nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


manos a la obra contra las imposturas , dogmas y mentiras
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Íñigo Ongay de Felipe



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 371
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Mie Sep 13, 2006 8:10 am    Título del mensaje: Responder citando

Sólo unas palabras acerca del "problema" de la virginidad de Nuestra Señora;

Dice Marcos:

Cita:
Pero en la actualidad este problema está muy estudiado y analizado por la mariología (que no es una ciencia, según la TCC) y hay realmente respuestas para evitar el hecho biológico apodíctico de la ruptura del himen (y del dolor, si no se ponen remedios obstétricos que en cualquier caso no aparecen en los textos sagrados) de una mujer en el parto. Ya en el siglo XX un médico austriaco llamado A. Mitterer publicó un libro llamado Dogma und Biologie der heiligen Familie, en el que interpretaba que la virginidad sólo era la "exclusión del acto sexual" (de hecho, el DRAE la define así), por lo que era posible hablar de la virginidad de la Virgen en el puerperio. Hoy día sabemos que hay mujeres que pueden parir sin haber mantenido nunca una relación sexual (fecundación in vitro). Pero es verdad que no vemos cómo María pudo utilizar tales métodos o parecidos, por lo que la tesis de Mitterer parece absurda. Otros, como H. Halbas, afirmaban que "el nacimiento de Jesús de María virgen no es propuesto a la fe como hecho biológico". Y aquí entramos en la distinción entre el hecho histórico y el teologúmeno. El teologúmeno "salva" el problema de la concepción virginal, aunque hay autores que no ven lógica la oposición teologúmeno-historicidad (lo uno no excluye a lo otro). Es entonces que recurren (entre ellos, Ratzinger) al simbolismo y así creen "salvar" también el problema. Para tener una idea de cómo van las investigaciones de la mariología en este espinoso asunto, léase este interesante texto:



Pues efectivamente, al no ser que estemos dispuestos a admitir que la Virgen se sometió en su momento a una inseminación artificial ( lo que desde luego es todavía más irracional si cabe, algo completamente grotesco), no cabe duda que en este punto los contenidos del dogma católico ( la Virginidad de María) es, por mucha imaginación "simbólica" que echemos al asunto, algo completamente incompatible con las verdades apodícticas segregadas por las construcciones categoriales biológicas y fisiológicas... como también lo es por cierto, otros contenidos dogmáticos referidos a la Virgen: la inmaculada concepción, la ascensión, etc, etc, etc... pero también otros muchos referidos a Jesucristo ( la resurrección de Lázaro o la propia "resurreción al tercer día" de Nuestro Salvador), etc, etc, etc. Es decir que si alguien se traga tales contenidos, pues entonces está sencillamente situándose enfrente de la biología, la anatomía, la termodinámica de procesos irreversibles, etc, etc, etc
ç

Un saludo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mie Sep 13, 2006 10:29 am    Título del mensaje: La Virgen. Responder citando

Hola.

Desde luego que una inmaculada concepción deja de ser inmaculada en tanto y hasta con la inseminación artificial es polucionada. Pues su Padre, el Dios Padre de Cristo y de todos, en nada material -como son los espermatozoides- participa, como diría Santo Tomás; por tanto toda inmaculada que se precie lo es por la no participación del Ser divino con la grosera materia espermática.
Grotesco el tema lo es, pero la religión no estriba en eso, sino en que precisamente los hay que tragan efectivamente estos asuntos descabellados de dos mundos: el acá y el más allá, el tiempo y lo que está fuera del tiempo, esto es, fuera del movimiento de los cuerpos, lo incorpóreo como espíritu, y en este caso, Santo. La religión es misterio (o sea, un absurdo total), si no, no es religión.

Lo religioso no es creer o no en una “posible virginidad” por la "exclusión del acto sexual" en María... Lo religioso es la creencia en la no participación, en que hay dos realidades: María participa de Dios como creatura, pero para nada puede participar Dios de la creatura: la creatura no puede ser sin Dios pero Dios sí puede ser sin sus creaturas (eternidad, creacionismo). Dios no puede poseer espermatozoides.
Es evidente que para los teólogos y creyentes "el nacimiento de Jesús de María virgen no es propuesto a la fe como hecho biológico" o fisiológico, sino como hecho sobrenatural, fuera del tiempo y fuera de la materia. Ratzinger mismo, no está por "salvar" el problema de la concepción virginal desde el punto de vista de la materia, de lo biológico. Está por que lo histórico mismo –esto es, lo temporal- ha de ser superado a través del reditus, ha de ser superada la sujeción a la finitud, la sujeción del pecado original que consiste para él en la caída en la finitud (La provocación del discurso de Dios. Ed. Trotta, pág. 29). Y esto lo hace y cree Ratzinger a pesar de su espurio intento (pág. 40) en amoldar lo apocalíptico a los tiempos históricos. Triunfa en él la herencia apocalíptica: “La cristología paulina no es una ideología basada en un triunfador histórico....Si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó”.

Los luteranos sí que tratan de amoldar burriciamente la religión suya a las ciencias modernas... pero es que los luteranos no tienen teología (y en tanto la tienen son vergonzatemente católicos). Por eso la teología de los católicos permite la inversión teológica misma que consiste esencialmente y primero en un panteísmo que a la postre elimina a Dios y nos deja a secas con la grosera materia y su movimiento. Pero esto no lo admite la teología ni la “creencia” cristiana, sino muy por el contrario, Ratzinger mismo aboga por el “final del tiempo”, por un “tiempo con final” (pág. 38) al modo como la <“conciencia histórica” que luego –dice contra Nietzsche-, impregnará constantemente el espíritu de la modernidad...>, de la modernidad progre, finalistica, socialista. Y en esto tiene razón: que el finalismo progre es religioso porque toda religión es finalistica, redentora (comunismo). Lo malo del <tiempo histórico> es creerlo como un final, como un final del movimiento, y por tanto como un final de la materia que se mueve, como un final de “la termodinámica de procesos irreversibles” y de las desgracias perennemente terrenales nuestras. Esto es lo que se me ha ocurrido. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Mie Sep 13, 2006 7:29 pm    Título del mensaje: Dogmática y dogmatismo Responder citando

Apreciado Vega, voy a intentar explicarte por qué dije «La Iglesia ha mostrado en más de una ocasión que no es dogmática...». Además de lo que sigue en esos puntos suspensivos, hay que tener en cuenta la frase anterior: «... lo dogmático es pensar que hay dogmas inmutables». Así como la que inicia el párrafo: «Podremos darle clases de fides, pero no de ratio». (Y el párrafo anterior, claro).

En cuestiones de fe no hay autoridad racional posible; otra cosa es adoptar una fe y mantenerla con la razón, que es lo que hace la Iglesia magistralmente. Veinte siglos de historia llenos de problemas y conflictos (pues mantener racionalmente algo irracional es, ciertamente, complicado), creo que lo confirman bastante. No se me escapa que el concepto “dogma” es diferente en filosofía y en religión, ni que posee un carácter peyorativo, pero, al fin y al cabo, no es más que un “principio”, una “opinión”. Lo que sostengo es que hay una religión, la católica, que construye, critica, clasifica y modifica sus dogmas (el de la Inmaculada Concepción es del s. XIX) con un uso de la razón que para sí quisieran muchos filósofos. De hecho, la mayor parte de los filósofos y pensadores, particularmente los españoles, han sido creyentes convencidos cuando no clérigos. ¿Qué sería del materialismo filosófico si no hubiera habido tanto filósofo idealista y metafísico?

La Dogmática es la parte de la Teología que estudia los dogmas; si los consideraran inamovibles, inmodificables, también habrían de tenerlos por inestudiables. Llaman “dogmatista”, no al estudioso ni al que los acepta, ese es “dogmático”, sino al que enseña dogmas contrarios a los instaurados.

Fijémonos en la Santísima Trinidad (utilizada como “modelo” más de una vez por G. Bueno) y quizá hayamos de considerar si no hay dogmas que, más que principio, son final, límites para la razón. En religión dogma y misterio van unidos: «Si lo comprendiste, no es Dios». ¿Acaso Agustín de Hipona no comprendía nada? Repito, el materialismo se enfrenta a gente que le ha enseñado casi todo lo que sabe. Lo que propongo tomar en cuenta es si un criticismo no escéptico no debería, en lugar de seguir su juego de hacer como si pospusieran la razón a la fe, hacer lo que, en realidad, hacen ellos, aceptar la fe como criterio válido (dada su existencia innegable; e irracional si se quiere), pero intersectándola con la razón y no con el misterio o la materialidad trascendental; porque, al fin y al cabo, como he indicado, fes, dogmas, principios y finales, filosofías y religiones —¡hasta ciencias!—, puede haber (hay) muchas, pero razón, querido Vega, sólo hay una. Como las madres santísimas. Pensar lo contrario significa que alguien ha tenido, tiene o tendrá el conocimiento de la omnitudo realitatis. Lo cual, desde luego, sería un Dogma con todas las de la ley; la humana y la divina. Mas aquí, bajo la luz del sol, los dogmas se hacen con minúsculas, por mucha mayúscula que se emplee al escribirlos.

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Sep 14, 2006 1:54 pm    Título del mensaje: El dogma. Responder citando

Hola.

«... lo dogmático es pensar que hay dogmas inmutables»... Pues sí, creo que la inmutabilidad es una buena definición del dogma religioso. Por tanto todo dogma es inmutable porque se dice inmutable el Ser de qué se habla, y yo no tengo por ello que ser un dogmático.
No importa que el dogma de la Santísima Virgen sea del XIX. Lo que importa es que ese y todos los demás dogmas estén apoyados en la supuesta realidad de dos mundos, en que esa virginidad “no es propuesta a la fe como hecho biológico" o fisiológico, sino como hecho sobrenatural, fuera del tiempo y fuera de la materia”, como ya hemos dicho y como dicen los Santos Padres mismos.

No quiero liarme con que si el dogma es esto o lo otro. Importa saber que usar el cerebro, que razonar con lógica incluso, que pensar, no nos aleja de las consecuencias falsas cuando falsas son sus premisas... “Las palabras deben estar sometidas a la realidad”, dice Santo Tomás, y esto, que es muy razonable, lo dice creyendo que esa “realidad” se compone de dos mundos, por eso a renglón seguido nos espeta que la causa (categoría racionalista donde las haya) no puede ser referida a aquella que “está fuera de la realidad, como la causa eficiente y final” del más allá... que la causa sólo puede ser verdaderamente dicha como “parte de la esencia de la materia y la forma”... del más acá (y esto está muy bien si olvidamos el lío de la forma). O sea, que todas las palabras dichas y todo el razonar de la mente del creyente en el fondo siempre van adecuadas a la fe en dos mundos, a la realidad de dos mundos. Y esto es vacío y dogmático por cuanto parte de la base de que la realidad consta por el lado divino de un Ser y mundo incausados, que no son afectados por este nuestro mundo accidental.

Se puede razonar muy bien bajo premisas falsas (falsas para la Razón de los ilustrados y para todo el materialismo), y la Iglesia desde luego que piensa mucho aunque su pensar sea hoy para nosotros irracional. Se puede usar la razón y ser muy razonable sin tener en absoluto razón, esto es, sin acabar en ideas verdaderas, sin ser [/i]materialistas[/i]. Desde las coordenadas históricas del aristotelismo y del escolasticismo todo el constructo especulativo y teológico es irreprochable, sin contradicción alguna (y esto a pesar de la que dice Pérez Jara en su estupendo artículo del Basilisco), pero todo es puramente vacío e irracional desde las coordenadas actuales del MF.

Molina dice:
Cita:
<Lo que propongo tomar en cuenta es si un criticismo no escéptico no debería, en lugar de seguir su juego de hacer como si pospusieran la razón a la fe, hacer lo que, en realidad, hacen ellos, aceptar la fe como criterio válido (dada su existencia innegable; e irracional si se quiere), pero intersectándola con la razón y no con el misterio o la materialidad trascendental; porque, al fin y al cabo, como he indicado, fes, dogmas, principios y finales, filosofías y religiones —¡hasta ciencias!—, puede haber (hay) muchas, pero razón, querido Vega, sólo hay una.>

La fe no es un “criterio”... La fe es creer en lo que no se ve, como ensañaba el catecismo, y sobre lo que no se ve mal puede uno formarse un criterio diferente a la razón misma confusa y nebulosa que se usa para pensar en lo inenarrable e inefable e invisible y cuyos efectos operacionales brillan por su ausencia (pues el milagro o el misterio no es una “operación divina”, sino un mito, es la operación humana del mito asacado de la turbia y confusa conciencia dada en el espacio antropológico no dominado). La fe acepta el dogma a pesar de la razón, de ahí el aserto irracional de Kierkegaard en su Concepto de la angustia de que hay que entregar la razón a la dogmática. Toda “intersección” de la fe respecto a la razón acaba hoy en irracionalidad pura y dura. No es posible tan intersección sino en tanto pura irracionalidad. En realidad la fe religiosa no existe... Lo que existe es la idea confusa sobre una Idea confusa como confusa es la idea del Ave Fénix de género generalísimo confuso: pura verbosidad lingüística, esto es, que resurge de sus propias cenizas, que nace de sí mismo cual Adán sin ombligo; o idea absurda como el círculo cuyos puntos NO equidistan del centro.

No se qué es eso de una sola Razón... Que la razón sea sólo una nada más puede querer decir que las causas de las causas y de cualquier efecto sólo responde a la materia crasa y monda y lironda sin principios y sin finales, sin Primer Motor, sin la hipóstasis de las Personas divinas. La razón también se dice de muchas maneras.

Dice Pedro Lombardo:<<“Como entendemos muchas cosas de Dios, que no somos capaces en modo alguno de explicar, así también decimos muchas cosas que no somos idóneos para comprender”. El motivo de esta diferencia –sigue Santo Tomás- es este: que la causa supera a lo causado. Ahora bien, en algunos la locución causa el concepto, como sucede en aquellas cosas que son aprendidas mediante la enseñanza; por lo que acaece que el entendimiento del discente no penetra el significado de la locución; en estas circunstancias puede hablar de estas cosa que oye, pero no comprende. Lo mismo sucede en las cosa que son puramente de fe, que superan el entendimiento humano; y la fe por la audición, como está escrito en Romanos, 10, 17. Por otra parte, a veces el entendimiento es causa de la locución, como sucede en aquellas cosa que son conocidas por la invención; y en estas, el entendimiento supera la locución, hasta el punto que muchas cosas que no pueden proferirse son entendidas.>> (Santo Tomás: Sentencias a Pedro Lombardo. Ed. Eunsa. Vol. II, pág. 394)

O sea, que pensamientos y razones se usan muchas y no se huye de ninguna, como se ve, aunque ninguna es realmente con-secuente debido a la desconexión de los dos mundos...¡¡por parte de la creatura!! Por tanto, la criatura, en tanto supuesta mengua o escasez intelectual del Sumo saber, no puede llegar a las verdades inefables de la fe y que sólo la irracional fe posibilita: para eso está el misticismo, que es una completa ausencia de raciocinio lógico. Ya que por mucha razón o sesos que se esgrima siempre será la criatura para todo creyente aquél sujeto que no puede “participar” por sí mismo, por las operaciones de sí mismo, del Ser divino. Pura magia e incon-secuencia que, como dice Bueno, puede llegar a bloquear la ciencia misma ¡!(Cuodlibetales, pág. 242).
Tengo que estar por completo de acuerdo con Eliseo Rabadán al postular el ataque continuo que padece la <razón>, y por tanto toda la sociedad, por medio del irracionalismo religioso con independencia de lo que exija la prudencia política. Al fin y al cabo, el actual Ratzinger no deja de situarse en “nuestro tiempo”, como si hubiera dos tiempos: este tiempo nuestro normalito del movimiento de los cuerpos, y el tiempo de lo “eterno” o lo que está más allá del tiempo y de los cuerpos, el “kairós de la salvación”...(Cf. Ratzinger: La provocación del discurso sobre Dios, pág. 68, 69)
A pesar de todo hay que decir que es mejor en el terreno de la filosofía esta escatología no progre de Ratzinger que no la eternidad de Kierkegaard y Bultmann y de todo progre finalístico convertida en presente, traída al presente, lo cual es el colmo del absurdo.

Para acabar este rollo, habríamos cuando menos de admitir que los ortogramas (mágicos) del cristianismo y de cualquier religión son una pura vaciedad de contenido, que ni siquiera existen para las ciencias categoriales ni para el materialismo (Gustavo Bueno. Cuodlibetales, pág. 398), y que por lo anteriormente dicho de los “circuitos acausales” de la pág. 242 de las Cuestiones cuodlibetales, cualquier religión es cuando menos una bazofia adecuada solamente para el incremento de la falsa consciencia, y por tanto del irracionalismo. Otra cosa sería afirmar que el irracionalismo es sólo propio del imperialismo capitalista, como hizo Lukács en su Asalto a la razón. No decimos eso. El irracionalismo es una mala manera perenne y muy universal de pensar y de filosofar y otras muchas cosas, es una manera perenne que acaso ni sea del todo necesario ni posible erradicar... Pero ya vale. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Eliseo Rabadán Fernández



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 567
Ubicación: España

MensajePublicado: Jue Sep 14, 2006 10:58 pm    Título del mensaje: mito e ideología en el materialismo filosófico Responder citando

He encontrado una entrevista a Don Gustavo Bueno que me parece que es del año 2005.
http://www.uno.uniovi.es/portada37/Document%20Library/entrevista.htm

Se trata de una entrevista de una revista de la Universidad de Oviedo(tiene versión escrita y versión en vídeo).
Bien, de esta entrevista quisiera destacar más o menos lo que se plantea al princpio, en cuanto a la concepción de la palabra mito...y su conexión con las tesis marxistas acerca de la ideología como un componente social que se da inmerso en el enfrentamiento de clases...
Interesa este tema para la cuestión que nos ocupa , ami juicio, porque cuando he planteado que es interesante ponerse manos a la obra contra el oscurantismo, las imposturas y engaños del presente, pues es fundamental tener muyclara la definición de mito, no sólo en el terreno de las religiones, sino en el ámbito de la política y de esa interesantísima tesis que se sostiene en el libro de G Bueno El mito de la Cultura sobre la transormación de la Idea de un Reino de la Gracia en la Idea de Cultura. Creo que sería muy importante que el Materialismo Filosófico trabajara más esa filón abierto por un libro crucial en el propio curso del MF como es El mito d ela Cultura...
Me permito citar una pequeña parte (pág 137 de ElMito de la Cultura 1ª ed.)
Cita:

(...)las contradicciones más flagrantes que actuaron el la idea de un reino de la Gracia se nos manifiestan en el reino de la Cultura, tanto en la línea intensional como en la línea extensional que constituyen su Idea.(...)


Y en la página 139 leemos , tras exponer la relación entre cultura intrasomática y extrasomática con esas contradicciones flagrantes del mito de la Gracia ( en conexión con las contradiciones "heredadas" por el mito de la Cultura ), algo que como sabemos, resulta fundamental en las tesis del MF respecto de la globalización y de las tesis enfrentadas sobre las relaciones entre las culturas y las RELIGIONES.

No en vano una de las figuras más influyentes en la España de Zapatero-Alicia, el teólogo " de la liberación " Juan José Tamayo, insiste, como lo hace el modelo educativo conocido como LOE en sus aspectos IDEOLÓGICOS, en el sentido de míticos, IMPUESTO desde el PSOE vía su idealismo hegelo-kantiano que es ese asunto llamado educación envlores de diálogo de las culturas &tc...cosa que entre otros favorece a los proyectos de islamización de España ( y de Europa,amén de la islamizaciónde Iberoamérica, desde luego ).Me remito sobre este asutno a las lecturas de textos de tamayo en esta línea de diálogo de religiones, diálogo antivaticanista si los hay...

texto de Gustavo Bueno en El Mito de la Cultura:
Cita:

Asimismo tendremos que reconocer que el proyecto de un "sistema culturalglobal" es enrealidad na parte o constituye tan sólo una cultura particular; por tanto, algo que habrá de entrar en conflicto con las otras cultura sparticulares que pretendanasumir tambiénla función de "matrices" de la humanidad universal


Lo que en el presente parece estarse planteando es que hay una cultura particular religiosa que es el Islam, la cual pretende ser desde luego superior a la cultura llamada judeo-cristiana, la que ha dado como se ha señalado muy acertadamente aquí por otros contertulios, lugar a un avance de la ciencia, o dicho en otros términos, de la razón frente a la fe ( en el contexto planteado en términos medievelas digamos )
Estas discusiones se dan en el terrenod e la filosofía , pero al tener que tomar en cuenta no sólo la implantación gnóstica de tales cuestiones,s ino la implantación política de tales asutnos, hay cuando menos que tener muy presente el tema de las categorías políticas de todo este asunto de las imposturas, engaños...que son parte de las operaciones etológicas inscritas en la política(Ver la anamórfosis de la Etología en Política http://filosofia.org/filomat/df565.htm )

Por otra parte, no por la necesidad de tomar partido frente a un Islam que retrocede a estadios muy anteriores al surgimiento de la filosofía en la Edad Antigua (Grecia) al renegar de la Razón de "Occidente", debemos nostros también aceptar sinmás que interesa sostener ese mito originario de la Gracia y su derivado de Cultura en el sentido que se ha planteado por el MF...

Es necesario a mi juicio, tomar partido también frente a los mitos ideológicos del cristianismo, porque de no hacerlo así, seguríamos sosteniendo de alguna manera el irracionalismo que vive de esos mitos religioso - políticos. La crítica a la democracia realmente existente pasa precisamente , me parece , por la criba materialista de tales "mitos fundadores" cuya persistencia se ha mostrado en el citado libro de G Bueno sobre la Idea de Cultura como mito oscurantista del presente y como ideología...
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Vie Sep 15, 2006 12:11 pm    Título del mensaje: Razón y razón Responder citando

Ha sido muy conveniente y oportuna la intervención de Eliseo para no desviarnos del tema; propuesto por él, además.

He estado usando la “medieval” oposición fe/razón (¡y en latín!; y nunca con mayúsculas, Vega) por su claridad, a mi entender, meridiana, por ser la más vulgar, común, de fácil acceso, caracterización de las propiedades de cada uno de esos términos: la fe aprueba sin pensar; la razón discute. Por supuesto, con fe se puede razonar y se razona; por eso puede perderse; suele perderse la fe sobre lo que se ha razonado. También la razón acepta. Por eso la Iglesia no razona sobre su fe, sino para mantener el mito que la sostiene; cambiando dogmas, por ejemplo. Y que, seguramente (aunque el catecismo no enseña, sino que adoctrina) considera necesario para sostener la civilización de la que se considera protectora; pastora, guía y guardesa.

Se olvida que los “repasos” dialécticos que los paganos proporcionaban a los cristianos fueron tan bien asumidos por éstos que los vencieron con sus propias armas ¡sin deponer las suyas!, y, después, ya Iglesia Católica bien consolidada, “repasar” dialécticamente a los “novatores” que mostraban fe en una diosa olvidada: la Razón. Reconozcamos de una puñetera vez (por nuestro bien y en contra de la Santa Iglesia) que la Ilustración creía en la Razón, pero no usaba bien la razón. De ahí que resultara tan fácil, a cualquier escolástico minímamente preparado, derrotar a los “nuevos” impíos. Otra cosa eran los que sí estaban preparados y fueron tentados por esa Eva rediviva; a estos, pobres, les llovieron por todas partes: puyitas, de unos; anatemas, de otros. Hacía falta mucho valor para mediar en la batalla y hubo muy pocos valientes; a los que tampoco duró mucho el valor. (No podemos entrar aquí en esto, y yo menos, pero si alguien se pregunta cómo explicar, entonces, la aparición de un Kant y un Hegel en este brochazo histórico, les invito a que tengan en cuenta que el protestantismo es una alteración, precisamente, de la fe católica).

Ahora bien, lo que acabo de decir entre paréntesis es fundamental porque nos permite ver que hay una razón, con minúsculas, invariable desde su surgimiento entre mitos (in medias res) que hace variar fes, doctrinas e ideologías, sin arrogarse causa de nada, sino al contrario, consecuencia de su propio (y apropiado) uso. Y, por supuesto, sin olvidar la vertiente política del asunto. Vertiente que, a mi juicio, es la que impide depositar al vulgo y sus lumbreras su fe en la razón, en el hombre razonador, medidor, ponderador de mitos, sean secundarios o terciarios; el sujeto operatorio organizador, no emperador. El que discute. El que, por mucho que se enfrente a la razón, ha de seguir aceptándola.

Salud
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Vie Sep 15, 2006 7:39 pm    Título del mensaje: Los sesos se usan para todo. Responder citando

Hola.

Los sesos se usan para todo y en todo.

Ni los curas ni los teólogos discuten... Pontifican. Es irrelevante aquí saber que las religiones, también el catolicismo, evolucionan y mueren. Precisamente la transformación del Reino de la Gracia en el reino o Idea de la Cultura es la pervivencia de la esencia (freundiana) del dogmatismo religioso y de la religión misma como verdad revelada, como particularidad irracional elevada a universalidad indiscutible como “Cultura universal” y cuasi-sagrada. (En realidad, la impotencia del universalismo político acabado se muta en universalismo ético, cultural, religioso).

Los protestantes lo único que han hecho es quitar al Papa para poner en su lugar al individuo “libre”, particularmente, como particularidad, como cristiano burgués.
Cita:
<...que hay una razón, con minúsculas, invariable desde su surgimiento entre mitos (in medias res) que hace variar fes, doctrinas e ideologías, sin arrogarse causa de nada, sino al contrario, consecuencia de su propio (y apropiado) uso.>
Muy idealista se me aparece aquí Molina. No sé qué es eso de “la razón”... Sí sé que lo razonable es siempre muy variable. Es histórico.
La razón, al surgir verdaderamente entre mitos, aparece también como mito, como razón mixtificante, religada (el Primer motor aristotélico es históricamente una buena razón o muy razonable aunque posteriormente lo sepamos o lo veamos como mítico).

Lo importante es ver que la esencia de la religión no puede ocupar el lugar de cualesquiera de las otras esencias de los Ordenes imperativos primarios de Julien Freund; principalmente no puede ocupar el lugar del Orden científico o el del Orden político. Así ocurre, por ejemplo, que una vez ya estamos en el Reino de la Cultura, pretenda la razón religada de muchos la sustitución de la política (del conflicto dialéctico) por la ética...(El pensamiento alicio es esencialmente esto), y esto es un irracionalismo religioso, esto es, una derivación del Reino de la santa Gracia, que, por otra parte dio y ha dado lugar -en tanto reino de la Cultura- al hombre alienado, es decir, ha dado lugar al hombre irredento, inexistente y antihistórico como si fuera el hombre real (el comunista).

Molina dice:
Cita:
<Por eso la Iglesia no razona sobre su fe, sino para mantener el mito que la sostiene; cambiando dogmas, por ejemplo.>
Pues yo pienso que todo lo que la Iglesia razona, lo razona para conservar su fe y sobre su fe... (que ese pensamiento haya posibilitado o dado lugar a un Espinosa y a la inversión teológica nada le quita sobre su esencia mítica e irracional). No ha sido su pensamiento lo recurrente, sino el arrinconamiento de la religión por la ciencia y los descubrimientos de las leyes y hechos científicos como mediadores de los procesos productivos... Es de ahí, de los saberes primarios de donde arranca la razón desmitificadora y atea e impía de la filosofía y del MF. Tratar de mantener el mito es otro mito.

¿Puede decirme Molina qué dogmas, una vez puestos, ha cambiado la Iglesia desde San Agustín hasta nuestros días? Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Juan A. Rodríguez Molina



Registrado: 16 Feb 2004
Mensajes: 306
Ubicación: El Escorial (Madrid)

MensajePublicado: Lun Sep 18, 2006 6:29 pm    Título del mensaje: Seso no es razón (sólo) Responder citando

«No sé que es eso de “la razón”», dices. Voy a responderte “agustinianamente”: Si lo comprendiste, cómo lo comprendiste y eres capaz de explicarlo, eso es razón.

Más que del uso de razón, hablo de lo que se usa al hacer uso de razón y uso de dogmas; eso que no se utiliza al usar la fe, salvo que tuvieras fe en eso que se usa al usar... No me tomes el pelo, Vega, sabes perfectamente lo que es eso de “la razón”. Es con lo que se hace filosofía y ciencia; y Dogmática. Porque cuando se dice que la Iglesia es dogmática, se entiende que lo es hacia afuera, hacia los fieles, no hacia adentro. Estás confundido, si piensas que no discuten entre ellos. El dogmatismo es un problema para la filosofía, no para la Iglesia, en todo caso para su Teología pues, al fin y al cabo, ésta ha de explicar la Revelación. No cofundamos al Islam con la Iglesia Católica: El Corán no es obra de Mahoma, sino de Alá; la Biblia tiene autores, humanos, que han oído la palabra de Dios.

Pides al final que te dé ejemplos de dogmas cambiados. No puedo referirme más que al de la Inmaculada Concepción, ya mencionado, que sé, con seguridad que es del s. XIX, cuando María, siempre ha sido la Virgen, ¿no?. Pero voy a indicarte uno nuevo: el de la infalibilidad papal, de 1870, con Pío IX. Yo no soy un experto en Historia de la Iglesia, mis limitados conocimientos al respecto se concentran al principio, en su formación, y desde el s. XIX, por la tesis perenne que nunca realizo; es decir, indirectamente, más bien. Pero, si no me equivoco, sobre dogmas no hay unanimidad o criterios uniformes hasta el s. XVIII. ¡Qué casualidad!: después de la Reforma y el reto de la ciencia. (No entremos en el follón de dogmas y herejías de sus primeros siglos, en el establecimiento de los libros canónicos, etc.; ni en los “problemillas” de las recientes teologías, incluida la de la liberación).

Habría sido más preciso decir «Después de la “teología mínima” de Erasmo, la Reforma, el reto de la ciencia y el liberalismo»; pues es evidente el carácter reaccionario y autoritario del Vaticano en la primera mitad del XIX. Y no precisamente por una “vuelta a los orígenes” (ya que ésto tambíén lo pretendían sectores evangelistas y otros más románticos, con muy diferentes resultados), sino por el preocupante —por revolucionario— presente. Para el cristianismo, desde Pablo, hay una relación absoluta entre la fe y la verdad; en ello se basaba Locke para decir que «quien rechaza la razón para dejar sitio a la revelación apaga la luz de ambas». En efecto, admitamos como razonable que así sea la relación entre fe y verdad, ahora bien, ¿cuál es la verdad?. La misma expresión, “relación absoluta” con la verdad, incapacita a la fe para determinarla: ya la sabe. Como dice P. Johnson: «(...) Locke había vivido en una época en que parecía más probable que la demostración científica de la verdad confirmase y no que desacreditase las pretensiones cristianas.» (Historia del cristianismo, p. 503).

Sobre lo demás, la Gracia y la Cultura, el MF..., seguramente, estamos de acuerdo. Sólo dos preguntas: 1) ¿No pensarás que trato de «mantener el mito»? 2) Si no se puede hablar de tener fe en la razón, ¿qué hacemos con ella, con la fe? (Por no hablar de otras irracionalidades). Porque, claro, corrígeme si me equivoco, tú —como el Papa— eres más amigo de la eutaxia que de la búsqueda de la verdad. Otra pregunta, pues: ¿Cuál es más «mito» de las dos opciones?

Salud

P.S.: Cuando escribo “Iglesia” sé que no estoy siendo muy preciso, sobre todo si pongo fuera a los fieles (la mayoría de los cuales, por cierto, de “la misa la media”), pero espero que no sea motivo de despiste.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Lun Sep 18, 2006 8:28 pm    Título del mensaje: Cristianismo irracional. Responder citando

Hola.

Apreciado Molina, ya he dicho, y nadie niega, que la Iglesia y sus teólogos han pensado mucho y bien (históricamente bien). El asunto es que esa es una razón (teológica) que antepone la fe a las conclusiones y efectos de la razón posterior (lógica y ciencia) misma –sobre todo modernas-. Por ejemplo, dice San Agustín que “es mejor una ignorancia fiel que una ciencia temeraria”... Y a pesar de la Docta ignorancia de Nicolás de Cusa, la fe (que que viene del oído y sólo es creer en el relato, Romanos, 10, 17) nadie sabe lo que es, pues creer fábulas, tanto si las almas son insulfladas aquí como si son insulfladas en el cielo, es una pura tontería (Comentario a las sentencias de Pedro Lombardo, pág. 493 y 497). Ante la inescrutabilidad del pseudoproblema de la presciencia divina el apóstol queda maravillado: “Oh profundidad de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios”...

Ratzinger mismo dice en estos párrafos sacados de su mensaje en Polonia:

<no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios.

La convicción de que actuar contra la razón está en contradicción con la naturaleza de Dios, ¿es solamente un pensamiento griego o es válido siempre por sí mismo?

En contraposición, la fe de la Iglesia se ha atenido siempre a la convicción de que entre Dios y nosotros, entre su eterno Espíritu creador y nuestra razón creada, existe una verdadera analogía, en la que ciertamente las desemejanzas son infinitamente más grandes que las semejanzas --como dice el Concilio Lateranense IV en 1215--, pero que no por ello se llegan a abolir la analogía y su lenguaje.

Para nuestra reflexión, es importante constatar que el método como tal excluye el problema de Dios, presentándolo como un problema acientífico o precientífico. Pero así nos encontramos ante la reducción del ámbito de la ciencia y de la razón que necesita ser cuestionada. >


O sea, tomismo puro y duro. ¿Es esto pensar? ¿Es pensar que Dios razona? ¿Es pensar hoy en día que la fe nos “desvela” esa supuesta analogía? ¿qué la razón nuestra es... “creada”? ¿Han de ser cuestionadas la ciencia y la razón -como dice ratziger- o la fe?

Desde luego que todo en el cristianismo es mucho más sistemático y filosófico y mejor pergeñado que el Corán y todo el islamismo. Pero la irracionalidad no por eso desaparece en él.

El dogma comienza a ser dogma cuando como tal es declarado. Efectivamente, la Virgen es virgen inmaculada para ellos desde que nació... Un dogma no varía por ser nuevo, por ser ahora establecido como tal, sino que aún y siendo nuevo (en algún momento lo declaran dogma) luego nunca más varía. Eso es imposible, los que tal cosa admiten son unos heréticos.

Molina dice:
Cita:
< Para el cristianismo, desde Pablo, hay una relación absoluta entre la fe y la verdad; en ello se basaba Locke para decir que «quien rechaza la razón para dejar sitio a la revelación apaga la luz de ambas». En efecto, admitamos como razonable que así sea la relación entre fe y verdad, ahora bien, ¿cuál es la verdad?.


Locke es ahí, para los tiempos actuales, un irracional; pues que creía posible que la <razón> pudiera convivir en armonía con la <revelación> Eso cree hoy Ratzinger. Efectivamente la razón es histórica y se dice de muchas maneras. Jonson tenía razón, históricamente tenía razón.

Que un algo inmaterial, espiritual, pueda tener conexión con un evento material, real, no necesita de la fe en la razón para ser, no creído, sino sabido: tal cosa es imposible. La verdad no es una “fe”, sino un algo tozudo que es independiente de la conciencia individual... La verdad es intersubjetividad aquí y ahora. Nunca serán falsos los teoremas de Euclides en nuestra geometría plana.

Nos hemos ido del tema que redunda en esto dicho por Iñigo Ongay:<...en este punto los contenidos del dogma católico ( la Virginidad de María) es, por mucha imaginación "simbólica" que echemos al asunto, algo completamente incompatible con las verdades apodícticas segregadas por las construcciones categoriales biológicas y fisiológicas... como también lo es por cierto, otros contenidos dogmáticos referidos a la Virgen: la inmaculada concepción, la ascensión, etc, etc, etc...>

Por tanto, la Iglesia y sus teólogos han usado mucho de los sesos para pensar ese [/i]contracto[/i] al que llaman o llamamos Dios y todo los omni que se derivan de Él; pero ese pensar es irracional, imposible hoy con las susodichas verdades apodícticas segregadas por las construcciones categoriales biológicas y fisiológicas puestas por Iñigo.

Muy largo y para mejores plumas sería explicar aquí que todo este montaje viene derivado de las deficiencias del pensamiento antiguo, aristotélico, principalmente: lo irracional se puede explicar desde el racionalismo del materialismo actual (como ya hacía el materialismo histórico de Marx, que todo pasado se explica por el presente), y se pueden sacar unas conclusiones buenistas insospechadas.
Antes, por ejemplo y si se me permite, se pensaba que <“al ser el entendimiento un algo inmaterial (M2), su conocimiento (M2) se produce sin las condiciones materiales (M1). Y la razón de esto –dice Santo Tomás siguiendo a Boecio- es porque el conocimiento (M2) solamente se produce en cuanto que lo conocido (M2) está en el cognoscente. Ahora bien, una cosa (M1) está en un sujeto según el modo del sujeto (M2) y no según el modo de la cosa (M1),...... y por eso el conocimiento se produce necesariamente según el modo del cognoscente” (M2).> (Sentencias... Pág. 431)
De semejantes y estupendos presupuestos platónicos pudo el MF profundizar de lo lindo.

Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Sep 19, 2006 9:30 am    Título del mensaje: La yihad en la presciencia divina. Responder citando

Hola.

Admitamos que una cosa está en un sujeto según el modo del sujeto y no según el modo de la cosa..., pero recordemos también que para el catolicismo las palabras residen en la realidad, y no al contrario: que la realidad resida en las palabras. Lo ambiguo hoy y antes es saber qué es la realidad, si un solo mundo de verdades apodícticas o dos mundos, uno de los cuales está fuera del tiempo, en la eternidad... como si la eternidad fuera algo y se pudiera hablar de lo inefable, como si lo incomprensible debiera ser entendido con el amago astuto o lerdo de la fe.

Más esto para esa fe no es ningún problema. Ella cree sin apoyaturas fácticas (materiales) y nada más se apoya en el relato, en las Escrituras, en el cuento chino... Sabe de antemano esta fe que el Ser divino en su prae-scire conocía el futuro que ahora ya es presente, a saber, que Benedicto XVI habría de ser condenado a muerte por los musulmanes irracionalistas por haber ejercido en Alemania la libertad de expresión y la moderada crítica a favor de la razón. Los caminos que elige el señor son inescrutables y ellos velan convenientemente y según la prudencia las políticas henchidas de dialéctica y conflicto. Vete tú a saber si Dios conoce acaso en su presciencia la derrota de Occidente a manos de estos creyentes de Mahoma. Sería una verdadera prueba apocalíptica que Roma fuese tomada a saco por los musulmanes.

Dice Cañizares que “ "La realidad es que estamos ante una 'yihad' universal. Los países de occidente no podemos olvidarlo, y esto no es decir algo en contra de la religión de Mahoma, sino preservar la misma religión de esa 'yihad' que está en contra del reconocimiento del dios único.”... Uno se pregunta a qué Dios único se refiere Cañizares, si al Dios trinitario o al Alá de los que niegan la misma sustancia para las tres divinas Personas. Aquí el universalismo de las religiones olvida toda particularidad en pro del “diálogo” entre la fe y la razón como si fuese posible la razón de alguno de los dos dioses o bandos... El diálogo de civilizaciones ("diálogo interreligioso" y multiculturalista) como mito suple al enfrentamiento mítico de las civilizaciones de Hunttington de parecida manera a como el Pacto de civilizaciones de este necio nuestro pretende ocultar el conflicto perenne entre Estados. Adiós.


......................

EL PAPA MANTIENE SU VIAJE A TURQUÍA
Cañizares denuncia la "cobardía" de Occidente y recuerda que "estamos ante una yihad universal"

L D (Agencias) El vicepresidente de la Conferencia episcopal Española, (CEE) y cardenal arzobispo Primado de Toledo, monseñor Antonio Cañizares, lamentó hoy que la reacción sobre el discurso del Papa en Ratisbona (Alemania) "dejará una herida en Occidente". "La realidad es que estamos ante una 'yihad' universal. Los países de occidente no podemos olvidarlo, y esto no es decir algo en contra de la religión de Mahoma, sino preservar la misma religión de esa 'yihad' que está en contra del reconocimiento del dios único. Todo esto acabará silenciándose, pero dejará una herida en Occidente, que se ha mostrado muy cobarde", aseguró Cañizares en declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press.
El cardenal explicó que el Papa está apenado por la interpretación que se ha hecho de su discurso, "que no responde ni a la literalidad de sus palabras ni a la tesis de su discurso, que es, precisamente el diálogo entre fe y razón".
El Papa mantiene su viaje a Turquía
Los obispos turcos confirmaron que "de momento, nada hace pensar" en una cancelación del viaje que tiene previsto realizar el Papa a Turquía a finales de noviembre, a pesar de las duras reacciones del mundo islámico al discurso pronunciado en Alemania donde citó a Mahoma. Un día después de que el propio Papa Ratzinger afirmara durante el Angelus que estaba "vivamente afligido" por las reacciones suscitadas por sus palabras, "que no expresan en modo alguno" su pensamiento, la Conferencia Episcopal de Turquía se reunió en Estambul para estudiar el viaje tras la situación creada.

A la reunión, según informó la agencia vaticana Asianews, asistió el arzobispo Piero Marini, maestro de ceremonias litúrgicas de la Santa Sede. "A juicio de los prelados, nada, de momento, hace pensar en una cancelación del viaje", precisó la agencia vaticana, que subrayó que los obispos mantienen el viaje, "sobre todo tras leer todos juntos la aclaración hecha por el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, al respecto".

A pesar de la confirmación, a primeros de octubre volverán a reunirse, para ver la evolución de la situación. Según informó en febrero el por entonces portavoz vaticano Joaquín Navarro Valls, Benedicto XVI visitará Turquía del 28 al 30 de noviembre. Según Asianews, durará hasta el 1 de diciembre e incluye las etapas de Ankara, Efeso y Estambul. La visita se celebrará coincidiendo con la festividad de San Andrés, el 30 de noviembre, patrón de la Iglesia Ortodoxa. Como es ya tradición, todos los años con motivo de esa festividad, el Vaticano envía una delegación a Estambul y el 29 de junio, fiesta de San Pedro y San Pablo, los patrones de la Iglesia Católica, el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla envía una delegación a Roma.

El patriarca ecuménico Bartolomé I ha visitado ya el Vaticano en tres ocasiones (1995, junio de 2004 y noviembre de 2004). Para Benedicto XVI será su primer viaje a el Fanar, en Estambul, el corazón del patriarcado ortodoxo de Constantinopla, que representa a 200 millones de cristianos repartidos por todo el mundo. El "sí" de los obispos católicos se ha producido un día después de que el ministro de Exteriores turcos, Abdullah Gul, dijera que por parte del gobierno de Ankara no hay motivos para suspender la visita, que esperan sea una oportunidad para promover el diálogo entre las culturas.
Este mismo lunes se han repetido las reacciones airadas del mundo musulmán. El jefe de la Unión Mundial de Ulemas (Sabios) Islámicos, el egipcio Yusef al Qaradaui, ha instado a los musulmanes a "expresar su ira el próximo viernes" por las palabras de Benedicto XVI en las que recordaba una cita sobre el Islam y el profeta Mahoma y por lamentar que no pidiera disculpas. Sin embargo pidió que eviten acciones de violencia como los ataques a iglesias y el asesinato de una monja italiana en Somalia. Según informa la televisión "Al Yazira", con sede en Qatar, donde reside Qaradaui, el destacado clérigo islámico llamó a "expresar su ira" contra el Papa, pero insistió, sin embargo, en que los musulmanes deben evitar acciones de violencia.

"La unión pide a los musulmanes que hagan que el próximo viernes sea un día de ira, pero esa ira debe ser razonable y con sensatez", dijo el jefe de la Unión Mundial de Ulemas Islámicos, integrada por importantes clérigos de todos los Estados musulmanes. "Advertimos a los musulmanes que no ataquen a mezquitas ni a personas (cristianas). Abogamos por la sensatez. Quienes puedan manifestarse el viernes, pues que lo hagan y los que no puedan, que se sienten en las mezquitas", recalcó.

"Icomprensible" y "preocupante"
El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el padre Juan Antonio Martínez Camino, aseguró que es "incomprensible" y "preocupante" la reacción del mundo musulmán ante un discurso "que invita al diálogo".

"Es incomprensible la reacción en determinados ambientes, muy concretos, que luego se extienden como la pólvora, sobre todo teniendo en cuenta que, el discurso que ha dado lugar a esta reacción, es un discurso que invita al diálogo", destacó el portavoz de los obispos a Europa Press.

A su entender, las palabras de Benedicto XVI en Ratisbona invitan "al uso de la razón" y explican "fundamentalmente" por qué "el que actúa en contra de la razón, actúa también en contra de lo que Dios es". "Esto es para todos, cristianos, musulmanes", agregó. Con todo, el padre Juan Antonio Martínez Camino instó al mundo musulmán a no "reaccionar con violencia ni con odio, sino leyendo lo que el Papa ha dicho".

Reacciones "desproporcionadas"

La Comisión Europea tachó de "inaceptables" las reacciones "desproporcionadas" a las declaraciones del Papa Benedicto XVI sobre el Islam y recordó que la libertad de expresión es una de las "piedras angulares" de la UE, que siempre ha promovido el "diálogo interreligioso".

El portavoz del Ejecutivo comunitario, Johannes Laitenberger, señaló que "cualquier reacción debe estar basada en lo que se dijo realmente y no en citas sacadas de contexto, y menos aún en citas sacadas a propósito de contexto".

"Las reacciones que son desproporcionadas y rechazan la libertad de expresión son inaceptables. La libertad de expresión es una piedra angular de la UE, como lo es la libertad y el respeto de todas las religiones y creencias, sea el cristianismo, el Islam, el judaísmo, el budismo o el laicismo", añadió.
El emperador bizantino

En el discurso pronunciado el 12 de septiembre en Ratisbona (Alemania), el Papa citó un diálogo entre el emperador bizantino Manuel II Paleólogo (1391) con un erudito persa, cuyo contenido ha sido considerado ofensivo por el mundo musulmán.
El emperador le preguntaba a su interlocutor que le mostrase algo que el mundo debiese a Mahoma que fuera nuevo y respondía él mismo que sólo encontraría cosas "malas e inhumanas como su orden de difundir, usando la espada, la fe que predicaba".

"El Papa tiene que quitar estas palabras del texto original" del discurso que pronunció el martes en Alemania, dijo Qaradaui. Opinó, además, que en su discurso del Papa no ofreció disculpas, sino que "acusó a los musulmanes de no haber entendido bien sus palabras" del martes.

En: http://www.libertaddigital.es/noticias/noticia_1276288227.html
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Antonio Iglesias Díez



Registrado: 12 Nov 2003
Mensajes: 59
Ubicación: Ávila

MensajePublicado: Lun Oct 02, 2006 4:07 pm    Título del mensaje: Razón y fe Responder citando

Saludos,

¿Hay algo más individualista que el racionalismo? ¿Acaso no es el hijo natural de libre exámen y no salió a la luz cuando las inteligencias alemanas se volvieron medio locas por el espíritu privado renegando de Locke y su paisano Liebnitz? ¿No ha sido la teología y el realismo católico los que han defendido más y mejor las prerrogativas de la razón humana, afirmando que la fe (católica ) PRESUPONE la existencia de la razón?

Si la razón es la única árbitra de la verdad y no hay otro criterio que la inteligencia, no puede haber ni hay otro sistema o escuela en donde abunden más las opiniones divergentes, como así es. El racionalismo sólo reconoce como único campo de la razón el de la evidencia y/o la intuición y el del discurso racional individual propio de las ciencias (que el catolicismo no niega). El realismo catolicismo lo que dice es que el de la evidencia es cortito y el del discurso dependiente de la inteligencia de cada uno, con lo cual hay un montón, pero que hay otro campo mucho más extenso (y eutáxico) como es el del conocimiento de todos los hombres, pasados y presentes (la tradición y la herencia de las generaciones pasadas que sí creyeron y actuaron) y que aquellos que se paran en la evidencia y el conocimiento (limitados por imposición natural) acaba fácilmente en el nefasto idealismo.

¿Qué tiene de irracional afirmar que el modo de obrar humano común es más creyendo que raciocinando y que el ejercicio de la razón tiene un campo limitado en todo individuo y en la mayoría muy estrecho? ¿De qué me sirve a mí el genio de Newton o Einstein si mi razón es incapaz de rastrear sus demostraciones? Por no hablar de la física contemporánea, con sus agujeros negros y las partículas que son y no son a la vez.

¿En qué han sido un impedimento los dogmas católicos, mantenidos algunos por el protestantismo, para el desarrollo de las sociedades políticas de Occidente? El ataque racionalista a los dogmas fue más consecuencia del ataque a la autoridad de la Iglesia por parte de los señores y príncipes alemanes, ávidos de poder y privilegios, que del afán de defender la verdad (verdad que pulverizaron en infinitud de verdades, como se vio enseguida).

Ademas ¿acaso el budismo es mas racionalista por no tener dogmas?

¿Y acaso el Islam, con su irracionalidad no ha sido eutáxico a tope, momificado, eso sí, como lo fueron el antiguo imperio egipcio y chino?
Los sabios no necesitan los dogmas ni el individuo racionalista la fe, pero nadie ha visto una nación o sociedad que perviva siendo totalmente atea o una sociedad compuesta de sabios nada mas. Como mucho lo hace adormecida y atontada, como la de ahora, por el postmodernismo y el consumismo, con la ayuda del tarot, los ovnis y las drogas. Eso, hasta que los moros terminen de hacer su faena. Para entonces ya no tendremos que hablar de los dogmas católicos. Ya no habrá nadie que no los persiga a muerte, por idólotras.

No sé qué tiene de racionalista y eutáxico decirle a los jóvenes que no sólo sus abuelos, sino los genios de Copérnico, Newton, Velazquez o Cervantes eran unos visionarios irracionales porque hacían declaración de su fe.

¿Qué tiene de racionalista lanzar al ser humano y a las masas a la desesperación diciéndoles que son solo un “fenómeno”; que el arte que le conmueve es solo una ilusión; que sólo hay lo que vemos y que a lo máximo a que podemos aspirar es a ser ciudadanos, única aspiración digna de tener en cuanta? Pues así fue como se llegó a la exaltación del Estado totalitario y del nacionalismo bastardo del que desde Lutero ha estado muy contagiados parte del clero católico en su afán de halagar a los poderes que pueden tener a mano. Y aunque fue el protestantismo prusiano el que dio forma al Estado alemán lo hizo basado en la idea confusa y peligrosa de la nación alemana, idea que contaminó a buena parte del clero alemán católico en el XIX y a los curas progres pro-etarras y montserratinos. El payo ese de Montserrat no sólo es un pariente lejano del libre exámen sino que no es muy evangélico que digamos, no solo por su dureza de juicio sobre la mitad de los españoles sino porque olvida que el Evangelio conmina a respetar la Ley. El carácter universalista de la Iglesia es católico, no protestante; la lucha secular entre los dos poderes ha ido en este sentido, no en el contrario. Este es cosa de los hombres del Norte.

Por otra parte, como el hombre es un accidente y todo se acaba aquí tambien se acabó a la desaparición de la generación anterior y por lo tanto hay que volver a empezar.¿Con qué criterios, y de quién o quienes, se formarán los nuevos proyectos de ingeniería social racionalista?. Unos ofrecen el disfrute en la tierra de lo que le han arrebatado en el cielo y los otros crean naciones y e inventan pueblos como el que hace churros. Decía un tal Lucien Romier:

“La separación entre la escuela laica de la Ilustración y la tradición ha llevado a nuestros pueblos la inseguridad respectos a la consecución de cualquier fin elevado de la existencia. Nos ha convertido a todos en improvisadores de principios. Por ello el pasado no tiene valor alguno a los ojos de las masas, convirtiéndose en ridículo y despreciable. La pasión nacionalista, imprecisa y peligrosa, ha venido a sustituir a la idea superior de la patria. Antes era el pueblo el conservador de la tradición y protegido por ella, el que guardaba las costumbres y experiencias redentoras comprobadas, mientras que la aristocracia y la burguesía, por su cultura superior y mayor audacia, eran el progreso. Desde que la escuela primaria ha separado la tradición del pueblo y eliminado la noción de patria sustituyendola por la del Estado despensa, es este mismo pueblo inculto quien se ve dominado por una insensata manía de innovación, mientras que las clases intelectualmente superiores se abandonan a pensamientos reaccionarios”.

Si se les permitiera a los racionalistas fundamentalistas la demostración de sus verdades llevando a la práctica las políticas y organización social basadas en el racionalismo fundamentalista, veríamos un mundo tremendo, como aquel que Balmes describía: “un magnífico cuadro ante la helada pupila de un difunto”.

No crean que no sé el tipo de objeciones que se pueden poner a estas opiniones; otra cosa es que yo entienda algunas de las que puedan exponer algunos de este foro. Hasta otra.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Jue Oct 05, 2006 12:24 pm    Título del mensaje: La razón insuficiente. Responder citando

Que San Pancracio les ilumine...

<La religión, dice terminantemente Santo Tomás (Summa, II, II, q. 81, a.5,3), no es virtud intelectual, porque su perfección no tiene lugar según la consideración de lo verdadero. Es virtud moral...(Y lo que sigue... Cf. Gustavo Bueno. Cuestiones cuodlibetales... pág. 169)


Es indiferente que el catolicismo niegue o no niegue el “discurso racional individual propio de las ciencias”, como dice Antonio Iglesias Díez. Esto ciertamente es una gran diferencia acaso respecto a otras religiones a pesar de Avicena y Averroes; pero el acento hay que ponerlo (por el tema que tratamos) en que el catolicismo considera –como es normal dadas sus premisas- que la razón es “insuficiente”... para conocer... la Verdad, su Verdad... que es la Verdad revelada... por participación y semejanza de las craturas finitas respecto del Ser infinito. ¡Una bonita racionalización!

Ignoro si el materialismo filosófico u otro materialismo cualquiera puede ser tildado de “racionalismo fundamentalista”. Ello a mi no me incomodaría, pues aparte de la razón y los hechos apodícticos de las ciencias categoriales ¿qué nos queda?. ¿Qué nos queda para “fundamentar” históricamente nuestro mundo entorno? ¿Necesitamos justificarlo con entelequias phantasmagóricas?

Este teclado en el que escribo es un teclado corpóreo con una determinada “forma”. Pero al hablar de la forma de este teclado hemos de olvidar que esta forma no es ya su “alma” o aquello que “informa” al cuerpo. La forma de mi propio cuerpo no es mi “alma”, y en este sentido el MF es sadúceo por completo (Hechos de los apóstoles, 23, 8) y no cree en el espíritu y por tanto tampoco en la forma como alma del cuerpo... ¿Hemos de seguir defendiendo en tanto materialistas esa forma superior a la inferior materia, esa visión espiritualista del mundo, la visión de dos mundos por no se qué beneficios políticos? ¿Cómo son de “razonables” las Cuestiones disputadas sobre el alma de Santo Tomás de Aquino? (Eunsa. 2001, págs. 166 y ss.)

La razón (razón que es histórica siempre para el MF), la razón de la Iglesia católica y la razón en los sesos de sus teólogos nunca dejó de ser una razón tenida como “insuficiente” ante su inmenso objeto como es el misterio divino. Fue y es una razón que tuvo y tiene que revestirse para el creyente en “razón teológica”, en teología especulativa como ciencia que reconoce sus propias leyes, las propias leyes de la ciencia aristotélica, cierto... Pero todo esto siempre va encaminado a someter y embutir esas leyes y las leyes actuales a los datos revelados del relato bíblico dado por un otro tan concreto como el sacerdos de carne y huesos. La razón per humana inventionem, dada su supuesta insuficiencia por la finitud del hombre, ha de estar para el teólogo y para el creyente como un apéndice y sometida a la per divina inspirationem. A la postre todo acaba en la ciencia divina de la cual depende la misma teología y su in-consecuente explicación del mundo. Al modo tomista: percepción insuficiente sensible, percepción intelectual insuficiente, ciencia superior y divina como teología= mérito de la fe y la graciosa Gracia. Premio: la Bienaventuranza=Fin como su contrario: eternidad.

Es cierto que la fe católica “no desconfía de la razón ni se opone a ella” (combate, empero, y por poner un solo ejemplo, el evolucionismo darwinista con el mito del creacionismo o con el mito del evolucionismo cósmico a lo místico de un Teilhard de Chardin), pero siempre supedita metódicamente esa razón a la irracional fe y a la gratuita Gracia. Y esto no lo puede admitir la impiedad sadúcea del Materialismo Filosófico nuestro ni ningún otro materialismo que se precie.
El lumen gloriae es lo opuesto por completo a la racionalidad moderna, ya que este lumen se basa -como supuesto perfeccionamiento del conocimiento mundano y por su subjetividad exacerbada de una supuesta “visión beatífica”-, en un conocimiento irracional “sin intermediarios” entre el sujeto operatorio y su supuesto Creador (Cf. Santo Tomás de Aquino. Suma teológica. C.12 a.4).

Para la creencia cristiana el “entendimiento”, el entender, no es otra cosa que ese puente, ese “tender” sin mediaciones entre la creatura y su Creador. En-teder -por semejanza- es hacerse “deiforme”, “palabra del corazón expresada con la voz”, dice Santo Tomás (Suma C. 27 a.1) palabra...¡Del corazón!.
Lo que interesa a la razón teológica no es el mundo supuestamente [/i]insuficiente[/i], sino el mítico ultramundo excelente y definitivo de quietud perfecta. Y el entendimiento y el en-tender de la razón humana están para la fe y no al revés: <para el cristiano se llega al conocimiento (verdadero y excelente) por la fe, pero no al revés>, dice San Agustín (Suma I, C.32 a.1) porque a todo y a cualquier entendimiento creado le resulta imposible –por su insuficiencia- comprender a Dios (que es el objeto único del mundo excelente)...<<A Dios –dice Santo Tomás en C.12 a.7- no se le comprende así, ni con el entendimiento ni con otra cosa, porque, siendo infinito, nada finito le puede abarcar para que algo finito le entienda infinitamente como infinito es.>> La comprensión, el comprender lo excelente (a Dios) es... “una de las tres prendas del alma, la que corresponde a la esperanza; como la contemplación le corresponde a la fe; y el gozo a la caridad” (C.12 a.7). Es pues una virtud no intelectiva, como dice ahí arriba la cita de Gustavo Bueno.

Por tanto, aparte sustancialismos, la razón (finita) siempre la encontraremos, para la creencia católica y cristiana en general, como una “insuficiencia” que pertenece a la misma insuficiencia del hombre dado su ordenamiento en la Gran Cadena del ser, en la predestinada Procesión de las personas y creaturas venidas de la absurda nada. La razón no es lo mejor ni para la Iglesia ni para los teólogos, la razón sólo es...“la vanidad de los filósofos” de San Agustín (C.19 a.6), una pretensión que debe supeditarse a las “huellas o vestigios” –Trinitarios- que el hombre descubre cuando se deja guiar de la fe:<<El hombre natural, el hombre filósofo, el hombre que se deja conducir sólo por la razón, nunca alcanza a Dios como Persona, sino simplemente como Causa.>> (Nota en C.48 a.3). Y esto es claro, porque el fin de la teología, de la razón de los teólogos tomistas y no tomistas y de los creyentes, no es esa Causa aristotélica y razonada, elucubrada, sino esa Persona que pende de lo revelado, del relato llamado sagrado. La verdadera religión no es la del Dios inmóvil razonado aristotélicamente como Causa o Primer motor, sino que lo es la religión de Abraham de Isaac y de Jacob, la de los “vestigios y señales” corpóreos, esto es, quiméricos (zarzas ardientes o milagros)...quiméricos pero nosotros los desearíamos sin embozo fetichistas, o sea, corpóreos (ver a Gustavo Bueno: Cuestiones cuodlibetales... pág. 261).
Toda la razón del cristiano razonador va encaminada siempre por ese nivel karigmático de la salvación de la insuficiencia y elevación de la creatura a lo excelente que cuenta esa revelación y por lo teológico como esta manera irracional hoy de racionalizarlo todo como y para el encuentro definitivo con ese Excelente Máximo. La insuficiencia de la razón acaba pues, en la otra vida.

La verdad de la mentira de la religión nada tiene nada que ver con los resultados “tremendos” de un mundo sin religión, que dice Antonio Iglesias Díez siguiendo a Balmes. No queremos decir eso. La religión siempre permanecerá con nosotros, no porque sea “razonable” a veces, sino precisamente porque no lo es en el fondo nunca (lo que no quita que la idea de la existencia de Dios sea una verdadera y nebulosa idea no verdadera).

Como materialistas nuestro deber (¿) no es ni tan siquiera este o aquél Estado... sino la verdad. Y la verdad es aquí y en tanto ateos y sadúceos, que la religión es hoy y siempre una “sabrosa mentira” de la voluntad, parodiando a Santo Tomás..., que es un completo irracionalismo, una locura, un escándalo a la razón, un absurdo, al decir de Tertuliano. Y esto ha de ser dicho a pesar de nustra “tradición católica”.

Comprendo lo que dice Antonio Iglesias Díez, pero creer no es razonar, sino creer lo que no se ve, lo que el sacerdos te cuenta:
Cita:
<¿Qué tiene de irracional afirmar que el modo de obrar humano común es más creyendo que raciocinando y que el ejercicio de la razón tiene un campo limitado en todo individuo y en la mayoría muy estrecho?
Pues porque siguiendo con Santo Tomás mismo, sabemos nosotros en tanto materialistas que lo “común” de los sentidos muchas veces falla y no así la ciencia...¿Qué puede significar que ese modo de obrar humano que cree más que razona sea lo más común? No se cree en la Causa elucubrada e históricamente irreprochable en su lógica aristotélica, sino en el fetiche, en lo corpóreo del vestigio. Lo malo es que toda analogía entis de la razón de la teología acaba convertida en una analogía fidei, y esto es lo que ningún materialista debe consentir teóricamente aunque se hunda el mundo. Aunque, claro es, cuando esto no ocurre lo que pasa es que la teología ya no es teología y no deja de ser una falsa filosofía como otra cualquiera, a la que habría que combatir de igual manera como combatimos a la teología.

La común plebe siempre será mayoritariamente irracional, por eso la esencia de la religión nunca desaparecerá. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Eliseo Rabadán Fernández



Registrado: 12 Oct 2003
Mensajes: 567
Ubicación: España

MensajePublicado: Vie Oct 06, 2006 8:12 pm    Título del mensaje: ¿comentarios intempestivos?¿realidades interesantes? Responder citando

he leído un artículo sobre cuestiones religiosas que me ha parecido muy interesante para el tema que nos ocupa, esperoque sea de provecho su lectura para nuestro objetivo que no es otro sino el de desenmascarar imposturas ..ahora estamos a la labor del desenmascarado de las mposturas religiosas , manos a la obra, pues...que la labor es mucha como parece claro.

Cita:



28 de septiembre del 2006




Bajo el signo de la cruz



Jesús Gómez Gutiérrez
La Insignia. España, septiembre del 2006.








Si alguna vez cayera en mis manos una máquina del tiempo, es posible que hiciera acopio de inventos contemporáneos y me presentara el 28 de octubre del año 312 en el puente de Milvio, sobre el Tíber. No por hacerle un favor inevitable a Majencio, sino para ofrecer a Constantino una cruz más real que la que, según cuentan, apareció en sus sueños. In hoc signo vinces: Vencerás bajo este símbolo -oyó el inventor del catolicismo. Yo soñaría con las chapas de identificación de mi perro, que tampoco están mal. Y Constantino tendría ocasión de volverse a su casita o de insistir con su guerra y terminar como uno más de los que aquel día, gracias a él, se ganaron el clásico y precioso epitafio romano: Que la tierra te sea leve.
Nada más lejos de mi carácter que las discriminaciones. Todo conversor de una religión cualquiera en religión oficial correría la suerte más acorde a sus méritos. Judaísmo, islam, budismo, sintoísmo, las grandes y las pequeñas, las estructuradas y la excrecencia holística. Obsérvese que no me refiero a los sentimientos individuales; que cada cual crea en lo que quiera. Me refiero a las situaciones que impiden, precisamente, que cada cual crea en lo que quiera. Pero no nos equivoquemos; la separación de religión y Estado sólo es un paso necesario, no el único paso. Las religiones se entrometen necesariamente en las sociedades, como las organizaciones políticas que son; no hay ninguna que se limite a establecer ritos más o menos ridículos o más o menos presentables para el turismo. Si se comete el error de confundir respeto a las creencias con asunción de la superstición, o de darles la razón como a los locos para que nos dejen en paz, no hay sociedad laica que pueda sobrevivir.

Uno de los capitales que más beneficio ha rendido a la Iglesia católica es su división interna. Contemplado en plazos históricos cortos, parece que existen diferencias entre los distintos sectores. Que el Opus Dei no es lo mismo que la teología de la liberación, que los jesuítas no son lo mismo que los dominicos, etcétera. Sus palabras se contradicen, y a veces también se contradicen sus actos. Pero si se amplía el campo de visión y no consideramos el experimento por años o décadas, sino por siglos, el resultado será exactamente igual con independencia de los cambios que haya experimentado la secta católica en conjunto. Ese juego de policía bueno y policía malo es lo que ha permitido que una de las organizaciones más delictivas de la historia siga introduciéndose en la vida política. Los Estados, los partidos, los sistemas, las ideologías, vienen y van. Ellos siempre están ahí, sin embargo, y nadie les pasa factura. Han acumulado más cadáveres que nadie, pero nadie los juzga. No hay «libro negro» de las religiones.

Frei Betto, dominico brasileño, acaba de ser protagonista de una de esas ocasiones en las que coincide el discurso de todas las familias católicas y se anula, en consecuencia, su treta general. En esencia, su última encíclica periodística («Europa, ¿primer mundo?»), muy reproducida en el mundillo alternativo, es uno de esos textos que un neonazi tendría problemas para publicar si en lugar de europeos hablara de latinoamericanos o africanos, por ejemplo. Generalizaciones negativas, injustas, falsas, al borde en todo momento del insulto y cargadas de la ignorancia y mala fe necesarias para ser útiles como propagadoras del odio. Se ha puesto de moda en sectores supuestamente progresistas, que por lo visto han conseguido dejar de pensar y de reconocer el significado y el alcance de las palabras. Pero ese descenso de nivel intelectual deja a la vista algunos objetos más interesantes que los restos de nuestro naufragio y los arrecifes de la confusión posterior.

Las gentes de la iglesia tienen motivos particulares para alimentar y extender ese tipo de discurso contra los europeos. Es muy sencillo. Su tiempo en Europa se acaba. Será más lento o más rápido, pero el camino del puente de Milvio se acaba. En bastantes países, su fuerza se limita a unas cuantas tradiciones vacías de contenido religioso para la inmensa mayoría de la población, y al miedo que todavía despierta en algún gobierno. Los cuervos están nerviosos y han decidido aprovechar el revuelo del combate a ciegas entre judíos, musulmanes y protestantes para ver si le cortan las pezuñas del satán europeo. Raro es el día en que no introducen un nuevo elemento de discordia; el Papa desde el Vaticano; los teólogos liberadores desde Brasil; el Opus Dei desde España, etcétera. Todos contra el laicismo.

Pero les queda América. Allí llevan poco tiempo, históricamente hablando. Todavía venden bien el pastiche, todavía están lejos de encontrarse en el punto que Betto define con esta profunda y terrible pregunta: «¿Por qué los templos europeos parecen acoger más turistas que fieles?». Entre los elementos necesarios para afianzar su poder, muy favorecido por la debilidad de los Estados, destaca el de reescribir la historia. Por ello, Betto critica en un par de ocasiones a su propia empresa, el cristianismo, a cuento del cuento más manipulado y manipulable de la zona: la conquista de América, ya saben, ese guión donde un puñado de bárbaros genocidas y sedientos de sangre eliminan por vicio a un sinfín de culturas pacíficas que vivían en armonía con la naturaleza, se amaban entre ellos, desconocían la esclavitud y la explotación, habían inventado la democracia y las flores y cantaban alegremente, con el vigor de la inocencia, de la noche a la mañana y de la mañana a la noche (según parece, ni siquiera les olían los sobacos). Critica al cristianismo para salvarlo de la quema, callando casi todo y diciendo sólo lo que conviene. La Iglesia católica lleva años intentando desligarse de la conquista, como si hubiera aparecido allí por obra y gracia del espíritu santo. Ahora, la consigna es negar lo positivo si no lo hicieron ellos y achacar lo negativo, oh sorpresa, a los Estados. Y así, dentro de dos o tres siglos, otros hombres como Betto podrán darse más golpes de pecho por los errores cometidos y asegurarse dos o tres siglos más de negocio redondo.

Decía que están nerviosos y lo repito. Han abandonado el bisturí de cirujano para volver a la espada, pero no la manejan bien porque no tienen costumbre de mancharse las manos en persona. El trabajo sucio se lo hacían otros. Millones, decenas de millones, cientos de millones bajo el signo de la cruz, matándose durante siglos en los campos de Europa, abriendo espacio a las sotanas en América, muriendo como perros en cualquier sitio y por su dios. La última vez que tuvieron verdadero poder aquí, en mi país, sus obispos alzaban los brazos con el saludo fascista en honor a las hordas de Hitler y de sus incompetentes amigos, Franco y Musollini. Eran sus obispos, señor Betto, no sean ustedes tan hipócritas y tan miserables como para lavarse las manos y decir, ahora, que surgieron de «la enfermedad senil de una cultura que se apartó de la realidad y, por tanto, cuyo universo está colocado por encima de la vida real». Bla, bla, bla. Eran los obispos de su secta, siempre lo han sido. Y aunque la mayoría de la gente no tenga intención de saldar cuentas, recuerde la consecuencia de sembrar odios.


http://www.lainsignia.org/2006/septiembre/cul_038.htm
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Sab Oct 07, 2006 1:42 pm    Título del mensaje: A modo de matización Responder citando

Estimados amigos:

Creo que en esta peculiar cruzada contra el catolicismo habría que distinguir y definir determinadas cosas. Lo digo porque desde el materialismo filosófico, la religión católica sería lo menos parecido a la religión, si es que tomamos en serio El animal divino. Más que religión, la Iglesia católica sería una institución política. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de religión? Por mucho que gritemos, poco diremos sin esa definición.

Por otro lado, el artículo de La Insignia que nos ofrece Eliseo Rabadán me parece mera propaganda política. Juzgar negativamente a la Iglesia católica porque a su alrededor se produjeron muertos implicaría inmediatamente condenar también al Imperio Romano, a la Unión Soviética, a Estados Unidos y a todo lo grande que ha existido en la Historia Universal. Vamos, que nos quedamos "solos con el solo" y sin entender muy bien para qué nos sirve ese humanismo indefinido que parece defender el autor de La Insignia.

Por último, habría que ver en qué medida es más deseable la Iglesia católica u otras prácticas "religiosas" tales como el fetichismo, la magia negra y otros rituales que hoy día parecen ponerse muy de moda.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Dom Oct 08, 2006 12:10 pm    Título del mensaje: La esencia de la religión. Responder citando

Hola.

Hay iglesias y viajes del Papa..., luego hay religión. Debería ser Rodríguez Pardo quién nos definiese la religión católica para convencernos de que no existe o que en nada o poco se parece la Iglesia católica y lo que ella pregona a la “religión”, a una religión terciogenérica y tan positiva como otra cualquiera. Dice:
Cita:
<Más que religión, la Iglesia católica sería una institución política. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de religión?>


A que hay gentes que creen en los espiritus. Ese es el verdadero problema para la filosofía de la religión –según dice Bueno- (El animal divino, pág. 414).

¿Es que hay alguna esencia (freundiana) que no esté transversada o dialécticamente enmarañada con todas las otras esencias? Por ese argumento igual se podría decir que el socialismo universal o el Pacto de civilizaciones político del Zopenco responde más en su Estado español del “como sea” a una institución religiosa que no política (sería tanto más religioso en tanto fuera más sustancialista). Y es que así como una estupidez zapateril tiene audiencia y medios de comunicación -aparatos del Estado se les llamaba antes-, dirigidos a un fin político, igualmente una religión tiene una iglesia, tiene un cuerpo, esto es, aparatos religiosos (El animal divino, pág. 297), fetiches procesionales y bienes físicos dirigidos a un fin no político... aunque, como he dicho, transversado dialécticamente por todas las demás esencias, según predomine una u otra de las esencias en un momento histórico dado.

No hay ni puede haber alguna esencia que no esté transversada más o menos por otras esencias. Unas veces más, otras veces menos, pero siempre se podría decir que cualquier esencia reduce o pretende reducir a todas las demás a su propio campo o ámbito... Hoy podríamos decir que la religión y la política ( y de paso también sus cuerpos) se reducen a la esencia económica, porque la esencia de la economía es la que parece predominar. Pero esto es rotundamente falso.

La edición de la Summa de la BAC en que basé mi anterior mensaje (más la teoría o materia terciogenérica sui generis que se predica en ella y por sus páginas), el Opus Dei y la Universidad de Navarra o la Banca Ambrosiana junto con las procesiones de Semana Santa y los alminares de todas las iglesias o mezquitas de España, más el Papa y los sacerdos moros, que para el caso es igual, son ese “cuerpo físico” de la religión. Eso y los fetiches de las gallinas de Santo Domingo de la Calzada y las pocas velas que aún hoy aquí se usan y &c.

Pero la religión –esta u otra cualquiera- escupe hacia fuera de sus muros un discurso, un relato, una metafísica, una teoría del Orden... Y es de esa cosa o engendro razonado de lo que estábamos discutiendo aunque eso para el MF no sea “la religión”, sino un material (relato bíblico y teología escrita) como otro cualquiera para y del espacio antropológico.

De ser consecuentes hasta el fondo -en tanto impíos y racionalistas- a este Foro se le debería cambiar el nombre de <Religión> por el de <Antropología humana>. Pero lo que “escupe” la Iglesia o cualquier otra iglesia no es el mero subjetivismo del intimo creyente, sino una materialidad terciogenérica en su discurso hablado por TV o escrito en lo editado por la BAC o Eunsa o que se podría editar aquí mismo, por Internet, por ejemplo, pero que conlleva siempre ese mensaje metafísico con medios físicos.

En realidad, si la religión fuese otra cosa que ese material del y en el espacio antropológico, todos deberíamos ser muy píos y religiosos...Pero la cosa es que eso ocurre con todas las otras esencias de los Ordenes imperativos primarios de Julien Freund: que ninguna puede reclamarse única y verdadera –ni tan siquiera el Orden científico- desde el momento en que lo que las distingue –entre otras cosas- a las unas de las otras es el perenne conflicto entre ellas: ¿Acaso la ciencia misma deja de ser usada por la política o por la religión cuando así lo exige el interés de los grupos o clases dominantes? No hay un “interés” general, sino que cada interés responde a una u otra esencia.
Claro que la lucha misma entre los hombres a través y del uso que hagan de estas esencias nos aparece como una “lucha política”... como si la esencia de la política fuese siempre la que más atravesase a todas las demás esencias... Pero eso sólo es su aparecer, lo aparente, pues en tanto esencias, todas se preservan y reclaman como lucha religiosa, lucha económica, lucha política, incluso lucha ética o de diferentes morales. En fin, que la lucha es lo perenne y no el Reino de los Cielos. Adiós.

P.D. Para una sociedad ordenada, no hay duda que para mí es más deseable la Iglesia católica...que no el fetichismo, la magia negra y otros rituales que hoy día parecen ponerse muy de moda. Alguna otra esencia (la antiestatal económica) lo enmaraña todo para sacar tajada neoliberal.
De todas formas, la Iglesia católica no deja de usar ni el fetiche ni la magia ni el ritual (en tanto ceremonia). Lo usa todo a su peculiar manera... pero eso hacen también las otras esencias en tanto todas están más o menos atravesadas de alguna dosis de religamiento, de religión. ¿O es que la corbata en un bancario no reviste un cierto ritualismo? ¿Un meeting político no es una “ceremonia”? ¿No es un fetiche el medio ambiente para la ética de muchos? ¿Y qué son vuestros repugnantes perritos falderos? Fetiches y nada más que fetiches, y magia... y de rituales y ceremonias nada digamos: los hay por todas partes.., el asturiano Alonso acaba de ganar corriendo un no sé qué!! Y España se ha hundido en la miseria futbolera. Todo es escenificado, por todas partes hay altares y objetos cuasi sagrados. Ya vale.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> Religión Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Página 2 de 3

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán