e ignorancia que sufre la Idea España y los españoles en Cataluña, ¿puede importarle algo a España la secesión?
Pego a continuación la citada propuesta de Bueno, por si alguno no la conoce, de cara al debate:
Cita:
Primera propuesta
Reorganización del «Estado de las autonomías» mediante una reforma de la Constitución del 78 que esté orientada a subrayar la unidad cultural y lingüística de España en el contexto de la Unión Europea, y que esté dispuesta incluso a permitir la segregación, por «autodeterminación de independencia», de autonomías que no quieran aceptar su integración plena en la unidad española (sin perjuicio de que puedan aceptar compromisos tales como el del «Estado libre asociado»
)

Mi primera propuesta se apoya en dos «predicciones» que, independientemente de la simpatía que nos produzcan, se suponen afectadas de una gran probabilidad: la predicción de que la Constitución española de 1978 seguirá de algún modo siendo un marco político sin alternativas en el comienzo del próximo Milenio y la predicción de que la Unión Europea ampliada se consolidará también como «biocenosis» (más que como unión política en el sentido estricto), principalmente en función de la presión de las otras unidades políticas de escala continental que la circundan (tales como China, India, Islam).

Entre los fundamentos para asentar la alta probabilidad de estas predicciones hay que contar con la probabilidad del juicio favorable de los ciudadanos que consideren, como objetivos de su prudencia política (por tanto, no en términos absolutos, cuando alternativos) la conservación tanto de la Constitución española como de las relaciones de España con la «biocenosis» europea.

Supuesta la alta probabilidad de estas dos predicciones habrá que contemplar como inminente la coordinación (colindante muchas veces con la subordinación) progresiva de las decisiones económico políticas y militares de rango estatal a las decisiones de la Unión. Esto significa que la «deriva» del actual «Estado de las autonomías» hacia un Estado federal (incluso hacia una Federación de Estados Ibéricos), que algunos Partidos ya propugnan en sus programas electorales, es antes un proyecto voluntarista que una «tendencia natural». Multiplicar el número de Estados sobre el supuesto ficticio de que existen nacionalidades a escala regional --o naciones que buscan desde el fondo de su realidad prehistórica (celtas, vascos, iberos, arévacos, lusitanos) la forma del Estado, según en principio de Mancini-- nos parece una operación superflua y económicamente desastrosa en el contexto de la Unión Europea (sobre todo a escala de los Estados continentales que la circundan). Es en este contexto en el que habrá que redefinir el alcance de los Estados que componen la Unión. Y puesto que será difícil argumentar con motivos económicos, militares, &c. (reabsorbidos en la Unión, por no citar otras organizaciones, señaladamente la OTAN), podemos depurar las razones por las cuales tiene algún sentido, a escala milenaria, defender una configuración identificable con la unidad de España. Por ejemplo, y a nuestro entender, carecen hoy de fuerza las razones que se alegaban en los tiempos de la «autarquía» según las cuales la unidad de España derivaría de la necesidad que los castellanos, por ejemplo, tenían de los Altos Hornos de Vizcaya, de la industria textil de Cataluña o del carbón de Asturias. La depuración de razones nos lleva en [68] cambio hacia la consideración de la estructura de España como una nación que se ha constituido históricamente en virtud de procesos, precisamente milenarios; procesos que son paralelos a los que dieron lugar a la formación de unidades políticas tales como Inglaterra y, a su modo, Portugal. Unidades políticas caracterizables por su condición de «naciones de naciones», es decir, como sociedades que (por vía colonialista o imperialista, esto es otra cuestión), de hecho, han resultado estar vinculadas por lazos no sólo pretéritos, sino presentes, que pasan necesariamente por la cristalización de una lengua común y de todo cuanto con ella se relaciona. Por otro lado, serán los vínculos con los pueblos no europeos aquellos que habrán de servir para «suavizar» el alcance de la inserción de España en la Unión Europea (al igual que le ocurre a Inglaterra o a Portugal). Son estos vínculos aquellos que, por decirlo así, «liberan» o mantienen libre a España (a Inglaterra o a Portugal) de una subordinación total (por no decir, de una capitulación) a la Unión Europea, de hecho, sobre todo, a Alemania o a Francia.

Desde esta perspectiva, los fundamentos por el «partido de España» tendrán que asentarse no ya tanto únicamente en la defensa de una integridad territorial, puesta en entredicho, sino principalmente en la defensa de su patrimonio histórico más específico, dotado de una entidad milenaria, como es el de la lengua española. De no tomar este partido, la única alternativa que se nos abre es el debilitamiento de nuestra actual plataforma nacional en el conjunto de la Unión, hasta un punto tal en el que la disgregación o balcanización de España en las llamadas «nacionalidades históricas» será un hecho inexorable correlativo con la colonización cultural o lingüística de España por las naciones europeas hegemónicas. Nuestra propuesta quiere subrayar la idea de que la unidad de España, como unidad histórica, sólo mantendrá su sentido en el próximo Milenio si se la considera no ya tanto como una unidad territorial o de mercado, o como una circunscripción administrativa orientada a mantener el orden público, o como una unidad de paisaje territorial, en todo caso artificial, sino como unidad de un territorio en el que viven los hombres que hablan en Europa el español. Es en función de esta característica como España podrá mantenerse en su condición de eslabón más importante en Europa con América. Pero este punto de vista requiere dar «la vuelta del revés» a la perspectiva de quienes piensan (y ya son muchos) «autonómicamente», en el sentido más radical: aquel según el cual, el español habría de quedar reducido a la condición de lengua de comunicación en «el Estado», casi como una «segunda lengua», una lengua auxiliar o lengua franca, útil para los actos públicos u oficiales, cada vez más contados, que como lengua propia y primera de las «nacionalidades» constitutivas del Estado español, pues como lengua primera habría que considerar a las lenguas vernáculas, ya sean reales, ya sean lenguas ficción asignadas a las comunidades autónomas. El modelo autonómico radical se apoya, por tanto, con criterios feudales, en las unidades territoriales. En Cataluña, por ejemplo, el señor Jordi Pujol exige que el catalán sea considerado como lengua obligatoria de su territorio; a partir de esa exigencia se desencadena la política de «impregnación» en el catalán de más de la mitad de quienes trabajan en ese territorio, [69] por el hecho de residir en Cataluña, y aun cuando su lengua sea el español el residente deberá hablar catalán.

En conclusión, la consideración de la hipótesis de una segregación, respecto de España, de alguna de sus partes formales actuales, por ejemplo el País Vasco o Cataluña --aunque esta hipótesis no tenga probable aplicación en los primeros años del próximo Milenio--, no está tanto dirigida por nuestra parte a explorar o facilitar la puesta en práctica de sus contenidos, sino que está dirigida a su utilización como término apagógico de nuestro argumento: «si la segregación de un territorio histórico, por ejemplo, el País Vasco, implica hablar euskera e inglés, la no segregación sólo tendrá sentido en el caso de que en el País Vasco se pueda seguir hablando el español como primer idioma» (lo que no excluye el euskera como segundo idioma, desde una perspectiva estrictamente política).

Desde este punto de vista pierde todo sentido cualquier justificación a toda costa de la vinculación política a España a las sedicentes «nacionalidades históricas» que esté basada en motivos históricos (que precisamente se ponen en tela de juicio por los independentistas) o en motivos económico políticos. Pierde todo sentido el defender a toda costa, alegando motivos económico territoriales o históricos, la vinculación a España de esas «naciones futuribles», llamadas hoy «autonomías históricas», si llegan a constituirse tal como están siendo proyectadas, precisamente como contrafiguras de España. Dicho de otro modo: no hay ninguna razón histórica o económica objetiva para pensar que merece la pena mantener la «unidad territorial o política» de un Estado convencional que contiene a un conjunto de «autonomías» que, sin embargo, se caracterizan, de modo creciente, precisamente por aborrecer la lengua española, hasta el punto de no utilizarla más que en situaciones de extrema necesidad. Si la inmensa mayoría de los individuos adscritos a tales nacionalidades quisieran (por hipótesis milenaria) autodeterminarse por independencia, lo mejor sería «dejarlos ir». Lo que carece de sentido es contribuir, en nombre de no se qué idea metafísica de España (heredada de épocas pretéritas) a alimentar regionalismos aislacionistas o separatistas. Para sugerir un modelo límite: ¿Qué podría interesar a España un País Vasco que, hacia el año 2200 hubiese conseguido que sus ciudadanos se expresasen en euskera como lengua nacional y en inglés o francés como lengua europea o internacional? ¿Por qué habríamos de mantener, en nombre de la «unidad territorial e histórica de España», la ficción de esa unidad? Este es un modelo límite, sin duda, que aunque se considera improbable, sirve, revertido, para demostrar que si el País Vasco, por ejemplo, sigue formando parte de España es porque en él ha de hablarse obligatoriamente, y como primera lengua (primera en sentido político, no biográfico) el español, invirtiendo la relación que hoy se ofrece como canónica. Es preciso tener en cuenta que, en general, si las regiones autonómicas de España han alcanzado un [70] horizonte efectivamente planetario, «universal», ha sido precisamente a través de la historia común, de la historia de España; de suerte que puede decirse que la «identidad» de tales regiones no puede interpretarse en un sentido sustancialista (como una identidad propia de una totalidad cuasi megárica), sino que ha de interpretarse como la identidad que corresponde a lo que es parte de un todo orgánico: la identidad de Aragón, por ejemplo, es indisociable de su condición histórica de parte de una unidad envolvente, la unidad de la nación española cristalizada en el siglo XVI pero incubada en siglos anteriores (la identidad de un brazo, o aun de la cabeza de un organismo, es la identidad propia de una parte del todo: el brazo, incluso la cabeza, perderían su misma forma desgajados del cuerpo viviente del que son partes integrantes). Es muy frecuente que en la España de las autonomías, en el momento de exaltar el significado de una figura preclara, real o de ficción, se recurra a fórmulas como la siguiente: «Don Quijote es un manchego universal», o bien, en nuestro terreno, «Jovellanos, Feijoo o Clarín son asturianos universales». Sin duda, pero es preciso puntualizar que si alcanzaron esa universalidad literaria no fue, por así decirlo, directamente (como manchegos o como asturianos considerados en sí mismos), sino a través de España y, en los casos citados, a través precisamente del español (la universalidad que pueda haber alcanzado el habitante de una región española cualquiera tan sólo puede tener el alcance de una universalidad etnológica, similar a la universalidad que hoy tiene el disco botocudo).

El fundamento decisivo de nuestra primera propuesta es, por tanto, el reconocimiento de que la mera «unidad administrativa» de España, entendida precisamente como «Administración» de un territorio geográfico, carece de toda importancia político económica en el contexto internacional, en los años 2000, de la Unión Europea y de la política y de la economía mundial. Lo que sí tiene significado mundial es la unidad de España en todo cuanto esté implicado con la unidad de la lengua española. Desde este punto de vista, uno de los obstáculos ideológicos más fuertes para el reconocimiento de este principio que consideramos fundamental es la utilización de los conceptos políticos funcionales de «izquierda» y de «derecha» contraídos a determinados «valores» concretos y polarizados precisamente en torno a los parámetros nacionalistas. Va cristalizando la costumbre de considera como característica de nuestra «izquierda» política la defensa del federalismo nacionalista, y aun del nacionalismo, sobre todo si es extremo o abertzale: no ya los dirigentes de la coalición HB vasca, sino incluso muchos de los dirigentes del PNV --y otro tanto se diga del BNG gallego y de las formaciones nacionalistas catalanas--, se consideran «de izquierdas» por el hecho de oponerse a la «derecha españolista», interpretada como herencia del franquismo. Y lo más notable es que esta cristalización se mantiene en la opinión de quienes, sin embargo, clasifican a los partidos nacionalistas más representativos (PNV y CIU) como «partidos conservadores» (para no decir «de derechas»). En este sentido es urgente la tarea de disociar semejante identificación entre españolismo y derecha, establecida por mera operación de contrafigura de la identificación ideológica previa entre izquierda y nacionalismo. Lo característico de «la derecha» es la defensa precisamente de la [72] unidad territorial («de los pueblos y tierras de España»); y, en efecto, cualquier concesión a la posibilidad de una segregación administrativa de territorios que no desearan hablar español (como la que se formula en esta primera propuesta) será considerada, por aquella derecha, como izquierdista.

Y supuesto que un referéndum de autodeterminación, celebrado allá por el año 2200 (cuando todos los habitantes del País Vasco se hubieran «impregnado» de eúskera), se inclinase por la independencia, tampoco habría por qué declarar enemigo al país independizado; por el contrario, habría múltiples fórmulas para alimentar relaciones sociales, tecnológicas, económicas o políticas, incluyendo las derivadas de una fórmula de «Estado libre asociado».

A contrario, en la medida en que los españoles consideremos al País Vasco, a Cataluña o a Galicia como «cosa nuestra», de la que no deseamos separarnos, la única política en perspectiva milenaria consistirá en fortificar por todos los medios el cultivo del español como lengua común y dejar reducidos los idiomas particulares, naturales o inventados, exclusivamente para el terreno familiar, o comercial interno. Pues lo que es significativo no es tanto que un catalán o un vasco hable catalán o vasco; lo que es significativo es que «aborrezca» hablar español como si no fuera suyo, como si fuera una lengua impuesta o postiza. Si esta actitud se generalizase (y no es necesario que ello ocurra) a todos los miembros de las respectivas autonomías, ¿qué podría importarle a España la secesión?

Pues, por desgracia, en éstas estamos. En el odio absoluto a un idioma español que ha desaparecido a nivel público, y que ha quedado reducido al ámbito familiar e íntimo, paradojicamente como Bueno prescribe para los idiomas locales en una hipotética nación española fuerte. Soy, como parece ser Atilana, pesimista, y no sé muy bien si ya estaremos, sin que la mayor parte de la ciudadanía lo perciba, despidiéndonos de España, lo cual no es óbice, por supuesto, para que se deba perseverar, aún más si cabe, en defensa de su identidad y unidad.

Un saludo.
Germán Iglesias Hortal
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 5:49 pm    Título del mensaje: Referendum para la Secesión o la Integración Responder citando

Debo reconocer que en la parte final del texto de Bueno, citado por Germán Iglesias, no entiendo lo que se dice. Hay parte de la argumentación de Bueno que no sé si es etic (desde su propia perspectiva) o emic (tal como la desarrollan los separatistas). Sobre todo en el penúltimo párrafo parece que asume que, si los nacionalistas llegan a constituir estados independientes, no habría por qué considerarlos enemigos… y podría establecerse con ellos algo parecido a lo que ha hecho Rusia con algunas repúblicas asociadas…
Aunque podría interpretarse que dicho párrafo expresa lo que desearían muchos independentistas… (y por lo tanto se trataría de un argumento emic, de ellos, no de Bueno).
Sin embargo en el último párrafo, que parece expresar claramente las posiciones de Bueno, parece indicarse el camino para impedir que tal hecho suceda (la secesión), favoreciendo el uso del español. Pero si tales estados se llegan a formar no tendremos ninguna posibilidad de intervenir para nada en Cataluña o el País Vasco… , por lo que se supone que Bueno desea que tal hecho (la independencia) no llegue a producirse. Ahora bien, esto último “parece” contradecirse con lo dicho más arriba, cuando apela a que no debería impedirse a las Autonomías un referéndum de autodeterminación para poder separarse de España.


Me parece que Bueno, si no lo entiendo mal, elude aquí la “fuerza de obligar” (General MENA mediante, por ejemplo…) que sería necesaria para impulsar una determinada política en un sentido o en otro, para impedir que la deriva secesionista siga su curso, pues de otra forma no parece muy clara una alternativa que la impida. No debemos olvidar que los argumentos “históricos” les resbalan a los secesionistas… Y los hombres son bastante moldeables a través de nuevas instituciones que canalicen su conducta (que, a pesar de ciertas circunstancias económicas, les lleven a odiar España, incluso culpándola de los males que ellos mismos pudieran haber provocado).

Llegados a este punto, creo que la solución está en lo que dice Bueno en la primera parte del escrito (tal como yo lo entiendo). Dado que salidas a lo MENA son, en estos momentos, poco probables, creo que debería constituirse, o reconstituirse, un partido capaz de ofrecer como programa político la posibilidad de secesión a las Autonomías que lo propongan (con todo lo que ello implica para los que viven en ellas y tuviesen que marcharse, o aguantarse, si triunfase la misma). Y en dicho programa debe advertirse que en caso de que la secesión fracasase, aunque fuese con un 49 por ciento de los votos, se impondría un nuevo proyecto político en el que se obligaría a usar el español en todos los ámbitos de la vida pública…, la supresión de esos mismos gobiernos autonómicos, junto a otras medidas de carácter educativo relativas a la enseñanza de la historia, etc. (Bueno lo expone en un artículo de El Catoblepas). Es decir, llegados a este extremo la mejor salida es la de plantear el tema de la soberanía (en la que el uso del español es fundamental) sin medias tintas: o somos todos españoles o no lo somos. O somos y queremos seguir siendo españoles o, por el contrario, que cada cual se vaya por su lado, aunque esta medida conllevase que perdiéramos las propiedades y territorios que se quedasen tales hijos de p***. Pero lo peor de todo es tener que convivir con el enemigo en casa, consintiendo que nos toree continuamente.

Un cordial saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antonio Romero Ysern



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 386
Ubicación: Aracena (España)

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 6:52 pm    Título del mensaje: Más improbable que un <<Mena>> Responder citando

Pues a mi,francamente, me pasa lo mismo que a Antonio Sánchez: tampoco entiendo esa parte final del texto Bueno.

Respecto a lo que propone Antonio, creo que, si es improbable que la solución venga por un <<Mena>>, más improbable aun es un partido político con el programa que él propone. El partido podrá existir, pero como existe, por ejemplo, el Partido del Karma Democrático, con 2.300 votos en las últimas legislativas.

Y, en cualquier caso, el <<Mena>> en cuestión debería ir más allá de un discurso de Pascua.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Atilana Guerrero Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 99
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 7:04 pm    Título del mensaje: Responder citando

Muy oportuno, Germán, al recordarnos esta propuesta de Bueno.
Es un alivio, además, pensar que acaso no debiera importarnos, como españoles, que otros quisieran dejar de serlo. Al fin y al cabo, de permanecer en el barco, podrían en su amotinamiento, provocar que la nave se estrellase...
No sé hasta qué punto, este texto de 1995, tiene su respuesta en España no es un mito, en la pág.122 y ss. cuando Bueno dice:

Cita:
Lo que nos importa no es que las supuestas futuras naciones fraccionarias democráticas multipliquen el número de las naciones democráticas realmente existentes; lo que nos importa son las consecuencias que esta multiplicación por escisión pueda tener para la Nación española, también realmente existente.
Y es indudable que la principal consecuencia habrá que ponerla en el descuartizamiento o "balcanización" de esta Nación política. Descuartizamiento que implicaría también, necesariamente, el expolio del patrimonio nacional español, y no sólo el espectáculo de la deslealtad, propia de renegados, de quienes se separan después de que durante los años y aun siglos de expansión se sintieron orgullosos de ser españoles.
Pero el descuartizamiento de la Nación española tiene mucho de latrocinio, por lo menos para todos los españoles que consideran suyo el País Vasco, Cataluña, Galicia...No sólo porque allí tienen antepasados, sino porque han contribuído con su trabajo o sus capitales a la formación de las propias partes en trance de separación. Todos estos españoles no podrán advertir ningún objetivo interesante, noble o digno en los procesos secesionistas de quienes formaron siempre parte de su organismo político; sólo podrán ver resentimiento, odio y vacío entendimiento de la libertad, o simplemente intereses vulgares. Y estupidez económica y social, porque con su separación prescindirían de un espacio de libetad mucho mayor (por no hablar de un espacio mayor en el que ejercitar la solidaridad), que es el que España íntegra les ofrece. Pero ellos lo habrán querido. Como quiere un joven, en plena crisis de adolescencia, liberarse de su familia. [...]
Ahora bien, el expolio tendría lugar incluso en el supuesto de que las naciones escindidas mantuvieran de algún modo la
unidad -o la unión, según que utilizásemos la terminología unitarista o la federalista- de los españoles, por ejemplo, mediante la forma de una Confederación. Forma muy improbable, puesto que las probabilidades de alianza de Cataluña o del País Vasco, en el supuesto de que ETA tomase las riendas y transformase Euskadi en un república socialista -muy alejada de la forma democrática parlamentaria-, con Francia o con Inglaterra, serían mucho mayores. [...]
No vamos a entrar aquí en el análisis de las dificultades que se presentan por vía legal en el momento de transformar la unidad actual de la Nación española, una e indivisible (que los federalistas consideran como centralista), en una unión federal, una unión a la que sólo podría llegarse tras el desplazamiento previo del Estado español en diecisiete Estados, si estos decidieran acordar el "pacto federal" libre e igualitario (desplazamiento contemplado ya por Valentín Almirall en los años del sexenio revolucionario).
Y otra gran cuestión interrogante se nos plantea aquí: la secesión, aunque no sea más que por lo que tiene de expolio y de saqueo, ¿podría tener lugar pacíficamente? ¿Acaso cabe esperar que los españoles permanezcan cruzados de brazos ante el espectáculo ofrecido por unos individuos que, avalados por pactos y convenios burocráticos, semiclandestinos, se disponen a apropiarse de un patrimonio en el que todos tienen parte y parte irrenunciable? ¿Hasta tal punto se habrá enfriado la sangre de los españoles que nadie esté dispuesto a perder ni una gota en el forcejeo con los expoliadores?


Me parece que se puede extraer de este texto que, de tener lugar la secesión "limpiamente", España ya no permanecería existiendo acaso en un territorio algo más pequeño, puesto que de haberse dejado cercenar así algún "miembro", se deduciría su muerte previa. Sólo tras perder la guerra en la que se disputasen tales territorios, podría dignamente decirse que estaba viva, manca, pero viva.

Salud,

Atilana
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Atilana Guerrero Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 99
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 7:10 pm    Título del mensaje: Responder citando

Habréis observado que mientras yo escribía mi mensaje, Antonio Sánchez y Romero han publicado otros dos. Después de leerlos tengo que decir que mi respuesta, desde luego, no consideraba lo poco probable que puede ser una guerra...
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Germán Iglesias Hortal



Registrado: 04 Feb 2007
Mensajes: 29
Ubicación: Gijón

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 7:54 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios:

Estoy de acuerdo con Antonio en que, en una primera lectura, el texto de Bueno parece deliberadamente ambiguo. Y digo deliberadamente porque pienso que lo que Bueno trata de reseñar mediante esa anfibología, en la cual elude, como Antonio señala, el recurso militar de la fuerza política de obligar, es la propia inutilidad –y lo sucedido al respecto de la relación de los partidos nacionalistas, más o menos independentistas, durante los ya casi treinta años de transición son buena prueba de ello- de las medidas encaminadas a mantener la unidad nacional estableciendo la conveniencia de ésta en criterios económicos o apelando a unos lazos históricos de unión que son, precisamente, aquellos que por negación constituyen el difuso magma ideológico separatista.

El fracaso en el objetivo de mantener la unidad del país, pienso que trata de remarcar Bueno, se produce por la tan vergonzante como escasa voluntad política de reforzar su identidad mediante, sobre todo, el más evidente e indiscutible vínculo para ello, como era y es el idioma español. Cesiones en ese ámbito, que algunos ignaros consideraron meramente folclórico, han acabado por quebrar la base de identidad nacional, que a ese respecto debería ser incluso más sólida que en ningún otro país europeo. Allá donde no haya “conciencia” de identidad nacional y común –creada históricamente y reforzada, en cada instante, mediante la herramienta del idioma- , carece de sentido mantener una unidad, que, por no haber sabido ser impuesta por parte nuestra y por ser aborrecida por parte secesionista, conlleva, incluso, mayores problemas, dificultades y perjuicios económicos que la hipotética secesión que él mismo apunta. Puede, en el límite, educirse una sugerencia por parte de Bueno de la conveniencia de, en en el caso de no ser capaces de mantener y afianzar el español como común vínculo de identidad, no percutir en los programas de cohesión ya fracasados, pues de este modo podría erosionarse la resistencia cívica y política de otras partes de España que, de perdurar esa situación de tensión territorial y cuestionamiento nacional, y por no querer verse implicadas de modo permanente en ella, pudieran eventualmente tomar el mismo rumbo separatista.

En el texto de Bueno, pienso, se trata de esbozar, al fin, una justa crítica y una censura más a nuestra impotencia por no haber sabido defender la identidad de España que al rencor y resentimiento de los elementos separatistas, los cuales, por estar arraigados en un fundamento falso y mítico, no eran objeto de pertinente análisis en el contexto de la propuesta. Cabe también pensar, por otro lado, quienes han –o hemos, dicho en el sentido amplio de "los españoles”, sin perjuicio de que no se percibieran tales, y no estricto de “nosotros”, los que, desde el conocimiento de esa necesidad, hemos hecho lo que nuestra fuerza y potencia al respecto nos ha permitido- sido los artífices y responsables, bien por indolencia, bien por ignorancia, o bien por mala fe, de que esa falsa conciencia “nacional” aflorara y, con el tiempo, se fuera asentando, difundiendo y fortaleciendo en regiones cuya única identidad como parte esencial y no disociable de España debiera haber sido, “desde la parte de España”, es decir, la nuestra y su aparato político vicario, no dada por obvia o supuesta, sino sin descanso propagada e impuesta, mediante la fuerza de obligar posible en cada momento histórico.

Esta propuesta primera de Bueno puede verse como correlato de una crítica ya ensayada por él mismo al franquismo debido a su suicida, innecesaria y estúpida tolerancia con las lenguas vernáculas de las diferentes regiones, más aún cuando el propio régimen hubiera estado en disposición, en virtud de su fuerza para ello, de llevar a cabo un auténtico proceso de holización cultural y lingüística que hubiera eliminado, de una vez para siempre, la posibilidad de creación de mitologías nacionales basadas en un falaz sustrato cultural y lingüístico que, como digo, el propio franquismo hubiera debido dejar absolutamente suprimido, o, cuanto menos, desactivado para varias generaciones futuras.

Para terminar, sólo apuntar que una vez se demuestra lo pernicioso de la tolerancia y la falsa conciencia aplicadas al desarrollo de ortogramas políticos que se quieran potentes; y que, a resultas de eso, quizá toque ahora, como en su último mensaje sugiere Atilana, defender por las armas lo que no se quiso o supo imponer por las leyes.

Como último apunte, y al respecto a la necesidad de relación en Europa de las hipotéticos nuevos Estados resultantes de una secesión y su inserción, metafísico cosmopolitismo mediante, en el orden internacional, nótese el, desde hace unos años, progresivo y continuo aumento, tras sucesivas leyes educativas, de la presencia del inglés en la enseñanza obligatoria; aumento que sólo se podría interpretar de modo bienintencionado si no fuera parejo a una casi grotesca disminución de las horas de lengua y literatura castellana, y a la fortísima irrupción de las propias lenguas autóctonas en los planes educativos de ya casi todas las comunidades, incluidas las gobernadas por el Partido Popular. Dialecto o lengua local como primer idioma, inglés como segundo: esa es la prolepsis en marcha. Tribales y cosmopolitas, los chicos de ahora; españoles ya no.

Un saludo.
Germán Iglesias Hortal
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Germán Iglesias Hortal



Registrado: 04 Feb 2007
Mensajes: 29
Ubicación: Gijón

MensajePublicado: Jue Abr 12, 2007 10:05 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios:

En efecto, del texto de Bueno que tan adecuadamente recuerda Atilana, y en correlación con la propuesta que yo había traído a esta discusión, pueden colegirse las dos posibilidades de actuación ante la casi certeza de la imposibilidad, de fácil comprobación empírica por parte cualquier ciudadano, aun a poco que éste se asome a la actualidad nacional, de mantener, de cara a un futuro no demasiado lejano, la actual situación de ordenación territorial de España.

Fracasada por ni siquiera ensayada la táctica de fortalecimiento nacional por medio del idioma que Bueno apuntaba en 1995 –momento en el cual la situación de la lengua española no era tan exangüe como lo es ahora-, agotada la vía de la integración pacífica y dialógica de los secesionismos, incluso, en el colmo de lo que fue una medida insensata por parte de los sucesivos gobiernos, –más aún en el caso del Partido Popular, por suponerse de él que hubiera aprovechado su ocasión de gobierno para debilitar, en lo medida de sus posibilidades, dichas tendencias centrífugas; partido que, ahora nuevamente, por cierto, cuyos algunos despistados de sus dirigentes parecen querer ver si, en esta ocasión, les brotan angélicas alas y tribal “seny” a los nuevos políticos etnicistas-, por medio de su participación en el gobierno nacional, oportunidad que, cómo no, fue provechosamente utilizada por éstos para obtener insolidarios beneficios; extinguidas, ya digo, esas vías, y de perseverar, como así ocurre y se prevé que seguirá sucediendo, la tendencia separatista de ciertas regiones, no cabe otra opción, para afrontarla, que, o bien la pasividad e indiferencia ante una eventual secesión en ese caso pacífica, o bien la resistencia armada del resto de españoles al verse arrebatados de un patrimonio material común, tanto histórico y cultural como estrictamente corpóreo.

Pienso que, muy acertadamente, Gustavo Bueno, toda vez que su propuesta de 1995 cayera, a efectos de vinculación normativa a una ley o a un programa político, en saco roto, parece decantarse por la segunda opción, no tanto como deseo puro o volición personal sino como predicción o prognosis del suceso futuro en cuestión. Hasta dónde ese último párrafo de Bueno subrayado por Atilana pueda ser exacta previsión de lo que suceda, ya no depende, me temo, de nuestras posibilidades de determinación material.

Por último:
Cita:
Me parece que se puede extraer de este texto que, de tener lugar la secesión "limpiamente", España ya no permanecería existiendo acaso en un territorio algo más pequeño, puesto que de haberse dejado cercenar así algún "miembro", se deduciría su muerte previa. Sólo tras perder la guerra en la que se disputasen tales territorios, podría dignamente decirse que estaba viva, manca, pero viva.

No puedo estar más de acuerdo: sería la defensa de su integridad el único modo en que la resultante España cercenada pudiera persistir, pues la desintegración pacífica sólo se podría dar una vez que la consunción se hubiera producido previamente. En ese caso, ya no serían una o varias las regiones en trance de separación, sino que, tras la desaparición previa del organismo común total, no cabría hablar de disgregación parcial ulterior.

Un saludo.
Germán Iglesias Hortal.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
Página 7 de 9

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán